JOE JONAS

Novelas de Joe Jonas
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 Tú, Yo y Él

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:13 pm

Sinopsis: Tu eras una chica de 19 años recién casada con Nicholas (Nick) de 19 también, se conocen desde muy jóvenes, desde la secundaria y a Joe lo conociste por ser el inmaduro Hermano de Nick pero sin embargo siempre te hacia reír!! luego de casarse e irse de luna de miel como Nick aun no ha comprado una casa para ambos deciden irse a casa de los padres de Nick o de tus padres pero Joe les ofrece quedarse en su casa hasta que Nick compre una ya que sería mas cómodo porque Joe vivía solo en una casa enorme y le sobraban algunas habitaciones así es como Nick y tu aceptan quedarse a vivir aunque sea unos meses en casa de Joe y la convivencia entre los tres empieza a hacerse complicada y vivir el día a día junto a Joe hace que sean más cercanos uno con el otro entonces poco a poco te das cuenta de que empezaste a enamorarte de Joe y el de ti (pero se niegan a aceptarlo en muchas ocasiones) así es como quizás tendrás algunas aventuras con Joe y tal vez esto provoque el divorcio entre Nick y tu o seguirás engañándolo y engañándote a ti misma?????
Capitulo 1 Narras tu: Aca es donde todo comienza… mi matrimonio con Nick fue una de las mejores cosas que han sucedido en la vida, lo amo, me ama y somos el uno para el otro, hemos tenido una fantástica luna de miel y una boda a todo dar. Y aquí estoy en casa de mi cuñado. Deje mis maletas sobre el suelo al entrar con Nick al hermoso y espacioso departamento. Si, estaba relativamente sorprendida, como podía este chico tan irresponsable como lo era Joe tener un lujoso departamento como aquel? Es decir, como lo había pagado? Entonces recordé que sus padres con desesperación de que el chico “Hombre” trabajara le compraron la acciones de un importante restaurant que le dio muchas ganancias después de haber terminado con lo que antes era “The Jonas Brothers” quizá ese restaurant había pagado su fascinante hogar. Joe: Bienvenido hermanito y cuñadita, les mostrare su habitación.- Seguimos a Joe por el pasillo hasta la que sería nuestra habitación Joe: esta solía ser mi habitación pero ahora es de ustedes tal vez necesiten más espacio- (dijo con una sonrisa picara). Joe: Ahora los dejo para que puedan estar “Solos” y hacer cosas de las que hacen los esposos- (dijo riendo) TU: si eres inmaduro Joe- Joe: amargada querida cuñada, ahora déjenme acostarme a dormir, podrían haber llegado un poco más tarde- (dijo con todo el sarcasmo posible) Acabábamos de llegar de nuestro viaje de luna de miel y eran las 2 am.
Sigues Narrando tu: A la mañana siguiente desperté cuando note que Nick salía de la cama, lo vi vistiéndose muy formal para ser las 8 am , me levante de la cama y lo ayude a hacer su corbata, le di un beso de buenos días y le pregunte a donde iría tan guapo. Nick: amor me llamaron de la disquera iré a firmar unos contratos y grabar unos demos quizá este ocupado el resto del día, te veo en la noche.- Dijo mientras me besaba por todas partes. Nick seguía intentando con el negocio de la música como solista y Kevin vivía con su esposa Danielle en Texas. Nick salió de la habitación y luego lo escuche salir de casa y yo cepille mis dientes y lave mi cara y para salir de la habitación y dirigirme a la cocina, estaba muerta de hambre, allí estaba Joe, Y tu tenias una pijama super sexy
Joe: Buenas días cuñadita.- dijo mientras yo me sentaba sobre el sofá TU: Oh déjame en paz.- Aun tenia sueño y estaba hambrienta eso no es buena combinación para estar de buen humor entonces no logre responderle un cumplido. Joe: Oh, entonces no volveré a saludarte, y que harás de comer? tengo hambre.- Tu: oye creo que tu puedes hacer tu propia comida no veo que tengas algún problema o deficiencia física.- Joe: no seas amargada vivimos juntos podrías hacerme un poco de comida, además si hago mi propia comida me harás sufrir un montón, no se cocinar y tendría que comer comida quemada.- Tu: aahh entonces tu deficiencia es mental.- Joe: oyee podrías dejar de maltratarme viviremos juntos al menos un tiempo podríamos al menos llevarnos bien- Rei un poco al escuchar su comentario. Y dije. Tu: chico dramático no te estoy maltratando pero tienes razón. Ahora podrías decirme como hacías para comer siempre?- Joe: pues gasto mucho dinero comiendo afuera es por eso que ahora me aprovechare de ti y serás mi sexy cocinera.- lo mire indignada y le hice saber con mi mirada que su comentario estaba fuera de nota y él se rio casi a carcajadas cuando me vio. Tu: siempre serás el mismo patán que conocí en la secundaria. Joe: cuñadita no peleemos y haz algo para comer, me he despertado temprano gracias al hambre que tengo. Me levante del sofá y fui a la cocina a preparar el desayuno mientras Joe se alejaba hacia su habitación cuando se volvió hacia a mí y me dijo. Joe: ah y por cierto, péinate te ves muy mal.- lo fulmine con la mirada y él se rio aun mas. Tu: oye a las chicas hay que decirles lo lindas que están incluso cuando se acaban de despertar y están despeinadas, ahhhh pero se me olvidaba que eso solo lo hacen los caballeros como Nick. Joe se rio con otra carcajada. Y dijo. Joe: te quiero cuñadita. Tu: yo no te quiero.- le grite desde la cocina y escuche su risa. En la tarde Salí para una sesión de fotos (trabajas de modelo de fotografías) y fui a comprar algunas cosas para prepararle una exquisita cena romántica a Nick, llegue a casa a tiempo para prepararle la cena a Nick y allí estaba Joe quitándose su corbata. Joe: Hey Linda. Tu: Hey No me llames asi.- Joe rio y dijo. –Lo siento. Supongo que Joe fue a su habitación cuando empecé a preparar la cena, una exquisitez que mi madre me había enseñado a preparar, cuando sentí a Joe que se acercaba a mis espaldas. Joe: Hey que cocinas huele delicioso. Tu: no te emociones, no es para ti, es para Nick. Joe: ah ya veo.- dijo mirando hacia la pequeña mesa con velas que adorne para Nick.–cena romántica con tu esposito, yo desearía tener una esposa como tú para que me espere en casa con la cena lista y unas velas. – termino de decir Joe y yo me volví hacia él para mirarlo sorprendida y decirle. Tu: en serio? Joe: no, (dijo riendo) ni siquiera quiero casarme. Tu: lo sabía, eres un inmaduro– Joe extendió su mano para tomar un tomate de mi ensalada y yo le di una palmada en la mano antes de que pudiera hacerlo. Joe: Aush, salvaje– dijo mientras se dirigía hacia la nevera. Tu: No toques! – exclame!!. – te dije esta es una cena solo para dos, la comida esta contada y no metas la mano en mi comida– Mientras Joe intentaba sacar un cartón de leche de la nevera, supongo que para tomar a pico, escuche vidrios romperse al chocar con el suelo. –Joe– grite. –mira lo que hiciste siempre con tu torpeza–. Joe: lo siento. Tu: esa botella de vino era para Nick en nuestra cena de hoy, sabes lo que me costó conseguir este fino vino ingles? Además de casi mil dólares pagados– Joe me miro sorprendido. Joe: que? Mil dólares?– dijo y después de una pausa agrego. –no te preocupes te lo pagare, te comprare uno como nuevo, mientras para la cena puedes darle a Nick uno de los vinos que tengo en el almacén, no cuestan mas de 30 dolares pero eso servira. Mientras tu recogías los vidrios del suelo Joe también se agacho para ayudarte y limpiar su desastre. Tu: Ayy– dijiste. (te cortaste un poco el dedo)
Joe: dejame ver– tomo tu mano y vio la cortada luego sin dudar metió tu dedo en su boca. Tu: Ew Iuuu, no llenes mi herida de tu asquerosa baba, mejor busca un pañuelo para limpiar este caos – Narras tu otra vez: Joe se intento levantar pero como el piso estaba lleno de vino tinto lo vi resbalar con el liquido y de un momento a otro cayo todo su peso sobre mí. Tu: Mira lo que has hechoo– Grité. –Siempre tú y tu torpeza no puedes acaso hacer nada bien?, manchaste toda mi ropa nueva para la cena– Joe no decía nada, estaba sobre mí y mi ropa y la de él se habían manchado con el vino que estaba en el suelo, sentí que la mirada de Joe empezaba a pesarme, su cara estaba muy cerca de la mía y lo mire a los ojos, tenía una mirada indescriptible, y no se apartaba de encima de mi ni un centímetro, yo sentía su respiración sobre mi rostro, intente levantar mis mano por debajo de el y las puse en sus hombros para empujarlo hacia arriba, pero él parecía cada vez mas aferrado al suelo y no se movía en absoluto cuando yo hacía fuerza para empujarlo.
Capitulo 2 Narras tu:
Si me preguntan que sentía en el momento que Joe me aplastaba el pecho con el suyo les diría con seguridad que me estaba dejando sin aliento, si, no me dejaba respirar porque estaba aplastando mis pulmones, pero sinceramente aunque Joe y yo teníamos algo así como una amistad basada en pequeños insultos y molestarnos el uno al otro, sentir repugnancia y desagrado ante esa vergonzosa situación era algo que yo no podía evitar. Cuando vi a Joe por primera vez en mi primer dia de la secundaria (el estaba unos años más adelantado que yo por su edad claro) sentía que nunca en la vida estaría con un chico como él aunque fuera el ultimo chico en el mundo, era desagradable, trataba a las chicas como objeto y las utilizaba, era mujeriego y no le importaba dejar unos cuantos corazones rotos detrás de él, sin mencionar lo engreído, patán, inmaduro, creído, presumido, entre miles mas de defectos que odiaba de su personalidad, desde aquel entonces su personalidad no ha cambiado mucho que digamos y mi opinión hacia él tampoco, es por eso que seguía sintiendo esa repugnancia hacia su persona y mas aun cuando se encontraba tan cerca de mi como en ese instante. (Algo asi pero vestidos y manchados con vino y Joe no estaba sonriendo y te estaba aplastando) Tu: me das espacio para respirar?– logre decir forzadamente y Joe se levanto con cuidado. –Mira lo que hiciste?– continúe con el sermón como si Joe se tratara de un inmaduro adolescente haciendo burradas, a pesar de que era mayor que yo casi 4 años, yo seguía pensando de él era el mismo chico de 16 tan desagradable, aunque Joe no era exactamente un chico desagradable, digo, me refiero a su físico, pues a pesar de mis prejuicios con el tema de su patética forma de actuar físicamente no era igual, físicamente… si debo admitirlo es un bombom y siempre lo ha sido, su físico llegaba a atraerme pero solo si lo veía en fotos porque en persona odiaba que tuviera que comportarse como lo hacía. Joe empezó a desabrochar los botones de su camisa blanca manchada con vino.
) Joe: si alguien llegara a ver esto, diría que tu intentaste acecinarme– pues la verdad la escena parecía sacada de una película de terror y el vino representaba la sangre tirada por todas partes, me hizo reir, solia hacerlo aunque yo no quisiera. Mientras Joe seguía quitándose su camisa manchada yo pues simplemente no lo pude evitar y levante mi rostro para posar mi mirada en su abdomen desnudo, yo no quería hacerlo, –no lo mires– pensé para mí misma, no podía mirar ese bien formado abdomen sin sentirme mal por Nick como si estuviera engañándolo de algún modo aunque yo sabía que no lo estaba haciendo, me obligue a apartar mi mirada de él y tome su camisa que había dejado en el espaldar de una silla para ponerla en la lavadora, cuando tenía su camisa entre mis dedos me percate del fuerte olor a licor que provenía de la camisa de Joe, pero no solo era eso, también estaba penetrado un delicioso aroma a esa colonia que él suele utilizar, el muchacho tenía su lado encantador después de todo. Al fin entre risas, regaños y desastre limpie todo eso, pero debía ir a cambiarme mi ropa manchada antes de que Nick llegara a casa a cenar, pero en ese momento que estaba preparada para salir disparada a mi habitación y elegir otra ropa para cambiármela escuche la puerta del departamento abrirse, Salí de la cocina y Nick estaba entrando, no era mi idea que me viera con la ropa manchada y las pruebas del desastre en la mano (tenias en la mano un pañuelo todo manchado de vino con el que habías limpiado el suelo), tampoco era mi idea que Joe arruinara mi hermosa cena, Joe salió detrás de mí y aun estaba sin camisa, Nick se detuvo al entrar para entender el asunto y preguntó: –Que ha sucedido? Acaso han planeado un asesinato y no me incluyeron?– dijo Nick mirándome de arriba abajo con una sonrisa. Tu: Nick tu hermano ha hecho un desastre– Dije con voz de cansancio y fui a darle un romántico beso. Nick: Te amo– Tu: y yo a ti– dije entre besos. Escuche gruñir a Joe un poco y ambos, Nick y yo, volteamos a verlo. Joe: No pueden dejar sus cursilerías alguna vez? Nick y yo lo ignoramos, siempre solemos pensar igual y hacemos lo mismo. Tu: Nick ven, mira lo que te he preparado– dije y lo lleve hasta la pequeña mesa que estaba en la cocina. – seguramente estas cansadísimo y tienes mucha hambre, ponte cómodo, voy a cambiarme y a pedirle una botella de vino Joe– agregue mientras lo besaba con ternura nuevamente, y fui a cumplir mi palabra. Cuando empezamos a cenar, nos aseguramos de contarnos todo lo que habíamos hecho durante el dia, ambos pensábamos que una buena comunicación entre pareja era importante, lo besaba y me sentía enamorada, como cuando él me llevaba a cenar cuando éramos más jóvenes, Nick siempre me hacía sentir bien, pero ninguno de los dos se sentía del todo cómodo, había algo que estaba demás en nuestra escena romántica sacada de una película, mejor dicho alguien, al lado de nuestra mesa estaba Joe viendo la TV recostado en su sofá, si empezábamos a ponernos cursis Joe empezaba a burlarse, y aunque aparentaba estar entretenido viendo TV, realmente estaba escuchando cada susurro que Nick y yo hablábamos, y cada vez que nos decíamos cuanto nos amábamos podíamos sentir la burla de Joe y su risita picara que intentaba ocultar, eso creo, estaba empezando a hartarme de Joe antes de terminar de comer lo quedaba de mi comida y dije en voz alta. Tu: La Falta de intimidad y privacidad es irritante– no se lo dije a Joe pero lo único que yo quería era que él lo escuchara.
Joe: oyee cuñadita no creas que no se captar indirectas– me dijo Joe. –pero lo siento mucho por los dos, esta es mi casa y yo puedo quedarme toda la noche a ver la TV en el sofá si quiero, pero si gustan pueden irse a su habitación a alguna parte donde no incomoden a otras personas– yo sentí que me había retado. Tu: No creo que te incomode tanto o ya te hubieras marchado. Joe: No lo hare, es mi casa, no puedes correrme de mi propia casa. Nick lo fulmino con la mirada pero no dijo nada y yo también lo fulmine con la mirada y estaba a punto de responderle con cualquier insulto que me pasara por la mente, realmente me había retado y yo estaba furiosa, pero Nick con su temperamento más calmado logro detenerme antes de que pudiera decir una palabra. Nick: No vale la pena pelear amor– me beso luego de hablar. –Joe te hare la vida imposible cuando traigas a una chica aquí, ya lo veras. Y Joe soltó una carcajada. Joe: tú lo hacías siempre cuando estábamos más jóvenes, al contrario, esta es mi venganza pequeño. Y para mi sorpresa en el rostro de Nick veía algo de furia pero sentía que no podía discutirle ese tema más a Joe, pues Joe tenía la razón. Así nos apresuramos a comer para ir a la habitación a tener lo que la mayoría de la gente llama “una noche de pasión”, otra más, claro. Cuando entre al cuarto me recosté en la cama y me puse cómoda, Nick empezó a subirse a la cama a mi lado, –ya yo presentía lo que vendría después–, Nick se puso encima de mí y beso mi oreja, eso me gusto mucho y me causo algo de escalofríos, luego me beso en la boca, luego en el cuello, y entre besos pasionales, con los que sentia que me enamoraba cada vez mas de él, nos logramos deshacer de toda nuestra ropa que ahora se encontraba en alguna parte del suelo de la habitación, nos tocamos, con cada toque sentía algo nuevo, su respiración sobre mi rostro, mi cuello, mi abdomen, me causaba enloquecer, el latido de su corazón que podía sentir en mi pecho, me dejaba realmente sin aliento, Nick era muy sensual, solía hacerlo todo de manera lenta y delicada, como si sentía que podía lastimarme, acaricio mi abdomen con la yema de sus dedos y me hacia sonrojarme, besaba mi abdomen y yo el suyo, mientras que nos tocábamos con locura, a este punto ambos estábamos en ropa interior, yo estaba encima de él y le bese los labios con ternura antes de separarme un poco de él para dejarlo hablar. Nick: Te amo con locura TN_______ no sabes cuánto, lo juro– su respiración estaba muy agitada al igual que el tono de su voz, yo le sonreí y volví a besarlo cuando escuche el molesto ruido de la puerta abrirse, en segundos de un salto me quite de encima de Nick y cubrí mi cuerpo con la sabana mientras que Nick se sentó en la cama totalmente sorprendido al igual que yo. Xxxxxx: Siento interrumpir…!
Capitulo 3: En efecto, allí estaba parado en el marco de la puerta mi odioso cuñado con una sonrisa de oreja a oreja casi riendo a carcajadas de “nosotros” y de la escena que acababa de encontrar realmente divertida para él. Yo quería gritar de ira, pero estaba demasiado apenada ante la situación que solo pude quedarme allí sorprendida, intentando recuperar lo que me quedaba de dignidad tapándome con las sabanas para que mi cuñado no me viera en esas fachas, mientras estaba tan sonrojada por toda la sangre que subió a mi cabeza en ese momento, no sabria decir si era la ira o lo avergonzada que estaba lo que hizo que me encontrara en ese estado casi anormal de un rostro tan rojizo como el mío en ese instante. Joe Intento contener su risa para terminar de decir –Nick alguien esta buscándote en la puerta– Joe seguía conteniendo su risa. Yo no sabía de qué preocuparme más, primero estaba el hecho de que quería matar a Joe y al menos gritarle que podía haber tocado la puerta antes de pasar y segundo; Quien rayos estaba buscando a mi esposo en la casa de mi cuñado a las 12:00 am??? Tu: Joe puedes al menos tocar la puerta antes de pasar? Y Nick quién demonios te busca a estas horas? Nick: yo… no lo sé, Joe quien esta buscándome? Joe: es una chica, parece bastante SEXY y ansiosa por una noche con tigo– Dijo Joe tratando de parecer “serio” y yo casi creo todo lo que dijo Joe y mire a Nick para observar su rostro mientras respondia. Nick: deja de bromear quien esta buscándome?– Joe: ya te lo dije– Nick estaba en bóxers y se levanto de la cama para colocarse unos pants
Y asi salió de la habitación para recibir a su “visita” de media noche, él aun seguía sin camisa. Joe entro a la habitación para sentarse sobre la cama. Tu: es una chica?– le pregunte desconfiando un poco. Joe: si ya te lo dije, y está muy guapa– lo que dijo casi hizo que saliera de la cama en ropa interior para averiguar que estaba haciendo Nick con esa chica, pero entonces me envolví en las sabanas tapándome como si fuera un vestido. Tu: apártate ire a ver– le dije tratando levantarme de la cama.
Joe: es broma, no, no es una chica es un tipo llamado John– admitió Joe y yo lo fulmine con la mirada. –vamos no te pongas celosa linda deja a tu esposo vivir– continuo Joe riendo, aparentemente algo le causaba mucha risa y yo no entendía su chiste. Tu: sal de aquí– dije casi gritando y lo patee con los pies envueltos en sabana para que saliera de la cama. Joe se levanto de la cama pero en lugar de salir de la habitación se puso de pie y se dirigió hacia mi, se detuvo al lado de la cama y lo vi acercarse a mí, mientras yo intentaba esquivarlo o alejarme de él, él tomo mi rostro entre sus manos para darme un beso en la mejilla. Joe: siempre tan amargada y violenta cuñadita– dijo después de dejarme sus babas en mi mejilla y yo lo empujaba para sacármelo de encima mientras el intentaba abrazarme fuerte, él sabia que yo odiaba sus demostraciones de cariño y siempre lo hacia para molestarme, mientras él se levanto de la cama para irse –ahh cuñadita por cierto lamento interrumpir su… bueno ya sabes… su “noche”– agrego con la mas picara de sus sonrisas y yo sabia que solo intentaba burlarse de mí y le lance una almohada mientras él se alejaba, cuando la almohada lo golpeo él la atrapo antes de que pudiera caer al suelo y me la lanzo a mí. Joe estaba por salir cuando choco hombro con hombro con Nick que venía entrando por el marco de la puerta abierta simultáneamente mientras Joe salía, y Joe agregó antes de irse. Joe: como te fue con la chica?– dijo sonriendo y Nick le hizo una mirada arrogante (¬¬), Nick se volvió hacia a mi para decirme: Nick: –no era una chica– . Joe salió de la habitación riéndose quizá de nosotros, de Nick y yo, y Nick volvió a sentarse en la cama. Tu: –quien era?– Nick: –era John, me estaba avisando que mañana antes del amanecer partiera a Washington para firmar un contrato importantísimo sobre una gira que me dara muchas ganancias. Tu: –y por qué simplemente no te llamo?– Nick: –que crees? Tengo el celular apagado– Tu: –ahhh– dije sin ánimos. –O sea que partirás esta madrugada y no despertare a tu lado– Nick sonrió. Nick: –al menos yo si despertare a tu lado– dijo y me beso. Tu: –es injusto– dije haciendo pucheros y Nick empezó a besarme el cuello. Nick: –te lo compensare– dijo entre besos. Esa noche terminamos lo que habíamos empezado y antes de poder quedarme dormida pensé en todo lo que había sucedido en ese loco día, y ese apenas era el primer día de vivir con mi cuñado, digo, con mi esposo. Al amanecer como ya sabía Nick no estaba a mi lado, pero se tomo la molestia de dejar una rosa en su lugar vacio de la cama, la tome en manos y roce mi nariz con la rosa para olerla, siempre Nick era tan romántico, suspire por amor una vez más. Fui a preparar el desayuno y desayune sola cereal sentada en el sofá frente a la TV ya que Joe no se levanto hasta la hora del almuerzo. Para cuando Joe se levantó yo estaba llegando de afuera, había ido a comprar una hamburguesa para mí y otra para él. Joe: –que me trajiste linda?– él sabía que me molestaba que me llamara “linda” y siempre insistía con eso, entonces no le di importancia esta vez para que creyera que no me molestaba en absoluto y tal vez dejara de decírmelo. Tu: tienes suerte que pensé en ti justo cuando pasaba por Burger King, te traje una hamburguesa. Joe: a si? Y que pensaste sobre mi? Tu: pensé algo asi como “el fastidioso de mi cuñado se despertara pidiéndome comida entonces le llevare algo de comer para no cocinar”– Joe: bueno leíste mi mente porque estoy hambriento fastidiosa cuñadita– Ninguno de los dos se molesto en ir a la mesa a comer, yo me senté en el sofá a comer mi hamburguesa y Joe se sentó a mi lado mientras mirábamos TV y nos reíamos de un programa sin sentido. El resto de la tarde Salí a comprarme ropa para mi última sesión de fotos que sería financiada por mí para la revista “Teen Style” y Joe me dijo que él iría a ver su restaurant. A la noche llegue a casa y no habia nadie y me coloque mi pijama. Me sente agotada sobre el sofá para ver nuevamente TV, escuche abrirse la puerta principal, me hubiera gustado que fuera Nick pero vi a Joe y no le preste atención, él se puso de pie detrás del sofá en el que estaba sentada, y de un salto se sentó a mi lado. Joe: –Hola Nena– dijo y tomo mi rostro con una mano para que no me resistiera y pudiera darme un beso en la mejilla. Tu: –Ew (IU)– dije demostrándole mi asco. Pude notar que Joe traia algo escondido, su otra mano estaba tras su espalda. Joe: –mira lo que te traje– dijo mientras sacaba su mano de atrás de él y me mostro una botella de vino, pero no cualquiera, él mismo vino Ingles que había tirado Joe. Tu: –donde lo conseguiste? Es difícil de encontrar?– dije con un rostro y un tono de voz que reflejaba mi sorpresa. No porque Joe consiguió el vino si no porque había cumplido con su promesa de comprarme uno igual. Joe: –tengo contactos, y lo mejor de todo 576 dólares querida– dijo sonriendo. –aun sigue siendo costoso pero nada comparado con los casi mil dólares que tu pagaste por él. –recuerda que soy dueño de un restaurant cariño– Tu: –esta bien, me sorprendiste– Joe: – yo soy genial. Tu: –no lo eres– en serio lo pensaba, Joe no era genial a mi parecer. Joe se levanto del sofá y se puso de pie en frente de mí, él me tomo de la cintura y me jaló con mucha fuerza hacia él haciendo que me levantara del sofá y quedara en frente de él, aun tenía sus manos alrededor de mi cintura y me apretaba con fuerza. Sus demostraciones de cariño ahora si me estaban empezando a poner nerviosa, porque él estaba relativamente tan cerca de mí con un gesto muy intimo hacia a mí y yo debía quitármelo rápido de encima. Cuando de pronto escuche ese ruido
Capitulo 4 Cuando de pronto escuche ese ruido… el sonido del timbre de la casa, no debía ser Nick quien estaba del otro lado de la puerta, pensé, Nick no hubiese tocado el timbre, él tenía llaves de la casa y habría entrado sin preguntar a nadie, a menos que hubiera perdido sus llaves, pensé. Me sentí aliviada cuando Joe se separo de mí, y dejo de rodear mi cintura con sus brazos, ambos volteamos la mirada hacia la puerta. Tu: -ve a abrir- le dije -estoy en pijama- ya se me hacia extraño que el chico popular que yo conocí en la escuela no tuviera visitas de vez en cuando. Joe me sonrió y se dirigió hacia la puerta, no abrió la puerta del todo entonces no pude ver quien estaba del lado de afuera, no iba a asomarme para ver quién era mientras estuviera vestida así, en pijama, así que me quede esperando mientras escuchaba a Joe saludar a alguien. Hizo pasar a ese alguien, era una chica, relativamente guapa, alta, de cabello largo y negro liso que le caía como una cascada por los hombros y la espalda, tenía un cuerpo que haría que a cualquier chico se le cayeran las babas por ella. Joe: -déjame presentarte a mi cuñada- dijo él. -Hey TN________ ella es Megan y Megan ella es TN________ Megan: -un gusto querida- dijo con la más falsa de sus sonrisas como si yo fuera una niña de 5 años.
Yo estoy acostumbrada a ser siempre sincera, entonces debía mentir para ser cortés o probablemente le hubiera dicho algo como "no me agradas, deberías dejar de sonreír como una estúpida porque no voy a sonreír, ah y por cierto pareces una regalada" pero me limite a decir -igualmente- y ni siquiera me moleste en devolverle la sonrisa. Joe la beso. Si, así es, un beso en la boca. Joe: -vamos nena- le dijo mientras la tomaba por la cintura y besaba su cuello, y de esa manera lo vi llevarse a la mujer a su habitación. -Creo que tendré que soportar esto a diario- pensé, no quería quedarme a escuchar cómo se "divertían" Joe y su chica, se estaba haciendo tarde y me preocupaba que Nick no hubiera llegado de su viaje a Washington, así que lo llame... En el teléfono... Nick: hola princesa que pasa? Tu: cuando llegas amor? Nick: princesa el vuelo se ha retrasado y llegare un poco tarde. Tu: a qué hora? Nick: quizá en la madrugada Tu: -como podre dormirme esta noche sin ti a mi lado? Además Joe está con una chica y...- Nick me interrumpió. Nick: -te extraño- deje soltar un suspiro. Tu: -yo también. Nick: te amo hermosa, se buena y pórtate bien. Tu: lo hare, también te amo. Colgué el teléfono y lo lance en el sofá, tenía que hacer algo, no podía quedarme allí, la ansiedad me estaba matando, no podía quedarme quieta y simplemente ver la TV o entrar en la web, estaba sola y aburrida, que podía hacer? No sabía qué hacer pero de igual forma me fui a la habitación a cambiarme la ropa, algo adecuado para salir y no lo sé tal vez visitar a mis padres o alguna amiga. Eran las 9:30 pm, termine de vestirme.
Debía de decirle a Joe que iba a salir pero yo no iba a interrumpirlo en lo que sea que estaba haciendo en su habitación con esa mujer, no soy como Joe, no quería ni imaginarme la escena, entonces no pensaba entrar a ese lugar por nada del mundo. Sin avisarle a nadie tomé las llaves y salí de casa, en el estacionamiento Nick dejo su auto allí estacionado ya que viajo a Washington en avión. Antes de poner el auto en marcha tome mi teléfono celular y telefonee a Lily Una extraordinaria chica, amigas de la infancia y como olvidarlo, fue la madrina de mi boda. Lily al teléfono... Lily: hola? Tu: Lily soy yo TN________, donde estas? Lily: estoy saliendo de casa para ir a una fiesta, quieres venir? Tu: perfecto te veo allá, donde es? Lily: en casa de ALyson recuerdas? (Alyson)
A Alyson la conozco hace mucho tiempo, es prima de Lily y es una gran amiga. Tu: claro, allí estaré. Fin de la llamada...
En la fiesta salude a todos mis viejos amigos, y también estaba el chico que estuvo enamorado de mí en el colegio, Justin El siempre lucho para que yo lo eligiera a él y no a Nick. Desde el día de nuestra graduación no lo había vuelto a ver, él es... Como decirlo, guapo al extremo, te hace derretirte al verlo, lo hubiera aceptado a él si Nick no hubiera llegado primero, Nick había robado mi corazón y Justin, muy enamorado de mi -según él- tuvo que reparar su corazón y aceptar que yo me había enamorado de alguien más.
Justin: -Oh TN________, hola... Digo... Como has cambiado, aunque sigues hermosa como siempre- dijo cuando se sorprendió al verme. Tu: hola Justin, como has estado?- dije sonriendo. Justin ignoro mi pregunta para decir: -me dijeron que te casaste...- hubo una pausa -... Con Nick- termino de decir, al decir esto último bajo su mirada hacia el vaso que tenía en la mano con su bebida, entonces pensé: era posible que estuviera triste porque me case?, o seguía queriéndome después de que ya había pasado un año? No lo sé, pero yo tenía la idea de que se escucho triste. Tu: -estas bien?- le pregunte solo un poco preocupada. -quiero decir, que ha pasado contigo? Tienes novia?- le dije. Algunas veces si una chica le pregunta a un hombre si es soltero es porque se le está insinuando, pero en realidad yo quería averiguar a qué se debía su tristeza, bueno realmente necesitaba saber que no era por mí que estaba así, esperaba que me dijera que acababa de terminar con su novia o cualquier cosa que no me incluyera a mí. Justin: -yo... Sí, tengo una novia, es muy guapa, pero no la amo- cuando notó que yo me interesaba por ver la expresión en su rostro levanto la cara y me miro a los ojos. -sabes... Yo nunca te olvide, nunca podre superarte- concluyo. Genial, lo que me temía, que él esté interesado nuevamente en mi. Tu: -Justin, lo siento- el me interrumpió. Justin: tranquila TN________, yo... Pues... Tu sabes, está bien, cada quien hizo su vida y yo estoy por casarme con esta chica, es solo que... No contaba con que te volvería a ver jamás, es difícil para mí pero quiero ser tu amigo quiero que mantengamos el contacto, donde vives ahora?- Tu: vivo en casa de Joe, lo recuerdas? Justin: ahh, claro el hermano de Nick, porque vives con él? Me imagino claro que vives allí con tu esposo. Tu: -Nick esta por comprar una casa para los dos pero mientras tanto pasamos los días en casa de Joe.- Justin: -dame tu número de teléfono- se apresuro a decir, intercambiamos nuestros números e e-mail, y me invito a bailar, bailamos gran parte de la fiesta juntos, yo no tome más que algunas sodas cuando tenía sed, y me dedique a charlar con todos mis amigos, comentamos sobre nuestras vidas actuales, y bailamos toda la noche, vi a una que otra persona ebria con alguna cerveza o un vaso de licor en mano. Por un momento pensé en que yo no era una chica soltera, y que debía avisarle a Nick que estaba en una fiesta con mis amigas, no quería que llegara a la madrugada a casa y no me encontrara en cama durmiendo y pensara que podría estar en cualquier lugar haciendo cualquier cosa. Cuando alguien menciono "por qué Nick no ha venido contigo?" le expliqué que él estaba de viaje y decidí llamarlo. Nick me dijo que no había ningún problema pero que esperaba que no me quedara allí hasta demasiado tarde. Alrededor de las 2:00 am seguían llegando personas a la fiesta, la casa de Alyson a pesar de que es bastante grande estaba llena de gente, casi no podía caminar entre el montón de personas bailando y bebiendo. En un intento por salir del lugar a tomar aire en el jardín delantero fui hasta la puerta principal y lo vi entrar con una chica colgada de su brazo y una copa en la otra mano. Joe y Megan. El levanto la mirada y quedo sorprendido al extremo cuando me vio. Joe: con que estabas aquí? Te estuve buscando para avisarte que Megan y yo vendríamos aquí, pero no te encontré en ningún lugar de la casa y luego el auto de Nick tampoco estaba, creí que sacaste tu lado salvaje y te habías ido con otro chico. Tu: -oye quién crees que soy?- (Megan?) Pensé pero no lo dije. -Nick está al tanto de donde y con quien estoy, yo no soy una cualquiera (como Megan, pensé de nuevo sin decirlo) ahora, que hacen ustedes aquí?, digo, pensé que Megan se quedaría en tu casa esta noche. Joe: Megan y yo no nos íbamos a perder la fiesta de Alyson. Tu: claro, estaré en el jardín si me necesitas. Joe: claro diviértete nena, yo estaré aquí adentro con algunas chicas, digo, amigas. Tu: -si, tu haz lo que quieras, adiós.- yo me aleje de Joe y de su "amiguita" para ir al jardín, habían algunas parejas que salieron para darse besos y uno que otro chico que salió a fumar, allí estaba Justin nuevamente, el chico que me había invitado a bailar casi toda la noche, estaba solo sentado en una barra de madera, fui a sentarme junto a él. Tu: -Hola- le dije. Justin: qué tal? Ya te aburriste? Tu: -no, solo vine a tomar aire- hice una pausa para decirle: -oye... Siento curiosidad... Por qué no ha venido tu novia contigo? Justin: ella está cuidando al niño... Su hijo. Tu: espera... Tiene un hijo? Tú tienes un hijo? (yo estaba totalmente sorprendida y lo demostré) Justin: No!, yo no tengo un hijo, ella si tiene un nene de 6 meses, su padre lo abandonó cuando se entero de que ella estaba embarazada, desde ese entonces yo la he apoyado y le dije que me casaría con ella para criar a su hijo junto a ella, él se llama James como su abuelo materno y a pesar de que no es mi hijo le tome cariño y es un bebe muy adorable. Tu: ah... tu sí que eres tierno, wow, yo nunca imaginé que tú fueras a hacer algo como eso, eres una gran persona y te admiro mucho. Justin soltó una leve sonrisa y me miro a los ojos y yo no pude evitar darle un abrazo amistoso para que sintiera que yo estaba con él apoyándolo. Vi un especial brillo en sus ojos, en su mirada, y pensé en que todos los hombres deberían ser como él. Justin: ya ves, a veces así es la vida. Tu: -todos los hombres deberían ser como tú en serio, acaso tienes defectos?- Justin sonrió ampliamente
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:15 pm

Justin: no me lo digas o empiezo a creérmelo, haha, y si, si tengo muchos defectos aunque no puedas verlos en este momento. Tu: -a mi me parece que ninguna mujer tendría porque pedir más- le dije sonriendo, con la intensión de hacerlo ver que muchas mujeres podían quererlo, de que no tendría porque amarme por siempre cuando se merecía una chica que lo amara como yo no pude hacerlo, y esperaba que lo hubiera entendido. -ahora si me disculpas voy al tocador- dije mientras me levantaba para ir adentro a utilizar el baño de la casa de Alyson. Justin: -si claro hasta luego...- dijo mientras me lanzaba una última sonrisa. Entre al lugar lleno de gente, sabía exactamente donde quedaba el tocador, había estado en esa casa muchas veces antes, solo debía pasar a través de la abundante multitud. Abrí la puerta para entrar en la pequeña habitación que era el baño, apoye mis manos en el lavamanos me mire al espejo, me gusto ver mi reflejo, y retoque mi maquillaje, estaba mirando mi rostro en el espejo cuando escuche una voz muy fácil de reconocer. Xxxxxxx: -lo siento, pensé que no había nadie...- un fuerte portazo hizo que dejara de hablar, se había se cerrado la puerta detrás de nosotros, cuando él giró su cuerpo sorprendido puso sus manos en la manilla de la puerta e intento abrir pero se dio cuenta que estaba trabada. En ese momento sentí una preocupación extrema, por primera vez en la vida estaba sintiéndome claustrofóbica, y lo peor de todo, estaba encerrada en un baño con..
Capitulo 5 Con Joe Jonas, mi cuñado. Tu: que hiciste Joe? Joe: yo no hice nada, se que suelo hacer burradas pero yo no he hecho nada lo juro. Tu: -tengo que salir de aquí antes de que yo enloquezca- dije en un susurro casi para mí misma pero Joe escucho y se echo a reír con ganas. Joe: -enloquecerás? Eso tengo que verlo- se seguía riendo de mí, de mi cara, de mi expresión atónita. -tienes que ver tu cara- siguió diciendo, yo no dije nada y aparte a Joe del medio, lo empuje para que se quitara de la puerta, e intente abrirla, gire la manilla de la puerta con todas mis fuerzas y al cabo de unos segundos de intentos fallidos por abrir la puerta empecé a golpearla con todas mis fuerzas y grite lo más alto que pude. Tu: ALGUIEN SAQUENOS DE AQUI- grite muy alto mientras golpeaba la puerta. Joe: Hey romperás mis tímpanos, deja de gritar, de verdad crees que alguien te escuchara? La música esta tan alta que nadie puede escuchar ni sus pensamientos, lo único que podemos hacer es esperar a que a alguien se le ocurra ir repentinamente al baño y note que estamos encerrados y busque ayuda para sacarnos de este lugar tan pequeño, y la otra opción es pues... Usar la fuerza bruta e intentar romper la puerta o al menos la cerradura. Tu: que estas esperando? Cállate y empieza a usar tu fuerza bruta, tú eres el hombre. Pude notar como Joe reía casi a carcajadas, se reía de mi obviamente, en ese momento yo no lo notaba pero sabía que tenía en mi rostro una expresión desesperada, como si fuera a enloquecer, como si estuviera a punto de perder los estribos y volverme una psicópata, en realidad eso era lo que iba a suceder si no salía pronto de ahí, yo tenía la maniática idea de que se acabaría el aire y moriría o algo así, yo nunca en la vida me había sentido claustrofóbica, siempre he podido estar en lugares cerrados y pequeños sin siquiera notar que estaba encerrada, nunca de verdad eso me había preocupado hasta ese momento. Joe: -lo intentare, pero te advierto que esta puerta parece muy fuerte, esta como nueva y no hay muchas herramientas que pueda encontrar en un baño- Tu: -Joe no me importa lo que hagas, ni como lo hagas solo hazlo y sácame de aquí de una vez por todas, es en serio, nunca antes estuve tan segura como hoy de que voy a enloquecer si no salgo de este lugar así que apresúrate- Joe ya estaba pateando la puerta antes de que yo pudiera terminar de hablar, hizo varios intentos, pateo la puerta, la golpeo con sus puños cerrados, y trato de girar la manilla de la puerta con tanta fuerza como para que se rompiera la cerradura, pero supe que no estaba funcionando y sentí que estaba por desmayarme. Tu: -deja de respirar o me quitaras el aire- dije mientras me sentaba en la tina del baño
(justo así pero el baño era mucho mas pequeño) Joe nuevamente soltó una carcajada. Joe: -es en serio? Deberías tener más sentido común al hablar, creo que si estas enloqueciendo, es muy divertido verte así- Tu: -crees que es divertido?- Dije enojándome sin razón, Joe tenía razón, como pude haberle dicho que si seguía respirando no quedaría aire para mí? Joe: -Nick nunca me dijo que eras claustrofóbica- Tu: -no lo soy- Joe: -a no? Pues pareces estar a punto de sufrir un paro cardiaco- Tu: - por favor dime que traes un celular- Joe: -pero claro que traigo uno- dijo con absoluto sarcasmo. -obvio aquí está mi celular en mi bolsillo, que crees? No tengo batería, crees que soy tan tonto TN_______? Si hubiera tenido batería hace rato que hubiera llamado a alguien- Tu: -maldición, por qué tuve que dejarle mi teléfono a Alyson para que lo metiera en su habitación. Yo estaba como tratando de olvidar que estaba allí encerrada, estaba sentada en la bañera abrazando mis rodillas pegadas a mi pecho, con una mirada vacía puesta en un punto fijo de algún lugar de esa blanca tina. Nuevamente analice mis palabras y las de Joe, "Nick nunca me dijo que eras claustrofóbica", "no lo soy" "a no? Pues pareces estar a punto de sufrir un paro cardiaco", medite un poco sobre eso, yo no era claustrofóbica, realmente no era y nunca lo había sido, o fue acaso un miedo que desarrolle en ese instante? O existía la posibilidad de que lo que me preocupara no fuera el encierro sino otra cosa? Que mas había en ese baño vacio que pudiera frustrarme tanto? Joe? Pensé. No, es imposible, el es alguien totalmente insignificante.
Joe: -estas bien?- me dijo al notar que realmente podía estar a punto de desmayarme y no me moleste en responderle, mi voz estaba muy ahogada por la frustración como para responderle algo en absoluto. Vi como se acercaba hacia a mí y se metió en la tina junto a mí. -no vayas a desmayarte- me dijo mientras me soplaba aire con sus manos. -cálmate TN________ todo está bien, alguien se dará cuenta de que estamos aquí muy pronto. Narro yo: Joe no quería demostrarlo pero desde el principio estuvo muy preocupado, tanto que ni siquiera te molesto diciéndote "linda" o "nena" o "Baby" o algo por el estilo, si no hubieras estado en ese estado de Shock Joe ya te hubiera molestado abrazándote o besando tu mejilla a la fuerza, pero estaba tan preocupado que ni siquiera estando tan cerca uno del otro se molesto en tocarte un pelo. Nuevamente narras tú: Joe: -respira- lo escuche decir y respire profundo. Tu: -sácame de aquí Joe, que acaso nadie tiene necesidad de ir al baño hoy? Ninguna chica vendrá a maquillarse esta noche?- Joe: -claro que lo harán pero apenas llevamos aquí 20 minutos. Cálmate y esperemos- Tu: -me sentiría mejor si salieras de la bañera- dije sin pensarlo ni una vez, las palabras salieron solas de mi boca. Joe: -acaso me tienes miedo?- pregunto con su típica sonrisa picara de siempre. Tu: -oh por favor, ya quisieras- Joe: -entonces...- no termino de hablar porque yo lo interrumpí. Tu: -ya sabes, no puedo evitar sentir que me quitas el oxigeno- lo vi sonreír y levantarse poco a poco para salir de la tina y dejarme el espacio que necesitaba. Joe: -sabes? Eso sonó romántico- mantuvo su sonrisa picara que lo caracteriza y dijo -no puedes evitar sentir que te quito el aliento al verme, te dejo sin oxigeno- Tu: -ya quisieras- volví a repetir. Joe se sentó en el suelo frio e incomodo y no se por qué no pude evitar sentir lástima por él. Suspire como para demostrar que de algún modo me había rendido. -está bien, vuelve aquí, puedes sentarte a mi lado si quieres, ya se me está pasando la fobia- también dándose por vencido se levanto del suelo y fue conmigo a sentarse en la casi cómoda tina. De repente como si nada sus ojos se iluminaron y esbozo una enorme sonrisa. -qué pasa?- le pregunte. -en que piensas?- Joe: -Megan debe estar a punto de colapso, enloquecerá y me odiara cuando piense que me fui y la deje sola sin dejar rastros- Entonces recordé algo... Tu: -le dije a Justin que volvería en seguida, debe estar muy preocupado-
Joe: -o no, quizá cuando noten que no estamos ni tu ni yo pensaran que volvimos juntos a casa, no creo que se imaginen que estamos solos encerrados en un baño ni en sus mas morbosos pensamientos- Tu: -los únicos que notaran que no estamos son Justin y Megan no creo que alguien más note nuestra repentina desaparición- Joe: -Justin uhmm... El estaba muy enamorado de ti en el colegio. Los he visto abrazados en el jardín, que es lo que pasa con él?- Tu: -que pasa de qué? Insinúas que hay algo entre nosotros dos?- Joe: -no lo sé, dímelo tu- dijo con picardía. Tu: -a veces parece que olvidaras que tengo un esposo y que estoy completamente enamorada de él, ese chico, mi esposo es tu hermano deberías saber tu más que nadie lo mucho que lo amo, y Justin pues... Me confesó que me seguía amando y obvio es un amor no correspondido pero dijo que quería mantener el contacto conmigo como su amiga, ya ambos hemos hecho vidas separadas y él está por casarse yo solo le di un abrazo amistoso. Joe: -JA!!!!- exclamo. -la vieja excusa de que quiere ser tu amigo, créeme TN_______ el chico solo te está lanzando excusas para acercarse a ti, yo más que nadie se como actuamos nosotros los hombres.- Tu: -pues Joe tal vez no me creas pero no todos los hombres son como tú, él es diferente lo sé- Joe: -si claro, ya veras, no me hagas decirte te lo dije- Tu: -eso no pasara- masculle -y esa Megan... La volverás a llamar? Volverás a salir con ella?- dije intentando desviar el tema. Joe: -No!! Claro que no, luego se ilusiona y cree que la quiero y que quiero ser su estúpido novio, así son todas las mujeres, TONTAS. Tu: -eres un asco- gruñí. -y ella es una zorra- susurre para mí misma pero supe que él había escuchado. Joe: -acaso estas celosa?- su mirada se ilumino al decirlo. Tu: -Joe por favor ahora quien no tiene sentido común eres tú, hazme el favor de decir cosas lógicas, quien estaría celosa de una zorra?- El se rio y supe que lo que dije no lo había convencido del todo. Joe: -admítelo linda- dijo mientras me pasaba su brazo al rededor de mis hombros. Allí empezó de nuevo, por un momento llegue a creer que se le había olvidado que debía molestarme para sobrevivir. Tu: -Joe suéltame!! Eres repugnante- Joe: -lo sé, pero da igual- cuando levante la mirada vi una botella de shampoo que parecía susúrrame que la tomara, tome en mis manos rápidamente el envase de shampoo, así de rápido como en un abrir y cerrar de ojos la destape y la vacié en la cabeza de Joe, él me miro indignado con la boca abierta.
Tu: -te lo merecías- dije volteando para darle la espalda a Joe, entonces cuando volví a mirarlo él tenia en sus manos, apuntando, listo para disparar lo que parecía ser un envase de... crema anti arrugas?, lo mire abriendo mi boca de la sorpresa -no te atreverías- dije apresurada. Joe: -Oh sii Baby- él apretó el envase de plástico de crema anti arrugas y esa crema rosa salió disparada hacia a mí. Tome el tubo de crema dental y dispare hacia Joe improvisando lo que se convirtió en una "guerra de productos de baño", yo intente levantarme de la tina cuando me quede hipotéticamente "sin balas" para correr a buscar "municiones" (probablemente una lata de crema de afeitar a la que le puse el ojo puesta sobre la mesa del lavamanos). Cuando me quise levantar, resbale, la tina estaba llena de Shampoo, crema anti arrugas, crema dental y quien sabe que mas, intente recuperar el equilibrio pero fue demasiado tarde y caí sobre Joe que estaba de pie sobre la tina y me aferre a su camisa para no caer con tanta fuerza, pero él pareció tener tantos reflejos como para agarrarme en el aire antes de que pudiera caer y me tomo con fuerza de los codos haciendo que pueda recuperar el equilibrio, yo aun estaba aferrada a su camisa agarrándola fuertemente con mi puño cerrado en la parte que cubría su pecho y jalando con la otra mano la manga de la misma. Joe: -estas arrugando mi ropa nena- le solté la camisa. Tu: -de que vale que tu camisa este arrugada o no si está llena de enjuague para el cabello- ambos reímos con fuerza soltando una gigantesca carcajada mientras yo tome un poco de crema anti arrugas que tenía en el cabello y con el dedo se la puse en su barbilla y en la punta de su nariz. Intentando parar de reír volvimos a sentarnos en la bañera, hacia tanto tiempo que no me reía de esa manera, creo que desde que era una niña no me había reido tanto, Nick nunca me haría reír de esa manera, aunque lo ame y sea romántico y perfecto y todo lo que una chica busca, sabía que Nick nunca podría hacer algo como eso. Estuvimos tratando de cesar las carcajadas durante muchos minutos y cuando por fin la risa se esfumo casi del todo pude suspirar de satisfacción. Tu: -qué hora es?- El miro su reloj Joe: -son las 3:20 am- Tu: -tengo que llegar temprano casa o Nick se preocupara, ya debería estar en casa durmiendo, y... Y... Tengo hambre- mi estomago rugió para confirmarlo. Me levante y salí de la tina. -ALGUIEN ABRA LA PUERTA- grite con todas mis fuerzas y golpee como nunca esa puerta. Joe: -cálmate y piensa un poco, siguen sin escuchar nada, escucha... la música sigue al mismo volumen- dijo saliendo de la tina también y se puso de pie en frente de mi. Tu: -Joe!!- dije en voz alta. -te has dado cuenta de que estamos en un lugar muy pequeño? Deberías dejarme algo de espacio para... Para...(estuve a punto de decir caminar pero gracias a mi sentido de lógica no lo dije) para respirar-. Joe: -TN________ razona, no hay muchos lugares a los que pueda ir- entrelace mis dedos en mi cabello y empecé a rascar mi cabeza con un gesto de que confusión. Tu: -déjame en paz si?- Joe: -es lindo conocer ese lado tuyo, apuesto que ni siquiera Nick conoce ese lado oscuro de ti, ni tu esposo te ha visto cuando enloqueces, y yo? Yo sí, debería sentirme privilegiado?- Tu: -supongo que sí, pero como crees que alguien podría verme en este estado de locura si eres tú quien me hace enloquecer- Joe: -a si?- pregunto. -Nuevamente creo que eso sonó romántico... así que yo te hago enloquecer?- dijo, él seguía en frente de mi, y levanto sus manos para tomar mi rostro entre sus manos, por primera vez de manera delicada, por primera vez con ternura, por primera vez me gusto tanto su demostración de cariño como para no apartarlo, en ningún momento sentí esa repugnancia, ni sentí esa necesidad de apartarlo, lo mire a los ojos. Tu: -si, tu eres el único que me estresa a tal punto como para hacerme enloquecer- mi rostro seguía entre sus suaves manos y yo no lo notaba pero sabía que se estaba acercando cada vez más a mi mientras nos mirábamos a los ojos, con esa mirada, lo único que me interesaba mas era mirar su mirada con ese brillo inquieto y llena de picardía, no podía explicar porque pero no podía dejar de sostener nuestra mirada, simplemente fue algo hipnótico y muy atrayente, lo único que yo deseaba era mirar sus ojos castaños, eso era lo único que me importaba y nada más en mundo en ese momento, él se acerco mucho mas a mi sin apartar su mirada de mis ojos ni sus manos de mi rostro, sentí que su mano se movía un poco, estaba tan perdida que ni siquiera podía pensar lo suficiente para saber si era su mano derecha o su mano izquierda, no pude más que cerrar los ojos lentamente y sentir como acariciaba mi mejilla muy suavemente con una ternura impecable, unos segundos después cuando abrí los ojos vi su rostro tan cerca del mío que me daba vergüenza respirarle mi aire caliente sobre su cara, cuando movió su mano de mi mejilla a mis labios, nuevamente me hizo estremecer y cerrar los ojos, sentía placer? No, era imposible que yo pudiera sentir placer, no, claro que no, no podía estar sintiendo eso, en absoluto, no podía estar sintiendo nada, entonces vinieron a mi mente unas palabras "así son todas las mujeres, TONTAS", al recordar eso yo sentí rabia, un enojo brutal, abrí los ojos de golpe, esas palabras me devolvieron a la tierra. Empuje a Joe con fuerza y le dije -fuera!! Apártate!!- a pesar de que había utilizado mucha fuerza para empujarlo él casi no se movió de su lugar, parecía una roca maciza y pesada que no pude mover. El me miraba aun sonriendo, y con los mismos ojos, esa misma mirada que me mantuvo hipnotizada durante segundos... Minutos... Hasta pudieron haber pasado horas y días y yo no lo note. Tu: -estoy cansada muévete- lo aparte de mi camino y fui a sentarme nuevamente en la bañera. Joe me siguió en silencio se sentó a mi lado, parecía estar muy pensativo cuando le di un último vistazo antes de que mis ojos se rindieran ante el cansancio y mi mente se perdiera en sueños, lo único que supe fue que la ultima sensación que logre sentir antes de caer dormida fue el calor de Joe abrigando mi cara hundida en su fuerte pecho y mi oreja apoyada contra ese corazón que pude escuchar con claridad, cada latido agitado de su joven corazón, no tan joven como el mío pero igual de apasionado, eso era lo que me susurraba cada latido de su corazón y sus fuertes brazos rodeando mis caderas. (Esto quiere decir que te quedaste dormida en su pecho mientras Joe te abrazaba, se que está algo confuso pero me gusta ponerle drama a la narración). Incluso antes de abrir los ojos recordé que no estaba en casa, ni esa era mi cama ni el chico que tenía en brazos era Nick. Supe que mi cabeza estaba apoyada contra su pecho y mi mano estaba puesta sobre su abdomen, casi como un instinto moví mi mano delicadamente a lo largo de su abdomen para dedicarle una caricia al hombre que había dormido conmigo hasta que escuche en mi mente -NO!, Deja de hacerlo- esas palabras retumbaron en mi cabeza como una orden y supe que debía detenerme pero no quería -NO!!- ese "NO!" nuevamente apareció en mis pensamientos: -deja de hacerlo es Joe!- esas palabras fueron las únicas que pudieron detener mis caricias, era Joe, como pude? Se trataba del repugnante Joe. Abrí los ojos, mi cabeza estaba bien apoyada en su hombro casi hundida al costado de su cuello y en mi espalda podía sentir su brazo rodearme, me preocupe por mirarlo, mirarlo a la cara para comprobar que las palabras de mi mente eran ciertas, era Joe? Yo me encontraba muy confundida, típico de las personas que se despiertan de golpe como yo lo hice, y yo estaba tratando de recordar lo que había sucedido, porque estaba durmiendo con Joe?. Me levante un poco para mirarle el rostro y esas imágenes regresaron a mi mente como un fugaz recuerdo, recordé rápidamente todo lo que había pasado esa madrugada. Lo mire, con su cabello negro despeinado, sus ojos cerrados, sus labios carnosos y su cara… si alguna vez dije que Joe solo me parecía guapo en fotos es porque nunca lo vi dormir, parecía un ángel caído del cielo necesitado de cuidados y atención, mirarlo me hacia olvidarme de lo molesto que podía ser a veces, como era posible que alguien se viera tan atractivo? Definitivamente verlo dormir era mucho mejor que mirarlo en fotos, casi no pude recordar que era Joe, estuve a punto de caer rendida ante la atracción que estaba sintiendo en aquel instante, quería besarlo mientras dormía, por qué? Me pregunte a mí misma. -Se trata de Joe, me convencí- el mismo Joe molesto e irritante de siempre, no importaba cuan lindo y tierno parecía al dormir no podía atraerme, no me lo iba a permitir, pero sin embargo no pude evitar acariciar ese cabello hermoso. Cuando caí en cuenta de lo que estaba haciendo, de donde y con quien estaba y de porque estaba en ese lugar con ese hombre quite el brazo de Joe de mi espalda y me levante un poco más para tomar su mano y ver el reloj de su muñeca, -7:04 am-. -Oh por Dios- pensé, Nick va a matarme, no dormí en casa y seguramente estuvo llamándome toda la madrugada y ni siquiera cargo mi celular conmigo. Cuando Joe abrió los ojos me descubrió mirando su reloj me miro y sonrió…!
Capitulo 6 Ignore su sonrisa, no podía detenerme a verlo y preguntarle en que estaba pensando. Tu: -Joe siento que Nick me matara- le dije y me levante de la tina, ya no se escuchaba música, ni voces, ni ningún ruido en absoluto que proviniera de afuera, todo estaba muy silencioso, corrí ansiosa hasta la puerta del baño y grite -AYUDA!, ALGUIEN SAQUENOS DE AQUI- yo golpeaba la puerta con fuerza y vi a Joe levantarse también, parecía un poco mareado pero en minutos estuvo de pie y se unió a mis gritos. Joe: -ESTAMOS ENCERRADOS POR FAVOR AYUDA- Tu: -HEY HAY ALGUIEN EN CASA?!- seguí gritando eufórica hasta que Joe me mando a callar. Joe: -Shhh- dijo poniendo su dedo índice sobre sus labios. -escucha...- termino de susurrar y yo me detuve para escuchar con atención, una voz se escucho a lo lejos... -hay alguien ahí?- dijo la voz detrás de la puerta. Tu: -sí, estamos encerrados!!!- grite para que quien sea que estuviera allí me escuchara. -quienes?- escuche de nuevo esa voz muy lejana que parecía ser una chica, que rayos importaba quienes estaban encerrados? Que abriera la puerta y punto. -soy yo. TN_________ estoy con Joe, abre por favor!!- grite de nuevo y note a Joe callado a mis espaldas, el estaba esperando a que yo terminara de resolver la situación. Empecé a ver que la manilla de la puerta se movía, del otro lado alguien estaba intentando abrir. -voy por Alyson, la puerta está atascada no puedo abrirla, ya vuelvo- grito débilmente la chica que estaba afuera y escuche pasos que se alejaban del otro lado de puerta. -Ufff- dije suspirando de alivio.. Joe: -crees que mi hermano te matara?- Tu: -no lo sé, digo, creo que debe estar enojado, que pensarías tu si tu esposa te dice que estará en una fiesta con sus amigas y luego no aparece hasta la mañana siguiente y no te llama ni contesta tus llamadas?- Joe: -si lo pones así, creo que yo también estaría furioso, pensaría que se acostó con otro maldito tipo, pero esto es diferente estuviste conmigo, si le cuento lo que paso todo estará bien y...- antes de que pudiera terminar de hablar escuche otra voz que venía a afuera. Alyson: -chicos? Están bien? Ya están por abrir la puerta no se preocupen ya los saco de allí- levante mi mirada al techo con alivio y en minutos ya habían roto la cerradura de la puerta y Alyson entro al baño y vio todo el desastre que hicimos. Alyson nos miro de arriba a abajo examinándonos, comprendí que noto que estábamos un poco embarrados de productos de baño, Joe aun tenía en el cabello restos de crema dental. -parece que estuvieron divirtiéndose, eh?- pregunto con picardía. Tu: -fue una agonía... Gracias por sacarnos de aquí- detrás de Alyson estaba el chico que había abierto la puerta con un martillo en las manos y habían bastantes personas presenciando el espectáculo, supe que esas eran algunas de las personas que pasaron la noche allí después de la fiesta. Alyson: -Nick estuvo buscándote toda la madrugada, estaba muy preocupado, me llamo a mí, llamo a Lily y a todos tus conocidos, yo le dije que habías estado aquí pero que luego te fuiste con Joe, nunca pensé que estarías aquí encerrada- Tu: -te lo dije, está muy preocupado- le dije única y exclusivamente a Joe.
Alyson: -toma- me dijo extendiendo su mano para darme mi teléfono celular. -la próxima vez intenta llevarlo contigo- (ella se refería al celular) Tu: -Él se escucho enojado?- pregunte refiriéndome a Nick. Alyson: -un poco- Joe: -Alyson quisiera quedarme más tiempo pero TN________ y yo tenemos que irnos- Entramos en el auto de Nick que yo había estacionado afuera, Joe se sentó en el asiento del conductor y yo a su lado. Joe: -dame las llaves- menciono mientras extendió su mano, yo busque en mi bolsillo y le coloque las llaves en la mano. Antes de poner en marcha el auto eche mi cabeza hacia atrás y me recosté en el espaldar del asiento y respire profundo. Joe: -que día no?- Tu: -crees que deba llamarlo?- le pregunte refiriéndome a Nick e ignorando su comentario. Joe: -para qué? En 10 minutos estaremos a salvo en el departamento, tanto miedo le tienes a mi hermano? Aunque se enoje el no va a matarte- Tu: -No!, no es eso, no tengo miedo de él, lo único que no quiero es que piense mal de mí, de lo único que tengo miedo es de perderlo, yo lo amo- Joe: -odio cuando te pones tan cursi, te aseguro que estás haciendo un drama, el no se enojara- Entre insignificantes charlas pasamos el resto del camino, y efectivamente en unos minutos estábamos allí, Joe y yo subimos al ascensor para llegar al pent-house. Joe saco sus llaves cuando llegamos hasta la puerta del departamento, abrió y entramos, la casa parecía estar vacía y cerré la puerta al entrar. Tu: -Nick? Estas en casa?- Joe: -creo que no está aquí, voy a acostarme TN________ estoy cansado- dijo Joe quitándose la camisa y lanzándola al sofá mientras se preparaba para ir a su habitación. En eso escuche la puerta abrirse detrás de nosotros, Joe y yo volteamos la mirada hacia la puerta y Nick estaba entrando. Al verlo fui y a darle un abrazo, lo rodee con mis brazos y lo abrace fuerte, de verdad lo extrañe mucho, pero cuando intente darle un beso él aparto la cara. Nick: -TN_________ donde demonios estabas? Estuve buscándote desde que llegue- Joe: -estábamos en casa de Alyson, nos quedamos encerrados en el baño y nadie lo supo hasta hace un rato- Joe se adelanto a hablar antes de que yo pudiera decir una palabra quizá porque vio que Nick si parecía enojado. Nick: -que rayos estaban haciendo ustedes dos en el baño juntos antes de quedarse encerrados?- Joe: -nada, yo solo entre pensando que estaba vacío y la puerta se cerró sola y se quedo atascada- no sé porque pero presentí que Nick no estaba creyendo ni una sola palabra y me miro con una cara confusa, luego soltó un suspiro. Nick: -al menos estas bien- dijo fríamente, ni siquiera me miro y fue a nuestra habitación y yo lo seguí, al entrar cerré la puerta y Nick se lanzo en la cama desplomado por el cansancio, yo también estaba muy cansada solo había dormido unas dos horas y en una incómoda tina así que también me desplome en la cama a su lado. Tu: -estás enojado?- Nick: -No, es solo que... no sé qué pensar... Que pensarías tu? dime. Tu: -desconfías de mí? Nicholas yo te amo, no te engañaría- Nick: -dime, que hicieron tu y Joe allí encerrados? Lo quiero saber- Tu: -Nick... Qué crees que hicimos? Sabes que ni siquiera soporto a Joe, dímelo en serio desconfías de tu propio hermano?- Nick: -está bien linda olvídalo, yo también te amo- allí pareció morir el tema, yo le di un tierno beso lentamente a Nick, me levante de la cama y fui a darme una ducha, cuando salí del baño ya Nick se había quedado dormido, fui y le di otro tierno beso, me coloque una camisa de él y unos shorts, salí de la habitación porque me estaba muriendo de hambre, fui a la cocina para prepararme un sándwich con queso a la parrilla, cuando me encontré con él, lo siguiente que vi me causo que cubriera mis ojos, Joe estaba en la cocina en
bóxers sin ninguna otra prenda. Tu: -JOE!! Vístete!!- grite cubriendo mis ojos con las dos manos. Joe: -TN________ que haces aquí? Tu: -Joe yo vivo aquí- Joe: -pensé que estarías durmiendo, ya vuelvo- lo escuche con los ojos aun tapados mientras El se alejaba y me grito cuando ya estaba lejos -ya puedes ver!!- destape mis ojos y fui a sacar el queso de la nevera. Joe: -que bueno que estas aquí, por un momento pensé que tendría que comer huevos crudos con pan quemado, pero mi cuñadita hará un rico sándwich para mí también cierto?- Joe había vuelto con unos pants pero aun estaba sin camisa. Tu: -no, no lo hare- Joe: -vamos linda hazlo por tu cuñado tan guapo- Tu: JA! Si claro. Joe: -por favor, muero de hambre, me dejaras muriendo de hambre?- hizo puchero. Tu: -si lo hare, ya deberías saber lo malvada que soy- Joe: -de acuerdo, mi muerte pesara en tu conciencia- Tu: -puedo vivir con eso- le conteste preparando mi sándwich. Joe: -está bien...- De repente Joe puso sus manos en mi abdomen y empezó hacerme cosquillas. Tu: -No, por favor Joe detente- dije tratando de dejar de reírme y de recuperar el aliento. Reí tanto que no podía respirar. Joe: -si me das de comer me detendré- Joe vacilo en un momento y así tuve la oportunidad de correr hasta la sala. Tu: -no lo hare- intente recuperar el aliento pero Joe corrió detrás de mí y me atrapo por la cintura y me lanzo al sofá, después en cuestión de segundos lo tenía encima de mi haciéndome mas cosquillas. -es... esta bi... bien, Joe ya basta te hare un sándwich!- logre decir casi sin aliento, Joe se detuvo, me miro con una sonrisa, y yo respiraba agitada. -ya estas feliz?- Joe: -si, ahora si estoy feliz- me beso en la mejilla de manera brusca. -te quiero cuñadita- Tu: -ok, ya puedes quitarte de encima-
Prepare nuestra comida y como de costumbre nos sentamos en el sofá a comer y a ver TV. Joe: -se enojo contigo?- yo sabía que hablaba de Nick. Tu: -pensé que si estaba contigo él nos creería que no estuvimos haciendo nada malo, pero no creerás lo que me dijo, pensó que tu y yo....- deje la frase sin concluir para que el imaginara el resto. Joe: -pero le explicaste cierto?- Tu: -si al fin y al cabo termino por creerme, y no hablamos mas de ello- Joe: -te dije que no se enojaría, no sabes cómo te ama, puedes decirle que te acostaste con otro hombre y luego pedirle perdón y te perdonara- Tu: -mmmm no tanto- Yo estaba tan cansada que me quede dormida, en el momento que estaba a punto de caer rendida por el cansancio Joe seguía despierto a mi lado muy distraído con la tele. Sentí una caricia en mis labios y un roce en mi mejilla, luego sentí como unos labios se deslizaban por mi cuello, eso fue lo que hizo que despertara, abrí mis ojos, sobre mi estaba Nick. Nick: -buenos días princesa, vístete saldremos juntos a almorzar- siguió besando mi cuello, yo tome su rostro con mis manos y lo bese en su boca, luego en su barbilla, luego en la punta de su nariz, luego en cada mejilla, luego en la frente, luego en la oreja para terminar nuevamente besando su boca. Tu: -te amo- Nick: -también yo- Me vestí en la habitación. Cuando estábamos por salir de casa, note que había más silencio de lo usual, supe que el silencio tenía que ver con que Joe no estaba por ninguna parte. Tu: -donde está Joe?- le pregunte a Nick solo por curiosidad. Nick: -no lo sé, cuando desperté él no estaba, porque lo preguntas? Acaso te importa donde este él?- su comentario de insinuación me hizo enojar, como podía insinuar que me importaba saber dónde estaba el inmaduro de Joe? Como podía estar celoso de su hermano? Siempre pensé que me conocía perfectamente, tanto como para saber lo desagradable que Joe es para mí, pero allí estaban de nuevo sus celos, inseguridad y desconfianza pero note que Nick no estaba inseguro de mi sino de él mismo, su falta de confianza en él mismo le hacía dudar de lo mucho que lo amo. No tenía ganas de pelear así que le dije en tono seductor acercándome hacia él y susurrándole al oído -estas celoso amor?- Nick: -puede ser-
Tu: -yo te amo a ti, solo a ti y nadie mas- lo bese en los labios, quise mencionarle lo despreciable que era Joe para mí pero supe que eso acabaría con la seducción y empezaría una discusión si me alteraba al decirlo entonces no lo mencione. Nick: -si ahora lo sé hermosa- Cuando nos dirigimos a la planta baja del edificio antes de ir al auto me detuve para revisar el buzón, había una carta, un sobre con mi nombre. Nick: -te espero en el auto cariño- antes de abrir el sobre seguí a Nick rápidamente hasta el auto y me senté en el asiento del copiloto. Ansiosa por saber que contenía aquel sobre me acomode en el asiento con el sobre en mis manos, abrí el sobre y saque una delicada y adornada hoja Decía en letra cursiva de computadora lo siguiente: *Justin Gaston y Taylor Swift Ambos le mandamos un cordial saludo Y nos sentimos complacidos de invitar a TNC________ y a los Hermanos Jonas a la celebración de nuestra boda para unirnos en lazos de matrimonio y amor eterno. Nos sentiríamos más que complacidos con el solo hecho de su presencia. Hora: 7:00 pm Lugar: Palacio Real de california (lo inventé) Fecha: ------------- Mesa: # 16 Vestimenta: Disfraz Contamos con su presencia. P.D. Disculpen la tardanza de la invitación. (Estaba escrito a mano)* Tu: -Nick estamos invitados a una boda esta noche- Nick: -de quien? Quien se casara?- dijo conduciendo. Tu: -recuerdas a Justin el chico de la secundaria?- era muy ilógico preguntarle eso, como iba a olvidarlo si fue su rival durante años, el chico que quiso enamorarme. -ayer en la fiesta estuve hablando con él y menciono que iba casarse, claro, no me dijo cuando lo haría y no me imagine que fuera tan pronto pero supongo que decidió enviarnos una invitación esta mañana- Nick: -que? Ese Justin? Pues no tengo muchos ánimos de ir, pero por otro lado me alegro de que vaya a casarse, qué bueno que pudo superarte- Tu: -eh... Si... Claro... El ya me supero. Vamos Nick tienes que acompañarme, no creo que te queden ganas nuevamente de que valla sola o sí? Además si esta invitándote es porque quiere hacer las paces- Nick: -si, está bien, ya me convenciste, iré contigo, no quiero que vuelvas a desaparecer la noche entera nuevamente- Tu: -eso no volverá a suceder Nick lo sabes, pero será divertido, después de almorzar podemos ir a comprar unos disfraces y deberías avisarle a Joe, por otra parte estoy segura de que Justin estaría muy feliz de que Kevin también valla, claro si no estuviera tan lejos podríamos llamarlo e invitarlo formalmente y...- Nick me interrumpió. Nick: -ya entendí cariño- Al cabo de almorzar en un lujoso restaurant
Nick se encargo de llamar a su hermano (a Joe) y le aviso sobre la fiesta y sobre que debía comprar un disfraz. Al fin Nick tenía tiempo para mi sin tener que ir a la disquera o firmar contratos o tomarse fotos con cada chica que lo reconocía en la calle, el resto de día estuve junto a Nick, fuimos al centro comercial y comimos románticamente un helado, luego de un rato de pasear por tiendas encontramos nuestros disfraces ideales, Nick de pirata:
Y yo como una asistente mago muy sexy: (Algo asi pero ambos disfraces con mascaras o antifaces como quieran llamarlo) Cuando dejamos el centro comercial Nick y yo pensamos en acabar nuestro día juntos yendo al parque, sería muy romántico estar con la naturaleza junto al rio, sentados bajo un árbol, al menos eso fue lo que yo imagine. Estuvimos en el parque arrojando rocas al lago y Nick me conto una historia: "la chica que lance una piedra y pida un deseo, solo se le hará realidad si su apuesto príncipe va al fondo del lago y encuentra exactamente la misma roca que lanzo su princesa" Nick: -esa es la leyenda, porque no pides un deseo?- Tu: -bueno pediría algo pero tengo todo lo que quiero, no hay nada más que pueda pedir, tengo a mi príncipe a mi lado y no quiero nada mas, además Nick tu no irías a buscar una piedra al fondo del lago, y si lo haces nunca lo encontrarías- Nick: -a no? No me crees? Yo hago lo que sea por mi princesa, pide algo, aunque sea una manzana- Tu: -ok, de acuerdo lo hare- tome un roca no muy grande, cerré mis ojos mientras pedía el deseo -que siempre pueda ser feliz- pensé, fue lo primero que se me ocurrió, lance la roca con intensiones de que Nick supiera donde cayó exactamente aunque sabía que no la encontraría jamás, pero al lanzar la roca mi anillo de boda se deslizo por mi dedo y lo vi volar por los aires y caer al agua junto a la roca. Tu: -Nick! Mi anillo!!- grite
Nick: -voy por el- dijo quitándose la camisa y los zapatos y arrojándose al lago. Tu: -que haces amor? Vuelve aquí nunca lo encontraras- Nick: -calambre- dijo Nick. -me ahogo- Tu: -vamos amor deja de bromear y vuelve aquí- Nick: -de acuerdo- se hundió en el agua y nado unos segundos más, fue hasta la orilla y dijo -dame una mano TN__________ ayúdame a salir. Yo le tome la mano con intención de ayudarlo y él me jalo fuertemente hacia él y me hizo caer al agua. Románticamente nadamos unos minutos mas y nos besamos en el lago. Hace mucho tiempo que Nick no hacia algo muy alocado por mí. Nick: -mira lo que conseguí para mi princesa- dijo mostrándome en su mano mi anillo de matrimonio. Tu: -oh Nick te amo- Ambos notamos que se estaba haciendo tarde para ir a la fiesta de boda, fuimos a casa, Joe aun no aparecía, no estaba en casa. Luego de que Nick y yo nos diéramos una ducha juntos nos pusimos nuestros disfraces. Tu: -te ves muy guapo amor- Nick: -tú te ves muy sexy, seré el hombre más envidiado por los otros hombres contigo a mi lado- Salimos de casa y fuimos al palacio real de california, allí seria la boda de Justin, había mucha gente por todas partes, todos disfrazados, entre ellos, los novios vestidos como personajes del siglo XVI, específicamente Romeo y Julieta, llevaban unos hermosísimos trajes. No podía reconocer a nadie a menos que se quitara el antifaz, por eso era muy confuso saber quiénes eran mis amigos y conocidos. La ceremonia se llevo a cabo alegremente y no pude contener una lágrima que solté y rodaba por mi mejilla cuando ellos dijeron "acepto" y luego se besaron. Se abrió paso a la música y a los tragos para comenzar con una fiesta brutal el resto de la noche. Yo estaba con Nick de mi brazo, con suerte pude encontrar a Lily cuando vi que se quito su máscara porque le molestaban las plumas, baile con mi pirata valiente o sea Nick gran parte de la noche. Nick: -ya vuelvo voy por un trago- me beso y luego lo vi desaparecer entre la multitud y me quede charlando con Lily. Minutos después vi a Nick con su traje de pirata hablando con un grupo de chicas que estaban a su alrededor y con un vaso de licor en manos, me vio mirándolo a lo lejos, se quedo mirándome unos largos segundos como si no me reconociera y luego fue caminando sin apresurarse hacia a mi dejando atrás a todas las chicas con las que estaba hablando, se acerco a mí y dejo su bebida en una mesa, me tomo de la cintura rodeándome con sus brazos, rápidamente sus labios se posaron en mi cuello, acaricio mi cabello y mi mejilla y mis labios con sus manos, yo estaba sintiendo algo que nunca antes había sentido en la vida, estaba ardiendo de locura como nunca antes y sentía una atracción fuera de este mundo que nunca había sentido otras veces que estaba con Nick, pero esta vez vi algo salvaje en él, estaba besando mi cuello con locura como si el mundo fuera a acabarse como si fuera la última noche que estaría con él, me tomo por un brazo y tiro de mi para que lo siguiera, en minutos estábamos como en un despacho lleno de utilería, era una pequeña habitación muy oscura llena de material para fiestas como sillas, mesas y manteles viejos, y un pequeño sofá que parecía acomodado para nosotros, lo único que iluminaba la habitación era la luz de la luna que entraba por una diminuta ventana, él cerró la puerta al entrar, me lanzo con fuerza en ese sofá y se puso encima de mí, beso mi cuello con pasión nuevamente, yo nunca antes había visto a Nick así, como ya había mencionado el solía hacer todo con mucha ternura pero esta vez estaba enloquecido, arranco mi ropa, mi chaleco del disfraz en segundos había desaparecido y estaba desabrochando los botones de mi camisa con rapidez y yo le ayudaba, beso mis labios, sentí que ese beso quemo mis labios de manera increíble, sentía un cosquilleo en el estomago que me hacia volar a otra dimensión, nunca antes me había sentido así, él parecía sentir lo mismo, entonces se detuvo y se alejo un poco de mi para mirarme, me miro, y luego unos segundos volvió a besarme en los labios, cada beso se sentía como si fuera el primero y el ultimo, la pasión estaba desbordada. Mi camisa estaba aun sobre mis hombros, él aun no la había terminado de quitar pero estaba desabotonada y mi brasier negro estaba a la vista, al igual que mi abdomen plano, él paso sus besos de mi boca a mi cuello, de mi cuello a mi pecho y de mi pecho a mi abdomen, era hora de que yo también viera algo de él y lo ayude a sacarse el chaleco del traje de pirata, yo me moví para quedar encima de él, ahora yo estaba sentada sobre sus caderas besando con locura su cuello, cuando volvió a besar mi abdomen yo solté un pequeño gemido de placer, me toco, me toco como nunca acariciando cada parte de mi cuerpo semi desnudo, en definitiva era la mejor noche que había tenido con Nick y aun no pasaba lo que tenía que pasar, paso su lengua delicadamente por el lado de afuera de mis labios como para saborearlos, mi respiración se estaba agitando al igual que la de él, y mi corazón parecía que se saldría de mi pecho en cualquier momento, yo estaba desesperada por tenerlo... Atracción esa es la palabra correcta, la atracción que sentía era como el más grande de los magnetismos existentes, como que si ambos fuéramos polos opuestos atraídos por una fuerza inexplicable que no me permitía dejar de besarlo ni por un segundo, era totalmente algo nuevo, por que antes no pude sentirlo? No lo sé, pero me conformaba con estarlo sintiendo en ese momento, mis labios se unieron a los de él con un largo y apasionado beso, un beso cada vez mas mágico, lleno de desesperación, él dejo libre mis labios y volvió a besarme el cuello e intente pensar lo suficiente como para decirle en un susurro: -Te Amo Nick- le dije con la respiración agitada casi sin poder hablar, él se aparto de mi rápidamente y dejo de besarme, me miro perplejo, se detuvo para verme el rostro y dijo -Que??- pero no era su voz, no era la voz de Nick, entonces aun encima de mí, tomo mi antifaz con sus manos y lo retiro de mi cara para verme el rostro y logro sacarme del todo esa mascara, yo lo miraba confundida, muy confundida e intentando respirar, aun estaba agitada y con el corazón a mil por segundo, el puso su mano sobre su antifaz y lo quito de su rostro. No, no era él, no era Nick, mis ojos se abrieron como platos, sentí como mi rostro palidecía como si hubiera visto a un fantasma, que hice? Pensé. Que he hecho?. Él se aparto de mí levantándose del sofá y se quito su pañoleta del cabello. Lo pude ver aun con más claridad, definitivamente no era Nick, como no pude darme cuenta?
Capitulo 7 Me levante de un salto y abroche los botones de mi camisa lo más rápido que pude. Él tomo su chaleco y se lo puso también rápidamente. Como pudo pasarme esto estuve a punto de acostarme con... Con Joe. Él se acerco a mí y me agarro con una mano en la parte de atrás de mi cuello, la otra en mi mejilla y sus labios estaban muy cerca de los míos y me susurro: -no menciones lo que acaba de pasar a nadie- Tu: -Joe... Yo... Tu... Tu traje es...- no logre decir una frase completa, pero antes de terminar de tartamudear Joe abrió la puerta y salió de allí dejándome sola y confundida, ni siquiera escucho lo que yo tenía para decir ni le importo porque simplemente se retiro y me dejo hablando sola. Tomé todas las prendas de mi disfraz que estaban en suelo y me las volví a colocar. No podía pensar claramente, lo único que tenía en la cabeza eran esas imágenes de todo lo que había pasado unos minutos antes, por Dios estuve a punto de tener relaciones con un chico que no era mi esposo, y peor aún era mi cuñado, no sé porque pero sentí ganas de llorar y reír al mismo tiempo, me volví a sentar en el pequeño pero cómodo sofá, tenía que recomponerme de todo lo que estaba sintiendo en ese momento, aun podía sentir ese cosquilleo en mi estomago, respire profundo, y dije en voz baja para mí misma -yo amo a Nick, yo amo a Nick- repetí esa frase para mí misma varias veces porque tenía que convencerme de que así era, tenía que convencerme de que Nick siempre sería el único amor de mi vida, en ese momento me sentí insegura de lo que sentía por Nick y eso me decepciono de mi misma, pero por que Nick nunca me hizo sentir así? Intente convencerme de que todo lo que sentí no fue culpa mía, Joe tenía puesto el mismo traje que Nick, había sido pura casualidad o había sido el destino?, hasta pude imaginarme a Joe robándole el disfraz a Nick y encerrándolo en algún lugar, pero no podía seguir pensando tonterías, intente convencerme de que toda esa atracción que sentí se debía a que yo pensaba que era Nick y nadie más que Nick. Cuando los latidos de mi corazón recuperaron su velocidad normal me pude levantar del sillón y salir de esa oscura habitación. Al salir me sentí aturdida, vi a toda esa gente bebiendo y bailando y no podía ver ninguna cara conocida, como hacerlo si todos tenían la cara cubierta con antifaces? Me acerque a Lily que era la única que pude reconocer. Tu: -donde esta Nick?- Lily: -allí viene- me dijo mientras levantaba su dedo para señalármelo. Yo voltee la mirada hacia la dirección que Lily me estaba señalando y ahí estaba un chico con traje de pirata que parecía ser Nick, pero la verdad yo no estaba segura de cuantos chicos piratas con el mismo disfraz había en ese lugar, me acerque a él y él a mí. Tu: -Nick?- le pregunte y le quite el antifaz. Si, ese si era mi Nick. Me miro extrañado. Nick: -quien más podría ser? Dónde estabas?- Tu: -yo... Fui... Al... Al tocador, claro si, ahí estuve, en el tocador- Nick: -bailamos?- me beso y me jalo hacia la pista para que bailara con él, pero yo no podía concentrarme en nada, tenía la mirada perdida, y Joe no estaba por ninguna parte, era evidente que después de lo que paso entre nosotros se había ido de ese lugar y había desaparecido, pero lo único que pasaba por mi mente eran esas
imágenes una y otra vez, -Joe habrá sentido lo mismo que yo?-, no lo podía sacar de mi mente, mientras bailaba con Nick él noto mi extraño comportamiento. Nick: -estás bien?- Tu: -no, no estoy bien, estoy mareada, Nick por qué no nos vamos?- Nick: -tan rápido quieres irte? Si la fiesta apenas comienza- Tu: -es que... Nick no estoy bien- Nick: -te sientes mal?- Tu: -No Nick yo...- lo dude un poco pero luego le dije: -si me siento mal, vámonos por favor- Nick: -peroo... Que es lo que tienes? Necesitas agua? Necesitas un medico?- Tu: -No, claro que no, solo quiero ir a casa- Nick: -de acuerdo, vámonos- Sin despedirnos de nadie volvimos a casa
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:17 pm

Joe no estaba, tampoco estaba en casa. Me metí en la cama con Nick. Nick: -te sientes mejor linda?- Tu: - si eso creo- entonces Nick me beso tiernamente en los labios, en ese momento me di cuenta de la gran diferencia de sus besos y los de él, por qué? Porque no podía dejar de pensar en eso? Por Nick no me hacía sentir lo mismo? Lo único que quería era sacudir esos recuerdos de mi cabeza, para siempre, esos recuerdos me hacían sentir muy mal, yo había engañado a Nick, claro, lo engañe sin saberlo y sin tener intensiones de hacerlo pero entonces por que ni siquiera tenía el valor para decírselo?, para contarle y simplemente explicarle que había sido una equivocación, por qué? La respuesta era sencillamente que me sentía como hubiera hecho algo muy malo, algo que no debía contar a nadie nunca, pero si simplemente había sido un error a cualquiera pudo haberle pasado y sus palabras volvían a mi mente: "no menciones lo que acaba de pasar a nadie". Mis pensamientos se contradecían una y otra vez, -No! No a cualquiera pudo haberle pasado lo que yo sentí-. Como podía sacarme eso de mis pensamientos? Tratando de olvidarlo todo de una vez y demostrarme lo mucho que amaba a Nick, bese a Nick, me puse encima de él y lo bese en todas partes, yo tenía que tener relaciones con Nick para demostrarme que Nick si podía hacerme sentir lo mismo porque yo lo amo cierto?. Nick respondió a mis besos y yo le quite la ropa desesperada, me quite mi ropa muy rápidamente y Nick no parecía saber que decir o que hacer quizá estaba confundido porque yo no estaba actuando como siempre lo hago, yo quería que esto tuviera al menos la mitad de la pasión que había tenido con... Joe, me cuesta mucho mencionar ese nombre hasta en mis pensamientos, porque siento vergüenza de lo paso entre ambos; seguía besando a Nick como nunca pero... Pero... Pero No, definitivamente no era lo mismo, que había pasado con toda esa atracción? Bueno no quiero decir que Nick no era bueno porque a pesar de todo lo disfruté, pero sentí que fue como una noche más del montón, en un momento Nick empezó a acariciar desde mis muslos hasta mi abdomen y me susurro al oído: -te amo-. Y claro yo le respondí con palabras que salieron solas de mi boca. Tu: -te amo Joe- al escucharme me sorprendí tanto como Nick. Qué?? Eso fue lo que yo pensé simplemente
qué?? Que fue lo que dije??? Nick: -Que??- Nick detuvo sus besos y sus caricias y me miro con asombro. Tu: -yo...- Nick: -que dijiste?- dijo Nick interrumpiéndome. Tu: -que te amo- dije lo más rápido que pude. Nick: -no, tu no me amas tu me llamaste Joe- Tu: -Nick no... Tu quizá escuchaste mal yo no pude haber dicho eso- Nick: -No, yo escuche perfectamente TN________- él se quito de encima de mí y se recostó en la cama mirando al techo. Tu: -yo solo... Puede que me confundí, yo... No pude haber dicho Joe- aun no lo creía ni yo misma. Como pude haber dicho Joe? Nick: -si te confundiste es porque estabas pensando en él, TN________ no sabes cómo me duele esto- Tu: -pero... Nick yo te amo- Nick: -dijiste el nombre de otro hombre mientras estábamos en cama, y no solo eso, dijiste que lo amabas- Tu: -No, yo quise decir que te amo a ti Nick- Nick respiro profundo y paso su mano por su cara en gesto de preocupación, luego me miro y me dijo serio: -dejemos esto para otra noche, hasta que no se me pase esta rabia yo no podre creerte, no podre perdonarte, no podre tocarte ni podre siquiera mirarte a los ojos, no sé si lo que dijiste sea algo muy malo pero lo que yo sé es que me hizo enojar y no te imaginas cuanto- Tu: -Nick perdóname- dije preocupada. Nick: -duérmete- Tu: -pero Nick...- el no siguió hablando, me dio la espalda e ignoro cada cosa que yo decía, hasta que ambos nos quedamos dormidos. A la mañana siguiente Nick no estaba en la cama cuando desperté, cuando salí de la habitación lo descubrí desayunando solo en la mesa y note que Joe tampoco estaba, desde anoche, no había dormido en casa probablemente. Nick: -te prepare unos wafles están en el microondas- me dijo fríamente, yo busque los wafles y me senté en la mesa a comer con él, pero no me dijo una palabra más- Tu: -sigues enojado?-
Nick: -un poco- Tu: -perdóname por favor Nick o yo me muero- Nick: -linda yo te amo y eso me dolió- Tu: -si me amas tienes que perdonarme, yo no puedo soportar tu indiferencia- Nick: -yo...- Tu: -por favor- volví a suplicar. Nick: -aunque te perdone se me va a ser muy difícil olvidarlo, es que tu...- Tu: -Nick por favor te lo pido, a mi me duele cuando tú te enojas y tienes esa mirada fría conmigo y te comportas así- me levante y fui a besarlo y él no pudo resistirlo y me beso también, en ese momento supe que ya me había perdonado. Nick: -tu me vuelves loco, nunca te podre decir que no a algo- Tu: -eso quiere decir que si, si me perdonaste?- Nick: -si- El resto del día lo pase junto a Nick, el departamento estuvo vacio, Joe no apareció en ningún momento, en la tarde acompañe a Nick a trabajar, fuimos de aquí para allá, a los estudios de Hollywood records y a un par de lugares más y en la noche lo acompañe a un concierto de él en Central Park. Al llegar al departamento a la noche Joe aun no aparecía, y me empezó a preocupar un poco, no había llamado, ni dio señales de vida. Tu: -donde está Joe?- le pregunte a Nick pero supe que había metido la pata, seguramente Nick se iba enojar. Nick: -no lo sé- dijo en tono normal pero en sus ojos podía ver los celos. Tu: -no deberías llamarlo? No sabes si tu hermano está vivo o muerto, ni nada- Nick: -por qué no lo llamas tú? Quizá a ti si te conteste las llamadas- dijo con mucho sarcasmo en la voz. Tu: -otra vez con eso?- Nick: -con qué?- Tu: -con tus insinuaciones de mi y Joe y tus celos, es tu hermano pensé que a ti te preocuparía- El respiro profundo. Nick: -lo llame esta tarde y no me contesto- Tu: -está bien dejemos el tema y vamos a dormir- eso fue lo que hicimos.
Al día siguiente tampoco estaba Joe, y no tuve a nadie que me fastidiara para que le diera comida. Esta vez fue Nick quien me acompaño a la revista para mi sesión de fotos y fuimos a cenar en casa de mis padres. Y cuando llegamos a casa en la noche Joe seguía sin aparecer y me detuve a pensar: -por que Joe había desaparecido después de aquella noche en la boda?- Nick estaba en nuestra habitación y yo estaba en la sala cuando vi llegar a Joe, llevaba como 3 días sin pisar su propia casa. Tu: -hola?- le dije a Joe. Joe: -hola- cuando hablo note lo ebrio que estaba. Tu: -donde estuviste?- Joe: -que donde estuve?- el atravesó la sala gigante caminando y se acerco a mí y me dijo: -estuve tratando de olvidarte- Tu: -que??- Joe: -si, así como lo escuchas, me acosté con una docena de mujeres intentando olvidar esa noche que casi me acuesto contigo, pero que crees? Ninguna era lo suficientemente buena, no sé qué fue lo que tú me hiciste pero eres la única que puede darme lo que necesito.- él me tomo bruscamente de los brazos y me lanzo contra la pared y quiso besarme el cuello; que era lo que Joe estaba haciendo? Y por que estaba diciendo todo eso? Seguramente eran efectos de alcohol. Tu: -que haces? Aléjate! Nick está en la habitación- Joe: -que? No me vas a decir ahora que no sentiste lo mismo si esa noche tu también estabas enloquecida. Tu: -Joe, estas borracho, suéltame!, no sabes lo que dices- El me beso y trato de quitarme la camisa a la fuerza pero yo lo empuje y corrí a la habitación... Allí estaba Nick recostado en la cama... Tu: -Nick tu hermano llego, esta borracho en la sala- Nick: -genial- dijo con sarcasmo levantándose de la cama y fue a buscar a Joe, para mi sorpresa cuando salimos de la habitación Joe estaba dormido sobre el sofá y allí lo dejamos. En la madrugada salí de mi cama sin que Nick se diera cuenta y le lleve unas sabanas a Joe y lo arrope y le quite los zapatos para que estuviera más cómodo. Narra Joe: Desperté con un dolor de cabeza terrible, había estado bebiendo casi dos días seguidos, pero no estaba en mi habitación, estaba en el sofá de mi sala, intente recordar cómo había llegado ahí, pero no recordaba nada de lo sucedido esa noche ni la anterior, la única que recordaba era aquella noche, la noche de la boda... Vagos recuerdos venían a mi cabeza de las mujeres con que estuve y una que otra imagen. Me levante de ese mueble y el dolor de cabeza empeoro, me puse mis zapatos que estaban tirados en el suelo y fui a darme una ducha, salí del baño con una toalla sobre mis caderas y fui a la cocina, mi dilema, que comería esta vez?, y pensé en TN________, ok no iba a pedirle que me cocinara esta vez, fui a mi habitación a ponerme ropa decente para salir a desayunar afuera, cuando salí de mi habitación TN________ también estaba saliendo de su habitación, con su pijama, ella siempre hacia lo mismo, y no podía dejar de mirarla cuando estaba con esas prendas tan sexy, aunque fuera la esposa de mi hermano yo nunca pude evitarlo. Joe: -hola- Tu: -hola, como te sientes? Anoche estabas...- Joe: -me duele la cabeza pero ya se me está pasando- Tu: -quieres que te haga algo de comer?- soy yo o ella me estaba ofreciendo comida?? Pensé. Joe: -no, estaba por salir a comer- Tu: -para que si yo puedo hacerte unas tostadas si quieres- Joe: -si bueno, si tu quieres- Tu: -Hmm, bueno iré a la cocina- Joe: -está bien- ella se alejo y yo volví a mi habitación hasta que olí el aroma de las tostadas. Fui a tomar mis tostadas y me senté en el sofá y ella se quedo a comer en la mesa, algo muy extraño, siempre comía conmigo en el sofá. Joe: -donde esta Nick?- le pregunte a ella. Tu: -está dormido- Joe: -ahh- Tu: -recuerdas cuando llegaste anoche?- Joe: -no- Tu: -ah- Claro, ya no podíamos hablar como siempre, ya no éramos los mismos, después de esa noche ni siquiera íbamos a poder mirarnos a los ojos Joe: -me viste llegar cierto?- Tu: -si, tú estabas muy borracho- Joe: -si me imagino, porque ni siquiera puedo recordar nada-
Tu: -si, seguro- Lo que ella no sabía era que solo el hecho de verla me hacia volver a recordar aquella noche y sentir una especie de... Atracción increíble, que nunca antes había sentido, no podía acercarme un centímetro a ella o yo no respondería de mi mismo, pero por que tenía que ser ella la que me hizo sentir todo eso?, justamente ella, la esposa de mi hermano. Un mes Después… Sigue Narrando Joe: Paso un mes desde que ella llego a mi casa pero nunca volvimos a ser los mismos amigos que se la pasaban molestándose el uno al otro, yo nunca la volví a tocar desde ese entonces, no sentí nunca más esa mejilla debajo de mis labios, ni la volví a abrasar, ni nunca mas la trate como antes, no le decía “linda o Sexy ni siquiera cuñadita, simplemente le hable las veces que fue necesario y la llamaba por su nombre. Por qué? Me preguntaras porque, la respuesta es sencilla yo no me iba permitir sentir nada por la esposa de mi propio hermano, eso simplemente destruiría a Nick, él la ama, yo había podido olvidar esa noche claro que sí, ya casi no pensaba en eso, TN_______ andaba por ahí con Nick dándose besitos y haciendo tontas cursilerías, y yo? Yo estuve con miles de chicas tratando de probar a alguna que me hiciera sentir más que ella, más que TN________, y por supuesto creí que era un caso perdido eso no iba a pasar y ya me lo había probado a mí mismo. Pero hoy estaba cenando con mi familia, con mis padres, con Nick y su esposa, con Kevin y su esposa que viajaron para visitarnos y con Frankie claro. Entre estúpidas charlas, no sé como terminaron hablando de nuestra adolescencia y de lo mucho que se amaban Nick y TN______ desde jóvenes, luego mi madre pregunto por Justin y yo escuchaba a lo lejos la conversación, hablaron de esa boda y yo lo recordé, otra vez me hicieron pensar en esa boda, nunca quise darme cuenta pero yo no quería ni pensar en lo que había sentido aquella vez, ni como había sucedido. Esa noche yo no sabía quién era esa chica con su sexy disfraz, pero cuando la vi mirándome con esos ojos, me detuve a verla detalladamente, me atrajo de manera sobrenatural, quería hacerla mía tan pronto como fuera posible, pensé en acercarme a ella para pedirle su número y conversar, pero cuando la tuve tan cerca supe que ella aceptaría cualquier cosa que yo le pidiera o le hiciera. Claro, era evidente que ella pensaba que yo era Nick, si escuche claramente cuando me dijo “Te amo Nick”, pero ella sintió lo mismo que yo? Me pregunte eso unas cuantas veces, Ella sentía lo mismo cada vez que estaba con Nick? Porque la verdad nunca sentí lo mismo con ninguna otra chica. Cuando termino la cena Kevin y Danielle me pidieron pasar la noche en mi casa y claro yo les dije que no había problema. Cuando salimos de la casa de mis padres Kevin y Danielle y mi sobrino de 4 años Paul (el hijo de Kevin y Danielle) se subieron al auto de Nick, el auto estaba lleno y escuche cuando TN________ decía: “no te preocupes amor yo iré el auto de Joe”. Mientras yo estaba entrando a mi auto ella se acerco y me dijo: Tu: -el auto de Nick está lleno entonces me iré contigo- Joe: -claro, sube al auto- Narras tú:
Subí al auto de Joe en el asiento del copiloto, aun era incomodo estar con él después de ya un mes desde esa inolvidable noche, pero él se distancio de mi de manera increíble, nunca más me pidió ni siquiera que cocinara para él pero yo lo hacía de todos modos, había un silencio incomodo hasta que Joe hablo primero. Joe: -que hambre que tengo- Tu: -si tienes hambre no entiendo porque no tocaste la comida- Joe: -no tenía hambre- Tu: -y ahora si? Solo ha pasado un minuto- Joe: -bueno, mi estomago es muy loco- arranco el auto. Tu: -si lo sé- Joe: -oye quieres hablar?- Tu: -hablar? Sobre qué?- Joe: -sobre tu y yo, ya sabes ni siquiera somos amigos ahora- Tu: -lo sé pero fuiste tú quien…- Joe: -escucha, lo sé pero todo fue por esa estúpida noche- Tu: -que noche? Joe: -sabes de qué te hablo, la noche de la boda de Justin, yo nunca pude olvidarlo y es incomodo mirarte a los ojos y saber lo que paso entre nosotros, quiero saber qué es lo que tú sentiste?- Tu: -yo…- que me estaba diciendo Joe? Yo pensé que nunca íbamos a mencionar esa noche jamás en nuestra vida –estaba confundida eso es todo pensé que tú eras Nick- Joe: -está bien entonces…- Tu: escucha… la noche que llegaste a casa borracho tú me dijiste que habías estado tratando de olvidarme, y quisiste besarme pero yo no te deje. Creí que debías saberlo- Joe: - escucha quiero que olvidemos eso para siempre quiero que lo borremos de nuestras vidas y volvamos a ser amigos, te parece?- Tu: -está bien, seremos amigos- Joe: -amigos?- Joe detuvo el auto de golpe con un rudo frenazo- Tu: -amigos-
Entonces de un momento a otro él se echó sobre mi, tomo mi cabeza entre sus manos y me dio un beso apasionado. Acaso no acabamos de acordar que seriamos amigos? Yo no pude detener el beso, no pude hacerlo, se sentía tan bien, tan bien que no pensé en nadie más, pero por que Joe hizo eso? Nuevamente volví a sentir, sentía todo eso, esa atracción, ese cosquilleo en el estomago, sentí como mis labios ardían, por un momento creí que no podría detenerme y terminaría haciendo…eso…con Joe. Yo entrelace mis dedos en su cabello, y seguí besándolo con toda la pasión. Supe que no iba a poder detenerme a menos que Joe lo hiciera, yo mordía sus labios delicadamente y él bajo sus labios hasta mi cuello. Su aroma lo tenía impregnado en mi piel, y nunca lo olvidaría. Narro yo: Como Joe había detenido el auto alguien que pasaba caminando por la calle los observo y los reconoció a ambos mientras se besaban. Xxxxxxxx: TN__________???? JOE????? :O
Capitulo 8 Narras tú: Tuve sus labios entre los míos, eran solo para mi, simplemente mi desesperación y locura no me dejaban pensar con claridad para detenerme o pedirle a Joe que se apartara, pero Joe fue lo suficientemente bueno para no perder la razón y se detuvo de a poco, dejo de besarme con cuidado para apoyar su frente contra la mía y mirarme a los ojos con la mirada más dulce que había visto jamás. (Comentario de la escritora: esa foto me pone muy celosa) Ambos nos miramos casi sonriendo con nuestras frentes juntas y respirando agitadamente como tratando de recuperar el aliento, estuvimos así durante unos segundos, lo suficiente como para admirar esa belleza de su rostro, examinar el brillo de sus ojos y descubrir los matices de las luces de la calle reflejadas en su brilloso cabello negro, y por ultimo aspirar su olor, el aroma hipnotizante de su cuerpo y el perfume que impregnaba su ropa, todo estaba perfectamente bien con él a mi lado hasta que... Escuche una voz irritante que cortó mi fantasía. Xxxxxxx: -Engañas a Nick?- Tu: -que?- me voltee para mirar por la ventanilla del auto y justo al lado estaba esta chica de pie en la acera mirándonos con asombro. Miley.
Que quien es Miley en esta historia? Pues ella entro a la vida de Nick por el medio del espectáculo hace muchos años, desde que la conozco ella andaba detrás de Nick pero él nunca le hizo caso, ni nunca la quiso, ella era la tonta que se le insinuaba todo el tiempo a mi novio, y supe que hasta hace unos meses ella lo llamaba aun, hasta que se entero de nuestro matrimonio. Y en definitiva yo la consideraba una chica peligrosa. Miley: -tengo que decirle todo esto a Nick, tengo que contarle- ella estaba dando pequeños pasos hacia atrás como si estuviera a punto de echar a correr, voltee la mirada hacia mi otro costado para ver a Joe y él estaba abriendo la puerta del auto para bajarse de él, al hacerlo cerró la puerta con fuerza detrás de él, vi como se dirigía con pasos firmes hacia Miley, parecía enojado, cada paso que daba parecía que rompería el suelo con sus pies. Se acerco a Miley lo suficiente como para tomarla del brazo bruscamente, pude notar la fuerza con la que apretaba su brazo y coloco su otra mano en su boca para tapársela para evitar que gritara. Joe: -escúchame bien pequeña, si llegas a mencionarle a alguien lo que acabas de ver te aseguro que no te va a ir muy bien, lo juro- ella se zafó de las manos de Joe y echo a correr casi muerta del miedo, Joe parecía demasiado... Violento en ese momento pero me gusto como se hizo cargo de la situación y amenazo a Miley para que no dijera nada. Pero volvieron recuerdos de las palabras de ella a mi cabeza "Engañas a Nick" al recordar esas palabras me invadió una inmensa desesperación, una gran tristeza, un sentimiento de culpa, un nudo en la garganta que ahogaba mi voz, mi conciencia me atormentaba, y se rompía mi corazón en pedazos, podía echarme a llorar hasta morir en cualquier momento, la razón: yo acababa de traicionar a Nick, y lo peor de todo, lo había disfrutado. Cuando Joe entro bruscamente al auto yo estaba completamente callada, era incapaz de decir alguna palabra con ese nudo en la garganta que me impedía hablar, Joe echo a andar el auto y note que estaba enojado y su furia estaba siendo desquitada con el acelerador, íbamos a una velocidad relativamente prohibida, y la briza entraba por la ventana golpeando mi rostro con fuerza, una lagrima empezó a correr por mi mejilla y yo seguía en silencio mirando al frente, Joe se volvió hacia a mí y me miro con preocupación, él noto como mis mejillas estaban cubiertas de lagrimas, y de nuevo detuvo el auto. Joe: -Ella no dirá nada estaba aterrorizada- se refería a Miley pero me dijo eso solo para consolarme y acaricio mi mejilla con su mano con la intención de limpiar mis lagrimas. Tu: -Joe yo engañe a Nick- mi voz sonó horrible, ahogada por el llanto. Joe: -Cálmate por favor no llores, Nick no puede verte llegar a casa llorando- pero yo seguía llorando y ahora con más fuerza, además yo quería escuchar que Joe me dijera algo como que no lo hice, que me dijera que yo no traicione a Nick o que no había sido mi culpa o que lo que hice no estaba mal, pero obviamente no me iba a decir algo como eso porque yo si había traicionado a Nick, si había sido mi culpa y además si estaba mal, muy mal. Joe: -está bien llora todo lo que quieras, iremos a casa cuando estés mejor- él me abrazo y me ofreció su hombro para llorar a gusto y durante minutos estuve llorando en silencio mojando su camisa de lagrimas, pero recordé que Nick estaría esperándome y se molestaría si demoraba mucho tiempo en llegar al departamento, entonces me aleje de Joe y lo aparte de mi e hice un esfuerzo por contener mis lagrimas y limpie mi rostro con mis manos, una vez mas Joe alzo su mano para limpiar mis lagrimas y puso en marcha el auto otra vez cuando vio que yo estaba decidida a calmarme. Pero yo no podía olvidarme de lo traicionera y mentirosa que yo era aunque intentara olvidarlo, el resto del camino estuvimos en silencio Joe y yo y de vez en cuando rodaba otra débil lagrima sobre mi mejilla. Llegamos al edificio y yo camine junto a Joe con mi mirada apuntando al suelo, entramos al ascensor juntos y él me tomo con una mano por la barbilla haciendo que levantara la cara para mirarlo y para que él pudiera ver mi rostro. Joe: -Mírate, notaran que has estado llorando- yo mire mi reflejo en el espejo del elevador y vi mi cara hinchada y roja. Tu: -que hago?, como hago para que no lo noten?- se abrieron las puertas del elevador y salimos de allí. Joe: -no lo sé, quizá pueda cubrirte, cuando entremos intenta colocarte a mis espaldas y mantén la mirada al suelo, luego puedes ir a lavarte la cara disimuladamente- Entramos y allí estaban Kevin y Danielle riendo cómodamente en la sala y Nick estaba allí muy serio. Nick: -por que tardaron tanto?- Joe: -nos quedamos sin gasolina en medio del camino- mintió, pero debía hacerlo. Tu: -si me disculpan tengo que ir al baño- me coloque sobre la cabeza la capucha de mi chaqueta para darle sombra a mi rostro y así nadie podría verlo con claridad. Me lave la cara y fui a mi habitación a tumbarme en la cama, cerré los ojos intentando dormir, pero escuche a alguien entrar, supuse que era Nick entonces me quede allí recostada con los ojos cerrados, él me beso delicadamente los labios y luego el cuello, esta vez no podía confundirme, sabía exactamente la diferencia entre sus besos y los de Joe, y el que me estaba besando era obviamente Nick. Abrí los ojos y lo mire con la única mirada que podía tener en ese momento, una mirada llena de tristeza, cuando quiso desabrochar el boton de mi pantalon para quitármelo supe con exactitud lo que Nick estaba buscando de mi, intente seguirle el juego pero simplemente no pude con la culpa que sentía. Tu: -Nick no puedo- Nick: -no puedes?- Tu: -no esta noche, estoy muy cansada y no me siento bien- Nick: -Esta... Está bien cariño- Tu: -te debo esta noche si?- Nick: -claro, está bien- Al cabo de un rato Nick se quedo dormido a mi lado, pero yo no pude pegar el ojo en toda la noche, miraba el techo y pensaba en mil cosas que pasaban por mi mente, sentí lastima por Nick, él no se merecía una esposa como yo, una traicionera, cuando él era el mejor esposo que pudiera existir en la tierra, perfecto, ideal para cualquier chica, pero yo soy una ingrata que no puede ver lo que tiene, obviamente no podía dejar de insultarme si recordaba todo el tiempo lo que hice, pero nunca me detuve a pensar -Me arrepiento de haberlo hecho?- no me quería hacerme esa pregunta porque sabía perfectamente que no podía arrepentirme si lo que había hecho con Joe me hizo sentir tan bien... Tan viva... Eche un vistazo a Nick que dormía como un perfecto angelito y me dije a mi misma susurrando -Te amo Nick- solté un suspiro -Te amo Nick???- Narra Joe: Estaba recostado en mi cama tratando de dormir, pero mis pensamientos me consumían la cabeza, bueno obviamente ya sabrás en que estaba pensando, o mejor dicho en quien estaba pensando, eran las 3:15 am y yo no podía conciliar el sueño. De repente la puerta de mi cuarto se abrió, yo me senté sobre mi cama para ver quien había abierto la puerta y ahí estaba ella, por primera vez había entrado a mi habitación, tenía otra de sus ropas para dormir que me hacían sudar
Realmente me sorprendí al verla allí, ella cerró la puerta al entrar y yo casi podía babear al ver su cuerpo, la mire de pies a cabeza, la temperatura de mi cuerpo empezó a subir, TN_______ estaba conmigo a solas encerrada en mi habitación y ambos llevábamos poca ropa, casi pude verme saltando encima de ella y mordiendo sus labios ardido de pasión, pero debía controlarme, debía controlar mi atracción porque no podíamos cometer una locura que dañaría a terceros, con esto quiero decir Nick, él es mi hermano, tenemos la misma sangre y a pesar de todo yo lo quiero, él creció conmigo. Ahora, TN_________ había entrado por primera vez en su vida a mi habitación, debía ser de seguro por una razón muy importante. Yo la mire con la cabeza ladeada un poco extrañado. Tu: -Joe... Te necesito- ella se acerco a mi cama y entro en ella gateando con sus rodillas para llegar hasta a mí. Los latidos de mi corazón se aceleraron a tal punto que creí que saldría de mi pecho. No dije nada, y ella se sentó en frente de mí con sus rodillas apoyadas en la cama y sus glúteos apoyados sobre sus pies. Tu: -Joe, no podía dormir porque yo... Te necesito, te extraño, te quiero conmigo- ella puso sus dos manos en mi cara y me acaricio como ninguna otra mujer sabe hacerlo, yo también tome su rostro entre mis manos y quite el cabello que le caía sobre la cara, se veía hermosa como nunca, yo siempre había pensado que Nick estaba loco por estar con una chica tan odiosa y sangrona como TN________ pero ahora lo entendía, ahora sabía que era exactamente lo que él había visto en ella, era muy sensual, pero yo no entendí porque ella había venido a mi habitación, Acaso había ido para que me acostara con ella? Si ella hubiera sido otra chica no dudaría de que solo quería sexo, pero TN_______?? Había venido a seducirme? Aun con su rostro en mis manos quise susurrarle algo pero no sabía que decirle, nuestros labios estaban muy cerca.
Joe: -yo tampoco puedo dormir- susurre. -que quieres que hagamos?- Tu: -no lo se...yo...estuve pensando en ti- Joe: -eres hermosa- la bese, no pude contenerme y la bese con pasión, quizá esto terminaría muy mal porque yo no pensaba frenarme, no estaba dispuesto a dejarla ir cuando ya la tenía en mis brazos. Como siempre sentía ese fuego que me quemaba por dentro, ardía en pasión. -Ella tiene que ser mía- pensé. Intente levantarle la camisa y quitársela desesperado, pero ella tomo mis manos con las suyas y me detuvo. Tu: -tenemos que parar- dijo casi sin aliento, yo no sé como tuvo el autocontrol necesario para detenerse y dejo de besarme, porque yo no pensaba dejar de hacerlo. Joe: -si tienes razón linda, pero tenemos que parar esto... Para siempre.-
Tu: -si- Joe: -Quizá no me creas pero yo tampoco quiero hacerle daño a mi hermano- Tu: -todo esto ha sido un gran error- Joe: -si, lo sé linda por eso hay que detener esto, ahora sal de mi cama- lo que yo realmente iba a decir era una amenaza algo como: "ahora sal de mi cama si no quieres que te bese alocadamente" pero con la experiencia que tengo con miles de chicas que he llevado a la cama es suficiente para saber que eso era claramente una seducción, y no podía seguir seduciéndola si realmente queríamos detenernos, en la habitación del frente estaba descansando mi hermano mientras yo me besuqueaba con su esposa, no soy tan malo como parece realmente no quería lastimar a Nick. Y si, yo amaba a su esposa con locura. La vi salir de mi cama y salí con ella a acompañarla hasta la puerta, claro, la acompañe hasta la puerta de mi habitación besándola todo el camino, y cuando ella empezó a salir hasta el pasillo yo no quería dejarla ir y la seguí besando en medio del pasillo. Tu: -Joe (beso) ya basta (beso) tenemos que parar (beso)- Joe: -si (beso) está bien- le di el último beso antes de detenerme realmente. Xxxxxxx: -que está pasando aquí?- Joe: -Kevin?- Tu: -Kevin esto...- Joe: -esto no es lo que parece- Kevin: -a no? Están engañando a Nick... ambos- Joe: -no, no es así- Kevin: -que es lo que ustedes dos tienen en la cabeza? Yo... Bueno de ti Joe podría esperarlo pero tu TN_______?? Me decepcionaste, siempre pensé que tu amabas a Nick, siempre pensé que los dos se amaban y eres una mujer casada en que estas pensando?- Joe: -Kevin... Te suplico por lo que más quieras que no le digas esto a nadie- Kevin: -y que otra cosa quieres que haga Joe?- Tu: -si dices algo mi matrimonio se destruiría- Kevin: -No!! Lo que va a destruir tu matrimonio querida es esta mentira, la verdad es lo mejor que puedes decir- Joe: -TN_______ y yo prometimos no volver a estar juntos, prometimos alejarnos te juro que esto nunca se repetirá pero por favor hermano ayúdame con esta, no digas nada-
Kevin: -yo no diré nada, ya aprenderán su lección, pero si las cosas llegan a empeorar yo seré el primero en hablar- Joe: -todo estará bien yo me alejare de ella te lo prometo- Narras tú: Cuando volví a mi habitación Nick seguía hermosamente dormido, yo entre en mi cama y no pude dormir no más que unas dos horas, estuve muy ocupada llorando el resto de noche; por que lloraba? Existían dos muy importantes razones, la primera: yo quería amar a Nick pero no podía, la segunda: yo quería tener a Joe pero tampoco podía, además una que otra razón secundaria, como el hecho de que Nick se enterara de lo mío con Joe, ahora eran dos personas que nos habían descubierto en el acto, y también el sentimiento de culpa que me invadía por traicionar a mi esposo y recordar lo mucho que él me ama. Desperté con sus típicos besos de cada mañana, como podría alguna vez enojarme con él? si era sencillamente perfecto, pocas veces yo me había enojado con él durante nuestros años de noviazgo, él simplemente hacia todo por mí, a diferencia de mi yo no soy perfecta en absoluto y sin embargo el siempre evitaba enojarse conmigo cuando yo hacía burradas, esa mañana cuando lo bese me sentí vacía, dolida, y decepcionada de mi misma. Al rato cuando fuimos a desayunar Kevin y Danielle nos tenían preparado un desayuno enorme, todos nos sentamos en la mesa comer, como Dios manda como una familia, cuando vi a mi adorable sobrino sentado a la mesa con sus padres me pregunte si Nick y yo tendríamos unos pequeños y lindos niños corriendo por nuestra casa pero después me detuve a pensar: -Nick y yo?- es mi esposo, eso hacen los esposos no? Mientras seguíamos desayunando y conversando Nick me dio un beso tierno en los labios y sentí que Joe nos dirigió una mirada de odio. Joe: -pueden dejar sus cursilerías fuera de la mesa?- Nick: -que te sucede estás loco?- Kevin miro a Joe como si él si supiera exactamente lo que le sucedía a Joe. Estaba celoso? Joe: -lo siento... Continuemos comiendo- después decir eso escuche sonar el celular de Nick. Nick: -disculpen voy a contestar- sin levantarse de la mesa saco el celular de su bolsillo y contesto. En la línea... Nick: -hola?- Xxxxxxx: ------------- Nick: -Quien habla?- Xxxxxxx: ------------- Nick: -Miley?-
Capitulo 9 Cuando escuche que Nick dijo ese nombre el alma se me cayó a los pies, sentí mucho miedo y mi rostro palideció y el vaso de jugo que tenía en mis manos resbalo entre mis dedos y cayo haciendo que se derrame todo el liquido y se rompiera en pedazos el vaso, eche una mirada fugaz a Joe y el estuvo por escupir el trago de leche que estaba bebiendo cuando escucho que Nick decía "Miley", Joe tenía el rostro igual de pálido que el mío, todo pasaba al mismo tiempo, cuando yo derrame mi bebida sobre la mesa todos se levantaron para no mojarse pero yo escuche a Nick mientras hablaba por teléfono... Al teléfono: Nick: -no, estoy con...- Miley: ----------- Nick: -hola?? Miley?? Hola?? Estas ahí??- Fin de la llamada: ... Nick: -TN________ no creerás quien acaba de llamarme, Miley, me pregunto si estaba solo y se corto la llamada, fue muy raro, hace meses que ella no me dirige la palabra. Tu: -no... No te di... No te dijo nada mas?- pregunte tartamudeando. Creí que iba desmayarme en cualquier momento. Danielle: -que desastre- dijo intentando limpiar con un pañuelo el jugo que se me cayó. Tu: -lo siento soy una torpe- me levante por fin de la mesa e intente ayudar a limpiar pero se notaba que yo estaba como si me hubieran tirado un balde de agua helada a la cabeza. Danielle: -tranquila querida no te preocupes que yo lo limpio- Joe: -si me disculpan yo me retiro, se me quito el hambre- Joe se levanto muy elegantemente de la silla y se retiró. Tu: -yo... Ya vuelvo- definitivamente esa llamada misteriosa había acabado con nuestro desayuno familiar. Seguí a Joe que se dirigía a su habitación. -espera...- le susurre en la pasillo cuando ya nadie podía oírnos, el volteo a verme antes de abrir la puerta de su habitación. Joe: -que quieres?- Tu: -Miley hablara, Miley abrirá la boca y todo esto es tu culpa- toda la conversación fue con susurros para que nadie nos escuchara. Joe: -mi culpa? Como rayos puedes decir que es mi culpa?- Tu: -si Nick me deja nunca te lo voy a perdonar, y Miley va a confesar, quizá no hoy ni mañana pero tarde o temprano ella se lo dirá todo, sabes muy bien lo obsesionada que ella está con Nick y no dudara en hablar-
Joe: -oye si Nick llegara a enterarse tienes que saber que tu eres igual de culpable que yo- Tu: -fuiste tú el que me beso en el auto cuando ya estaba todo bien y eres un estúpido perro- Joe: -JA!! Si mal no recuerdo quien se metió en mi cama anoche fuiste tú- Tu: -eso no tiene nada que ver Joseph!!! Miley nos vio en el auto, no en la cama- Joe: -sí, claro- uso todo su sarcasmo. -ahora yo soy el culpable, porque tú eres una santita, la santita esposita de Nicholas, sabes muy bien que tú me besaste a mi también, sabes muy bien que tú estabas enloquecida- Tu: -tienes la culpa de todo esto, quisiste seducirme y yo fui débil pero tú lo empezaste todo, y si Nick descubre todo esto por tu culpa y me deja yo te mato Joe- yo estaba provocando a Joe pero era lo único que podía hacer para sentirme en paz, yo sentía la necesidad de culpar a alguien más por mis errores y estaba muerta del miedo, además yo sabía que lo de Joe y yo tenía que terminar lo más pronto posible y lo único que se me ocurrió fue hacerlo enojar para que no le quedaran ganas de volverme a hablar o de lo contrario sería muy difícil no caer en la tentación. Joe: -linda, déjame explicarte que aunque quisieras matarme no lo harás porque eres una tontita infantil, simplemente como sabes que engañaste a tu esposito te quieres sacudir toda la culpa, debí saber que eras solo una niña, mi error fue tratarte como una mujer- mis provocaciones estaban funcionando porque él estaba enojado, hiriéndome cada vez más con sus palabras pero sabía que eso sería lo mejor para ambos, si nos enojábamos uno con el otro ya no tendría razones para seguir traicionando a Nick, aquí comenzó mi plan para alejarme para siempre de Joe. Tu: -JA!!! No me hagas reír, como puedes llamarme inmadura? Si solo mírate, lo único que haces es andar con mujeres y fingir que administras un restaurant, no piensas ni siquiera formar una familia nunca, parece que te quedaste viviendo por siempre en la adolescencia- Joe: -eres una pequeña niña ilusa que solo piensa en su príncipe azul que vendrá a rescatarte en su estúpido caballo blanco, se casaran, tendrán muchos hijitos y vivirán felices por siempre, solo eres una niña de 19 años, todas las niñas de tu edad creen que eso es ser madura pero eres otra chiquilla mas- Tu: -Joe mejor cállate- el me agarro los brazos con mucha fuerza y se acerco mucho a mi, demasiado diría yo. Joe: -bien, pero primero escucha... Yo nunca te quise, yo lo único que hice fue utilizarte como a cualquier otra, pensé que podrías entenderlo porque pensé que podía tratarte como una mujer pero está claro que me equivoque, no eres más que otra tontita- sus palabras me hirieron a tal punto que sentí que me derrumbaría, mi corazón estaba roto en muchas partes sangrando como nunca lo había hecho, quería llorar pero no iba a darle el gusto a Joe de que pensara que soy una llorona, fui una tonta al creer en Joe, fui una estúpida por sentir lo que sentía cada vez que me tocaba pero debía ser fuerte, no podía derramar una lagrima por ese desgraciado, y yo como una tonta siempre pensé que le hacía sentir lo mismo que él me hacía sentir. Lo mire a los ojos con mucho odio. Tu: -eres un sucio desgraciado, ahora suéltame que me estas lastimando- jale mi brazo con fuerza zafándome de sus manos para que me soltara. Tu: -Te odio Joe Jonas- me retire, me metí en mi habitación y lance la puerta con fuerza al cerrarla por la que invadía mi mente. La rabia era tan grande que mi cuerpo ardía como fuego, sentí tanto odio, me dolía tanto, -me duele- eso era todo lo que podía pesar, quería llorar ahora que estaba a solas pero en cualquier momento Nick vendría a buscarme y que le iba a decir si me encontraba lloriqueando? Me senté apoyada en la puerta y rodee mis rodillas con mis brazos, respire profundo para no llorar, y nuevamente sentí ese nudo en la garganta, solo pensaba cosas como: -todo este drama comenzó por culpa de Joe- yo siempre fui tan feliz, nunca lloraba y ahora me la pasaba conteniendo las lagrimas, mi vida se convirtió en un caos desde que me mude aquí con Joe, entonces fue cuando se me ocurrió... Debo convencer a Nick de que nos larguemos de aquí, debo decirle que nos tenemos que mudar lo más pronto posible, como no se me había ocurrido antes? Esa era la mejor forma de salir de la vida de Joe para siempre. Contuve mi dolor y me puse de pie para salir de la habitación debía hablar con Nick rápido... Narro yo: Joe y tu salieron de la habitación al mismo tiempo, sus habitaciones estaban una en frente de la otra y al salir se miraron, pero sin decir una palabra siguieron su camino... Cuando fueron a la sala Joe le dijo a Kevin: "Puedo hablar contigo un momento a solas?" justo al mismo tiempo que tu le decías las mismas palabras a Nick. Conversación Kevin y Joe: Kevin: -entonces... De que quieres hablar?- Joe: -tienes que ayudarme Kevin, hay... Como decirlo? Hay alguien más que sabe lo de TN_______ y yo, esa persona en cualquier momento va a decirle todo a Nick, y es obvio que eso lo va a hacer sufrir mucho y por favor no me digas "te lo dije"- Kevin: -como puedo yo ayudarte? Hermano yo más que nada quiero apoyarte con esto pero también está de por medio mi otro hermano, no lo sé, dime qué quieres que haga por ti? Pero tienes que alejarte de TN______ permanentemente. Joe: -eso ya está hecho... No sucederá nada mas entre nosotros, pero quiero hermano que me des tu consejo o si no Miley va a hablar y....- Kevin: -Miley? Espera un momento, hablas de Miley? Eso explica lo del desayuno, pero Joe no creo que puedas hacer mucho, ella aprovechara la oportunidad para alejar a TN______ de Nick porque eso es lo que Miley siempre ha deseado- Joe: -no quiero ser el responsable de un divorcio- Kevin: -debiste haberlo pesado antes- Joe: -lo sé no me lo recuerdes- Kevin: -intenta conversar con Miley- Joe: -ok, lo hare, intentare convencerla de que se quede callada por las buenas, si esto no funciona tratare con el chantaje y si tampoco funciona, la amenazare-
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:19 pm

Kevin: -nunca cambiaras, que acaso siempre actuaras como un inmaduro adolescente?- Joe: -Kev no me salgas con eso tu también... Mira yo... Literalmente TN________ no engaño a nadie porque nunca llego a acostarse conmigo- Kevin: -pobre chica yo espero que no se enamore de ti porque todo lo que haces tratar a las mujeres como basura y ella no se merece eso, pero sabes algo... Por mi experiencia me pareció que ella ya estaba enamorada de ti- Joe: -no, eso no es así, ya se le paso todo el amor al saber que su esposo podría enterarse de todo, hasta me dijo que me odiaba...- Conversación Nick y Tú: Tu: -Nick quiero que no vallamos de aquí- Nick: -que? Como dices?- Tu: -que nos mudemos amor, que tengamos nuestro propio hogar- Nick: -ahora?- Tu: -hoy si es posible- Nick: -pero amor no es tan fácil, en estos tiempos es muy difícil conseguir bienes inmuebles, hay que considerar que son muchos papeles, hay un tiempo de espera y pues he intentado conseguir una casa pero nadie quiere venderle su casa a unos chicos "irresponsables" de 19 años- Tu: -pero... para cuándo podremos estar fuera de aquí? Si empiezas hacer todo ese papeleo desde ya cuanto crees que se tarde para poder mudarnos?- Nick: -mínimo un mes- Tu: -o sea que pasare otro mes aquí, Nick vámonos a casa de mis padres allá hay una habitación en la que podemos quedarnos- Nick: -pero... Pero por qué quieres irte ahora si estamos muy cómodos, si ignoramos a Joe prácticamente vivimos solos en una casa grande y hermosa- Tu: -es por él, es por Joe!! Ya no lo soporto- Nick: -él te ha hecho algo?- pregunto con preocupación. Tu: -como? No, no, claro que no, solo es el mismo mocoso que siempre fue y no solo es muy molesto sino que además...- dejaste de hablar. Nick: -además qué?- Tu: -nada, solo vámonos-
Nick: -pero princesa podrías esperarte al menos un mes, soportar a Joe no es tan difícil- Tu: -no, yo no puedo porque...- Nick: -solo un mes... Por favor- Tu: -está bien, pero si pasa un mes y no tenemos una casa aun me iré a casa de mis padres- Nick: -está bien...- (te dio un beso.) A la mañana siguiente tú estabas durmiendo mientras Kevin y Danielle recogían sus cosas para volver a su hogar y parieron antes del amanecer. Te despertaste alrededor de las 10:00 am y Nick estaba en la cama a tu lado despierto revisando su celular. Narras tú: Cuando Nick noto que estaba despierta me dio un lindo beso de buenos días. Nick: -princesa he recibido otra llamada de Miley- trague saliva, la sangre me bajo a los pies y me puse blanca como la leche, pero sabía que si Miley hubiera dicho algo Nick no me hubiera besado ni me hubiera llamado princesa, entonces para que lo llamo? De cualquier manera ella tenía intenciones de hablar. Tu: -que?? Que te dijo esta vez?- Nick: -No sé que se trae en manos pero quiere verme, dijo que debía encontrarse conmigo para hablar- Tu: -no pensaras ir a verla o sí?- Nick: -por qué no?- Tu: -por... Porque... Porque me pondré muy celosa, sabes que ella siempre te persigue- mentí, no me pondría tan celosa en realidad, pero debía evitar a toda costa que Nick viera a esa chica. Pude ver que Nick esbozaba una sonrisita, y luego me dio un beso- Nick: -como puedes tener celos si sabes que te amo como a nadie en la tierra, yo jamás miraría a alguien más, bueno por suerte para ti no podre ver a Miley porque hoy me llamaron y me dijeron que mañana a primera tengo que irme a una pequeña gira por algunas ciudades de Estados Unidos- Tu: -cuanto tiempo te irás?- Nick: -solo será una semana- Tu: -solo una semana? Me dejaras sola una semana? Puedo acompañarte?- Nick: -claro si no te molesta viajar en un autobús lleno de hombres y con un solo baño- Tu: -genial- dije sarcásticamente -tendré que quedarme sola aquí- El resto del día Joe no me dirigió la palabra, simplemente no me hablaba ni para pedirme el control de la TV, yo tampoco pensaba hablarle, ni podía olvidar las estúpidas palabras que me dijo cuando discutimos, definitivamente me hizo odiarlo con todo mi ser, y la manera en que actuaba era aun peor, esa noche invito una chica a casa que obviamente paso la noche con él, a mi me hervía la sangre cada vez que se besuqueaba y se… acostaba con una chica, quizá no eran celos, bueno yo nunca lo admitiría, me sentí muy mal por su comportamiento de idiota, definitivamente no sabía que pensar, estaba tan confundía como nunca, y no podía sacarme de la cabeza los besos que me di con Joe, simplemente no podía hacerlo aunque lo intentara, yo andaba de aquí para allá con el corazón roto sin saber qué hacer, besaba a Nick pero sin embargo eso tampoco me hacia olvidarme de Joe, veía TV pero eso tampoco me lo sacaba de la cabeza y cada vez que recordaba sus palabras me quería ahogar en mis propias lagrimas: “Yo nunca te quise, yo lo único que hice fue utilizarte como a cualquier otra”, eso me definitivamente me destrozó el corazón, yo por un momento creí que lo amaba y él a mi pero fui una tonta lo sé, como pude confiar en esa clase de “hombres” si es que a él se le puede llamar así, yo pensaba: –no puedo llorar, no puedo llorar por él, él no lo merece”- no podía aceptar estar enamorándome de el hermano de mi esposo que además ni siquiera me quería. Tenía unas inmensas ganas de contarle a alguien todo lo que sentía y todo lo que me estaba pasando pero esto debía guardármelo para mí aunque me tuviera que llevar ese dolor conmigo a todas partes. Al la mañana siguiente Nick partió a su gira y yo estaba sola con Joe, con el imbécil de Joe, esa mañana después de que despidió a la chica con la que durmió, decidió hablarme. Joe: -iré afuera a comer- Tu: -ok- fue todo lo que pude decir, pero yo quería insultarlo, quería maldecirlo, quería gritarle, quería destruirlo, quería herirlo tanto como él me lastimó a mi… quería besarlo. Quería besarlo???? Si lamentablemente también pensé en eso. Joe suspiró y salió de casa, cuando volvió no estaba solo, abrió la puerta mientras se besuqueaba con otra chica, otra más de su colección de descerebradas supermodelos. Me enfurecí, realmente no podía soportar eso, mire a Joe con odio y estaba dispuesta a sacar a esa chica de los pelos de allí. Tu: -Joe puedo hablar contigo un momento- él me miró confundido. Joe: -si, supongo que sí- lo jale de un brazo y lo aleje un poco de esa “chica” para que no pudiera escuchar nada. Tu: -puedes sacar a esa chica de aquí? Podrías al menos respetar que estoy aquí por si no te habías dado cuenta- Joe: -sí, claro en seguida le diré que se valla- obviamente estaba siendo sarcástico. –nena es mi casa y yo traigo a quien yo quiera, y si quiero acostarme con ella en medio de la sala lo hare y si no te gusta puedes irte, la puerta está abierta- Tu: -como puedes ser tan imbécil?- le dije en voz alta casi gritando. –eres un tarado, inmaduro, patán, ridículo, creído, mujeriego, grosero, descortés, anti-caballeroso, en definitiva el hombre menos modesto del planeta, además de egocéntrico y mentiroso, un cobarde, un payaso, estúpido chico con problemas de bipolaridad… - yo me estaba retorciendo de la furia, y de repente así como si nada, con la rapidez de un abrir y cerrar de ojos sus suaves labios estaban sobre los míos. Me quede petrificada. Joe: -debía callarte de algún modo- mi rabia volvió, lo mire con odio, y le di la bofetada más fuerte que le he
dado a ningún hombre en toda mi vida. Tu: -Te odio, como no tienes idea- Joe tenía su mano en su mejilla, pues seguramente le dolió ya que le deje la mejilla enrojecida. Joe: -claro, haz lo que quieras, estaré con Amelia si me necesitas- yo salí del departamento, estaba que echaba fuego por toda esa furia. Pase el rato en casa de Lily ella noto que yo estaba rara y me lo dijo pero yo no iba a decirle todo lo que había pasado, ni ella ni nadie más podría saberlo. Como Joe pudo volver a besarme, yo intentando olvidarlo y él me hace esto a mí, cuando me beso yo sentí que el mundo se me puso de cabeza, sentí que mi pies se elevaron del suelo, me sentí en otra dimensión, aunque su beso fue fugaz, con solo el hecho de que él me mirara a los ojos me hacía perderme en su encanto, su asqueroso encanto, él era tan malo como para seguirme haciendo sufrir de esa manera, no tenia que besarme para que me callara a podido usar otro método, pero justamente parecía que quería herirme aun mas, cuando yo todo lo que quería era alejarlo de mi, pero no podía ser tan tonta como para volver a caer en su trampa, no iba a dejar que me siga utilizando. Esa noche llegue a casa después de haber pasado el día con Lily Joe parecía que terminaba de arreglarse para salir.
Yo me puse a mirar la tele y él se miraba en el espejo.
Joe: -saldré esta noche con una chica, no me esperes- Tu: -para que me lo dices? no me importa que salgas con una chica nadie va a esperarte- Joe: -si, debí esperarlo de mi cuñadita, sigues siendo tan odiosa como siempre- Tu: -tú sigues siendo tan patán como siempre- Joe: -ya me voy, adiós- lo vi acercarse a mí y me quede muy extrañada porque me dio uno de sus rústicos besos en la mejilla, solo así me di cuenta de que extrañaba su coquetería de siempre. Tu: -deja de echarme tus babas en la cara por favor- Joe: -que? Mis padres me enseñaron a despedirme debidamente de una mujer- Tu: -y no te enseñaron que acostarte con una mujer diferente cada día no es bueno?- Joe soltó una carcajada y yo me que quede muy seria. Joe: -adiós cuñadita, y deja tus celos- él salió del departamento riendo y yo dije para mí misma con mucho sarcasmo: -celos? Si claro, JA!! Por favor, como si fuera a sentir celos por Joe- Esa madrugada mi sueño fue interrumpido por el sonido del timbre de la casa y pensé: -Genial, seguramente Joe perdió sus llaves- Abrí la puerta y un hombre de uniforme estaba parado allí: xxxxxxx: -esta es la casa del señor Joseph Jonas- Tu: -si por qué?- Xxxxxxx: -usted es su familiar?- Tu: -algo así soy su… cuñada- Xxxxxxxx: -el Joven Joseph está internado en el hospital de California Medical Canter, iba conduciendo ebrio y ha tenido un accidente automovilístico…-
Capitulo 10 No podía creer las palabras que acababa escuchar, eso no podía pasarle a Joe, no, tenía que ser una confusión, tenía que haber una explicación no podía ser el mismo Joseph. Tu: -dígame que es una broma, dígame que no es cierto- yo nunca le desee a Joe que le sucediera nada malo, no podía creerlo, no quería creerlo. Xxxxxxx: -señorita yo soy el oficial y paramédico Charlie Williams- me extendió la mano para que se la estrechara en gesto de presentarse, y yo le estreche la mano y lo mire con una expresión de terror, estaba aterrorizada de que a Joe le hubiese sucedido algo malo. Tu: -es un error cierto? Dígame que está equivocado- Sr Williams: -déjeme revisar los datos una vez más... A ver Joseph Adam Jonas cierto? Así se llama su cuñado?- Tu: -si- Sr Williams: -23 años de edad?- Oh por Dios si era Joe. Tu: -Dígame por favor que no tiene nada grave- yo estaba atónita y sentí mucho miedo. Sr Williams: -no lo sé yo la verdad solo vine a dejarle el recado- Tu: -esta... Está bien... Muchas gracias enseguida iré al hospital- Me cambie la ropa lo mas rápido que pude tome las llaves y salí de la casa, puse en marcha el auto de Nick que él había dejado en el estacionamiento como de costumbre cuando tiene que viajar, acelere el auto lo más posible, y en minutos ya estaba en el Hospital, entre corriendo a preguntarle a la secretaria por Joe. Tu: -disculpe, sabe en que habitación se encuentra el paciente Joseph Jonas?- Secretaria: -a ver déjeme buscarlo...- esperé. -acá esta, Joseph Jonas, se encuentra en la sala de emergencias señorita- corrí hasta la sala de emergencias, habían un montón de camillas con personas heridas y eso me descompuso, vi a personas llenas de sangre y otras que acababan de sufrir accidentes horribles, no quería ni imaginarme que le había sucedido a Joe, yo estaba conmocionada, estaba en estado de Shock, lo único que quería era que alguien me dijera que Joe estaba bien, corrí a lo largo de la sala de emergencia esperando ver el rostro de Joe por alguna parte, pero él no estaba allí, entonces detuve a una enfermera que parecía apresurada.
Tu: -disculpe estoy buscando a... a un chico... Se llama Joseph... Joseph Jonas, me dijeron que estaba acá pero no lo encuentro...- yo estaba muy alterada a punto de colapsarme. Enfermera: -disculpe en estos momentos voy a atender a un paciente que se encuentra muy grave, pregúntele a alguno de los doctores señorita- entonces escuche a lo lejos a un doctor que decía "hay que intervenir de inmediato al chico... Joseph se llama" corrí para detener al doctor antes de que pudiera perderlo de vista y le hable con un tono de voz totalmente desesperado. Tu: -espere... Donde está él? Donde esta Joseph? Yo lo conozco!! Donde esta? Dígame por favor!!! Que es lo que tiene??- casi podía gritar de la desesperación y casi podía llorar en ese momento. Doctor: -cálmese señorita- me dijo a mí y luego le hablo a otro doctor y le dijo: -ya vinieron por el chico- luego nuevamente me hablo a mí: -ok señorita cálmese, el sr Jonas acaba de ser trasladado a la habitación 108, puede ir a verlo ahora si desea antes de que se lo lleven al quirófano, usted es??- no había tiempo para presentarme y corrí hasta la habitación 108 lo más rápido, que pude, abrí la puerta sin saber que esperar al otro lado, cuando lo vi me quede horrorizada con esa imagen, Joe estaba con su cabello despeinado y su pecho descubierto lleno de sangre, parecía conectado a un montón de cables, tenía una mascarilla de oxigeno, y estaba herido por todas partes, y estaba durmiendo? No, estaba inconsciente. Trague saliva, y el miedo hizo que empezaran a caer lagrimas por mis mejillas. Tu: -Joe??- dije aterrorizada. -Joe háblame dime algo por favor. Despierta!!- quería tocarlo pero me dio miedo, él se veía tan mal. Entonces una enfermera entro, la misma que me dijo que estaba por atender a un paciente de gravedad. Tu: -que le sucederá? Esta muy grave?- Enfermera: -tengo que llevarlo al quirófano ahora- Tu: -pero dígame que es lo que tiene por favor-
Enfermera: -el chico está muy grave, el impacto fue muy fuerte, escuché que se le diagnostico hemorragias internas, conmoción cerebral, costillas fracturadas, heridas de gravedad, perdió mucha sangre y no sé qué otra cosa, pero lo que yo sé es que en la operación puede salvarse o morir, tiene las mismas posibilidades de morir que de vivir- Tu: -NO JOE NO!!!- llore mientras trasladaban a Joe a una camilla para llevárselo. Enfermera: -señorita la operación durara algunas horas, mejor será que se vaya a la sala de espera- eso hice fui a sentarme en ese sofá incomodo de la sala de espera, pude notar como las personas me miraban con preocupación quizá podían ver mi mirada perdida en la nada, -Joe no te puedes morir por favor se fuerte- pensé. Yo era la única que estaba a su lado, Kevin estaba muy lejos de la cuidad al igual que Nick y sus padres? Bueno casi olvidaba que ellos estaban en México pasando vacaciones junto con Frankie. Pasaron las horas y ya casi amanecía cuando por fin tuve noticias de Joe. Doctor: -señorita, primero quiero saber que relación tiene usted con el Sr Jonas- Tu: -Él es mi cuñado- Doctor: -está bien, y tiene padres el joven?- Tu: -si pero sus padres están fuera del país y sus hermanos no están en la ciudad, solo estoy yo y él no tiene a mas nadie, dígame de una vez si está bien!!- Doctor: -bueno... La chica que iba con él en el auto falleció!!- Tu: -que chica?- Doctor: -había una chica con él, su nombre era Megan- no puede ser!! Esa chica, me imagino que es la misma Megan que yo conocí, Megan murió, aunque nunca la soporte yo nunca le hubiera deseado esto, la noticia definitivamente aumento mi estado de shock. Tu: -pero... Y Joe? Como está él? Doctor: -vivió!- al escuchar estas palabras solté un suspiro de alivio. -necesitara al menos una semana de recuperación, si se comporta bien y su recuperación es rápida le mandaremos reposo en casa pero mientras tanto tendrá que guardar días de reposo acá internado en el hospital- Tu: -lo puedo ver?- Doctor: -si, por supuesto está en la habitación 108, pero ahora está bajo los efectos de la anestesia, quizá despierte en algunas horas, pero quizá quede inconsciente por unos días porque está en muy mal estado, es decir, no tenemos la certeza si quedara en estado de coma, ni siquiera sabemos con seguridad si perdió la visión o incluso puede haber perdido la memoria... Hay que esperar a que despierte para saber con seguridad los efectos que tuvieron el accidente y la operación, pero sin duda está en una situación de gravedad, pero al menos logramos salvarle la vida!!- no pude esperar un segundo mas y fui a esa habitación, otra vez estaba él allí, con su cabello despeinado y su pecho descubierto, pero ahora no estaba lleno de sangre, sus heridas ya habían sido vendadas, estaba inconsciente o dormido como un indefenso ángel, me acerque a él y sentí mucho dolor al verlo así, acaricie su cabello, lo mire con ternura y le hable con la débil esperanza de que pudiera escucharme mientras acariciaba su cabello y sus rosadas mejillas
Tu: -Oh Joe, Joe, Joe en que estabas pensando? Conducir ebrio? No parece muy típico de ti, o bueno quizá sí, pero debes ser fuerte, siempre creí que tú eras un tipo fuerte, ahora quiero que me lo demuestres y te levantes de esa cama sano y salvo, pero por favor no me dejes, no puedes dejarme aquí, no sin ti, que haremos con nosotros?, que hare con esto que siento? Tu quizá no sientas nada por mi pero hiciste que te ame con locura, y si te llega a pasar algo yo no podría vivir, si tu mueres yo muero, si vives aunque no pueda verte nunca mas no me importaría si se que estás vivo, por eso Joe tienes que ser fuerte, hazlo por tu familia, por todo lo que tienes, no tienes que hacerlo por mí, pero tienes que hacerlo, tienes que ponerte bien, tienes que ser fuerte, yo te conozco, tu siempre has sido un chico rudo no puedes dejarte vencer por esto, siempre te he dicho todos tus defectos pero nunca te mencione tus virtudes, tu eres valiente, cariñoso, coqueto, seductor, guapo, extremadamente atractivo, divertido, alocado, pícaro, excelente besador, eres encantador, sexy, tienes el alma de un niño y aunque no parezca aun tienes algo de inocencia, eres fuerte, y de buen corazón, capaz de quitarse la comida de la boca para dársela a un niño necesitado, eres tierno, tienes la mirada más hermosa que he visto jamás y la sonrisa más perfecta que alguien puede tener, y aunque nadie lo crea yo se que eres un chico sensible, y creo que si sigo diciendo todas tus cosas buenas no terminaría hoy, si te despiertas aunque me trates mal y te comportes como un patán yo sería la mujer más feliz del mundo, tienes que despertar- yo estaba hablando con un chico que ni siquiera podía escucharme pero era mas fácil decirle todo lo sentía cuando el no hablaba ni me interrumpía, pero no me importaba decirle o no alguna cosa si podía volver a escuchar su voz, él se veía tan indefenso, parecía desprotegido, parecía necesitar de alguien que lo cuide. Ya estaba amaneciendo y yo no había dormido sino las pocas horas que alcance a dormir antes de venir al hospital, ya el sueño estaba venciéndome y obviamente no iba a dejar a Joe allí solo, así que fui a casa a recoger alguna ropa para Joe y para mi, cuando entre al cuarto de Joe, Todo tenía su exquisito aroma, su ropa y sus sabanas olían a él, y ciertas imágenes pasaron como fugaces recuerdos por mi mente, recuerdos de la primera vez que había entrado en la habitación de Joe y él me beso como nunca, solo recordar eso me hacia querer tener a Joe cerca de mí. Luego de hacer unas pequeñas mochilas de ropa y otras cosas para mí y para Joe volví a hospital y le hice una llamada a Nick antes de prepararme para dormir en una habitación de hospital,
Al teléfono... Nick: -hola princesa que sucede? Es raro que estés despierta tan temprano- Tu: -Nick bueno... Joe ha tenido un accidente- Nick: -como que un accidente?- Tu: -mira... La cosa es que tu hermano está muy grave en el hospital yo estoy con él- Nick: -como esta él? puedo hablarle?- su voz sonaba muy preocupada. Tu: -no! él esta... Dormido- Nick: -pero que fue lo que le paso? Estará bien?- Tu: -si, solo hay que esperar a que despierte y tendrá que guardar reposo- no quise decirle todos los riesgos que estaba corriendo Joe porque no quería preocupar a Nick. Nick: -princesa iré lo más rápido que pueda para allá, cancelare el resto de los conciertos- Tu: -no amor no tienes que hacer esto, Joe se pondrá bien, no puedes dejar a tus millones de fanáticas, yo me quedare el tiempo que sea necesario en este hospital acompañando a tu hermano y él se recupera ya lo veras, puedes estar tranquilo, no es necesario que estés aquí- Nick: -estás segura?- Tu: -si, totalmente- Nick: -está bien... Entonces... Llámame si hay novedades, Te amo- Tu: -yo... Yo... Yo también te amo, adiós- Nick: -adiós princesa- Fin de la llamada. Fui a arropar a Joe y le acaricie nuevamente la mejilla y luego me recosté en el sillón y me quede dormida. Mis sueños y pesadillas no me dejaban en paz, empecé a soñar un motón de cosas que me atormentaban, soñé que me besaba en la cama con Joe y ese fue realmente agradable, también me vi llorando porque Nick había descubierto mi engaño pero no solo eso, en ese sueño Nick me estaba engañando también a mí, una pesadilla realmente, y por último la más horrible de mis pesadillas que termino por despertarme, bueno en esta terrible pesadilla Joe había... Muerto. Me desperté casi llorando con ese horrible sueño alrededor del medio día y Joe seguía dormido... Inconsciente. Baje a la cafetería del hospital para comer algo, no podía evitar sentirme tan destruida porque Joe no daba señales de vida, no parecía responder a nada y no se veían mejoras y además recordar esa pesadilla que tuve me ponía muy mal. Con desgana comí lo que se suponía que era pizza con anchoas y peperoni y tome un late descafeinado con crema, cuando estuve por pagar la cuenta un desconocido me hablo, el trabajador del café, una cara ajena de
mis conocimientos y recuerdos. Empleado del café: -Hola- Tu: -Hola?- Empleado: -tal vez no me recuerdes, pero yo te recuerdo perfectamente, nos conocimos en tu fiesta de graduación de secundaria yo era la cita de una de tus mejores amigas- Tu: -wow chace estas muy...- quise decir guapo pero en que estaba pensando? -cambiado- termine por decir. Chace: -sabes? No tienes que pagar eso, corre por mi cuenta-
Tu: -oh no no no por favor me niego, me apena mucho, mejor dime cuanto debo?- Chace: -insisto, para mí no es molestia, yo pagare tu cuenta y que no se hable más- Tu: -uff de acuerdo- Chace: -y... Dime sigues con Nick? Yo escuche el rumor de que contrajeron matrimonio, ya sabes cómo es esto, el chico es famoso, cuando hacen algo el mundo lo sabe en segundos- Tu: -si por supuesto, sigo con Nick- Chace: -ahhh que lastima!! Para mí- Oh Oh Alerta de coqueteo!! Sentí curiosidad por saber si era soltero porque era evidente que no seguía saliendo con Lily, pero no iba a preguntarle tal cosa, puede que me mal interprete y piense que estoy insinuándomele. -y que es lo que estás haciendo en este hospital?- pregunto. Tu: -Bueno básicamente ruego porque Joe, el hermano de mi esposo, se recupere de su accidente- Chace: -wow!! Esta mañana cuando llegue a abrir el café escuche rumores de que esta madrugada internaron a un paciente llamado Joseph y que esta por morir, no será el mismo cierto?- cuando dijo esas palabras mis ojos se cristalizaron llenándose de lagrimas que estaban por caer rodando sobre mis mejillas. Tu: -me temo que si es el mismo, pero quien te dijo una cosa así?, el doctor me dijo que vivirá, el doctor me dijo que estaría bien que solo había que esperar a que despierte- Chace: -lo siento- dijo cuando vio que estaba a punto de empezar a llorar. -lo escuche de una de las enfermeras, pero no me creas, si eso te dijo el doctor pues confiemos en el doctor- concluyó Tu: -yo... Tengo que irme iré a ver como esta Joe- me levante para salir de ahí. Chace: -espera... Puedo... Es decir, quiero seguir en contacto contigo, puedo pedirte que intercambiemos números de teléfonos?- Tu: -mmmmm... Esta... Está bien pero solo porque pareces un buen tipo- intercambiamos números. -bueno... Yo tengo que irme, estaré en la habitación 108 si me necesitas- Chace: -claro... Adiós- me regalo una perfecta sonrisa que le devolví sin ganas y fui nuevamente a la habitación, cada vez que abría esa puerta esperaba encontrarme con Joe levantado, caminando, o al menos despierto y hablándome, pero siempre era igual... Joe seguía allí sin abrir los ojos, ni moverse, ni hablar, tan indefenso como un pequeño niño. Consumida en mis pensamientos estaba yo sentada en un sillón justo al lado de la cama de Joe, como siempre esperando a que Joe hiciera algo además de dormir... Entre recuerdos e imágenes que recorrían mi mente como un fugaz parpadeo, me puse a pensar en Nick, debía preguntarme a mi misma si amaba a Nick y debía hacerlo de una vez por todas, tenía que sacar a mi problemática mente de dudas y empezar a aceptar la realidad de que me había enamorado de otro hombre, entonces me dije... Lo amo?? Amo a Nick?? Y una respuesta vino a mi mente de inmediato, Yo lo quiero, quiero mucho a Nick pero... (Siempre el estúpido "Pero") pero no lo amo, por qué? Porque amo a Joe!! cierto!!! no puedes amar a dos personas al mismo tiempo, a Nick lo quiero y muchísimo, y moriría si algo le pasara y me destruiría si alguien le hiciera daño, él se convirtió para mí en un gran amigo, mi confidente, el chico que siempre estuvo a mi lado, entonces así me di cuenta que nunca pude verlo como mi marido, él era mi mejor amigo, y yo definitivamente lo quiero demasiado, siempre pensé que lo que sentía por Nick era amor pero era porque no conocía el significado real de la palabra y Joe fue quien me lo enseño, ahí estaba el hombre que amaba a punto de dejarse vencer por un estúpido accidente automovilístico, y Nick? Yo me pregunto que sentirá Nick, él me amara? Me amara como su amiga y compañera "fiel" de matrimonio o me amara como su mujer? Me ama como la mujer que le dará sus hijos? O quizá al igual que yo pensara que lo que siente por mi es amor porque no a conocido a alguien más que pueda demostrarle el real significado de la palabra, de lo único que estoy segura es de que el amor no necesariamente es cosa de dos, como por ejemplo: yo puedo dar mi vida por el amor que le tengo a Joe, pero quizá a él no le importe, un claro ejemplo de eso es el hecho de que yo pensé que Joe me amaba y sentía lo mismo que yo por él pero luego mirándome a los ojos muy de cerca me dijo que solo me había estado utilizando, hasta este momento esas palabras aun siguen hiriéndome y haciendo una herida muy dolorosa en mi corazón; también se me ocurría otro claro ejemplo como que quizá Nick si me ame y me desee como su mujer pero yo solo lo quiero. Mis padres, recordé a mis padres y a los de Nick bromeando todo el tiempo sobre nosotros cuando apenas comenzamos la secundaria y teníamos apenas unos 12 años, se la pasaban diciendo que pasábamos mucho tiempo juntos, que éramos muy parecidos, que éramos como almas gemelas, que deberíamos estar juntos, que yo era perfecta para él y que él era perfecto para mi, (y para cualquiera, es perfecto xD) que por qué no lo acompañaba como su pareja al baile de primavera, le decían a él que me diera flores y chocolates para el día de san Valentín, que seriamos la pareja perfecta, que por qué no nos besábamos, que deberíamos ser novios, que deberíamos casarnos... Y así comenzó todo, cuando nosotros éramos apenas unos niños que querían jugar juntos, ni siquiera tuvimos tiempo de mirar a nadie más, porque nuestros padres nos convencieron de una manera increíble de que nos pertenecíamos él uno al otro y estábamos destinados a estar juntos, cuando un chico que no era Nick me preguntaba si quería ser su novia yo inocentemente respondía "no puedo, mis padres dicen que me casare con Nick". Y ahora que lo pensaba todo más claro puede que ese solo fue el sueño reprimido de nuestros padres, no el mío, y Nick y yo simplemente pensamos que así tenía que ser y como niños buenos obedecíamos cada palabra de nuestros padres, a diferencia de Joe que parecía odiar todo lo relacionado con las reglas, un rebelde, que se la pasaba de aquí para allá con una resortera fingiendo que odiaba a las niñas, hasta que a sus 16 años de edad probo el primer beso de una chica, y al parecer le gusto tanto que no paraba y quiso probar todos los labios de todas las chicas, en un mes ya todas las chicas de la escuela habían sido besadas por el chico guapo y rebelde, claro excepto yo, yo parecía tener para todos los chicos un cartel colgado en la frente que decía en letra grande "reservada". Si de algo estaba segura era de que la fantasía de nuestros padres se había hecho realidad. Paso todo el día y Joe seguía sin hacer nada, a mi me estaba preocupando mucho, y un par de veces llore sobre su pecho y le rogué que despertara, pero no parecía escucharme en absoluto. Con preocupación le pregunte al doctor si todo estaba bien y él no podía responderme nada concreto, simplemente me repetía constantemente "tendremos que seguir esperando". Tu: -por qué me haces esto Joe? no puedes dejarme, por favor ponte bien, tu puedes hacerlo- le dije mientras él seguía sumido en su largo descanso, cuando de pronto escuche un sonido, algo como: "piiiiii...". No sabía que estaba pasando pero lo había visto antes en las películas, eso solo podía significar una cosa... Joe se estaba muriendo. Tu: -Doctor... Alguien ayúdeme...!!! Por favor alguien ayúdeme...!!!- grite con desesperación abriendo la puerta de la habitación. En seguida un doctor acompañado de enfermeras entraron al lugar, estaba claro que yo no sabía nada de medicina pero podía escuchar frases como: "hay que practicarle electroshock". Electroshock, una palabra que yo había escuchado a menudo en la tele y la relacione con un aparato utilizado para resucitar personas, Joe estaba muerto?? No, no!! No se puede morir, yo lo necesito yo lo amo, El es mi vida, cuando me invadió la locura causada por la desesperación y mi rostro se cubrió de lagrimas me obligaron a salir de la habitación. Unos minutos más tarde yo seguía llorando como una loca con el corazón en la boca y el doctor salió de la habitación. Doctor: -cálmese por favor, el joven ya está fuera de peligro- Tu: -estará bien verdad? Cuando va a despertar??- Doctor: -eso yo no lo sé señorita- me respondió. Pero a cual de mis preguntas había respondido? A la primera? A la segunda? A ambas? Eso me preocupo mucho y entre de nuevo a esa habitación a ver a Joe. Tu: -Joe despierta- le susurre por última vez esa noche. Recibí una llamada de Nick preguntando por Joe, no le comente sobre todas las novedades, lo último que quería era que él también estuviera preocupado, así que le conté a medias mi versión de la historia, cuando colgué el teléfono intente dormir en el mismo sillón de siempre, pero tenía la necesidad de ver a Joe toda la noche por si despertaba, yo aun tenía esperanzas, y pues así concluyo otra noche en la que no pude pegar un ojo. En la mañana cuando fui a desayunar al café volví a ver a Chace y estuvimos hablando unos 30 minutos mientras yo comía, de nuevo quiso pagarme la comida pero no se lo permití esta vez, Chace empezó a parecerme un tipo agradable, le comente durante la charla donde se encontraba Nick y el resto de la familia de Joe y que solo estaba yo para cuidarlo y le comente lo mal que me sentía al ver que Joe llevaba días en ese estado, casi pude ponerme a llorar en frente de Chace y él lo noto entonces me dio unas cuantas palabras de apoyo que me hicieron no perder la esperanza de que Joe se iba a recuperarse. Cuando volví con Joe me senté en su cama a su lado, lo mire como todos los días, con unos ojos impregnados de tristeza y empañados por las lagrimas, y nuevamente le acaricie su liso cabello negro y le hable y no me importaba si me escuchaba o no. Tu: -Joe por qué me haces sufrir tanto si yo te amo como no tienes idea- entonces mi corazón se acelero y mis ojos se abrieron como platos al ver que Joe movía sus dedos, casi llore de la emoción, y cuando mire su rostro lo descubrí abriendo los ojos de a poco, él me miro dulcemente con los ojos entre abiertos y yo estuve a punto de echar a correr y gritar para llamar al doctor, pero entonces él me detuvo con un débil sonido que salió de su boca. Joe: -Sshhh- me dijo llevantando su dedo índice con debilidad para colocarlo sobre sus labios para evitar que yo suelte el grito. Yo lo vi más hermoso que nunca, tenía una mirada que me transportaba a otra galaxia y penetraba en mis ojos de tal manera que hacía que me sonroje, una mirada con toda la intensidad y dulzura del mundo, y casi se asomaba la más dulce de las sonrisas entre esos labios carnosos, sus labios y mejillas sonrosadas y la expresión de su rostro me hacían querer tenerlo solo para mí. Para mí el parecía un ángel caído del cielo.
(Así exactamente estaba Joe, incluso con la misma ropa, bueno algo así como los trajes azules que te ponen cuando estas internado en un hospital) Tu: -Joe dime que estas bien, dime que sabes quién soy, dime que puedes verme, dime que puedes moverte, por favor dime algo- yo estaba desesperada y emocionada a la vez tanta era la emoción que las lagrimas salían a chorros por la felicidad que sentía en ese momento, me apoye en Joe, es decir, me recosté un poco sobre él para darle un fuerte abrazo tratando de no lastimarlo. Joe: -Au, Au, Auch- gimió Joe y enseguida me aparte de encima de él. -dolor de costillas- explicó. Tu: -Lo siento- lo mire con un poco de angustia y él me miro parpadeando como esperando a que yo le dijera algo. -estas bien?- le pregunte todavía angustiada. Joe: -me amas?- eso no respondió a mi pregunta pero si me tranquilizó, aparentemente si me reconocía, o sea si sabia quien era yo entonces no había perdido la memoria, aparentemente si me veía, o sea que su visión estaba bien, y aparentemente también podía moverse entonces no había quedado invalido, y como podía ver con claridad estaba despierto como un niño juguetón eso quiere decir que ya no había peligro de que quedara en estado de coma. Y fue después que me asegure de que Joe estaba bien que logre pensar en lo que me había preguntado él. Tu: -eh?- Joe: -no puedes negármelo yo te escuche- Tu: -si, te amo- susurre. Joe: -lo siento-
Tu: -por qué?- Joe: -por hacerte sufrir, yo también te amo- Tu: -pero tu dijiste que nunca me quisiste, tu dijiste que me utilizaste- Joe: -mentí... tu dijiste que me odiabas... Yo solo trataba de alejarte de mí para no lastimar a... Nick- Tu: -y ahora que haremos? Te necesito y no puedo seguir engañando a Nick- Joe: -divórciate de Nick y cásate conmigo TN_______-
Capitulo 11 Escuché las palabras de Joe y abrí la boca de la sorpresa que me causo, en absoluto era una locura todo esto, ni siquiera pensé que debía darle una respuesta. Un momento: Joe quería casarse? Ahora sí que empezaba a preocuparme de que el accidente le causo daños en el cerebro a Joe. Tu: -que? Estás loco? Si, definitivamente tengo que llamar al médico, estas delirando- me levante de la cama de Joe fingiendo que iba a irme a llamar al médico pero realmente estaba esperando a que Joe dijera algo. Y escuche una risita coqueta que soltó Joe. Joe: -que? No crees que estoy hablando en serio?- Tu: -no, es obvio que estás diciendo locuras!! Tu? Joe Jonas? casarte?- Joe: -eso demuestra que a ti realmente te amo, nos casaríamos, no mudaríamos lejos, te daré muchísimos hijitos guapos como su papa y muchas hermosas princesitas como la madre, es el sueño de mi vida, claro, desde que descubrí que te amo- Tu: -deja de bromear Joe, hasta me haces querer que sea cierto- Joe: -TN______ yo nunca he hablado tan seriamente, realmente te quiero a mi lado el resto de mi vida y para siempre, yo no podre soportar estar lejos de ti- Tu: -y Nick? Piensas que es tan fácil un divorcio? Que le voy a decir? "Oye Nick me enamore de tu hermano así que quiero el divorcio para poder casarme con Joe". Y no conforme con eso a mí me toca la peor parte de todo el asusto, pedirle el divorcio le dolerá casi tanto como el engaño- Joe: -que hacemos? Yo intente separarme de ti pero es que simplemente no puedo, cuando estoy con otra chica pienso solo en ti, cuando estoy lejos de ti me falta la respiración, y cuando estoy contigo pongo en juego la felicidad de mi hermano, no podemos amarnos en secreto o sí?- Tu: -no importa lo que cueste tenemos que separarnos, no puedo divorciarme de Nick porque yo lo quiero mucho y no quiero que sufra- Joe me acaricio la mejilla de manera muy seductora. Joe: -te amo- Tu: -también yo- pensé un segundo. -sabes? A mí también me gustaría pasar el resto de mi vida a tu lado y darte muchos niños- Joe: -sabes? Si no tuviera todo el cuerpo adolorido ya te tuviera en mis brazos- Tu: -no, no, no!!! No debemos pórtanos mal- escuche nuevamente su hermosa risa. Joe: -cuanto tiempo estuve inconsciente?- Tu: -unos 3 días- Joe: -wow si que desperdicie el tiempo-
Entonces recordé que había algo que Joe debía saber, al recordar eso baje la mirada hacia al suelo por la pena que me producía tener que hablarle a Joe sobre eso, entonces medite un poco antes de decir una palabra. Tu: -Joe... Debo decirte algo importante- Joe: -que sucede?- Tu: -pues es difícil... Esta chica... Megan es...- Joe: -Megan... Donde esta?- Tu: -Joe ella falleció- Joe: -no, no puede ser... Fue mi culpa, yo estaba conduciendo, fue mi culpa... yo la... la mate- Joe empezó a alterarse. Tu: -Joe fue un accidente, no tienes la culpa- Joe: -soy un imbécil, soy un maldito imbécil, ella no tenía la culpa de que yo fuera un irresponsable- lo vi demasiado alterado, su rostro enrojeció como si estuviera a punto de soltar lagrimas, pero no lo hizo, no derramo ni una lagrima, aunque en su voz podía escuchar el tono de tristeza, cada vez su rostro estaba mas enrojecido como lleno de cólera, parecía molesto consigo mismo, y creí que en cualquier momento se saldría de control. Tu: -Joe cálmate por favor y escúchame... Olvídate de eso, solo fue un accidente- Joe: -Ay ay ay- se quejo Joe a gritos. -mi cabeza, me duele mi cabeza- Tu: -iré por el doctor, tiene que saber que despertaste- dije con mucha preocupación y corrí a buscar al doctor, por suerte al salir al pasillo el doctor que atiende a Joe, estaba sentado tranquilamente con un café en las manos, hasta que yo irrumpí con su tranquilidad. Tu: -Doctor, doctor!! Joe despertó dice que le duele la cabeza tiene que ir a verlo- yo le hable casi a gritos y doctor me miro aparentemente sorprendido y se echo a correr hacia la habitación, cuando entramos Joe seguía gritando del dolor en la cabeza y tenía una preocupación exagerada. El doctor sostuvo una inyectadora en sus manos y clavo la aguja justo en el brazo de Joe, eso hizo que se calmaran los gritos, Joe me miro con los ojos entrecerrados y minutos después cayo dormido como un oso. Doctor: -calmantes- me dijo para explicarme que le había inyectado a Joe para que volviera a dormir. -que este chico despierte fue milagro, nosotros no veíamos esperanzas para él, es un milagro!!! Tu: -otra vez dormirá- dije triste como una niña que le acaban de quitar un juguete. Doctor: -no será permanente, quizá en una hora lo escuchemos gritar de nuevo, la cosa es que sentirá mucho dolor porque se ha herido con gravedad, tendrá que tomar algunos medicamentos, ahora tenemos que hacerles unos últimos exámenes para comprobar si todo marcha bien y de ser así mañana mismo podrá volver a casa- yo no dije nada y me quede en silencio mirando a Joe dormir. -hasta luego señorita- dijo el médico mientras se retiraba.
Tu: -eh si, hasta luego- Luego de que el doctor saliera de la habitación me quede nuevamente mirando a Joe en silencio hasta que escuche el ringtone de mi celular con la canción "I gotta feelling" sonando en el bolsillo, sin pensarlo supe que era Nick llamando y conteste. En el teléfono: Tu: -hola Nick- Nick: -princesa como estas?- Tu: -yo bien...- Nick: -y Joe?- Tu: -supongo que genial en comparación a como estaba antes, pues ya despertó, aunque no podrás hablarle porque lo acaban de mandar a dormir con un calmante y creo que mañana volveremos a casa- Nick: -oh gracias Dios, me alegro mucho, no sabes lo feliz que me pone escuchar esa noticia- Tu: -si ya todo está bajo control, y... Dime, como te ha ido en los conciertos- Nick: -perfecto, entradas agotadas en todas las localidades- Tu: -estoy muy feliz por ti- Nick: -TN_______ debes saber que Miley me ha llamado toda la semana, pero he estado tan ocupado que no he contestado sus llamadas- en ese momento maldecí a Miley sin decirlo. Tu: -Nick ignora a esa chica por favor no me gusta que te este llamando todo el tiempo- Nick: -si yo... No le contestare puedes estar tranquila- en eso vi que entro una enfermera a llevarse a Joe. Tu: -amor te llamo luego de acuerdo?- Nick: -está bien princesa, luego llamare a Joe para hablar con él, ok? Te amo- Tu: -también yo- Fin de la llamada. Tu: -a donde se llevan a Joe?- Enfermera: -vamos a realizarle unos exámenes, será mas fácil si está dormido- yo no dije nada más y vi como lo trasladaban a una camilla y lo sacaban del cuarto. Me quede allí sola pensando mucho, todo estaba pasando muy rápido y al mismo tiempo, y ahora se le
agregaba la lengua floja de Miley, mientras pensaba y pensaba como una loca escuche que llamaron a la puerta y fui a abrirla, cuando lo hice me encontré con la sorpresa de que estaba Chace con una sonrisa maravillosa dibujada en su rostro con esa leve curvatura en la comisura sus labios, lo mire extrañada. Chace: -hola- Tu: -chace que haces aquí?- Chace: -vine a visitar a Joe y a ver como estabas- Tu: -pues no viniste en el momento correcto porque Joe ni siquiera esta acá- Chace: -a no? Y por qué?- Tu: -no sabes lo que paso, ahora soy tan feliz, Joe despertó y me hablo, creo que ya está fuera de peligro- Chace: -me alegro tanto, te dije que se recuperaría te lo dije- Tu: -si, lo sé, quieres pasar?- le ofrecí entrar a la habitación y él me acompaño el resto del tiempo a esperar a Joe, nos sentamos y hablamos sobre tonterías, yo le comente lo que había hecho con mi vida desde que me gradué y el me dijo un par de cosas sobre él, como que vive en un departamento que paga junto con dos amigos mas y que estudia en la universidad en las noches, y entre otras cosas también me entere de que era soltero, hasta que vi que traían a Joe en una camilla, Joe estaba despierto y miro a Chace con los ojos entre cerrados y frunciendo el ceño. Tu: -Joe- le dije después de que ya se había ido la enfermera que lo trajo. -te acuerdas de Chace?- le pregunte. Chace: -Hola- Joe: -no, no lo recuerdo- Tu: -Él fue la cita de Lily en mi baile de graduación, fue hace mucho tiempo quizá por eso no lo recuerdes y ahora trabaja en cafetería de abajo- Joe: -hola- le respondió el saludo a Chace. Chace: -bueno... Yo tengo que irme, adiós Joe que te mejores, adiós TN________- dijo y me dio un beso en la mejilla para despedirse y en seguida salió de la habitación. Joe: -que rayos hacia ese chico acá?- Tu: -el es mi amigo, estaba hablando conmigo- Joe: -claro- dijo con un leve tono de sarcasmo. Tu: -estás celoso?- Joe: -si- yo sonreí.
Tu: -te amo- Joe: -bésame- Tu: -que?- Joe: -acércate y dame un beso- dijo acostado en la cama. Quise hacerlo, quería ir y darle un beso. Tu: -no, no lo hare- obvio pensé en Nick, no podía besar a Joe. Joe: -entonces me levantare y te robare un beso- empezó a levantarse de la cama y luego chillo -ay ay ay! Duele- Tu: -si te quedaras tranquilito no te doliera tanto, está bien! Te daré un beso- me acerque y le di un beso en su mejilla y el hizo una expresión en el rostro que me causo mucha risa. Joe: -haces trampa. Que tal otro aquí- y señalo sus labios con un gesto extremadamente coqueto. Tu: -quien se resiste a encantos?- delicadamente puse mis labios sobre los de él y le di un tierno beso lleno de inocencia. Joe: -quien se resiste a tus besos?- Tu: -tengo buenas noticias para ti!!! Mañana saldrás de este hospital- Joe: -que? Mañana? Y eso son buenas noticias? Otro día más acá, genial- Tu: -tienes mucha suerte porque querían que guardaras reposo aquí unos 4 días más así que no te quejes- Después de ese pequeño beso no volví a besar mas a Joe, no en sus labios, no era justo para Nick que yo le hiciera esto, Joe constantemente me pedía que lo besara pero yo lo ignoraba o le cambiaba el tema, aunque deseara a Joe de manera sobrenatural no pensaba seguir con este jueguito de "amor en secreto", por un momento dude si seguir con esto, por un momento llegue a pensar la dichosa frase "ojos que no ven corazón que no siente" y me sentí como una traicionera y mentirosa y todo se devolvía a esa maldita noche, la noche de la boda de Justin y Taylor, si jamás hubiera tocado a Joe y si jamás hubiera sentido todo esa atracción aquel día supongo que nada de esto hubiera pasado. Como las otras noches que pase en el hospital yo me senté el sillón y me arrope con mis sabanas para dormir, Joe se quedo mirándome y luego se movió un poco para hacerme espacio en su cama para que durmiera con él, me recosté en su cama y me quede dormida pero estuve toda la noche cautelosa para no lastimarlo porque estaba muy adolorido por sus heridas, en todo el día no se levanto de esa cama y se quejo mucho de dolor. Al amanecer me despertaron unas leves caricias, al abrir mis ojos Joe estaba mirándome dulcemente con una sonrisa. Esa tarde salimos de ese hospital y a mí me preocupaba mucho la salud de Joe porque aunque El se hacia el fuerte realmente yo sabía que incluso al caminar sentía mucho dolor, cuando llegamos al departamento de Joe recordé que Nick no estaba y me hizo extrañarlo un poco. Joe: -la casa está sola para nosotros, podemos meternos en la cama el resto de la semana hasta que llegue
Nick- dijo con aires de mucha picardía. Tu: -ay Joe tú me harás caer en la tentación con tus encantos- Joe: -o sea que te estoy convenciendo- Tu: -podemos meternos en la cama juntos pero máximo y dormimos, además que es lo que tú quieres hacer? si te duelen hasta las pestañas cuando parpadeas. Joe: -no me darás ni un besito?- Tu: -lo siento bebe pero ni siquiera un besito- Los días que pasamos en casa Joe y yo sin Nick simplemente me dediqué a cuidarlo, a darle la comida, a asegurarme que se tomara sus medicamentos, a sanar sus heridas... Y cada una de esas noches dormí a su lado aunque me negué rotundamente a besar a Joe o a dejar que sucediera algo con él, al final de la semana Joe se encontraba mucho mejor y caminaba con facilidad y todos los días me reprochaba que no quería darle un simple beso aunque yo sabía que un simple beso significaba engañar a mi esposo, entonces Joe me dijo unas palabras que nunca había pensado antes "acaso amar a otro hombre no es engañar a tu esposo?", wow!! Joe tenía razón, el simple hecho de amarlo era un engaño? Nick entro por esa puerta del departamento un típico domingo por la noche mientras Joe miraba la tele conmigo en el sofá, al verlo corrí a darle un fuerte abrazo al que él correspondió y luego me besó tomando mi rostro entre sus manos y me dijo que me extrañaba y a juzgar por la actitud cortante de Joe, podía jurar que estaba celoso. Y ahora es cuando todo empezaba a ponerse mal de nuevo, los siguientes días Joe pareció olvidarse de mí, todos los días salía con una chica diferente, apenas recuperó su salud de siempre no perdió tiempo para correr y acostarse con todas las chicas que pudo, eso en definitiva me partió el corazón, yo pensé nuevamente que Joe me amaba, él me lo había dicho, yo me llene de celos y rencor y Joe simplemente seguía con su típica coquetería, cuando me veía enojada solía decirme "te amo nena" si Nick no estaba escuchando, pero para Joe parecía un simple juego. Una noche salimos a una Disco con Lily, Nick y yo, Joe con Catherine, otra de sus “chicas”, Alyson, Justin (sin Taylor) y un par de amigos más, no todo salió como esperaba. Tu: -Nick ya vuelvo, voy al baño- Nick: -está bien princesa- Me alejé de Nick y de mis amigos sin saber en donde se encontraba el baño, pretendiendo que aparecería de repente en cualquier lugar, entre la multitud escandalosa era difícil moverse, de un momento a otro ya había perdido a todos mis amigos de vista. Seguí avanzando entre todos esos extraños, de pronto me había perdido, estaba en un lugar solitario sin ninguna persona a la que poder preguntarle cómo llegar al baño, cuando sentí que alguien me haló por el brazo. Tu: -Hey...- dije con intención de insultar a cualquiera que fuera la persona que me tomó del brazo. Pero cuando volteé mi rostro para ver a esa persona, lo pude reconocer, su cabello rubio estaba iluminado por las luces coloridas del lugar y estaba… estaba ebrio supongo.
Chace: -que haces por aquí linda?- dijo agarrándome con fuerza y puso sus manos alrededor de mi cintura y me acercó hacia él apretándome a tal punto que no podía moverme. Tu: -suéltame Chace- Chace: -no preciosa, esta noche te hare mía- yo no podía moverme, Chace tenía una fuerza que no se comparaba con la mía, él empezó a besarme el cuello y yo quería empujarlo pero por más que intentara mi fuerza no era suficiente, Chace intento besar mis labios pero yo aparté mi rostro, entonces él se enfureció. –No me rechaces hermosa o no te va a ir muy bien- Tu: -suéltame Chace!! Alguien ayuda por favor!!- Grité con una voz ahogada por el miedo que me causó Chace en ese momento. Chace: -cállate- me tapó la boca con su mano y empezó a intentar quitarme mi short, yo estaba muerta de miedo, intenté golpearlo pero él era demasiado fuerte. Entonces escuche una voz, la voz de la persona que me salvó de un posible… abuso. Xxxxxxxxxx: -Suéltala-
Capitulo 12 Era una voz masculina que yo creí conocer, pero no podía pensar lo suficiente como para saber quién era por el pánico que me invadía por supuesto, pero enseguida recordé que era la voz de Justin, si, ese era Justin. Chace no se aparto ni un centímetro de mi pero si detuvo sus acciones y pareció quedarse paralizado mientras yo aun seguía haciendo toda la fuerza posible para alejarlo de mi, entonces busque a Justin recorriendo el lugar con mi mirada y desde las sombras se asomaba su cabello castaño y largo y su robusto cuerpo, Justin se estaba acercando a pasos muy cortos y lentos como si temiera de que Chace fuera a hacerme algo, entonces descubrí que Justin no estaba solo, detrás de él pude ver los perfectos rostros de Joe y Nick. No pasaron más que unos segundos cuando vi que Joe tomaba impulso para dar un salto y lanzarse encima de Chace como un lobo al ataque. Joe: -que la sueltes maldito bastardo- Joe lanzo a Chace al suelo y al fin tuve la oportunidad de liberarme y corrí a los brazos de Nick aterrorizada, Nick me abrazo y acaricio y beso mi cabello como para demostrarme que todo estaba bien mientras estuviera con él, mientras tanto Joe luego de lanzar a Chace al suelo se le subió encima y empezó a golpearle el rostro con fuerza y pude ver como a Chace empezaba a sangrarle la nariz y la boca, seguidamente Chace se quito a Joe de encima con un fuertísimo empujón que lo hizo caer al suelo y deslizarse hasta chocar contra una pared, me solté de los brazos de Nick porque él corrió hacia Joe, no supe si pretendía detener la pelea, no supe si iba a ayudar a golpear a Chace o si acaso solo fue para ver cómo estaba Joe; Justin también se lanzó encima de Chace y lo agarró con fuerza evitando que golpeara enfurecido a Joe y Nick ayudó a Joe a ponerse de pie, pero Joe parecía aun sediento de golpear a Chace y Nick también lo detuvo con agarrándolo desde atrás con el fin de evitar que la pelea pasara a mayor. Nick -si vuelvo a verte cerca de mi esposa te mataré con mis propias manos- Joe: -maldito sucio- Justin de le dio un empujón a Chace que lo dejó tirado en el suelo y yo corrí a abrazar a Nick. Salimos de allí de inmediato y fuimos a buscar al resto de nuestros amigos. Nick: -vámonos de aquí, parece un lugar peligroso- yo sabía perfectamente que Nick si había reconocido a Chace, pues el día de mi fiesta de graduación Nick si estuvo pendiente de cada detalle ya que él también se estaba graduando, a diferencia de Joe que simplemente fue a acompañar a sus padres ya que él ya estaba graduado. Joe: -lo sabía, sabía que ese tipo era un maldito- Nick: -Lily el tipo con que salías en secundaria intento propasarse con TN_______- Lily: -no puede ser, que tipo?- Tu: -Chace- dije aun con una voz llena de terror. Lily: -Chace? Nunca pensé que…- Alyson: -si, será mejor que nos vayamos a casa, en estos sitios todo se sale de control, hay demasiado alcohol- Nick me tenía en sus brazos aferrándome a él con un cálido abrazo que mantuvimos mientras caminábamos, era como si no quisiera perderme de vista o como si temía que volviera a sucederme algo. Noté que Joe
caminaba detrás de nosotros con su mirada penetrada en el suelo y sus manos en los bolsillos de su chaqueta, sentí enojo en él, sentí que el suelo se incendiaria con la el fuego de la mirada de Joe, yo simplemente podía sentir toda esa furia en el aire, un momento después apareció la furia en mí cuando volteé mi mirada hacia Joe nuevamente y la ridícula de Catherine rodeaba su cuello con sus brazos, ella parecía colgada a él como un mono e intentaba besar a Joe seguidamente pero él parecía lleno de furia aun y le devolvía a Catherine sus besos de forma muy seca mientras atravesamos el estacionamiento para ir a nuestros respectivos autos; al ver que Joe estaba solo otra vez solté de mis brazos a Nick y empecé a caminar muy despacio esperando a que Joe me alcanzara el paso para quedar a su lado, Joe me alcanzó caminando como normalmente lo hace y lo tuve a mi lado unos segundos caminando conmigo en silencio hasta que me aventure para hablar y decirle lo que en realidad deseaba comentarle. Tu: -gracias- dije esperando que no siguiera ignorándome. Joe: -claro, yo te lo saco de encima y le doy los golpes que se merece y tú corres a los brazos de Nick, y yo? A mi solo un simple gracias- ambos estábamos caminando un poco lejos de los demás y hablábamos con susurros así nadie escuchaba. Tu: -y tú qué quieres que haga? Que corra a abrazarte y besarte en frente de Nick y de... Catherine. Joe: -anda, vete con Nick- Tu: -oye que te pasa? Y yo? La única que te cuidó mientras estabas enfermo y arriesgue mi matrimonio con Nick por ti y tu simplemente te olvidaste de mi, después de que me dijiste que querías que me casara contigo vas y te acuestas con 5 mil mujeres, tan necesitado estas por sexo?- Joe: -bueno primero, tu no arriesgaste nada, a ti solo te importo él y no yo, te pedí simplemente que me amaras y tu solo pensaste en él, y bueno no, yo no tengo ninguna necesidad por el sexo para tu información, pero como crees que me siento yo cuando tu vas y te revuelcas en la cama con mi hermano, puedes estar segura de que yo estoy sufriendo tanto como sufriría él si tu le pidieras el divorcio, pero está claro que tu elegiste Nick y si es así entonces yo también volveré con mi vida normal- Tu: -es diferente con Nick tengo un compromiso- cuando nos dimos cuenta de que estábamos demasiado lejos de los demás, aceleramos el paso para alcanzarlos. Joe: -terminaremos esta discusión después- me dijo y se alejó de mi para entrar en su auto. Decidimos que lo mejor sería que fuéramos a casa después de lo que había sucedido, cuando llegamos al departamento noté que Joe no estaba solo pues de su auto salió la ridícula de Catherine, Joe entró con ella al departamento y yo lo mire con odio, ella empezó a sacarle de encima su chaqueta de manera insinuadora, es que ni siquiera podían esperar a ir a la habitación? Nick: -vamos amor- me dijo con intensiones de que lo siguiera. Tu: -voy en un segundo- Nick se fue a nuestra habitación y yo antes de correr a seguirlo conseguí susurrarle a Joe algo en el oído mientras la estúpida Catherine lo besuqueaba. -ves lo que me haces?- esas fueron las palabras que le dije y le di espalda para irme con mi esposo pero escuché la voz firme de Joe con un tono imponente. Joe: -Catherine necesito que salgas de mi casa ahora, te veré otro día, toma esto para que tomes un taxi- le dio algunos dólares. Catherine: -pero...- Joe: -que te largues he dicho- le abrió de nuevo la puerta y ella salió casi a la fuerza. Tu: -que haces?- le dije luego de que Catherine se marchó. Joe: -listo!! Si tu quieres que yo le diga adiós a todas yo lo haré, ninguna de ellas me importa solo tú, y ahora pregunto, que obtengo yo a cambio?- Tu: -que es lo que quieres? que le pida el divorcio? Ni siquiera piensas en nadie más que en ti y tu felicidad y los demás? Y la felicidad de tu hermano donde queda?- Joe: -debes entender que si tú estás con él sufrimos dos personas tu y yo, y si tú estás conmigo luego Nick podrá superarlo, en este momento te pido que elijas de una vez por todas entre Nick y yo, y ni siquiera te estoy pidiendo que lo dejes solo te pido que me ames- Tu: -pero Joe si yo te amo, si eso es lo que quieres ahí lo tienes o acaso te refieres a que quieres ser mi amante? Mi amante secreto?- Joe me miró con una expresión que no me hacía ver ninguna emoción a través de ese rostro. Joe: -ya te lo dije muy claramente, quiero que estés conmigo y no me importa cómo, no me importa lo que tengas que hacer, no me importa si te casas o no conmigo, yo quiero que estés a mi lado, quiero besarte, quiero que seas solo mía- me quede callada, mirándolo, él me estaba pidiendo que tomara una decisión demasiado difícil, aunque yo sabía que lo que yo realmente quería era estar con Joe, en estos momentos moría de ganas de besarlo y tocarlo. Joe pareció leer mis pensamientos porque enseguida me tomó de la barbilla y se acercó a mi rostro, cerré mis ojos y él puso sus suaves labios sobre los míos, yo creí que me perdía en sus labios, esto que sentía con Joe era tan hermoso que nunca podría arrepentirme de besarlo, nunca me arrepentiría de esto que sentía, lo seguí besando apasionadamente acariciando sus fuertes brazos y él sostenía mi rostro con fuerza entre sus manos, describir un beso de él nunca será lo mismo que sentirlo, todas esas sensaciones, toda la atracción, todo ese fuego, nada se comparaba con esto. Escuché el sonido de una puerta abrirse, me invadió el miedo, supuse que era Nick saliendo de la habitación, empujé a Joe con mucha fuerza al escuchar los pasos de Nick acercarse por el pasillo, Joe se alejo de mi un par de metros cuando supo que se trataba de que Nick se estaba por vernos. Por suerte para mí cuando Nick apareció en la sala yo ya estaba lo suficientemente alejada de Joe. Nick: -que están haciendo?- Joe: -nada, yo iba camino a mi cuarto- Tu: -yo estaba... Sí, yo también estaba por ir al cuarto- Fui con Nick y el resto de la noche pensé en Joe, él me había pedido que lo amara y que estuviera a su lado pero cuando miraba a Nick a mi lado la decisión se me hacía muy difícil de tomar. Nick parecía que no podía conciliar el sueño y yo tampoco, entonces me echó una mirada para asegurarse de que yo estaba despierta. Nick: -te amo- me dijo tan de repente que me sorprendió. Tu: -yo… también… te amo- cada día empezaba a ponerse más difícil decirle a Nick que lo amaba. Nick se puso sobre mí y me besó, acarició mi cabello y me miró con unos dulces ojos. Nick: -princesa para ti es lo mismo? Quiero decir que, desde un tiempo para acá siento que tú no disfrutas cuando estas a mi lado, siento que has cambiado, es como si ya no me amaras, ni siquiera es lo mismo cuando estamos en la cama. Tu: -amor como puedes decir eso? Perdóname por hacerte sentir que ya no te amo, pero yo aun te quiero y mucho. Nick: -me quieres?- preguntó con preocupación, yo pocas veces le había dicho que lo quería. Tu: -si, es decir, te amo- Nick me besó una y otra vez, sus besos empezaron a pasarse de tono y yo esta vez sentí que estaba engañando a… a Joe. Me sentí muy mal al recordar que Joe echó a la calle a una chica por mí, Joe sin duda me demostró que él me prefería antes que cualquier mujer y yo simplemente no era capaz de hacerle daño a Nick, era Joe o Nick, sin ninguna otra opción, era mi felicidad y la de Joe o la de Nick, era mi sufrimiento y el de Joe o el de Nick, sin lugar a duda la decisión más difícil que he debido tomar en mi vida. No podía seguir rechazando a diario a mi esposo cuando me pedía que estuviera con él en la cama, no podía hacer sufrir de esa manera a Nick que me amaba tanto. Yo besé a Nick también y él me quitó mi pijama con tiernas caricias, aunque me sintiera muy mal haciendo esto, yo tenía que demostrarle a Nick que nada había cambiado aunque fuera una mentira. Esa noche hicimos el amor, pero yo toda la noche deseé a Joe y a nadie más que a Joe. Nick: -Te amo, te amo demasiado, no te puedes imaginar cómo me haces enloquecer, te deseo, tú me perteneces y a nadie más- wow, Nick me dijo con claridad que yo le pertenecía, decidí no intentar entender por qué era tan difícil para mí escuchar esas palabras. Terminé dormida en el pecho descubierto y bien formado de Nick mientras él me abrazaba de una manera que me hacía sentir que no quería perderme. La mañana siguiente me despertó la voz de Nick, pero no me estaba hablando a mí, estaba hablando por su teléfono celular, sentí curiosidad y escuche atentamente lo que él habló. Al teléfono: (recuerden que tú solo podías escuchar lo que decía Nick) Nick: -no sé qué es lo que quieres pero está bien- Xxxxxx: ---------- Nick: -de acuerdo Miley- Miley: ----------- Nick: -adiós- Fin de la llamada... Otra vez? Otra vez esa Miley. Nick hablaba con ella de manera muy natural, que le habrá estado diciendo? Tu: -con quien hablabas?- pregunté fingiendo que no había escuchado nada. Nick: -con nadie amor, solo era uno de mis productores pidiéndome que fuera a la disquera.

Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:21 pm

Me mintió, yo había escuchado perfectamente que él decía Miley, porque me mintió?? Esto no me gustaba nada, nunca antes me había enterado de que Nick me haya dicho una mentira, pero ahora... Que le sucedió? Pensé que confiaba en mí y me diría cualquier cosa. Yo no dije nada ni le deje saber que yo sabía que me había mentido, y claro me enojé mucho, había algo más que yo no sabía. En ese momento casi me olvidaba de la importancia de que Miley fuera a decir algo y le di más importancia al hecho de que mi esposo me había mentido. Antes de que pudiera ir a desayunar fui a tocar la puerta de la habitación de Joe mientras Nick se vestía en la habitación para salir a trabajar. Joe me abrió la puerta, estaba parado en el marco de la puerta sin camisa y con solo unos bóxers. Joe: -hola- Tu: -Joe, tengo miedo, Miley ha llamado prácticamente todos los días al celular de Nick desde aquel dia que nos vio juntos, hace un rato cuando me desperté escuché a Nick hablar con ella, escuché que dijo su nombre al teléfono y cuando le pregunté con quien estuvo hablando me mintió, me dijo que era su productor- Joe: -espera que dices? Miley ha llamado? Y Nick te ha mentido? Eso sí que es raro. Si Nick ni siquiera miente, y yo… yo hablé con Miley y la amenacé y le hice jurarme que no diría nada. Tu: -cuando hablaste con ella? No me lo dijiste- Joe: -después que supe que ella llamó la primera vez a Nick la busqué por todas partes hasta que la encontré y hable con ella, pero debiste haberme dicho que estuvo llamando. Tu: -hay que hacer algo- Joe: -estoy de acuerdo- Esa noche eran las 7:50 pm y yo estaba saliendo de otra sesión de fotos esperando un taxi en las afueras del edificio que es la sede principal de la revista para la que trabajo, a los minutos subí al taxi que me dejo en la puerta principal del estacionamiento del edificio del departamento de Joe, la noche estaba muy oscura, la calle estaba vacía, yo abrí mi bolso de mano para buscar mis llaves y entrar de una vez, de repente sentí un fuerte dolor en la nuca producido por un fuerte golpe, alguien me había agredido, el dolor fue terrible y lo poco que se sobre defensa personal me ayudó a saber que quien sea que me haya golpeado intentó dejarme inconsciente pero no logró realizar la técnica correctamente, grité adolorida y una persona detrás de mi me rodeó con sus brazos y cubrió mi boca, aparentemente parecía ser un hombre a juzgar por su tamaño, pero yo no podía verlo porque estaba a mis espaldas, luego sentí un fuerte dolor en mis costillas, ese hombre me estaba apretando con fuerza las costillas y me hizo llorar de dolor. Me arrastró jalándome hasta un auto y me lanzó en el asiento trasero, pude ver en las sombras una figura de un hombre pero tenía la cara cubierta con la capucha de una chaqueta gruesa, yo llore de miedo y de dolor, estaba aterrorizada, estaba en estado de shock, el hombre no hablaba solo escuche que decía repetidamente "sshhh" para que me callara y para que no grite, el hombre se subió también al asiento trasero del auto, yo estaba recostada y el tipo estaba encima de mí y tapo mi boca con tirro, yo quería sacármelo de encima e intente patearlo y golpearlo absurdamente porque él tipo era más fuerte que yo, alto y robusto como un roble, tomo mis dos manos con una sola de sus manos y con la otra me amarró las muñecas con un grueso alambre que estaba tan apretado que me lastimó, y luego amarró mis pies con otro alambre igual, yo lloraba desesperada y totalmente presa por el terror. El tipo sacó de sus bolsillos un arma, una pistola negra y me la puso al costado de mi cabeza, yo lloré aun mas y nuevamente lo escuché hacer ese sonido -sshhh- pero yo no podía callarme intenté dejar de llorar pero mi miedo era más fuerte que yo, de repente ese hombre me golpeó fuertemente en la cabeza con el arma, se levantó de encima de mí y salió del auto para montarse en el asiento del conductor y puso en marcha el auto, sabía que mi cabeza estaba sangrando por el golpe que acababa de recibir, la sangre corrió por mi rostro y mancho todo el asiento del auto, yo empecé a sentirme muy mareada y sentí nauseas, todo empezó a verse borroso... Hasta que lo vi todo negro. Desperté asustada, no sabía que estaba sucediendo hasta que caí en cuenta de que aun seguía en el mismo auto, mire por la ventanilla del auto y vi el cielo aclarándose, al parecer estaba amaneciendo, pensé que quizá estuvimos rodando por horas en ese auto, miré hacia el asiento de al frente y seguía allí el mismo tipo conduciendo, solo pude verle la espalda, pero cuando volteo su rostro para mirarme ahora que había más luz pude casi reconocer su rostro aun cubierto con esa capucha que le daba sombra a su rostro, creí que estaba empezando a alucinar porque me pareció un rostro familiar. Pero entonces lo escuché hablarme cuando notó que yo había despertado. Xxxxxxxx: -ahora eres mía princesita- reconocí al instante esa voz...
Capitulo 13 Me ahogué en sollozos, el auto seguía rodando, y ese tipo volteó nuevamente su mirada hacia la carretera, cerré mis ojos y solté el llanto... Nunca pensé que fuera él, por qué? Por qué él? Por qué me estaba haciendo esto? Yo no podía verlo con claridad pero si escuche su voz con claridad, no pude creer que ese tipo que me estaba haciendo daño era... era... Justin. Tiene que ser alguien con voz parecida no podía ser Justin, él me defendió la otra noche de Chace, no puede ser Justin. Pero luego volvía a hablar y cada vez me convencía mas de que si era él. Xxxxxxxx: -nena por qué nunca me quisiste a mí?- mis sollozos eran cada vez más audibles. Justin: -hazme el favor y cállate muñeca- yo no podía hablar con la boca tapada pero lloré como loca, estaba muerta de pánico, pero yo quería hablarle, quería preguntarle por qué?, quería pedirle a gritos que no me lastimara, yo podía poner mis manos al fuego y jurar que Justin era un buen tipo, él se caso con Taylor y la iba a ayudar a criar a un niño que ni siquiera era su hijo y... y estaba haciéndome esto, siempre pensé que Justin era el mejor de los hombres, pero como siempre me equivoqué, siempre soy una tonta que cree en todo el mundo. De pronto el auto se detuvo bruscamente en algún lugar, Justin echó una mirada hacia a mí y me sonrió, cómo tenía el descaro de sonreírme ese maldito. Justin: -te amo hermosa- él se bajo del auto y abrió la puerta trasera para sacarme, pero ahora no estaba solo, dos tipos más estaban a su lado, unos tipos que no reconocí, Justin me levantó y me sentó sobre el asiento y sacó un pañuelo negro y me dijo: -lo siento princesa pero tendré que cubrirte los ojos, no puedes seguir viendo a mis amigos- luego amarró el pañuelo alrededor de mi cabeza cubriéndome los ojos y seguidamente todo estaba negro, yo seguía llorando y al parecer a Justin le estaba empezando a hartar,-que te calles!!- me gritó perdiendo la paciencia. -yo no te haría daño, si yo te amo- me dijo y sentí el frio metal de una pistola sobre mi frente e intente calmarme. Sentí como Justin me levantó y me cargó en sus brazos. Y luego escuche a los otros tipos hablar. Tipo1: -métela en el maletero (la cajuela del auto) Tipo2: -hay que limpiar la sangre del asiento por si un policía inspecciona el carro- escuche un par de ruidos, y Justin me lanzo a algún lugar, y supe que había obedecido a los otros tipos y me había dejado en el maletero de ese auto, entonces escuché el fuerte sonido de la puerta del maletero cerrarse y hubo más obscuridad de lo normal, mi desesperación era inmensa, los latidos de mi corazón estaban acelerados, respiraba con dificultad, además tenia ese fuerte dolor en la cabeza por el golpe que me dio Justin con su arma, no podía ver nada en absoluto, el carro empezó a andar nuevamente, y yo me estaba golpeando cada vez más por el movimiento del auto, además tuve la necesidad de querer comer algo, estaba muerta de hambre, muerta de miedo, y en lo que pude pensar algo coherente me di cuenta de que ya no tenía mi celular en el bolsillo, Justin me había sacado todas mis pertenencias, se llevó mi bolso e incluso me había quitado el anillo de matrimonio probablemente durante el tiempo que estuve inconsciente, -tengo que escapar- pensé, y empecé a patear con fuerza esa estúpida puerta del maletero con mis pies amarrados por ese alambre, aunque sentía mucho dolor en mis muñecas y tobillos porque ese estúpido alambre me estaba cortando de a poco dejándome marcas llenas de sangre, pero yo seguía pateando con fuerza esa puerta... el carro se detuvo y en segundos abrieron esa puerta y al fin pude ver algo, la luz cegadora del sol a través del pañuelo negro cubría mis ojos. Justin: -si tienes sentido de supervivencia deja de comportarte como una histérica y compórtate si no quieres morir ahora mismo- nuevamente me tomo en brazos y me sacó de allí, caminó con mi cuerpo casi desmayado
algunos metros y me dejó tirada en el suelo, me arrancó la cinta que cubría mi boca sin piedad y eso me lastimó. Ya podría hablar pero el miedo me invadió de tal manera que ningún sonido salía de mi garganta solamente sollozos atormentados. -tienes algo para decir?- me preguntó con malicia. Tu: -eres un desgraciado, Justin cómo pudiste? Yo creía en ti ciegamente- logré decir entre sollozos. Justin: -escucha... Solo le pediré a tu esposo y a tu amante una pequeña cantidad de dinero y luego te podrás ir tranquilamente, claro, si yo quiero que te vayas- Tu: -mi... Mi amante?- pregunté aun agitada y alterada al escuchar sus palabras. Justin: -que? No te hagas la inocente que yo sé muy bien lo que tú y Joe se traen- Tu: -déjalos a ellos fuera de esto- Justin: -acaso prefieres que le diga a tus padres que su hijita esta secuestrada? Y necesitaran mucho dinero para sacarte de aquí- Tu: -por qué? Por qué me haces esto? Qué pasa con Taylor y su bebe? Si necesitabas dinero podías pedirlo- dije aun sin poder verle el rostro a Justin porque todavía mis ojos estaban cubiertos. Justin: -cállate tu no entiendes nada- me destapó los ojos y me tomó el rostro con tanta fuerza que me lastimaba haciendo que lo mirara a los ojos. Sus ojos verdes parecían sedientos de algo y a pesar de lo que estaba haciéndome yo no pude ver maldad en ellos sino más bien un dolor infinito, y mis ojos estaban llenos de lagrimas. Lo odie, lo odie con toda mi alma. Mire a mi alrededor para examinar el lugar, parecía un viejo establo, con paredes de madera, y yo estaba sentada sobre el suelo cubierto de paja, cuando Justin me descubrió mirando lo que me rodeaba me agarró la cara con fuerza haciendo que girara mi mirada hacia él. Justin: -mírame... Llamaré a Joe, él parece amarte más que Nick, entonces lo llamaré y tú le dirás como te sientes, no puedes mencionar mi nombre, y muy importante tienes que decirle que lo amas, yo me encargaré del resto- Narra Joe: Ella no estaba en ninguna parte, la tarde de ayer se fue a trabajar y no volvió, anoche no durmió en casa y Nick no ha dormido nada buscándola por toda la ciudad, la hemos llamado pero su celular está apagado y llamamos a sus padres y no conseguimos más que preocuparlos, Nick ha pensado cualquier cosa pero yo presentí que algo no estaba bien, yo sentía que ella estaba en peligro y yo estaba enloqueciendo, al igual que el otro día que fue atacada por Chace yo sentía que ella estaba corriendo peligro, esta vez era la misma sensación la que invadió, miedo, temía que algo malo le sucediera a TN_______. Nick le daba vueltas a la sala y caminaba de aquí para allá pero yo estaba tan preocupado que no lograba pensar lo suficiente como para saber qué hacer. Nick: -donde podrá estar? La busque por todas partes, llamé a todos sus amigos, no está con ninguno de los que conozco-
Joe: -ella está en peligro Nick esta vez esto es serio- Nick: -puedes callarte? Ya sé que podría estar en peligro, puedes decir algo útil alguna vez y darme una solución?- Joe: -es que no lo sé!!! No sé qué hacer!!!!- le grité porque yo estaba muy alterado al igual que él. Sonó mi teléfono móvil, pensé que podría ser noticias sobre ella, entonces corrí a buscarlo en la mesa, vi el numero en la pantalla y era el numero de TN_______, que felicidad sentí en ese momento, daba cualquier cosa por haberme equivocado con respecto a mis presentimientos de que ella estaba en peligro. Y contesté. Al teléfono: Joe: -hola?? Tu: ... Joe: -TN______ háblame!!! Dime algo!! Donde estas?- Tu: -Joe... Joe... Joe...- su voz sonaba entre sollozos y gritos reprimidos, noté pánico en su voz y sabia que algo andaba mal -Joe ayuda- termino de decir ella y la llamada se cortó. ............ Fin de la llamada... El teléfono se me cayó de las manos, quede atónito en un estado de conmoción, ella realmente estaba en peligro. No quería imaginarme que le había sucedido, no quería saberlo, me llene de furia al pensar que alguien pudo haberle hecho daño, la sangre me subió a la cabeza y note que mi rostro enrojeció, podía haber estallado en lagrimas pero no pensaba hacerlo, alguien debía de ser fuerte en este asunto, aunque me estaba muriendo por dentro, quería tenerla a mi lado, quería salvarla, ella me había pedido ayuda llorando tenía que ir a rescatarla. Nick: -que te sucede? Donde esta? Que le sucedió?!!! Respóndeme por Dios- me gritó muy alterado al ver mi expresión. Joe: -Nick ella... Ella me pidió ayuda llorando y se corto la llamada- Nick: -QUE HACEMOS JOE?? QUE HACEMOS??- me gritó Joe: -no lo sé- seguí gritando. Nick: -voy a buscarla adiós- tomó sus llaves y se preparó para salir del departamento. Joe: -a donde crees que iras? Crees que ella aparecerá de repente?- Nick: -no lo sé pero no pienso quedarme acá sin hacer nada- Joe: -hay que llamar a la policía, ella me pidió ayuda puede haberle pasado cualquier cosa- Nick no me
escuchó, y salió muy alterado del departamento sin pensarlo. Nuevamente sonó mi teléfono, -es ella- pensé. Contesté. Al teléfono... Joe: -hola?- Xxxxxxx: -escúchame bien... Tenemos a la chica que estas buscando... Al parecer ella no la está pasando muy bien... Si quieres verla de nuevo ve al galpón de la avenida 99 y arreglaremos cuentas- Joe: -que? Donde esta ella? Que le hicieron?- Xxxxxx: -no preguntes y ve hasta allá, y muy importante, sin policías- Fin de la llamada... Empecé a perder los estribos por la desesperación, se me hizo un nudo en la garganta al pensar en que le podía estar sucediendo a TN_______, salí de casa y corrí hasta mi auto, en el camino le hice una llamada a Nick para decirle que llamara a Justin y a Chace y les preguntara por TN_______, pero no le dije que ella estaba aparentemente secuestrada, del primero que sospeche fue de Chace pero la voz que me habló al teléfono era muy parecida a la de Justin, bueno aunque yo no podía estar seguro ni siquiera de si la persona que tenia a TN______ era alguien conocido, pero entonces pensé, -Miley- ella puede estar en complicidad con todo esto; puse a andar mi auto a toda velocidad para ir al lugar que se me pidió aquel tipo en el teléfono. Creí que el corazón saltaría de mi pecho por lo rápido que latía, la brisa que entraba por la ventana de mi auto chocaba con fuerza contra mi rostro y yo creí que perdería el control. Cuando llegué a la solitaria calle, me bajé del auto y no supe que hacer, no vi un galpón por ninguna parte, mire a mi alrededor para asegurarme de que nadie fuera a atacarme por la espalda, no había nadie, era una simple calle vacía, me tendieron una trampa? Debía gritar para que alguien me escuchara? Me quede allí de pie en medio de un callejón sin salida, estaba dispuesto a matar a cualquiera que quisiera hacerle daño a TN_______. Segundos más tarde sentí apoyada en mi cabeza el hierro de la punta de una pistola, alguien estaba detrás de mí apuntándome a quema ropa con esa arma de fuego. xxxxxxx: -ahora vamos a negociar- Joe: -dime primero donde esta ella, si la devuelves a salvo yo te daré cualquier cosa- Xxxxxxxx: -no ha venido nadie contigo?- el tipo seguía detrás de mí, tenía en una mano la pistola con la que me apuntaba y el otro brazo lo echó alrededor de mi cuello. Joe: -no- le respondí Xxxxxxx: -ella no está aquí, ella está muy lejos en este momento, solo te voy a pedir unos 10.000 dólares, los queremos para mañana mismo, o si no nos quedaremos con la chica- Joe: -imbécil- le dije mientras me volteé para golpearlo con todas mis fuerzas, no me importó si disparaba esa arma o no, lo lance al suelo y su pistola se deslizó a lo largo del piso cuando se le cayó de las manos, me enfurecí de tal manera que pude haberle desfigurado la cara a golpes al imbécil tipo, vi su cara sangrar y mis
nudillos estaban adoloridos por el impacto de cada golpe que le daba. Joe: -dime donde está ella ahora mismo si no quieres que mate a golpes- entonces sentí un fuerte golpe y escuche el sonido de vidrio rompiéndose al chocar contra mi cabeza, supe que alguien a mis espaldas me había golpeado fuertemente con una botella y me hizo caer sobre mi espalda, me quede extendido en el suelo y vi que había otro tipo apuntando hacia mi cara con otra pistola. (Se escuchó el sonido de un disparo...) Narras tú: Aun el sol estaba sobre las montañas, podía ver esa luz de afuera entrar por una ventanita ubicada cerca del techo del establo, yo estaba sumamente adolorida, tirada sobre la paja con mis manos y pies atados, Justin estaba en frente de mi mirándome, ya no tenía lagrimas para seguir llorando, ni siquiera tenía la energía suficiente para poder gritar, mi cabeza me dolía y no solo por haber sido golpeada. Tu: -Justin por favor suéltame, al menos desata mis manos y mis pies que esto me está lastimando mucho- le supliqué con la poca fuerza que me quedaba para hablar. Justin: -preciosa cierra la boca mejor... Dime tienes hambre?- Tu: -si- dije a duras penas. Él acercó una botella con agua a mi boca y me dio de beber un poco. Tu: -terminaras matándome, yo no creo que pueda resistir demasiado si me tienes de esta manera- hasta tomar aliento para hablar se me hacia difícil. Justin: -hermosa no entiendes lo que significa cállate?- me golpeo el rostro con mucha fuerza con su pistola, mi mejilla y mis labios comenzaron a sangrar debido a ese golpe, solté el llanto de dolor. Justin desató mis manos y mis pies lentamente, me dolían mucho esas profundas heridas que tenía en mis tobillos y en mis muñecas, entonces acarició mi cabello y yo sentí mucho asco de él, me agarró de los hombros y me levantó para luego azotarme nuevamente contra ese suelo cubierto con paja, el miedo se apoderó de mí cuando vi que Justin empezó a arrancarme la ropa, rompió mi camisa y mi pantalón, como yo intente resistirme él jalo de cabello y golpeó mi cabeza contra la pared. Tu: -suéltame Justin, déjame en paz- dije entre sollozos y Justin terminó de arrancar mi ropa y me quede en ropa interior, ahora yo tenía más frio, Justin me lanzó un balde agua helada en sobre todo mi cuerpo, quizá quería limpiarme la sangre de las heridas, pero luego me dejó allí tirada y empapada temblando de frio. Justin: -tienes frio?- su voz sonaba cínica. Tu: -si- Justin: -bien- me di cuenta de que solo quería hacerme daño, él quería que yo muriera de hipotermia o pulmonía. Tu: -por qué? Por qué lo haces Justin?- dije con voz aterrorizada.
Justin: -de acuerdo...! Quieres que te diga la razón? Pues está bien...- hizo una pausa para luego continuar y yo esperé en silencio a que dijera algo. -Taylor y su hijo, ellos iban a una típica noche a salir de vacaciones con los padres de ella, era de madrugada e iban en el auto en la carretera, yo estaba en casa de mi hermano cuando recibí una llamada, me avisaron que todos habían muerto en un accidente automovilístico, chocaron contra un conductor ebrio, y adivina quién era? Quien fue el culpable?... Tu estúpido amorcito Joe... él me quito todo lo que yo tenía, me quitó a la chica que ame toda la vida, o sea.. Tu, me quitó a mi esposa y a el niño que quería tanto como si fuera mi propio hijo... Me arrebató de las manos todo lo que me pertenecía- Tu: -quieres venganza- dije bañada en llanto y aun temblando de frio, Justin nuevamente me tomó del cabello y golpeó mi cabeza contra la pared de madera. Yo permanecí llorando tirada en suelo, adolorida, muerta de frio, muerta de hambre, herida y ensangrentada, mirando a Justin retirarse del lugar, hasta que en segundos perdí el conocimiento. Abrí los ojos, era de noche, sentí una debilidad extrema en mi cuerpo, no sabía cuánto tiempo había estado inconsciente, seguía en ropa interior, no tenia atadas las manos ni los pies, aunque estaba muy débil, casi sin fuerzas pensé en escapar, pensé en salir de allí, Justin no parecía estar cerca, pero cuando mire con atención toda la habitación, vi a alguien tirado a unos metros distancia a mi lado, era un hombre, parecía estar inconsciente, estaba lleno de sangre, muy herido, no estaba segura de si estaba muerto, me arrastré sobre la paja para mirarlo de cerca, aunque tuve mucho miedo me acerqué a ese chico de todas formas, cuando miré su rostro quede petrificada, yo lo conocía, ese chico era…era él.
Capitulo 14 Chace? Era Chace, no supe a que tenerle más miedo, si al hecho de que parecía estar muerto allí o si al hecho de que estaba con un tipo que había intentado propasarse conmigo, pero con seguridad yo estaba muy asustada, puse mi rodilla contra el suelo para apoyarme de ella y así tomar impulso para echar a correr con las pocas fuerzas que me quedaban, pero cuando estaba casi de pie el cuerpo que había estado inmóvil enfrente de mi levantó una mano y me jaló el brazo haciendo que no pudiera levantarme, solté un gemido por el miedo que sentí. Chace: -ayúdame por favor, no te hare daño- intente zafarme de su agarre pero no lo logré, yo estaba demasiado debilitada para ejercer fuerza alguna. -te juro que no te hare daño- me dijo, no sé porque razón había algo que me hacía creer todavía en él, pero no iba a seguir siendo la misma tonta que cree en todo el mundo. Tu: -suéltame!! No voy a confiar en ti- dije en susurros, mi voz no daba lo suficiente para gritar. Chace: -perdóname por favor, aquella noche en la discoteca yo estaba muy borracho, yo no sabía lo que hacía, nunca quise lastimarte, nunca tuve la intensión de propasarme contigo, créeme- él también parecía estar sin fuerzas, su voz también sonaba a duras penas con aires roncos, él empezó a levantarse y a sentarse de a poco sobre el suelo, se apoyo del piso con una mano y movió su otra mano para cubrir con ella una herida profunda que pude ver claramente en su abdomen, -ay ay- se quejó gimiendo con leves chillidos de dolor, en seguida mi miedo aumentó, parecía ser peor que estuviera vivo, cuando noté que podía moverse aunque sea un poco sentí terror de que me hiciera algo, y además yo estaba avergonzadísima por estar en ropa interior frente a este tipo. Él había traicionado mi confianza y yo nunca me olvidaría de eso, ni siquiera quería sentir lástima al verlo tan herido y lastimado, pero de todos modos yo sentía lastima por él aunque seguía dudando de sus palabras. Sentada sobre el suelo empecé a arrastrarme lejos de él para evitar que estuviera cerca y pudiera volver a agarrarme. No llore de pánico esta vez pero tenía ganas de hacerlo, ya no estaba segura de quien era peligroso y quien no, cuando intente ponerme de pie y mis piernas me traicionaron y no me funcionaron correctamente y volví a caer al suelo, comprendí que ya no me quedaban fuerzas para correr, o huir o siquiera ponerme de pie, hacia mucho frio, no había probado un bocado de comida en unos dos días si no me equivoco, además a esto se le agregaban los daños físicos que había sufrido. Chace: -en serio no tienes por qué temerme, escaparemos juntos de aquí te lo prometo- él seguía sentado sobre el suelo y vi que empezó a quitarse su camisa, no sabía que pretendía hacer pero al ver su abdomen desnudo vi una horrible herida que parecía bastante profunda que tenia a un costado, parecía una herida de un arma blanca, parecía que le hubieran clavado un puñal, me causo escalofríos verlo, el terror y debilidad no me permitían decir una palabra, yo solo miraba a Chace con desconfianza e intenciones de escapar. Chace: -toma- me ofreció su camisa y yo la tome entre mis manos. -póntela debes estar muriéndote de frio- esa camisa estaba manchada de sangre pero igualmente me la coloqué, era eso o seguir permitiendo que ese chico me viera prácticamente desnuda y además morirme de frio. -estas muy pálida, y tienes los labios casi azules- dijo mientras extendía su mano y la colocó sobre mis aparentemente labios azules, yo quité su mano de mis labios en seguida. Tu: -no me toques- susurré, aunque fue casi inaudible todo estaba tan silencioso que hasta sentí que cualquiera podía escuchar mis pensamientos. Chace: -no lo volveré a hacer si no quieres-
Tu: -por qué Justin te tiene aquí?- Chace: -no lo sé, creo que me odió desde aquella noche en la Disco, desde esa misma madrugada me tiene encerrado, luché mucho contra él pero él tiene a mas de su lado, hay otros matones que lo ayudan- yo aun desconfiaba de Chace, y lo interrogué. Tu: -a ti por qué te tiene acá aun? Quiero decir, quiere dinero?- Chace: -sí, pero no ha logrado localizar a mis padres, ellos son mi única familia y ni siquiera yo sé donde se encuentran- me quede callada. -Justin enloqueció, nunca me lo imaginé pero todo estuvo relacionado desde el principio, cuando Joe llegó al hospital mal herido aquella madrugada por su accidente, muchas personas murieron aquel día en el mismo accidente, incluyendo la esposa y el hijo de Justin, creo que eso lo hizo obsesionarse contigo, esta demente y es muy peligroso- Tu: -yo ya lo sabía, él mismo me contó sobre el accidente, pero por qué yo no lo supe antes?- Chace: -porque las personas que iban en el otro auto no llegaron al hospital, murieron antes- Tu: -hay algo más que debas decirme?- Chace: -creo que no, pero no me tengas miedo, puedo jurarte que yo no quiero lastimarte, escaparemos de aquí- Tu: -me siento muy mal, no puedo ponerme de pie, no puedo caminar- Chace: -resiste un poco, intentaré salir- lo vi levantarse lentamente y se puso de pie, los gestos que hacía con su cara me hacían saber que el también estaba adolorido, camino lentamente hasta la única puerta que allí había, la puerta era de madera desgastada pero yo sabía que estaba cerrada a candado por el lado de afuera, Chace pateó la puerta con todas sus fuerzas pero esta no parecía sufrir daño en absoluto -sshhh- me mandó a hacer silencio, sin embargo yo ya estaba en silencio, unas voces se escucharon a fuera y Chace se alejó de la puerta porque esperaba que la abrieran en cualquier momento, y así fue, unos minutos después Justin acompañado de unos tipos entraron armados, caminaron lentamente hacia Chace, lo acorralaron, yo intente arrastrarme por el suelo y alejarme de esos tipos, la puerta de ese establo estaba abierta y cuando mire hacia afuera vi que esa puerta daba hacia la carretera, podía irme corriendo, -pero me atraparán- pensé, pero de todas formas me arrastre de a poco hacia la puerta, volví mi mirada hacia Chace y esos tipos tenían una pistola apuntándolo, le estaban amarrando las manos por detrás de su espalda, Chace lanzo un rodillazo al tipo y el hombre cayó al suelo adolorido, en efecto Justin golpeo a Chace en el rostro con su propio puño y Chace también quedo extendido en el suelo, tuve que soportar ver como golpeaban a Chace con fuerza, aunque él intentaba defenderse no tuvo mucho éxito, ellos lo superaban en cantidad, yo cerré los ojos durante segundos para no ver el sufrimiento de Chace, pero luego sentí compasión por él y tenía la necesidad de ayudarlo, estaba siendo golpeado y lastimado, no podía soportar eso, abrí mis ojos y me puse de pie como pude para echar a correr o al menos hacer algo, pero luego escuché un grito de Justin. Justin: -atrápenla!!- dos de los tipos corrieron hacia a mí, yo intente correr pero no fui lo suficiente rápida ni para alcanzar llegar a la puerta, uno de ellos me atrapó por los hombros y me azoto contra el suelo. Chace: -suéltenla!!!- gritó. A mí me volvieron atar las manos y los pies.
Justin: -salgan de acá muchachos y tu Stephen trae agua para la señorita- todos esos tipos salieron del lugar. Chace estaba en el suelo aun mas lleno de sangre, estaba con el pecho desnudo y herido mientras que Justin caminaba de un lado al otro. -sospechan de mi, tu esposo, me ha llamado para preguntarme por ti preciosa, pero al igual que todos yo le dije que no sabía nada de ti, y tu querido Joe casi le dispara a uno de mis hombres, pero tiene muy mala puntería el pobre chico- dijo. Tu: -donde están Joe y Nick?- Justin: -están buscándote desesperados, Nick ya sabe de tu secuestro y en cualquier momento entregaran el dinero- Tu: -o sea que me iré de aquí?- Justin: -buena preguntita... Yo aun no lo he decidido- Chace: -no crees que ya ha sufrido demasiado?- gritó. Justin: -cállate hombre que tú morirás esta noche- Chace: -está bien pero suéltala a ella- Justin sacó mi teléfono celular de su bolsillo del pantalón, parecía que estaba marcando un numero. Justin: -le estoy marcando a tu esposo, nuevamente te repito no digas mi nombre ni ningún dato importante, solo dile que lo amas y que lo extrañas- Al teléfono: Nick: -hola? Eres tu princesa?- su voz era de desesperación. Tu: -Nick...- Nick: -dime ahora mismo donde estas?- Tu: -yo... No lo sé, no sé donde estoy- Nick: -como estas? Estas bien?- Tu: -Nick pase lo pase no entregues ese dinero, él no piensa entregarme- Justin me arranco de las manos el teléfono y me dio un golpe en el rostro. Chace: -déjala en paz!!- Al día siguiente... No sé cuantos días han pasado desde que llegue aquí, alejaron a Chace de mí anoche, yo supongo que lo han matado, está saliendo el sol y a duras penas logre despertar, he comido algo al fin que me dio Justin esta mañana, pase lo que pase tendré que escapar de aquí. Después de haber comido un poco de comida muy poco apetitosa estaba menos débil pero aun muy herida,aun así me puse de pie dispuesta a encontrar la manera de escapar, inspeccioné ese espacio compuesto por unas cuatro paredes bastante cerradas, -la ventana- fue lo primero que se me ocurrió pero estaba demasiado alta para mi alcance, la puerta estaba cerrada con candado, vi que un pequeño rayo de luz solar que entraba por un agujero en la pared, un agujero escondido entre escombros y bloques de paja, moví todos los escombros apilados y descubrí que ese agujero era lo suficientemente grande para que entrara un niño pequeño, pero ahora yo estaba más delgada que nunca, -quizá pueda salir por ahí!- Pesaba yo, me arriesgué a quedar atorada allí pero cualquier cosa era mejor que estar allí encerrada, lo intente, salí por el agujero con cuidado pero me lastime al pasar y eso rasgó un poco la camisa de Chace que yo llevaba puesta, no podía creer que ya era libre, ahora solo tenía que ser lo suficientemente valiente y fuerte para correr a lo largo de esa carretera vacía y esperar que pase algún conductor que me eche una mano, con mi última descarga de adrenalina corrí, corrí y corrí, la carretera parecía infinita y estaba vacía. No sabía con seguridad si había llegado lejos, a mi me parecía que había corrido kilómetros y kilómetros varias horas, mis piernas no daban mas, ya no tenía fuerzas para continuar, pensé que estaba perdida, entonces vi las luces de auto acercarse a lo lejos "mi salvación", cuando estuvo más cerca le hice señas suplicando que se detuviera y me ayudara pero siguió de largo, no pude más que echarme a llorar, sin fuerzas, abatida y
adolorida caí de rodillas al suelo y la fuerza no me daba para levantarme, me quede ahí tirada a un lado de la carretera, lo único que creí que sucedería seria que muera allí tirada, "si muero Joe quiero que sepas que te amo con todo mi ser" fue lo último que pensé antes de que sucediera lo siguiente, escuche pasos acercándose a mí, escuché la respiración de alguien, escuche su voz. Xxxxxxx: -que haces aquí TN______?- solo cuando habló levante mi rostro para ver a ese alguien, obviamente reconocí su voz a penas habló, nuevamente Chace, pero cuando lo vi note que llevaba puesta ropa limpia, estaba herido aun pero no estaba lleno de sangre, como había escapado? Por qué estaba acá? Me quede muy confundida. Tu: -Chace?- Chace: -confía en mí, yo te voy ayudar- me tomó en sus brazos y empezó a caminar conmigo. Yo iba en sus brazos y rodee su cuello con los míos para aferrarme mejor a él. Tu: -como escapaste?-
Chace: -peleando, pero eso no importa, te pondré a salvo, no has llegado muy lejos sabes?- me quede callada y Chace siguió caminando unos metros más, vi a lo lejos un bosque, Chace se adentro en ese bosque conmigo, estaba muy oscuro, yo sentí mucho miedo, no sé de que tenía miedo pero estaba aterrada, a lo lejos vi una iluminada cabaña.
Nos acercamos a ese lugar, dude un momento si entraríamos allí, pero Chace se acercó a la puerta y giró la manilla abriendo esa puerta con tanta facilidad como si fuera su propia casa, yo aun estaba en brazos de Chace y me ocupe de mirar el interior de la cabaña, estaba muy iluminada, había una pequeña cama con sabanas blancas y una mesita de madera al lado de esa cama con una lámpara sobre ella, pero quede helada, atónita, petrificada, paralizada, palidecí, y tuve mucho miedo cuando vi a Justin allí de pie en el interior de ese lugar. Chace me colocó delicadamente en la cama. Chace: -aquí la tengo hermano- empecé a llorar, nuevamente había sido traicionada mi confianza, y hermano? Le dijo hermano. Chace era el hermano de Justin? Casi no pude creerlo, todo había sido una complicidad, y recordé algunas palabras de Justin "yo estaba en casa de mi hermano cuando recibí una llamada". Justin: -que te pasa princesita estás asustada?- Tu: -todo era una trampa Chace?- dije con una vocecita extremadamente baja. -por qué?- Justin: -tu siempre tan inocente- Chace: -deja de ser tan cínico que la estás asustando- le reprochó Justin: -que es lo que te pasa? Te enamoraste de mi princesita? Ella es mía y que te quede claro- él apunto a Chace con una pistola que sacó de un bolsillo de su chaqueta. Chace tragó saliva. Chace: -de acuerdo- yo estaba llorando en silencio, la noche estaba fría, y escuche el ruido de un auto provenía de afuera, incluso las luces de los faros del auto entraban por la ventana de la cabaña. Justin: -ya llegaron- Todos esperamos con absoluto silencio en la habitación, a los dos minutos vi la puerta abrirse, y apareció en el marco de puerta un tipo robusto y con cara de matón, y llore con más ganas cuando vi que el tipo tenia apuntando con su pistola a... Nick. El pobre parecía haber sido golpeado ya que sangre fresca le corría por la
cara. Nick: -TN_______ te amo- gritó y vi pequeñas lagrimas salir de sus ojos, desesperada me levanté de la cama a correr a sus brazos, pero cuando toque el suelo con mis pies descalzos Chace me agarró y me puso su pistola dentro de mi boca. Nick y yo llorábamos. Justin: -te mueves y tu esposita queda muerta- le dijo a Nick. Chace: -tienes el dinero?- Nick: -Joe... Joe lo tiene- Justin: -que traigan a ese maldito- quería gritar y preguntar dónde estaba Joe pero el arma en mi boca me impedía decir algo. Solo pude seguir llorando. Nick: -suéltenla por favor se los ruego- en su cara veía dolor, como si le lastimara el hecho de verme así. Yo no me había mirado en un espejo desde que me encerraron pero podía ver mi cuerpo claramente demacrado, tenía heridas sin sanar por todas partes, estaba pálida y demasiado delgada, con horribles marcas en mis tobillos y en mis muñecas, tenía sangre seca por todas partes, además llevaba puesta una camisa rasgada y manchada de sangre, no quería ni imaginarme como estaba de horrible mi cara. Nick: -que te han hecho?- dijo con dolor en la voz, al verlo así no podía dejar de llorar. Otro tipo entró a la cabaña con Joe aprisionado al igual que Nick. Me asusté mucho al ver la expresión de horror en la cara de Joe al verme. Joe: -malditos!!! Suéltenla!! Suéltenme!!- gritó forcejeando con el tipo que lo tenía agarrado. Vi que Nick hizo fuerza para soltarse del tipo que le tenía agarrado los brazos, y lo logró se soltó de las manos de ese hombre y se dio la vuelta para golpearle el rostro con fuerza, lo golpeó, y el caos se desató, unos 5 hombres se volvieron contra Nick y una de las armas se disparó
Capitulo 15 Tu: -Nooo!!!- grité cuando Chace saco la pistola de mi boca... Sentí un profundo dolor, sentí un vacio en el estomago, llore con desesperación cuando vi a Nick en el suelo, le dispararon en el hombro, mire a Joe, incluso el fuerte Joe que nunca lloraba estaba conteniendo unas lagrimas de odio, rabia y dolor. Nick seguía consiente y cuando me vio en tal estado de locura intentó tranquilizarme. Nick: -no te preocupes por mi TN______, yo estaré bien- él seguía en el suelo y tenía un hombre sobre él con un cuchillo amenazando el cuello de Nick. Escuche algo que para mí fue glorioso... La sirena de unas patrullas aparentemente. Justin: -quien llamo a la policía?- Chace: -yo lo hice- me soltó, y yo corrí hasta Nick que estaba tirado en el suelo, a Joe lo seguían agarrando de los brazos amenazándolo con una pistola. Tu: -muévete!!- le grité entre sollozos al tipo que tenia puesto el cuchillo en el cuello de Nick, y sorprendentemente el tipo me hizo caso. Justin: -hermano te volviste loco? A ti también te encerraran- Chace: -no me importa, yo también hice daño- las sirenas de los autos de las patrullas se escuchaban cada vez más cerca, tenía demasiada preocupación por Nick como para darle la importancia que se merecía el buen acto de Chace, gracias a Chace estaríamos salvados, empecé a ver las luces de colores de esos carros de policía por la ventana, Nick me miró y se sentó sobre el suelo recuperándose de su herida de bala, me acarició la mejilla con delicadeza. Nick: -te amo- me dijo, yo miré a Joe, lo observé con una mirada en la quería decirle lo mucho que lo amaba, el me miró con sumo dolor, supe que habían llegado los policías, probablemente la cabaña estaría rodeada de oficiales. Todos en la habitación permanecieron quietos y en silencio, escuchamos algunas voces de afuera. Xxxxxxx: -voy a entrar- decía una voz masculina, y en tan solo un momento la puerta fue abierta y una docena de policías se encontraban afuera, caminando con su pistola en mano entró un oficial de policía, pareció sorprendido como si hubiera visto un vampiro. Policía: -muchachos échenme una mano, lleven a los heridos a la ambulancia- le dijo a otros policías. -y todos ustedes quedan arrestados- le dijo a todos los hombres matones y a Justin y a... Chace. Nadie pareció resistirse a los policías, Justin, Chace y los demás fueron esposados y se los llevaron en sus autos. Justin: -me traicionaste hermano- le dijo a Chace antes de entrar al carro de patrulla esposado. Chace bajó la mirada al suelo sin decir nada. Había una ambulancia esperándonos afuera a mí a Nick, cuando los paramédicos pretendieron montarme en una camilla para llevarme en la ambulancia yo me negué. Tu: -no, yo estoy bien no necesito ir al hospital- la sensación de estar salvada me había dado fuerzas. Paramédico: -pero no se ve muy bien- Tu: -que estoy bien!!- insistí -llévense a Nick rápido- le dije con insistencia como una niña terca. A Nick lo subieron a la camilla pero antes de entrar a la ambulancia me dijo. Nick: -te amo princesa!! Estaré bien no te preocupes- no lo vi mas porque lo metieron en la pequeña van blanca con roja, es decir, la camioneta de la ambulancia, que no me preocupe? Eso era lo menos que podía hacer, no preocuparme sería imposible, Joe estaba parado mirándome, parecía no saber qué hacer, yo quería correr a besarlo y abrazarlo y a decirle cuanto lo amo, mis pies descalzos estaban pisando el césped húmedo del bosque, todo parecía caótico, parecía una escena sacada de una muy fea película, el auto de Joe estaba estacionado en el camino del bosque que daba hacia la carretera, Joe empezó a acercarse a mi caminando lentamente, los policías empezaron a marcharse en sus patrullas y la ambulancia ya se había marchado, solo quedaban unos cuantos policías inspeccionando el lugar. Con solo el hecho de que Joe se estuviera acercando mi corazón se aceleraba, mis ojos brillaban de ilusión, como siempre me perdí observándolo, a diferencia de mi, él se veía perfecto, su cabello negro brillaba a las luces de la oscuridad y se movía levemente por causa y efecto de las caricias del viento, sus labios carnosos y rosados estaban fruncidos, tenía un atractivo que parecía digno de un Dios griego, su mirada penetrada en mi, esa mirada intensa que no podía leer ni interpretar con esos ojos castaño claro que podían derretirme a mí y cualquier otra, como podía ser tan perfecto? Como podía hacerme sentir tanto con solo mirarlo? Sus mejillas estaban levemente enrojecidas, y sus gruesas cejas le daban esa pisca de sensualidad a su rostro, tenia los brazos cruzados en su pecho, toda su belleza se resaltaba a la luz de la luna, me atrae poderosamente con un magnetismo científicamente no explicable, cuando estuvo parado frente a mi perdí el aliento, el acaricio mi mejilla y se quitó su chaqueta y me la puso sobre los hombros, yo terminé de ponerme la chaqueta por completo. Tu: -vamos al hospital a ver a Nick- yo necesitaba saber si Nick estaba bien. Joe: -no puedes ir así, deberíamos ir primero a casa para que te des una ducha y te pongas algo de ropa- Tu: -si, tienes razón... y te lastimaron? Te hicieron daño?- Joe: -no, solo un par de golpes, nada grave, eso debería preguntártelo yo a ti- Tu: -yo estoy perfectamente bien- dije para hacerme la valiente. Joe: -creí que iba a perderte, te amo demasiado, yo moriría si te pasara algo, te juro que moriría, te amo, te amo- dijo mientras me tomaba el rostro entre sus manos, escuchar esas palabras me fortalecían aun mas. Joe
me miró con ojos apasionados y me dijo -vamos- con la intención de que lo siguiera hasta su auto pero antes de que eso pasara un policía nos detuvo. Policía: -esperen...- volví mi mirada hacia el hombre uniformado de azul. -cuales son los cargos que quieren presentarle a estos hombres?- preguntó. Y Joe se apresuró a hablar antes que yo. Joe: -secuestro y maltratos físicos- Policía: -y... Violación?- Joe me miró frustrado esperando que eso lo respondiera yo. Tu: -no, no me tocó, no de esa forma- Joe pareció aliviado. Policía: -quiere presentar un Juicio o algo?- esta vez yo hablé antes de que Joe pudiera decir algo. Tu: -No!! Lo único que quiero es no saber nunca más sobre ellos dos, ni quiero recordar esto nunca jamás, no me importa que hagan con ellos, solo quiero no volverlos a ver, así que por favor no quiero que estén atormentándome con juicios, abogados e interrogaciones el resto de mi vida- Policía: -está bien- Joe: -hasta luego oficial- Joe y yo caminamos unos metros hasta el auto de Joe y entramos, como siempre él conducía y yo estaba a su lado. Estuvimos algo silenciosos, yo no podía dejar de mirarlo mientras conducía, no podía apartar mis ojos de tal perfección. Joe: -no me gusta verte así- habló Joe rompiendo con el silencio. Tu: -como?- pregunté sin darme cuenta de mi aspecto, hasta que supe de hablaba de todas esas heridas. -Aahh- dije luego de que supe a que se refería, claro, como no me lo imagine? Estoy horrible. Pensé. Joe: -sigues siendo igual de hermosa pero me refiero a que deberías ir al hospital- por un momento sentí que Joe había leído mis pensamientos. Tu: -No lo hare!! Estoy bien- Joe: -por Dios mírate!!! Como puedes decir eso? De solo mirarte me dan ganas de asesinar a Justin y a Chace con mis propias manos por solo el hecho de imaginarme que te pudo haber hecho para que estés así de herida, lastimada y ensangrentada. Yo no lo soporto!! No puedo, me duele mucho verte de esa forma- fije mi mirada en la carretera y me quede callada. -que fue lo que te hicieron?- me preguntó. Tu: -lo que viví me marcará el resto de mi vida, siempre tendré ese horrible recuerdo- yo no contesté la pregunta de Joe pero le hice saber lo que sentía. Nunca iba a olvidar esa terrible experiencia, hubiera deseado haber perdido la memoria solo para no recordar eso jamás. Joe: -olvídate de eso para siempre, no puedes vivir atormentada con ese recuerdo, comenzaremos de nuevo, intentaras ser feliz- Tu: -que significa? Que quieres decir con "intentaras ser feliz"- sabía que había algo mas escondido en el significado de esas palabras. Joe: -que serás feliz con Nick, aunque me duela mucho tenerte lejos yo no puedo seguir haciéndote esto y a mi hermano- Tu: -yo te amo a ti Joe- Joe: -yo siempre te amaré- El camino fue muy largo, casi olvidaba lo lejos que estábamos de casa, al llegar al departamento entramos y yo fui a darme una ducha lo más rápido que pude y me vestí para salir al hospital e ir con Nick, mi agonía y preocupación era demasiado grande, temía por la salud de Nick, me aterrorizaba que estuviera mal, cuando estuve lista para salir camino a la sala escuché la voz de Joe hablando "está bien hermano, cuídate, te espero acá". Joe estaba sentado hablando por celular, cuando terminó de decir aquella última frase dejó de hablar por teléfono. Tu: -era Nick? Como está?- Joe: -está bien, viene para acá, le extrajeron la bala y está perfectamente bien, por suerte el disparo le dio en el hombro y no en alguna parte más peligrosa- Tu: -que alivio!!- Joe: -tienes hambre?- Tu: -si, y mucha- Joe: -te prepararía algo de comer pero ya sabes que sería incomible... Si quieres puedo ir a comprarte algo para comer- Tu: -de acuerdo, quiero comer mucho, quiero dos hamburguesas con combo grande y papas por favor, quiero comer por todo lo que no comí- Joe: -wow- En minutos Joe salió a comprarme mi comida, yo llamé a mis padres y les dije que estaba bien, ellos habían estado muy preocupados pero me di cuenta de que ni Joe ni Nick les habían contado toda la verdad sobre mi secuestro, obviamente no quisieron preocupar a mis padres, también recibí una llamada de Kevin diciéndome que sus hermanos le contaron lo sucedido y preguntándome si estaba bien, además me dijo que me cuide, que estaba muy feliz por el hecho de que me liberaron y que también había estado muy preocupado. Estaba hundida en mis pensamientos, sola en el departamento con la TV encendida, pero no podía concentrarme por tantas cosas que tenia por pensar, entre esas cosas pensé en Chace, le tuve mucha compasión, él no era un mal tipo, él se entregó a la policía solo para salvarme, Chace solo se dejó dominar por su psicópata hermano Justin, hasta sentí culpa porque me parecía que estaba siendo castigado un tipo inocente, seguramente ya estaba encerrado entre las gruesas rejas negras de alguna celda... Mis pensamientos fueron interrumpidos por la llagada de Joe con mi comida. Joe: -aquí lo tienes, dos hamburguesas vegetarianas como te gustan , combo grande y muchas papas, a ver si puedes comerte todo eso- Narra Joe: Ella se sentó a comer al sofá como de costumbre y yo me senté a su lado, la vi comer como nunca había comido antes, parecía realmente hambrienta, no quise pensar en cuanto tiempo había estado sin comer, parecía una pequeña salvaje metiendo a su boca toda la comida que le cabía, pero al verla solo pude echarme a reír por lo adorable que se veía al comer de esa manera, ella aun era muy inocente, es que claro, aun era muy joven... Devoró su comida en segundos, y yo quede con la boca abierta sorprendido, sentí mucha ternura al verla. a veces parecía un ángel, a veces parecía una inocente niña pero otras veces era una sensual arma de seducción muy imposible de resistir, no pude evitar acariciar su cabello y su mejilla y ella se quedo mirándome, en sus ojos veía que ella quería tenerme a mí tanto como yo a ella, toqué sus labios deseando con todas las ganas tenerlos bajo los míos, ella estaba mirándome en silencio, a veces ella podía ser muy silenciosa, la deseaba, la amaba, y no podía ser mía, estaba prohibida como la manzana en la historia de Adam y Eva, da la casualidad de que mi segundo nombre resulta ser Adam, la miré de arriba a abajo, se miraba mucho mejor sin toda esa sangre encima, definitivamente ella era una mujer o niña con un arma letal de atracción, me atraía como una sirena que hipnotizaba a un marinero, esa era la razón por la que todos los hombres parecían babear a las faldas de TN_______, y luego venia la acción, el efecto de la atracción, no podía evitar y acercarme, me acerqué aunque sea solo para mirar sus ojos, pero si bien yo era muy débil ante ese poder que ella tenía para hacerme caer en tentación incluso cuando ella no tenía la menor intensión de seducirme, cerré mis ojos con fuerza para intentar detenerme y no tocarla más, ella no parecía moverse ni siquiera para parpadear, no hablaba, solo me miraba con ese suspicaz brillo de sus ojos. Joe: -tu me enloqueces, no sé lo que me haces pero me vuelves loco- logré decirle. Tu: -te amo Joe- nunca pude resistirme a esa inocente voz diciéndome te amo, para mí era plena satisfacción que ella me dedicara esas palabras a mí, me hacía sentirme lleno y rebosado en felicidad. Joe: -pero no eres mía- pensé en voz alta, sin darme cuenta esas palabras salieron de mi boca. De repente Nick entró al departamento y ella se levanto del sofá con sus pies descalzos para correr a sus brazos, se me destrozó el corazón en pedazos, fue como un vidrio quebrarse contra el suelo. Me enfurecí, los celos me estaban matando, nunca me acostumbraría a tener que soportar eso, no pude hacer más que huir y encerarme en mi habitación. Narras tú: Si Nick no hubiera aparecido yo no me hubiera podido resistir ante Joe, ahora yo tenía a mi esposo en brazos intentando olvidarme del amor y deseo por Joe. Tu: -Nick estás bien?- Nick: -si yo sí pero tu estás bien?- Tu: -si por supuesto que sí- Nick: -que bueno que todo esto haya terminado, te amo, pensé que te perdería- dijo esas palabras que me hicieron recordar a Joe, prácticamente me había dicho lo mismo pero de otra forma "creí que iba a perderte" esas fueron las palabras de Joe. Esa noche al fin dormí junto a mi esposo después de días sin verlo... Una semana después... Todo había vuelto a la normalidad, todas la heridas habían sanado, claro excepto la herida en mi corazón que cada día se hacía más profunda por no tener a Joe a mi lado, y lo único que no volvió a la normalidad fue que Joe no había estado con ninguna chica en toda la semana... Pero no me hablaba ni me tocaba ni siquiera me miraba, quizá él estaba haciendo su mayor esfuerzo para que yo fuera feliz al lado de Nick y lo olvidara, pero yo nunca podría olvidarme de Joe, nunca, aunque viviera mil vidas mas con otro hombre y sin él a mi lado yo nunca lo olvidaría, era algo imposible, y la única manera de que yo fuera completamente feliz seria estando junto a Joe. Estaba desayunando en ese sofá cuando Nick me dijo que tenía una sorpresa para mí, una sorpresa? Bueno yo creo que ahora nada me sorprendería, a menos que me dijera que estaba embarazado porque era seguro que yo no estaba esperando ningún bebe, tampoco podía sorprenderme con un anillo de bodas porque ya estamos casados, si quería llevarme a una cena romántica tampoco me sorprendería, si nos iríamos de vacaciones tampoco sería una sorpresa para mí, esas siempre solían ser las sorpresas de mi esposo, pero a menudo no me sorprendían demasiado. Tu: -y entonces me dirás o no cual es la sorpresa amor?- Nick: -pues sí, bueno linda yo ya he comprado nuestra casa, ayer pagué el dinero de la casa que conseguí para nosotros, para nuestros hijos y pues tendremos que esperar unas dos semanas para poder ir a vivir en ella- bueno, no me sorprendió pero tampoco me alegró mucho que digamos, desde que Nick y yo nos casamos estuvimos viviendo con Joe y pues ahora sentía que nunca me acostumbraría a vivir sin Joe, es que solo el
hecho de verlo despertar cada mañana en casa me daba algo de felicidad, ahora separarme de Joe no se me hacía demasiado agradable, pero por otra parte yo sabía que sería mejor que eso sucediera, que me alejara de Joe, aunque eso no me ayudaría a olvidarlo porque simplemente olvidarlo era algo imposible para mi, de todas formas eso me ayudaría para no engañar a Nick y si no veía a Joe sería mucho mas fácil no tener el deseo de besarlo y tocarlo y tenerlo. Tu: -ahh, que bien amor me muero por mudarme- "Mentirosa" me dije a mi misma en mis pensamientos pero Nick parecía muy ilusionado con la casa que compró entonces no quise arruinar su ilusión. Él me dio un beso romántico en los labios y yo luego mordí su oreja con picardía y el soltó una risita juguetona. Nick: -te amo princesa- sí, siempre me llamaba "princesa", Nick es un chico predecible, ya yo me había acostumbrado hace mucho durante nuestros años anteriores de noviazgo. Tu: -también yo te amo mi príncipe- Esa mañana Nick salió al estudio de grabación después de desayunar, yo me incorporaría en el trabajo esa tarde, salí como de costumbre a trabajar a la revista, igual que cualquier otro día, Joe y Nick no estaban en casa cuando salí después de haber almorzado. Tuve una corta sesión de fotos y salí muy temprano de mi trabajo, para mí empezaba a ser un buen día, un día agradable para no pensar en el desamor ni en heridas de mi corazón, ni en el pasado, era un día lluvioso lo cual para mí era perfecto, amo el ambiente frio y los días de lluvia son para mí el mejor complemento para alegrarme el día, iba a tomar un taxi a casa pero luego se me ocurrió que el día estaba demasiado perfecto como para ir a quedarme en casa frente al televisor, que mejor que caminar por la lluvia? Sencillamente para mí de eso se trataba disfrutar los placeres de la vida, con mi abrigo sobre los hombros saque mi paraguas y empecé a caminar por las calles de california empapadas de por la lluvia, bueno, la verdad me hubiera sido más placentero caminar sin ningún paraguas y mojar toda mi ropa y mi cabello pero las personas me mirarían muy raro, y lo mejor de todo, al igual que como cuando era niña aun me gustaba el chocolate caliente con malvaviscos en los días hermosos con lluvia, entonces cuando vi una cafetería entre allí para pedirme un late y sentarme un rato, cuando entre al lugar mi sonrisa se desvaneció en el acto, lo que estaba viendo mis ojos no podían terminar de creerlo y mi cerebro no podía terminar de asimilarlo, sentí dolor profundo en el corazón, por un momento pensé que no podría mantenerme de pie... Era Nick... Con una chica aferrada a su cuello... Estaban besándose de pie junto a la barra, ella era Miley, no pude evitar soltar lagrimas al instante y salí de la cafetería corriendo bajo la lluvia, Nick no me vio, esta vez no me preocupe por abrir mi paraguas nuevamente y corrí bajo la lluvia hasta la parada de los taxis, quería llegar rápido a casa para echarme a llorar como loca, tome un taxi, intenté contener las lagrimas para evitar que el taxista me preguntara algo, pero era muy difícil, yo solo pensaba en esa escena, esa imagen que se repetía una y otra vez en mi mente, hasta Nick me traicionaba, Nick, mi esposo, el único chico en el que yo hubiera confiado realmente, el único que yo pensaba que me amaba, el único tan fiel y honorable como para no engañarme aunque resultara que me odiara, nunca me lo podría imaginar, solo una vez llegué a soñar algo así, pero ahora era una realidad, Nick me estaba engañando, me dolía el engaño, me dolía que me haya mentido, desde hace cuanto tiempo lo ha estado haciendo? Yo siempre pensé ser la única en su vida, pero no, no lo era, era una más? Claro, una herida mas en el corazón que importaría eso? Cuando llegue al departamento no me aguanté ni a entrar al elevador para llenarme de lagrimas, cuando abrí la puerta del departamento Joe estaba sin camisa en frente de la TV y cuando me vio llegar volteó a verme, yo cerré la
puerta detrás de mí, me quede allí de pie intentando contener mis lagrimas y mi dolor, Joe dudo un poco al verme como si no supiera que hacer, luego camino hacia mi lentamente mirándome sorprendido. Joe: -que te paso? Estas empapada y Por qué lloras?- Tu: -Joe...- dije entre sollozos. -Nick me engaña- Joe: -que? No, no puede ser, debe ser una confusión, Nick te ama, él no puede engañarte- Tu: -si Joe yo lo vi con mis propios ojos, yo lo vi... Era Miley!! con ella me está engañando- dije llorando muy audiblemente. Joe: -estás segura?- Tu: -si- Joe me abrió sus brazos para que yo pudiera llorar en su pecho, yo me hundí en su fuerte pecho, y lloré con ganas. Joe: -cálmate linda, no me gusta verte así, me parte el corazón verte llorar de esa forma!! Ven!!- me tomó de la mano y me llevo hasta el sofá para que me sentara y él se sentó conmigo. Tu: -yo siempre creí en Nick, por qué me hizo esto?- Joe: -no lo sé, mi hermano es un idiota, si yo fuera tan afortunado como para tener una esposa como tu jamás sería tan imbécil como para engañarte- Tu: -Joe... Me dolió mucho esto- Joe: -no te preocupes, yo te amo, yo voy a estar acá contigo- Llore muy adolorida en el pecho desnudo de Joe... Pero a la vez empezaba a llenarme de odio, de rencor, de furia... Parecía que todos se ponían de acuerdo para hacerme sufrir a mí, la débil, la tontita, la niña inocente, esa estúpida siempre parecía ser yo... La única a la que todos engañaban, yo me había alejado de Joe para no lastimar a Nick, yo deje al hombre que realmente amaba por el bienestar de mi esposo, un esposo que siempre pensé que me amaba pero al parecer no fui suficiente para darle todo lo que quería... Y así Jure que ya no volvería a ser la misma idiota jamás. Narra Joe: Ella estaba destruida, lloró horas sobre mi pecho hasta que anocheció, odiaba tener que verla sufrir y más aun si era por otro hombre, hasta a mi me dolía que ella otra vez tuviera roto el corazón, después de que lloro tanto tiempo pareció calmarse de un segundo a otro, se apartó de mi pecho y miró fijamente al frente, su mirada estaba perdida en algo que no pude descubrir, ahora ella parecía vacía, parecía fuerte, parecía que ya no lograba sentir nada en absoluto, estaba callada con sus labios fruncidos, y una mirada tan impenetrable y vacía que era muy difícil saber que estaba sintiendo, su cara estaba muy enrojecida e hinchada por tanto llorar, no me miró siquiera y se levantó del sofá, y camino hasta su habitación, yo la seguí, su caminar era sensual pero parecía estar caminando porque algo la obligaba a hacerlo, daba pasos firmes golpeando con fuerza el suelo, sentí que en ella había resentimiento, aunque sinceramente yo estaba muy confundido, no sabía que pretendía hacer TN________, cuando entró a su habitación yo no entré, me quedé del lado de afuera mirándola y la puerta estaba entre cerrada, no supe si ella sabia o no que yo estaba mirándola, pero cuando empecé a ver lo que ella hacia me di cuenta de que ella no era la misma, se estaba desvistiendo de manera sensual mirándose al espejo, bueno era más que obvio que me quede mirándola, digo, soy hombre, que hombre se resistiría a eso, luego de quedar en ropa interior al parecer tomó la ropa más sexy de su closet y se la colocó también de manera muy sensual, ahora yo podía soltar la baba en cualquier momento, mi corazón latía cada vez más rápido, la manera sexy en la que hacía cada movimiento me hacia sudar, si, creí que en cualquier momento saltaría hacia ella y la haría mía, nunca una mujer me había hecho sentir de esa manera, ni la mujer más voluminosa y sexy se comparaba con lo que era ella, nadie podía ser tan atractiva... Empezó a maquillarse frente al espejo, en su boca puso labial de un color rojo como la sangre, realmente eso no era típico en ella, nunca la vi con tal color en los labios, hasta la manera en que se ponía labial era sexy, a mi me pareció demasiado joven para ser tan sensual como una mujer bastante experimentada, pero me estaba volviendo loco, quería tenerla, quería que fuera mía, yo aun seguía muy confundido además de todo ya que ella de un segundo a otro pareció convertirse en otra mujer, pero sea como sea yo seguía amándola igual que siempre, luego ella volteó su mirada hacia a mí, ni siquiera se sorprendió al verme, entonces supe que ella desde el principio sabía que yo estaba allí mirándola... Se acercó hacia mí y me sonrió con malicia, cuando estuvo tan cerca de mí como para tocarme acarició con sus dedos el contorno de mi rostro, sin duda me estaba provocando, me estaba seduciendo, y obviamente estaba funcionando, yo sentí que no podía resistir un segundo más sin tener sus labios, pero ella a diferencia de mi parecía que le no hacía falta nada, parecía una mujer fatal, una mujer en potencia, wow!! Caería hipnotizado por esa sensualidad en cualquier momento, y así fue, me lance sobre ella y bese su cuello, acaricie su cintura y ella se alejó de mí con una sonrisa picante esbozada en el rostro, ella quería provocarme aun mas, sus caderas me hipnotizaban cuando ella caminaba, pero luego volvió a acercase a mí y tocó mi pecho desnudo con sus manos, fue empujándome de a poco hacia adentro de la habitación, hasta que me lanzo en la cama...


Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:22 pm

Capitulo 16
Sigue narrando Joe: Ya tenía que ser mía, no me importaba si aparecía el mismo Nick Jonas yo de igual forma la haría mía esa noche, caí en la cama sobre mi espalda, ella entró en la cama también gateando de manera tan sensual que se asimilaba a una felina, una divina diosa en cuestión, me tenia embobado y alucinando, me tenia soñando con su piel, de la misma manera, gateando, llegó hasta mi y se sentó sobre mis caderas, wow!! Ella no era ella, cuando la tuve encima de mi me miró a los ojos sonriendo y su larga melena de cabello que caía hacia mí y me cubría, todo en ella era tan atractivo, pero estaba muy diferente, si yo creyera en lo paranormal hubiera jurado que estaba poseída, era otra mujer desconocida para mi, de todas formas la deseaba, quería arrancarle la ropa de una vez, si ella pretendía acostarse conmigo no se para que se vistió de esa forma?, aunque tenía un vestido que le sentaba muy sexy yo ahora solo estaba desesperado por arrancárselo, empecé a tocar su cuerpo... La tome del cabello y acerque su rostro al mío para besarla... Oh definitivamente esto era de otro mundo, cómo podía sentir uno tanto placer con una sola persona? Narras tú: Sabía que lo tenía comiendo de la palma de mi mano, Joe parecía que no me dejaría ir por ninguna razón del mundo, pero yo pretendía jugar con él, yo desde ahora pretendía jugar con él y con muchos hombres más, y lo más importante... No volvería a creer en la palabra de ningún hombre, yo también estaba dispuesta a darle una noche de placer a como dé lugar, yo quería tener el control de la situación, ahora yo sería una mujer nueva, pero por más que intenté controlar todo para hacer sufrir a Joe un poquito, no pude contenerme ni siquiera yo misma, lo tenía debajo de mi con el pecho desnudo, su pecho y abdomen bien formados, un cuerpo hecho para darle placer a las mujeres, con espada ancha y bien marcada y brazos bastantes musculosos, él se veía confundido, se veía deseoso, me deseaba sin duda, al tenerlo tan cerca de mi no podía resistirme a él, su perfección sobre pasaba los limites y el contacto físico con su piel me hacía sentir plena satisfacción, lo besé, nos besamos alocadamente, entre juegos de labios y lenguas, si, lo prohibido tiene en definitiva el sabor más dulce y más excitante, jugueteé con mi cabello para seducirlo, lo acaricié a lo largo su abdomen con mis manos hasta llegar a la parte más baja del abdomen donde conseguí el botón de su pantalón, para darle sensualidad al asunto bese a Joe justo en su vientre antes de desabrocharle el botón de su pantalón, Joe parecía que haría cualquier cosa que yo quisiera, era seguro que estaba bajo mi poder, yo tenía la situación en mis manos, yo era la que controlaría cualquier movimiento, Joe no se quito el pantalón después de que yo se lo desabroche solo se quedo allí disfrutando de mis besos, y yo disfrutando cada vez mas de los suyos, sentía sus labios sobre cada parte de mi cuerpo, lo que sentía era tan parecido a conocer el paraíso, era placer en todas sus formas y apenas estábamos comenzando, si eso era con solo besos pues sería demasiado imaginarse lo que sentiría luego, justo cuando yo pensaba que Joe estaba bajo mi poder y que todo se haría cuando yo quisiera y como yo quisiera Joe pareció reaccionar, él me tomó de la espalda y me dejó caer en la cama para él colocarse encima de mí, lo vi directo al rostro, parecía tener una mirada sedienta, pero la mirada más apasionada, me besó el cuello con pasión, yo acariciaba sus brazos y sus hombros y todo lo que estaba al alcance de mis manos, empezó a arrancarme la ropa con desesperación intentando no romperme el vestido, casi con salvajismo descubrió donde estaba el cierre de ese vestido y terminó de quitármelo, ahora el dilema era quitarme ese brasier, pero yo debía dejar que Joe se desesperara un poco, si, bueno quería hacerlo sufrir un poco, Joe mordió sus labios al verme en ropa interior nuevamente y me miró de pies a cabeza con deseo, deseo la palabra perfecta para describir lo que yo sentía, deseo, placer, pasión, atracción, fuego, todo parecía perfecto, Joe beso todo mi abdomen desde el vientre hasta mis pechos, Oh que bien se sentía eso, podía haber algo mejor que estar con Joe? obviamente mi esposo no le llegaba ni a los talones, nunca seria ni la mitad de bueno que su hermano... Empecé a bajar los pantalones de Joe y entre él y yo terminamos de quitarlos, quedo
en bóxers, miré el contorno de sus piernas bien formadas, que hombre tan espectacular tenía en mis brazos!!! Y pensar de lo que me había estado perdiendo por estar con Nick, Joe tenía una sonrisa tan sexy que creí que me derretiría ante tanta perfección, belleza, y sensualidad. Joe puso sus manos en mi espalda y desabrochó mi brasier con tanta facilidad como si ya lo hubiera hecho miles de veces, bueno, a diferencia de mi Joe tenía mucha experiencia en esto y con muchas mujeres, yo solo con un solo hombre en toda mi vida, no iba a mostrarme sorprendida o demasiado desesperada aunque realmente lo estuviera, ahora yo debía ser otra mujer, fue él quien terminó de quitar mi brasier, ahora podía apreciar mis pechos desnudos, me beso y me tocó, ahora yo estaba más desesperada por tener realmente a Joe pero no debía demostrárselo, él me tomaba del cabello apasionadamente y besaba mis labios, con seguridad yo ardía en el fuego de la pasión, nos apresuramos quedarnos sin ninguna prenda, entre caricias y besos él se aferró a mi cuerpo, me tomo de mis caderas y sentí lo mejor que había sentido nunca antes, de un momento a otro él estuvo dentro de mí, Joe fue lo más cercano al cielo que he conocido, se sintió como si estuviera en el mismo paraíso, wow! él acabó conmigo, ahora yo estaba segura que nadie me haría sentir de tal manera, como un hombre inmortal podía ser tan capaz de hacerme sentir tan fuera de este mundo?? El placer que sentía era más que sobre natural, me hizo sentir como nunca antes, yo me aferraba a su espalda clavándole mis dedos, y nuestras piernas estaban entrelazadas, simplemente nada podía ser bueno como sentir aquello, en lo único que podía pensar era en lo mucho que amaba a ese hombre, ese hombre me hacía sentir cualquier sensación en una sola noche, Oh Joe eres solo mío!! Esa era todo lo que pensaba. Entre pasión desbordada Joe me habló. Joe: -Te amo- me dijo con voz firme. Tu: -Te amo- no contuve esas palabras, tenía que decírselo, lo amaba con toda mi alma como nunca antes había amado a nadie. Narra Joe: Con la mayor certeza podía asegurar que aquella había sido la mejor noche de toda mi vida, la mujer que me había hecho sentir más que cualquier otra y estaba seguro de que nunca nadie podría igualar aquello, que mujer podría ser tan buena? Sentí mucha envidia de mi hermano Nick porque él había sido tan afortunado como para tener miles de noches con esa mujer, fue tal mi satisfacción que fui el primero en decir te amo, bueno, realmente ella era la única mujer a la que le dicho te amo con sinceridad, podía decírselo a cualquiera sin problemas pero nunca sería cierto, en cambio con TN______ yo si lo sentía en serio, podía vivir en la cama con ella y nunca me aburriría, podía acostumbrarme sin dificultad a pasar todas y cada una de las noches que me quedaban vivo estando junto a ella, nunca me cansaría. Por un momento me sentí utilizado, por un momento pensé que ella solo había querido estar conmigo por la furia que sentía, o quizá quería olvidarse de Nick o tal vez solo tal vez quería vengarse de lo que Nick le había hecho, pero no me importó, no me importaba ser utilizado si eso se sentía tan bien, además yo la escuché decirme te amo y sonaba muy sincera, lo único que me entraba a la cabeza era que yo lo amaba y al fin habíamos estado juntos, al fin la hice mía, era mía aunque estuviera casada con otro hombre yo bien sabia que me pertenecía ahora, la tenía sobre mi pecho suspirando, la miré a los ojos con deseo, aun después de que acababa de hacerla mía seguía deseoso por ella, sus ojos tenían un brillo especial, algo en ellos me decía que ella me amaba, era imposible que pensara en alguien más cuando ella estaba conmigo, en mi pecho, desvestida, radiante, sonrojada y sensualmente despeinada mientras entrelazábamos nuestras piernas, me enloquecía, ella me hacia un demente, deseé con todas mis fuerzas despertar a su lado cada mañana, deseé tenerla para siempre, pero por un momento volví a la realidad, yo estaba en la cama de mi hermano con su esposa en brazos, obviamente ya no sentí compasión por él después de que hizo sufrir a la mujer que amo, pero luego recordé que era tarde, era casi media noche, y Nick aun no había llegado, claro, ahora que estaba engañando a TN______ no iba a llegar a casa temprano, algo me parecía muy extraño en esto, desde cuando
empezó todo esto?, es decir, cuando Nick empezó a serle infiel? No se suponía que él la amaba? Algo no me figuraba correctamente en esta historia. Cuando todo estaba en silencio se escuchó la puerta principal abrirse, salté de la cama en segundos y me puse de pie cuando mire a TN_______ ella estaba ahí acostada entre las sabanas sonriendo como si no le importara si su esposo nos viera juntos, había algo en ella que había cambiado, yo tomé mis pantalones del suelo, volví a ponerme mi ropa interior, salí de la habitación y corrí hacia la mía que estaba justo al frente antes de que Nick pudiera terminar de entrar a casa. Nunca supe que sucedió esa noche entre TN______ y Nick, yo me preguntaba si ella lo había reprochado o si simplemente no diría nada y utilizaría la venganza. Esa noche dormí satisfecho, alrededor del mediodía me desperté y no había nadie en casa, ni ella ni él, la casa estaba vacía, hice mi rutina diaria y fui a ver cómo iba todo en mi restaurant, llegué a casa temprano antes del anochecer, pensé que no había nadie en casa hasta que me encontré con TN______ en su cuarto vestida demasiado... Sexy. Que sorpresa!! Cuando salió de la habitación yo estaba de pie en el pasillo a punto de entrar a mi habitación, ni siquiera me miró y siguió su camino hasta la sala, yo la seguí. Joe: -a dónde vas?- le pregunté. Tu: -a bailar, voy a salir toda la noche- Joe: -con Nick?- Tu: -con quien?- se echo a reír con una falsa carcajada. -por supuesto que no, si no como crees que conoceré a otros- terminó de decirme con un tono seductor. A otros??? Pensé. Ahora si había llegado demasiado lejos, en qué clase de monstro se había convertido ella? Algo no estaba bien, cuando la miré a los ojos adiviné el deseo que ella tenía por hacer sufrir a Nick, gracias a Nick ella ahora estaba convertida en un monstro, alguien como yo pero mujer, yo no pensaba permitir que ella se convirtiera en una cualquiera; ella tomó sus llaves de la casa y antes de que pudiera abrir la puerta fui hacia ella y la tomé de la cintura por detrás. Joe: -no te lo voy a permitir, tu eres mía, no iras a ningún lado- le dije sin pensar, ella se volteó para quedar cara a cara conmigo. Tu: -no, no es cierto, solo pase una noche contigo eso no significa que te pertenezca o sí?- Joe: -pues no lo sé pero para mí me perteneces y no te dejaré ir a ninguna parte- Tu: -quieres que me quede esta noche contigo?- me acarició el pecho y el rostro, "Picara" si claro, como si pudiera decirle que no. Joe: -no crees que eres muy joven para seducir a alguien de esa manera?- Tu: -lo soy?- dijo aparentando inocencia. Que provocativa estaba siendo esta chica, yo la apreté aun más fuerte contra mi cuerpo y la besé mordiendo sus labios fugazmente, que bien se sentía. Joe: -si, y no iras a ninguna parte- ella me besó de nuevo a mí, el asunto empezaba a ponerse demasiado irresistible, ella no se dio cuenta pero yo le había quitado las llaves, luego me alejé de ella y me senté en un sillón a esperar hasta que ella reaccionara y notara que no tenía las llaves.
Tu: -muy listo no? Ya noté que me quitaste las llaves ahora dámelas- reí un poco. Joe: -no lo haré, tu no vas a salir de aquí- Tu: -si, supongo que me tienes bajo tu poder- Joe: -exacto- Tu: -bueno podemos jugar algunos jueguitos- esboce una sonrisa amplia, "Pervertida", bueno básicamente ella estaba haciendo que yo piense muchas cosas sucias. Joe: -dime por qué lo haces?- Tu: -que cosa?- Joe: -a que se debe tu cambio?- Tu: -yo no he cambiado, solo que ahora no dejaré que nadie me lastime- Joe: -si lo suponía, todo se trata de eso?- Tu: -de eso? De que hablas?- Joe: -de que tienes roto el corazón entonces ahora quieres ser una chica dura para que nadie vuelva a engañarte ni a hacerte daño- Tu: -bueno tienes razón, pero ten por seguro que nunca más voy a ser la misma niña estúpida- Joe: -me gusta tu nuevo cambio, lo que no me agrada es que quieras estar con "otros" y pues extraño un poco tu inocencia de antes- ella se sentó también en el sillón a mi lado. Tu: -no pienso cambiar, no volveré a ser la misma "yo" de antes- Joe: -lástima, porque que esa me gustaba más- Tu: -a si?- sonrió y se acercó hacia a mi demasiado, una cercanía bastante cómoda "coqueta" pensé. Bueno definitivamente ella no era la misma, cuando estuvo segura de que no podría quitarme las llaves se resignó y ambos nos quedamos viendo "two and a half men" en la tele hasta que ella se quedó dormidita como un ángel en el sofá, ella creyó que ahora era una mujer súper sensual pero cuando se quedó dormida de esa forma se veía igual de inocente que siempre, la lleve en brazos hasta su cama y ella ni siquiera se despertó. Al poco rato Nick llego a casa. Joe: -Hey- le saludé. Nick: -Hey y TN______? Joe: -dormida en el cuarto, donde estabas?-
Nick: -en la disquera- Joe: -claro- Nick: -hermano debo contarte algo- Joe: -tú me contaras algo?- me sorprendió. Nick: -es que necesito que alguien me diga que hacer- Joe: -Adelante te escucho- Nick: -bueno la cosa es que pues... Recuerdas a Miley?- Joe: -si- como olvidarla... Ahora qué?? Pensaba confesarme que engañaba a su esposa?- Nick: -ella llevaba como un mes haciéndome llamadas a las que nunca tomé en cuenta, hasta que bueno yo hablé con ella y le pregunté seriamente que era lo que quería, ella me dijo que quería verme para hablar conmigo, ayer nos encontramos en una cafetería y ella me besó, obvio yo la rechacé, luego de eso le dije que no volviera a llamarme jamás y que no me buscara nunca más, mi pregunta es si debo decírselo a TN_______- Joe: -un momento!! O sea que tu no la engañaste?- Nick: -por supuesto que no, como crees que podría yo hacer algo así si yo la amo- si, debí imaginarme esto, sabía que había algo raro, si Nick todo el tiempo me repetía que amaba a TN_______. Y ahora qué?? Yo debía decirle que me acosté anoche con su esposa?? O al menos debía decirle lo que ella había visto? Bien realmente lo que si debía hacer era contarle a TN______ sobre que Nick no le había sido infiel para que volviera a ser la misma de antes. Joe: -si le dices no va a creerte, no se lo digas- Nick: -estás seguro?- Joe: -si- En la mañana me desperté muy temprano para hablar con TN______ antes de que ella pudiera salir a trabajar, cuando Nick ya no estaba en casa tomé la oportunidad. Joe: -que paso con tu ropa sexy? No saldrás hoy?- Tu: -por supuesto que sí, pero en la noche Baby- Joe: -TN______ mira no tienes porque comportarte como lo estás haciendo- Tu: -por qué? Acaso te intimido?- Joe: -sabes que siempre soy muy sincero y tu estás actuando como una cualquiera-
Tu: -eso no es problema tuyo- Joe: -claro que lo es, y además yo se que todo esto es por Nick, realmente él no te engaña- Tu: -de que hablas? No estarás defendiendo a tu hermanito o sí? Yo lo vi muy claramente, si me engaña- Joe: -no es así, anoche mientras tu dormías él me contó voluntariamente sin que yo le pregunte nada sobre Miley lo que realmente sucedió...- terminé de decirle lo que Nick me había comentado y ella se quedo mirándome como confundida frunciendo el ceño. Tu: -entonces él nunca me engaño, que fue lo que hice?- Joe: -que? No me digas que te arrepientes de nuestra noche- Tu: -no, si supieras que hasta me gustaría repetirlo- ella lo dijo con expresión muy seria y yo reí. Joe: -pero... Te sientes culpable cierto?- Tu: -sí, pero es que Joe yo te amo a ti, ya no amo a Nick, siento que no puedo seguir atada a este matrimonio- suspiré. Narras tú: Bien... Ya yo estaba demasiado confundida, Nick me había lastimado pero él realmente era inocente no hizo nada, yo solo creí lo que vi y debí haberle hablado antes de pensar cualquier cosa, de lo único que estaba segura era de que amaba locamente a Joe y por otro lado sentía por completo que Nick no me pertenecía, yo debía amar a Nick pero no podía y menos luego de haber pasado la noche con Joe, y ahora qué hago? Me preguntaba yo una y otra vez, yo había sido la única infiel en la relación, y el sentimiento de culpa me atormentaba un poco, pero mi deseo por Joe era mayor que cualquier sentimiento de culpa. Aquella no fue la única vez que estuve con Joe, unas tres veces más hice el amor con él, cada vez que estábamos solos simplemente no podíamos resistirlo, éramos amantes secretos mientras que Nick seguía siendo tan buen esposo como siempre, nunca pude dejar de sentirme culpable, pero cómo evitaba estar con Joe si nos amábamos tanto? Incluso Joe no parecía tener la necesidad de estar con ninguna otra chica aparte mí, ya estaba empezando seriamente a plantearme un divorcio, pero como decírselo a Nick?? Yo prefería esperar a que Nick cometiera el mas mínimo error para enojarme con él pero resulta ser que Nick es demasiado perfecto, parece nunca cometer un error. Yo nunca antes me habría imaginado en esta situación, casada con mi novio de la juventud, eso sí lo imaginé, lo que no imaginé fue enamorarme de tal manera de un hombre que no es mi esposo y además engañar a Nick. Una noche estabamos preparándonos para ir a la premier de una película a la que fuimos invitados, ese tipo de eventos formales en el que pasas por la alfombra roja y critican tu vestuario, te llenas de paparazzis a tu alrededor solo por ser la esposa de Nick Jonas el importante solista y compositor de estos tiempos. Kevin y Joe también fueron invitados así que Kevin viajó con su esposa y su hijito hasta california la noche anterior y nos encontraríamos con él en los establecimientos del evento. Mi vestido sería de un color gris con una cinta negra a la cintura Nick lucía su típica elegancia que lo caracteriza
Y Joe ni hablar de lo sexy que para mí se veía
(me derrito con esa foto de Joe) Salimos en el auto de Nick los tres, Joe, Nick y yo, al llegar al evento saludamos a Kevin y Danielle. Steph de Jonas 134
Nos esperaba una alfombra roja con muchas luces y fotógrafos por doquier. El resto de la noche no me quedo más opción que sonreír falsamente mientras todos tomaban fotografías, hacían odiosas preguntas y pedían autógrafos a Nick, la noche empezaba a hacerse muy larga para mí, empecé a sentir un dolor de cabeza leve y me sentí mareada, mientras caminaba al lado de Nick me aferré a su brazo para no perder el equilibrio, él me miró con preocupación hasta que de un momento a otro me desvanecí, no supe que pasó después, todo se vio de color negro… (te desmayaste)
Capitulo 17 Lo primero que vi al abrir mis ojos fueron ese montón de rostros, una multitud de personas alrededor de mi, todos mirándome, reconocí unos pocos rostros, como por ejemplo el de Kevin y Danielle y Joe por supuesto resaltaba entre aquellas personas, luego caí en cuenta de que yo estaba sentada sobre el suelo de ese mismo lugar y mi espalda estaba recostada en los brazos de Nick que estaba de rodillas en el piso sosteniéndome, en seguida Joe me ofreció su mano para ayudarme a ponerme de pie, tomé su mano e intenté levantarme pero aun seguía mareada así que Joe se inclinó hacia mí para tomarme de la cintura y me levanto con facilidad, evidentemente desperté confundida y con ese leve mareo. Joe: -estás bien?- Tu: -sí, creo- Nick: -deberíamos ir a un medico?- Tu: -no, para nada, solo me desmaye, no es nada grave- Kevin: -pero no es normal que alguien se desmaye así como así cuando se supone que está en perfectas condiciones de salud- Tu: -estoy bien en serio- todas las personas a mi alrededor me miraban y comentaban cosas supongo que sobre mí, ahora yo estaba en boca de todos, y todos los flashes centraban la atención en mi. Joe: -deberíamos ir a casa- Nick: -estoy de acuerdo- Kevin: -iré a buscar a Paul a casa de mis padres y luego vamos a tu casa Joe- entendí que Kevin se quedaría también en el departamento de Joe y que había dejado a su hijo Paul en casa de mis suegros. En minutos me incorporé de nuevo. Tu: -ya estoy bien, solo estoy un poco mareada no deben perderse de esta noche por mi culpa- Nick: -estás segura? No te sientes mal?- antes de que yo pudiera contestarle a Nick Joe se me adelantó. Joe: -olvídalo, vamos a casa y ya está dicho- Joe algunas veces quería ejercer demasiada autoridad sobre mí Danielle: -si, será mejor que descanses y vayas mañana al doctor, que tal si es un problema de azúcar como el de Nick?- ella se refería a su Diabetes. Nick: -si... Bueno... Espero que no, pero puede ser peligroso linda- Tu: -ok vamos a casa pero no me van a convencer de que vaya a un medico- Joe: -de acuerdo- me dijo Joe a mí. -sí, ella es muy terca- le dijo a Kevin. Regrese a casa con Joe y Nick, al menos me alegraba de no tener a toda esa gente extraña encima de mí y ese
montón de fotógrafos y entrevistadores, Joe y Nick empezaron a darme muchas atenciones como si se tratara de que yo fuera una enferma, hicieron que me acueste en la cama y me llevaron comida, por suerte la comida fue preparada por Nick. Tu: -podrían dejar de comportarse así?? No estoy enferma- les insistí todo el rato. Pensé que había sido salvada cuando sonó el timbre del departamento y pues seguramente era Kevin que había llegado, así era pero Kevin y Danielle se unieron al combo de "cuiden a la chica que se desmayó". Cuando me cansé de las atenciones les dije a todos que me dejaran dormir para poder estar en paz. Logré quedarme dormida al cabo de un rato y luego sentí a Nick acostarse a mi lado y paso sus brazos alrededor de mí en un cálido abrazo. Sentí los labios de Nick sobre mi cuello cuando desperté en la mañana. Tu: -buenos días amor- Nick: -buenos días mi princesa- le di un beso de buenos días. Tu: -ya vas a salir seguramente cierto?- Nick: -sí, tengo que ir a componer con Greg y John- solté un suspiro. Tu: -si, igual que siempre- me mostré molesta, bueno al menos era una buena excusa para fingir estar enojada. Nick: -te prometo que te compensare esto y pasare muchísimo tiempo contigo, quizá podamos tomarnos unas vacaciones e ir a una isla paradisiaca solo tú y yo- como siempre Nick tenia la salvación a todo. Tu: -me gusta la idea- dije sin muchos ánimos. Nick: -me tengo que ir linda, deberías empezar a recoger tus cosas y hacer tus maletas pero no para las vacaciones sino para irnos a nuestra casa nueva que esta noche me entregarán las llaves- Tu: -que?? Esta noche?- Nick: -si pero no te preocupes que si no tienes todo listo para esta noche podemos irnos mañana- a mi no me preocupaba tener listas las maletas, a mí lo que realmente me preocupaba era lo pronto que iba a mudarme, o sea que ya no viviría mas con mi "cuñado" Joe, que triste seria acostumbrarme a no tenerlo, solo me imagina todo y ya me sentía deprimida, Nick saldría a trabajar todos los días y yo estaría prácticamente sola, sin nadie a quien hacerle el almuerzo, sin nadie que me hiciera reír, sin nadie que se siente conmigo en el sofá a ver la tele mientras comemos, sin nadie que pudiera darme lo mismo que Joe, mi vida se convertiría en rutina sin nada inesperado en el camino, pero así se suponía que debía vivir junto a mi esposo y ahora yo tenía la difícil tarea, o más bien la misión imposible de olvidarme de Joe, mi Joe que amo tanto, ese hombre que me devolvió a la vida. Nick: -adiós hermosa- me dio un beso y se fué. Después de darme una ducha y ponerme radiante salí del cuarto a preparar el desayuno pero sorpresivamente ya había sido preparado por Danielle y Kevin, ellos sí que parecían una pareja perfecta de esposos, como si jamás se cansaran de amarse, aunque siendo sincera yo nunca aprobé la relación de Kevin, sencillamente Danielle nunca me pareció lo suficiente para un tipo tan bueno como lo es Kevin, pero yo no soy nadie para dar mi opinión cuando todos parecían estar de acuerdo al igual que con Nick y yo, el único que parecía haberse resistido a casarse con alguien perfecta para él había sido Joe. No quería romper la escena familiar pero no pude evitar simplemente tomar mi comida de la mesa e irme ese sofá a comer con la tele encendida, luego de que lo hice Joe me siguió y quedaron solo Kevin, Danielle y el pequeño Paul en la mesa. Luego de que Joe termino de comer fue a su habitación y Kevin, su esposa y su hijo salieron de casa para ir a visitar a mis suegros, cuando estuve sola me quedé mirando las noticias en la TV, más que noticias parecían ser chismes, no estaba poniéndole atención a nada realmente hasta que escuché: "se rumora sobre un posible embarazo de la joven y bella esposa de Nick Jonas, después de haber sufrido un desmayo ayer en la premier de la película -Eclipse- se cree que puede estar esperando un bebe del famoso cantante, solo falta esperar que alguno de los dos lo confirme" me detuve a procesar cada palabra... Embazada?? Sera posible que yo...? Bueno, habían dado con algo de lo que ni siquiera yo podía estar segura, pero si solo había sido un desmayo, cualquiera podía desmayarse sin estar embarazada cierto?? Estaba esperando un hijo de Nick?? Un bebe wow, pero luego vino a mi mente un recuerdo de cuando yo era tan solo una niña y le pregunté a mi mamá si solo los esposos podían tener bebes y ella me había dicho que si y yo era tan inocente como para creerle, volví a la realidad, no solo los esposos pueden tener bebes, y yo... yo había estado con más de un hombre, estuve muchas veces con mi esposo y una que otra vez con... Joe, y saben a qué me refiero cuando digo que "estuve" con ellos, existía la posibilidad de que yo esté realmente embarazada? Si fuera así entonces había un gran problema... Mi bebe de quien era?? De lo único que iba a estar segura era de que sería yo la madre pero... pero y el padre?? El padre podría ser Joe, me estremecí al pensarlo, o quizá podría ser Nick; de cualquier forma estaba segura de que seria problemático, yo de cualquier forma iba a amar a mi hijo sea quien sea el padre, pero si... si era de Joe, no quería ni imaginarme lo que sucedería, Nick me odiaría y sufriría muchísimo además de que me convertiría en el hazme reír de toda la prensa y haría que Nick sufriera toda esa vergüenza, ya podía imaginarme en los encabezados de todos los diarios con el titulo de: "la esposa de Nick Jonas embarazada de su hermano Joe Jonas" de solo pensarlo me daban ganas de que me tragara la tierra, también estaba el hecho de que me convertiría en una decepción para todo el mundo, sobre todo para mis padres y los padres de Nick, como podía desgraciarse mi vida por solo el hecho de tener un lindo bebe fruto del amor verdadero; y si pues mi bebe era de Nick claramente no habría tanto problema, los únicos que seriamos infelices seriamos Joe y yo, primero porque habría un motivo más para seguir casada con Nick, entonces Joe se alejaría de mí y yo tendría que soportar vivir sin Joe el resto de mi vida y tendría un notable vacio en el corazón, si el hijo fuera de Nick tendría dos opciones: la primera, quedarme con Nick y seguir sufriendo por Joe, y la segunda, divorciarme a la larga de Nick y convertir a Joe en el padrastro y tío de mi hijo, algo bastante extraño, de seguro la segunda opción no era la más apropiada; si resultaba ser hijo de Joe, también tenía dos opciones: la primera, divorciarme de Nick en el acto y casarme con Joe y criar a nuestro hijito y ser felices a pesar de toda la humillación sufrida, y la segunda opción era ocultar que era hijo de Joe y seguir con Nick y nunca decirle que ese niño realmente sería de su hermano. Ya yo había imaginado un futuro caótico y terrible y ya había planeado cada cosa que haría, pero obviamente estaba sacando conclusiones absurdas porque yo de ningún modo estaba embaraza, no señor, eso no podía pasarme, solo me desmayé y ahora el mundo entero pensaba que yo estaba esperando un bebe... Yo no estoy embarazada cierto?? No, claro que no, me respondí a mí misma. Decidí no preocuparme más por eso. Fui a aceptar mi realidad de no vivir más con Joe y empecé a hacer mis maletas y a guardar mis cosas en cajas, Joe salió de su habitación y como la puerta de mi habitación estaba abierta él me vio, se quedó muy extrañado y entró a mi habitación. Joe: -que haces?- Tu: -guardar mis cosas, esta noche o mañana me iré con Nick a la casa que él compró- Joe: -que? No puedes irte-
Tu: -ya está hecho, la casa está comprada- Joe: -pero... Me dejaras aquí solo?? Como voy a hacer para estar contigo?- supongo que él se refería al aspecto más sucio de la frase "estar contigo" Tu: -quizá no podremos estar juntos jamás- Joe: -como puedes decir eso? Yo no lo soportaría- Tu: -será lo mejor- Joe: -pero si yo te amo- Tu: -también yo- Joe me tomó de ambas manos. Joe: -mírame- volteé mi mirada hacia él. -nunca ame a nadie tanto como a ti, no me dejes- termino de decir. Tu: -aww Joe no me lo hagas difícil- Joe: -no sé porque tiene que ser todo tan difícil, yo te deseo y te quiero para el resto de mi vida, ojala pudieras decidirte por mi algún día- yo quise llorar en un momento de la conversación, yo también quería tener a Joe y ahora el me reprochaba que nunca lo elegí a él, pero ojala fuera tan fácil, y a mí también me dolía tanto como a él no poder estar juntos. Me quedé callada. Joe tomó mi rostro entre sus manos haciendo que lo mire a los ojos, acercó sus labios a los míos con esa cercanía peligrosa y de esa misma forma llego a susurrarme. Joe: -te deseo, te deseo con todas mis ganas- me besó, el contacto con sus labios pareció hacer una descarga de energía brutal, todos sus besos se sentían igual de bien pero ningún beso era igual a otro, y las sensaciones se desbordaban cada vez que sentía sus labios rozando los míos, nunca me cansaría de sus besos, nunca me resistiría a un beso con tal sabor. En cuanto dejó de besarme logre hablar. Tu: -lo siento Joe pero esto no puede llegar más lejos- en los ojos de Joe vi como mis palabras los estaban hiriendo. Joe: -si, pues está bien, ya no se que mas decirte, pero debes saber que me lastima demasiado no tenerte, que nunca voy a poder olvidarte y que te amo- a mí también me estaba lastimando todo esto. Así como de un momento a otro empecé a sentirme mareada, me senté sobre la cama y cerré mis ojos para evitar sentirme mareada. Joe: -estás bien?- Tu: -si- dije en un hilo de voz, pero en ese momento empecé a sentir nauseas., sin poder resistir esas nauseas corrí al baño y... Vomité. Joe corrió detrás de mí y se arrodilló junto a mí en el baño. Joe: -que tienes? Te sientes mal?- me preguntó cuando yo ya me estaba lavando la cara y la boca. Tu: -estoy bien, el desayuno de esta mañana me hizo mal-
Joe: -deberías descansar un poco, deja esas maletas para depués- Joe bajó las maletas de mi cama y la acomodó para que me acueste. Tu: -está bien déjame sola- Joe: -ok... Adiós, llámame si necesitas algo, voy a estar en mi cuarto- me dijo y cerró la puerta al salir de mi habitación. Quería que me dejara sola para poder pensar, pero en el poco tiempo que estuve ahí recostada me quede dormida... Desperté porque alguien había encendido la luz de la habitación y se me hizo molesta para los ojos, ya era de noche, Nick estaba allí quitándose los zapatos y desatando su corbata. Nick: -que tal bella durmiente? Me dijeron que estuviste dormida todo el día- Tu: -wow dormí todo el día? Ni siquiera pude terminar de recoger mis cosas- Nick: -no importa mañana conocerás nuestra nueva casa te va a encantar- me mostró las llaves de nuestra futura casa. El día siguiente Nick no salió de casa en todo el día para ayudarme a empacar nuestras cosas, luego de haber terminado de empacar Kevin y Joe nos ayudaron a llevar todas las cosas al auto, cuando ya estábamos preparados para irnos me despedí de Kevin y Joe tal como me despedí de mis padres el día antes de casarme con Nick, para mi yo había perdido demasiado al mudarme, cuando le di a Joe un pequeño y amistoso abrazo de despedida lo único que yo deseaba era besarlo como nunca, pero obviamente no iba a hacerlo cuando todos estaban mirando. Partimos hacia nuestro nuevo hogar, en el auto yo iba mirando por el vidrio de la ventana cerrada, veía las calles, los niños, la gente, los demás autos y todo con mucha nostalgia y por primera vez pensé que me había apresurado mucho al casarme, yo me lance al agua con Nick y ahora debía asumir las responsabilidades de las consecuencias, ahora mi vida daba un cambio, por primera vez desde que me case con Nick íbamos a vivir realmente solos como una pareja de esposos, yo debía darle felicidad a mi esposo aunque eso costara sacrificar mi propia felicidad, me costaba asumir que realmente ahora tendría que acostumbrarme a la simple vida rutinaria de “marido y mujer” y que debía vivir con el dolor en mi corazón de no poder tener a Joe a mi lado. Y ahí estaba yo, cuando Nick detuvo el auto vi esa hermosa casa y no pude creer que realmente iba a vivir allí. Nick: - aquí estamos, esta es la casa- abrí la boca de la sorpresa, simplemente era una casa enorme y hermosa, una mansión con todas sus letras. Al entrar quedé aun más sorprendida, tenía una espaciosa sala amueblada. Una cómoda cocina.
5 hermosas habitaciones y una vista increíble. Creí que sería más fácil acostumbrarse a vivir en esa casa pero luego de unos días estaba volviéndome loca, todo era monótono, todo se convirtió en rutina, Nick trabajaba y yo también, nuestro tiempo libre lo pasábamos juntos, llegue a salir con mis amigas para intentar hacer cosas diferentes, y no podía vivir en paz cuando en todo lo que pensaba todo el día era en… Joe. Como extrañaba a ese chico, tenía algunos días sin saber de él, sin prepararle comida, sin ver tele junto a él, sin besarlo, sin tocarlo, sin abrazarlo, sin ver su sonrisa, sin mirarlo a los ojos, sin escuchar sus chistes, sin hablar con él, extrañaba cada parte de él, estaba empezando a creer que no podría seguir viviendo sin él. Yo no era feliz. Eran alrededor de las 5:00 pm yo estaba revisando el refrigerador, últimamente estaba sintiendo demasiada hambre, intenté que fuera lo mismo que antes y me senté sobre mi nuevo sofá, encendí la tele y me comí un sándwich con mucho queso, mientras estaba en la parte más entretenida de la serie “supernatural” escuché el timbre de la casa, -Genial, visitas- pensé con sarcasmo, atravesé la sala, tenía los pies descalzos y llevaba una ropa muy casera, es decir, llevaba ropa cómoda para andar en la casa, fui a abrir la puerta y mis ojos se deleitaron con la siguiente imagen que vieron, allí estaba él, de pie frente a mí, mirándome con sus hermosos ojos, solo al verlo mi sonrisa se ensanchó de oreja a oreja, y mi corazón latió con fuerza.
Joe: -Hola- Tu: -Hola- me dio un abrazo y se sintió tan confortable cómo es posible, casi pude decirle “te amo” en ese mismo instante. Joe: -no me invitaras a pasar?- Tu: -si claro, pasa aunque Nick no está en casa- Joe: -y quien dijo que yo quería ver a Nick?- Me derretí ante su coqueteo. Tu: -y… para que viniste?- entró a casa. Joe: -para conocer tu nueva casa y pues además… te extraño- Tu: -también te extraño y mucho- Joe: -bonito lugar- dijo inspeccionando el lugar con su mirada. Tu: -puedes sentarte- me senté en el sofá y le ofrecí sentarse a mi lado y eso fue lo que hizo. Joe: y... pues como te ha ido?- solté un leve suspiro.
Tu: -si te soy sincera no ha sido demasiado agradable- Joe se quedó mirándome a los ojos e hizo una larga pausa antes de volver a decir una palabra. Joe: -te amo- la verdad no me esperaba que me dijera algo así pero fue muy placentero volver a escuchar esas palabras de su boca, Joe se acercó hacia mi rostro, se acercó demasiado, sentí su respiración golpear mi rostro, mis labios dudaban si reaccionar o no. Pero luego me perdí, me perdí en su mirada, lo quise volver a tener conmigo, no me importaba nadie más en el mundo que no fuera Joseph Jonas, el tomó mi cabeza en sus manos y yo puse mis manos en su cuello y me besó como nunca
La pasión no nos dejaba pensar, el deseo de uno por el otro era tan fuerte que no conseguíamos reaccionar, mientras nos besábamos él fue recostándose sobre mí en aquel sofá
Ambos estábamos desesperados, él acarició mi espalda por dentro de mi camisa y yo me estremecí de placer, todo parecía estar perfecto estando con el hombre de mi vida hasta que escuché su voz, no fue la voz de Joe, era la voz de Nick… Nick: -Por qué?- Joe y yo nos separamos en menos de un segundo, el miedo me recorrió todo el cuerpo, me puse tan pálida como se es posible, me enfrié como un tempano de hielo, y el alma se me cayó a los pies al ver a Nick de pie en el marco de la puerta a punto de soltar las lagrimas, a mí también me dolía que Nick hubiera visto aquella escena, me dolía que él sufriera. Tu: Nick yo… puedo… puedo- Nick: -que? Puedes explicármelo?- me gritó y las lagrimas empezaron a caerle por las mejillas igual que a mí. Tu: -Nick esto no es…-no supe que decir, iba a inventar una excusa? Esto no es lo que parece? Yo sabía muy bien lo que pasaba entre Joe y yo. Corrí hacia Nick desesperada por abrazarlo, cuando estuve a punto de echarle mis brazos al cuello él me tomó de los brazos y me empujó con fuerza. Nick: -aléjate, no me toques o no respondo de los que pueda hacer- me gritó enfurecido. Joe no parecía saber qué hacer. Yo lloraba como loca. Joe: -hermano yo…- Nick: -hermano?? Tú eres un maldito traicionero al igual que esa-
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:26 pm

Capitulo 18 Se me destrozó el corazón cuando Nick me rechazó de esa forma, me dolía tanto que él haya visto aquello, yo quería correr a abrazarlo y a pedirle perdón pero él me había dicho claramente que no lo tocara ni me acercara. Se me hizo un nudo en el estomago, si a mí me dolía todo esto no quería ni imaginarme como se sentía Nick. Tu: -Nick por favor escúchame...- Nick: -por que tuviste que hacerme esto?? No tienes idea de cuándo me has lastimado- su rostro estaba enrojecido y sus ojos estaban cristalizados por el efecto de las lagrimas que supe que estaba intentando contener. Cuando yo di un paso al frente para reintentar acercarme a Nick él retrocedió dando un paso hacia atrás. Tu: -perdóname Nick por favor te lo ruego- le dije sollozando. Nick: -yo nunca me esperé esto de ti- su rostro ardía en furia y dolor, estaba apretando sus labios con fuerza y me miraba como si le hubiera clavado un puñal en la espalda. Joe: -Nick escucha ella no tuvo la culpa, yo soy el único culpable, yo la seduje, ella se resistió pero yo no la tomé en cuenta, yo tengo la culpa ella no- Nick le dirigió una mirada de odio y sosteniendo esa mirada penetrada en los ojos de Joe se adentró mas a el centro de la sala y dando pasos firmes y con lentitud se acercó a Joe hasta quedar justo al frente de él, Joe simplemente se mantuvo de pie y enfrentó la situación. Con toda su furia Nick golpeó el rostro de Joe con su puño cerrado, mi alteración llegó al máximo, no sabía de que más sería capaz Nick, aunque pareció ser muy fuerte el golpe Joe ni siquiera se movió de su lugar, la cara se le volteó a un lado por el impacto del puño pero Joe nunca despego los pies del suelo, no grito, no gimió, no se quejo, su actitud era fría e inexpresiva, no abrió la boca para decir ni media palabra, cuando le miré la cara su boca tenía un pequeño rastro de sangre y estaba empezando a hinchársele, Joe parecía pensar algo como: "me lo merezco". Nick: -que esperas para salir de mi casa imbécil- le dijo a Joe y este se marchó cruzando a través de esa puerta abierta, me lanzó una última mirada antes de darme la espalda y largarse. En cuanto Joe se estuvo fuera de nuestra vista Nick volvió a mirarme y su mirada me aterrorizó, sentí que me odiaba. Él subió las escaleras de la casa que daban al segundo piso donde se encontraban las habitaciones, cada paso que daba sobre esa escalera de madera se escuchaba como un audible golpe en el suelo, yo fui corriendo detrás de Nick, presa por el dolor y el llanto no logré decirle nada. Él entró a nuestra habitación.
Nick: -espero que sean muy felices- dijo mientras sacaba enfurecido unas maletas del armario y empezó a arrojar toda su ropa en ellas. Tu: -que estás haciendo?- yo aun lloraba. Nick: -que crees? Me voy para dejarles el camino libre para que hagan lo que quieran- Tu: -Nick por favor perdóname te lo suplico, Joe para mí no significa nada yo te amo Nick no me dejes- si mentir era el último recurso para salvar mi matrimonio no me importaría hacerlo una vez más. Nick: -como me gustaría creerte pero a mí me dio la impresión de que si yo no aparecía por esa puerta terminarías revolcándote con él en mi cama- sentí mucho terror al ver ese rostro tan enfurecido con esos ojos que ardían en fuego y me miraban como si quisiera hacerme daño. Tu: -Nick tú me amas?- Nick: -nunca lograré amar a nadie tanto como te amo a ti- Tu: -si es cierto que me amas por favor no me dejes, que voy a hacer yo sin ti?- Nick: -sin mí? No parecías necesitarme en absoluto cuando estabas con él- Tu: -que piensas hacer? Te divorciarás de mi?- Él guardó un profundo y largo silencio y no respondió a mi pregunta. Nick: -cuantas veces han estado juntos? Te acostaste con él? Lo amas?- me hizo esas preguntas repetitivas refiriéndose a Joe, y ahora que debía hacer? Seguir mintiéndole a mi marido? Si, aunque me doliera debía hacerlo, no podía mirarlo a los ojos y decirle la cruda verdad de que amo a su hermano y que me acosté unas cuantas veces con él.
Tu: -esta... Esta es la primera vez que sucede algo así- dije bajando la mirada hacia el suelo. Nick: -ojala algún día pueda olvidarte porque de otro modo sufriré el resto de mi vida- Tu: -que pasara con nosotros? Que le dirás a todos? Que le dirás a tus padres? A donde iras?- mientras Nick lanzaba toda su ropa a sus maletas yo me acerqué a él y lo miré directo a los ojos, y luego lo besé para no dejarlo ir a ninguna parte, por un momento sentí que se rindió ante mis labios y respondió a mi beso pero entonces me tomó de los hombros y me apartó de él. Nick: -aléjate de mí, tu eres una cualquiera- como me dolieron esas palabras, lo miré intentando transmitirle lo herida que me sentí cuando lo escuche llamarme “cualquiera”. Yo nunca quise perder a Nick y menos de esa manera, solo porque no pude tener fuerza de voluntad y resistirme a las tentaciones, si yo hubiera podido ser tan fuerte como para resistirme a Joe nada de esto estuviera pasando. Ya me había prácticamente humillado y arrastrado a los pies de Nick y él no parecía tener intensiones ni de creer mis mentiras, ni de escucharme, ni siquiera de volver a mirarme a los ojos. Después que él armario quedo vacio sin la ropa de Nick él se apresuró a cerrar el cierre ruidoso de su maleta y bajó la escalera con ella, yo lo seguí hasta que él llego a la puerta principal de la casa, me echó lo que parecía ser su última mirada. Nick: -adiós, que seas feliz- con esas palabras me dio la impresión de que Nick estaba preparado para irse lejos, para siempre y nunca volver a verme. Tu: -Nick no!!! No me hagas esto… volverás?? O te olvidaras de mí para siempre??- Nick: -que no te haga qué?? Que yo sepa tú has sido la única que hizo algo, tú me engañaste en mis narices, y te repito de nuevo… ojala algún día pueda llegar a olvidarte porque tu significas el mundo para mí- las lagrimas salían a chorros de mis ojos, mis mejillas ardían por la sangre caliente que se me había subido a la cabeza. Tu: -Nick si tú me dejas me destruirás- Nick: -por qué no lo pensaste antes de destruirme de esa forma?- él terminó de salir por la puerta con su maleta en mano a un costado de su cuerpo, yo lo seguí hasta el jardín principal del frente. Sin mirar atrás ni mirarme ni una sola vez mas metió su maleta en el asiento trasero de su auto, luego se subió al mismo y lo echó andar a toda velocidad. Estaba sola, adolorida, lastimada, humillada y además me sentía demasiado culpable por hacer sufrir a ese hombre que lo había dado todo por mí, estaba en las afueras de esa casa que él mismo había comprado para nosotros cuando estaba lleno de sueños e ilusiones, me senté sobre el suelo de ese enorme jardín que daba hacia la calle, no me importaba si alguien pasaba y me veía llorar, tampoco tenía ganas de volver a entrar en aquella casa, abrasé mis piernas con mis brazos y hundí mi rostro en mis rodillas.
No podía culpar a nadie por mis errores, yo era la única culpable de todo esto, yo era la mala de la historia, la que engaño a su esposo con su propio hermano y lo hizo sufrir. La luna estaba empezando a salir, el viento azotaba los arboles, y desde la sombra de un árbol apareció Joe corriendo cuando me vio allí lanzada llorando. Joe se arrodilló en el suelo y acarició mi cabello. Joe: -no llores mas, yo estoy aquí contigo y nunca te dejaré sola- Tu: -promételo- le dije susurrando entre sollozos. -prométeme que nunca me vas a dejar- Joe: -te lo prometo, te lo juro mi princesa- dijo mientras me abrazaba con mucha fuerza y sus enormes brazos me apretaban contra su cuerpo. En ese momento sentí que perdía los sentidos una vez más, sentía como si todo empezaba a moverse, nuevamente ese estúpido mareo me revolvió el estomago, casi pude verlo todo doble. Tu: -Joe no me siento bien- le susurré. Joe: -vamos a casa, quiero decir… a mi casa- Joe me levantó del suelo tomándome por la cintura con tanta facilidad que parecía que no hacía fuerza alguna. Esa noche me quedé dormida ahogada por mi llanto sobre el pecho de Joe. Al despertarme al amanecer aun tenía mi cara muy hinchada por haber estado llorando tanto, me dediqué el resto del día a llamar a Nick, le dejé mensajes en la contestadora ya que nunca quiso contestarme, no estaba en ninguna parte, no había ido a casa de sus padres, no había ido a casa de ninguno de sus amigos, no sabía siquiera si acaso había sido tragado por la tierra, no me preocupé demasiado por Joe pero él si parecía demasiado preocupado por mí. Lo único que yo podía pensar era en preguntarme en donde se había metido Nick y en que él no fuera a hacer alguna locura solo por mi culpa
Esa misma tarde cuando buscaba en la nevera algo para comer debido a esa hambre voraz que me atacaba muy seguido y debido que intentaba ahogar todas mis penas comiendo, saqué de la nevera un poco de arroz chino que supongo que Joe había pedido la noche anterior porque de seguro estaba hambriento, calenté el arroz en el horno de microondas y me serví por primera vez aquel vino que Joe me regaló un día después de haber arruinado la primera cena romántica con Nick el primer día que había empezado a vivir en el departamento de Joe. Que recuerdos!!!! Pensé. Y si pudiera tener otra oportunidad? Y si tuviera una oportunidad más para cambiarlo todo?? Eso era lo que yo más deseaba, una oportunidad para arreglar todos mis errores. Mientras caminaba hacía el sofá para sentarme a comer de repente sentí que el suelo empezaba a moverse bajo mis pies, pero realmente el suelo no se estaba moviendo, yo me estaba desvaneciendo por el mareo que sentía, desfallecí, sentí que mis piernas y mis brazos no respondieron cuando debían hacerlo, lo último que vi fue a Joe correr hasta donde estaba yo y lo último que sentí fueron los brazos de Joe sostenerme atrapándome en el aire justo antes de caer al suelo y acto seguido, mis ojos se cerraron. Cuando desperté abrí los ojos de golpe sin haberme tomado el tiempo de reaccionar, miré exasperada a mi alrededor sin saber donde estaba, hasta que logré reconocer que era la habitación de un hospital, paredes blancas, aparatos médicos, luces enceguecedoras, persianas de color blanco cubriendo aquella única ventana de la que no entraba luz sino al contrario parecía que la luz salía a través de ella, sabanas blancas que cubrían la cama en la que yo estaba recostada y para terminar el amor de mi vida estaba de pie en frente de la cama mirándome enmudecido. Que estaba haciendo yo en aquel lugar? Intenté rebuscar en mi memoria y lo último que recordaba era una imagen que recorrió mi mente como una escena de película, yo me desvanecía entre los brazos de Joe, eso quiere decir que nuevamente me había desmayado y deduje sin pensarlo mucho que Joe se apresuró a traerme al hospital, si yo hubiera estado despierta en aquel momento me hubiera negado rotundamente a ir al hospital y hubiera insistido en que mi salud estaba de diez pero era evidente que estaba en aquel hospital en contra de mi propia voluntad, Joe al mirarme se quedó callado, pasaron segundos y yo seguía esperando a que él dijera alguna palabra pero él simplemente se quedaba en silencio, entonces comprendí que él no iba a ser el primero en hablar así que yo me apresuré a decir lo primero que me vino a la cabeza. Tu: -Hola?- Joe: -hola hermosa como te sientes?- su rostro tenía un toque de nostalgia inexplicable, su mirada parecía desesperanzada por alguna razón. Tu: -que ha sucedido??- Joe: -te desmayaste y como no reaccionabas te traje aquí- Tu: -y... ya puedo irme??- Joe: -sí, ya podemos irnos- Tu: -que tonterías!! No era necesario que me trajeras aquí- Joe: -si lo era- Tu: -por qué?- Joe: -tienes idea de porque te has desmayado dos veces?- me preguntó
Tu: -mmm no, por supuesto que no- Joe: -pues… TN_______, tú estás esperando un hijo, seremos padres, él hijo que llevas en tu vientre es mío… Mío y tuyo. Mis manos empezaron a temblar y quedé petrificada me desvanecí nuevamente… No supe si lo siguiente que sucedió fue un sueño o fue la realidad… “le contamos primero todo lo sucedido a los padres de Joe. Todo!! El engaño, la desaparición de Nick y sobre nuestro bebe, ellos me hicieron llorar de lo avergonzada que me hicieron sentir, debía también contarle a mis padres y Joe también estuvo allí para acompañarme a ser fuerte en esto, también lloré de vergüenza. Los padres de Nick, Joe y yo buscamos a Nick por todas partes hasta que le contestó una llamada a su mamá y ella me puso al teléfono para que yo le contara sobre mi hijo con Joe, él también me humilló como nunca, me llamó ramera y mentirosa, me reprochó haberle mentido y haberle dicho que con Joe no había pasado nada cuando realmente ahora íbamos a tener un hijo. Meses después el volvió a California para hacerme firmar el estúpido documento o “contrato” de divorcio ya que él estaba comprometido con otra chica llamada Courtney, mi vientre empezaba a crecer y Joe seguía a mi lado dándome lejanas esperanzas de vida, solía decirme –al menos estamos juntos, Tu, Yo y Él (se refería a nuestro bebe)-“ Hasta ese día se remotaban mis recuerdos, a partir de aquel momento de mi vida no supe que ocurriría luego, no supe nunca el final de esa trágica historia de amor y engaño, una historia con un final a medias y no demasiado feliz, una historia llena de dolor y rencor una historia con un final desconocido y ajeno para mis conocimientos. Desperté y al abrir ojos vi lo primero que vi fue una luz blanca cegadora… Estoy Muerta? Pensé. Que otra cosa podía pensar cuando lo único que podía ver era aquella luz blanca, lo primero que pensé fueron en algunos comentarios que había escuchado sobre que al morir vez una luz blanca pero al fijarme con claridad me di cuenta que solo era una simple bombilla en el techo de una habitación muy iluminada, un… un hospital, una habitación pequeña, una habitación muy fría, yo tenía algunos “cables” y mangueras conectados a mí como si yo fuera una especie de robot en construcción… intenté recordar por qué razón me encontraba en ese lugar pero era inútil, nada me venía a la mente, era como si mi mente estuviera vacía en absoluto, lo único que recordaba era lo que estaba viendo justo en ese instante… me detuve a pensar ¿Quién soy? No me venía ninguna respuesta a la cabeza… nada. En absoluto nada me pasaba por la mente, comencé a desesperarme, no sabía nada de mí, no sabía por qué estaba en aquel lugar, no conocía ni siquiera mi físico, sin importarme nada más me levanté de la cama haciendo que todos esos “cables” se despeguen de mi cuerpo, en la habitación logré ver dos puertas, una de ellas tenía un letrero pequeño con fondo verde que decía “desocupado” supuse que aquel debía ser un baño y que entonces la otra puerta era la puerta para salir de la habitación. Qué hago? Pensé. Salir? Para qué? No conozco nada ni a nadie así que sería más seguro ir al baño para… no lo sé, para al menos verme al espejo y reconocer mi reflejo. Abrí la puerta de aquel baño, un casi típico cuarto de baño con dos lavamanos y un W.C. Me acerqué a aquel gran espejo que se encontraba pegado a la pared encima de los lavamanos y me sorprendí demasiado al ver mi reflejo, ni siquiera podía reconocerme a mí misma, no logré reconocer mi propio cuerpo. Tenía una cabellera despeinada, larga y espesa que caía sobre mis hombros y me llegaba hasta la espalda, tenía un cuerpo demasiado aniñado cubierto por una bata azul, hasta podía decirse que era una chica atractiva pero a juzgar por la forma de mi pecho plano yo creería que solo era una niña, una niña con un rostro tímidamente inocente, y además no tenía demasiada estatura. Mi rostro estaba ligeramente sonrojado y mi reflejo me mostraba mi cara de sorpresa ilícita. Decidí salir de ese cuarto de baño y cuando volví a la habitación un chico estaba cerrando la puerta detrás de
él después de haber entrado, un chico guapo y ciertamente, tampoco parecía tener demasiada edad, su estatura no era demasiada que digamos, tenía un rostro con facciones muy bien perfeccionadas, era de ojos pequeños y castaños al igual que su cabello de rulos y sus delicadas cejas. Al verme su rostro mostró sorpresa. Xxxxxxxx: -TN________?? Despertaste!!!- lo miré atónita, quien era aquel chico??? Y él me llamó TN_______. Tu: -Quien eres?- Xxxxxxxxx: -como que quien soy?? Soy yo, Nick, No me recuerdas??- Tu: -no- Nick: -al menos despertaste un día antes de tu cumpleaños, fue un milagro- Tu: -que edad cumpliré??- Nick: -dieciséis-
Capitulo 19 Narro yo: Ella (o sea TU) ahora tenía todo lo que había deseado "una segunda oportunidad", el tiempo había dado un giro hacia atrás, el tiempo le había dado esa oportunidad para reparar sus errores, para cambiar la historia de su trágico futuro, ella ahora tenía el poder para tomar las decisiones correctas desde el principio de la historia, desde que todo este caos comenzó, podía tomar tres caminos, tenía tres posibles opciones, la primera: cometer exactamente los mismos errores una y otra vez y que su historia fuera la misma; la segunda: ser cuidadosa y tomar las decisiones correctas para no cometer los mismos errores de nuevo y lograr mejorar su final feliz; y la tercera: hacer una nueva historia cambiándolo todo en absoluto, pero contaría con una pequeña desventaja: ella no recordaría nada, nada en absoluto ni sobre su niñez ni sobre la época en la que fue adulta y se equivocó muchas veces, ella no iba a recordar ni su pasado ni su futuro ni nada que se le parezca, de ese modo ningún recuerdo podría influir sobre las decisiones que tomara en esta nueva historia, a partir de acá se comenzaría a escribir en páginas en blanco un nuevo libro con una nueva historia. Narras tú: Me encontraba relativamente muy confundida. Mire a este chico... Nick con la cabeza inclinada hacia un lado mostrándole que no comprendía nada de lo que él estaba diciendo. Tu: -dices que me he caído de un árbol y por eso estoy aquí ahora?- Nick: -Exacto, te la pasas en los arboles- Tu: -y tú que eres mío?- Nick: -yo soy tu novio- Tu: -tú eres mi novio?- Nick: -aja- Tu: -nos hemos besado?- Nick: -no... Aun- Tu: -que edad tienes?- Nick: -cumplí 16 el mes pasado- Tu: -me amas?- Nick: -si- Tu: -cuanto tiempo estuve inconsciente?-
Nick: -tres días- Tu: -wow tres días? Y alguna vez te dije que te amaba?- Nick: -si, justo antes de subirte a aquel árbol- Tu: -quisiera recordarlo- Nick: -debo ir a decirle a tus padres o a algún doctor que ya despertaste- Tu: -de acuerdo- él salió de la habitación y yo me quedé sentada sobre la cama. Me quede pensando... Él es mi novio?? Pues si se suponía que yo lo amaba realmente no lo recordaba, tampoco podía sentir nada por un chico que para mí lo estaba viendo por primera vez en la vida, definitivamente no entendía nada en absoluto de lo que estaba sucediendo. No sé quién soy, no puedo recordar nada de nada sobre mi vida, ni siquiera pude reconocerme al verme al espejo y además había un chico que podía jurar que era mi novio y que nos amábamos. Sin duda había muchísimas cosas de las que me estaba perdiendo y deseaba con muchas ganas recordar todo aquello. Mis pensamientos fueron interrumpidos por una oleada de personas que entraron a mi habitación. Xxxxxxx: -hija- gritaron mientras entraban a la habitación y corrían hacia mí con los brazos abiertos, yo los miré con expresión extrañada, era un hombre muy alto y robusto y de rudas pero hermosas facciones en su rostro, ese debía de ser mi padre, y a su lado una mujer de baja estatura, delgada y de figura esbelta, esa debía ser mi madre, cuando me abrazaron no pude abrirle mis brazos amorosamente como quizás ellos esperaban porque yo no podía recordarlos, no recordaba su crianza y tampoco podía amarlos como mis padres porque también me parecían unos desconocidos. Nick estaba de pie cerca de la puerta de la habitación con un muchacho más grande a su lado, un muchacho medianamente alto, con rulos castaños adornando su rostro y unos ojos verdosos bastante inocentes, escuché que Nick lo llamó Kevin. Al ver mi reacción de rechazo mis padres quedaron espantados y Nick se apresuró a hablar. Nick: -ella no recuerda nada- enseguida un hombre con bata blanca entró a la habitación también, -un doctor- supuse. No entendía nada de lo que estaba sucediendo, Nick me había dicho que caí de un árbol y me golpeé la cabeza, ahora se suponía que no recordaba nada sobre mi vida, seguramente esa era la razón por la que sentía un agudo dolor en la parte de atrás de mi cabeza, quiza por el efecto del golpe. Mientras escuchaba la charla del doctor con mi desconocida madre me percaté de algunas frases que me llamaron la atención "ella ya se puede ir a casa pero quizá no recuerde nada jamás o quizá sí, no deben presionarla, lo mejor sería que ella misma empiece a recordar por su cuenta pero si ven que eso no funciona pueden empezar a explicarle cosas sencillas como los nombres de sus familiares, su edad, su nombre y cuáles son sus amigos" decía el doctor con voz entusiasta. El joven que estaba a un lado de Nick se acercó a mí. Kevin: -estas bien TN_______?- Tu: -supongo, y tu quien eres?- Kevin: -soy yo Kevin, tampoco a mí me recuerdas? Nick y yo somos hermanos y somos tus amigos... Bueno, él es más que tu amigo- dijo para bromear al respecto con Nick.
Tu: -no, tampoco te recuerdo- Antes de salir de ese hospital me di cuenta de que había muchas personas que me querían y estaban allí conmigo para apoyarme, estaban mis padres, los padres Nick, estaba Kevin, también había otro pequeño hermanito más, un niño de unos 8 o 9 años llamado Frankie, todos me querían y estaban comentándome un poco sobre cosas de mi vida. Los padres de Nick eran muy simpáticos hasta que empezaban a ponerse pesados a bromear con mis padres sobre Nick y yo, me di cuenta de que los padres de Nick y los míos se llevaban muy bien, incluso podía decirse que eran viejos amigos, y otra cosa que noté fue que todos parecían pertenecer a un grupo llamado "hagamos bromas sobre la parejita de Nick y TN_______" hasta al pequeño Frankie lo escuché hablar sobre "la linda pareja que hacen". Kevin el hermano mayor llevaba en su dedo un anillo de compromiso y al mirarlo decía "el próximo en comprometerse después de mí será Nick obviamente" y mis padres y los padres de Nick decían cosas como "que tiernos se ven juntos, algún día los veré casados" a mi esa clase de comentarios llegaban a hartarme y avergonzarme mucho a tal punto de que mis mejillas se sonrojaban y ardían. Nick parecía tratarme más como a su vieja amiga, me hablaba con facilidad de todo para contarme cosas que evidentemente no recordaba, sus padres parecían ser señores amigables, Kevin a pesar de que es el más grande de sus hermanos tenía una inocencia en los ojos que le daba un aire hermoso a aquel rostro, era agradable y gracioso, el pequeño Frankie un adorable niño juguetón y lleno de picardía, era demasiada ternura en un solo niño, y para terminar mis padres parecían ser preocupados y deseosos de cuidarme y amarme, hasta allí llegaba la corta lista de personas que conocía, esas eran las únicas personas de las que al menos sabia que papel desempeñaban en mi vida. Ese chico que decía ser mi novio, bueno no podía quejarme, era guapo, parecía muy honesto y decía que me amaba, después de escucharlo hablar por mucho rato porque lo miré y escuche detenidamente intentando conocerlo, me di cuenta de que era un muchacho bastante serio, como que costaba sacarle sonrisas y se puede decir que no era el más hablador y charlatán de sus hermanos, pero era muy tierno, conmovedor y simpático. Lo escuché cantar, me dedicó una aparente "serenata" mientras yo estaba recostada en la cama de la habitación del hospital, su voz es preciosa, tenia aquellos aires de voz ronca que sin duda enloquecerían a cualquier mujer, se montó su guitarra sobre su pierna después de haberse sentado en una silla y empezó con esa canción a la que llamó "When you look me in the eyes", de solo escuchar su voz acompañada de la estupenda letra de aquella canción y el sonido armonioso de su guitarra se me ponía la piel de gallina y me daban leves escalofríos ante tanto talento y ante aquellas hermosas palabras de la canción que hasta podían hacerme llorar, pero yo no podía llorar, por alguna razón inexplicable mi corazón estaba demasiado endurecido. Maldecí haber perdido la memoria ya que también parecía haber perdido la memoria mi corazón, como iba amar a toda esa maravillosa gente si para mí era como si nunca estuvieron conmigo, era como si de repente habían aparecido para contarme cosas de las que yo ni siquiera estaba segura, no pueden imaginarse lo agonizante que se siente estar rodeado de extraños que si te recuerdan a ti pero tú no a ellos, es simplemente frustrante querer recordar algo, aunque sea lo más simple y tu mente se quede en blanco, además de el hecho de tenerle confianza ciega a esas personas que me rodeaban y me decían que me amaban... Supongo que debe ser hasta agonizante el hecho de no recordar donde pusiste las llaves de tu casa entonces pueden imaginarse cuan horrible es tener la mente vacía de recuerdos en absoluto como la mía. Me despedí de Nick y de su familia para volver a casa esa noche, nos subimos a un coche que conducía mi padre y emprendimos el camino hacia nuestra casa. En un terreno grande y vacio había una casa grande y muy pintoresca,
Ese era nuestro hogar, cuando entré a aquel lugar que tampoco lo reconocía, lo primero que vi fue una sala bien adornada con detalles clásicos. Quería irme a echarme en la cama de mi habitación pero... Donde esta mi habitación? Maldita memoria vacía. Pensé. Tu: -donde esta mi habitación?- le pregunté a mis padres. Mama: -yo te llevaré- dijo mi madre haciéndome un gesto para que la siguiera, subimos por unas escaleras de madera, nos adentramos en un pasillo y la segunda de las puertas resultó ser mi cuarto, mi madre abrió la puerta y del otro lado se encontraba una pintoresca habitación, muy hermosa habitación, sinceramente me encantó ese lugar.
Tu: -adiós mama buenas noches iré a dormir- le dije apresurándome a sacarla del cuarto para estar sola. Tu Mamá: -pero no cenarás nada?- Tu: -no, no tengo hambre- Tu Mamá: -mmm está bien, que duermas bien princesa- dijo mientras salía de la habitación y dejando la puerta cerrada. Busque en el armario y me coloqué una pijama que allí encontré.
Me recosté sobre mi cama, intentaba pensar. Soy una adolescente con un novio, amigos y familia que me quieren, bueno, qué más puedo pedir, al menos no aparecí de repente con unos secuestradores asesinos. Pero yo deseaba con todas mis fuerzas recordar algo de mi vida, un rostro familiar, una vivencia, cualquier tontería sobre mi vida pero no lo logré, nada aparecía en mi mente. Mire hacia el reloj de la pequeña mesa que estaba al lado de mi cama y era justo media noche, mi habitación estaba oscura, únicamente iluminada con la leve luz de la luna que traspasaba las cortinas que cubrían la ventana. Me di cuenta de que había estado despierta pensando por varias horas. Cerré los ojos dejando caer mis parpados para intentar dormir pero entonces escuché un ruido, de donde proviene aquel ruido? Me senté sobre la cama para mirar atentamente toda la habitación, calmadamente intenté pensar con más claridad, escuché el sonido más atentamente que aun seguía sonando repetitivamente y noté que era el sonido de algo golpeando el vidrio de la ventana. Puse mis pies descalzos sobre el suelo de piedra y caminé con un poco de miedo hacia la ventana para abrir las cortinas. De una sola vez abrí esas cortinas y lo que vi me dejó un poco sorprendida, era ese chico... Nick, él estaba montado de alguna manera sobre mi ventana golpeando el vidrio con su puño cerrado, entonces no lo pensé mas y abrí también el vidrio de aquella ventana quitándole el seguro que la mantenía cerrada y deslizándola hacia arriba. Me detuve para mirar hacia abajo un poco, y me percaté de que Nick estaba encima de una larga escalera que alguien había colocado allí casi con la intensión de que Nick entrarapor mi ventana a mi habiación. Miré a Nick con cara de confundida. Nick: -feliz cumpleaños- Tu: -aaahhmm gracias?- yo había olvidado que era mi cumpleaños, pues ya eran más de las 12 am, Nick de un salto se incorporó adentro de la habitación. Nick: -estabas durmiendo?- él se acercó peligrosamente a mí y acarició mi cabello, pero yo a pesar de que estaba un poco cautelosa no me moví de mi lugar, supuse que su cercanía y sus caricias era algo normal considerando que era mi novio. Tu: -No, estaba despierta, como llegaste aquí?- Nick: -siempre vengo, vivo a solo dos calles de aquí- Tu: -nuestros padres saben que vienes en la noche a mi cuarto y que entras por la ventana y que estamos aquí solos a menudo?- Nick: -si, por qué? Te molesta?- Tu: -supongo que no- Nick: -nuestros padres son los que parecen estar más de acuerdo con lo nuestro, ellos colocaron esa escalera intencionalmente para que yo entre directo a tu cuarto y no tenga que tocar el timbre y despertar a todos en media noche, ellos son los más felices cuando estamos juntos, lo único que me han pedido es que te mantenga virgen hasta que nos casemos- Tu: -virgen?- no sabía el significado de aquella palabra, que quería decir él con eso? El seguía acariciando mi cabello echando algunos mechones hacia detrás de mis orejas. Nick: -si, virgen- Tu: -que significa?- Nick: -no lo sabes?- abrió los ojos como platos y me miró con ilícita sorpresa, comosi no saber aquel significado fuera un pecado. Tu: -no, yo no lo sé- Nick: -está bien no importa, algún día lo entenderás- Tu: -quiero saberlo, dime lo que significa- Nick: -no puedo, para mi es complicado explicarte aquello- me quedé callada con intensiones de no insistirle más sobre "aquello". -y aun no recuerdas nada?- me preguntó mientras sus labios se posaban sobre mi oreja y me susurraban esas palabras. Tu: -no, no puedo recordar nada- él se alejó unos centímetros de mí para observar mi rostro completo y se quedó unos largos segundos en silencio contemplando mi cara.
Nick: -eres hermosa- yo me quedé muda de nerviosismo, todo esto estaba empezando a ponerme demasiado nerviosa. -te amo- susurró, yo debía decirle que lo amaba? Yo debía responderle también? Pero antes de que yo dijera cualquier inútil palabra sus labios estuvieron sobre los míos, me tocó con sus labios acariciando los míos, era evidente que yo no tenía experiencia en estas cosas porque no estaba segura de que debía hacer, me deje llevar y seguí el curso del movimiento de nuestros labios, Nick tomó mi labio inferior delicadamente entre sus dientes y luego me horrorizo cuando su lengua acarició cada parte de mi boca, esto en definitiva me dejo desbocada y nerviosa, después de habernos besado durante minutos y recuperar el aliento logré hablar. Tu: -es nuestro primer beso?- Nick: -si, te dije que no nos habíamos besado- Tu: -pero... Es mi primer beso??- Nick: -el mío si, el tuyo no lo sé, yo creo que también es la primera vez que besas a un chico puesto que yo he sido tu único novio entonces supongo que sí- Tu: -estuvo bien- dije después de que lo pense dos veces, debo admitir que al principio me aterrorizó como si hubiera estado haciendo algo muy malo y prohibido, pero después de haberlo pensado dos veces me pareció que se sintió relativamente bien. Nick: -estuvo perfecto- susurró. Al menos ahora había vivido una experiencia con este chico, y ahora si tenía algo para recordar sobre él. -ya tengo que irme- me dijo mientras me daba la espalda y se salía por aquella por aquella ventana. Tu: -adiós- Nick: -adiós- dijo antes de volver a bajar por aquellas escaleras. Me quedé allí sola y volví a meterme a la cama antes de quedarme dormida. Mis padres me despertaron en la mañana con el desayuno en la cama y me desearon un feliz cumpleaños, en ese momento agradecí tener unos padres tan cariñosos como los míos. El resto del día estuve llena de atenciones por parte de mis padres, me daban dulces, me llenaban de regalos y demás y al atardecer mis padres me comentaron que la familia Jonas vendría a casa para celebrar mi cumpleaños, la familia Jonas? Quien rayos son la familia Jonas. Pensé, pero no me preocupé por saberlo, quizá fueran amistades de la familia o algo así. Cuando vi llegar a Nick, Kevin, Frankie y a sus padres caí en cuenta de que ellos eran la familia Jonas. Kevin: -Feliz cumpleaños- me saludó Kevin con un amistoso abrazo, lo mismo hizo Frankie y la señora Denisse y el Sr. Paul, pero cuando Nick se acercó a saludarme me dio un pequeño y casi fugaz beso en los labios, casi fue un pequeño roce de labios, mas rápido que un parpadeo. Me sonrojé demasiado, todos lo habían visto, todos quedaron casi con la boca abierta cuando Nick me besó y yo estaba apenada y avergonzada, todos estaban sonriendo con picardía y se quedaron mirándonos enmudecidos, el primero que se atrevió a hablar fue Frankie. Frankie: -ustedes acaban de besarse?- dijo sorprendido y con mucha inocencia, nuestros padres se quedaron sonriendo con picardía sin decir nada. Kevin: -al fin mi hermanito hizo algo- y si supiera sobre el besote que me dio anoche. Pensé. Entre conversaciones aniñadas con Nick, Kevin y Frankie pasamos el resto del día juntos hablando y paseando por los jardines de la casa mientras que los adultos o sea nuestros padres estaban hablando riendo y bebiendo. Tu: -Nick y cuando nos conocimos?- dije mientras caminábamos juntos los cuatro, es decir, Nick, Kevin, Frankie y yo. Nick: -al comienzo de secundaria, teníamos 12 años y nos hicimos amigos muy rápido- Tu: -y como nos hicimos novios?- Nick: -nos gustamos desde siempre y nuestros padres me han convencido de que te pidiera ser mi novia- Tu: -hace cuanto tiempo somos novios?- Nick: -mmmm solo unos cinco días- Tu: -y por qué has esperado tanto si siempre te gusté?- Nick: -pues yo... No lo sé, es que simplemente tenía miedo, se supone que soy un chico tímido- Kevin y Frankie escuchaban sin decir nada y yo atormentaba a Nick con todas esas preguntas sobre mi vida. Tu: -tengo muchos amigos?- Nick: -si, en la escuela no es que seas la más popular pero tienes muchos amigos, de igual forma ahora te ayudará mucho mas ser la novia de un Jonas- Tu: -un Jonas?- Kevin: -bueno, la cosa es que tenemos un banda los tres, se puede decir que somos famosos- los tres? Pensé. Hasta el pequeño Frankie participaba en la banda?. Tu: -wow entonces tengo amigos famosos- estaba empezando a creer que mi vida era más que perfecta, como me gustaría recordarla. Tan de repente como un escalofrío, perdí a los chicos de vista, miré a mi alrededor y ellos no estaban conmigo, el jardín estaba vacío,
Las flores delicadamente bien cuidadas se movían por el efecto del viento, a donde se metieron esos tres? Cuando me volteé para regresar a dentro de la casa puse mi atención a un árbol un grandísimo árbol de mangos, lo que vi debajo de aquel árbol me puso los pelos de punta, me llamó la atención un chico que estaba recostado al pie de aquel árbol, sus manos descansaban sobre su abdomen, el chico parecía estar dormido ya que sus parpados estaban cerrados, no lo reconocí, quien es ese? Me pregunté y la respuesta no parecía surgir de ninguna parte, el solo hecho de mirarlo me causo escalofríos, su sola presencia me paralizó el corazón y me dejó sin aliento, únicamente el simple hecho de estar allí hizo que sintiera un terrible cosquilleo que recorrió todo mi cuerpo, no supe si lo que sentía era miedo o algo mas, no supe si debía correr a decirle a alguien que había un extraño durmiendo debajo de un árbol en nuestro jardín o si debía esconderme o quedarme allí, yo estaba a unos dos metros de distancia de aquel chico, calculé que debía tener unos 18 años porque tenía una figura bien formada, tenía un cuerpo musculoso, hasta podría decir delicioso, lo miré un poco más detenidamente acercándome a él y noté que era excesivamente apuesto, su rostro era hermoso, sus labios eran carnosos y rosados y con una forma bien contorneada, hasta sentí deseos de besarlo, sentí deseos de tener esos labios entre mis dientes, -ok, empecé a enloquecer- me dije a mi misma; sus cejas eran gruesas y
estaban despeinadas al igual que su cabello de un color negro, sus mejillas se veían hermosamente sonrojadas, que muchacho tan guapo estaban deleitando mis ojos pero sin saber la razón ese chico me causaba un hormigueo en todo el cuerpo, al mismo tiempo que quería lanzarme sobre él también quería salir corriendo lejos de él. Abrí mi boca para hablar pero no salía ningún sonido, estaba enmudecida, y cuando estuve a punto de echar a correr hacia la casa el chico abrió los ojos y se quedo mirándome, me paralicé.
Capitulo 20 Xxxxxxxx: -que me miras linda?- sus palabras rompieron el encanto, como puede ser tan maleducado? Y además tan atrevido para llamarme linda. él empezó a levantarse del suelo y yo retrocedí un paso. Tu: -quien eres?- cuando me escuchó decir eso soltó una ruidosa carcajada con todas sus ganas. Joe: -había olvidado que no recuerdas nada, soy Joe, soy tu hermano mayor- dijo aun entre carcajadas. Hermano mayor? Por qué nadie me dijo que tenía un hermano mayor?. Entonces escuché la voz de Nick que salía de alguna parte. Nick: -hermano no la confundas- le dijo a ese tal Joe mientras salía de atrás de los arbustos con Kevin y Frankie -él no es tu hermano mayor, él es mi hermano mayor, siempre le gusta hacer bromitas así que no te recomiendo que lo escuches demasiado- por un momento sentí alivio porque hace unos minutos yo había querido besarlo. Tu: -yo no sabía que tenias un hermano mas, y como llegó aquí sin que yo lo viera?- Joe: -soy un poco sobrenatural es por eso que no me viste llegar- dijo con una sonrisa llena de picardía, yo estaba empezando a enojarme porque sabía que este chico quería tomarme el pelo. Nick: -entró por acá atrás por eso no lo viste, ven vamos- me dijo y me tomó de la mano para que yo caminara con él, pero cuando ese Joe nos vio tomados de manos habló escandalosamente- Joe: -un momento?? Ustedes ya son novios??- Kevin: -deberías actualizarte con algunas cosas hermanito- Joe: -nahh no lo creo, Nick se haría en los pantalones antes de pedirle a una chica que sea su novia- Nick alzó una ceja. -nena seguro ha aprovechado que estás desmemoriada para decirte que ya eran novios- medité sobre eso... No, me dije, Nick parece muy honesto él no me mentiría. Frankie: -yo los vi besarse- agregó Frankie, y yo me sonrojé. Joe abrió los ojos y la boca de par en par sorprendido. Joe: -es en serio?? Nick: -ya vámonos, no le hagas caso a Joe- me dijo y me jaló de la mano para que lo siguiera y Kevin y Frankie vinieron detrás de nosotros, pero ese Joe se quedó en el jardín. Que pesado era ese apuesto muchacho, demasiado pesado para ser tan... Atractivo. Joe: -feliz cumpleaños- gritó Joe mientras nosotros nos alejábamos. Entramos a casa y todos nos sentamos en los escalones de la escalera de madera que comunica el primer piso con el segundo ya que el sofá y el sillón estaban ocupados por "los adultos". Tu: -por qué no me dijiste que tenías un hermano más? Y porque no lo vi antes?-
Nick: -tú no me preguntaste si tenía más hermanos, y pues él no anda mucho con nosotros, se la pasa con muchas mujeres, supongo que hoy vino por obligación- Tu: -qué edad tiene tu hermano Joe?- Nick: -19, está por cumplir los 20- Tu: -vaya!! es grande- Nick: -para ti sí, pero hasta Kevin es más grande que Joe- Tu: -si, supuse que Kevin era mayor- Entonces escuché la voz de mi madre diciendo "vengan vamos a partir el pastel" seguidamente Joe apareció entrando por la puerta trasera que comunica la casa con el jardín, nuevamente me recorrió un escalofrió por todo el cuerpo al ver a este joven, había algo en él, no sabría explicarlo con exactitud pero con su sola presencia se me paralizaban los sentidos. Todos nos colocamos alrededor de la mesa en donde había un pastel de crema blanca con fresas, Joe se colocó justo a mi lado y mi cuerpo parecía responder con sensaciones extrañas dentro de mí, al moverme, su brazo rozo el mío y sentí una increíble descarga de energía, sentí que al contacto con su piel algo inexplicable sucedió, tal fue la sensación que sentí que me alejé de él de un salto, ante mi exaltación repentina todos enmudecieron y se quedaron mirándome, Joe también me miraba como si también había sentido lo mismo que yo, en sus ojos vi confusión y alteración, parecía que estaba intentando darle una explicación lógica a aquello, es algo tan difícil de describir, no sé exactamente el nombre correcto para darle a cada sensación que me invadió el cuerpo, para mí fue algo parecido a un corto circuito que se dio al contacto de nuestras pieles haciendo que traspasara una chispa de electricidad, fue como un choque, fue como volver a perder la memoria, era como si todo a mi alrededor hubiera dejado de existir, fue como un terrible hormigueo que invadió hasta el último de mis músculos, enfrió hasta el último de mis huesos y erizó hasta el último de mis cabellos, no podría siquiera decir si fue una sensación agradable o no, yo quería decirle algo como: -que fue lo que me hiciste?- pero cuando lo miré a los ojos el parecía estar en el mismo estado de shock que yo, Joe y yo nos miramos intensamente a los ojos sin decir ni la mas mínima palabra, y todos los demás, igual de callados, miraban la escena con atención igual de extrañados que nosotros dos, todos permanecimos de ese modo los segundos suficientes para intentar asimilar lo que estaba pasando. Joe: -sigamos- dijo Joe con esfuerzo cuando al fin rompió con el silencio. En seguida todos parecieron olvidar aquello y continuaron habitualmente con las charlas, hasta que empezaron a cantar alegremente la melodía de "Happy Birthday", después de partir el pastel Joe se largó a algún lugar rápidamente escabulléndose como un ladrón, y no volví a verlo. Yo seguía preguntándome por qué sentí tan extraña sensación con solo el leve roce de la mi piel que chocó con la de ese desconocido chico para mí, es que simplemente no me podía sacar de la mente los recuerdos de todas esas sensaciones que recorrieron mi cuerpo, quizá la falta memoria pueda explicar que no haya podido darle un nombre a todo lo que yo sentía. Antes de media noche la familia Jonas propuso volver a su hogar, cuando estaban por irse Nick pareció haber tenido una repentina idea. Nick: -papá yo me quedaré un rato mas, vayan a casa ustedes que yo voy más tarde- Sr. Paul: -está bien pero no vuelvas muy tarde que mañana tienes que ir a la escuela- Nick: -de acuerdo. Adiós- me despedí de todos. Cuando estuvimos solos con mis padres Nick me invitó a subir a mi cuarto, subimos hasta mi habitación actuando con mucha naturalidad esperando que mis padres no dijeran nada, y bueno... Ellos no dijeron nada, ellos estaban callados ordenando el desastre que había quedado
después de esa reunión de mi cumpleaños, Nick y yo nos escabullimos hasta mi cuarto y al entrar él se sentó sobre mi cama y me invitó a sentarme junto a él como si fuera el dueño de mi habitación. Yo acepté su invitación y me senté a su lado y me tomó mi mano entre las suyas, me dedicó una dulce mirada, bueno... Yo no amaba a este chico, pero estaba empezando a parecerme encantador. Volvió a besarme, un beso tierno en los labios, tomó mi rostro con ternura, yo no podía hacer nada más que seguirle su juego, él es mi novio y se supone que eso hacen las parejas. Sus labios estaban jugueteando y recorriendo de mis labios hasta mi barbilla, hasta mi frente y hasta mi oreja, pero luego esos mismos labios se posaron en mi cuello y mi nerviosismo aumentó, mi cuerpo se tensó a respuesta de las acciones de Nick. Había algo dentro de mí que me decía que estábamos haciendo algo que no podíamos hacer, sentí que era demasiado que Nick besara mi cuello de esa forma, él se recostó encima de mi obligándome a quedar acostada debajo de él, y siguió besándome, por un momento rogué que mis padres entraran y detuvieran lo que estaba pasando, me puse muy nerviosa, había algo que me incomodaba de todo esto, era como si Nick estuviera invadiendo mi privacidad, eso fue lo que sentí, cuando paso su mano alrededor de mi cintura, supe que ya había sobre pasado algunos límites. Tu: -Nick...- le dije mientras él me besaba el cuello. -Nick que haces?- le dije agitada y él se detuvo y me miró a los ojos. Nick: -esto... esto te incomoda?- Tu: -yo... Pues sí- confesé y se apartó de encima de mí. Nick: -lo siento- Tu: -esto está bien?- Nick: -no debes tener miedo, somos jóvenes pero esto no está mal, solo son besos no te voy a llevar a la cama- Tu: -sabes? No te entiendo- Nick: -que es lo que no entiendes?- Tu: -que quieres decir con "no te voy a llevar a la cama"- Nick: -bueno... Tu... Es complicado- Tu: -no entiendo porque algunas veces actúas como mi amigo y otras veces eres muy... No lo sé... Diferente- Nick: -es que cuando todos están mirando soy mas tímido porque luego ellos empiezan a hacer sus comentarios... Bueno ya los has visto- Tu: -sí, pero a mí me agrada mas cuando eres solo mi amigo y hablamos cómodamente- Nick: -no te entiendo, me da la impresión de que estas cortando conmigo- Tu: -no, no, para nada, pero debes entenderme, para mí es como si yo te acabara de conocer y no logro acostumbrarme a esto... Te pido que lo tomemos con calma-
Nick: -si, está bien, tranquila, yo no te voy a presionar- Tu: -gracias- Nick se quedó callado y miró el reloj de mi mesita. Nick: -es tarde, tengo que irme, tenemos que levantarnos temprano mañana para ir al colegio- Tu: -pues... Adiós- Nick: -adiós, te amo- abrió la ventana y salió por allí bajando por las escaleras. Mis padres me llevaron a la escuela por la mañana, podría describir esa secundaria como una gran edificación con grandes áreas verdes alrededor, tuve que ser valiente para entrar por aquella puerta principal, todos me miraban cuando yo pasaba, no entendí la razón, me sentí muy intimidada con todas esas personas lanzándome esas miradas, mientras caminaba por aquellos pasillos, intentando buscar el salón de literatura inglesa que sería mi primera clase según mi horario, escuché una voz masculina gritar mi nombre. Xxxxxxx: -TN______- escuché y giré mi mirada hacia detrás de mis espalda y vi a un chico intentando alcanzarme abriéndose paso entre la multitud para llegar hasta mi, yo ya me estaba preparando para hacer la misma pregunta de siempre. Tu: -Quien eres?- le dije cuando lo tuve cerca de mí, este chico era apuesto, alto y bastante musculoso, su cabello era color castaño claro y sus ojos claros como el agua. Xxxxxxxx: -estás bien? Me dijeron sobre tu accidente, sé que no recuerdas nada, linda yo soy Justin- todos los chicos se empeñaban en llamarme linda?? Tu: -lo siento pero no te conozco- le dije y quise seguir mi camino pero cuando di apenas un paso él me tomó del brazo. Justin: -espera... Yo soy tu amigo aunque no me recuerdes. Estabas buscando a alguien?- Tu: -conoces a Nick?- pareció molestarse cuando dije el nombre de Nick. Justin: -si, el ahora está en clase de ciencias, si gustas puedo llevarte con él- Tu: -bien- Justin: -ven conmigo- yo lo seguí hasta el salón de ciencias. Tu: -donde está Nick?- Justin: -está allí atrapado entre aquel montón de chicas- me dijo señalandomelo con su dedo. Había una gran multitud de chicas que no me dejaban ver ni un rastro de Nick. Si no me equivoco me pareció que estaban pidiéndole autógrafos. Tu: -Nick!!!?- grité para que me escuchara. Y todas esas chicas a su alrededor voltearon a verme, y entre todas esas personas lo vi mirándome con sus dulces ojos. Se levantó y caminó hacia a mí, al ver a Justin Nick hizo una mirada de desaprobación.
Nick: -princesa te estuve buscando- me dio un rápido beso en los labios. Justin: -adiós- me dijo con sequedad. Tu: -adiós- Justin se alejó y lo perdí de vista. -quien es él?- le pregunté a Nick. Nick: -es un bobo!! no debes hacerle caso- entonces vi a una chica rubia acercarse corriendo hacia mí con los brazos abiertos listos para darme un abrazo y gritando mi nombre. Esa chica me abrazó emocionada pero yo no correspondí a su abrazo. Quién es? Pensé. Ya estaba preparándome para preguntarle quien era cuando Nick me aclaró la duda. -ella es Lily, es tu mejor amiga- me dijo Nick. Lily: -al fin te veo la cara- Cada vez aparecía más gente que juraba que me conocía, yo no me aparté del lado de Nick a menos que tuviéramos clases separadas, él solía aclararme siempre mis dudas sobre esas personas extrañas. Por la tarde mis padres y yo fuimos a visitar a la familia Jonas, saludé a todos al verlos. Estábamos en el césped del jardín recostados, Kevin, Nick, Frankie y yo comiendo manzanas verdes, la brisa rosaba mis mejillas, el sol estaba radiante acalorando y sonrojando mi rostro, los chicos estaban radiantes con la luz del sol reflejada en sus cabellos. Frankie por ser muy pequeño usualmente no entendía cuando hablábamos sobre ciertas cosas del colegio o algunas otras bobadas. Nick: -esperame en la casa del árbol- me susurró al oído asegurándose de que nadie más escuchara, me levanté del suelo y sin dar explicaciones hice lo que Nick me pidió y me apresuré a ir a la casa del árbol en el patio trasero. Subí por aquellas escaleras improvisadas de las ramas de los arboles, vi por primera vez el interior de aquella casita acomodada con clavos y maderas torpemente entrelazadas, estaba absolutamente vacía excepto por un pequeño detalle, Joe estaba allí sentado tomando una cerveza en lata. Se quedó mirándome sin expresión alguna como si no le importara en lo mas mínimo el hecho de que yo esté allí. Tu: -ahh estabas aquí, lo siento- le dije encaramándome de nuevo en la escalera para bajar. Joe: -espera... no te vayas- me paralicé y no sé porque razón lo obedecí. -que venias a hacer aquí??- me preguntó. Tu: -iba a encontrarme con Nick, y tú?? Tomas cervesa a escondidas??- Joe: -si, se puede decir que sí. Que iban a hacer Nick y tu aquí solos?- me interrogó mientras yo volvía a entrar a la casita de madera. Tu: -no lo sé, Nick solo me dijo que lo esperara aquí- Joe: -mmmm creo que ese chico está empezando a aprender sobre mujeres- aguardé en silencio, me molestó que Joe hiciera ese comentario. -siéntate- casi me pareció una orden por eso me resistí.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:32 pm

Tu: -para qué? Ya me voy, voy por Nick- Joe: -No!! Siéntate un segundo- lo obedecí sin pensarlo más. Lentamente me fui echando sobre el suelo, puse mis manos en ese suelo de madera mientras me sentaba y me di cuenta de que fue doloroso, sentí un leve dolor en la palma de mi mano. Tu: -au auch- solté un gemido y levanté la palma de mi mano adolorida para examinarla, estaba sangrando, tenía un clavo enterrado. Joe: -te hiciste daño? Déjame ver- alzó su mano para tomar la mía y cuando lo hizo otra vez sentí eso, otra vez se me erizó la piel y la descarga de energía pareció increíble, de la impresión solté su mano de un tirón. -sé lo que sentiste pero déjame ver tu mano- insistió y me tomó nuevamente la mano, cuando volvió a tomar mi mano mi estomago revoloteó con un cosquilleo demasiado insoportable, pero de alguna manera me resigné a soportarlo. -te dolerá un poco pero debo sacar el clavo- me dijo. Tu: -No! Déjalo allí- intenté jalar mi mano para que él la soltara pero su mano me rodeo la muñeca y no me dejó moverme- Joe: -no seas cobarde déjame sacarlo- no pude decir nada más y él se apresuró a sacar ese clavo de mi mano con facilidad. Tu: -au au auch- agité al aire mi mano adolorida que seguía sangrando. Cuando se calmó mi dolor recordé que había algo por lo que sentía mucha curiosidad. -tu también lo sientes?- le pregunté. Joe: -te refieres a eso que pasa cuando nos tocamos?- Tu: -aja- Joe: -si- Tu: -que es?- Joe: -y yo como voy a saberlo?- no dije nada y esperé. Tu: -tengo que irme- Joe: -No! Espera... Bésame- Tu: -que?- Joe: -quiero que me beses, solo quiero hacer la prueba, quiero saber lo que se siente, no significará nada- Tu: -no, no lo haré- Joe: -no estarás engañando a Nick, míralo como un... Experimento... Mira si nos tocamos y se siente tan extraño solo quisiera saber qué pasa si nos besamos- Tu: -te dije que no voy a hacerlo-
Joe: -pero si es solo un beso, no tiene porque significar nada- Tu: -estás loco, me voy- cuando estuve a punto de ponerme de pie él me jaló del brazo y acercó mi cuerpo hacia él, yo caí sobre su cuerpo, mi cabeza quedo a la altura de su barbilla, el estaba sentado y yo había caído entre sus piernas y apoyé mis manos sobre su abdomen, casi pude sentir que me desvanecía, muchas partes de nuestro cuerpo estaban en contacto, y todo me daba vueltas, mi corazón se aceleró de manera salvaje, algo inexplicable me hacia quedarme pegada al cuerpo de Joe, por alguna razón sentí que no podía moverme de allí, perdí el aliento y parecía imposible poder recuperarlo. Joe me había dicho que también sentía lo mismo que yo pero él parecía soportarlo de mejor manera, Dios!! Se siente bien. Pensé de manera inconsciente, no logré moverme, mis manos temblaban, me llené de nerviosismo. Joe tomó mi barbilla y levantó mi rostro con delicadeza, cuando lo miré al rostro de tan cerca volví a notar esa belleza que había visto el primer día que lo vi. En su mentón empezaba a crecer una corta barba de tres días que le quedaba muy bien, en su mirada había mucha picardía, vi sus intenciones, iba a besarme, pero entonces escuché pasos, abajo se escuchó el sonido de las ramitas quebrase al ser pisoteadas y cada vez menos milímetros separaban los labios de Joe de los míos…
Capitulo 21 Que se cree este chico? Pensé luego de haber recuperado mi sentido común. Quien se cree él para querer besarme? En dos segundos me aparté de Joe y bajé de aquel árbol, a punto de subir estaba Nick de pie sobre el césped. Nick: -que sucede?- creo que me estaba preguntando por el hecho de que yo estaba regresando abajo. Tu: -nada, está ocupado- le dije a Nick haciéndole saber que había alguien más en la casita del árbol y aun me sentía nerviosa. Nick: -está ocupado por quien?- Tu: -por tu hermano Joe- Nick: -ustedes... Joe y tú estaban hablando?- Tu: -si- Mientras pasaban los días iba conociendo a mis amigos, Lily resultaba muy agradable, Justin me seguía a todas partes, dejaba notas románticas en mi locker (casillero) y me regalaba rosas todos los días, yo lo ignoraba a menudo. Una cercana amistad empezó con Kevin, él solía darme consejos y me contaba sobre sus cosas y yo sobre las mías, tuve la oportunidad de conocer a la futura esposa de Kevin, su nombre es Danielle. Yo le insistía a Nick de que tomáramos las cosas con calma, todas las noches él visitaba mi habitación, y hablábamos durante horas hasta que ya se hacía demasiado tarde. Y Joe? Pues Nick tenia razón, mientras yo hacía amistad con sus hermanos Joe nunca estaba con nosotros, él me ignoraba como si yo fuera una extraña y nunca se preocupó por hacer amistad conmigo, y definitivamente se la pasaba con muchísimas mujeres, cada vez que yo visitaba la casa Jonas él tenia una chica diferente colgada de sus labios, yo siempre a lo miraba a lo lejos, Joe era un chico extremadamente insoportable, se comportaba como un orgulloso, presumido, mujeriego, rebelde, patán, y otra infinidad de cualidades molestas. Yo no entendía la razón por la que todas las mujeres caían en sus brazos como si fuera el mejor tipo del planeta, si, sé que es demasiado guapo pero era un típico idiota de los que no saben qué hacer con su vida, él salía todas las noches a fiestas y llegaba al día siguiente, solía salir con mujeres mayores y voluminosas, de esas chicas que te hacen sentirte inferior cuando estás a su lado, chicas descerebradas. Los señores Jonas solían hablar de Joe como la oveja negra de la familia. Cada día conocía nuevas personas... Bueno... Conocía de nuevo a más personas. Empecé a acostumbrarme a mi vida sin tener esperanzas de volver a recordar nunca más, todo marchaba de maravilla. Estaba caminando de la escuela hasta la casa, Nick solía acompañarme a casa todos los días pero aquella vez yo salí un poco más temprano y él seguía en clase cuando yo decidí irme a casa, era un día caluroso y el sol hacia que mis mejillas ardieran, yo caminaba sin mucha prisa a paso aireado, cuando sentí pasos detrás de mí giré mi cuerpo y mi mirada, a mis espaldas vi a unos cuatro hombres caminando detrás de mí a un par de metros, la apariencia de estos tipos no era demasiado agradable, eran robustos, barbudos, con cara de matones, ellos me miraban, el miedo recorrió mi garganta como si fuera el sabor amargo de un vino italiano, nerviosa aceleré el paso para perderlos de vista, caminaba cada vez mas rápido pero ellos seguían a mis espaldas y cada vez más cerca, hasta que me llamaron: -sshhh, Hey tu preciosa- dijo uno de los tipos con voz gruesa y un poco ronca, sin mirar hacia atrás aceleré el paso aun mas y me eché a correr, entré en pánico cuando volteé y me di cuenta de que ellos también estaban corriendo velozmente para alcanzarme, mi corazón se aceleró, esa maldita calle estaba sola, corrí mas rápido que nunca, corrí con todas mis fuerzas, ellos iban me iban pisando los talones, estaban por alcanzarme así que no podía parar, seguí corriendo a pesar del cansancio que ya sentía. Al cruzar la esquina unos brazos me rodearon por detrás y me atraparon frenando mi aceleración frenética, una de sus manos cubrió mi boca antes de que yo pudiera gritar, pero yo nunca tuve intenciones de gritar, supe que estaba a salvo a penas sentí el roce impactante con su cuerpo. -sshhh- hizo ese sonido y yo me tranquilicé, mi pecho se contraía y se expandía por mi agitada respiración, intenté recuperar el aliento. -soy yo, Joe- lo escuché decir, pero a mí no me sorprendió, yo ya lo sabía, aunque yo no pudiera verlo porque estaba detrás de mí, era inconfundible, Joe era el único que podía hacerme sentir aquello cada vez que me tocaba. -corre al auto!!!- gritó y me soltó para que yo corriera hasta el auto de él. Joe fue detrás de mí y se subió al asiento del conductor, piso el acelerador y nos alejamos tan rápido como fue posible de esos tipos. Mi respiración seguía agitada y aun yo estaba muerta del susto, miré a Joe conduciendo y no se me ocurría otra cosa que agradecerle que me haya sacado de eso. Tu: -gracias Joe- le dije mientras intentaba calmar mi respiración. Joe: -te salve la vida, y la virginidad, creo que ellos iban a violarte- Tu: -la virginidad?- dije para mí misma con voz demasiado baja. Asocié sus palabras con algo que escuche de Nick "me han pedido es que te mantenga virgen hasta que nos casemos" recordé -iban a violarme?- volví a decirme, Joe me miró extrañado. Joe: -que? No me digas que no sabes lo que significa- Tu: -no, no sé de qué me hablas- Joe: -de verdad eres tan inocente? Acaso nunca te enseñaron como se hacen los bebes?- Tu: -no lo se... No lo recuerdo, yo supongo que... Quedas embarazada??- Joe: -y... Sabes cómo quedar embarazada?- Tu: -mmmm no- Joe: -wow, eres una inocente nenita, alguien tiene que darte pronto una charla sobre sexo, tienes 16 años no 10- Tu: -me enseñas?- él me miró con los ojos abiertos de sorpresa, dije algo malo? Pensé. Y luego Joe soltó una carcajada con muchas ganas, sentí que estaba riéndose de mí y me sonrojé. Joe: -primera lección: jamás vuelvas a pedirle a un hombre que te enseñe sobre sexo a menos que quieras insinuártele- Tu: -por qué? No lo entiendo- Joe: -bueno, te lo diría pero no quiero ser el culpable de arruinar tu inocencia- él detuvo el auto y noté que estábamos en la casa Jonas. Tu: -pensé que me llevarías a mi casa- dije sin bajarme del auto, él se bajo y caminó hacia el otro lado del auto para abrirme la puerta.
Joe: -puedes esperar aquí hasta que llegue Nick, si quieres claro, o si no, puedo llevarte a tu casa- Tu: -bueno... Me quedaré aquí- cuando entramos no había nadie en casa, parecía estar vacía, me senté sobre el sofá. Joe: -quieres comer algo?- Tu: -no, estoy bien, gracias- Joe: -bueno yo estaré en mi cuarto, si necesitas algo toca la puerta- se alejó para marcharse. Tu: -espera Joe!!!!- volteó a verme. -gracias por salvarme hoy- él sonrió. Joe: -si, de nada- y se acercó a el sofá en el que yo estaba sentada y se lanzó a mi lado. -mejor me quedo aquí a ver la tele- me dijo. Él tan solo estaba a mi lado, ni siquiera estaba tocándome y yo ya estaba exaltada por su cercanía, Joe alguna que otra vez dejaba de parecer un patán, a veces hasta podía ser caballeroso, incluso había salvado mi vida. No pude evitar quedarme prendida mirándolo mientras él miraba la tele, observé como mordía su labio inferior y como se tensaba su mandíbula, observé el movimiento de cada uno de sus músculos cuando él se movía, observé su mirada distraída fija en la TV, vi sus manos entrelazársele en el cabello, no usualmente veía chicos tan atractivos como Joe, era espectacularmente fascinante, su mirada hasta llegaba a parecer la de un niño cuando estaba distraído. Yo sabía perfectamente que mi novio era Nick pero estaba empezando a atraerme muchísimo mas Joe, aunque sin duda nunca lo haría mi novio, Joe es el tipo más patán que he conocido, el peor de los mujeriegos en persona, jamás Joe significaría algo para mí con su terrible actitud que me sacaba de quicio, además de que constantemente solía tratarme como si yo fuera una niñita que no entiende nada y eso me molestaba. Descubrió que llevaba minutos observándolo. Joe: -que??- me preguntó para que yo le explicara por qué lo había estado mirando tanto. Quité mis ojos de él y miré hacia la televisión. Tu: -nada- dije con cierto nerviosismo, ahora era él que estaba mirándome a mí y yo sentía el peso de su mirada sobre mí. Accidentalmente su brazo rozo el mío y yo me estremecí ante ese contacto. Joe: -otra vez eso- supe de que estaba hablando. Tu: -si, es como una extraña sensación- Joe: -oye por qué no aceptas a darme un beso?- Tu: -que? Otra vez con eso? Ya te dije que no- Joe: -mira es solo un beso, un beso no significa nada si tú no quieres, será un pequeño beso- Tu: -pero...- dije dudando. Estaba empezando a convencerme? Y si solo quería aprovecharse para besarme? Joe: -para mi tu solo eres una niña, esto no será un beso como los de los novios, y Nick no tiene porque enterarse- Tu: -estás seguro?- lo vi sonreír.
Joe: -segurísimo- Tu: -No!! yo lo siento pero...- me levanté del sofá para irme algún lugar lejos de él, pero Joe también se levantó y camino hacia mi acorralándome, apoyó su brazo en la pared y yo estaba en medio de Joe y de la pared. Joe: -por favor- que poder tan convincente tenia para que yo lo obedeciera. Tu: -bueno...yo..- sus labios callaron los míos, apenas ese roce leve, muy, muy leve de labios me hizo estremecer, sentí escalofríos, mis labios ardieron y en menos de un segundo saltá hacia el otro extremo de la habitación alejándome lo más posible de él, me quedé paralizada. Joe: -wow- después de decirme esto él avanzó hasta mi y volvió a besarme al mismo tiempo que se acercó, pero esta vez no fue ese leve contacto, esta vez fue un beso con todo lo que debe de tener, casi pude desmayarme con todas esas sensaciones, ahora si logré tener un mejor enfoque de todo lo que estaba sintiendo, mis labios y mi cuerpo estaban ardiendo, mi corazón se aceleró a punto de colapsar, me sentí derretida, sentí ese cosquilleo en el estomago acompañado de un escalofrió fatal, no tenía idea de cómo podían vivirse tantas emociones en tan solo un beso, y esto solo sucedía con Joe, él tenía algo, algo que me volvía loca, él movía sus labios con una salvaje desesperación y mordisqueaba mis labios, su lengua dentro de mi boca se sentía como la más deliciosa de las exquisiteces que yo haya probado jamás, su sabor era placentero e inolvidable, y sentí tanta intimidad en ese beso, para mí no significó un simple beso, para mí era shockeante y pasional, también yo mordisqueé sus labios con ganas y deseosa. Ahora entendía porque ninguna chica se despegaba de los labios de Joe jamás. En definitiva eso me llegó a alma, fue como satisfacer todas mis necesidades al máximo, fue como sentirme saciada, y como saborear un bufet de dioses. Joe concluyó saboreando la parte de afuera de mis labios y acariciándolos con su lengua, yo coloqué mis manos en su pecho y lo alejé empujándolo un poco. Me quedé sin palabras, y parecía que Joe también. Vi sus labios deseándolos aun, sus labios estaban enrojecidos por ese beso que acabábamos de darnos y ambos intentábamos respirar. Me enamoré, esa fue la frase que resonó dentro de mi mente. Joe: -wow- repitió y se acercó a mí más a pesar de que yo lo había alejado. Tu: -no se suponía que sería un besito?- dije Joe: -pero... Sentiste eso?- Tu: -si, fue... fue...- Joe: -me sorprendiste, realmente parece que tuvieras muchísimos años de experiencia, eres excelente besando- dijo mientras acortaba la distancia entre nosotros. La cercanía de su respiración me hacía perder todos los sentidos. La voz del Sr. Paul atormentó mi cabeza. Sr Paul: -que están haciendo?- se escuchó su voz desde las escaleras, la casa no había estado vacía, y Joe estaba tan cerca de mí que cualquiera podía pensar mal, me alejé rápidamente. Joe: -nada, hablamos- dijo Joe. Sr. Paul: -Joe dime la verdad- su voz no sonaba muy tranquila, yo simplemente me quedé callada.
Joe: -es la verdad papá, y que haces tu aquí pensé que no estabas en casa- Sr Paul: -Joseph! No cambies el tema- Joe: -papá ya te lo dije estábamos hablando, que crees que podía estar haciendo yo con esta niña?- Sr. Paul: -TN________ será mejor que vayas a casa- Acaso el Sr. Paul había visto algo? Joe: -yo la llevo- Sr. Paul: -no Joe tú te quedas aquí- Joe parecía haberse enojado. Tu: -sí, yo me voy, adiós Sr Paul, adiós Joe- Caminé de nuevo sola por la calle, debo admitir que ahora me aterrorizaba caminar sola, no podía dejar de pensar en Joe, definitivamente aquellos besos hicieron que algo se despertara dentro de mí, Joe me movía el piso y me dejaba sin aliento, ni siquiera me importaba que fuera un perro, mujeriego y patán, yo sentí que aquel beso había significado mucho, yo podía jurar que ahora Joe me amaba, estaba dispuesta a terminar mi relación con Nick y hacer cualquier cosa por Joe, yo haría lo que fuera por volver a sentir sus labios sobre los míos. Cuando la luna estaba brillando con todo su esplendor yo la miraba con mis ojos bien abiertos desde la ventana de mi cuarto y al igual que cada noche Nick apareció aquella noche y entró a mi habitación. Cuando Nick intentó saludarme con un beso yo aparte mi cara instantáneamente. Nick: -te sucede algo?- Tu: -si Nick, yo... yo tengo que terminar contigo- Nick: -que estás diciendo? Por qué quieres terminar conmigo?- Tu: -porque yo no te amo, yo besé a alguien más y yo amo a alguien más- Nick: -que? Es en serio? Quien es el maldito? Es Justin?- Tu: -no, no puedo decírtelo- Nick parecía muy enojado y estaba frunciendo el ceño. Nick: -como puedes decirme esto así? Que te sucede?- Tu: -lo siento... Pero yo quiero seguir siendo tu amiga- su cara me mostraba cuan molesto estaba, no me dijo nada más y me dio la espalda y salió por la ventana de nuevo. Al día siguiente cuando fui a la escuela Nick ni siquiera me habló, no me dijo ni una palabra, ni siquiera me echó la mas mínima mirada, no me importó, yo solo pensaba en Joe, quien podría olvidarse de un beso como ese? Después de salir del cole no podía guardarme más lo que sentía hacia Joe, yo me creí enamorada, yo soñé con Joe y con otro de sus besos y debía decírselo a alguien, alguien debía apoyarme con esto, fui a casa de Nick, cuando me abrieron la puerta estaba allí la madre de Nick. Denise: -hola como estás TN______?? Nick no está en casa- Tu: -Hola estoy muy bien, gracias, pero yo no vine por Nick- Denise: -a no?- Tu: -no!! yo estaba buscando a Kevin- Denise: -aahhh él está en su habitación ya lo llamo, pasa y siéntate querida- obedecí a la señora Denise y me senté a esperar a Kevin. Me llevé a Kevin hasta la casa del árbol para poder hablar sin que nadie escuchara. Kevin: -que estás diciéndome??- me preguntó sorprendido y molesto después de que yo me había apresurado a contarle sobre mi beso con Joe. –estás enamorada de él?- Tu: -si- Kevin: -cómo pudiste haberle cortado a Nick?? No no no no, esto está muy mal- Tu: -pero por qué?- yo no podía entender por qué razón todo el mundo estaba de acuerdo con el hecho de que sea novia de Nick y cuando hablaba de Joe era una desaprobación total. Kevin: -escúchame TN_______... Joe no te ama, él te hará sufrir, el no quiere ninguna relación seria y te va hacer mucho daño- Esas fueron sus rudas palabras que yo me negué a creer, bajé de la casa del árbol muy enojada y lo dejé solo, yo pensé que Kevin me entendería como solía hacerlo, pero no había caído en cuenta de que Kevin tenía toda la razón, cuando volví a la sala principal de la casa caminando furiosa me encontré con una muy desagradable sorpresa, Joe estaba en el sofá con una chica debajo de él, se besaban como locos y se acariciaban, me quedé petrificada de pie mientras mis estúpidas lagrimas se salían solas de mis ojos. Joe se paralizó al verme y cuando vio que yo caminaba furiosa y llorando hacia la puerta de entrada para salir se levantó del sofá y me siguió. Tu: -ábreme la puerta- Le pedí intentando que mi voz no sonara quebrada. Él abrió la puerta y salió junto conmigo de la casa dejando a su acompañante sola allí dentro. Yo lo ignoré y di algunos pasos para alejarme de él pero luego el me tomó del brazo pero en seguida nos soltamos por el efecto que aun seguía sucediendo cada vez que nos tocábamos. Joe: -Hey espérame!! Quiero saber si estás llorando por mí- Tu: -No! No eres tan importante- Joe: -dime la verdad- Tu: -te estoy diciendo la verdad-
Joe: -o sea que no te importa que yo me bese con esa chica?- mi rostro mostró más furia y empezaron a salir más lágrimas que por más que intentara contener no podía. –si te importa, yo lo sé- Tu: -déjame en paz Joe adiós- Joe: -mírame!- me ordenó –te dije que solo era un simple beso, te dije que eso no iba a significar nada, te lo dije o no?- no pude responderle, supe que mi voz no iba a salir cuando lo deseara. –no quiero que llores jamás por mí así que mejor olvídate de mí por favor, tu solo eres una niña, ya te dije que lo nuestro fue solo un beso y allí acabó- terminó de decir. Claro, un simple beso no? Como no se me ocurrió? Pensé de manera sarcástica y muy enojada y le di la espalda a Joe para irme agitando mi cabello de un lado al otro mientras caminaba para presumirle de lo que se había perdido. Ni siquiera había caminado una calle cuando ya había logrado mantener mis lágrimas bajo control, seguía enojada pero mi orgullo me impedía llorar, bueno si era cierto lo que todos decían, yo solo era una niñita inocente e ingenua, enamorándome de un tonto, un tarado como Joe, sí, aun tenía muchas cosas que aprender. El resto del día estuve de muy mal humor y me encerré en mi habitación intentando no recordar nunca más cuando me besé con Joe. Era tarde, la luna ya estaba sobre el cielo de un azul muy oscuro y lleno de estrellas, esa noche no iba a esperar a Nick porque era claro que estaba enojado conmigo así que me acurruqué en mi cama con mi pijama y me cubrí con mis sabanas, hacia bastante frio. Cerré mis ojos para intentar conciliar el sueño, había dejado mis ventanas abiertas de par en par, se escuchaban los sonidos de afuera, se escuchaban algunos perros ladrar y otros molestos grillos cantar, el viento que se metía por la ventana me helaba la piel provocándome leves escalofríos, estaba por perderme en mis sueños, ya estaba a punto de caer dormida cuando sentí que unos dedos acariciaron mi hombro descubierto, me aterroricé, era evidente que alguien había entrado a mi habitación y estaba tocándome pensando que yo ya estaba dormida, con ese solo roce de sus dedos abrí los ojos…
Capitulo 22 Mi cuerpo se tensó por mi nerviosismo debido a aquella intima caricia que recorrió desde mi hombro hasta todo mi brazo, cuando lo vi no pude evitar sentir un poco de miedo, me sorprendí mucho al ver a Joe así, me levanté para quedar sentada sobre la cama, me alejéde él y lo vi, quedé sin palabras, él se sentó sobre mi cama, detuvo sus caricias y echó su cabeza hacia atrás para recostarla en la pared en la que se apoyaba el espaldar de mi cama. Él estaba muy extraño, sus movimientos eran pesados como si estuviera adormecido, como si le costara mantenerse. Joe en mi habitación? Esto si estaba poniéndose extraño. Me preocupe demasiado porque lo vi en un estado alarmante, rompí el silencio. Tu: -Joe que haces aquí? Estas... Ebrio?- le pregunté con curiosidad al notar su manera de actuar. Joe: -no- supuse que me respondió a lo segundo que le había preguntado. Tu: -que tienes?- olvidé todo mi enojo hacia él y me preocupé demasiado cuando vi que Joe estaba muy mal, parecía que iba a desmayarse, parecía débil y parecía que hacia un gran esfuerzo al moverse. Su rostro estaba oscurecido entre la penumbra de la oscuridad de la noche. Joe: -me golpearon- masculló con esfuerzo y la voz debilitada. Me detuve para mirarlo con la poca luz que entraba de afuera hasta mi habitación y fue cuando comprendí casi del todo sus palabras. Su rostro tenia marcas de moretones alrededor de sus ojos, tenía algunas aberturas de heridas en la boca y en la mejilla de las cuales se derramaba un poco de sangre, tenia hinchazones y secuelas de golpes en el rostro y hasta en los brazos, visibles gracias a su camisa de mangas cortas de un color oscuro que no pude distinguir gracias a la oscuridad. Tu: -quien? quien te golpeó?- Joe: -los tipos que ayer te seguían me vieron cuando escapé contigo y quisieron vengarse- me sentí muy culpable, mi conciencia parecía creer que gracias a mí aquellos tipos golpearon a Joe. Me levanté de la cama y me puse de pie sobre el suelo para dejar que Joe se acostara en mi cama. Tu: -acuéstate Joe- él lo hizo. -Joe te... te drogaron??- le pregunté con preocupación, yo sabía que él no podía estar así solo por los golpes. Joe: -si- me respondió mientras parecía luchar contra su dolor. Pobre Joe!! Sentí mucha lástima por él, verlo tan débil era doloroso hasta para mí. Tu: -te han hecho algo más?- Joe: -se llevaron mi billetera y mi auto- esforzó la voz para lograr hablar.
Tu: -quieres que busque ayuda o a alguien?- le dije mientras me sentaba en la cama a su lado. Joe: -no... Solo tócame!! Tócame eso se siente bien- me agarró de mi muñeca con su mano y me movió la mano hasta su cara haciendo que lo acaricie. Yo sentía bajo mis dedos su rasposa y cortita barba, su áspera pero suave piel herida, sus largas pestañas y el aire que soltaba al respirar, él me movía la mano de manera que yo acariciara cada parte de su rostro y mi corazón estaba desbocado, el contacto con la piel de Joe me proporcionaba una gran dosis de placer y al parecer a Joe también. Joe: -si así- decía Joe mientras se acariciaba el rostro con mi mano, pero seguidamente hizo que mi mano bajara por su cuello para luego recorrer su pecho y detenerse en su abdomen. -te amo- me dijo con su mano entrelazada en la mía que reposaba sobre sus fuertes abdominales que apenas podía sentir a través de su camisa. Sus palabras me sonaron a gloria, fue como lo mejor que haya podido escuchar desde que tengo memoria, casi me hizo derrumbarme en sus labios, casi pude sentir que yo volaba sobre las nubes, pero mi fantasía fue cortada cuando recordé que Joe estaba bajo los efectos de la droga o algún calmante extraño. Mientras intentaba recuperar el aliento para hablar saqué mi mano de encima de él antes de derretirme de placer. Tu: -Joe en serio creo que debo llamar a alguien para que te ayude- Joe: -yo estoy bien, no necesito a nadie, solo te necesito a ti, duerme conmigo- me rodeó la cintura y me jaló hacia él haciendo que me recueste sobre su cuerpo. Mi mejilla estaba justo sobre su corazón y escuchar cada latido de su corazón agitado hacia que me hirviera la sangre de deseo y placer. -se siente tan bien!!! Ven acuéstate- se apartó un poco para ofrecerme un lado de mi cama para que yo me acueste, y eso hice. Pobre Joe, pensaba yo mientras fingía acostumbrarme a las sensaciones mágicas que sentía dentro de mi cada vez que él estaba cerca, cada vez que él respiraba el mismo aire que yo, cada vez que su aliento me dejaba sin aliento, cada vez que su rostro se sonrojaba de manera tan hermosa, cada vez que me tocaba, cada vez que se mueve y sus músculos se tensan, cada vez que su cara entornaba un nuevo gesto, cada vez que su mirada se posaba sobre mí, cada vez que su cabello se movía al efecto del viento, cada vez que sonreía, cada vez que lo sentía en mis brazos. Ese hombre me había robado el sueño, si ese hombre reía me daba felicidad, si su corazón latía le daba al mío mas vida y hacia que latiera con más fuerza. No me importaría nada más en el mundo si él estaba conmigo. Estaba a su lado acostada en mi cama y él me tomó el brazo y lo puso de tal manera que yo lo rodeara por el abdomen con un abrazo. Tu: -estas bien?- le dije con preocupación. Joe: -si, quédate conmigo- me susurró poniendo sus labios sobre mi oído. Sus labios me acariciaban la cara, no como un beso si no como una placentera caricia, cada lugar explorado por sus labios dejaba en mí un ardiente cosquilleo. Mientras sus dedos acariciaban mis hombros y rodeaba su torso entre mis brazos luché contra el sueño, no quería caer dormida para no dejar de ver en ningún momento a Joe, pero no sé a qué horas mis ojos se cerraron y mi cuerpo se rindió ante mi sueño, aun cuando estaba dormida me aferraba a Joe de tal manera que no podía moverse así me aseguraba de que cuando yo despertara él siguiera a mi lado. Por el efecto del des sueño desperté, y antes de abrir los ojos lo primero que hice fue asegurarme de que él
siguiera a mi lado, lo toqué, pasé mis manos por su pecho y fui feliz cuando supe que aun lo tenía en mi cama. Abrí los ojos y noté que estaba amaneciendo, para aprovechar la luz del amanecer me incliné sobre él para verlo y degustar mis ojos de aquel placer, sentí dolor cuando vi con claridad que su rostro tenía algunas heridas. Malditos tipos!!! Pensé refiriéndome a los idiotas que golpearon, drogaron y robaron a Joe. Que lástima me daba verlo así. Yo estaba sobre el cuerpo de Joe, él seguía tiernamente dormido y compartía la sabana conmigo. Demasiado por sorpresa me tomó aquello que sucedió después: la puerta de mi cuarto se abrió y mi madre apareció entrando por aquella puerta, supuse que ella había ido a despertarme para ir al colegio como de costumbre. Mi madre me miró como si no pudiera creerlo, como si no pudiera darle merito a sus ojos de lo que estaba viendo, tragué saliva antes de enfrentarme a escuchar lo siguiente. Tu Mama: -que significa esto??!!!- dijo en voz alta haciendo que Joe despierte repentinamente. Vi a Joe respirar profundo mientras cerraba los ojos como si no quisiera escuchar lo que le esperaba, él levantó su espalda y se sentó sobre la cama como preparado para cualquier cosa. Tu: -mama yo...- balbuceé. Joe: -señora le juro que no pasó nada entre nosotros, su hija es virgen aun- Tu mama: -Joe que te paso en la cara?- dijo horrorizada mirando a Joe. Joe: -me golpearon- Tu mama: -no entiendo porque estaban durmiendo juntos??- Tu: -él llego anoche aquí muy herido y no podía caminar ni moverse, lo robaron y lo drogaron y yo solo le ofrecí mi cama para que se acostara porque estaba mal- Tu mama: -no!!! Aun no lo entiendo. Por qué no nos llamaste entonces??- Joe: -porque yo se lo pedí...- escuchamos la voz de mi padre llamando a mi madre. Tu mama: -TN_______ si tu padre se entera los matara!!!- me dijo. -Joe vete de aquí ahora antes de que te vean aquí!!- le susurró para que mi padre no escuche. Joe salió de la habitación escabulléndose por la ventana. Me dio la impresión de que mi madre no creyó ninguna palabra de las que le habíamos dicho. Tu mama: -tenemos que hablar- Tu: -sobre qué?- Tu mama: -primero quiero que me tengas absoluta confianza y me cuentes toda la verdad- Tu: -aja- Tu mama: -anoche solo durmieron??- Tu: -si- Tu mama: -Joe te gusta?- Tu: -si, lo amo- mi mama pareció palidecer al escucharme decir aquello- Tu mama: -como??- Tu: -lo amo- le repetí. Tu mama: -no hija tu no lo amas, ese chico no te conviene, yo sé que no es mal muchacho pero no es para ti, él no te quiere, tu eres una niña y tú misma has visto que a él le gustan las mujeres- me dolía escuchar esa dura verdad, pero yo si lo amaba, aunque me desgarrara el corazón yo lo amaba y estaba enamorada como una loca. Tu: -no me importa mama yo igual lo amo- Tu mama: -hija tú te casarás con Nicholas, él si es el chico para ti, él si te ama y tú amas a él- Tu: -yo no amo a Nick, yo no me casaré con alguien que no amo- Tu mama: -hija piénsalo bien, sabes bien que Nick es para ti, y no te voy a permitir jamás que estés con Joe- Tu: -pero mama no lo entiendo- Tu mama: -aléjate de él querida, yo te lo digo por tu bien, él te hará sufrir, además es demasiado grande para ti- Tu: -mama yo quiero estar con él y no pienso casarme con Nick si no lo amo- Tu mama: -no te lo permitiré hija, yo quiero lo mejor para ti- me molesté a tal punto que quería golpear lo primero que viera, no le dije una palabra más a mi madre, si decía algo mas temía gritarle cosas muy feas. Enfurecida y sin hablarle empecé a sacar mi uniforme del colegio del armario para vestirme e irme a la escuela. Mi mamá al notar mi enojo salió de mi cuarto. Llegué al colegio demasiado enojada, Justin se apresuró a saludarme a penas me vio y yo rápidamente me lo sacudí de encima con mi mal humor. Lily me preguntaba que me sucedía pero yo no le tenía la confianza suficiente para contarle lo que me pasaba. Iba a clase de aritmética cuando tropecé con Nick, chocamos hombro con hombro y él se detuvo para verme, yo también me detuve a mirarlo y durante algunos segundos mantuvimos la mirada. Estaba por voltearme e irme cuando él me puso un alto. Nick: -tengo que hablar contigo- me dijo. Tu: -sobre qué?- Nick: -te veo a la salida- después de decirme aquello se fue y desapareció de mi vista. A la salida esperé unos 15 minutos a Nick, al ver que no aparecía me preparé para retirarme, recogí mis cosas y me lancé la mochila al hombro, salí del instituto y su voz me llamó. Nick: -TN______- cuando volteé a verlo él estaba corriendo para alcanzarme. Tu: -de que querías hablarme Nick?- le pregunté cuando él me alcanzó el paso. Nick: -bueno, es que... Ellos quieren que nos casemos nos guste o no!!! Escuché hablar a mi padre con los tuyos sobre apresurar la boda- Tu: -apresurar la boda?? Pero yo no quiero casarme, solo tengo 16 años- Nick: -sí, yo tampoco- dijo inseguro. Tu: -no pueden obligarnos o sí?- Nick: -no estoy muy seguro, el mismo Kevin intentó que hablara contigo y te convenciera de que regreses conmigo- No supe que pensar, querían obligarme a casarme? Ok ahora que hago con mi vida? Mis padres parecían tenerlo todo planeado para mi futuro. Como mis propios padres se atrevían a querer casarme tan joven? Si me negaba a casarme con Nick no podía pretender en contar con Joe para que estuviera conmigo, era cierto lo que todo el mundo me decía, Joe no iba a dejar a todas sus mujeres por una niñita como yo. Ya no entendía nada de lo que estaba pasando entre nosotros, después de que me dijo que lo nuestro solo fue un beso y que todo había acabado allí, y luego se aparecía en mi habitación y me hacía sentir tantas cosas. Quise asegurarme de que Joe estaba bien, y fui a la casa Jonas con en el pretexto de visitar a Kevin, pero nuevamente me encontré a Joe en la cocina besando a una chica, el no supo que yo lo había visto, yo me hice la fuerte y aunque estaba enojada lo disimulé muy bien y volví a la sala a esperar a Kevin. Joe: -adiós cariño- le dijo Joe a esa chica mientras la besaba y ponía su mano en sus glúteos. Empecé a arder furiosa, Joe no se daba cuenta de que yo estaba detrás de ellos mirándolos sentada cómodamente en el sofá. Esa mujer salió de la casa con esfuerzo como si hubieran colocado pegamento en su boca y la hubieran pegado a la de Joe. Joe se volteó luego de que ella se había ido y me miró con cierta preocupación.
Tu: -hola, como sigues?- le dije conteniendo el enojo de mi voz. Joe: -estoy bien, incluso recuperé mi auto- Tu: -me alegro- le dije de forma seca y todo estuvo muy silencioso. Joe: -lo siento- Tu: -por qué?- Joe: -perdón por hacerte ver lo que acabas de ver- Tu: -Joe tu... tú me quieres?- le pregunté con sinceridad, de verdad me moría de ganas por saber lo que él sentía por mí. Joe: -bueno yo... Si te quiero, me... Me enamore de ti, pero no deberías ilusionarte conmigo porque yo no... No dejaré de salir con estas mujeres- Tu: -como puedes estar enamorado de mi si no harías nada por mí?- Joe: -mira tú me tocas y yo ardo en placer, cuando te tengo cerca te deseo como un loco, yo daría mi vida si de eso dependiera la tuya, y daría lo que fuera por pasar una noche contigo, ni siquiera me importaría que mis padres o los tuyos se opongan, no me importaría si a Nick le gusta o no, pero es que nunca nadie me ha hecho sentir como tú lo has hecho, tu... Estas creciendo, estas cada día mas hermosa y mas... Mujer...- dijo mientras se acercaba hacia mí demasiado. Parecía que seguiría hablando cuando fue interrumpido por la voz de su hermano. Nick: -eres tú?? Eres tú el maldito que la está enamorando??- Joe lo miró y se quedó mudo. -por tu culpa ella me cortó, por tu culpa ella no se quiere casar conmigo- dijo a gritos. Joe: -crees que ella iba a amarte?? Sabes muy bien que tú la engañaste, ella siempre te dijo que quería ser tu amiga y tu le mentiste todo el tiempo diciéndole que era tu novia, te aprovechaste de su falta de memoria y todos te apoyaron con tu estúpida mentira porque claro, "Nick es el hijo perfecto"- Tu: -Nick... Eso es cierto?- dije creyendo todas las palabras de Joe y Nick me ignoró. Nick: -y qué? Piensas que eres mejor que yo? Sabes que nunca vas a dejar de ser como eres, sabes que la harás sufrir, no sé qué es lo que pretendes, desde cuando te enamoras tu?- le dijo a Joe. O sea que si es verdad? Nick no lo negó, él no negó que me había mentido. Tu: -Nick tú me mentiste?-
Nick: -pero es porque te amo- Tu: -todos me mintieron- dije con demasiado enojo. Narro yo: Los celos y la envidia crecía entre los hermanos cada día más, TN______ sufría porque Joe no podía evitar seguir enamorándola, pero no solo la enamoraba sino que también le hacía daño porque no podía dejar de andar con todas esas mujeres, a él parecía importarle más lo que los demás pensaran sobre él, pero realmente nunca llegó a sentir nada parecido a lo que sentía estando con la única que podía hacerlo realmente soñar, él la deseaba, sus padres les prohibían verse, y a Joe no parecía importarle en absoluto, pero él realmente se llenaba de impotencia al saber que no podría tenerla y moría por pasar una noche con ella. TN_______ había aceptado amar a Joe de la peor manera, ella soportaría con mucho dolor que el chico del que se había enamorado anduviera con un montón de chicas, ella lo amaba tanto que solo por un par de besos hacia cualquier cosa, aunque sufriera pensando que él no la amaba, a ella no le importaba, se hundía en un masoquismo frenético que la hacía caer en sus brazos y enamorarse de él perdidamente cada día más. Nick sufría en silencio y odiaba más a su hermano a medida que pasaba el tiempo. Nick estaba al tanto de que su hermano Joe visitaba a su amada cada noche filtrándose en su cuarto y no estaba demasiado seguro de que hacían realmente cuando estaban solos su hermano y ella. Pero por otra parte él no se preocupaba demasiado, tenía en mente el plan perfecto que haría que su amada se casara con él. Ya podía ver a esa chica con su vestido blanco casada con él, y sabia que debía alejarla para siempre de su hermano Joe. Narras tú: Sentí escalofríos cuando mi madre me mostró aquellos anillos. Anillos de compromiso, todo había comenzado con un engaño, todos me habían mentido para hacer que me casara con Nick. Ellos seguían insistiendo, habían comprado anillos y mi madre me mostraba catálogos con vestidos de novia. Por qué me hacen esto? Pensé. Nada era como yo quería, el hombre que yo amaba no me amaba y me demostraba que solo me utilizaba para darme besos cada noche en la oscuridad de mi cuarto y luego iba y besaba a sus mujerzuelas vagabundas de cuarta. Qué hago? Me pregunté. Me caso con Nick? Si Joe no me amaba yo no podría seguir sufriendo de esa manera, yo quizá podría olvidarlo algún día en los brazos de otro? La decisión aun no estaba tomada, había cosas que podrían cambiar hasta la fecha de mi boda, cualquier cosa podría pasar, si Joe me demostraba que me amaba aunque sea un poco nada me haría dudar mas, si Joe era capaz de dejar su orgullo y a sus mujeres por mí yo caería en sus brazos para siempre. Él entró esa noche a mi cuarto, como de costumbre sin que mis padres supieran nada. Tu: -Joe me amas??- le pregunté con precaución cuando él acariciaba mi boca con sus dedos. Joe: -si, por supuesto que te amo-
Tu: -Joe yo… me casaré con Nick- él me miró y dudo un poco. Joe: -Que? Aceptarás casarte con él? Me harás esto a mí? Tu: -si tú renuncias a ellas por mí yo renunciaré a él por ti, Lo harás?? Te alejarás de todas tus mujeres?-
Capitulo 23 Vi a Joe respirar profundo, me acarició el cabello con inseguridad y me miraba de forma muy intensa con los ojos entre cerrados. Joe: -sabes que esas chicas nunca significarán nada para mí, no entiendo por qué me pides esto si para ti debería estar muy claro que solo te amo a ti, y si las personas creen que tu no me interesas será más sano para estar juntos y que nadie lo sospeche- Tu: -pero Joe a mi no me queda muy claro si tú me amas, me siento utilizada, siento que nunca me quisiste, y no te me imaginas como me destruye verte con alguien más, y para completar… por tu reacción yo pensaría que no tienes ni las mas mínimas intensiones de dejar nada por mí- Joe: -yo haría cualquier cosa por ti, y esto lo hago para poder estar a tu lado- Tu: -supongamos que es cierto. Que sucedería luego?? Seguiremos estando juntos a escondidas mientras yo sufro el resto de mi vida por ti- le dije mostrándole cierto enojo. Joe: -te estoy haciendo daño??- me preguntó mientras tomaba mi rostro entre sus manos. Tu: -sí, y mucho- Joe: -perdóname mi niña- Tu: -Joseph!!- me apresuré a decir. –me valen poco tus disculpas si no piensas cambiar, si tú no me piensas demostrar que realmente me amas me temo que no podré seguir con este sufrimiento y este dolor en el corazón, y no me resistiré a la boda mientras sepa que seguiré llorando por ti- Joe: -o sea no harás nada por evitar la boda??- entrelazó sus manos entre la mías. A pesar de la tensión que estaba tomando la conversación Joe no dejaba de acariciarme el cabello, el rostro y pasaba sus manos por mi espalda. Ambos estábamos sentados sobre mi cama mirándonos a los ojos y hablando a susurros. Joe aun no me había dejado claro una cosa: él no me dijo si pensaba renunciar su vida de mujeriego. Yo aun no figuraba lo que él quería decir, Joe me hablaba de que seguía con sus mujerzuelas para esconder nuestro secreto, él quería hacerlo sonar como si estaba haciendo una obra de caridad o como si ayudaba a satisfacer a aquellas “pobres mujeres” necesitadas y no me daba a entender que cambiaría por mí. Claro!! Joe es de esos tipos!! Pensé, para Joe es mucho más fácil besar a la niñita tonta y tenerla a su disposición cuando quisiera, pero cuando no podía tenerme con él llenaba su vacio con sus mujeres baratas sin importarle mis sentimientos, ni nada. Cuanto tiempo podré seguir soportando esto? Me preguntaba con mucho dolor. Tu: -Bien… si no piensas hacer nada yo tampoco podré hacer nada!! Me casaré con Nick haré lo que sea por sacarte de mi corazón para no tener que aguantar tu engaño- le amenacé. Joe: -sí, eso deberías hacer, tendrías que haberte olvidado de mí hace mucho tiempo, yo te lo advertí, te dije que no era el tipo correcto para ti, tu no debiste enamorarte de mí jamás, supongo que serás más feliz con mi hermano Nick, él si podrá darte todo lo que te mereces y te tratará como una reina- me enojé y a la vez me llené de tristeza. Estaba dejándome ir así de fácil? No le importaba en absoluto que me fuera a casar con alguien más? Por un momento yo creí que él lucharía por mí. Pero como se me ocurrió tal cosa? Si es obvio, se trataba de Joe el que vive para ser un rompe corazones, él que sirve únicamente para satisfacer a todas las mujeres, él hombre que me volvía loca a tal punto de que llegué a arrastrarme detrás de él y acepté el hecho de tener que “compartirlo” aunque eso me desgarrara el corazón solo por tenerlo en mis brazos cada noche escondido en mi habitación. Si él no luchaba por mí yo tampoco seguiría haciéndolo por él. Ahora debía reforzar lo que me quedaba de dignidad y orgullo y hacerle creer que a mí tampoco me importaba, que no lo necesitaba y que no le pertenecía ni a él ni a nadie. Tu: -Bien, si no te importo está bien por mí, intentaré olvidarte tal y como tu deseas pero te pido que jamás vuelvas a venir aquí, jamás vuelvas a besarme, no me toques nunca más y no me lo hagas difícil- con mucho esfuerzo contuve cualquier lagrima y solo dejé salir mi rabia y lo molesta que estaba. Joe: -pero tú si me importas, me importas tanto que no quiero que seas infeliz con un tipo como yo, tú serás feliz con mi hermano, él no te hará sufrir tanto como yo- Tu: -si tu no fueras como eres no tendría por qué ser una chica infeliz a tu lado, pero ahora me dejas claro que no dejaras tu sucia vida por mí, entonces Joe te pido… Déjame en paz!!- Joe: -sí, de acuerdo, eso será lo mejor- parecía muy enojado por su tono de voz. Tu: -bien- Joe: -bien- Tu: -ahora sal de mi habitación, y espero no volverte a ver jamás- yo misma me lastimé al escucharme decir esas palabras, dejar de ver a Joe para mí sería como si me quitaran parte de mi ser, como si me privaran de algo que me diera fuerza para vivir, definitivamente no estaba demasiado segura de poder acostumbrarme a dejarlo de ver, pero no pensaba ser otra imbécil más utilizada por el imbécil Joe Jonas, no pensaba seguir haciéndome daño, porque yo bien sabia que me había convertido en una masoquista esclava de los besos de ese hombre, yo había caído demasiado bajo al ser una chica que aguantaba sufrir tanto solo por el placer que me proporcionaba ser besada y acariciada por aquellos labios. Pero ya no más!! No iba a seguir soportándolo. Joe: -adiós, que seas feliz- me dijo con los labios entrecerrados y apretando los dientes como si estuviera muy molesto. Se dio la vuelta, me dio la espalda antes de caminar hacia la ventana de mi cuarto y bajar por allí, pero antes de dar siquiera dos pasos se volvió de nuevo hacia mí. Sentí la cama hundirse bajo el peso del cuerpo de Joe mientras él volvía a entrar ella. Yo me quedé inmóvil esperando las acciones de Joe, no supe que pretendía hacer cuando lo vi volver a mi cama pero fue tan rápido que ni siquiera pude pensar en nada. Yo estaba sentada sobre la cama, y él se arrodilló justo enfrente de mí, puso sus manos en mi cintura y las movió con una caricia desde mi cintura hasta mi espalda para rodearme con sus brazos, aquello me hizo estremecer realmente. Besó mis labios de manera alocada como si nadie iba poder detenerlo en ese momento, yo me estaba derritiendo antes sus labios, pero sin embargo no dejé mi dignidad de lado y en cuanto pude apoyé mis manos en su musculoso pecho para empujarlo. Él no se movió porque yo lo haya empujado fuerte si no porque se enojó al notar que yo lo estaba rechazando, quizá él pensó que yo al igual que siempre no iba poder resistirme a sus besos. Nunca lo había visto mirarme con furia pero ahora lo estaba haciendo, me estaba lanzando esa mirada dolorosa y yo también le destilé mi rabia cuando lo miré fijamente a los ojos y preparé mi mano para darle una bofetada rápidamente, cuando creí que mi mano golpearía su mejilla me sorprendió que él había rodeado mi muñeca con su mano impidiendo que pudiera darle esa bofetada, él había sido demasiado rápido al ejecutar ese movimiento y ahora me estaba apretando con fuerza con su mano. Jalé mi mano y me deshice del agarre de Joe. Tu: -quien te crees que soy? Una de tus mujerzuelas de cuarta? Joe: -No!! Tú eres un niñita, tú no eres una mujer aunque quisieras serlo- Joe me hizo enojar aun mas. Tu: -no seré una de esas chicas de las que solo utilizas para que te den tus “noches de placer”- Joe: .JA! no me hagas reír, tu ni siquiera sabes lo que significa cuando hablo de “una noche de placer”- me quedé callada, en eso él si tenía razón, yo no tenía idea de que rayos hablaba Joe cuando lo escuchaba hablar con sus amigos sobre las noches que pasaba con sus “mujeres” pero siempre supe que era algo que yo no podía darle. Tu: -Fuera de mi cuarto ahora Joe- lo eché y él esta vez sí se dio la espalda y se retiró sin decir alguna palabra más. Al día siguiente yo lloraba por Joe silenciosamente en el jardín abandonado del colegio, estaba subida a aquel enorme árbol lleno de flores, me recosté sobre una de las ramas más grandes que pudiera soportar mi peso. Había ido allí para estar sola, me sentía muy mal por todo lo que estaba pasándome, a Joe yo no le importaba en absoluto, y me veía obligada a casarme, pero quizá, solo quizá a Nick si le importaba, no quería casarme con él solo por ese compromiso que mis padres nos habían puesto, no quería hacerlo solo para que el sueño de mis padres sea cumplido. Si me casaba quería que fuera por amor… y tal vez algún día pudiera conocer a un chico del que me enamore, a un chico bueno para mí que también me ame. Hay esperanzas de que logre enamorarme de Nick algún día?? Me preguntaba yo mientras esa débil lágrima corría forzosamente por el contorno de mi rostro. Mi cabello largo se desparramaba por las ramas de los arboles. Cerré mis ojos y me dediqué a escuchar los sonidos que me rodeaban para no pensar más en Joe. Escuché el silbido del viento, escuché las ramas chocar unas con las otras mientras se movían, estuve todo el tiempo atenta para asegurarme de escuchar el sonido del timbre para entrar a clase. Respiré profundo el aire fresco que olía a primavera y a otoño. Abrí los ojos y eché una mirada hacia abajo, miré al suelo y fue cuando lo vi, Nick estaba escalando por aquellas ramas para llegar hasta mí. Nick: -estás llorando?- dijo sentado en frente de mí sobre la fuerte rama del árbol. Yo no respondí.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:34 pm

Cerré mis ojos nuevamente. Tu: -estoy bien- le dije al rato con mi voz quebrada por el llanto. Nick: -por qué lloras?- me preguntó mientras quitaba los cabellos que cubrían torpemente mi cara y yo… me eché a llorar a sus brazos. Nos abrazamos y yo lloré en su hombro durante minutos. –sabes? Tu eres demasiado hermosa para llorar- me dijo. Sus palabras me hicieron sentir bien... sus palabras me hicieron sentir querida. Tu: -Nick yo… yo no quiero casarme- vi como sus ojos se tornaban entristecidos y hasta pude pensar que mis palabras lo habían herido. Nick: -TN______, no te cases conmigo, si no me amas no quiero hacerte sufrir y no quiero que estés atada a mi porque te obligaron- Tu: -pero que hago? Has visto los anillos? Ellos ya los compraron y presiento que harán cualquier cosa por vernos casados. Nick: -lo solucionaremos, aun quedan meses hasta que cumplas tus 17 años, la boda está planeada para después de tu cumpleaños-
Tu: .pero… pero tu si quieres casarte verdad?- le dije con voz un poco más calmada. Nick: -si, te he dicho que te amo- me quedé pensando. Tu: -Joe no me ama- dije para mí misma en voz baja pero Nick si logró escucharme. Nick: -te hizo daño?- me preguntó. Tu: -me rompió el corazón- Nick sujetó con su mano mi mentón y levantó mi cabeza, yo cerré los ojos y él puso sus labios sobre los míos con ternura, fue un beso muy corto y lleno de afecto. Nick: -lo siento muchísimo de verdad- Tu: -está bien yo lo superaré- Nick: -pero siento mucho haberte mentido, perdóname por favor por haberte engañado y haberte dicho que eras mi novia, sé que me aproveché de ti pero estoy muy arrepentido- Tu: -si, te perdono- dije con voz baja- Nick: -algún día podrás quererme? Digo, amarme?- me preguntó Tu: -quizá- le dije dándole esperanzas. Entonces escuché la campana del timbre que me advertía que debía irme a clase. Nick y yo bajamos del árbol y corrimos hasta la escuela. Pasé las clases siguientes intentando contentarme hablado con algunas chicas de mi edad, pero apenas podía concentrarme en sus conversaciones o en lo que decía el profesor. A la tarde llegué a casa abatida, quería hundirme en mi cama y quedarme dormida para no pensar en nada, iba directo a echarme en la cama cuando mi madre me llamó. Tu mama: -hija tenemos que salir, vamos a la casa de la diseñadora, te tomaremos las medidas para que empiecen a realizar tu vestido de novia. Tu: -que?- Tu mama: -anda rápido a vestirte que se hace tarde- En el auto de mi madre iba muy enojada sin hablarle. Llegamos a esa casa y una señora nos esperaba con una sonrisa en su cara, yo estaba demasiado molesta para devolver su sonrisa, así me quedé muy seria. Me hicieron sacarme toda la ropa y quedarme en ropa interior en un viejo cuarto de costura con mi mamá y esa señora. Me avergoncé demasiado, no solo por el hecho de estar prácticamente desnuda en frente de esa extraña sino también por los comentarios que escuchaba cuando la señora diseñadora pasaba su cinta de medidas alrededor de mi cintura, mis pechos, mis caderas, y otros lugares. “va a verse divina” decía la señora a madre y mi madre asentía. “se casará muy joven” dijo la costurera, “ si, es que ella y su futuro esposo están muy enamorados”. Casi podía echarme a llorar de la bronca que sentía. Yo me sentía muy humillada. Que pensarán todas aquellas personas cuando me vean casarme tan joven?? Es que nadie se casaba tan joven en estos tiempos,
solo yo… y además no era por estar esperando un hijo como la mayoría de las chicas que se casan a corta edad, la verdadera razón era que me estaban obligando, no me daban opciones, no me lo preguntaron nunca, simplemente actuaron, ya tenía anillos y hasta un vestido blanco próximamente. Y todavía mi madre tenía el descaro de decirle a la gente que yo me casaba por amor. Quise contener mis lágrimas pero no pude más y mi rostro se enrojeció y las lágrimas salieron solas de mis ojos, no pude contenerlas. Mi madre me observó preocupada. Tu mama: -que te pasa hija?- Tu: -me quiero ir- dije como una niña malcriada. Tu mama: -por qué? Te sientes mal?- Tu: -si- Tu mama: -que tienes?- Tu: -me quiero ir- repetí tratando aun de no sollozar. Tu mama: -tranquila ya vamos a terminar- La diseñadora se apresuró rápidamente a tomar mis medidas. Tu mama: -hija has crecido mucho- dijo mirando a mi pecho, yo bajé la mirada hacia mi pecho y entonces comprendí. Ella se refería a que mis pechos habían crecido unas cuantas tallas, ahora cuando me miraba a los espejos hasta yo misma pensaría que era una mujer. La Diseñadora: -estás lista cariño ya puedes irte a casa- dijo la señora. Me coloqué rápidamente mi ropa de nuevo. De camino a casa mi madre rompió con mi silencio mientras ella conducía el auto. Tu mama: -hija por qué estabas llorando hace un rato?- Tu: -mamá no quiero casarme- ella inhaló una bocanada de aire antes de hablarme. Tu mama: -hija Nick te va a hacer muy feliz, quizás ahora no me creas pero yo quiero lo mejor para ti, yo quiero que seas feliz, un padre nunca querría hacerle daño a su hijo, y yo te puedo asegurar que estarás muy bien junto a Nick, él te dará todo lo que necesites porque sabes que es un excelente muchacho- Tu: -si tanto te gusta por qué no te casas tu con él?- la reté. Y ella se alteró. Tu mama: -no se te ocurra volverme a hablar de esa forma, Nick es para ti y punto, y es mucho mejor que ese… Joe- No lo soporté mas, al llegar a casa subí a mi habitación y empecé a hacer una mochila con ropa. Tomé el dinero que guardaban mis padres en la biblioteca para casos de emergencia, y lo puse en el bolsillo de mis Jeans. Esperé hasta el anochecer, esperé hasta que todos se durmieran, me coloqué en los pies mis converse de color negro y bajé por la escalerita que siempre estaba colocada en mi ventana. Intenté ser cautelosa y no hacer ningún ruido al salir. Corrí a través del jardín delantero de mi casa y salí a las calles oscuras, corrí con mucha prisa por la acera de la calle levemente iluminada con esos postes de luz, las calles a media noche no estaban demasiado pobladas que digamos. No supe a donde ir, estaba preparada para escaparme pero no tenía ni la más mínima idea de cómo hacerlo. Corrí unas cuadras mas hasta la estación nocturna de taxis y esperé complemente sola unos 20 minutos. Esos minutos eran eternos... yo estaba aterrorizada porque las calles estaban solitarias y oscuras, y además sabía que si tardaba mucho tiempo mis padres me encontrarían rápidamente al darse cuenta de que no estaba en casa. No había pensado con exactitud cuánto tiempo me iría ni como sobreviviría, no me imaginé para nada el futuro, yo simplemente actué por mi furia y pensaba escaparme e irme lejos a como dé lugar. Tu: -Lléveme a la estación de trenes- dije cuando me subí al auto del taxista. Pasé el resto de camino en silencio rogando llegar lo más rápido posible hacia mi destino. Saqué el dinero de mi bolsillo y le pagué al hombre cuando me él me avisó que habíamos llegado. La estación de trenes tampoco estaba demasiado poblada. Eran la 12:05 am y me apresuré a ver la lista de los trenes próximos que salían.
Texas - 11:20 pm Washington - 11:55 pm Colorado - 12:05 am Orlando - 12:20 am San Francisco - 2:50 am Corrí hacia la casilla donde vendían los boletos. Supuse que el tren de colorado ya había partido y el de San Francisco era demasiado tarde para mi huida así que me decidí por ir hasta Orlando. Tu: -Dame un boleto para Orlando- Vendedora: -lo siento señorita pero ya no quedan más asientos- Tu: -Que? Tendré que esperar hasta las casi las tres de la mañana??- Vendedora: -aun quedan boletos para colorado y creo que está por salir así que corre para alcanzarlo- me dijo mientras me daba apresurada y el boleto con destino a Denver – Colorado. Pagué mi boleto y corrí hasta el tren y casi no pude alcanzarlo pero por suerte entré justo a tiempo. Me senté en uno de los pocos asientos que estaban desocupados, antes de que pudiera detenerme a ver por la ventana un hombre borracho y de muy mal aspecto se sentó a mi lado. Quise levantarme pero no vi ningún otro asiento desocupado en el que pudiera sentarme. Para mi suerte la primera hora del viaje el hombre no me tomó en cuenta, ni me habló, ni me miró, cuando estuve más calmada me quedé mirando por la ventana el paisaje moverse demasiado rápido. No sé en qué momento caí rendida por el sueño y me quedé dormida. Denver Colorado 6:30 am Estaba amaneciendo, bajé del tren adormecida porque acababa de despertarme, de pronto sentí mucha hambre y mi estomago rugió, metí mis manos en los bolsillos de mi pantalón y me aterré cuando revise hasta el último de mis bolsillos y mi dinero no estaba. Un nudo recorrió mi garganta, estaba aterrorizada. –me robaron- pensé. Existía la posibilidad de que mientras dormía aquel tipo borracho me haya quitado todo mi dinero. Me invadió un terror tremendo. Ahora que hago?? No tengo dinero ni siquiera para volver a casa. No puedo tomar un taxi para ir a ningún lado, no puedo ni siquiera pagar un hotel para dormir en ninguna parte. Para empeorarlo todo empezó a llover a cantaros y yo ni siquiera llevaba un paraguas conmigo. Me senté en la acera a llorar, mi cabello y mi ropa se empapó, hasta la ropa que tenía en mi bolso se había empapado. Para mal de colmos ahora no tenía una muda de ropa para cambiarme. En qué momento se me ocurrió dejar el teléfono celular en casa? Me pregunté. Ni una monedita me quedó para hacer alguna llamada. Para mi suerte mi salvación llegó más pronto de lo que pensé. Escuché claramente que me llamaban y era… era la voz de Joe?? Imposible. Pensé, hasta me dije que de seguro estaba alucinando con su voz. Pero cuando levanté mi mirada lo vi… realmente era él. Estaba corriendo hacía mi. Joe: -TN______ espera!!- me gritó, nunca su voz se escuchó tan bien para mí como en ese momento. Agradecí al cielo que haya aparecido Joe con mi corazón en la mano. Mi corazón se aceleró y me levanté de la acera y de un segundo a otro me di cuenta de que ya había dejado de llorar. Yo tenía la cara empapada pero no de lágrimas sino del agua de la lluvia. Corrí esperanzada hacía Joe, cuando lo tuve cerca él me tomó el rostro con sus manos y se quedó mirándome un par de minutos a los ojos. Me invadió una felicidad enorme. Otra vez resultaba ser Joe mi salvación. Nos seguíamos mirando pero él se aventuró mas a acercarse hacía mí y puso su labios sobre los míos. Lo besé con desesperación como si fuera la última vez que tendría sus labios sobre los míos. Él recorrió mi cuello con sus labios y no le importaba que todas las personas de la calle estuvieran mirando y realmente a mi tampoco. Puse mis manos en su cuello y él recorrió mi hombro con sus labios.
Nos besamos como si nadie más existiera en el mundo excepto él y yo. Mi cuerpo estaba desbordado en satisfacción. Sentía que no podría apartarme de él ni por un segundo. Nuestras respiraciones estaban agitadas. Así durante minutos nos besamos como jamás lo habíamos hecho. Cuando nos detuvimos esperamos hasta poder recuperar el aliento mirándonos a los ojos, yo tenía mis brazos rodeando su cuello y él rodeaba mi cintura con los suyos. Joe: -estás bien??- Tu: -si… yo… pues… Que estás haciendo aquí Joe??- Joe: -yo venía siguiéndote desde saliste de tu casa, quise buscarte en el tren pero tú estabas sentada en otro vagón- Tu: -gracias a Dios que estás acá Joe- lo abracé con fuerza, temía perderlo. Joe: -hay que ir a un hotel y esperar tomar otro tren a casa- Tu: -robaron mi dinero- Joe: -que?? Y te hicieron daño?- Tu: -no, me lo sacaron cuando me quedé dormida en el tren-
Joe: -tranquila yo tengo dinero y conozco un hotel que está muy cerca de aquí- Él y yo caminamos tomados de las manos unas cuantas calles. Pedimos una habitación en aquel hotel. Cuando entré al cuarto me percaté de que solo tenía una sola cama. Tendríamos que dormir juntos. Tu: -muero de frio- me quejé. Joe: -cómo no! Si tienes toda la ropa mojada- Me quité los zapatos empapados y los lancé al suelo, intenté quedar lo más ligera de ropa posible. Me quité el cinturón, el sweater, los calcetines, y quedé con mi camiseta sin mangas blanca que llevaba debajo de la ropa y mis Jeans mojados y me lancé a la cama. Joe me miraba con atención, él no se deshizo de su ropa ni se acostó en la cama, solo estaba allí de pie mirándome con una perfecta y enloquecedora sonrisa. Cerré mis ojos para relajarme pero luego el roce de sus labios me provocó escalofríos en cada parte de mi cuerpo. Él estaba besando mis tobillos, aquello me pareció un gesto demasiado íntimo pero para mí fue realmente placentero. Sin abrir los ojos disfruté de la caricia de sus labios, pero luego sus labios subieron por todo lo largo de mi pierna hasta llegar a mi abdomen, me puse roja como un tomate, Joe nunca había hecho algo así, sus besos nunca habían llegado tan lejos, ese cosquilleo recorrió todo mi cuerpo, aunque me parecía que no era correcto lo que Joe estaba haciendo de todos modos no pude detenerlo porque se sentía tan... bien. Joe levantó mi camisa solo un poco y besó mi vientre. Mi cuerpo ardía, no podía dejar de sentir placer cuando sus labios me acariciaban de esa manera. Estaba derritiéndome, sentí que había muerto y luego volví a renacer, fue algo totalmente mágico. Sabía muy bien que sus besos y caricias se habían pasado de tono pero no me importó. Que es lo peor que puede pasar? Pensé.
Capitulo 24 Sentí como sus labios estaban calientes y quemaban mi abdomen como una llama que me daba vida y me hacia sudar con todo ese calor abrazador y placentero, durante algunos segundos mas permaneció acariciando mi abdomen con esos suaves y ardientes labios. Las sensaciones que me inundaban no me dejaban pensar, ni siquiera podía diferenciar si mi corazón estaba paralizado o latiendo a millón. El solo hecho de tener tan cerca a Joe me quitaba el aliento, se me dificultaba respirar al tenerlo acariciándome con sus labios. Mi pecho se expandía y contraía con mi esfuerzo por respirar. Sentí el peso de todo su cuerpo sobre el mío, su chaqueta mojada me dejó aun mas llena de agua de lo que antes estaba. Su rostro se posó a un costado de mi cuello, sentí su respiración golpearme y eso me provocaba una indescriptible sensación. Sus piernas estaban entrelazadas con las mías. Entonces pasó su lengua saboreando mi cuello, me retorcí un poco ante aquel contacto. Él mordisqueó mi cuello delicada y seductoramente y fue subiendo hasta mi oreja y luego se posó en mis labios. Sus dientes mordisquearon mi cuello, mejillas, brazos, hombros, orejas, barbilla, y hasta mi abdomen dejándome la piel ligeramente enrojecida. Me sentía perdida, como si estuviera en otra dimensión. Lo menos que quería hacer era que Joe se detuviera, él le estaba dando tanta satisfacción a mi cuerpo que yo sola no tendría la voluntad para detenerme nunca. Sus manos recorrieron el contorno de mi abdomen, me acarició con sus dedos la superficie alrededor de mi ombligo y luego sentí una de sus manos recorrer mi espalda por dentro de mi camisa, mi cuerpo se contorsionó un poco y abrí los ojos. Estaba prohibido tocarse de esa manera?? Había alguna ley que me impidiera sentirme tan bien? Yo sabía que había todavía algo que no estaba del todo bien, yo solo tenía un ligero presentimiento de que luego de todo esto vendría algo más, algo aun mas intimo... Algo más prohibido. Aspiré su exquisito aroma perfumado penetrado en su piel y en su ropa, quise guardar en mi memoria la cada sensación que degustaba cada uno de mis sentidos, mis ojos se deleitaban con aquellas bellas imágenes de su espectacular rostro, veía cada uno de sus cabellos negros iluminado con un brillo especial, veía su hermosa mirada y prestaba atención a cada movimiento que hacía. Mi tacto sentía cada roce con su cuerpo, cada contacto físico con su piel suave que me hacia hervir la sangre. Mis papilas gustativas saboreaban el delicioso sabor que su lengua dejaba en mi boca. Mi olfato estaba impregnado con el agradable aroma varonil de su cuerpo, y mis oídos estaban atentos al sonido que producían sus labios al tocar mi cuerpo y a los casi inaudible gemidos que soltaba Joe en ocasiones. Cada uno de mis sentidos parecían agudizados. Mientras sus labios iban subiendo por mis abdominales planos él se ayudaba con sus manos para subirme la camisa. Cuando mi brasier estuvo casi visible me avergoncé, me sonrojé, mis mejillas ardieron enrojecidas como nunca, me sentí apenada de solo imaginarme que Joe mirara los lugares más íntimos de mi cuerpo, pero cuando miré directo a sus provocativos labios me dieron ganas de comérmelos, y cuando miraba su ancha espalda y sus brazos gruesos no podía evitar querer acariciarlos al igual que todo su abdomen y su pecho en buena forma. Joe: -te deseo, te amo- dijo con voz agitada y en prácticamente un susurro. No logré responderle nada en absoluto porque sus labios sellaron los míos con un beso apasionado, un beso desesperado y deseoso. Con sus manos tomó mis muslos y los movió de tal manera que sus caderas quedaran entrelazadas entre mis piernas como si lo estuviera abrazando con ellas. Acaricié su espalda, mis manos parecían actuar solas. Metí mis manos por debajo de su camisa y toqué su húmeda y gruesa espalda llena de musculatura. Joe: -si así linda- dijo apretando los labios y hablando con esfuerzo. Sus manos se movían jugueteando por mi cuerpo y de una manera casi impersivible empezó a levantar mi camiseta aun más, él iba quitármela, pero mi pudor actuó en mi defensa y cuando menos lo imaginé entrelacé mis manos entre las suyas y lo detuve, hice que sus manos dejaran de moverse tomándolas con fuerza. Esto
causó que Joe reaccionara y actuara de manera más racional, pareció haber despertado de un extraño trance repentinamente. Joe: -No!!!- dijo como si gritara en voz baja. -no puedo hacerte esto a ti- concluyó y luego se apartó de encima de mí. Se tumbo en la cama a mi lado y miró hacia el techo de la habitación, su respiración estaba muy agitada, vi la agitación en el movimiento de su pecho, y rastros de sudor corrían por su frente. Parecía que Joe quería amarrarse de la cama, era como si intentara contenerse el mismo de hacer algo. Hubo mucho silencio, aunque yo sabía que yo fui la que hice que Joe se detuviera una parte de mi estaba deseosa por seguir y terminar lo que habíamos comenzado. Mi respiración también estaba agitada, yo estaba recostada a su lado y lo miraba. Hasta que ambos no pudimos calmarnos no habíamos logrado decir una sola palabra. Joe: -estás bien?- Tu: -aja- susurré y él me tomó de la mano. Joe: -no vuelvas a dejar que llegue tan lejos jamás- Tu: -peroo... Por qué?- yo no estaba segura de por qué me había pedido que no le permitiera volver a hacer aquello nunca más, por un momento creí que me estaba rechazando. Joe: -tu eres una niña, esto no está bien- Tu: -por qué?- Que tenia de malo aquello?. Joe: -tienes que preguntarlo todo?- me dijo arrogante como si le hubieran hartado mis preguntas. Estuve a punto de soltarle un feo insulto pero antes de que pudiera hablar él se volvió rápidamente hacia mí y me dio un mordisquito en el hombro, fue demasiado agradable y me provoco un delicioso escalofrío. -perdóname- se excuso Joe. Tu: -idiota bipolar- solté ese insulto en un balbuceo de mofa. Él siempre se tomaba mal mis insultos pero esta vez solo se echó a reír. Joe: -me muero de ganas- dijo Joe en voz muy baja, lo había dicho para él mismo y para que yo no escuchara pero si lo hice. Todo quedo en silencio, El no dijo ninguna palabra y estaba recostado a mi lado sin tocarme pero luego a mi memoria regresaron algunos recuerdos que me empezaron a atormentar. Mi mama me matará. Pensé, y será mucho peor si se entera de que Joe estaba conmigo. Tu: -ahora que haremos?- le pregunté a Joe esperando que él tuviera algo planeado. Joe: -no he dormido en toda la noche así que yo quiero dormir- Tu: -yo tengo hambre- Joe: -pide un servicio a la habitación y cuando yo despierte tendré que... Tendré que pedirle ayuda a Kevin para que venga por nosotros- Tu: -a Kevin?? Pero todos se van a enterar...- su voz me interrumpió.
Joe: -no debiste haberte escapado princesa- Tu: -pero no podemos volver sin que alguien más lo sepa? No podemos volver por nosotros mismos??- Joe: -el dinero no me alcanza para otro boleto de vuelta- Tu: -Genial!!!- dije con sarcasmo. Pasaron algunos minutos y yo vi como Joe empezaba a ser vencido por el sueño. Sus ojos se cerraron y cayó rendido a mi lado. -Mi ángel- pensé. -Mi estúpido y orgulloso ángel-. Pedí que trajeran comida a mi habitación y después de comer me quedé dormida al costado de Joe mientras lo abrazaba un poco. Un placentero mordisco en el cuello me despertó luego de haber dormido unas horas. Joe recorrió con sus manos el contorno de mis caderas y fue subiendo las caricias hasta la cintura. En estos momentos me hubiese encantando que no se detuviera. Tu: -qué hora es?- pregunté un poco confundida. Joe: -9:35 pm- me respondió. Tu: -mi mamá me matara- Joe: -ella ha estado llamando a mi celular mientras yo dormía, dejó unas 30 llamadas perdidas- Tu: -le contestaste alguna?- Joe: -no, claro que no, llamaré a Kevin ahora- dijo marcando el numero en su móvil y luego poniéndolo a su oreja. Al teléfono... Kevin: ...... Joe: -hermano necesito tu ayuda- Kevin: ......... Joe: -No!! Ella escapó de casa, está en Denver, pero yo no me escapé con ella, yo solo la seguí cuando la vi intentando escaparse- Kevin: ........ Joe: -no tengo más dinero para irme- Kevin: .......
Joe: -si pero te voy a pedir un tremendo favor... Te pido que no les digas nada a mis padres, ni de ella ni de mí- Kevin: ..... Joe: -estoy en el hotel "Sweet Paradise" en la habitación 94-H- Kevin: ...... Joe: -recuerda no menciones que sabes nada- Fin de la llamada... Tu: -y??- pregunté. Joe: -hay que esperar a que llegue Kevin, supongo que serán largas horas de viaje así que tenemos tiempo- Tu: -voy a tomarme un baño- le dije levantándome de la cama y fui hasta el cuarto de baño bien acomodado. Cerré la puerta al entrar y me di una ducha con agua caliente. Salí en toalla a la habitación para ir a buscar alguna ropa seca en mi mochila. Joe estaba acostado en la cama y no dejaba de mirarme y yo me sentí intimidada. Rápidamente volví al baño para ponerme la ropa, cuando dejé caer al suelo la toalla blanca que rodó por mi cuerpo escuché el crujido de la puerta al moverse, comprendí que había dejado la puerta abierta y antes de girarme a cerrarla sus brazos rodearon desde atrás mi cuerpo desnudo. Él puso su mano en mi abdomen y beso mi cuello. Aunque sus caricias se sentían realmente bien yo me aterroricé, quede paralizada ante aquello, eso sí que me pareció una total invasión a la privacidad. Sin perder el pudor rápidamente me agaché para recoger la toalla del suelo y me cubrí con ella, miré a Joe sintiendome muy avergonzada y todo mi cuerpo estaba sonrojado. Tu: -que haces Joe?- Joe: -lo siento- dijo mientras sonreía y acariciaba mi mejilla. Tu: -vete de aquí, voy a vestirme- le dije y él salió de inmediato del cuarto de baño. Me coloqué la ropa menos húmeda y más cómoda que encontré y me lancé en la cama junto a Joe, él fue a darse una ducha y al cabo de un rato salió con la misma ropa puesta ya que él no había llevado ninguna otra. Nos acostamos juntos después de cenar la comida que pedimos. Charlamos durante toda la madrugada, ninguno de los dos tenia sueño ya que habíamos dormido durante todo el día. Estábamos abrazados en la cama cuando él me lanzo una pregunta. Joe: -me amas?- Tu: -si, aunque tú no me ames- Joe: -por qué dices eso? Yo si te amo- Tu: -es mentira, yo no significo nada para ti, yo solo soy una chica a la que utilizas-
Joe: -no quiero discutir contigo así que mejor déjalo así- Tu: -si tú me quisieras me hubieras elegido a mi antes que a tu vida de "Latin Lover"- ignoré lo que él me dijo y de todas maneras seguí discutiendo. Joe: -ya habíamos hablado de esto- Tu: -si, por supuesto que sí, y habíamos llegado al acuerdo que jamás me tocarías, jamás me besarías, no volverías a aparecerte en mi vida y no me harías difícil sacarte de mi corazón, pero luego tu...- mi voz se apagó. Joe se quedo callado, sentí que esta vez yo si tenía la razón. Ambos estábamos enojados y fue cuando escuchamos que tocaron la puerta. Joe se levantó de la cama a abrir. Joe: -Kevin?- dijo al verlo de pie del lado de afuera de la habitación y yo también lo vi, su cara no parecía demasiado feliz. Kevin: -lo que hago por ti hermano- dijo mientras entraba a la habitación. Su cara tenía un enorme gesto de sorpresa, yo me levanté de la cama para quedar sentada sobre ella y Joe se sentó a mi lado pasando su brazo por encima de mis hombros, parecía no importarle que su hermano Kevin mirara sus demostraciones de afecto. Como dije antes "Bipolar". Pensé. Hace tan solo unos minutos estábamos intentando drenar nuestra rabia porque habíamos tenido una molesta conversación, y ahora estaba abrazándome como si nada, sus estados emocionales cambiaban tan rápidamente como su chica de turno. Kevin aun parecía tener un gesto como si le hubieran dado una mala sorpresa. Kevin: -ustedes ya han... Intimado?- preguntó con cierta preocupación. Joe: -en que babosadas piensas? Por supuesto que no- le respondió. Kevin: -ahh, de ti puedo esperar cualquier cosa Joe!!! Hola TN______- me saludó Tu: -Hola- Kevin: -estoy muerto, este estúpido viaje me dejó agotado, esas son las cosas que hago por ustedes dos, ahora vámonos de una vez- Joe: -recoge tus cosas linda- me dijo. Luego de que tomé mis cosas salimos del hotel hasta la estación de trenes y esperamos unas tres horas a que el próximo tres saliera hasta California. Hacía demasiado frio, Colorado es un estado de clima bastante frio y hasta parecía que estaba a punto de empezar a nevar, estábamos en esa estación de tren sentados los tres, yo tenía puesto el chaleco de Joe y estaba recostada en su fuerte hombro. Kevin nos lanzaba algunas miradas de desaprobación. No había nadie que esté de acuerdo con que Joe y yo estuviéramos juntos, ni siquiera nosotros mismos parecíamos estar seguros de lo nuestro, y yo caía en sus brazos a pesar de sus arranques de bipolaridad y a pesar de que él no me demostrara que me amaba pero yo lo amaba tanto que simplemente no podía resistirme a él, empezó a preocuparme mi dignidad y me pregunté si acaso me convertiría en su esclava y algún día terminaría haciendo cualquier cosa que él me pidiera, pero lo que si era definitivo es que yo ya estaba adicta a sus besos, Joe se había convertido en una droga para mi, él era mi única adicción y lo único que necesitaba para seguir
respirando y para que mi corazón siguiera latiendo. Cuando por fin estuvimos en el tren nos sentamos los tres en un mismo asiento. Joe besaba mi cabello muy seguido. Kevin: -nunca había visto algo así- dijo Kevin mientras nos miraba con atención. Tu: -que cosa?- le pregunté extrañada. Kevin: -ustedes son la pareja mas enamorada que yo he visto en la vida, pareciera como si no pudieran despegarse uno del otro, se aman mucho verdad?- lanzó la pregunta dirigida a ambos. Joe me lanzó una mirada como tratando de preguntarme con sus ojos si yo lo amaba. Pero ninguno dijo nada, los dos nos quedamos en silencio como si ignorábamos lo que había dicho Kevin, pero yo en mi interior estaba dolida, yo esperaba que Joe haya dicho que me amaba o algo parecido pero solo guardó silencio... Al igual que yo. -los dos son unos orgullosos- concluyó Kevin después de que ninguno de los dos le dio respuesta a su pregunta. Los tres nos habíamos quedado dormidos. Ni Joe, ni Kevin ni yo habíamos dormido en la noche y es por eso que nos quedamos profundamente dormidos. Sentí el tren detenerse y desperté a los chicos para que bajáramos. Al bajar me petrifiqué cuando vi a mis padres y a los de Joe esperándonos, los padres de Joe parecían más molestos que otra cosa y mis padres parecían un poco más preocupados que molestos, mis latidos se aceleraron, mis madre corrió hacia mí y me abrazo llorando y mi padre me mirada con enojo y preocupación de pie detrás de mi madre. Los señores Jonas se fueron junto con Joe y Kevin por su propio camino y pues Joe ni siquiera se despidió de mí. La unica razón para que mis padres hayan aparecido ahí era que Kevin había hablado. Kevin le dijo a nuetros padres donde estariamos Joe y yo. Me sentí realmente enojada y no sabía lo que me esperaba. Camino a casa mi madre me atormentaba con preguntas como "por qué te fuiste? Por que Joe estaba contigo? Que hicieron allá? Donde te quedaste? Que comiste?" Después de haberme dado un larguísimo sermón sobre que me aleje de Joe, que él no me conviene, que no vuelva a hacer algo como eso, que Nick seria mi futuro esposo, que me pudo haber pasado cualquier cosa, que estaba muy preocupada por mí, que Joe es muy grande para mi, que Joe esto y que Joe aquello, y que Nick esto y lo otro y mas "blah blah blah". Esa noche Joe no apareció en mi habitación. Quien sabe que le habrán dicho sus padres? Cuando fui al colegio al día siguiente todos hablaban sobre el baile de primavera, y habían anuncios por toda la pared que decían sobre "el gran baile primavera" la fecha estaba pautada para el día siguiente al anochecer. Las muchachas hablaban sobre sus vestidos y sus parejas, y yo me di cuenta de que no tenía ninguna de las dos cosas, ni vestido, ni pareja. Mañana es el baile y no tengo ni vestuario, ni pareja, me dije a mi misma. Pero yo no me percaté de que eso podía ser cambiado, y efectivamente en minutos Justin llegó hasta mí con una rosa entre sus manos y me preguntó si quería acompañarlo al baile ofreciéndome la rosa con caballerosidad. Justin: -quieres venir conmigo al baile?- me preguntó y yo tomé la rosa de color roja que él me estaba ofreciendo. Tu: -eeh Justin, yo no puedo- ni siquiera logré inventar una excusa. Justin: -iras con Nick cierto?- Tu: -eehh si- mentí.
Justin: -si, debí imaginarlo- El resto del día no tardaron en ofrecerme más invitaciones para el baile y por alguna razón los rechacé a todos. Llegué a mi casa después del colegio y mi mamá me estaba esperando sentada en la cama con un vestidito bastante hermoso en sus manos. Tu mama: -hija mira el vestido que te compre para el baile de primavera- Tu: -pero... Pero si yo no pensaba ir- Tu mama: -Nick será tu pareja mañana vendrá por ti al anochecer- Llegó la noche del baile y aun yo seguía sin ver a Joe. Me estaba maquillando sin ganas frente al espejo, me quité la ropa y me puse mi vestido, yo no tenía ganas de hacer nada así que simplemente solté mi cabello largo y me coloqué perfume mientras Nick esperaba en la sala de mi casa. Cuando Nick me vio bajar por las escaleras me miró de arriba abajo, al terminar de bajar él me ofreció su mano para que la tomara. Nick: -estás hermosa- Tu: -gracias- dije tímidamente, me sorprendí al ver un hermoso carruaje con caballos y demás parado frente a la casa.
Tu:-wow Nick te luciste- El salón de la fiesta estaba decorado de manera hermosa con flores e iluminado de manera espectacular. Nick y yo bajamos del carruaje tomados de los brazos. Todos nos miraban. Creí ser el centro de atención. Había mucha comida, decoración y música agradable. Nos sentamos en las mesas con nuestros amigos más cercanos, Lily había llevado un chico muy guapo al igual que todos sus pretendientes, el nombre de este chico era Chace. Bailé con Nick casi toda la noche excepto las veces que algún otro chico me invitaba a bailar, entre esas veces me invitó a bailar un chico llamado Brad, un chico atlético, rubio, y hasta bastante guapo que yo solo había visto un par de veces en mi vida. Brad: -quieres bailar?- Tu: -eehh, bueno... Está bien- Brad fue el único desconocido con el que baile. Mientras bailábamos noté que el tenia un vaso de alguna bebida. Brad: -quieres un trago?- me preguntó ofreciéndome de su vaso. Tu: -no gracias- Brad: -toma un poco- me acercó el vaso a los labios y yo probé su bebida porque me sentí sedienta. No sabía tan mal, era ponche, dulce y con sabor a frutas, lo único que me incomodaba era el saborcito a licor que quedaba después en la garganta. -te gusto?- me preguntó. Tu: -si un poquito- Brad: -voy por otros dos, bébete este- me dio su vaso y se fue a buscar más. Para cuando volvió ya yo me había tomado el resto del trago, él tenía dos vasos mas en sus manos y me ofreció uno que me tomé mientras bailábamos. Nick nos miraba atentamente desde la mesa. Brad: -quieres un poco más?- me dijo luego de que vio lo rápido que acabe con el otro vaso de ponche. Tu: -no gracias ya estoy bien- Brad: -y una cerveza? No quieres una cerveza?-
Tu: -No, no tomo cerveza- Brad: -ven conmigo vamos por otros tragos- no pude decirle que no, la manera en que me lo dijo me hizo pensar que no me estaba dando opciones. Me hizo beber ese trago y yo empezaba a creer que cada vez sabía mejor. -otro?- me ofreció cuando el mesonero pasaba cargado de bebidas. Tu: -si por favor- luego de bastante rato bailando juntos no sé cuantos tragos llegué a tomarme. Había un montón de personas bailando y la multitud numerosa no me dejaba ver a Nick, pero mientras bailaba una canción lenta en los brazos de Brad giré mi mirada a un costado y vi a Nick bailando con una chica. El tenia sus manos rodeando su cintura y bailaban muy cerca, pude sentir química hasta desde el lugar donde yo estaba. No me alegré ni me puse celosa ni mucho menos, era como si yo no sintiera nada en absoluto hacia Nick, bueno... Si lo pensaba bien, eso era, yo no sentía ningún sentimiento romántico hacia Nick, nosotros solo fingíamos andar juntos prácticamente. Eché mis brazos al cuello de Brad, mi cuerpo actuaba solo, yo me estaba adormeciendo, quizás era efecto del alcohol que había bebido. Xxxxxxx: -TN_______- me llamó una voz. Volteé a todas partes mi mirada para buscar a quien me llamaba para luego darme cuenta de que este chico era Kevin.
Tu: -hola Kev- le saludé contenta. Kevin me tomó del brazo y jaló hacia él. Kevin: -Joe quiere verte, dice que lo esperes afuera en el jardín de las rosas- me susurró al oído para que Brad no escuchara. Tu: -oh está bien- dije y se fue. Todo de repente empezó a dar vueltas para mi, por un momento lo vi todo borroso. Brad: -te irás?- Tu: -si, voy a ver a mi novio- le dije de forma inconsciente, mis palabras salían solas, era como si no estuviera consiente de nada de lo que hacía. Brad: -a Nick?- Tu: -No!!! A Joe- le confesé, estaba empezando a decir demasiadas burradas. Brad: -a Joe? El hermano de Nick?- Tu: -aja- Brad: -él es tu novio?? Tu novio no se supone que es Nick?- Tu: -se supone- caminé para irme hacia afuera al jardín de las rosas pero Brad me detuvo tomándome del brazo. Brad: -no lo entiendo, lo engañas??- Tu: -Nooo, yo no engaño a nadie- me retiré, fui hasta el jardín y Brad me estaba siguiendo, cuando voltee a verlo me quede de pie en el medio del jardín. Él se acercó hasta donde yo estaba. Él caminaba hacia mí y yo daba pasos hacia atrás, entonces me vi acorralada, me atrapó con sus brazos acorralándome entre su cuerpo y un árbol. Brad: -no temas, yo soy Joe- me dijo en voz baja. Tu: -tú no eres Joe... cuando Joe me toca se siente muy bien- Brad: -si, si lo soy- me susurró y yo por alguna razón le creí. Mi mente no pensaba nada coherente en ese momento. No quería admitirlo pero Brad había hecho que me embriagara por todos los tragos que me ofreció. Me besó... Brad me besó y yo también lo hice, lo besé porque creí que era Joe, pero cuando sentía sus labios sobre los míos me di cuenta que ese jamás podría ser un beso como los de Joe. Jamás. Estaba a punto de empujarlo cuando escuché su voz quebrada que me llamaba por mi nombre. Xxxxxxx: -TN_______???-
Capitulo 25 En seguida aparté a Brad empujándolo con fuerza. Brad miró a Joe extrañado. Joe estaba de pie mirándonos con sus manos metidas en los bolsillos de su chaleco informal. En su rostro vi un terrible dolor y una furia que le destilaba por la mirada, quizá yo lo había herido, tal vez verme de esa manera besándome con otro tipo lo había lastimado. Me sentí mal, me sentí terrible, además yo no podía ver nada con claridad, todo estaba dándome vueltas. Joe con su rostro adolorido y ardido en furia no me dijo una palabra y me dio la espalda, caminó para irse y alejarse de mí. Yo corrí detrás él para alcanzarlo y lo tomé por un brazo. Joe: -suéltame mocosa- me insultó y le dio un tirón a su brazo haciendo que yo lo soltara. No dije nada y lo vi marcharse, mi estado de embriaguez parecía empeorar. Sin decir una sola palabra mas Joe desapareció de mi vista, no me volvió a echar ni una última mirada y yo lo último que vi de él fue su espalda que se movía con arrogancia mientras me dejaba a solas con Brad. Me lancé al suelo a causa de que no pude mantenerme de pie un segundo más por el absurdo efecto de los tragos pasados. No me importó si eso arruinaba mi pinta o mi cabello o mi vestido nuevo. Brad reaccionó entonces. Brad: -estas bien lindura?- dije mientras me levantaba del suelo y me cargaba entre sus brazos. Tu: -suéltame!!! Tengo jaqueca- gruñí, pero en realidad me dolía más el corazón que cualquier otra cosa. Brad: -quieres que vayamos a mi casa?- me preguntó. Tu: -oh si Joe- le respondí con toda mi incoherencia ilógica e irracionalidad. Yo aun seguía cargada entre sus brazos. Brad: -está bien, vámonos- yo cerré los ojos y no vi nada de lo que luego sucedió, solo me sentía cargada en los brazos de este chico mientras él caminaba y me llevaba a alguna parte. Abrí los ojos por curiosidad, quería saber a dónde me llevaba. Miré a mí alrededor un estacionamiento lleno de autos. Brad se acercó a un bonito auto y abrió la puerta con una de sus manos intentando hacer que yo no resbale de sus brazos. Me sentó en el asiento de copiloto y justo cuando estuvo a punto de cerrar la puerta la voz de Nick resonó en mis oídos. Nick: -a donde la llevas?- Brad: -que te importa si ella se quiere venir conmigo!!!- gruño. -cierto linda?- me preguntó. Tu: -aja- dije cerrando los ojos. Nick: -la emborrachaste idiota- dijo con furia. Vi a Nick con esfuerzo por lo borroso que todo se veía y él se estaba acercando hacia donde yo estaba. Intentó sacarme del auto y Brad le lanzo un tremendo golpe a las narices. Tu: -Joe no golpees a tu hermano- dije con una voz que me salió terrible y siendo aun mas incoherente.
Nick cayó al suelo y miró con odio a Brad, luego se levantó enfurecido del suelo y golpeó a Brad en el estomago con fuerza. Brad pareció haber perdido el aire, con aquel golpe al estomago había quedado sin aliento, pero yo temí por Nick porque Brad era mucho más grande y podría hacerle daño. Mientras Brad trataba de recuperar el aliento Nick me sacó del auto y me rodeo con sus brazos como para protegerme de Brad. Me fui caminando como pude junto a Nick y Brad se quedó allí de pie y con cara de adolorido y con ambas manos puestas en su abdomen. Volvimos al salón de fiesta. Nick: -te hizo daño- me preguntó. Tu: -no, Joe es muy bueno- Nick: -Genial!!!- dijo con sarcasmo. -tendremos que volver a casa, tú ibas a ser la reina del baile pero ahora estas ebria, te pido que no le aceptes tragos a ningún tipo jamás- Tu: -oh Joe!! Te amo Joe- dije canturreando y echando mis brazos al cuello de Nick. Nick: -bien, llamaré a papá para que venga por nosotros- Tu: -Brad te hizo daño?- le pregunté mientras tocaba su rostro para sentir alguna posible herida ya que con mis ojos no podía ver nada claro. Nick: -estoy bien- me dijo y tomó mis manos y las alejó de su rostro. Nick se apresuró a llamar a su papá y luego de que colgó el teléfono vio como yo empezaba a llorar repentinamente. Tu: -Joe te amo, te amo te amo- decía yo mientras sollozaba, supe que Nick se estaba empezando a molestar pero de igual forma se comportó como un caballero. Nick: -te sientes mal o algo?- me preguntó preocupado mientras nos sentábamos en unas sillas un poco apartados de los demás. Tu: -lastimé a Joe- lloriqueé y rodeé a Nick con mis brazos abrazándolo con mucha fuerza. Nick: -comportate TN______- me riñó. Tu: -pero Joe...- fui interrumpida. Nick: -ya deja de mencionar a Joe- él me abrazó y yo recosté mi mentón en su hombro y lloriqueé un poco mas hasta que me quede dormida. Desperté en mi habitación con un profundo dolor de cabeza, no recordaba sino algunas borrosas imágenes de esa no muy buena noche del baile de primavera. Recordé a Joe y me invadió una terrible tristeza, se me desgarró el corazón cuando recordé su rostro lleno de furia y quizás odio porque pensó que yo estaba besándome con otro. Y es que realmente estaba besándome con otro pero yo no estaba demasiado consciente de lo que hacía y eso es lo que él no sabía. Quería tener a Joe conmigo, lo necesitaba, me moría de ganas por escuchar su voz aunque sea por unos segundos, quería tocarlo y sentirlo a mi lado. Yo estaba bastante confundida, no recordaba cómo había llegado a mi habitación,
me estaba preguntando donde estaba Nick y Joe y que había sucedido pero lo último que recordaba eran imágenes de mí pasando vergüenza toda ebria y llorando por Joe en brazos de Nick. Estaba aun recostada sobre mi cama cuando giré mi mirada hacia un lado, allí sobre mi cama había un papel torpemente doblado y colocado intencionalmente sobre mi almohada. Lo tomé entre mis manos y lo desdoble lentamente para ver el contenido de aquella notita. Empecé a leer con atención la letra torpe escrita a mano mientras me iba quedando sin aire. "Hola TN______ soy Joe, te escribo para hacerte saber que si estás leyendo esto es porque yo ya estoy muy lejos y no volveré jamás. Por favor no me busques, no me llames, no intentes saber de mi. Lo nuestro ha sido un error... Te ame demasiado" Las lagrimas corrían por mis mejillas incluso antes de terminar la nota, tenía muy poquitas palabras pero muy hirientes, me lastimó. Como se atrevía a dejarme así? Como pudo? Ni siquiera me dio razones o explicaciones, yo era la culpable de su partida? Había sido por el beso con Brad?. Por qué me dejó? si yo lo amo. Se me deshizo el corazón, me dolía demasiado, estaba desecha. Me enrollé en mi cama a llorar, mis lagrimas dejaron mi almohada empapada, sentía que no pudia respirar, Nunca lo volveré a ver?? Me preguntaba constantemente. Estaba abatida, dolida, sentí un terrible nudo en la garganta, me faltaba el aliento, era como si mis pulmones se cerrar lentamente. De solo imaginarme sin Joe me daban ganas de no seguir viviendo. Por qué Joe si yo te amo?? Me decía yo para mí misma. Todo sucedió demasiado rápido y sin previo aviso, nada podía preparme para eso, nunca antes me sentí tan vacía. Tiene que ser mentira, no puede ser cierto, Joe no me dejaría. Yo intentaba convencerme de todo eso, no quería creer que realmente Joe podía desaparecer de mi vida, yo no estaba preparada para perderlo, y además toda la culpa recaía en mí. Durante 5 horas seguí llorando sobre mi cama, sentí que ya no me quedaban mas lagrimas. Nick entró a mi habitación, yo lo ignoré cuando lo vi, me sentía demasiado perdida para hablarle o hacer algo. Él se fue acercando hacia mi lentamente entre la penumbra de mi habitación, yo no reaccionaba ante su llegada, era como si simplemente no me importara nada. Nick se arrodilló a un lado de mi cama, me acarició mi cabello y lo removió de encima de mi rostro. Nick: -te enteraste de lo de Joe cierto?- me dijo en voz muy baja. Yo asentí con la cabeza. Tu: -a donde fue?- le dije con mi voz quebrada en llanto. Nick: -se fue a Canadá, anoche cuando llegué a casa después del baile él estaba furioso tomando toda su ropa, no sé qué fue lo que le pasó, el estaba enloquecido y dijo que se marcharía, pero no llores mas por él, se que lo amabas pero... No vale la pena- Tu: -tú crees que él me amaba?- le pregunté con dolor y él soltó un suspiro. Nick: -él te sigue amando TN______-
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:36 pm

Tu: -pero me dejó sola, ahora que voy a hacer sin él- continué llorando mas y mas. Nick: -por favor no llores que me parte el alma verte así- Tu: -se fue para siempre?- le lancé otra pregunta. Nick: -eso fue lo que él dijo- me respondió mientras seguía acariciando mi cabello. Tu: -mira- le dije mientras le daba la nota que me dejó Joe. -me dijo que no llame, que no lo busque, y que lo nuestro fue un error- terminé de decir al mismo tiempo que él leía la nota. Nick: -tranquilízate- me dijo para que yo dejara de llorar. -intenta olvidarte de él, te seguirá haciendo sufrir, date cuenta o terminarás muy lastimada- Tu: -pero quizá haya sido mi culpa... Él creyó que yo me besaba con Brad pero es que yo estaba ebria y él no lo notó- Nick: -ahh, ahora entiendo!! Pero no te sientas culpable, Joe es un tonto- me abrazó con fuerza para luego lanzarme una pregunta. -te casaras conmigo?- Tu: -aja- susurré. Ya yo lo había pensado, Joe me dejó para siempre y ahora yo debía continuar a hacer una vida sin él. Nick: -si no quieres no tienes porque hacerlo- me insistió. Tu: -me casaré contigo Nick- El resto de mis días no me pude sentir más infeliz, caminaba por inercia, comía porque no me quedaba de otra, vivía porque no tenía otra opción, nunca pude volver a sonreír, mi vida estaba vacía y sin sentido, sin amor, sin... Joe. Nunca más llamó, nunca más supe de él, y llevaba conmigo a todas partes ese estúpido corazón roto, esa estúpida herida inolvidable. Yo sabía que la familia Jonas si tenía contacto con Joe, ellos algunas veces hablaban con él por teléfono y se comunicaban a menudo, pero jamás me decían nada, ellos no volvieron a hablarme de Joe. La banda de Kevin, Joe y Nick había acabado desde la partida de Joe. Así fue como se disolvió lo que ellos llamaban "The Jonas Brothers" Pero a partir de una estrellada noche de luna creciente todo empezó a cambiar, era un martes casi a media noche, yo al igual que cada noche no podía dormir, me atormentaban mis pensamientos, sueños y pesadillas sobre él, sobre Joe, yo nunca pude olvidarme de ese hombre. Quizá él ya se había olvidado de mí fácilmente, tal vez el no sufrió nunca la mitad de lo que sufría. Cada madrugada me despertaba empapada en lágrimas y en sudor por esos sueños atormentantes. Me hubiese gustado tenerlo todas las noches a mi lado para que me cuidara, y ahora nadie podría llenar ese vacío que había en mi. Estaba recostada con los ojos cerrados, hasta que empecé a escuchar molestos ruidos que venían de afuera, el ruido de golpes repetitivos, como si golpearan la madera de las ventanas de la casa consecutivamente, abrí los ojos y le eché un vistazo a mi ventana abierta, las estrellas parecían observarme y la noche estaba tan sombría que se miraba escalofriante y un escalofrío recorrió mi cuerpo. Tragué saliva ante el miedo que me causaba aquella oscuridad, los ruidos seguían haciéndose notar, luego que estuve atenta, escuché otros sonidos, pisadas, los pasos aparentes de una persona cuyo sonido parecía venir del tejado de madera. Dude si acercarme a la ventana a mirar, pero me cargué de valor y salté de la cama para recargarme en el marco de la ventana a mirar hacia afuera, no había nada, los ruidos cesaron, solo logré ver una típica noche de otoño, el viento hacia que las ramas de los arboles se movieran y la oscuridad era casi absoluta, excepto por las leves luces que se miraban en los porches de las casas de al frente y de los alrededores, y las luces ocasionales de los carros al pasar, todo parecía estar en orden. Apenas le di la espalda a la ventana para regresar a la cama los ruidos regresaron. Estaba de pie en el medio de la habitación, la luna se veía reflejada en su esplendor en las paredes de mi cuarto, entonces me paralicé al ver una sombra, la silueta de una persona pasar rápidamente reflejada en la pared opuesta a la de mi ventana, nuevamente volví mi mirada hacia el cristal de los vidrios enmarcados de mis ventanas entre abiertas. Corrí hacia la ventana y la cerré aterrorizada, le puse los seguros para que nadie pudiera abrirla y yo no solía hacer eso pero esta noche algo muy raro estaba pasando porque los ruidos no cesaron en casi toda la madrugada. Me envolví en las sabanas y cubrí mis ojos con las almohadas para no tener que ver nada repentinamente indeseado. Con suerte logré dormir presa de pánico y con aun más pesadillas. En la mañana antes de irme a la escuela y después de tomar mi desayuno sin ganas mi padre me echó un llamado para que conversáramos en privado. Tu papa: -hija tengo que hablar sobre algo muy importante contigo- Tu: -si dime papá- Tu papa: -esto es bastante serio- Tu: -de que se trata?- le pregunté. Tu papa: -bueno... Has notado que tu madre ha dejado de trabajar ya hace varios meses- Tu: -aja- Tu papa: -has notado que tu madre últimamente te ha presionado mucho con lo de la boda y que ya casi no tiene muchas energías para nada- lo pensé, si, era cierto mi madre me presionaba con mi matrimonio e incluso ya parecía faltar cada vez menos para tenerlo todo listo, hasta la luna de miel parecía ya estar planeada... y con respecto a que ya no tenia energía pues realmente no me había percatado de aquello hasta que mi padre lo mencionó, era cierto, mi madre cada día empezaba a verse mas cansada, más debilitada y se la pasaba acostada gran parte del día cuando no se preocupaba por mi fiesta de bodas. Tu: -si, es cierto- le dije. Tu papa: -hija tu mama... Tu madre está muriendo de cáncer y solo le queden quizás uno o dos años de vida- cubrí mi boca con una de mis manos, respiré con dificultad ante aquella noticia, pareció demasiado impactante para mi, mi madre iba a morir, ella no era mala, ella no se merecía morir, nadie se merece eso. Me quedé muda mirando sin expresión a mi padre, cada vez iba a quedarme sin menos personas? Tal vez podía soportarlo en aquel momento pero el día que mi madre se fuera seguramente no sería muy fácil. -ella quiere cumplir su sueño de verte casada con Nick- agregó mi padre. Lo comprendí todo, era esa la razón de que mi madre quisiera obligarme a casarme con Nick, ese era su último sueño, su última voluntad, y yo había sido lo suficientemente egoísta para negarme a cumplir sus últimos deseos. No la culpo, ahora no me parecía tan malvada después de todo, ella solo había estado luchando porque yo la hiciera feliz antes de que ella tuviera que irse.
Tu papa: -quiero por favor que me ayudes, que hagas un sacrificio por tu madre y cásate con el muchacho sin que ella se dé cuenta de que no estás de acuerdo, ella quiere verte casada antes de irse- Tu: -lo haré- dije con sacrificio. Tu papa: -prométemelo por favor, hazlo por tu madre o por mí o como tú quieras pero no te arrepientas de esto- Tu: -lo prometo, me casaré con Nick- dije con voz sufrida. Aquel día fui al colegio y no pude concentrarme en nada, estaba aun mas vacía y adolorida que antes. Dediqué la tarde a hacer mis tareas y adelantar trabajos. En la noche fui a mi cuarto, me quité la ropa incomoda para meterme a bañar. Abrí el agua de la ducha y esperé a que se calentara un poco. Empecé a ducharme y mientras quitaba el jabón de mi cuerpo escuché nuevamente esos ruidos de la noche pasada, terminé rápidamente de enjuagar el jabón de mi cuerpo y cerré la llave de la ducha para que me permitiera escuchar con claridad, pero esta vez los ruidos eran más intensos y mas audibles, y se escuchaban tan cerca como si provinieran de mi propia habitación. Me cubrí con la toalla para prepararme para salir del cuarto de baño de mi habitación. Pero me paralicé cuando del otro lado de la puerta escuché voces y pasos... No logré entender nada de lo que parecían murmurar aquellas voces, pero eran varios tonos de voces masculinas, me aterroricé, mi pánico me hizo temblar, no me atreví siquiera a girar la manilla de la puerta y salir a ver, intenté ser lo más silenciosa posible para que sea quien sea que estuviera en mi cuarto no se percatara de que yo estaba allí, mis padres no eran los que estaban del otro lado de la puerta y de eso estaba segura, aparte de mis padres el único que entraba a mi habitación era Nick pero tampoco se trataba de él, estas voces eran de varios hombres que hablaban casi en voz alta y hacían mucho ruido, hasta creí que quizá estuvieran destruyendo mi habitación. Casi pude llorar de miedo ahogado, mi cuerpo no podía parar de temblar, yo intentaba no moverme ni respirar para no emitir ningún sonido que me delatara. Unos 30 minutos después los ruidos y voces cesaron. Esperé unos minutos más para asegurarme de que no volvieran, cuando logré recuperarme del terror respiré profundo antes de abrir la puerta y salir del baño con mi toalla cubriendo mi cuerpo. Al abrir la puerta, mi terror creció aun más cuando vi aquella horrible imagen nublando mis ojos... Era tan espantoso que mis ojos se llenaron de lágrimas de pánico y miedo, mi cuerpo tembló de pies a cabeza. Podía desvanecerme y caer al suelo en cualquier momento. Quería gritar pero la voz no salía de mi garganta. Había alguien, una chica, tirada sobre mi cama llena de sangre, maltratada, demacrada... Muerta.
Capitulo 26 Era cada vez más difícil mantenerse de pie, aquellas imágenes eran tan horribles que no podía actuar de manera racional... Era una chica de risos rubios aparentemente joven, tenia cortada la garganta y las muñecas, tenia desgarra la piel y estaba casi literalmente bañada en sangre excesivamente fresca como si acabaran de hacerle aquellas heridas. Vi con horror aquellas sabanas llenas de sangre... Cuando por fin logré soltar un grito desesperado. Tu: -aaaahhhhh- resonó a través de las paredes de la casa. Fue un grito tan audible que estoy segura de que hasta los más lejanos vecinos pudieron escucharlo. Mis padres corrieron a toda prisa a mi habitación al escucharme, cuando abrieron la puerta de mi cuarto de golpe y vieron lo que mis ojos estaban viendo al menos supe que no eran alucinaciones mías. Mi madre soltó también otro tétrico grito y mi padre estaba mudo por el impacto. Tu papa: -que... Que es esto?- preguntó hablando con mucha dificultad, la voz parecía estancada en su garganta. Mi madre soltó el llanto. Tu: -alguien... Alguien entro... Estuvieron aquí... Y ella... Yo la vi cuando... cuando salí del baño- tartamudeé con pánico y entre lágrimas. Era horrible... Era horrible tener que ver eso... Tu papa: -quien? Quien estuvo aquí? Quien es ella? Que está pasando?- Tu: -no lo se... No lo sé!!!!- dije a gritos. Mi madre parecía no poder hablar. Tu papa: -está bien hija tranquilízate, llamemos a la policía- todos corrimos fuera de la habitación y mi padre llamó a la policía. Las sirenas de los autos policiacos resonaron minutos después. Los oficiales uniformados invadieron la casa, entraron a mi habitación y la examinaron un tiempo bastante largo. Hasta que uno de los policías se acercó a mí y a mi familia y me interrogó. Policía: -que fue lo que sucedió?- me preguntó. Tu: -yo... yo me fui a dar una ducha en el cuarto de baño de mi habitación, mientras estaba duchándome escuche ruidos que provenían de mi habitación, alguien había entrado, escuché voces de unos hombres y no me atreví a salir del baño, cuando todo estuvo en silencio yo salí y la vi sobre mi cama, supongo que ellos la dejaron allí o que se yo porque no la escuché gritar, fue como si la hubieran dejado allí sin vida- dije muerta de miedo. Policía: -esta joven se llamaba Taylor, Taylor Swift. Hemos tenido otros casos como este antes... Hay una banda de ladrones, acosadores y asesinos que se encarga de aterrorizar a sus víctimas de muchas diferentes maneras, algunas veces colocan los cuerpos sin vida a la vista de sus próximas victimas con el solo fin de aterrorizarlas- Tu papa: -o sea que...- fue interrumpido.
Policía: -si, su hija es la próxima victima que tienen en mente. No hemos logrado encontrarlos, ellos trabajan con mucha precaución, ni una sola huella o rastros dejan para tener pistas y saber quienes están detrás de todo esto. Los padres de Taylor también fueron asesinados en su casa esta noche junto con ella- Realmente palidecí al escuchar aquello, yo sería la próxima víctima de unos asesinos muy peligrosos y profesionales en el asunto. Tu papa: -que podemos hacer para evitar que le suceda algo?- preguntó mi padre aterrorizado. Policía: -deberían mudarse, quedarse en casa de algunos familiares o amigos al menos por un tiempo, nosotros ya estamos realizando operativos de búsqueda para capturarlos, hasta que no estén fuera de peligro no les recomiendo volver a esta casa- dijo mientras yo miraba como sacaban el cuerpo de la fallecida envuelto y mi mirada se llenaba de pánico cuando me imaginé muerta y desangrada como esta tal Taylor. Me perdí en mis pensamientos y de un momento a otro dejé de escuchar lo que le decía el policía a mi padre, cuando mi mente aterrizó a tierra me pareció escuchar a lo lejos una conversación entre oficiales: "que tienen estas chicas en común?" le preguntaba uno ellos al otro. "son jóvenes, están entre la edad adolescente, y son de las chicas más codiciadas, la mayor de las victimas ha sido una chica de 22 años llamada Megan Fox, su cuerpo fue encontrado colgado en el armario de otra de las muchas victimas" le respondió otro hombre. Eso había sido lo más tétrico que yo había escuchado en mi vida, que clase de enfermo podría hacer cosas como esa? Esa noche mis padres y yo tomamos nuestras cosas y nos habíamos preparado para salir a un hotel, pero cuando avisamos lo que estaba pasando a la familia Jonas ellos nos ofrecieron quedarnos en su casa. "no saben cuánto tiempo tendrán que estar fuera de casa, no pueden estar demasiado tiempo en un hotel así que vengan acá, se pueden quedar todo el tiempo que sea necesario" escuché decir al Sr. Paul al teléfono puesto en el altavoz. Recogimos nuestras cosas y fuimos hasta la casa de la familia Jonas, mis padres fueron llevados hasta una habitación y fui con Nick hasta la habitación en la que yo dormiría. Nick: -el cuarto de Joe esta vacio, puedes quedarte acá- me dijo mientras abría la puerta del cuarto que tenía en la superficie un anuncio de "no pasar" colgado con torpeza sobre la madera pintada en color blanco de la puerta. Su aroma se desprendió por todo el pasillo, apenas con abrir ligeramente la puerta mi olfato quedó impregnado de Joe. Mis ojos se humedecieron, estuve a punto de soltar las lágrimas al recordarlo, me dolió mucho quererlo tanto y no poder tenerlo. En el interior de la habitación se encontraba una cama tamaño matrimonial con sabanas de color azul oscuro, una mesita de luz con una lámpara de oficina sobre ella, un teclado reposando cerca de la ventana con persianas de un color azul claro. Un armario de madera con afiches y fotografías colgadas de... Mujeres; una consola de video juegos sobre el televisor y cada estúpido detalle que me hacía ver a Joe en cada lugar que yo miraba. Todo tenía su aroma, y sobre su mesita de luz había una aparente fotografía reposando boca abajo. Nick: -de verdad es horrible esto que te ha sucedido, de verdad me quede en shock, yo moriría si algo te pasa, cuídate mucho por favor, no deberías ni siquiera salir de esta casa, es muy peligroso- entró conmigo en la habitación vacía de Joe y se sentó sobre la cama, yo me quedé de pie y puse mi mochila sobre el suelo, mis pensamientos me dolían, me estaba lastimando recordar a Joe, era como si mi herida se hiciera más profunda, se me estaba dificultando respirar, su aroma impregnado en el ambiente era como una droga, era una sensación placentera y también era como el más letal de los cianuros haciendo efecto en mi cuerpo. Tu: -Nick gracias por preocuparte y por todo, pero yo... ahora necesito descansar, estoy... Traumada- le dije con sinceridad.
Nick: -bien, descansa linda- Me recosté sobre la cama de Joe y noté que sus almohadas olían a su perfume... Estuve otra noche más sin poder dormir. Mis pesadillas me seguían aterrorizando pero al menos no volví a escuchar esos molestos ruidos del tejado que escuchaba en mi casa. "Mientras dormía sentí el filo del metal de un cuchillo rozar mi garganta sin cortarla, respiré profundo, me llene de terror, quería gritar pero no lograba emitir ningún sonido. Alguien estaba a punto de cortar mi cuello, giré y lo vi a los ojos... Era Joe." Desperté!!! Había sido otra pesadilla, no logré pegar el ojo en toda la noche. Las bolsas alrededor de mis ojos cada vez eran peores. La habitación de Joe estaba tranquila y silenciosa al amanecer. No fui al colegio aquella mañana. Todo parecía ser normal, yo estaba en la sala tomando mi desayuno cuando escuché una conversación de Kevin al teléfono: "como has estado hermano?" decía él. Joe? Me pregunté. Está hablando con Joe? Sí, debía ser Joe. Corrí hacia la antigua habitación de Joe para contestar con el otro teléfono, levanté el auricular y escuche su voz... Al teléfono: Joe: -y como esta ella?- le preguntó a Kevin. Ninguno de los dos estaba al tanto de que yo estaba escuchando por el otro teléfono. Solo escuché esa frase salir de su boca y yo sentía que para mí todo se volvía mas doloroso, escuchar su voz y saber que no podía tenerlo conmigo me hacia desearlo más, me hacía sentirme dulcemente envenenada y muriendo. No pude seguir respirando y mis lagrimas no se contuvieron, lo que estaba sintiendo en ese momento era tan indescriptible que solo podría entenderlo alguien que hubiera sentido lo mismo. Mis ojos derramaban a cantaros esas gruesas gotas de líquido tranparente que corrían por mis mejillas llamadas lágrimas. Dios mío me moría por tenerlo, quería tener a Joe. Era como si me hubiesen dado a probar una pequeña porción de alguna exquisitez mientras yo moría de hambre y las ganas de comer hubieran aumentado con la pequeña probada. Yo estaba sedienta de Joe como si de eso dependiera mi vida. Kevin: -TN_______ está... Bien- le contestó su pregunta. Un momento!!! estaban ellos hablando de mí? Joe había preguntado por mí? Aun no podía creer aquello. Aun yo le preocupaba a Joe? Aun me quería? Soñaba él conmigo? Me seguía recordando? Me seguía amando?. Sin poder contener las palabras mencioné su nombre. Tu: -Joe...- cuando dije esto al teléfono con la voz cortada hubo un silencio excesivamente inquietante... Seguidamente escuché el tono del teléfono cuando cortaron llamada, Joe había colgado el teléfono. Escuchó mi voz y cortó, si algo era seguro es que no quería hablarme. A los pocos segundos Kevin entró casi corriendo a esa antigua habitación de Joe donde yo estaba y me encontró con el auricular del teléfono aun levantado y colocado en mi oreja y soltando las lagrimas como una mocosa llorona. Kevin: -tranquila- me dijo y corrió a abrazarme. -sabia que te haría muy mal escucharlo, no debiste hacer eso, no debiste haber contestado este teléfono- agrego él.
Tu: -Kev por qué Joe no quiere hablarme?- le pregunté entre sollozos. Kevin: -porque es un orgulloso, él aun te ama y todos los días pregunta como estás- Tu: -le mentiste, yo no estoy bien, yo estoy muriendo cada día más por dentro, esta estúpida herida nunca sanará, nunca podre amar a alguien tanto, jamás me voy a recuperar de esto, y me dolería mas seguir viva soportando no tener a Joe a mi lado que el hecho de estar siendo acosada por unos maniáticos asesinos, cosa que tampoco le mencionaste a Joe- Kevin: -Hey hey hey, no vuelvas a expresarte de esa forma jamás, Joe es solo un muchacho, y tu eres una linda muchacha independiente y guapa que puede encontrar a muchos mejores. He visto que se aman y sé que será difícil superarlo pero no debes echarte a morir y es una orden. Y si te hace sentir mejor... él te sigue amando y la razón por la que le mentí es que Joe no se preocupara con todo lo que está sucediendo. Me entiendes?- sentí que me había reñido y logré sentirme como una niñita de 7 años regañada, pero aun así Kevin me dio un fuerte abrazo que me demostraba su amistad y me hizo saber que estaba conmigo dándome apoyo. Aquella misma noche me preparaba para intentar dormir, me coloqué una de mis ropas para dormir y me recosté sobre la almohada y se cerré mis ojos que ya me ardían por tantas noches que pase sin dormir. Incluso antes de quedarme completamente dormida me atormentaban mis pesadillas, todas tenían que ver con Joe y todas me hacían llorar. Yo pensaba que ya estaba fuera de peligro pero mientras estaba recostada en aquella cama de Joe por segunda noche consecutiva el sonido de pisadas en el tejado volvió a hacerme estremecer. Eran los asesinos psicópatas? Me pregunté. No estaba alucinando, lo escuché con tanta claridad que me aterroricé, me congelé, se me erizó la piel. Saben que estoy aquí? Me pregunté refiriéndome a si acaso los acosadores sádicos sabían que yo estaba en casa de la familia Jonas. Donde? Donde estaba Joe para protegerme como siempre solía hacerlo?. Si tan solo Joe hubiese estado a mi lado sentiría las fuerzas necesarias para no temerle a nada pero yo estaba tan aterrorizada como un conejito ante un feroz león, temblaba de miedo. De pronto una pedrada rompió el cristal de la ventana de la habitación, los trozos de vidrio cayeron al suelo, cuando giré la mirada hacia la ventana desde mi cama y no vi a nadie afuera, todo parecía vacio y lleno de oscuridad. Eso último sí que de verdad me había aterrorizado, no lo soporté ni un minuto más y me levanté de la cama, corrí fuera de la habitación y me adentré a los pasillos de aquella casa corriendo lo más rápido que logré hacerlo. Mientras corría por el pasillo echando miradas hacia mi espalda asegurándome de que alguien no estuviera siguiéndome choque con alguien, yo iba a paso tan rápido que el golpe producido por el choque fue increíblemente fuerte, su frente golpeo la mía, estuve por caer al suelo pero sus brazos me atraparon en el acto, cuando detuve mi mirada en su rostro para verlo noté a pesar de la oscuridad que era rostro de Nick. Nick: -que te pasa? Estás bien? Te lastimé?- soltó su voz interrogativa mientras me sostenía rodeándome la cintura con un brazo y con la otra mano levantaba mi barbilla para mirarme a los ojos. Mi respiración estaba agitada y yo estaba más que aterrorizada. Tu: -es... es... escuche ruidos, rompieron... rompieron la ventana. Nick... Tengo mucho miedo- mi respiración estaba entrecortada al igual que mi voz salió con mucha dificultad. Nick: -estás segura? Rompieron la ventana? Viste a alguien?- Tu: -no vi a nadie... Le... le lanzaron una piedra y esos ruidos...- Nick me interrumpió luego.
Nick: -cálmate, no tengas miedo, pudo haber sido cualquier cosa, quizá fue un niño jugando- supe que Nick solo lo estaba diciendo para tranquilizarme, ningún niño jugaba en la calle a esas horas de la noche. Nick me regaló un fuerte abrazo, echó sus manos alrededor de mi y acariciaba mi cabello con dulzura. -quieres dormir conmigo?- terminó Nick por preguntarme. Pensé en mi respuesta. Podría irme con mis padres pero no iba a entrar en su cama ya que no había demasiado espacio para mi, y... Haría cualquier cosa antes de volver esa noche a ir al cuarto de Joe. Tu: -esta... está bien- dije con dificultad. Nick me rodeó los hombros con uno de sus brazos mientras caminábamos hacia su habitación. Al entrar observé su cama y dude mucho en saber qué hacer. Nick: -acuéstate, puedes dormir tranquila aquí- eso fue lo que hice, me recosté sobre la cama y enrollé mis piernas entre las sabanas y cubrí mis ojos con las almohadas. Nick se sentó a mi lado en la cama a mirarme. Tenía tanto sueño acumulado que me quedé dormida de forma fugaz. A la mitad de la noche y en medio de una terrible pesadilla escuché a Nick hablarme. Nick: -tranquilízate, soy yo Nick, estoy aquí contigo- fue entonces cuando desperté por completo y comprendí que había estado hablando y llorando dormida. -estás a salvo, solo fue una pesadilla- me tranquilizó. Tu: -si, lo sé, nunca dejan de atormentarme estas estúpidas pesadillas, no te estoy dejando dormir cierto?- Nick: -bueno... No mucho, pero yo estoy bien, tranquila, por mi no te preocupes- él tenia su espalda recostada sobre el espaldar de su cama y sus piernas extendidas a lo largo del colchón. Ni él ni yo logramos dormir el resto de la noche, estuvimos conversando cosas tontas hasta el amanecer. Después de haber pasado un día normal cuando cayó la noche intenté volver a la habitación de Joe y dormir, mis padres alertaron a los policías que patrullaran las áreas cercanas a los alrededores de la casa porque yo les había contado lo que había sucedido la noche anterior sobre los ruidos y la piedra que rompió la ventana. Yo me estaba mirando al espejo de cuerpo completo que tenia Joe en la puerta de madera de su armario mientras terminaba de recoger mi cabello para dormir. Me di cuenta de que no estaba sola, en el espejo vi reflejada la clara silueta de un hombre vestido de negro que cubría su rostro con una capucha y me miraba de pie en la otra esquina de mi habitación. Aquello me tomó por sorpresa, volteé mi mirada hacia el hombre para asegurarme de que no estaba viendo cosas en el espejo y al girarme hacia atrás noté perfectamente que era real, mis nervios de colapsaron por el miedo que me sofocaba, no pueden imaginarse lo horrible que era estar en esa situación, el tipo sabía que yo lo había visto y no se movió, se quedó de pie mirándome sin hacer nada, llevaba guantes de tela negros. No estaba segura de que sería capaz de hacer algo, de siquiera mover un musculo o de despegar mis pies del suelo. Un repentino ataque de valentía me azotó y mientras el inmóvil tipo me miraba yo corrí directo hacia la puerta de la habitación, justo antes de poder tocar la manilla de la puerta el tipo saltó sobre mí y me derribó, mi corazón se paralizó, solté las lagrimas, mi cuerpo temblaba, estaba tan asustada que no pude gritar en el acto. El tipo me lanzó al suelo y se colocó sobre mí, apoyó en mi garganta el filo de un cuchillo brillante y limpio, yo sentía el frio metal de su cuchillo sobre la piel helada de mi cuello. Su mano cubierta por el guante cubrió mi boca y fue entonces cuando vi a tres hombres más entrar por la ventana, estaban igualmente encapuchados y tapados de pies a cabeza. Luché para sacarme al tipo que tenia encima, moví mis piernas como loca intentando lanzar patadas a todas partes pero lo único que conseguí fue que los demás tipos me agarraran de los pies y las manos tratando de evitar que me moviera. -Quieta
lindura- me dijo el tipo que estaba sobre mí, reconocí su voz, vinieron como imágenes de un Flashback a mi cabeza recuerdos de... El baile de primavera y de... Brad. Sin duda su áspera voz era inconfundible. Yo me quedé inmóvil, relajé mis piernas y brazos en el suelo y no hice otro intento por gritar, pero mis ojos se abrieron como platos, ellos sabían que yo estaba tan asustada que no sería capaz de hacer ningún movimiento, así que... Me soltaron, el tipo que creía que era Brad se apartó de encima de mí y los otros tres me soltaron y me dejaron allí tirada mientras ellos empezaban a registrar la habitación. Lo único que logré decir fue una palabra. Tu: -Brad??- pregunté tirada en el suelo y entre sollozos de terror, y seguidamente antes de que pudiera levantarme uno de los tipos se me acercó y pasó la punta de su filoso cuchillo por mi cuerpo, recorriendo desde mis mejillas hasta mis brazos sin cortarme, no debía de moverme a menos que quisiera que me hiciera picadillos con su puñal. Brad: -vaya!!! Adivinaste, deja de lloriquear que no te haré daño si te portas bien claro- dejó fijo su cuchillo apoyado sobre mi cuello. Tuve mucho miedo, se me dificultaba seguir respirando y mis lágrimas no paraban. Tu: -Joe donde estás?- fue lo único que logré decir porque las palabras salieron de mi inconsciente, lo que más deseaba en ese momento era tener a Joe, él siempre me salvaba, el siempre fue mi ángel, siempre que lo necesité estuvo allí. Donde estaba ahora? Me dejó. No le importé. Me dolía recordarlo y saber que no estaba ni aparecería de repente de la nada. Brad: -esta vez él no vendrá a rescatarte- medité sus palabras con cuidado aunque se me dificultaba pensar. Él había dicho "esta vez" lo que quería decir que Brad sabía que Joe me había rescatado anteriormente. Recordé: aquel día cuatro tipos me perseguían, intenté recordar cada uno de sus rostros y definitivamente... Sin dudar recordé a Brad corriendo detrás de mí junto con los otros tres. No sé cómo no pude notarlo antes. Eran ellos, esos eran los tipos que me perseguían aquella tarde que me besé con Joe por primera vez. La voz de Brad volvió a hablarme: -lo matamos, matamos a tu noviecito- agregó. Tu: -NO ESO ES MENTIRA- grité. Me negué a creerlo. Brad: -sshhh, cállate, no querrás que tus papis escuchen. Y sí nenita lo matamos, ayer tu Joe llamó a casa no es cierto?- asentí con la cabeza mientras lloraba. -esa misma noche uno de nuestro hombres partió a Canadá y mandamos a buscarlo, está muerto, créeme linda- lloré de forma audible casi a gritos. Tu: -No, no... No, no es cierto- sollocé y grité como loca. Escuché a uno de los tipos decir "ya nos escucharon, ya vienen para acá". Las voces de mis podres y de los señores Jonas se escucharon fuera de la habitación. Brad: -si es cierto, maté a tu noviecito y por lo que veo tendré que matar a toda tu familia- Tu: -mátame- le rogué. -mátame de una vez, no podré soportar que le hagas daño a mi familia, no podré soportar vivir sabiendo que Joe no está, te ruego que me mates- yo lloraba enloquecida, de verdad quería morirme si Joe estaba muerto, no deseaba que a mis padres les sucediera lo mismo que a los de Taylor. Y si le llegaban a hacer daño a Kevin o a Nick la culpa no me dejaría vivir. El Sr. Paul abrió la puerta de golpe. Lo que luego sucedió es algo que no quisiera recordar... Todos fuimos golpeados y aterrorizados, mientras ellos saqueaban la casa. Gracias a Dios Frankie estaba en casa de sus tíos y no vió nada de lo que sucedió.
Justo cuando Brad puso su navaja sobre mi cuello dispuesto a desgarrarme la garganta, fuimos salvados por la policía. Los tipos dieron una larga pelea con los policías pero al fin y al cabo terminaron por atraparlos. Toda la casa quedó silenciosa después de que los policías y los matones se retiraron. Yo no dije ni una palabra... Todos me miraron porque yo seguía llorando, su nombre sonaba en mi mente una y otra vez: Joe, Joe, Joe. Estaba muerto? Kevin: -no llores TN______ ya paso todo- mi dolor era demasiado grande, para mí el mundo se había acabado, no sería feliz nunca si Joe había muerto. Tu: -por favor llamen a Joe ahora mismo- logré decir, pensé que no podría decir nada pero me esforcé para que mis palabras salieran. Entonces Nick salió de su cuarto después de haber estado allí encerrado durante minutos. Nick: -ya lo llamé TN_______, hablé con él, está bien, puedes estar tranquila- mi corazón volvió a latir con fuerza nuevamente, agradecía al cielo que Brad me hubiera mentido. Joe estaba vivo, no me importó si estaba o no a mi lado en ese momento solo agradecía que al menos siguiera con vida, si él seguía respirando y su corazón seguía latiendo yo también seguiría respirando y mi corazón a pesar de las heridas continuaría latiendo. Narro yo: TN_______ y sus padres volvieron a su casa en cuanto todo acabó. Nada parecía marchar a buen paso. Las personas que debían morir el destino se encargó de que así fuera. Parecía que la historia se repetiría, TN________ se veía obligada a casarse con el hombre que no amaba y sufría en silencio todos los días por no poseer los labios del su verdadero amor. Pero ella no era la única que estaba sufriendo, a Joe jamás se le vio feliz, vivía alejado del mundo en una cabaña que compró en Canadá, él había intentado seguir con su vida de mujeriego pero ninguna mujer le hacía sentir nada. Nunca nadie igualaría los besos de la joven que él realmente amaba con toda su alma, no la dejó de amar jamás, pero era orgulloso y nunca pensaba perdonar lo que él pensó que fue un engaño. Todas las noches él se retorcía en su cama por el deseo de tenerla a su lado. Cada mínimo detalle que cambió en el pasado hizo que todo el futuro fuera diferente.
Capitulo 27 Narras tú: Nick ya tenía sus 17 años y parecía estar esperando impaciente nuestra boda. Kevin ya había contraído nupcias con su prometida Danielle, aquella fue una hermosa ceremonia que casi hasta pude disfrutar y ni siquiera en esas importantes fechas Joe se aparecía. Mi madre cada vez se veía peor, ella se la pasaba en cama y solía hablarme como si estuviera despidiéndose de mí. Era mi cumpleaños numero 17. Me encontraba en mi habitación de pie sobre un banquito de madera con mí vestido de novia sobre el cuerpo mientras la costurera le daba los últimos detalles, a mi mamá le corrían lagrimas de emoción por las mejillas. Tu mama: -hija te ves hermosa- Tu: -gracias- dije tímidamente. Costurera: -estas entusiasmada?- me preguntó mientras sonreía y clavaba su aguja en la tela blanca del vestido que llevaba puesto. Tu: -si- mentí. Costurera: -estás más delgada últimamente, intenta no desaparecer a menos que quieras que el vestido te quede tan grande como la tela de la carpa de un circo- Tu mama: -es que últimamente no está comiendo mucho- le dijo mi mama a la costurera. Mi vida vacía no tenía sentido para mi entonces solía comer muy poco, salir muy poco, hablar muy poco y divertirme muy poco. Esa noche tendría una fiesta en casa para celebrar mi cumpleaños, entre Nick y yo nos encargamos de la lista de los invitados de los de mi escuela que al final terminó siendo una larga lista de personas e invitaciones para enviar. Antes de que pudieran llegar los invitados me vestí con un vestido nuevo que mi madre me regalo.
Los primeros en llegar fueron la familia Jonas. Kevin lucia muy bien arreglado junto con su nueva esposa.
Nick estaba bastante elegante y guapo.
Y por último el pequeño Frankie estaba tan tierno como siempre. Mi casa quedó inundada de personas en la primera hora de la fiesta, y yo estaba inundada de regalos. Saludé a mis invitados con una fingida sonrisa que me costaba mantener, yo no podía dejar de sentirme triste por el hecho de que justamente hacia un año en la misma casa, un día después de haber despertado en aquel hospital y no recordar nada de mi vida yo había "conocido" a Joe, me venían imágenes de su perfecto cuerpo recostado con los ojos cerrados bajo el árbol de mangos que adorna el jardín de mi casa a diario. Recordaba la ropa que él llevaba puesta, y nunca olvidaría el primer contacto que tuvimos cuando nos tocamos por primera vez antes de picar mi pastel de cumpleaños numero 16, y pensar que ya había pasado tanto tiempo, y yo había pasado tanto tiempo intentando estar al lado de el hombre que amaba. Ya hacían aproximadamente unos 4 meses desde que Joe se había marchado a Canadá sin regresar, sin volver a hablarme. Todo ese tiempo sin escuchar
su voz, sin sentir sus labios, sin tenerlo entre mis brazos, sin tocarlo, sin mirarlo a los ojos y estando muy lejos de él, esa distancia entre ambos a mi me hacia todos los días mas débil. Yo me preguntaba cuando seria el día que logre olvidarlo, porque parecía que el tiempo no borraría nunca aquellas heridas ni se desharía de todo el amor que yo le tenía, o mejor dicho, le tengo a Joe. Quien podría olvidar unos besos como los de ese hombre? Quien podría olvidar el delicioso sabor de aquellos labios tan perfectos? Aun podía recordar con exactitud las palabras de Joe cuando me besó por primera vez, una leve sonrisa se curvo en la comisura de mis labios cuando yo recordé aquel momento tan perfecto. Los besos de cada noche en mi habitación volvían a mi memoria y me azotaban, los besos bajo la lluvia de Colorado en el estado de Denver; y el roce sus labios sobre mi abdomen y sus provocadores mordisquitos que dejaban marcas de placer en mi piel. Me encontré sonriendo por primera vez desde que Joe me había dejado. Kevin: -hace mucho que no te veía sonreír- me dijo Kevin sonriendo al verme. Yo estaba bailando con él mientras esa canción bailable sonaba en mi fiesta y al mismo tiempo me preguntaba si Joe estaría pensando en hacerme una llamada para felicitarme por mi cumpleaños. Tu: -crees que Joe me esté recordando?- Kevin gesticuló una cara como si estuviera extrañado. Kevin: -mmmm ya entiendo- dijo mientras me tomaba de una mano y me hacia dar una vuelta por debajo de su brazo bailando. -quieres que llamemos a Joe?- me preguntó luego que terminé de dar la vuelta. Tu: -no, no, por supuesto que no- Kevin: -por qué?- Tu: -es él quien debe llamarme pero nunca se acuerda de mí- Kevin: -yo apuesto a que si- Tu: -bueno... Sea como sea hablemos de otra cosa- Kevin: -ok, quieres ir con los demás?- Tu: -está bien- terminamos de bailar y caminamos entre la muchedumbre que bailaban en la sala, Nick estaba con Lilly y un gran grupo de amigos más conversando y riendo muy alegres. La fiesta marchaba fenomenal, todos bailaron, comieron y se divirtieron, en mi jardín había un grupo de chicos sentados en circulo sobre el suelo jugando a besarse y hacer retos, la música estaba fantástica, mis padres definitivamente se habían lucido con mi fiesta de cumpleaños y aunque para mí haya sido muy difícil disfrutarla de todos modos agradecía de corazón el detalle. Vi a mi madre a lo lejos mientras ella limpiaba una mesa en la que se había derramado alguna bebida, ella estaba con sus zapatos de tacón alto y su largo vestido que le llegaba hasta los pies, y un hermoso peinado con el cabello casi del todo suelto.
La miré con atención, en un momento ella detuvo lo que estaba haciendo para poner una de sus manos sobre su frente como si estuviera mareada o adolorida, entonces fui acercándome a ella para preguntarle si le sucedía algo pero mientras me encaminaba hacia ella la vi desvanecerse y caer al suelo desmayada. Todos voltearon a verla, alguien bajo el volumen de la música y mi padre corrió a tomarla en sus brazos, yo apresuré mi paso y me acerqué a mi madre que estaba en brazos de mi padre. Estuvimos durante minutos intentando despertar a mamá pero mi padre decidió entonces llevarla al hospital. Llamamos a una ambulancia y enseguida se llevaron a mi madre. Tu papa: -Paul te voy a pedir que saques a los invitados de casa, yo voy al hospital- le dijo al señor Jonas. Sr. Paul: -si tranquilo nosotros iremos después de encargarnos de todo esto- Tu: -papá yo voy contigo- le dije cuando él estaba saliendo de casa. Nick: -yo te acompaño TN______- agregó Nick.
Mi padre, Nick y yo salimos en el auto de mi padre hasta el hospital. Cuando llegamos y preguntamos por mi madre la encontramos en la sala de emergencias, ya estaba despierta cuando estuvimos allí. Tu papa: -está bien doctor?- le preguntó a ese hombre vestido con bata blanca. Nick y yo escuchábamos con atención. Doctor: -me imagino que está al tanto de que su esposa padece un cáncer muy avanzado- Tu papa: -si doctor lo sé, habían diagnosticado que tenía un año de vida- dijo mi padre con los ojos brillantes como si estuviera a punto de llorar. Doctor: -si, es probable que solo tenga un año de vida más, es por eso que quizá cada día su estado de salud empeore, puede comenzar debilitándose, desmayándose, y hasta puede terminar postrada en un cama en estado vegetal a medida que pase el tiempo- yo seguía escuchando dolorosamente las palabras del doctor. Tu papa: -y... no hay algo que pueda hacer?- su voz sonaba quebrada y llena de dolor. Doctor: -no, no se puede hacer mucho por ahora, incluso quizá no llegue a vivir un año completo, ahora pueden irse a casa y simplemente prepárense para cualquier cosa- Tu papa: -gracias por todo doctor- dijo al fin con voz fuerte pero con una lagrima rodando por su rostro. Yo ciertamente sentí un nudo en la garganta. Nick: -estas bien?- me preguntó Nick al ver lo enmudecida que yo estaba. Tu: -aja- dije con inseguridad. Fui a darle un abrazo a mi madre. Enseguida volvimos a casa, los señores Jonas estaban limpiando el desastre que había quedado en la casa después de mi fiesta. Tu mama: -no se hubieran molestado- le dijo mi madre al señor Paul y a la Sra. Denisse. Sra. Denisse: -está bien, no hay ningún problema para nosotros, está todo bien- Sr Paul: -Nick no deberías darle tu otro regalo a TN______?- le preguntó. Nick ya me había regalado un hermoso collar. Nick: -eeehh si- respondió. Él me tomó de la mano y me hizo que lo siga hasta la soledad de nuestro jardín. Tu: -que hacemos aquí?- pregunté. Nick: -bueno... Recuerdas el anillo de compromiso?- Tu: -si- Nick: -bueno yo... te quieres casar conmigo?- me preguntó mientras se arrodillaba en el suelo y abría un estuche con el anillo de compromiso que yo ya había visto antes. Tu: -Nick yo... Tu sabes que yo si me casaré contigo, no tienes porque preguntarlo- él tomó mi mano entre las
suyas y me colocó el anillo delicadamente. Nick: -nunca te pedí formalmente que te casaras conmigo- él soltó mi mano para tomar mi rostro con entre sus manos y acercó su rostro al mío. Tu: -aun me amas?- Nick: -si, muchísimo- Tu: -estás seguro?- Nick: -como nunca- su rostro estuvo aun más cerca, su respiración recorrió mi cara, sabía que él pretendía besarme... Hazlo. Me decía a mí misma. Tienes que olvidarte de Joe. Bésalo. Bésalo. Bésalo. Mi mente estaba consciente de que yo debía besar y amar a mi futuro esposo pero mi corazón le llevaba la contraria. Algún día dejaré de pensar en Joe?? Algún día podre sacármelo del corazón? Cerré los ojos y esperé al contacto. Sus labios tocaron los míos y el efecto fue inmediato. Llevaba un montón de tiempo sin besar a un chico, desde que Joe se había ido yo no volví a sentir sus labios. El beso que Nick me dio nunca se igualaría a un beso de Joe, nunca jamás seria lo mismo pero me recordó tanto a su hermano que las lágrimas salieron sin previo aviso de mis ojos. Yo me mantuve con los ojos cerrados incluso después de que el beso ya había terminado y por mis mejillas corrían lagrimas, supuse que eso se debía a que me hizo extrañar tanto a Joe que fue para mí extremadamente doloroso. Nick: -que sucede princesa?- dijo al verme llorar con los ojos cerrados. Tu: -nada, estoy bien- abrí los ojos y me sentí muy lastimada. Nick: -tú lo sigues amando?- Tu: -a quien?- Nick: -tu sabes... a Joe- guardé silencio y bajé mi mirada al suelo, luego Nick levantó mi rostro tomándome con una mano por el mentón. -mírame, lo amas aun?- las lagrimas y la vergüenza de tener que confesarle eso a él no me dejaban hablar y asentí con la cabeza. -crees que esto vale la pena? Crees que deberíamos casarnos cuando tú estás enamorada de él?- me preguntó. Tu: -si Nick, yo tengo... Tengo que casarme contigo- Nick: -no, no tienes, yo no te estoy obligando, quieres olvidar a mi hermano estando conmigo?- Tu: -No, pero... Debemos casarnos, está escrito- en parte mentí. La promesa que le había hecho a mi padre no era la única razón por la que yo debía casarme con Nick. Yo también sabía que si yo intentaba olvidar a Joe tal vez podría llegar a ser feliz. Nick: -bueno, espero hacerte feliz, espero que no te arrepientas- Los siguientes días los preparativos de la boda se apresuraban cada vez más, el vestido estaba listo y reposaba en una caja blanca adornada en mi armario, incluso me llevaron a ver el lugar donde se realizaría la ceremonia, el anillo en mi dedo brillaba cada vez más, y cada noche a medida que se acercaba la fecha de la boda las pesadillas aumentaban y se hacían cada vez mas vividas y más reales. Llegaban a convertirse en
pesadillas sangrientas en las que me veía perdida, corriendo con mi vestido de novia como escapando de algo. Una de mis pesadillas más dolorosas era en la que Joe me decía que no me amaba… que me odiaba, esa sin duda para mí se convertía en un herida profunda en mi corazón. Una noche de insomnio como las de siempre se me ocurrió dar un paseo por la solitaria calle nocturna. Había luna llena y el cielo estaba lleno de estrellas. Me coloqué una chaqueta bien abrigadora, unos Jeans y me calcé con mis converse para salir por la ventana. Bajé las escaleritas torpes de hierro que estaban apoyadas contras la pared de mi casa y comunicaban la ventana de mi cuarto con el jardín. Caminé por la solitaria calle a paso lento, pasaban unos pocos autos que de vez en cuando iluminaban las vacías avenidas y una que otra persona se veía caminando a esas horas de la madrugada. Me detuve en la casa de Nick y entré por el jardín del patio trasero. Hacía mucho tiempo que no volvia a entrar en la casita del árbol, escalé hasta la cima donde se encontraba la acogedora casita hecha de madera. Recordé la viva imagen de cuando Joe estaba escondido tomando una cerveza en aquel lugar, recordé cuando sacó de mi mano lastimada el clavo enterrado de aquella vez, y con más claridad podía casi escuchar su voz cuando me pidió que lo besara. Estuve en aquel lugar una hora o dos, o que se yo cuanto tiempo hasta que logré drenar casi todas mis lagrimas. Por qué? Por qué aun estas en mi cabeza y mi corazón Joe? Cuando voy a olvidarte de una buena vez? Había una hora del día en la que no estuviera pensando en Joe? Había algún antídoto que me hiciera volver a perder la memoria y así poder olvidarlo de nuevo? Cuando bajé de la casita del árbol noté que ya estaba a punto de amanecer, el cielo empezaba a aclararse y ya se podía escuchar el cantar de los pájaros. Me encaminé a casa nuevamente, antes de que de que se ponga el sol llegué a casa. Me subí a la escalerita para subir a mi ventana y empecé a escalar cautelosa, la ventana de mi habitación estaba entre cerrada así que le di un empujón antes de entrar. Apoyé mis pies con cuidado en el marco de la ventana y de un saltó estuve en mi habitación nuevamente. Cuando levanté la mirada hacia mi cama hubiera podido jurar que estaba en otro de mis sueños. Era real? Mis ojos se estaban deleitando con la perfecta y nítida imagen viva de él, su cabello oscuro brillaba con la tenue luz del amanecer y estaba ligeramente despeinado, sus mirada penetraba en mis ojos con dureza y sus labios se veían exquisitamente perfectos, su rostro estaba sutilmente sonrojado, cada parte de él y de su cuerpo dotado de hermosura se veía espectacular, agraciado, bello, prodigioso, galán, lo más cercano a la perfección que mis ojos han visto. Su presencia se sentía tan cercana, tan real, tan viva, tan cierta que me hacía sentir ese terrible cosquilleo en el estomago que solo podía sentir cuando lo veía y me hacía creer que era real, que no estaba soñando. Mi pulso se aceleró de manera increíble, sentía que mi corazón iba a salir de mi pecho en cualquier momento. Mi cuerpo temblaba y se impregnó de felicidad y sentía como cada segundo que pasaba se llenaba el terrible vacío de mi corazón, era como si poco a poco volviera a sentirme con vida. Él me llenaba y yo aun seguía sin creer que podía ser real. Después de tanto tiempo va a volver? No. Pero si era un sueño era el más hermoso que jamás he tenido en la vida, era lo mejor que me había sucedido desde que Joe se marchó. Me quedé sin aliento, era muy fácil olvidar cosas sin importancia como… respirar cuando él estaba tan cerca, nos separaban tan solo uno o dos metros, para mí era suficiente, eso era mejor que estar a millas y millas de distancia. Él me miró durante segundos de pie apoyado sobre la pared de mi habitación sin decir una sola palabra. Yo hubiera corrido a besarlo y abrazarlo en cualquier momento pero debía asegurarme si era real y tragué saliva antes de pensar en emitir algún otro sonido. Cuando logré tener el aire suficiente para hablar me preparé para emitir el sonido de mi voz levemente audible. Tu: -Joe?-
Capitulo 28 Él no dijo nada, no respondió, estaba callado, a paso lento se acercó hacia a mí, yo me quedé inmóvil de pie esperando que Joe desapareciera o esperando despertar repentinamente de un sueño, cada paso que daba acortaba la distancia entre nosotros y era como si cada vez estuviera mas llena. Todas las sensaciones se sentían al mismo tiempo, el cosquilleo en el estomago, el nudo en la garganta, los escalofríos por todo mi cuerpo, me estremecía por las ganas de tocarlo, las ganas de besarlo y morder esos carnosos labios sonrosados. Cada paso que continuaba dando me daba la vuelta al mundo y hacia que todo se pusiera de cabeza para mí. Podía sentir el calor abrazador de su cuerpo cada vez más cerca, sentía miedo... Sentía mucho miedo de perderlo y de... despertar y darme cuenta de que todo había sido un bonito sueño. El campo magnético parecía aumentar la intensidad de atracción a medida de que él se acercaba. En un momento me imaginé como salvaje saltando encima de él, pero no pude hacer nada más que inmovilizarme y esperar a que él se aventurara hacia mi cuerpo. Mantuvimos nuestras miradas, su mirada penetraba en mis ojos tal como si estuviera dentro de mí, yo sabía que mis ojos mostraban lo necesitada que estaba, necesitada de su amor, de sus labios, de su cuerpo, de sus ojos, de él, pero no pude leer ningún sentimiento ni emoción en su mirada, no logré intuir lo que sus ojos entrecerrados me decían aunque yo sabía que estaban cargados de miles de sentimientos. Ni siquiera logre descifrar la expresión de sus labios de terciopelo que parecía estar apretando y casi, tan solo casi esbozaba una sonrisa con una muy pero muy leve curvatura en la comisura de sus labios. Su cercanía debilitaba mi cuerpo de forma sobre natural, cada vez menos pasos separaban nuestros cuerpos, hasta su forma de caminar era hipnotizarte, ya me moría de ganas de escuchar su hermosa voz, de tener sus labios entre mis dientes, de tocar sus musculosos brazos... Ese hombre me estaba quitando el sueño, me movía el suelo, me dejaba sin aire. Necesité una dosis de la droga de su cuerpo. Se acercó hasta que estuvo justo en frente de mi, aun sin hablar nos mirábamos a los ojos. Sentía su fuerte presencia que me hacía temblar pero de deseo, ya podía olfatear el aroma que desprendía, ya podía sentir la atracción como una fuerza magnética inexplicable. La energía de su cuerpo producía estática entre ambos, era inevitable caer en los brazos del otro, yo sabía que para mí sería imposible resistirme a esa atracción, yo no iba a luchar en vano en contra de mis deseos. Si era real o no de igual forma pensaba disfrutar el momento, si estaba soñando deseaba no despertar nunca jamás, este parecía el sueño más real que alguna vez haya tenido, de verdad esta vez Joe parecía ser de carne y hueso, se veía perfecto como un arcángel, como un querubín, como si hubiera bajado directo del cielo. Todo estaba tan silencioso que hasta podía escuchar su respiración y la mía e incluso el sonido que hacia al tragar saliva. Lo tenía en frente de mí y un impulso de mi cuerpo hacia que mi rostro se acercara al suyo, él también disminuía la distancia acercando su cara a la mía, mientras también acercaba su cuerpo y levantaba la mano como para ponerla sobre mi mejilla. Mi respiración estaba entrecortada, cerré mis ojos y sentí su respiración rozar mis labios. Cuando su mano se posó sobre mi mejilla el impacto fue increíble, una descarga eléctrica recorrió mi cuerpo en efecto a el sutil y leve roce de su mano en contacto con la piel de mi rostro. Abrí de golpe mis ojos y Joe deshizo nuestro contacto separando su mano, ambos nos exaltamos al sentir aquello, esa descarga eléctrica fue inquietante y dolorosa pero a la vez era lo más placentero y excitante que había sentido, yo quería volverlo a sentir, quería tocarlo más. La fuerza de gravedad se quedaba corta en comparación con la fuerza de atracción entre nosotros. Nadie podría describir realmente lo que sentí cuando me tocó ya que aun no han sido inventadas las palabras exactas para describir la absoluta perfección y la satisfacción que me daba su cuerpo con solo tenerlo cerca. Ninguno de los dos pudo abstenerse a querer sentir lo mismo nuevamente. Ahora él parecía tan desesperado como yo, ni él ni yo nos resistiríamos a volver a tocarnos, se acercó con ferocidad y me acorraló entre su cuerpo y la pared. Wow, el roce de su cuerpo contra el mío me hizo estremecer y retorcerme en placer. Su rostro tocaba el mío y él empezó a acariciarme la cara con su barbilla con ligeros movimientos de arriba a abajo. Con la piel suave de su rostro de porcelana sentía una sensación demasiado pero inexplicablemente agradable con ese contacto de su barbilla áspera gracias al naciente vello que apenas empezaba a crecer en su
mentón y la parte exterior de su mandíbula. Sus labios acariciaron mis mejillas, orejas, parpados y mi frente y yo sentí como su boca estaba ardiendo bajo mi piel y mi cuerpo empezaba a tomar calor como si estuviera en llamas. Hasta que por fin sus labios tocaron los míos, él tomó mi labio inferior entre los suyos y entre leves mordisquitos su lengua se aventuró y acarició cada parte inexplorada de mi boca. Había estado tanto tiempo sin besarlo que ahora debilitaba mi cuerpo como si estuviera inyectándome alguna sustancia nociva en las venas, cada parte de mi cuerpo se estremecía y temblaba y además sentía ese cosquilleo en partes de mi cuerpo que ni siquiera estaba al tanto de que tenia. Sentí mil emociones al mismo tiempo, me inundaba una felicidad demasiado grande, al fin probaba los labios de mi amado, todo lo que había deseado era tenerlo y ahora que lo tenía en mis labios sabía que era real pero aun así temía despertar y que él no este. Yo estaba comenzando a desesperarme por tocar su piel y por sentir su cuerpo chocando contra el mío. A pesar de que yo sabía que nuestro beso había durado largos minutos cuando Joe se detuvo me pareció que había pasado tan rápido como un abrir y cerrar de ojos. Su beso llenó mi ser, sanó mis heridas, me hizo sentirme viva y amada, mi corazón dio un vuelco y se aceleró enloquecido, mi respiración estaba entre cortada y agitada y yo estaba intentando tomar aliento al igual que Joe. Lo vi respirar con mucha dificultad e intentando decirme algo pero antes de que lograra recuperarse del todo de nuestro beso yo me adelanté a hablar primero después de haber tomado una bocanada de aire. Tu: -es.. Estoy... soñando?- me pregunté yo misma en voz baja que apenas salía de mis labios con dificultad, yo aun estaba aterrerada temiendo volver a perder a Joe y que todo simplemente haya sido producto de mi imaginación. Joe: -No, No estás soñando linda, soy yo Joe, soy real, tócame- tomó mis manos entre las suyas y las movió hasta su pecho haciendo que yo lo acariciara. Yo misma fui subiendo mis manos hasta sus mejillas y lo acaricié mientras el ponía una de sus manos sobre la mía

Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:37 pm

Tu: -Joe...- dije dispuesta a decirle "Te amo". Joe: -Te amo- pareció robarme las palabras de la boca. Tu: -no vuelvas a dejarme te lo ruego, por favor no vuelvas a hacerme daño de esa forma, no te vayas, no me dejes, quédate conmigo para siempre- dije con voz de desesperación mientras Joe me miraba con esa enloquecedora sonrisa esbozada en sus labios y acariciaba y besaba mi cabello. Joe: -no, no puedo volver a apartarme de ti jamás, no te imaginas cuanto he sufrido sin ti a mi lado- Tu: -si, si me lo imagino, se lo que sentiste, yo estaba muriendo lentamente...- le aseguré. -desde... Desde cuando has estado aquí? Por qué decidiste volver?- Joe: -llegué esta noche princesa, yo me estaba muriendo sin ti y no podría seguir viviendo de esa manera, no sabes cuánto me he lastimado yo mismo al alejarme de ti. Nadie podrá hacerme sentir todo lo que siento con solo mirarte, nadie me enloquece tanto como tú, de todas las mujeres que he conocido en la vida tu eres la única a la que he logrado amar, por ti lo daría todo, por ti lo daré absolutamente todo, lo que tú me pidas será tuyo, dejaré mi vida de antes, renunciaré a las mujeres y a todo lo que quieras, puedes hacer de mi tu esclavo, puedes hacer lo que desees conmigo, tú me vuelves loco como no tienes idea, te deseo, te amo, quiero que seas solo mía... Espero que tu aun me sigas amando- sus solas palabras me quitaron el aliento. Nunca nadie me había dicho palabras tan románticas como aquellas y considerando que venía de Joe mi mundo dio vuelta, y me sentí fuera de esta galaxia, fue impactante, escucharlo decir las palabras que siempre deseé que salieran de sus labios, él estaba renunciando a todo por mí y yo también me convertiría en su esclava si él lo deseaba, yo también lo daría todo a cambio de tenerlo en mis labios por siempre, él se había convertido en mi droga, mi adicción, mi pasión, mi mundo, mi todo. Era como la indispensable sangre que corría por mis venas y como un dañino y letal veneno que no podía dejar de hacerme sentir bien. Tener a mi hombre nuevamente en brazos me hizo conmoverme tanto que casi podía llorar de la emoción y de la felicidad, mis ojos estaban húmedos pero sin soltar las gotas de las lágrimas mientras Joe me tocaba acariciando mi rostro y mi cabello y yo tocaba su pecho, sus hombros y su abdomen fuertes y endurecidos. Mis dedos contorneaban los músculos de su cuerpo escultural y su figura bien marcada. Tu: -si, Joe jamás podría dejar de amarte- le dije entre caricias de su cuerpo. Joe: -amo cuando me tocas, es adictivo sentir tus delicadas y pequeñas manos sobre mi cuerpo, no sabes cómo deseé esto cuando no estabas mi lado- Tu: -no me dejes jamás, he sufrido mucho, he llorado a cántaros en mi almohada, por favor no vuelvas a irte, te amo Joe. Bésame por favor- le pedí y su enseguida sus labios atraparon los míos en un espectacular beso. Me hizo sentir tantas cosas juntas y al mismo tiempo que parecía imposible de creer. Joe fue acariciándome la espalda y los hombros con sus manos mientras me besaba, entonces deslizó sus dedos a lo largo del cierre de mi chaqueta y lo desabrochó para luego quitarme de a poco el abrigo y así dar paso a besar mis hombros descubiertos y visibles por mi camiseta sin mangas. Sus labios fueron moviéndose desde mis hombros hasta el hueso de mi clavícula y luego hasta mi cuello.
Yo acariciaba con mucha desesperación su torso completo, quise tocar su piel sin el impedimento que me daba la ropa y metí mis manos dentro de su camisa y toque sus duros abdominales, sentí su ardiente piel bajo mi piel, sus cálidos besos que me dejaban la piel marcada con satisfacción plena. Cuando Joe sintió mis manos escabullirse dentro de su camisa se paralizó en el acto, dejó de besarme y de acariciarme y colocó ambas manos apoyadas contra la pared acorralándome por completo. No supe que fue lo que sucedió para que Joe se exaltara de esa manera pero yo aun con mis manos inmóviles tocando la piel de su vientre. Joe bajó su mirada al suelo y soltó un casi inaudible gemido. Joe: -aahh, sigue linda no te detengas- lo vi cerrar sus ojos con fuerza. Él seguidamente se incorporo y rodeo mi cintura con sus brazos. Yo obedecí las palabras de Joe y moví mis manos de su abdomen hasta su espalda de manera cariñosa como una caricia. Mis piernas tocaban las de él, mi pecho estaba apoyado contra el suyo y pude sentir los acelerados latidos de su corazón mas el movimiento de sus pulmones contraerse y expandirse cuando respiraba agitadamente. Ël estaba en las mismas condiciones que yo. Mi cuerpo estaba ardiendo por dentro y por fuera, Joe me besaba casi todo el cuerpo con locura, sus manos pasaron de mi cintura hasta mis caderas de forma hábil y de mis caderas bajó su caricias hasta mis muslos y se aferró a ellos, poco a poco levanto mi muslo haciendo que yo rodeara su cadera con mi pierna y lo mismo hizo con la otra pierna, la movió hasta que quede enganchada a su cuerpo abrazándolo con ambas piernas,
cargada de la misma forma Joe me llevó hasta mi cama y me recostó en ella con cuidado, sin separar nuestros labios él se abalanzó sobre mi cuerpo y estaba encima de mí y su peso caía sobre mi cuerpo casi aplastándome, eso me daba mucha satisfacción. Nuestros besos empezaban a hacerse cada vez más apasionados y desesperados, yo no me detendría ni un segundo, nunca me cansaría de besar sus labios. Mi sed de Joe aun no estaba completamente saciada, yo necesitaba más de él, y no sabía cuál era la forma de sentirme completamente satisfecha. Yo me retorcía en mi cama debajo de él y me aventuré por primera vez a que mis labios exploraran el cuerpo de Joe, recorrí con mis labios su cuello grueso e igual de musculoso que el resto de su cuerpo, él pareció estremecerse y soltó otro gemido. Me envistió con su cuerpo y sus manos levantaron la tela delgada de mi camisita de color negro hasta que mi abdomen estuvo descubierto. Sus labios recorrieron mi vientre desnudo, el placer me invadía, respiré de manera audible y solté un gemido, Joe volvió a mirarme a los ojos con una sonrisita picara dibujada en sus perfectos labios. Joe: -Déjate llevar- me susurró al oído. Por supuesto lo iba a obedecer aunque no quisiera, lo único que podía hacer era dejarme llevar por el momento y tocar su cuerpo y besarlo y tenerlo a mi lado. Joe terminó de levantar mi camisa hasta quitármela, yo me sonroje y empecé a sentirme avergonzada porque mi pudor estaba haciéndose notar. Mi brasier quedo visible ante sus ojos, él se detuvo a mirarme con atención de arriba a abajo examinándome con su mirada que esta noche parecía tener un brillo especial, sus ojos parecían mas oscurecidos y sedientos de algo. Sentí curiosidad por saber que se sentiría si su abdomen desnudo tocaba el mío, entonces tomé su camisa y la empecé a levantar, pero antes de que yo pudiera siquiera admirar su abdomen Joe me detuvo y se separó un poco de mí para luego arrancarse la camisa él mismo por su propia cuenta. Quedé embobada mirando por primera vez su torso completamente desnudo, casi podía soltar la baba admirando su cuerpo perfecto, era la primera vez que yo sentía algo así, era la primera vez que un hombre me atraía de esa manera, él solo esperó que yo lo mirara durante unos segundos para luego volver a recostarse sobre mí, cuando sentí la piel caliente
de su abdomen sobre el mío no pude evitar sentirme en las nubes, respiré aun más agitada y audiblemente. Cada vez mi sangre hervía aun mas, cada vez mi cuerpo ardía más en pasión. Mi pasión se desbordaba ante las caricias de Joe, él tocaba mis piernas con sus manos y pasó su lengua por mi abdomen descubierto, yo hundí mis dedos en su espalda y me aferre a él. Mi cuerpo chocaba contra el suyo, su lengua y sus labios me acariciaban, enterré mis dedos en su cabello y lo acaricié alocadamente. Sus dientes mordisqueaban mi piel, y sus labios me recorrían de arriba a abajo. Él jadeaba constantemente aunque sus besos eran demasiado apasionados a mi no me importaba nada, yo estaría dispuesta a hacer cualquier cosa por complacerlo luego de que había estado tanto tiempo sin él no me negaría a hacer nada que él me pidiera. De un momento a otro detuvo su mano en el botón de mis Jeans y lo desabrochó, ahora mi vientre estaba aun más descubierto y estaba a la vista un poco de tela de mi ropa interior. Todo esto cada vez se volvía más placentero y me daba cada vez más satisfacción. Él poco a poco se deshizo de mi pantalón. Joe: -no tengas miedo, déjate llevar- dijo mientras ahora acariciaba mis piernas descubiertas con sus labios. Desesperadamente Joe se sacó el pantalón y yo lo miraba de pies a cabeza con deseo. Dejé que me acariciara a su gusto y exploró cada parte de mi cuerpo inexplorado hasta que ambos acabamos desnudos totalmente. Mis piernas se entrelazaban entre las de él, mi pecho estaba unido al de suyo, mi cuerpo por completo se unió al suyo. Te amo Joe. Pensaba yo con cada dosis de pasión que él me entregaba.
Joe: -Te Amo- me dijo Joe casi sin aliento mientras me hacia suya. Me entregué a él en cuerpo y alma... Fue realmente la mejor experiencia que había sentido en mi vida, sentí que Joe se había convertido en mi propiedad y yo ahora le pertenecía a él y solo a él, Joe estuvo dentro de mi alma y de mi corazón y cada parte de mi ser fue reservada solo para él. El dolor que sentí no se comparaba al sentimiento de placer y total satisfacción, él me llenó por completo. El paraíso era poca cosa en comparación con estar unida a Joe, mi cuerpo fue suyo y yo lo entregué con la mayor de las satisfacciones. Yo conocí lo que significaba realmente el amor, desesperadamente nos tocamos, nos besamos, y me dejé llevar por la pasión destilada, para mí aquello había significado mucho, yo sentía que había entregado una de las cosas mas preciadas, yo sentía que una parte de mi ahora le pertenecía a Joe. Horas y horas pasaron hasta que estuvimos agotados por completo y yo caí rendida del cansancio y apoyé mi cabeza en su pecho, nuestras piernas estaban entrelazadas, él me rodeaba con su brazo yo también lo abrazaba con fuerza. Escuché su corazón latir agitado dentro de pecho. Joe: -Oh Dios Mío!!! Me enloqueces TN_______- yo me quedé sin habla y estaba comenzando a sentir dolor en mis partes bajas, pero no importaba porque esas eran las secuelas luego de haber sido complacida por completo. -Estas bien?? Te hice daño??- me preguntó aparentemente preocupado por mi silencio. Tu: -estoy bien- dije con una leve vocecita. Joe: -lo disfrutaste??- él parecía preocupado por mirarme a los ojos. Tu: -si, Joe fue grandioso, fue hermoso realmente- Joe: -de eso se trata linda... De eso se trata perder tu virginidad- yo ya había pensado eso. Luego de que paso lo que paso entre Joe y yo supe que a eso se referían las personas cuando hablaban de "llegar más lejos" o "noches de placer" o aquellos derivados. -debo confesarte que por primera vez he conocido lo que significa hacer el amor!! Antes solo era... Sexo, pero contigo ha sido la experiencia más maravillosa!!! Te amo como no tienes idea hermosa- dijo Joe que parecía totalmente satisfecho. Tu: -yo también te amo- Joe me dio un muy tierno beso con un leve contacto de labios. La luz radiante del día iluminaba su rostro radiante, envuelto entre las sabanas, con su cuerpo descubierto e iluminado por los rayos del sol se veía tan maravilloso como un verdadero ángel Entrelazó una de sus manos entre la mía y besó mi mano que estaba unida a la suya... Pero, se detuvo en el acto y se quedó mirándome fijamente a la mano con el ceño fruncido. Joe: -que es esto?- gruño él mirando con odio aquel anillo que rodeaba mi dedo. Tu: -en una semana es nuestra boda- Joe pasó su mirada de mi anillo a mi rostro y pude notar lo enojado que se veía. Joe: -no pensaras casarte con mi hermano después de esto o sí?-
Tu: -Joe... Yo... Tengo que hacerlo- Joe: -que? Claro que no tienes que hacerlo, acaso tu lo amas? No me amas a mi?- Tu: -No... Yo no lo amo, yo te amo a ti pero... Escúchame... Debo hacerlo- Joe se levantó de la cama enfurecido y empezó a colocarse su ropa. Joe: -por qué? A ver, quiero escuchar por qué se supone que tienes que hacerlo? Quieres jugar conmigo acaso?- subió por sus piernas sus pantalones y rápidamente los abrochó. Tu: -no es eso, yo te amo pero...- me interrumpió mientras anudaba las trenzas de sus zapatos. Joe: -yo vine aquí dispuesto a dejarlo todo y a casarme contigo y que fueras solo mía y ahora tú me dices que aceptarás casarte con él- Tu: -Joe es algo que debo hacer...- volvió a interrumpirme mientras parecía estar buscando su camisa en el suelo de la habitación. Joe: -nada te cuesta decir que no lo harás y listo, estoy seguro que realmente tus padres no van a obligarte- Tu: -Joe puedes escucharme por favor!!!!??- le dije alterada. Joe: -de acuerdo habla- se estaba terminando de colocar la camisa después de haberla encontrado. Tu: -mira es una promesa que yo...- nuevamente su voz no me dejó terminar de hablar. Joe: -JA!! Una promesa, si claro!- volvió a meterse en mi cama y su peso hundía mi colchón. Acercó su cuerpo al mío y tomó mi rostro con ambas manos y luego me dijo en voz baja como un susurro: -mira, es la última vez que te voy a pedir que no te cases con él, es la última oportunidad que voy a darte para que digas que no a toda esa locura de tu boda, te estoy pidiendo que me elijas a mi ahora mismo y sin dudar antes de que me marche y te deje para siempre- concluyó. Tu: -Joe tu no entiendes...- Joe: -bien!!! Como quieras!!! Adiós!!- dijo levantándose de mi cama para irse. Yo me envolví en las sabanas y también me levante cubriendo mi adolorido cuerpo desnudo. Tu: -Joe no!! Por favor déjame explicarte porque no puedo impedir la boda... Escúchame por favor- dije casi entre lagrimas por el solo hecho de pensar que Joe me dejaría de nuevo y esta vez él había dicho "para siempre". Joe: -Adiós...- Tu: -Joe!! No!!! Escúchame, no me dejes otra vez, no por favor no...- empecé a sollozar desesperada. Joe se detuvo y me miró llorar, hasta su mirada se veía llena de dolor, cerró lentamente los ojos y luego volvió a mirarme. Rápidamente se acercó hacia a mí y colocó sus manos en mi cabeza y mi nuca y me dio un beso corto y apasionado.
Joe: -te amo- vi que sus intenciones eran darme un último beso y marcharse después de haberme dicho que me amaba. Tu: -no me hagas esto... si tú me escuchas quizás me entiendas... Yo necesito que sepas porque tengo que casarme con Nick... Mira... mi mamá...- me aventuré a decirle lo de la enfermedad de mi madre pero nuevamente me interrumpió. Joe: -lo siento pero está claro que tu lo elegiste a él y yo no pienso ser tu amante... si tú te casas con él te olvidas de mi para siempre, no quiero escuchar tus explicaciones, si quieres casarte con él, hazlo.- se dio la espalda y se acercó a la ventana para irse. Tu: -Joe no me lastimes de esta forma, me estas matando, por favor te ruego y te suplico que no me dejes sola otra vez, no te vayas, por favor quédate- supliqué llorando como loca. Pero él me dio la espalda y salió por la ventana a plena luz del día. Me dejó nuevamente y probablemente para siempre... Yo me lancé a llorar sobre mi cama, por más que le supliqué él no quiso escucharme, él se fue de todas formas... Y me dejó después de que yo le di todo de mí.
Capitulo 29 Me sentí tan agotada que el sueño me acechó de manera extrema y caí rendida ante el cansancio mientras derramaba mis últimas lágrimas. Desperté igual que como me había quedado dormida, totalmente desnuda y cubierta por sabanas, me levanté adolorida aun y me di una ducha larga que me permitió llorar tranquila y a solas. Me dispuse ir a la casa de la familia Jonas esperando encontrar a Joe allí. A donde habrá ido? Me preguntaba yo con dolor en el corazón. No se habrá ido nuevamente a Canadá o sí? Y si se había quedado en California lo más probable es que haya buscado un lugar para quedarse pero yo no tenía ni idea de adonde había ido el hombre que amaba, lo necesitaba tanto a mi lado que me sentía sin vida cuando él no estaba a mi lado y más cuando sabía que quizás me había dejado para siempre. Llorando empecé a vestirme y de repente llamaron a la puerta de mi habitación. Tu: -pase- dije yo con la voz quebrada mientras secaba mis lágrimas y terminaba de vestirme. Mi madre entró a la habitación. Tu mama: -hola hija- me saludó. Tu: -hola mamá- dije mientras cerraba el cierre de mi chaqueta y alistandome para irme. Tu mama: -hija ya me estaba empezando a preocupar, estuviste aquí encerrada todo el día. Vas a salir?- me preguntó al ver que estaba preparada para irme. Tu: -voy a casa de Nick- Tu mama: -me alegra que ustedes dos pasen tiempo juntos- yo sonreí fingidamente pero mi tristeza era demasiado notable. -estuviste llorando?- me preguntó al ver mi enrojecida cara. Tu: -no, para nada, estoy bien- Tu mama: -cuéntame que tienes? Puedes decírmelo, puedes confiar en mi yo soy tu madre, se que estuviste llorando, tan solo mira tu cara- Tu: -no es nada mama, tengo que irme, adiós- Tu mama: -bien... Adiós- salí por la ventana de mi habitación que estaba mucho más cerca que la puerta de mi casa. No pude contener mis lágrimas mientras caminaba el par de calles que separaba la casa de la familia Jonas de la mía. Estaba lloriqueando en silencio mientras caminaba con la mirada hacia el suelo, pero entonces un fuerte dolor de cabeza me azotó de forma tan fuerte que lentamente me fui sentando sobre la acera y puse ambas manos sobre mi frente y mi cabeza y unas visiones venían repentinamente a mi cabeza y me azotaban imágenes desconocidas o tal vez recuerdos, eran imágenes vividas y adoloridas. Como un rápido y entre cortado recuerdo vagaron imágenes en mi cabeza, me vi suplicando y rogando a Nick que me perdonara mientras yo lloraba desesperadamente, él también lloraba y me llamaba traicionera y él me preguntaba Por qué? Joe estaba a mi lado y Nick lo miraba con odio, aquellas imágenes venían demasiado entre cortadas, Nick golpeó a Joe y le pidió que saliera de su casa luego estaba Nick empacando sus cosas y marchándose
dejándome tirada y sola llorando hasta que apareció Joe. Ver aquello en mi cabeza era tan doloroso como si lo hubiera vivido de antemano, pero no lo entendí, no entendí de que se trataban aquellas imágenes en las que parecía que yo engañaba a Nick con Joe a juzgar por el trauma de la situación y yo parecía muy dolida y me sentía muy culpable por el estado en el que Nick se encontraba. Que significaba todo aquello?. Frases resonaron en mi mente, voces y todavía más imágenes. "divórciate de Nick y cásate conmigo TN_______" decía la voz de Joe en mi cabeza. "pues… TN_______, tú estás esperando un hijo, seremos padres, él hijo que llevas en tu vientre es mío… Mío y tuyo." volví a escuchar la voz de Joe atormentándome, también me vi demacrada y golpeada y ensangrentada tirada y sola en una especie de establo adolorida como nunca y amarrada y amordazada, lanzada en un suelo de paja, eso fue horrible, casi tanto como ver imágenes de Joe lanzado sobre una cama de un hospital tirado, inconsciente, ensangrentado, herido, lastimado, y conectado a todos esos cables y margueras que lo ataban a una cama, fue realmente demasiado doloroso ver a Joe en ese estado, de solo imaginarme que eso le sucediera me destruía, hasta que al fin las visiones se detuvieron y el dolor de cabeza cesó al mismo tiempo, pero yo me vi envuelta en lagrimas por el dolor que me causó vivir esas imágenes que parecían tan reales y sufridas. Mis ojos estaban cubiertos de lagrimas y yo intentaba incorporarme a la realidad y convencerme de que nada de lo que había visto era ni seria real, pero... Me preguntaba que significaba el hecho de que yo haya visto aquello. Estaba sola llorando sentada en plena acera y la noche me abrazaba, quise dejar de llorar antes de levantarme del suelo pero no podía, mis lágrimas salían y salían sin detenerse hasta que escuché una voz masculina y agradable. Xxxxxxx: -estas bien?- resonó la voz de Justin desde arriba, yo levanté cabeza a lo alto de su altura para asegurarme con mis propios ojos de que era Justin. Lo miré desde el suelo llorando y no le respondí pero creo que era más que obvio que no estaba demasiado bien. Justin: -que haces aquí? Es muy tarde deberías estar en casa y... Por qué lloras te han hecho daño?- Tu: -estoy bien- dije con una ligera vocecita ahogada por el llanto y Justin se arrodilló y me tomó por la cintura para ayudarme a ponerme de pie. Justin: -dime que tienes? No estás bien- dijo mientras me daba un abrazo al que correspondí muy insegura. Tu: -Justin déjame sola por favor, tengo que irme- dije mientras contenía con esfuerzo las lagrimas. Justin: -como quisiera que al menos confiaras en mi, al menos como tu amigo- Tu: -no es algo personal tal vez te has dado cuenta de que yo no confio en muchas personas- Justin: -por qué no mejor me dejas acompañarte a donde tengas que ir, no quiero que andes sola a estas horas- Tu: -pero si solo me falta una calle para llegar a casa de la familia Jonas- Justin: -aahh!!! Allí es donde ibas, bueno de todas formas deja que te acompañe- insistió de manera convincente. Tu: -de acuerdo- Empezamos a caminar en silencio pero el carácter hablador de Justin hizo que el rompiera el silencio de manera inmediata.
Justin: -y... Cuando es la boda??- preguntó sin emoción. Tu: -en unos días- le respondí inquieta pero luego otras palabras salieron solas de mi boca. -unos malditos días- balbuceé. Justin: -tú quieres casarte? Digo, estas muy segura de casarte tan pronto?- Tu: -si Justin, estoy enamorada y voy a casarme lo más pronto posible- mentí. Luego de eso Justin no volvió a decir una palabra hasta que un minuto más tarde llegamos a casa de Nick. Justin: -adiós- Tu: -adiós- le dije y esperé que se fuera para tocar el timbre de aquella casa, unos minutos después Kevin abrió la puerta y me dedicó una sonrisa. Kevin: -hola TN______ que te trae por aquí?- Tu: -Kevin Joe esta acá??- le pregunté con nerviosismo en la voz. Kevin: -que?- se quedó extrañado. Tu: -Joe está aquí en tu casa?- Kevin: -como va a estar acá si él está en Canadá?- Tu: -pero él estaba acá esta mañana- Kevin: -que dices? Es en serio?- quizás en estos momentos Kevin pensaba que yo había enloquecido y estaba delirando por Joe. Tu: -Kevin necesito que hablemos urgentemente, a solas...- en mi voz resonaban las increíbles ganas de soltar el llanto. Kevin: -bien porque no estoy entendiendo nada, mejor vamos a la casa del árbol- Kevin era el único a quien yo le confiaba las cosas más importantes que me sucedían, él era un tipo maduro que aunque muchas veces no estuviera de acuerdo conmigo yo sabía que él me comprendía y era mi amigo incondicional, cuando estuve a solas con él en aquella vieja casucha de madera envejecida él me preguntó con interés su duda. Kevin: -que está sucediendo?- Tu: -Kev... Está bien romper una promesa?- le pregunté. Yo quería saber que posibilidades habían de anular la boda y buscar a Joe hasta debajo de cada piedra. Pero yo sabía que la promesa era lo menos importante, el hecho de ver feliz a mi madre antes de que muriera era lo que me mantenía atada al compromiso. Kevin: -depende... A que quieres llegar con esto?- Tu: -bueno... Tú sabes que mi madre está muy enferma- Kevin: -aja- Tu: -mira Kevin la única razón por la que yo sigo aceptando mi boda con Nick es que yo le prometí a mi padre que cumpliría el sueño de mi madre de vernos juntos y casados antes de que ella muriera... Ella tiene menos de un año de vida- Kevin: -wow es en serio?- Tu: -si Kevin yo estoy destruida porque no quiero casarme y no solo es la promesa sino también que no quiero hacer infeliz a mi madre, y sabes perfectamente que no amo a Nick- las lagrimas salían de mis ojos nuevamente. Kevin: -yo la verdad no sé qué decirte pequeña, estoy en shock pero... Estás pensando en decir que No? Me refiero al hecho de casarte- yo asentí con la cabeza y lloraba con mucha pena y Kevin me abrazó con fuerza. -no llores... Cálmate- me dijo con tono protector y después de un largo silencio me dijo: -pero... No entiendo que tiene que ver esto con Joe y porque dijiste que él estaba acá?- Tu: -esta mañana él fue a mi habitación, regresó de Canadá y me dijo que me amaba y que dejaría todo por mí, pero cuando vio mi anillo de compromiso se alteró y me dio a elegir entre él o mi matrimonio con Nick, intenté explicarle sobre mi madre y la promesa pero no me dejó explicarle y se fue enfurecido y dijo que me dejaría para siempre, ahora no sé donde esta ni como localizarlo ni siquiera si está bien- Kevin: -y por que Joe no avisó que estaba aquí?- Tu: -no lo sé, tal vez quería verme a mí primero- dije aun entre sollozos. Kevin: -escúchame... Yo quiero ayudarlos a que estén juntos, se perfectamente que no pueden vivir uno sin el otro, pero si ahora Joe se fue y nadie sabe a dónde ni hasta cuándo, y tienes a tu mama enferma no sé cómo ayudarte de verdad y bueno aparte Nick te ama también y todo se está saliendo de control- Tu: -tengo miedo no se qué hacer...- entonces recordé un par de cosas como cuando me entregué a Joe esa mañana y le di todo de mí y también cuando Nick me decía que debía mantenerme virgen hasta el matrimonio. -Kevin... Que sucedería si Nick no cumple su promesa de mantenerme virgen hasta que nos casemos??- ahora él estaba extrañado y lo reflejaba en su cara. Kevin: -nada, nadie diría nada y tendrían que casarse con más razón pero... Por qué lo preguntas?- Tu: -pero que sucedería si pierdo la virginidad con alguien más?- dije más calmada pero aun con el rostro lleno de lágrimas y el rostro de Kevin tomó una expresión de horror. Kevin: -no... No me digas que tú y Joe...- no logró terminar la frase y parecía horrorizado, guardó silencio y me miró fijamente. Finalmente yo asentí con la cabeza un poco avergonzada. -Qué?? Que hiciste?? Como dejaste que Joe hiciera eso? Ahora sí que todo empeora. Se cuidaron al menos? TN______ se cuidaron?- Tu: -que? De qué?- Kevin: -ay no Joe es un irresponsable, además tu eres aun muy menor apenas tienes 17 y él tiene 21, es un
irresponsable, me imagino que ni siquiera usaron protección- yo sentí algo de miedo al ver lo alterado que Kevin estaba, ahora lloré mucho mas, resultaba que todo el amor que Joe y yo nos habíamos entregado era algo malo? Joe me dejaba y debía casarme con Nick y no sabia que hacer con mi vida. Kevin al verme llorar de esa manera se tranquilizó un poco y me abrazó con fuerza. Narra Joe: Sabía que ahogar mis penas en alcohol no era lo correcto pero estaba dolido y no sabía lo que hacía, yo había querido escuchar las explicaciones de TN______ pero si de todos modos pretendía casarse con mi hermano no me parecía que valía la pena, aun así estaba dispuesto a ir a verla de nuevo y hacerla mía mil veces, ella me hacía sentir todo lo que ninguna otra mujer había podido darme jamás, había probado antes de ella muchísimas mujeres, muchísimos cuerpos y ninguno tenía su exquisito sabor. Incluso fui a buscarla de nuevo, fui a verla, a mirarla, a observarla a lo lejos y en silencio como solía hacer y entonces cuando iba de camino a su casa la vi abrazada a Justin¿, la seguí y ellos caminaron muy juntos, nunca lo habría admitido pero me estaba muriendo de celos, me estaban matando, moría por dentro cuando ella estaba con otro y sentía ganas de asesinar a Justin con mis propias manos. No era nada fácil amar a una adolescente con aires de mujer tan imposible como ella. Ella era sensual y a la vez tan inocente como una niña, me dolía no tenerla casi tanto como verla con otro y así de abatido y acabado fue como terminé emborrachándome aquella noche en aquel bar de California. Bebí y bebí y bebí todo el licor que pude... Joe: -otro por favor- le dije al hombre del bar y fijé mi mirada de pronto en una mujer que me saludaba con mucho interés, mientras me lanzaba una sonrisa y me coqueteaba. Xxxxxxx: -por qué ves a mi chica?- exclamó el tipo que estaba al lado de la mujer. Yo lo miré con el ceño fruncido pero lo ignoré y simplemente le eché un trago al daiquiri de fresa que me había servido el tipo de bar. -por qué me ignoras maldito?- volvió a hablarme aquel tipo y yo estaba demasiado borracho para responderle algo. Entonces sentí mi cara debajo del puño de aquel tipo robusto y más grande que yo, el imbécil me golpeó el rostro y fue bastante doloroso y casi caí de la silla en la que estaba sentado. Me enfurecí demasiado y me levanté de la silla para lanzarme sobre el tipo y golpearlo con todas mis fuerzas, cuando di el primer golpe unos cuantos tipos más se abalanzaron encima de mí y me golpearon aun mas, me defendí como pude, ya me estaba quedando sin aire y sentía mi cuerpo adolorido pero seguí golpeándolos hasta que ellos me dejaron tirados en el suelo con la nariz rota y la boca empezando a sangrar y también hubiera jurado que tenía un ojo morado. Alguien llamó a la policía y antes de que yo pudiera levantarme del suelo a lanzar más golpes los policías me tomaron de los brazos y me llevaron a la fuerza hasta las afueras del bar. Lo último que recuerdo de esa fue que entré a mi auto borracho, furioso y ardiendo de rabia y además adolorido y con moretones. Desperté la siguiente mañana y una chica me rodeaba con su piernas acostada detrás de mí, no recordaba nada de lo que había sucedido esa noche pero supe que probablemente me encontraba en una habitación de un motel y que de seguro me había acostado con otra mujer que no conocía, como deseaba que aquella mujer hubiera sido TN_______, ya me moría de ganas de tenerla conmigo, tan solo escuchar su voz seria satisfactorio para mí, pero en su lugar había otra de las mujeres que no me hacía sentir nada, otra desabrida noche entre las piernas de una cualquiera. Volteé mi cuerpo para ver a aquella mujer y me di cuenta de que era la chica que me estaba coqueteando en el bar, realmente me preguntaba como habíamos llegado a la cama cuando me había peleado con aquel tipo que parecía ser su pareja y parecía bastante gruñón, aquella mujer dormía, no sentí ni una pisca de compasión por ella, salté de la cama, me coloqué mi ropa para salir y dejarla sola en ese motel de cuarta y buscar un mejor hotel en donde pasar los días en California. Mi familia aun no sabía que yo estaba en los Estados Unidos y tampoco pensaba decirles, ellos se metían en
cada aspecto de mi vida y nunca lo soporté. Encontré un cómodo hotel para pasar el resto de mis noches en la ciudad de California. Cada mujer o chica que veía me recordaba a ella, cada lugar o cosa que veía me hacía pensar en ella, era más doloroso todavía no poder sacármela de la cabeza, me lastimaba aun mas que ni siquiera podía olvidarla. Recordaba cada estúpido aspecto de esa dotada niña hermosa, su melena radiante, espesa y larga que a menudo me acariciaba, sus pequeñas manos tocando mi cuerpo, su hermoso rostro, su cuerpo dotado y escultural, su mirada penetrante que me derretía, sus suaves labios delgados y provocativos, su piel ligeramente bronceada y sensual. Cada una de las partes de su cuerpo me hacia sudar y perder la cabeza hasta el punto de enloquecerme, siempre sentí que ella era mía pero si ella estaba dispuesta a casarse con mi hermano yo no pensaba interponerme, no pensaba estar en medio de un matrimonio. De verdad no tenía la menor idea de por qué ella seguía con la estúpida idea de casarse con Nick si supuestamente no lo amaba y cada vez faltaban menos días para que ella estuviera casada con él. Moría de ganas por verla, no resistí ni un segundo mas y salí del hotel esa noche, caminé hasta su casa, mi intención era tan solo mirarla dormir sin que ella me viera o luego sería demasiado difícil tener fuerza de voluntad para no tocarla. Escalé por su ventana, era suficientemente tarde para que ella haya estado dormida pero me sorprendió escucharla entre sollozos, la vi luego de que entré por la ventana y me sentí muy adolorido al verla de esa forma, ella se estaba retorciendo bajo sus sabanas y lloraba mientras estaba dormida. Me dolió mucho verla así, ella parecía sufrir y mucho, estaba sudando y llorando, movía su cabeza de un lado a otro, su rostro estaba bañado en lágrimas y lo que más me dolió fue escucharla decir mi nombre repetitivamente. Ella definitivamente estaba sufriendo por mi culpa. No pude evitar sentarme en su cama a su lado, moví mi mano para tocarla, toqué delicadamente su cabello y ella enseguida se quedó inmóvil y con los ojos cerrados con fuerza como si estuviera apretándolos, no estaba seguro de si ella había despertado ante mi contacto porque las sensaciones que ambos sentíamos al tocarnos eran demasiado fuertes para ser ignoradas, yo aun tenía mi mano entrelazada en su cabello y la vi mover una de sus manos y con sus dedos se aferró a mi mano que estaba acariciando su melena larga que se desparramaba por la cama. Tu: -Joe no me dejes Joe por favor Joe quédate conmigo- dijo entre dientes y aun con los ojos cerrados. No sabía si ella estaba despierta o dormida pero estaba claro que ella pensaba que estaba soñando, movió mi mano hasta su mejilla. Me dolía verla tan desesperada y sufriendo tanto, aunque ya había dejado de llorar aun tenia rastros de gruesas lagrimas correr por sus sonrojadas mejillas. Me preparé para salir rápidamente de su habitación para que no pudiera verme, halé mis manos para soltarme de su agarré y ella se aferró a mí con más fuerza, intenté nuevamente halar con más fuerza, luego ella rodeó mis brazos con sus dos manos y no me dejó levantarme, abrió los ojos y me miró con los ojos oscurecidos como pidiéndome a gritos que no la dejara, yo tampoco quería dejarla, quería lanzarme a sus labios y besarla como nunca. Tu: -Joe no!! No me dejes de nuevo por favor- me dijo con respiración agitada y voz alterada. Joe: -ya decidiste dejar a Nick? O debería decir a Justin?- le dije con bastante arrogancia para que ella no creyera que yo me estaba arrastrando por ella y para hacerle saber que aun seguía enojado por su boda y por ese Justin. Ella frunció el ceño juntando sus cejas y necesitó un tiempo de silencio para asimilar mis palabras. Tu: -Que? Estás loco, de que estás hablando? Justin?- me dijo con enojo luego de unos minutos de silencio. Joe: -que? Ahora vas a hacerte la santita? Yo te vi abrazada anoche con él y luego se fue contigo caminando, no quise seguir viendo- también lo dije de manera pedante.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: Tú, Yo y Él    Jue Sep 30, 2010 10:39 pm

Tu: -que te sucede? Justin solo me dio un abrazo nada mas ha pasado entre nosotros. Me estás insinuando que soy una cualquiera?- Joe: -no lo sé tú te acuestas conmigo sabiendo que te casarás con mi hermano y además andas en brazos de todos los hombres- Tu: -como? Eso no es así, pero sabes qué? Yo no debería darte explicaciones a ti, como te atreves a llamarme una cualquiera Joe?- dijo bastante furiosa y muy alterada sentándose sobre su cama. Joe: -yo no quise llamarte cualquiera pero es que ni siquiera te molestas en darme una explicación y me dices que me amas y que te arrastras a mis pies pero realmente no es así o ya hubieras renunciado a tu boda- Tu: -para que voy a darte una explicación si tu ni siquiera me escuchas? no me escuchas porque siempre crees tener la razón y siempre ves lo que quieres ver y si te digo la verdad creo que lo nuestro nunca funcionaria, lo único que hemos hecho desde que nos conocimos a sido pelear y discutir, y si te amo pero como siempre tu nunca lo valoraste- dijo con voz realmente enfurecida y yo no me iba a quedar callado. Joe: -no sé qué fue lo que vi en una niñita llorona como tu- supe que había llegado muy lejos con mi comentario solo hasta después que lo dije. Ella no había llorado hasta ahora pero su rostro empezó a enrojecerse como si estuviera a punto de soltar las lágrimas y sus ojos empezaron a humedecerse pero vi que fue lo suficientemente fuerte para contener esas lágrimas. La lastimé mucho y realmente no había sido mi intención pero mi mal carácter me dominó y lo único que logré hacer fue decir hirientes palabras. Tu: -bien si no te gusto no sé por qué sigues aquí aun, puedes irte ahora, y pensándolo bien yo tampoco se en que me fije de ti- eso era lo que la rabia y los celos hacían, comencé una estúpida pelea por celos y ahora ambos estábamos enfurecidos y a punto de perdernos para siempre. Joe: -perdón!! Perdóname por decirte todas las horribles cosas que dije, de verdad estaba enojado y no pensé...- me interrumpió. Tu: -ya basta de tus juegos Joe, ya de verdad ha sido suficiente, de verdad vete y no me hagas más daño.
Narras tú: Hasta cuando seguiríamos así, solo peleábamos y luego nos besábamos y siempre era lo mismo, me juraba amor eterno y luego me dejaba, después que yo le di todo mi cuerpo para demostrarle mi amor él me dejaba sin escucharme y de pronto me insultaba para luego pedirme perdón, si íbamos a estar así el resto de nuestra vida no creí soportarlo más, yo amaba a Joe con toda mi alma como no se puede amar a nadie pero por primera vez pensé que debía dejarlo ir, sus palabras fueron muy hirientes y mi orgullo estaba ofendido. Tu: -Joe vete por favor pero esta vez de verdad para siempre- le dije bastante alterada y él respiró profundo. Joe: -entonces... Que te vaya bien... Espero que Nick te haga feliz- dijo prácticamente a gritos. Tu: -si, pues yo espero que siempre me ames y nunca me olvides para que solo entonces te des cuenta de lo que has perdido- lo ataqué. Él se quedó sin palabras durante segundos y supe que yo también había sido ruda con mis palabras. Me miró con los labios fruncidos y parecía indignado. Joe: -bien si ya todo está dicho entonces regresaré a Canadá- Tu: -por mi está bien- ambos seguíamos sentados en mi cama sin tocarnos. Lo vi acercarse de forma amenazadora directo hacia mis labios, pensaba besarme y no quise saber las consecuencias, entonces su respiración caliente tocaba mis labios yo tome toda mi fuerza de voluntad para apartar mi rostro y volteé hacia mi costado justo antes de que sus labios tocaran los míos, él apoyó entonces su nariz sobre mi mejilla y acarició mi rostro sutilmente con ella, tocarlo era demasiado placentero y yo realmente me moría de ganas de besarlo. Joe soltó aire por la boca antes de hablarme. Joe: -adiós... Para siempre... No?- Tu: -si, adiós para siempre- lo vi retirarse elegantemente como solía hacerlo todo el tiempo. Una vez más me quedé con el corazón roto pero esta vez dejé en alto mi orgullo, aunque sufriera cada día y cada noche por Joe al menos había conservado la poca dignidad que me quedaba, había puesto por primera vez a Joe en su sitio pero siendo sincera eso no me hacía sentir del todo bien. Cada vez menos días estaban en la cuenta regresiva para la dichosa boda, días que pasaría sin Joe, días que se volvían un infierno. Esa noche cuando dormía tuve sueños muy extraños, entre ellos soñé que yo estaba en un feliz día lluvioso caminando por la calle, decidí entrar a un café y vi a Nick besarse con una de sus amigas famosas que conocí hace meses, en el sueño aquel beso me lastimó demasiado y me sentía traicionada a tal punto que me vi bañada en lagrimas y corriendo bajo la lluvia. Tuve algunos sueños más, la voz de Joe resonaba en mis sueños repitiendo una y otra vez la misma frase "Yo nunca te quise, yo lo único que hice fue utilizarte como a cualquier otra" esas palabras cada día que pasaba volvía a soñarlas y cada día eran más dolorosas. Últimamente solía tener pesadillas y visiones horribles demasiado reales estando dormida y también ahora mientras estaba despierta tal como si fueran un fresco recuerdo de mi memoria. Mi madre me habló una tarde cuando solo faltaban tres días para mi matrimonio con Nick. Tu mama: -hija quería hablarte un momento- Tu: -sobre qué?-
Tu mama: -se que no estás muy bien, el otro día te encontré llorando y estoy casi segura de que tiene que ver con la boda, quería proponerte posponer la boda quizá un mes para que tomes tu tiempo para pensarlo con calma, yo quiero que tú seas muy feliz y veo que no lo eres, quiero que estés bien segura de que quieres casarte- Tu: -como sea, un mes más o uno menos será lo mismo- Tu mama: -no estés triste, quizá este mes te ayude a pensar o a enamorarte de Nick- Tu: -si, quizás- Fue todo otro mes más de agonía, yo intentaba acercarme más a Nick, quería enamorarme de él pero no funcionaba por más que lo intentara era inútil que pensara en alguien más que Joe, pero al menos estaba por casarme con un gran amigo. Llegó el día y yo me encontraba esa mañana llorando escondida entre los árboles en mi jardín, me recordaba de Joe y me dolía haberle dejado ir o mejor dicho me arrepentía de todo corazón de haberle pedido que se marchara, pero ya no había vuelta atrás y debía aceptar la cruda realidad, mi madre estaba cada día más debilitada por su enfermedad y verla de ese modo era lo único que me hacia seguir conforme con mi matrimonio. Kevin me encontró allí sentada en el jardín bañada en lágrimas y se sentó a mi lado. Kevin: -TN_______ que tienes?- Tu: -nada Kev estoy bien- dije con una vocecita entre cortada por las lagrimas. Kevin: -sabes que no te creo nada, y estoy seguro de que estas así por Joe- Tu: -supongo que me conoces muy bien- Kevin: -ya no se qué hacer contigo, que hacemos? Aun quieres casarte?- Tu: -si, ya no hay nada que hacer- Kevin: -tu madre está buscándote, te está esperando en el cuarto para que empieces a arreglarte- Tu: -gracias por avisarme Kevin- dije mientras limpiaba mis lagrimas para que nadie las viera. Fui a la habitación de mi madre y ella me esperaba con mi vestido blanco reposando en sus débiles manos, me sonrió al verme. Tu mama: -al fin apareces, siéntate que ha llegado el estilista que viene a peinarte y a maquillarte. Yo tomé asiento en un cómoda silla que se encontraba en el medio de la habitación y seguidamente entró el tipo con aires afeminados con artefactos para el cabello y maquillaje en manos. Durante horas trabajamos solo en el cabello y el maquillaje. Un lindo peinado adornaba mi cabello acompañado de un sutil y delicado maquillaje. Me coloqué mi pesado vestido blanco con ayuda de mi madre, cuando me miré al espejo de pies a cabeza casi no pude reconocerme, estaba hermosa y parecía... Mujer, ya no era más una niña. Mi madre soltó lágrimas de emoción mientras se acomodaba su largo vestido formal para no pisarlo con sus zapatos de tacón alto.
Bajé a la sala de mi casa y estaban Kevin y Lily, los padrinos de mi matrimonio ayudando a cargar la enorme torta de bodas hasta el auto de mi padre.
Todos parecían estar contentos y sonriendo excepto yo, pero me las arreglé para fingir mi mejor sonrisa. Todos nos preparamos para salir a la iglesia, una hermosa carrosa halada por caballos vino por mí, subí en aquel carruaje antiguo en compañía únicamente de mi padre y todos los demás se fueron en distintos autos.
Cada vez mi nerviosismo aumentaba mas, el carruaje andaba a paso lento y aire del viento rosaba mi cara sonrojada y hacia que mis cabellos sueltos se volaran hacia atrás. Yo tenía un nudo en la garganta que se sentía terriblemente y el estomago se me estaba revolviendo supongo que por los nervios enormes, cada vez tenía más miedo, me sentía más aterrada a cada segundo, y a pesar de los ensayos de boda que habíamos hecho el último mes, yo aun no estaba segura de cómo iba a decir esas palabras "si, acepto" se acababan de convertir en las palabras mas difíciles de pronunciar. Todo el camino estuve aguantando las insistentes lágrimas que estaban ansiosas por salir de mis ojos. Mi padre me sonreía y me miraba con cariño. Tu papa: -hija estoy muy orgulloso de ti, te quiero y espero que seas muy feliz- "yo también", pensé yo y estuve a punto de decirlo, yo también deseaba poder ser feliz. Tu: -gracias, yo también te quiero- conseguí decir y mi padre me dio un abrazo fortaleciente. Tu papa: -eres lo único que tendré cuando tu madre se vaya, eres mi única hija y quiero que lo tengas todo- Tu: -gracias papa- Llegamos a la catedral de una hermosa iglesiay palidecí aun mas, me sentí debilitada, y mi padre tuvo que ayudarme a bajarme de la carrosa. Cada paso que daba acercándome a la edificación de la iglesia empezaba a hacerse más pesado y hasta se me dificultaba a horrores caminar. Las puertas de la iglesia estaban abiertas lista para que yo entrara, mi padre entrelazó su brazo con el mío, y mis demás familiares estaban ya dentro de la iglesia esperando por mí, no pude ocultarme más en mi sonrisa falsa y mi rostro tomó expresión de preocupación. Me adentré con terror en el lugar con un alfombrado rojo por el pasillo en el que al final se encontraba mi futuro esposo casi sonriente y vestido elegantemente guapo con toda la fascinación y clase que se le puede otorgar a su persona.
Sonó la melodía en piano que me indicaba que debía caminar a través del pasillo, empecé a dar débiles pasos lentos y mi cuerpo se desvanecía cada vez más, sentía que no podría seguir cuando a duras penas había dado unos tres pasos, mi ojos se humedecieron por las lagrimas. "siempre te amaré Joe" pensé antes de ser lo suficientemente valiente para seguir dando los últimos pasos que cada vez acortaban la distancia entre Nick y yo. Miré antes a todas partes, observé a mí alrededor cada rostro, cada mirada; fijé mi atención en mi madre que lloraba con una esplendida sonrisa en los labios, estaba llorando de felicidad porque yo estaba por cumplir su último sueño en la vida, mirarla me dio fuerzas para contener mis lágrimas y seguir moviendo mis pesados pies. En seguida noté que Kevin no estaba en ninguna parte, Lily estaba sonriente como madrina de boda pero Kevin no estaba al alcance de mi vista. Seguí caminando utilizando mis últimas fuerzas para contener mi dolor. Llegué a duras penas hasta el final del pasillo alfombrado, mi padre me dio un abrazo y un beso en la mejilla antes de soltar mi brazo y dejarme ir. Todo me pareció demasiado rápido, aunque el padre hablaba y hablaba durante larguisisimos minutos para mí nunca sería demasiado tiempo para acostumbrarme a la idea de tener que casarme con un chico al que no
amaba mientras el hombre que amaba estaba en algún lugar del mundo sin mí. Entonces escuché por fin aquellas palabras "repita después de mi" supuse que me lo había dicho a mi pero debido a mi enmudecimiento Nick se apresuró a abrir la boca antes de que yo y repitió su juramento después del padre. No escuché demasiado de aquellas palabras ya que estaba sumida en mis pensamientos y estaba a punto de echarme a llorar, Nick terminó con un "hasta que la muerte nos separe" y ahora era mi turno para hacer mis votos, empecé a repetir cada una de las palabras que mencionaba el padre. Tu: -yo...- me quedé enmudecida unos segundos intentando tragar el nudo en mi garganta. -prometo...- continué... una promesa era demasiado compromiso, y esta promesa implicaba que la muerte fuera lo único que pudiera separarnos. Yo pensaba en Joe y en lo mucho que lo amaba… sentí que no saldrían mas palabras de mi boca, sentí que mis ojos se empezaban a humedecer aun mas, quise gritar, sentía que perdía el aire como si mis pulmones se fueran cerrando de a poco cada vez mas. De verdad no pude seguir hablando, las palabras no salían de mi boca cuando lo intenté, todo el mundo se quedó mirándome con angustia y frustración, el rostro perfecto de Nick entonaba un gesto de preocupación exagerada. Agaché mi mirada hacia el suelo y las lágrimas empezaron a correr por mis mejillas, salían a chorros incontrolablemente. Tu: -No!! No puedo, lo siento pero yo no puedo- dije casi sin habla. Levanté la falda de mi vestido un poco para no pisarla con mis zapatos, el miedo hizo que me eche a correr. Salí de la iglesia corriendo y Kevin estaba allí afuera como si él sabría lo que iba a suceder, cuando mi padre corrió detrás de mí volteé mi mirada hacia él y vi que Kevin lo detenía dándome paso para correr y quizás escapar. No sabía hasta donde correr pero llegué hasta una solitaria y hermosa plaza después de haber corrido algunas cuadras, no hice nada más que recostarme sobre uno de los banquitos
sollocé deseando tener a Joe conmigo y me hiciera dejar de llorar. Cerré mis ojos con fuerza intentando dejar de llorar, escuché voces de personas alrededor de mi conversando, autos pasar, pájaros cantar, la brisa me aturdía y yo estaba abatida hasta que sus caricias se posaron en mi rostro, me sentí aun más debilitada, pero satisfactoriamente debilitada y mi cuerpo tembló de pies a cabeza. Supe que si era él. Era Joe. Sus manos estaban limpiando mis lágrimas que caían sobre mis mejillas, me mantuve durante segundos con los ojos cerrados temiendo que al abrir los ojos Joe se esfumara como siempre solía pasar. Estuvo acariciándome con ternura durante muchos segundos más, yo empezaba a llorar aun mas no sabía si era por la felicidad que me causaba que Joe estuviera conmigo o por todo lo que estaba pasando y acababa de
pasar, yo había dejado en el altar a mi futuro esposo y no estaba segura de si me tomarían de los pelos y me harían regresar a decir “acepto”. Abrí los ojos por fin y me di cuenta de que Joe si estaba realmente a mi lado, su rostro estaba impecable frente al mío y me miraba con ternura. Yo lloré y lancé mis brazos a su cuello. Él me abrazó fuertemente, sentir sus brazos alrededor de mi cuerpo fue la mejor sensación que había sentido ese último mes.
Tu: -Joe perdóname de verdad te amo!!! Por favor perdóname te lo suplico no me dejes!!- dije entre lagrimas y con voz quebrada y poco audible. Joe: -perdóname tú a mí!! Perdóname, he sido un estúpido, un idiota, un imbécil que no supo valorarte, tu tenias razón, y yo nunca podré dejar de amarte- dijo abrazándome y acariciándome el cabello y el rostro casi con desesperación. Tu: -Nunca, por favor nunca vuelvas a dejarme- Joe: -yo nunca volví a Canadá, siempre estuve viéndote de cerca y cada noche estuve mirándote mientras dormías o “intentabas dormir”. Kevin me ha contado todo, sobre tu madre y tu promesa y todo lo demás, vine a pedirte que por favor te escapes conmigo, vamos a casarnos, vamos a tener muchos hijitos, vamos a ser felices, solo tú y yo, vámonos lejos te lo pido- Tu: -si Joe yo hago cualquier cosa por ti- dije con mi rostro apoyado en su hombro y aun llorando. Nos besamos desesperada y tiernamente, sentí sensaciones nuevas como cada vez que me besaba, sentía pasión y amor verdadero, sus besos eran incomparables, su sabor era único e inigualable. Y nuestro beso fue interrumpido por la voz de Kevin. Kevin: -váyanse ahora! Yo me encargaré de explicarles a todos. Sean muy felices- Joe: -gracias hermano, la haré muy feliz- yo sonreí ante aquello, Kevin había sido nuestro confidente, Kevin había ayudado a nuestra felicidad y estaba realmente agradecida. Partimos... Nos fuimos lejos, Joe condujo durante horas hasta que llegamos aquel hermoso paraíso donde las olas del mar nos abrazaban y la arena áspera nos sirvió de cama para demostrarnos todo el amor que nos teníamos. Nuestros cuerpos se unieron y nuevamente fui suya, me entregué a él por completo y no le pertenecía a nadie más que a él y él a mí. No nos importó el resto del mundo, aunque me llamasen egoísta a mí solo me importaba él y yo y que estuviéramos juntos para siempre. Joe: -te amo- me dijo cuando el amanecer se veía al horizonte y el mar se escuchaba radiante con cada ola, su cuerpo estaba debajo del mío y nos devoramos el uno al otro con nuestro besos. Tu: -te amo-
FIN
Volver arriba Ir abajo
 

Tú, Yo y Él

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JOE JONAS :: Tu primera categoría :: Novelas-