JOE JONAS

Novelas de Joe Jonas
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:37 am




Sinopsis:
maggie y Caleb han sido azotados por el peor año de sus vidas. Atropellada por un coche y teniendo que continuar su vida con una cojera, Caleb nunca pensó que Maggie lo perdonaría. Pero lo hizo... y se enamoró. Lo que compartían era real. Pero Caleb quería ser libre del pasado y de un terrible secreto: él no fue el que atropelló a Maggie. Así que dejó a Paradise y a Maggie para siempre.
Cuando Maggie y Caleb, se encuentran en una ciudad diferente, no pueden negar sus verdaderos sentimientos. ¿Dejará Maggie que Caleb se aleje de nuevo? ¿O Caleb enfrentará la verdad y volverá a Paradise?
Capítulo 1 *** Caleb.

algunas personas son malditamente afortunadas. Desafortunadamente, nunca he sido una de esas personas. De hecho, creo que soy uno de esos chicos destinados a siempre quedar atrapado en medio del tiroteo. Mientras me siento en la parte de atrás de un coche patrulla con esposas clavándose en mis muñecas, vuelvo a pensar en la primera vez que me arrestaron, hace casi dos años.
Había estado bebiendo.
Estaba drogado.
Y fui arrestado por un delito que no cometí.
Aunque, no importa. Me encerraron en el reformatorio durante un año de todos modos, principalmente porque me declaré culpable de los cargos de omisión del deber de socorro y conducir borracho.
Esta vez estoy siendo arrestado por drogas. Excepto que yo no fumé, inhalé, ingerí, esnifé, me pinché, o compré la mierda. De acuerdo, admito que estaba viviendo en una casa de drogas. Era o tener un techo sobre mi cabeza e ignorar las cosas ilegales a mí alrededor, o vivir en la calle.
Elegí el techo. Mirando atrás, quizás no era la decisión más sabia. Vivir en la calle suena muy tentador ahora mismo. Nada es peor que ser encerrado como un animal enjaulado y renunciar a controlar tu propia vida. Que te digan cuando cagar, ducharte, afeitarte, comer, y dormir no es mi idea del paraíso. Pero entonces, Paradise, donde crecí, tampoco era un paraíso. Me pregunto si el paraíso es sólo una palabra en el diccionario con la definición: esto no existe.
A
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 7
Inclino mi cabeza contra el asiento trasero del coche patrulla, preguntándome cómo voy a salir de esto. No tengo dinero, amigos de verdad, y mi familia… bueno, no he tenido ningún contacto con ellos desde que dejé Paradise hace ocho meses.
Cuando llegamos a la estación de policía, el policía me escolta a una señora que tiene el excitante trabajo de llevar mi fotografía. Luego el policía me ordena que vaya a su escritorio y se presenta como Lieutenant Ramsey.
—No intentes nada estúpido —me dice me abre la esposa de mi muñeca derecha y la sujeta a un enganche de metal en su escritorio como que si quisiera escaparme tenga que arrastrar un escritorio de cincuenta libras conmigo. Sin necesidad de decir, no voy a ir a ninguna parte.
Después de preguntarme un montón de preguntas, me deja solo. Miro alrededor en busca de Rio, uno de mis cinco compañeros de cuarto. Todos fuimos detenidos al mismo tiempo, cuando Rio y otro de nuestros compañeros de cuarto estaban vendiendo un montón de metanfetaminas a tres tipos quienes, si me preguntas, parecían policías de paisano que estaban vestidos como gánsteres idiotas. Creo que era el diente dorado de uno de los tipos lo que lo reveló. Parecía como si hubiera sido pegado y podría jurar que se le soltó en un punto y se lo tragó.
Eso fue justo antes de que sacaran sus pistolas y nos gritaran que nos pusiéramos de rodillas en el suelo y pusiéramos las manos en la cabeza. Había estado viendo un reality show sobre casas de empeño, porque la última cosa que necesitaba era ser envuelto en los asuntos de Rio.
Rio me había pedido que lo ayudara con algunos recorridos un par de veces, y lo hice. Pero no me he puesto a vender drogas a tipos que estaban tan desesperados por drogarse que me darían sus últimos diez centavos para conseguirla. La última vez que se suponía que vendía drogas para Rio, era a un tipo con tres niños. Trajo sus tres niños a nuestra casa, y cuando vi sus estiradas caras largas y sus ropas harapientas y desgarradas, no pude hacerlo. Me negué a venderle las cosas. No es que eso me haga una buena persona ni nada, especialmente porque sé que si no se lo vendía, alguien más lo haría.
—Escucha, Caleb —dice Ramsey mientras abre una carpeta de archivos de la parte de arriba—. Te has metido en grandes problemas. Los jueces de Chicago no son indulgentes en los reincidentes, especialmente cuando están viviendo en casas de drogas con más de cincuenta mil dólares en metanfetaminas y z-tabs.
—No soy un traficante —le digo—. Trabajo en la planta de reciclaje de Chicago.
—Sólo porque tengas un trabajo no quiere decir que no trafiques —toma su teléfono y me pasa el auricular—. Tienes una llamada. Dime que numero marcar.
Pongo el auricular abajo en su escritorio. —Renuncio a mi derecho a llamar.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 8
—¿Familia? ¿Amigos? —sugiere.
Niego con la cabeza. —No tengo ninguno.
Ramsey deja el auricular abajo en el teléfono. —¿No quieres que alguien te eche un cable? El juez fijará la fianza más tarde hoy o mañana. Deberías estar preparado.
Cuando no respondo, hojea mi carpeta. Levanta la mirada tras un par de minutos. —Aquí dice que Damon Manning era tu consejero de transición.
Damon Manning se suponía que se aseguraría de que estuviera fuera de problemas cuando fuera liberado del reformatorio. Era un tipo grande y negro que le daba miedo a mi madre cuando entraba a nuestra casa durante sus visitas programadas. Damon me asignó mi trabajo de servicio comunitario y constantemente me taladraba en cómo hacer la transición de estar en la cárcel a estar de vuelta en casa. No tomaría una respuesta monosilábica o un silencio como respuesta. El tipo era un duro de pelar que no tomaba la mierda de nadie, y cualquier vez que la jodiera me dejaba saber que mejor me ponía en forma o él personalmente sería el responsable de decirle al juez que me encerraran de nuevo. No tenía ninguna duda de que lo haría también.
Ramsey apunta un número y lo coloca frente a mí.
—¿Qué es esto?
—El número de teléfono de Damon Manning.
—¿Y por qué lo querría? —le pregunté.
—Si no tienes familia o amigos que te paguen la libertad bajo fianza, te sugiero que lo llames.
Niego con la cabeza y digo: —De ninguna manera.
Ramsey me pasa el teléfono y se inclina hacia atrás en su silla. —Llámalo. Si no lo haces, yo lo haré.
—¿Por qué?
—Porque he leído los informes de Damon sobre ti, y raramente se equivoca sobre sus valoraciones.
—¿Qué escribió? —¿qué era un completo jodido que se merecía ser encerrado permanentemente?
—¿Por qué no lo llamas y se lo preguntas por ti mismo? Estás en serios problemas, Caleb. Necesitas a alguien de tu lado ahora mismo.
Miro al teléfono y niego la cabeza en frustración. Ramsey no parece que me esté dando oportunidad. Tomo el teléfono y marco el número.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 9
—Soy Damon —contesta una voz profunda.
Me aclaro la garganta. —Ahm… soy Caleb. Caleb Becker.
—¿Por qué me llamas?
—Yo como que me metí en problemas —digo, luego aclaro mi garganta. Tomo una respiración profunda y a regañadientes dejo escapar—. Necesito tu ayuda.
—¿Ayuda? No sabía que conocías esa palabra.
Brevemente explico la situación. Suspira fuertemente un montón de veces, pero dice que viene de camino a la comisaria. Después de mi llamada, soy escoltado a los calabozos y lo espero. Una hora después me dicen que tengo un visitante y me dirigen a lo que asumo es una de las salas de interrogatorio. Oh, chico. Si las cosas no eran lo suficientemente malas, tengo la sensación de que van a ponerse peor mientras un muy molesto Damon entra por la puerta antibalas de metal.
—¿En qué mierda te has metido, Becker?
—Un montón de problemas —le digo.
Damon cruza los brazos sobre su pecho. —Podría haber jurado que eras un tipo que cometió un error e iba a cambiar su vida —tiene una mirada distante casi triste en su cara, pero es rápidamente enmascarada—. Tengo que admitir que me recordaste a mí mismo cuando tenía tu edad.
—Sí, bueno, estabas obviamente equivocado.
Entrecierra la mirada hacia mí. —¿Lo estaba?
Esta no era la forma que se suponía que sería. Dejé Paradise para hacer todo mejor, pero todo lo que me las he arreglado para hacer es joder las cosas por mí mismo. Miro directamente a Damon a los ojos. —No lo hice —le digo—. No soy un traficante.
—¿Por qué debería creerte?
—Porque es la verdad —dejo salir el aliento, sabiendo que es una causa perdida defender mi caso pero haciéndolo de todos modos—. No espero que me creas.
—¿Me has mentido en el pasado?
Asiento.
—¿Sobre qué?
Cierro los ojos y niego con la cabeza. No puedo decirle a Damon que no fui quien atropelló a Maggie. Le dije a Leah que me llevaría ese secreto a la tumba. No puedo traicionar a mi propia gemela. No ahora, y no nunca—. Olvídalo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 10
—Estás en el camino equivocado —me dice Damon.
—No tengo opción —dejo salir un largo y lento suspiro y decido igualarme con él. Sobre ciertas cosas, de todos modos—. Descubrí que mi madre era adicta a las medicinas. Creía que estar en casa lo ponía peor. Ella seguía esperando que fingiera que todo estaba bien. Mi familia entera estaba de acuerdo con la mierda. Yo no podía. Maggie era la única que me mantenía cuerdo, pero no podía verla sin recibir regaños de los policías, mis padres, su madre, e incluso tú. Tú una vez dijiste que debería salir de Paradise en lugar de acercarme a Maggie. Así que ahora estoy aquí.
—Vivir con un traficante de drogas no es una mejor opción —dice Damon, afirmando lo obvio.
—Era un techo sobre mi cabeza.
—Siempre hay más opciones que vivir con matones —me dice Damon.
—Sí, claro —miro hacia abajo y la marca roja que las esposas han dejado en mi piel. Parece que todo está fuera de mi alcance ahora mismo.
—Estoy muy decepcionado de ti.
Decepcionado es mejor que enfadado. He visto a Damon enfadado. Se tensa como un toro con una espina en el trasero. Demonios, cuando me expulsaron del colegio por pelearme, Damon parecía preparado a patearme el trasero sin ayuda de nadie. Este tipo es enorme y debe pesar cerca de los dos-ochenta. No soy un peso ligero, pero se podría sentar en mí y romperme los huesos.
—Vuelvo en un momento —dice Damon, y luego me deja solo en la sala.
Ramsey vuelve media hora después, con Damon siguiéndole a sus pies. El oficial se sienta en el borde de la pequeña mesa en la sala y mira hacia abajo a mí. —Eres afortunado, chico.
Estoy a punto de ser echado a la cárcel. No me siento afortunado ahora mismo.
—Acabo de hablar con el juez Hanson —dice Damon—. Tendrás tu comparecencia esta tarde, y pagaré cualquier fianza establecida. Soy amigo del fiscal del distrito que te va a ayudar.
—¿Por qué harías eso por mí? —pregunto.
—Porque alguien lo hizo por mí hace un tiempo. Hay una condición —dice. Aquí viene. El hacha está a punto de caer—. ¿Qué?
Mi ex consejero de transición tiene una mirada severa en su cara. —Te vas a unir a Re-Comenzar.
—¿Qué es eso?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 11
—Es un grupo de chicos cuyas vidas han sido afectadas por conducción adolescente temeraria. Viajaremos un mes juntos, y cada participante comparte su historia con varios grupos de chicos en el Medio Oeste. Estaremos sin comodidades, así que no te esperes hoteles de fantasía o tratamiento real. Estaremos quedándonos en habitaciones y campings. Este arresto no es sobre drogas, Caleb. Es un resultado directo de tu accidente en Paradise. Únete al programa y ayuda a otros. Si no aceptas venir conmigo, estoy fuera de esto. Si me voy, no tengo ninguna duda de que te encerrarán para bien y tirarán la llave. Tienes dieciocho ahora. Si pensabas que el reformatorio era horrible, te garantizo que la cárcel de adultos será cien veces peor.
—¿Así que en realidad no tengo alternativa?
—La tienes. Te quedas aquí y disfrutas de la hospitalidad de nuestras prisiones del estado, o sacas tu trasero y me sigues.
Así que no hay alternativa. Una de las opciones es algo que haría prácticamente cualquier cosa por evitar. Incluso si eso incluye pasar un tiempo con mi antiguo consejero de transición.
No hablamos mucho durante todo el viaje de hora y media fuera de Redwood. Intenta preguntarme algunas cosas y yo hago lo mejor que puedo esquivándolas. Cuando nos detenemos en el camino de entrada de un dúplex de una planta, explica: —Dormirás en mi casa esta noche, y te encontrarás con el resto del grupo mañana por la tarde.
Dentro, dejo caer mi macuto al lado de un sofá de cuadros desvanecidos. En el manto sobre la vacía chimenea hay una foto de Damon con un chico pequeño, de alrededor de ocho años, en un uniforme de la Liga Infantil.
—¿Es tuyo? —le pregunto, preguntándome como este tipo acabó viviendo solo en un pequeño pueblo en el medio de los barrios lejanos de Illinois. Paradise no está tan lejos de aquí.
—Sí.
Es obvio a partir de ver el lugar que vive solo. No hay obras de arte en las desnudas paredes blancas. El lugar no es como mi casa en Paradise, es demasiado simple y demasiado sin usar, como si acabara de llegar aquí a dormir y ya está.
—¿Te divorciaste? —pregunto.
—¿Vas a dejar de hacer preguntas? Creo que me gustabas más en el viaje hasta aquí, cuando no hablabas en absoluto.
Después de que Damon hace una sorprendentemente buena cena de pollo y arroz que me recuerda a mi mamá cocinando, se dirige por un estrecho pasillo a la cama. Está silencioso en la casa. No estoy acostumbrado a tanto silencio. En la casa de
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 12
Rio, siempre había gente de fiesta o entrando y saliendo a todas horas. No me importa, porque no duermo mucho de todas formas.
Apago la luz aunque sé que no voy a conseguir mucho sueño esta noche. Es como lo habitual… cada quince minutos me despertaré y me quedaré mirando al techo y le rogaré al sueño que venga. Lo hace, pero en esfuerzos tan cortos que me pregunto cómo sería tener una noche completa de sueño sin interrupciones. Eso no ha pasado desde hace años… desde antes del accidente.
En la cocina estoy comiendo algún tipo de grano entero de cereal saludable cuando Damon entra en la cocina. No puedo evitar preguntar: —¿Por qué me ayudaste?
—Porque creo que eres un buen chico —dice, con su espalda hacia mí mientras está de pie enfrente de la cocina y fríe algunos huevos—. Sólo tienes que hacer mejores elecciones.
Al final de la tarde, tiramos nuestras bolsas en el coche. Damon para en el centro comunitario de Redwood, donde una gran furgoneta blanca nos está esperando. Le llaman de dentro del edificio y me dice que espere en la furgoneta y me presente al resto del grupo. Hay otros dos chicos y tres chicas de pie ahí esperando con su equipaje.
Cuando una de las chicas se aparta y entreveo a la persona que estaba tapando, mi cuerpo entero se adormece.
Maggie.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 13
Capitulo 2
***
Maggie.
Traducido por: kathesweet
Corregido por: cYeLy DiviNNa
iro mi barra de proteína caer en el asfalto en cámara lenta, y la mordida en mi boca sabe a polvo. ¿Qué está haciendo Caleb aquí? ¿Dónde ha estado los últimos ocho meses? Él dejó la ciudad sin dejar rastro después de nuestra breve y loca relación.
¿Por qué no trató de buscarme, o al menos darme una señal de que estaba vivo?
Tiene los mismos ojos azules, el mismo rostro cincelado, y los mismos músculos magros asomándose de su camiseta.
Él es real, y vivo, y camina directo hacia mí.
No puedo mirar hacia otro lado, a pesar de que ansío hacerlo.
Deja escapar un suspiro lento y dice: —Esto es un poco incómodo, huh — su voz suena familiar pero diferente. Tiene algo que no estaba allí la última vez que nos vimos
—Sí — me las arreglo para dejar salir un chillido—. Uhm…
—¿Cómo has estado?
No puedo responder a esa pregunta. Es demasiado falso. Si a él le importara cómo he estado, habría encontrado una manera de verme o hablar conmigo. Me dejó antes de Navidad, antes de Año Nuevo, antes del día de San Valentín, antes de mi cumpleaños, antes del baile de último curso y antes de la graduación. Antes de que me dieran la noticia de que tendría una cojera permanente por el resto de mi vida sin ninguna esperanza de una completa recuperación.
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 14
—¿Qué estás haciendo aquí?
Se encoge de hombros. —Me estaba preguntando eso mismo esta mañana.
Uno de los otros chicos se para al lado de nosotros, tiene el pelo largo y rizado y le cae en la cara, y se echa un gas. Lo peor es que hace un gran show de gemir y empujar hacia afuera, como un niño pequeño.
—Hombre, ¿te importa? —pregunta Caleb.
—¿Qué? —dice el chico, impávido—. Tenía que dejarlo salir.
—Pues déjalo salir cuando estés solo, hombre. No seas un maldito imbécil.
—¿Quién eres, el poli de la flatulencia? —dice el chico, dando un paso hacia Caleb. Caleb se alza en lo alto, como si hubiera estado en muchas peleas y no tiene miedo de añadir otra a su cuenta.
Esto es irreal. No puedo sentir los dedos de mis pies porque estoy en shock, y Caleb y este chico van a empezar una pelea por… ¿gases?
—Tranquilos, chicos —brama una voz áspera. Un tipo negro y alto con un portapapeles apuntándome—. Maggie, ¿Puedo hablar contigo un momento? En privado —él señala a Caleb—. Contigo también, Becker. Ahora.
Sigo al tipo fuera de la furgoneta, consciente de que Caleb está siguiéndome muy de cerca. Estoy tentada en dar la vuelta y exigirle saber dónde ha estado, pero ni siquiera sé si podría pronunciar las palabras.
El tipo se detiene en una mesa de picnic y deja caer su portapapeles sobre ésta. Se presenta como Damon Manning, el líder Senior y acompañante de nuestro grupo, luego luce dolido mientras dice: —Obviamente, ustedes dos no pueden estar en este viaje juntos. Maggie, no tenía idea de que mi ayudante te pondría como reemplazo después de que Heather lo abandonara.
—Yo lo abandonaré —ofrece Caleb con entusiasmo.
—El infierno si lo harás, Becker. No tienes más remedio que hacer esto.
Eso significa que Damon espera que yo lo abandone. Si fuera la vieja Maggie, la que tenía miedo del menor conflicto o confrontación, lo abandonaría en un santiamén. Pero soy más fuerte ahora, y no doy marcha atrás por nada. Incluso Caleb.
Me giro hacia Damon con determinación. —No lo dejaré.
—Maggie, lo siento pero no va a funcionar con ustedes dos…
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 15
—No me voy —interrumpo.
Damon se frota una mano sobre su cabeza calva y suspira. Puedo decir que está vacilando… por lo menos un poco. ¿Qué puedo decir para convencerlo de que no tengo que dejar el viaje solo porque Caleb pasa a ser parte de él? La verdad es que estar con Caleb será un reto—uno grande que no había esperado. Pero decido que voy a probarme a mí misma y a él que he seguido adelante.
No dejo que el pasado dicte mi vida nunca más. Los dos tenemos dieciocho ahora, ambos somos considerados adultos a los ojos de la ley.
—Esta es una mala idea —Damon repica—. Una mala idea de verdad.
—¿Puedo hablar con Caleb a solas? —le pregunto.
Damon mira de mí a Caleb. —Bien. Tienes cinco minutos.
Cuando Damon se aleja, trago con fuerza y me fuerzo a hacerle frente a Caleb. Se ve cansado, pero al mismo tiempo una fuerza feroz irradia de él.
Yo solía pensar que él era todo lo que quería y necesitaba. Si tuviera a Caleb Becker a mi lado, mi vida estaría bien.
Y así fue, por un tiempo al menos.
—Han pasado ocho meses —digo en voz baja. Pensando en lo mucho que lo había extrañado estuve a punto de llorar. Parpadeo y rezo porque mis lágrimas no caigan. No ahora, cuando tengo que permanecer fuerte. Digo algo, cualquier cosa, así no las dejo caer—. Te perdiste la graduación.
—Me perdí de muchas cosas —dice, luego lentamente comienza a extender las manos antes de meterlas en los bolsillos.
Sé que probablemente luzco patética. Me siento patética. Pero estoy harta de sentir lástima de mí misma. He tenido que superarlo. Me he vuelto más fuerte cada día. No puedo ser absorbida de nuevo en la telenovela de la vida de Caleb. No voy a dejar que eso suceda.
Miro a la enorme furgoneta blanca que se supone que nos llevará a un viaje de cuatro semanas juntos. Vamos a compartir nuestras historias públicamente, con la esperanza de prevenir que otros sufran lo que nos pasó. Me muerdo el labio por la ironía. ¿Cómo podemos hacer eso, cuando la verdad de Caleb y el accidente todavía están enterrados?
Pateo algunos guijarros sueltos de alquitrán en el asfalto. —Él dijo que no tenías más remedio que ir en este viaje. ¿Por qué?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 16
Con los brazos cruzados, Caleb se apoya contra la mesa de picnic y suspira. —Bien, este es el asunto. Gran sorpresa: me metí en problemas otra vez. Es este programa, o voy a la cárcel. La pelota está en tu tejado, Maggie. Quieres que me marche, lo haré. Asumiré las consecuencias.
Lo último que quiero es que Caleb esté de nuevo en la cárcel. Tengo miedo de preguntar por los detalles sobre cómo se metió en problemas, así que no lo hago. Si él quiere decirme, lo hará. Pero sé que no lo hará porque no sabe cómo confiar en alguien, menos en mí. Yo podría haber sido una parte de su vida una vez, pero ahora no lo soy. Soy una extraña para él, y él es un extraño para mí.
—Son solo cuatro semanas —le digo—. Creo que podemos manejarlo.
—Cuatro semanas atrapados en una furgoneta juntos, y entonces nunca tendrás que verme de nuevo.
Cierro mis ojos cuando él dice eso. No debería desaparecer de nuevo. Su hermana lo necesita, y su madre lucha todos los días contra su adicción a las drogas prescritas. —Después del viaje, deberías volver a Paradise.
—No va a pasar, así que mantén ese pensamiento fuera de tu cabeza.
Olvidando mi tristeza y mi acopio de coraje, me quedo de pie mirándolo a los ojos. —¿Sabes lo que pienso?
—¿Qué?
—Creo que el duro y estoico Caleb Becker toma el camino más fácil —ahí está, lo dije.
—Mi vida es un montón de cosas, Maggie, pero fácil no es una de ellas —dice. Se aclara la garganta—. Y si piensas que estás viendo ahora mismo todo fácil por mí, supongo que otra vez… —su voz se apaga.
—Tal vez este fue el destino que nos da una segunda oportunidad para decir adiós. Ya sabes, antes de que ambos vayamos por caminos separados de nuevo.
—Eso debe ser —dice con sarcasmo—. ¿Así que estás absolutamente tranquila con que suceda este viaje juntos?
Me aclaro la garganta y miro hacia la furgoneta.
—Estoy bien con eso, siempre y cuando tú lo estés.
Se levanta de la mesa, se aleja de mí y se dirige a Damon. Hablan por un segundo, luego Caleb lanza su mochila en la parte posterior de la furgoneta y se sube en el interior.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 17
—Caleb dijo que lo resolviste todo —me dijo Damon cuando subo a la furgoneta.
—Son solo cuatro semanas. Estará bien.
Damon parece tan convencido como me siento, pero le aseguro que el pasado está detrás de nosotros y vamos a ir más allá de él. Realmente espero no estar mintiéndome a mí misma.
En la furgoneta, las dos chicas que conocí esta mañana están sentadas en el asiento delantero. La chica llamada Erin tiene un piercing en la nariz y en los labios y tatuajes subiendo y bajando sobre su brazo desnudo. Está leyendo un libro mientras se apoya contra la ventana.
La otra chica, Trish, tiene el cabello largo y rubio muy brillante y, definitivamente, podría pasar por una de las porristas populares de Paradise. Tiene maquillaje oscuro en los ojos y lleva lápiz labial de color rosa claro. Se ve bien en ella. A propósito incluso evito mirar la silla trasera, no voy a buscar dónde está sentado, así que me deslizo al lado de Matt en la silla central. Conozco a Matt de terapia física, ya que sus citas usualmente son después de las mías en las noches de miércoles. Matt perdió tres cuartas partes de su brazo izquierdo, y su brazo derecho está cicatrizado, pero no estoy segura de qué le sucedió exactamente. Estoy segura de que voy a averiguarlo al compartir nuestras historias.
Matt me da una sonrisa amable pero reservada. —No sabía que estarías aquí —dice.
—Fue algo de último minuto —le digo, mirando a Trish y a Erin en el asiento delante de nosotros y preguntándome si Caleb decidirá abandonar el viaje en el último segundo. Parte de mí quiere que se vaya, pero la otra quiere que se quede y así puedo probarme a mí misma que verdaderamente estoy sobre él, que el dolor que quedó después de que se fue se ha ido.
Mi pulso se acelera cuando escucho a Caleb moverse en su asiento detrás de nosotros. No es una buena señal que esté híper-consciente de cada uno de sus movimientos. Probablemente cuatro semanas sean una verdadera tortura—quizás incluso peor que el año de terapia física después del accidente.
No importa cómo me sentí cuando Caleb me abandonó. En las semanas y los meses después de haber dejado la ciudad, recé porque volviera. Solía dejar mi luz encendida en la noche, así si volvía, él la vería como una señal de que lo estaba esperando.
Vivía al lado, así que me quedaba mirando por la ventana durante horas y horas, esperando ver encendida la luz de su habitación. Mi fantasía era que él me diría que había cometido un gran error por dejar Paradise.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 18
Pero nunca lo hizo.
Y al final, me di cuenta de que había confiado demasiado en él.
Damon se mete en el asiento del conductor y se da la vuelta. —Bueno, chicos, eso es todo. Nuestra primera parada es en un campamento de verano para adolescentes. Vamos a estar durmiendo en cabinas en su campamento esta noche, y ustedes esperarán a compartir sus historias con ellos. Mañana continuaremos hacia nuestra segunda parada. Pero ahora mismo, tomemos un segundo para que se presenten entre ustedes mientras esperamos a Lenny. Como todos saben, soy Damon Manning, y soy su acompañante.
—Soy Trish —dijo Trish, con un borde en su voz, que implica ―no hablar de mí a menos que yo quiera‖.
Erin no levanta la vista de su libro mientras dice en voz baja. —Soy Erin.
Matt se aclara la garganta. —Soy Matt.
—Soy Maggie —digo, incapaz de resistir mirar a Caleb.
Luce como si prefiriera ir a bucear en aguas infestadas de tiburones o pirañas que estar en esta furgoneta. Se queda mirando el piso alfombrado. —Soy Caleb.
—Y yo soy Lenny —el chico del gas dice, casi saltando en la furgoneta y deslizándose en el lugar al lado de Caleb.
Caleb se estremece. —Hombre, si te echas otro voy a patearte el trasero.
—Caleb, no amenaces a los otros miembros del grupo —ordena Damon desde el asiento delantero—. Lenny, vas a mantener esto libre de flatulencia por ahora, ¿bien?
Ahogo una risita nerviosa.
—Lo intentaré —dice Lenny, dándole a Damon un pulgar hacia arriba. Pero tan pronto como salimos del estacionamiento, oigo a Lenny decir a Caleb —. ¿Quieres tirar de mi dedo?
Tengo que mirar. En lugar de apartar los dedos de Lenny de su cara, o mejor aún, ignorarlo, Caleb agarra el dedo de Lenny y lo dobla hacia atrás.
—Basta —le digo a Caleb mientras Lenny hace una mueca de dolor y trata de arrebatar su mano libre—. ¡Le estás haciendo daño!
¿Qué sucedía con Caleb para hacerlo arremeter con tanta rapidez?


Última edición por sofia1 el Lun Ago 08, 2011 11:50 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:39 am

Caleb suelta el dedo de Lenny. Éste le lanza a Caleb una mirada que dice que va a tomar represalias después, luego se pasa hasta el otro lado del asiento.
—Tú te lo buscaste —dice Caleb con aire de suficiencia mientras Lenny examina su dedo magullado.
—Te voy a demandar si tengo un esguince —Lenny le advierte—. Toco la guitarra, hombre.
Caleb sonríe, entonces me mira meneando la cabeza. —¿Qué?
—Nada —digo.
Me giro de nuevo. No voy a mirar a Caleb otra vez. No hasta que tenga que hacerlo, por lo menos.
A mi lado, Matt saca su móvil y empieza a enviar mensajes de texto con su única mano. Su palma mece el móvil mientras su pulgar teclea. No puedo imaginar que sea fácil para él, pero parece estar manejándolo muy bien.
Me inclino hacia adelante, pongo mis manos en el asiento delantero. Haré una pequeña conversación con Trish y Erin. Cualquier cosa es mejor que preguntar sobre Caleb, y porque vamos a estar viviendo en lugares cerrados por el mes que viene, tengo que hacer migas con estas chicas. Pero me doy cuenta, muy rápido, que no quieren charlar. Trish se pone los auriculares en sus orejas y levanta la sudadera con capucha para ocultar su rostro. Erin está tan absorta en su libro que no estoy segura de que sepa sobre la vida real que pasa a su alrededor.
Vuelvo a caer en mi asiento y miro por la ventana. Los campos de maíz y las granjas que esboza el paisaje de Illinois son borrosos.
—Tú, Matt —dice Caleb.
—¿Si?
—Cambia de asiento conmigo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 20
Capitulo 3
***
Caleb.
Traducido por: †DaRkGiRl••.•´¯`•.••†
Corregido por: cYeLyDiviNNa
ensar que Maggie, aun tiene su boca abierta en shock cuando me levanto inclinándome sobre el asiento y Matt cambia de lugar conmigo. No me gusta ver a otro chico sentado cerca a ella. Sé que es estúpido sentirse posesivo, cuando no tengo derecho.
Damon mira de vuelta. —Caleb, vuelve a tu sitio.
—Estaba mareado —dije—, es cambiar de asientos, o vomitar encima de Maggie y Matt.
Miro a Mggie quien no parece demasiado contenta, ella se aleja de mi cuando nuestras rodillas chocan, pero, encuentra mi mirada con la suya.
—Estaba mareado —digo torpemente—. Y Lenny huele a mierda…literalmente. No puedo soportarlo.
—Oi, eso —Lenny dice
—Bien —yo digo de vuelta.
Maggie sacude su cabello marrón con una confianza que solo puedo vislumbrar cuando estamos juntos. Ella me lanza una mirada de lado.
—¿Por qué estas tratando de empezar una pelea con Lenny?
—No lo estoy, él la empezó —sonaba como un niño pequeño, pero en este punto ya no me importaba ¿Qué piensa Maggie, que soy perfecto? Ella debe saber desde ahora que estoy muy lejos de ello.
—Estas siendo conflictivo.
P
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 21
—¿Qué tiene de malo ser conflictivo? —pregunte.
Maggie puso su nariz en el aire. —Estoy segura que puedes averiguarlo por ti mismo.
—¿Todo bien ahí? —Damon intervino.
—Mis dedos duelen —Lenny dejo salir—, necesito una bolsa de hielo.
Ruedo mis ojos cuando Damon le pregunta a Lenny que paso. Después de una ligera pausa y una mirada de advertencia de mi parte, Lenny dice.
—No es nada.
Maggie toma una guía turística de España y se pone un par de extraños lentes con montura. Que deben ser nuevos porque nunca la había visto con lentes antes. Ella se gira lejos de mí y se concentra en su libro, mientras muerde la punta de su lapicero.
Observo como hace círculos en algunas páginas y orejas de perros en otras.
—¿Planeando un viaje a España? ¿De nuevo? —pregunto. Justo antes dejar Paradise, ella dijo algo sobre cambiar su manera de pensar y no tomar el semestre de primavera en el extranjero.
Ella cierra el libro y empuja el lápiz mordido en su mochila.
—Sí.
Eso es todo, sin detalles, sin explicaciones. No como si me debiera algo. Ella obviamente no quiere hablarme o mirarme para ese asunto.
Después de dos horas Damon detiene el carro en una parada para descansar.
—Todo el mundo afuera, vayan al baño y estiren las piernas. Comeremos una rápida cena aquí.
Mientras esperamos que todos vuelvan del baño, camino junto a Maggie quien, se retira hacia las maquina expendedoras.
—¿Qué pasa? —pregunto tratando de sonar normal.
Ella me da una mirada de disgusto y sorpresa.
—¿Qué pasa? ¿Estás bromeando Caleb? Desapareciste por ocho meses. Creo pasaste la etapa de ―Qué pasa‖ por siete meses.
Mierda. Tengo la sensación que nada de lo que diga será suficiente, pero lo intento. —Lo siento.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 22
—Yo también lo siento —Maggie se gira y se aleja, su cojera es un crudo recordatorio de aquella fatídica noche hace dos años. Para una chica semiparalizada, seguro que es muy rápida, corro para alcanzarla, porque soy estúpido y no puedo dejarla sola.
—¿Puedes decirme que nunca pensaste en nosotros cuando estaba lejos? —le pregunte Ella se encoje de hombros. —Pensé en ti y después pensé en cómo me dejaste.
—No fue por ti, Maggie, lo sabes.
—No quiero volver a eso —ella dice cuando esta cerca de la Van—. Ya he seguido adelante.
Me sitúo en frente de ella, deteniéndola antes que llegue demasiado cerca al resto del grupo, ellos no necesitan saber de nuestros asuntos privados
—No puedes ignorarme para siempre.
Ella sacude la cabeza y me empuja fuera de su camino.
—No, no puedo ignorarte, ni siquiera puedo ignorarte si lo quisiera. Pero no lo intentes y me hagas hablar de… nosotros.
Ella susurra el nosotros como si fuera un gran secreto y ella no quisiera que nadie supiera que nuestra relación iba más allá que una simple amistad.
De vuelta en la Van después de la cena, ella pone sus manos en su regazo y observa como Damon nos conduce a un camping. Después de un rato, noto que sus ojos comienzan a cerrarse.
—Puedes recostarte sobre mi si quieres dormir —ofrecí—, prometo que no hare nada como tocar o algo así.
—No gracias, traje mi almohada de viaje —ella alcanza su mochila y saca una almohada de avión de color verde fluorescente. Ella lo infla y lo pone en su cuello como la Maggie que conozco, emocional y auto-consiente Maggie.
Ella se queda dormida casi instantáneamente, y una hora después, todos excepto Damon y yo somos los únicos despiertos. La chica con los audífonos esta roncando tan fuerte que me pregunto si Maggie y la chica con los tatuajes tendrán que usar aparatos para los oídos después de este viaje.
—Toma una siesta Caleb, aun nos queda mucho camino por recorrer —Damon dice.
—Deje de tomar siestas cuando tenía dos años —le digo, robando otra mirada a la dormida Maggie.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 23
Dejo salir una respiración frustrada, luego observo mi rodilla, la estoy moviendo arriba y abajo al ritmo de la Van.
Estoy ansioso y no tengo idea porque. Ojala pudiera ponerme de pie y caminar y liberarme de esta energía, o correr hasta que mi cuerpo grite que pare. A cambio, estoy atascado sentado aquí pensando cuando estuve en Juve donde no tenía mucho tiempo para pensar.
Pensar mucho y por demasiado tiempo era peligroso para cualquiera con demonios contra los que luchar.
Mientras Maggie duerme, la envidio, me alegra que haya seguido adelante pero no estoy seguro de estarlo. Deje Paradise pero soy el mismo chico, con el mismo predicamento de entonces.
Cuando finalmente llegamos al camping, Damon baja de la camioneta para registrarnos. El regresa cinco minutos después con el ceño fruncido.
—Malas noticias —él dice.
—¿Los camperos decidieron que no querían estudiar una cantidad de historias sentimentales? —pregunto.
—¿Chicos y chicas tendrán que dormir en la misma cabina? —la chica con tatuajes pregunta.
Damon suspira. El obviamente fue arrojado a una desviación del plan
—Si estaré durmiendo en la siguiente cabina con los consejeros. Estaré revisándolos cada dos horas. ¿Todos de acuerdo con eso?
—¡Uh, no! —la otra chica anuncia—. No voy a cambiarme delante de ustedes chicos.
—Hay un baño de chicas solo a unos pocos pies de la cabina —Damon le informa—. Puedes cambiarte ahí Trish.
—Si esa es la única opción entonces viviré con ella —Trish dice—. Pero por si acaso no estoy de acuerdo con ello.
Todos están de acuerdo con el inesperado alojamiento. Maggie luce un poco nerviosa ahora que Damon ha parqueado junto a la súper pequeña cabina. Todos estamos apilados.
Dentro de la casi inhabitable cabina hay tres camas bunker, con sabanas y almohadas a los pies de cada cama, pero no hay nada más. Trabaje en construcción muchos veranos para mi tío y estoy seguro que este lugar fue pegado, con pegamento…y unas pocas uñas que estallaron y nadie se preocupo por arreglar.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 24
—Tomo la litera inferior —Matt dice cuando se desploma dentro de una de las delgadas camas que se hunde hasta el suelo.
—Maldición Damon esto esta devastado al máximo.
—Quiero una litera inferior también —Trish dice.
—Yo también —digo, después observo como Maggie cojea dentro de la cabina—. Un segundo creo que tomo la cama superior porque Maggie necesita una litera inferior por su, uh…
—¿Pierna? —Maggie finalizo por mí—. Puedes decirlo Caleb, no es como si fuera un secreto, todos pueden ver que camino con cojera.
—Oh, y mientras hablamos de obvias imperfecciones —Matt dice—, tal vez debería anunciar que estoy consciente que tengo un muñón por brazo, Es el obvio Elefante blanco del salón, así que quiero decirle a todos que está bien, hablar de ello o hacerme cualquier pregunta.
—Ew —Trish dice—. ¿Tienes que llamarlo muñón?
—¿Preferirías llamarlo mi apéndice parcial? —Matt pregunta, jalando su manga y mostrando lo que queda de su brazo izquierdo. Ella toma un rápido vistazo—. No.
Damon palmea llamando nuestra atención.
—Bien, todo el mundo ahora que todo está arreglado, sitúense y encuéntrenme en diez minutos.
—¿Afuera? —Trish pregunta— ¿y para qué?
Esta chica va estar definitivamente en la carrera con Lenny por la persona más molesta en nuestro grupo. Ella no ha sonreído o dicho algo remotamente positivo desde que el viaje empezó. Tengo el sentimiento que ella está tratando de hacernos la vida miserable como la de ella. De nuevo estoy con ella, prefiero estar de vuelta en Chicago que aquí.
—Solo salgan en diez minutos —Damon dice, luego cierra la puerta principal y desaparece.
La chica del tatuaje, cuyo nombre es Erin salta en la litera superior a la de Maggie, Tomo la litera sobre la de Matt, se que probablemente no importa que cama tome porque, probablemente no duerma, hasta que mi cuerpo este exhausto.
Después que organizamos nuestras cosas, salimos, está oscureciendo, y los mosquitos están definitivamente afuera.
Tomamos nuestro turno rociándonos con repelente mientras Damon explica cómo será la noche.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 25
—Es casual, así que sin presiones. Respiren profundo, y ahora estamos aquí para apoyarnos a todos. Dado que es tarde, no todos hablaran hoy, pero está bien. Tendrán forma de compartir en cualquier momento.
Damon nos dirige a los bosques. Casi veinte chicos están sentados ante una fogata en tres tocones, esperando por nosotros.
Todos miran hacia arriba cuando nos aproximamos.
El crujido en el bosque me recuerda al tiempo cuando mi papa y yo solíamos ir de camping a Wisconsin con Brian y su papa. La última vez que hable con Brian el estaba saliendo con mi ex-novia Kendra y trabajando en la tienda de hardware de su padre.
—Tomen asiento —Damon dice a nuestro grupo—. Escojan un espacio vacío en cualquier sitio.
Me senté junto a un chico con una gran cantidad de acné, quien debía ser nuevo en el descontrol de hormonas. Él me sonríe débilmente.
Una mujer se levanta y dice que los chicos son de secundaria del área de Chicago y necesitan pasar la escuela de verano para pasar a siguiente grado.
Después que la mujer habla, Damon se pone de pie.
—He traído algunos adolescentes que están aquí para contar sus historias acerca de cómo los riesgos al conducir han afectado sus vidas. Sé que algunos de ustedes piensan que son invencibles, pero adivinan de nuevo. Escúchenlos. Escuchen sus historias. Serán más inteligentes que eso —él se sienta.
Silencio.
¿Que esperaba que hiciéramos, que saltáramos y contáramos nuestras románticas historias? ¿El realmente piensa que a estos chicos sentados frente a la fogata les importa una mierda? Esto es una broma.
Alguien tose.
Alguien estornuda.
—Hola chicos soy Matt —la voz de Matt corta el silencio. El aclara su garganta. Unos pocos chicos miran, pero la mayoría están mirando sus uñas o el fuego. Unos pocos están susurrando a otros totalmente desinteresados en lo que Matt está a punto de decir.
—Supongo que voy de primero. Hace unos meses, regresaba a casa de un juego de futbol de la escuela, yo era el receptor. Habíamos derrotado a nuestro rival en su propio terreno y estaba más que feliz. Mientras regresábamos a la escuela,
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 26
estábamos bromeando. Me sentía bien. Muy bien —él miro hacia abajo—. Incluso invencible.
Algunos de los chicos aun están hablando entre ellos, sin dar una mierda por el pobre Matt abriendo su corazón .Matt ni siquiera parece notar que no están prestando atención, o tal vez no le importa.
—Despues que regresamos de la escuela y apilamos nuestros carros, en una parada. Un amigo mío estaba junto a mí. Yo acelere el motor, él acelero el suyo —él se detuvo—. Cuando la luz se torno verde, presione el pedal tan fuerte que lanzo mi cabeza hacia atrás. Fue una ráfaga, especialmente sabiendo que iba a dejar a mi amigo hecho polvo. Fue entonces cuando perdí el control del automóvil. No me acuerdo de mucho antes de estrellarme contra un árbol, y cuando desperté me encontré con que habían tenido que amputar mi brazo. El metal lo había aplastado destrozándolo y sin posibilidad de reparación.
Como si no fuera suficiente, Matt se saca la camisa, ahora que tiene atención. Unos pocos chicos jadearon, algunos se encogen y algunos miran. Su pecho está lleno de cicatrices y menos de diez pulgadas de su brazo izquierdo. Él vuelve a sentarse.
—No me siento tan invencible ahora. Perdí cualquier chance de una beca universitaria y…y… —él seca sus ojos—. Nunca seré capaz de atrapar un balón de nuevo —él mira de nuevo hacia arriba, luciendo desafiante—. Traten de ponerse los pantalones usando una mano. Solo por un día, traten de hacer esa simple tarea con una mano. Puedo decirles ahora que no es fácil cuando tienes una mano. Si quieren la bendita verdad, apesta, desearía retroceder el tiempo, pero no puedo. Tome una estúpida decisión porque pensé que era invencible y lo pague por el resto de mi vida.
Él suspira y sostiene su cabeza.
Bien, eso fue un bajón. Maldición por lo mucho había pensado que íbamos a asar malvaviscos y hacer algo más parecido a una fogata.
Mi mirada va a Maggie. Nuestras miradas se encuentran por un segundo, pero luego ella rompió la mirada rápidamente y se enfoco en el suelo. Cuando ella mira de nuevo, ella dice a través del tenso silencio
—Soy Maggie casi dos años atras fui golpeada por un carro…
Cuando ella se levanta ella enfoca su acusatoria mirada en mi. ¿Va a renunciar decir que fui yo el convicto que la golpeo? No fui el único que lo hizo, pero ella no sabe que estoy guardando ese secreto, o incluso peor ¿Espera que me levante y diga que la arrolle mientras conducía ebrio? Me ahogo en la mentira.
Maldición no puedo lidiar con esto.
No ahora.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 27
Antes que ella pueda decir otra palabra, me levanto y me dirijo a la cabina.
—Caleb, regresa aquí —Damon sisea.
Lo ignoro y sigo caminando
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 28
Capitulo 4
*** Maggie
Traducido por: ηịịịღ
Corregido por: cYeLy DiviNNa
e detuve mientras que Caleb retrocedía en la oscuridad, la luz de la fogata parpadeando contra su camisa oscura. Quería que él escuchara mi historia. El accidente cambió mi vida para siempre y si alguien necesitaba escuchar mi lado de ella, era Caleb. Él me debía el escuchar. El hecho de que se hubiera levantado y caminado lejos era como un bofetón en mi cara. Significaba que a él no le importaba… sobre mí, sobre lo que me ocurrió, y sobre nuestra relación que él afirmó era real.
Sentimientos de rabia y traición se instalaron en mí. Tomé una profunda respiración y mire alrededor las caras de los jóvenes que me observaban, esperando que explicara cómo la conducción adolescente irresponsable afectó mi vida.
—Aún tengo cicatrices… —dije, con mi voz apagándose. Dejé salir una lenta respiración mientras pensaba en la realdad de eso—. En el interior y en el exterior. Un chico fue condenado por golpearme y fue a la cárcel por ello. La parte triste es, que el accidente no solo nos afectó a nosotros dos, sino que también afectó a nuestras familias…y mayormente a toda nuestra ciudad también. Ninguno de nosotros ha sido el mismo desde entonces.
Una pequeña chica rubia con trenzas a la francesa levantó su delgada mano. —¿Qué hay sobre el chico? —preguntó ella—. ¿Qué ocurrió con él?
Miré hacia Damon, recostado contra un árbol en el fondo. Él piensa que Caleb es quien me golpeó. —No lo sé. Creo que él me culpa de ser la razón por la que fue a la cárcel.
—Eso es estúpido —murmuró la chica.
—Si cometes un error, tienes que pagar el precio —dijo una de las consejeras.
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 29
La mujer no tenía idea de la verdad… que Caleb no había cometido ningún error pero había pagado el precio de todas formas.
Trish se levantó a continuación. Habló sobre cómo había estado en una fiesta de la secundaria y alguien en la fiesta había puesto cocaína en su bolso. Cuando fue detenida por un control de velocidad y pasarse una luz roja, fue arrestada. Los cargos por droga son un registro permanente, y ahora cada vez que solicita un trabajo tiene que marcar la casilla de que ella es una delincuente condenada.
Con las emociones corriendo alto, Damon y el resto de los líderes dijeron que era tiempo de volver a nuestras cabañas.
Cuando alcanzamos la cabaña, la voz de Damon estalló al interior. —¡Oye Brecker! —gritó en una voz profunda que yo juré podía asustar hasta a la persona más dura. Las chicas asustadas y los chicos prácticamente de pie poniendo atención—. ¡Levántate maldita sea!
Caleb está acostado en su litera, sus brazos descansando tras su cabeza. Él está usando pantalones sueltos y no lleva camisa. Se sienta, viéndose imperturbable. —¿Cuál es tu problema?
Damon camina directamente hasta la litera. —Ven aquí abajo, imbécil.
—Bonito lenguaje, Damon —Caleb descendió en un movimiento y lo enfrentó directamente. Ambos andaban alrededor de la misma altura, pero Caleb es delgado y musculoso comparado con el grueso Damon.
—Sí, bueno, digo lo que veo. Discúlpate con Maggie por haberte ido —demandó Damon gesticulando en mi dirección—. Fue completamente irrespetuoso y rudo.
—Lo siento —murmura Caleb no muy sinceramente.
Furiosa, le doy un codazo a Damon hacia un lado y me paro de frente a Caleb con los dedos de nuestros pies tocándose. Es tan malo que esté híper consciente de las ondas en su pecho desnudo sólo a unas pulgadas de distancia. —¿Por qué estás tan empeñado en actuar como un idiota?
Caleb me dio una sonora risa. —Porque soy uno.
—¿Por qué estás haciendo esto? —este no es el Caleb real, el Caleb con el que crecí. Esta es un endurecida, falsa representación de él, y la odio.
—No estoy haciendo nada. Éste soy yo dulzura, tómalo o déjalo.
—¿Qué está ocurriendo entre ustedes? —preguntó Trish.
—Nada —le dije a ella—. Nada está ocurriendo, ¿verdad Caleb?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 30
Yo cojeo fuera de la cabaña, los tablones sueltos crujiendo bajo mis zapatillas mientras entablo la distancia que necesito entre yo y cualquier otra persona. Cuando camino al cálido aire nocturno, me siento mejor. Mientras me aferro a la barandilla y maniobro dificultosamente para bajar los tres escalones hasta la hierba, siento la presencia de Caleb tras de mí.
Lo ignoro, incluso cuando mi estómago se está retorciendo por el conocimiento. Tengo mucho que decir que estoy reteniendo.
—Maggie —la voz de Caleb se hace eco a través del aire nocturno.
Continué caminando. Cuando él me alcanza, me vuelvo sobre mis talones y cojeo lejos de él. —Déjame sola —le digo por sobre mi hombro.
—Qué querías que hiciera, que te escuchara hablar sobre cómo te golpeé con mi auto, y luego te dejé muriendo tirada en la calle, luego sobre cómo fui enviado a la cárcel, y como después de salir nosotros comenzamos… comenzamos… —él hace una mueca y presiona las palmas de sus manos en sus ojos, como si poner la historia en palabras lo hiciera insoportablemente real.
—¿Una relación? —pregunté, imperturbable.
—Como sea que lo quieras llamar. Nunca hubiera funcionado.
—Ni siquiera nos diste una oportunidad.
—Tu madre me odia. Mis padres se volverían locos si nos vieran juntos. Demonios Maggie, incluso Damon me advirtió que me alejara de ti. Deberías estar agradecida de que me fui, pero es obvio que aun estás aferrada a algo que ocurrió entre nosotros.
Camine hacia Caleb de forma tan cercana que casi podía sentir la energía que irradiaba de él. —Tú necesitas superarte a ti mismo. Lo que tuvimos fue una corta aventura. Tanto lo he superado que ya ni siquiera es divertido.
—Vamos Maggie. Admite que aún hay una parte de ti que me quiere, incluso aunque sigas actuando como si me hubieras expulsado de tu sistema. Protestas demasiado.
—Yo no siento nada por ti.
Justo cuando estoy a punto de caminar lejos y regresar a la cabaña, Caleb se extiende y envuelve sus dedos alrededor de mi muñeca. —¿En serio? —dice él.
Yo trago duramente. Esos dedos en mi muñeca están llenos de imprudente energía… conozco esos dedos demasiado bien. Me enojo conmigo por estar recordando cómo se sentía tener esa energía enfocada en mí… esos dedos acariciaron ligeramente mi piel hace un tiempo atrás. Todo en lo que debería estar
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 31
pensando es en cómo ponerlo a él en su lugar, en lugar de sentir una conexión. Pero cuando miro hacia él, me olvido de todo debido a esos intensos, ojos color azul hielo que son, oh, tan únicos que Caleb Becker me esté absorbiendo.
Tuerzo mi muñeca para liberarme de su agarre, determinada a romper cualquier hechizo en que él me tuviera de una vez por todas.
Estoy caminando de vuelta a la cabaña cuando escucho a Caleb reírse detrás de mí.
Mi detengo y me vuelvo. —¿Qué es tan gracioso? —demando yo. Espero que no tenga papel higiénico en mi zapato o goma de mascar en la parte trasera de mis jeans.
La risa de Caleb se transformó en una sonrisa arrogante. —Me lo imaginaba.
—¿Qué te imaginabas?
—Porqué eres tan inflexible en dejarme saber que todo está terminado entre nosotros —él cruza sus brazos en su pecho—. Es porque estás intentando convencerte a ti misma que se ha terminado. Pero ambos, tú y yo sabemos que aún hay algo que pasa entre nosotros.
—Estás delirando. La única cosa que hay entre nosotros es odio y resentimiento. Y no estoy sólo hablando de mí aquí. Tú estás tan resentido conmigo como yo lo estoy contigo.
Cuando él da un paso hacia adelante, yo doy un paso hacia atrás. —¿Segura? —pregunta él, con una expresión incluso más arrogante.
—Sí. Segura —le digo—. Ciento cincuenta por ciento segura.
—Entonces pruébalo.
Levanté mis cejas hacia él preguntándome qué estaba tramando. —¿Cómo?
—Bésame Maggie. Justo aquí, justo ahora.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 32
Capitulo 5
***
Caleb.
Traducido por: flochi
Corregido por: cYeLy DiviNNa
olo un beso —digo, y me acerco más—. Si ya no te gusto, entonces no será problema.
Ella alzó la barbilla. Ella no tiene idea de cómo mirar su acto de chica dura me hace quererla incluso más. No estoy seguro de mis motivos... no quiero pensar en eso demasiado fuerte por temor a que podría encontrar la respuesta verdadera.
—No beso a chicos solo para demostrar algo —declara con una actitud que solo he visto que ella ponga unas cuantas veces—. Y sobre todo no tengo nada que demostrarte a ti.
Ella no quiere admitir que todavía hay algo entre nosotros. Está ardiendo a fuego lento por debajo del odio y resentimiento, o cómo demonios quiera etiquetarlo. Por mucho que quiera mantener las distancias, al mismo tiempo quiero ver hasta qué punto puedo llegar. Probarla es una mala idea, lo sé. Es bueno si ya no siente nada por mí. Pero no puedo resistir tener que asegurarme. —¿De qué tienes miedo? Si realmente lo has hecho entonces nuestro beso no significará anda y podrás seguir adelante.
—He seguido adelante, Caleb. Pero si realmente quieres que te lo pruebe, lo haré.
Una sonrisa maliciosa se pegó en mi rostro. —Demuéstralo.
La vieja Maggie se habría sonrojado y mirado fijamente al suelo en vez de enfrentarse a ser cuestionada. La vieja Maggie se habría dado la vuelta y hubiera corrido. Solía ser predecible. Ahora no, y eso me estaba confundiendo en mi propio juego.
La nueva Maggie, la Maggie que me pone en mi lugar y se mete bajo mi piel, extiende su mano y calmada pone su mano en mi pecho. Inclina su cabeza hacia
—S
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 33
atrás y me mira, sus ojos camaleónicos brillando de un gris oscuro a la luz de la luna. —No deberías desafiarme —dice ella.
—Lo sé´—digo, manteniendo cuidadosamente mi voz plana y fría.
Tenerla así de cerca hace a mi cuerpo tan consiente y vivo que tengo que luchar por mantenerme en control. Mi corazón está corriendo desbocado y mis sentidos están tan aumentados que puedo oler su perfume floral desde la corta distancia entre nosotros. Espero y rezo que ella no se dé cuenta del poderoso efecto que todavía tiene sobre mí. No me he sentido así desde, bueno, desde esa noche en el mirador de la Sra. Reynolds cuando la quise a ella más que a ninguna otra chica. Terminó inocentemente, pero el hombre en mi quería llegar al siguiente nivel… o incluso más lejos.
Aunque estoy seguro que Maggie puede sentir mi corazón latiendo acelerado y rápido contra su palma ahora mismo, trato de olvidarlo cuando ella alza su mano y la entrelaza en mi cabello.
—¿Estás lista? —pregunto en voz grave.
—Seguro —dice ella tentativamente mientras inclino mi cabeza. Quiero poner mi mano sobre su mejilla y sentir su suave piel bajo mis dedos, o acariciar el pelo suelto que cae sobre sus ojos. Pero no lo hago. Sería demasiado íntimo y rompería el poco control que tengo. Mis labios sobre los suyos, provocando. Quiero que ella quiera esto tanto como yo lo hago.
—No se lo digas a nadie, ¿de acuerdo? —advierte ella, retrocediendo mínimamente. Esas palabras desinflan mi libido tan rápido como se había encendido.
¿No le digas a nadie? Está bien, para ser honestos no estoy sorprendido que no quiera contarle a nadie sobre nuestro pequeño momento privado de verdad o desafío. Pero al mismo tiempo sus palabras hieren. ¿No quiere que nadie lo sepa porque le gusta otro chico? ¿O porque de repente se siente avergonzada de ser asociada con un ex-convicto? Mierda, tal vez ella realmente me superó. La realidad, se arrastra como un maremoto sobre mí.
¿Qué demonios estoy haciendo? No puedo hacerlo. Cuando nos encontramos juntos en Paradise, nada fue calculado. Sólo pasó. Pero ahora, esta escena completa es un desafío, una total trampa. Estar emocionalmente involucrado con cualquier chica, especialmente Maggie, es lo último que necesito. Y ahí es adónde esto me está llevando.
Tal vez solo necesito echarme un polvo. Tal vez solo necesito sexo ocasional con alguna atolondrada como Trish en un intento por borrar a Maggie de mis pensamientos. Sexo ocasional ahora mismo probablemente restauraría mi cordura.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 34
Alejo mis manos de Maggie y retrocedo. Me encojo de hombros y le doy una mirada arrogante. —Tienes razón —digo—. Esto es estúpido. No tienes que probarme nada.
No puedo decir si ella está aliviada o decepcionada. No importa, realmente. No quiero esperar mientras ella analiza si lo que acaba de suceder, pasó o no. Yo tampoco quiero analizarlo.
La dejo sola ahí parada y camino hacia el fogón. La oigo llamarme pero sigo, preocupado por si pierdo mi determinación, retomo mis palabras, y la beso como ningún otro chico lo haría. Apurándome por el camino iluminado por la luna y rodeado de árboles para incrementar la distancia entre nosotros, finalmente llego al claro. El fuego casi está apagado, a excepción de unas cuantas brasas obstinadas.
Me siento en uno de los bancos, que en realidad es un tronco de madera tirado en el suelo. Hace menos de una hora, en este lugar exacto, Maggie compartió nuestra historia. Ella todavía no tiene idea de lo que en realidad pasó la noche del accidente. La historia que cuenta es verdadera para ella, pero una completa invención con la que he vivido desde hace mucho tiempo.
Me siento junto al fuego hasta que la última brasa luchadora muere. Cuando finalmente vuelvo a la cabina, todas las luces están apagadas excepto por unas pocas que conducen a los baños. Dentro de la cabina, todos parecen estar durmiendo o, en el caso de Trish, roncando como la sinfonía de un corral. Incluso Maggie está dormida, aunque su espalda da para mi lado y no puedo ver su rostro. La sábana que la cubre se mueve hacia arriba y hacia abajo, lenta y rítmicamente, con cada espiración.
Rebusco en mi mochila. Por un breve momento, me pregunto dónde está Damon, entonces recuerdo que él cayó rendido en la cabina de consejeros con aire acondicionado y camas reales, mientras nosotros estábamos pasando apuros “a lo máximo”, como había señalado Matt más temprano.
Después de lavarme, salto en mi litera de arriba, cuidadosamente para no despertar a Matt a pesar de que la litera de metal y los muelles crujen ruidosamente mientras me siento en el colchón. Cuando escucho a Matt agitarse, murmuro: —Lo siento, amigo.
—No hay problema —susurra—. No estaba realmente dormido de todos…modos.
—¿Quién puede dormir con la maldita pesada de Trish aquí con nosotros? —gritó Lenny, entonces gruñe en frustración.
Como a propósito, los ronquidos de Trish aumentaron en tono y volumen. No es uno de esos trabajos de respiración dificultosa, tampoco. Primero, ella empieza a gorgorear como si estuviera almacenando flema en la parte posterior de su
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 35
garganta. Entonces, lanza una sinfonía de ronquidos y gorgoreos nasales que nunca en mi vida había escuchado antes, incluso de un chico.
Lenny, que duerme arriba de Trish, se asoma hacia abajo para mirarla. —¡Trish, cállate maldición! —grita prácticamente.
Trish no se mueve. Deja de roncar por medio segundo, pero luego comienza nuevamente, incluso más alto que antes.
—Puedo sofocarla con mi almohada —ofrece Lenny como opción.
Matt se sienta. —Escuché que si pones la mano de alguien en agua caliente mientras está durmiendo, deja de roncar.
—Eso es para hacer que alguien se orine en la cama —le digo.
—¿Funciona en serio? —pregunta Lenny, obviamente emocionado—. Deberíamos tratarlo. ¿Quién va por un balde?
—Estás bromeando, ¿verdad? —suena Maggie desde abajo en un susurro suave—. No puedes hacer eso.
Un gran resoplido sale de la boca abierta de Trish. Lenny se sienta, agarra ambos lados de la litera superior y empieza a mecer la cama de lado a lado.
—¡No hagas eso! —grita Maggie.
Escuchar a Maggie gritar me hace saltar de la cama en el momento justo para ver la litera de Lenny y Trish empezar a volcarse. Cuando el metal está cerca de estrellarse con el metal, alcanzo y agarro el marco de la cama antes de que choque con la litera de Maggie y con Maggie. Su pierna está lo bastante dañada. Mi pierna detiene a Trish, pero es muy tarde para Lenny, que cae con porrazo.
Trish de desliza lentamente por mi pierna y aterriza sobre su trasero en un charco de sábanas enredadas sobre el piso. Alza la vista, sorprendida y asustada. Para una chica que supongo se enorgullece de parecer muy fuerte, sorprendida y asustada no encaja.
—¿Qué pasó? —pregunta, sus ojos abiertos mientras se asegura que su cama está estable y en posición vertical nuevamente. Se para, y entonces frota su trasero unas cuantas veces, antes de recoger sus sábanas y almohada.
Es obvio, Lenny no va a explicarle, así que le ofrezco una respuesta rápida. —Tú cama se cayó. Vuelve a dormir.
—¿Cómo se cayó? —pregunta, arrojando su brazada de vuelta a la cama.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 36
—¡Santa mierda, fue impresionante! —gritó Lenny desde el suelo. Está riendo, como si asustar a las chicas casi hasta la muerte fuera loco y divertido. Es un imbécil.
—Amigo, cálmate —le dije.
Trish miró a Lenny con los ojos entrecerrados. —¿Tiraste la litera a propósito?
—Estabas roncando como un jodido cerdo, Trish. Traté de despertarte, pero duermes como los muertos. Nos estaba haciendo un favor a todos.
Como un perro de ataque, Trish se abalanzó sobre Lenny. La atrapo a tiempo y la hago retroceder. —¡Eres un estúpido! —le grita a Lenny.
—Dime algo que no sepa —le responde Lenny, entonces resopla sonoramente como un cerdo cabreado. Si él no lo nota, la chica tiene unas malditas uñas de miedo. Son largas, son puntiagudas, se están clavando en mis brazos ahora mismo, y no tengo ninguna duda que Trish las usará como arma a la primera oportunidad que tenga. Lo último que haría es soltarla y dejar que esas garras salieran acuchillando.
—Trish, no dejes que te moleste —dice Maggie calmadamente mientras se mete entre Trish y Lenny. Maggie está usando una camiseta rosada de tirantes y un pantalón pijama a juego que cubre casi todo. Soy demasiado consciente de que si Trish se lanza nuevamente, Maggie podría caer fácilmente y lastimarse su pierna—. Caleb, déjala ir.
Libero a Trish lentamente, listo para sujetarla de nuevo si siento que va a abalanzarse. Maggie sigue entre ella y Lenny, quien finalmente para de reír.
Todo el mundo está despierto ahora, todos mirando a Lenny.
—Perdedores ustedes no tienen sentido del humor —se queja Lenny. Nos balancea su trasero desnudo antes de salir pisando fuerte de la cabina.
Erin grita, entonces empuja la sábana por encima de su cabeza.
—No voy a dormir debajo de ese imbécil —declara Trish.
—Yo dormiré debajo de él —ofrezco—. Toma mi cama —Trish parece demasiado cansada y enfadada para ser agradecida cuando sube hasta mi colchón.
Me siento en la pila de ropa de cama arrugada de Trish y me doy cuenta que estaré durmiendo junto a Maggie. La miro.
No lo había notado antes, pero ahora está claro que Maggie no está usando sostén. Mientras estoy sentado en la litera y ella está parada a mi lado, sus pechos se encuentran al nivel de mi vista. La escucho aspirar una bocanada de aire.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 37
Apunta a mi mano y susurra: —Estás sangrando.
Bajó mi mirada. Efectivamente, la sangre está goteando de la parte trasera de mi mano. Supongo que cuando metí mi mano entre las literas de metal me corté. Limpié la sangre en mis pantalones cortos. —No es para tanto.
Maggie frunce el ceño mientras saca una toalla de su mochila y me la tiende. —Toma.
—No voy a estropear tu toalla con mi sangre —le digo, lanzándosela de vuelta.
Ella la atrapa con una mano, y luego pone los ojos en blanco y suspira. —Puedes dejar de jugar al héroe en cualquier momento, sabes.
—¿Piensas que soy un héroe?
—Sin comentarios —dice mientras agarra mi muñeca y empuja mi mano hacia ella para poder examinar el corte. Su rostro está tenso y severo cuando frota su toalla en mi mano. Alcanzando su mochila, saca una botella de agua. Vierte agua sobre la toalla, luego continúa limpiando el corte. Duele, pero no hago sonido alguno. No puedo siquiera recordar la última vez que alguien realmente se preocupó por mí, y se siente raro. Me desplazo sobre la cama, sintiéndome incómodo. Estoy acostumbrado a estar sólo y cuidar de mi mismo. Nunca jugué al chico necesitado antes, y no estoy a punto ahora de hacerlo ahora. Especialmente en frente de Maggie.
Saqué mi mano. —Estoy bien.
Maggie se levanta y se inclina por lo que estamos cara a cara. Su mirada encuentra la mía. —No, no lo estás.
Necesito dar vuelta a la situación o voy a perder cualquier control que tenga cuando se trata de Maggie y yo. Mi resolución de apartarla es débil. Mejor si doy un paso al frente y soy el chico que piensa que me he convertido.
—¿Te estás agachando así a propósito? —le pregunto mientras hago un gesto a su pecho—. Porque tengo una buena vista de tus tetas ahora mismo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 38
Capitulo 6
***
Maggie.
Traducido por: Caty
Corregido por: cYeLy DiviNNa
ras las palabras de Caleb, cruzo mis brazos sobre mi pecho para prevenir que siga mirando. —Eres desagradable —susurro, esperando que nadie más haya escuchado su comentario de mal gusto.
—Gracias —responde él.
Me meto bajo mis cobijas, negándome a mirar en dirección a Caleb. —Por mi puedes desangrarte.
—¿Quieres tu toalla de regreso? —pregunta él, con su actitud engreída a toda máquina. ¿Por qué hace eso? Durante un minuto me siento como si estuviera siendo de nuevo su verdadero yo, el Caleb que una vez conocí, y al siguiente está actuando como el chico que quiere que todos crean que es.
—No.
—Ustedes dos, ¿podrían dejar de coquetear? —interrumpe Trish—. O bien admitan que se gustan o se van a la cama. O las dos.
—El no me gusta —declaro yo.
—Pero solía hacerlo —escucho murmurar suavemente a Caleb desde su cama al lado mío.
—Historia antigua. ¿Acaso no te dije que ya lo superé? —susurro en respuesta.
—Duérmete ya, Maggie —dice bruscamente Caleb—. Te estás volviendo repetitiva.
Le doy la espalda. ¿Y qué pasa si sigo insistiendo en que lo nuestro se acabo? Es la verdad. Si soy completamente honesta, supongo que una parte de mi aún desea que las cosas volvieran a ser como fueron cuando estuvimos juntos. Pero ahora sé que él es
T
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 39
la última persona que necesito en mi vida y es bastante obvio que Caleb y yo estamos de acuerdo en ese tema. El ha estado tratando de alejarme diciendo cosas hirientes, y está haciendo un gran trabajo.
Cuando mi cuerpo finalmente se relaja y siento que me estoy quedando dormida, Trish comienza a roncar de nuevo. Miro a Caleb. Él yace sobre su espalda, envuelto en una sábana desgastada, con sus brazos doblados debajo de su cabeza. Obviamente no está dormido. Como si sintiera mi mirada sobre él, se gira hacia mí. Los camarotes no están muy lejos el uno del otro, y si estirara mi mano podría tocar su hombro desnudo. Él suspira suavemente y sacude su cabeza, entonces mira hacia el otro lado. Yo me giro y me enfoco en los sonidos que hace el colchón que está sobre mí, preguntándome como llegue hasta aquí. Cuando recibí la llamada de mi terapeuta físico preguntando si quería hacer parte de este programa, realmente sentí que era mi oportunidad de cerrar este capítulo de mi vida. Pensé que si podía compartir mi experiencia con otros, en lugar de mantener todos mis sentimientos acumulados dentro de mí, podría hacer el accidente parte de mi pasado y ser capaz de mirar hacia el futuro.
Desearía que Caleb se sintiera de la misma forma y pudiera dejar el feo pasado atrás. Para ser honesta no creo que él pueda llegar a superarlo hasta que admita la verdad.
La verdad.
Él no tiene ni idea de que yo sé que no fue él quien me atropello con aquel auto. He estado ansiosa por decirle que se la verdad.
Pero no puedo. Obviamente, él sigue manteniendo el engaño por una razón.
Me obligo a quedarme dormida y a olvidarme de que Caleb está al lado mío.
En la mañana, cuando estoy regresando del baño, por el camino de gravilla que conduce a nuestra cabaña, encuentro a Lenny durmiendo profundamente sobre un pasto. Él está roncando tan fuerte que el sonido hace eco por todo el campamento. Suprimo una risa. Él definitivamente podría competir con Trish con sus ronquidos.
Damon está esperando adentro de la cabaña. —¿Podría alguien decirme porque está Lenny durmiendo afuera en lugar de aquí adentro? —exige el.
—¿Por qué quería dormir con sus familiares? —dice Trish, encogiéndose de hombros.
Damon no parece muy feliz. —No es gracioso. Su cara ya parece un tomate gracias al sol de la mañana brillando directamente sobre él y tiene una tonelada de picaduras de mosquitos. Alguien vaya a despertarlo. Ahora.
—Yo me encargo —dice Caleb.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 40
—Yo voy contigo —ofrece Matt y los dos chicos dejan la cabaña.
Cuando los tres chicos regresan a la cabaña unos minutos después, le doy una buena mirada a Lenny y mi boca cae abierta. No me había dado cuenta cuando pase a su lado esta mañana. Damon tiene razón. Lac ara de Lenny está roja y totalmente quemada por el sol. Las picaduras de mosquito están regadas por todo su cuerpo y cara.
Lenny señala a cada uno de nosotros, y dice, con un tono de advertencia: —No. Digan. Nada.
—¿Qué demonios te paso a ti? —pregunta Damon cuando ve la sangre, ahora coagulada en la mano de Caleb. Damon está totalmente confundido.
—Una de las camas casi se cae anoche —interrumpe Erin—. Caleb la pudo detener antes de que cayera sobre Maggie y sobre mí.
Creo que el resto de nosotros estamos sorprendidos al escuchar hablar a Erin. Ella ha estado siempre tan callada.
—Lenny empujó la cama —dice Trish—. A propósito.
Lenny mira con desprecio a Trish. —¿Sabes lo que le pasa a los soplones en la cárcel?
—Lenny, no pienso tolerar ninguna amenaza, así que déjala tranquila. Acompáñame a la enfermería. Caleb, tu también. Quiero que te revisen la mano. El resto de ustedes, carguen todo en la van y vayan a desayunar. El comedor es el edificio grande al lado de la oficina principal.
Cuando todos estamos listos, Damon, Lenny y Caleb se dirigen a la enfermería mientras el resto de nosotros seguimos instrucciones. El salón comedor es un edificio enorme con filas de mesas de picnic. Al final del salón, los adolescentes hacen fila con bandejas en sus manos para escoger su comida.
—Así que, ¿Cuál es la verdadera historia contigo y Caleb? —me pregunta Matt cuando nos unimos a la fila.
Me pregunto qué tanto debería revelar. —Es algo súper complicado.
Tomo un cartón de lechey miro a Matt. —¿Necesitas que te ayude? —le pregunto cuándo levanta una bandeja y la acomoda sobre su brazo.
—Estoy bien —dice él.
Realmente admiro a Matt por eso.
Lo observo llevar firmemente su bandeja con su brazo funcional, mientras escogemos nuestros desayunos y nos dirigimos a una de las mesas para comer.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 41
—Bonita forma de evitar la pregunta sobre Caleb, Maggie.
—No la estoy evitando —le digo.
Él levanta una ceja, obviamente poco convencido.
Trish y Erin se sientan frente a nosotros. ¿Qué debería decir? ¿Qué tanto debería contarle a Matt? Este viaje supuestamente se trata de no contener nada y dejarlo salir todo. Caleb no ha sido honesto conmigo ni con nadie más… y siento que eso se lo está comiendo por dentro. No pienso dejar que eso me pase a mí.
Me giro hacia Matt. —Caleb y yo tuvimos una relación después de que el salió de la cárcel de menores.
—Wow.
Observo la expresión de Matt cambiar de la sorpresa a la curiosidad. El accidente y las consecuencias de este me unieron a Caleb para siempre, nos guste o no. Pero Matt no conoce la historia completa. Ni siquiera Damon, el mismo que se supone sabe todo a cerca de cada uno de los participantes de este programa, conoce la historia completa.
—¿Por qué estuvo en la cárcel? —pregunta Matt.
—Uhm… —me tomo un segundo para pensar que responder, como ponerlo en palabras.
—Díselo Maggie —dice Caleb, metiendo su cabeza entre nosotros—. Cuéntaselo todo.
Antes de que pueda siquiera responder, Caleb explota: —Fue por atropellar a Maggie mientras conducía borracho.
La boca de Matt está abierta por la sorpresa. —Santa mierda. ¿De verdad?
—De verdad. ¿Cierto Maggie? —Caleb me lanza una mirada sombría, como si lo hubiera traicionado.
—¿Por qué no se lo contamos a todos en este lugar?
No.
—Vamos Mags. Se aventurera.
—No estás hablando en serio —digo yo.
Él aclara su garganta. —Obsérvame.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 42
Capitulo 7
***
Caleb.
Traducido por: AndreaN
Corregido por: cYeLy DiviNNa
n realidad no iba a decirle a todo el mundo en este maldito lugar que había ido a la prisión juvenil, pero ver a Maggie en esta actitud de vamos-a-compartir-absolutamente-todo me molesto. Este programa de Re-Comenzar es un montón de mierda. Ellos creen que hablar acerca del accidente milagrosamente lo arreglara todo. Tengo noticias para Damon y todos los otros involucrados. Nada arreglara mi vida de mierda. Nada podrá borrar los últimos dos años. Nada cambiara el hecho de que no me quedan ni amigos ni familia. Solo estoy viviendo… sobreviviendo, en realidad.
Encontrar a Maggie en una intensa conversación con Matt me hizo querer agarrar la camisa del tipo y comenzar una pelea con él. El tipo es genial, a diferencia de Lenny, pero cuando me acerque más y encontré a Maggie confiando en él, mis venas se encendieron. Escanee la habitación y mire un megáfono cerca de la puerta frontal.
—Caleb, no —dijo Maggie.
La ignore mientras cruzaba el cuarto y recogía el megáfono. Apreté el botón de la sirena. Un odiosamente alto, penetrante grito hizo eco a través del edificio—algo bueno, porque todo el mundo inmediatamente tenía su atención concentrada en mí.
Lleve el megáfono a mis labios. —Tengo algo que decir —me agache hacia la boquilla.
Damon está parado en la línea con una bandeja llena de comida. Espero que él corra hacia a mí y me quite el megáfono de las manos, pero no lo hace. En lugar de eso, baja su bandeja y me asiente para que continúe.
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 43
—Maneje a casa borracho desde una fiesta de secundaria —dije, mi voz sonando extraña para mi mientras las palabras volaban a través del megáfono—. Choque con una chica, y la deje yaciendo en la calle sin saber si estaba muerta o viva. Yo era un atleta, un chico que probablemente conseguiría una beca de lucha para la universidad y no quería arruinar eso. Así que la deje. Al final, estaba atrapado y fui a la cárcel por un año.
Apreté de nuevo el botón del sonido. El lugar esta silencioso. Puedo imaginar cómo debo lucir… el genial chico atleta de secundaria quien lo arruino y ahora esta gimoteando acerca de ello. Nadie se va a apenar por mí, no es que lo quiera o lo espere.
Cuando levante la vista para ver a Maggie, ella está sacudiendo su cabeza y dándome la espalda. Ella me está bloqueando de nuevo, pero no me importa.
Apreté el botón de hablar de nuevo. —Cuando salí de la cárcel, me involucre con mi víctima.
Más que unos pocos adolescentes en el cuarto abrieron mucho los ojos con esta nueva pieza de información. Ellos están susurrando en shock y señalándome.
—Nos besamos, tonteamos por ahí… ella me coló en su casa y dormimos juntos. La gente me advirtió que no me involucrara con ella, pero lo hice. El peor error de mi vida.
Por la esquina de mi ojo, observe como Maggie se deslizaba del banco y se dirigía hacia las puertas giratorias. El bueno de Matt la siguió.
—¡Maggie! —dije a través del megáfono. Ella retrocede y se detiene en su marcha—. ¿Quieres añadir algo? Me salte la parte de cuando estábamos en el mirador de la Sra. Reynolds.
Seguí a Maggie, quien piensa que hablar es mejor que mantener la boca cerrada. Espero haberla hecho cambiado de parecer, y ella se dé cuenta que vivir en La-La-Land es mejor que enfrentar la realidad.
—Esa es la chica de la que estoy hablando —dije, señalándola.
—Cállate, Caleb —ella sisea.
Le sostuve el megáfono. —La verdad duele, ¿Huh?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 44
Capitulo 8
***
Maggie.
Traducido por: paovalera
Corregido por: cYeLy DiviNNa
stábamos de vuelta en la van y en camino a nuestro próximo destino, la Universidad Freeman. Luego del incidente en el desayuno, me adentre lejos en el bosque y llore. Matt me siguió.
Él no pregunto si lo que dijo Caleb era cierto o no... Él solo estuvo allí cuando las lágrimas cayeron y yo las limpie con mi mano.
El pequeño espectáculo de Caleb esta mañana fue más que repugnante.
Él mintió.
Él torció la verdad.
Él se burlo de mí, y se burlo de lo que sea que tuvimos.
Tentarme a revelar lo que paso entre nosotros en el mirador de la Sra. Reynolds era demasiado para mí. Esa noche Caleb y yo compartimos preciosos momentos que recordare por el resto de mi vida. Fue perfecto; desde las luces con las cuales decoró el mirador hasta la manera romántica en que nos besamos luego de que baile lentamente en sus brazos. Él me trato como si yo fuera la única chica en el mundo que le importaba, y la chica con la querría pasar el resto de su vida.
Esta mañana, el corrompió mi recuerdo de esa noche para siempre.
Gracias a Dios que Damon le ordeno a Caleb que se sentara en el asiento del pasajero. No creo que yo estaría muy feliz con Caleb en este momento. No lo estoy, en realidad.
Estacionamos en Dixon Hall, uno de los edificios de dormitorios en la Universidad Freeman. Esta frente al edificio de una biblioteca hecha de ladrillos y con ventanas del piso hasta el techo.



Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:40 am

Damon nos guio a una suite en el segundo piso. Tiene una cocina y mesa, dos sofás en el área común. —Las chicas en este dormitorio —dijo Damon señalando una puerta—. Los chicos en el otro. Sonríe, y se dirige con su maletín a la tercera puerta, la más cercana a los muebles.
—Este cuarto es para mí.
—Cuanto tiempo nos quedaremos aquí? —pregunta Matt.
—Esta será nuestra base por un tiempo —Damon le dice—. Haremos paseos desde aquí.
—Me duele el rostro —Lenny se queja—. Y pica —se parece a un mimo, con toda la crema blanca que le aplico la enfermera en sus quemaduras y picaduras. El camina hasta Trish y acerca su rostro a ella—. Ráscame.
Trish le hace una mueca, luciendo como si preferiría morir antes de tocar su rostro cubierto de crema. —Sal de mi camino, loco.
—Suficiente ustedes dos —dice Damon—. Trish, no me gustan los apodos. Lenny, si te pica algo, ráscatelo tú mismo.
Erin luce como si fuera a vomitar con solo mirar el rostro de Lenny cubierto de crema.
Lenny camina hasta la ventana sobre mirando por todo el campus —¡Ven a ver Caleb! Chicas buenas bronceándose en bikinis.
Ignorándolo, Caleb camina hasta el cuarto de chicos con sus cosas.
—Instálense, chicos —dice Damon mientras camina a su propio cuarto—. Quiero tener una reunión de grupo en media hora.
—Genial —Caleb murmura sarcásticamente desde la puerta de su habitación—. Justo lo que necesitaba.
Damon voltea. —De verdad lo necesitas. Y antes de que preguntes como evitarlo, tu participaras como todos los demás —su tono hizo que quedara claro que no era negociable.
Trish, Erin, y yo elegimos nuestras camas en el cuarto de chicas.
—¿Erin, como es eso que no hablas? —demando Trish.
Erin se encoge de hombros mientras desempaca su maleta y cuelga su ropa en el pequeño closet.
—¿Sabes que este viaje es sobre compartir nuestras experiencias, cierto? ¿Qué hiciste además de llenarte el brazo de tatuajes?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 46
Erin no responde. Se agita mientras dobla una camisa y la coloca en una gaveta pequeña.
—Déjala tranquila, Trish —digo—. Ella hablara cuando quiera.
—Bien, si así es como será, está bien —dice Trish, rindiéndose—. Pero solo para que lo sepas, no pretenderé ser tu amiguita si me pides algo.
Creo que Erin se queda en silencio como lo hace usualmente, hasta que sus manos se congelan y voltea hasta nosotras. Sus ojos están brillantes, como si estuviera sosteniendo lagrimas.
—Mi novio estará en la cárcel por tres años por matar a alguien mientras conducía. Mis padres me botaron de la casa. Y... —se limpia los ojos y dice en una voz suave—: Estoy embarazada.
—Mierda —dice Trish—. Y me pregunto por qué no hablas.
Le doy un codazo a Trish en las costillas, esperando que lo capte y no diga nada que vaya a herir a Erin. ¿Está embarazada? ¿De un chico que estará en la cárcel por tres años? Escuchar su historia convierte mis problemas con Caleb en algo tan importante como romperse una uña.
—Si necesitas algo, estamos aquí para ti —le digo—. ¿Cierto, Trish?
—Sí —dice Trish rápidamente. Creo que Erin se acaba de ganar la lealtad de Trish por haber compartido su historia. Quizás que Trish prácticamente forzara a Erin a hablar fue algo bueno.
—¿Y que hay sobre ti? —dice Trish, dirigiéndose a mí.
Levanto mi mirada de mi maletín. Debo lucir como un ciervo bajo luces. —¿Que hay sobre mi? Dije mi historia en la fogata de anoche.
—No sobre el accidente. Caleb dijo algo sobre tu y él en un mirador. ¿Te importaría entrar en detalles?
Rápidamente negué con la cabeza. —Quizás después. No queremos llegar tarde a la reunión de Damon —tire un montón de ropa dentro de una gaveta.
—Creo que estas evitando el tema.
—Tienes razón Trish —dije—. No quiero hablar sobre eso.
—Tú verás —Trish abre el closet y luce confundida—. Esperen, ¿dónde está el baño? —pregunta mientras sostiene una bolsa de plástico con sus artículos de aseo.
—En el área común, supongo —sugiere Erin—. Probablemente será compartido.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 47
Se apresura hacia el área común para investigar. Erin y yo la seguimos. Por supuesto, hay un baño entre la habitación de los chicos y la de Demon.
Damon sale de su cuarto. —¿Qué ocurre?
—¿Damon, sabias que solo hay un baño para los siete? —Trish pregunta.
Damon sacude su cabeza. —Eso no es verdad.
Ella asoma su cabeza en el baño. —¡Eww! —señala el inodoro—. La silla está arriba. Y hay pequeñas gotitas de pis y vello púbico. Eso no está nada bien.
Como si fuera una señal, los tres chicos se nos unen. —¿Cuál es el problema? —Matt le pregunta a Trish.
—El problema es que los seis tenemos que compartir el baño —ella mira en dirección a nuestro líder—. Y el príncipe Damon tiene su propio trono para sentarse.
—Este no es un hotel de lujo —Lenny le informa a Trish—. De todas maneras, ¿qué hay de malo en el baño? A mí me pareció bien.
Trish se le acerca a Lenny. —Entonces tú eres el culpable. Tú estuviste en el baño.
Lenny se encoge de hombros. —¿Qué hay si lo hice?
—¿No has escuchado la frase, ―si fallas la puntería, se ordenado y limpia el asiento‖? Eso va dirigido a los tontos también.
—¿Y tú no has escuchado la frase, ―cierra la boca, perra‖? —Lenny dispara de vuelta.
—Creo que es tiempo de que tengamos nuestra reunión —dice Damon—. Ahora mismo.
Evito el contacto visual con Caleb mientras elijo un asiento en el sofá. Trish y Erin se sientan cada una a mi lado. Los chicos se sientan en el otro sofá.
Damon busca una silla de la mesa de la cocina. Respira profundamente y choca sus manos. —De acuerdo, chicos, este es el trato. Algunas reglas deben ser establecidas, porque me están volviendo loco. Primero que todo, tratemos de eliminar las ofensas que constantemente salen de sus bocas. Segundo, no se acepta el consumo de drogas o alcohol. Estamos en el campus de una universidad y no dudo de que sean fáciles de conseguir. Tercero, estoy cansado de las disputas, me están dando dolor de cabeza.
—Pero... —Trish comienza a decir, pero Damon levanta una mano y la detiene.
—Sobre el baño. Todos ustedes tienen que compartir un baño. Vivan con eso. Hay otro baño al final del pasillo, al lado del ascensor si lo necesitan. Chicos, bajen el
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 48
asiento luego de que hagan su asunto. Chicas, asegúrense de no dejar productos femeninos por allí. ¿Estamos bien con eso?
Todos asentimos.
—¿Donde están los controles del aire acondicionado? —Lenny pregunta—. Estoy sudando mi trasero como en un sauna.
—No hay aire acondicionado Lenny. Como señalaste, este no es un hotel de lujo. ¿Alguna otra pregunta?
Cuando nadie respondió, Damon decide hablar. —Bien —exhala como si se hubiese liberado de un peso—. Ahora que todo está arreglado, tengo algo más que decir. Tuvimos un poco de drama matutino gracias a Caleb, y quiero hablar sobre eso.
—Que si no hablamos sobre eso —Caleb murmura—. Diablos, prefiero hablar sobre el pubis de Lenny.
Yo prefiero hablar sobre la perdida de vello púbico de Lenny, también. Es mejor que hacer que Caleb y yo hablemos sobre nuestro pasado... o hablar el uno al otro. No lo hare. No ahora, cuando la herida es tan reciente.
Una ola de entumecimiento recae sobre mí. Me levanto. —Lo siento, Damon. Yo no puedo. No quiero faltarle el respeto al grupo o al proceso. Yo solo... necesito tiempo.
Intencionalmente miro lejos de Caleb y luego estoy muy al tanto de mi pierna y su cercanía mientras paso por el área hacia mi cuarto y cierro la puerta. No la tranco, porque ahora estoy compartiendo la habitación con las otras chicas.
Cuando escucho que tocan la puerta me siento en la cama.
—Soy Matt. ¿Puedo pasar?
—Claro.
Matt abre la puerta. —¿Quieres hablar?
—No realmente. ¿Está molesto Damon?
—No. Él quería venir a ver si estabas bien, pero yo me ofrecí a venir en su lugar.
—Gracias —murmuro—. Me siento mal por haberlos dejado en el medio de la reunión.
—No te sientas mal —me dice—. Creo que todos comprenden. Bueno, excepto Caleb.
—¿Por qué? ¿Qué dijo él?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 49
Matt se abre paso en la habitación y se sienta a mi lado en la cama. —Él no dijo nada, Solo se levanto y se fue.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 50
Capítulo 9
***
Caleb.
Traducido por: Sera
Corregido por: V!an*
jala Damon no me hubiera seguido fuera de la suite. Oigo sus imponentes pasos detrás de mí antes de que agarre mi hombro y me gire para hacerle frente.
—Déjame solo —le digo, mis puños tensándose y preparados para dar golpes.
—No puedes irte cada vez que se ponga difícil, Caleb.
—Mírame —digo toscamente como un par de tipos universitarios nos pasan.
—¿Quieres salir del programa? ¿Quieres ir a la cárcel?
—¿Es una amenaza?
—No me pongas a prueba, Caleb. Y dame un maldito respiro. Tengo que tratar con Trish y Lenny. Eso por sí sólo podría darle a cualquiera un infarto.
Dejo salir un suspiro y aparto la mirada de él. —Dame un maldito respiro, amigo. Sólo quiero estar solo.
—Estar solo no está bien.
—Lo está para mí —es mejor que ver a Matt y Maggie empezar una relación justo enfrente de mis ojos. La forma en que corrió tras ella cuando huyó del salón me puso enfermo. No culpo al chico… pero tan seguro como el infierno que no necesito ver eso—. Me quedo aquí, lo entiendo. No tengo opción. ¿Pero puedes darme una noche de descanso de estar alrededor de todos? Una noche, Damon. No te matará… ni a mí —dejo salir un suspiro y digo tranquilamente—. Por favor.
Mi consejero de transición, el tipo que siempre ha sido un tipo duro de pelar y cuyo trabajo era forzarme por el buen camino, da un paso atrás. —Bien.
O
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 51
Estoy alucinado. Quizás no oí bien. —¿Qué significa eso?
—Significa que te daré permiso… para esta noche; permiso para estar solo y entender las cosas. Voy a llevar al resto del grupo a cenar con un grupo local de jóvenes y luego a una película.
Una noche sin tener que ser estoico y fingir que soy de piedra es un maldito milagro. Una noche sin tener que compartir mis secretos me hace sentir como un hombre libre.
—Gracias —digo.
—Sin problemas. Pero mañana espero que pongas una maldita sonrisa en ese hocico tuyo y te lo tragues. ¿Lo entiendes?
—Sí. Sí. Lo entiendo.
Sintiendo como el lazo se afloja, sigo a Damon de vuelta a la suite. Quizás debería disculparme con Maggie por lo de esta mañana. Sabía que le haría daño con el comentario del mirador. Nos pusimos como locos esa noche. Nadie sabía sobre nuestro tiempo secreto excepto la vieja Señora Reynolds, quien se fue a la cama después de cenar. Creo que sabía que Maggie y yo estábamos progresando, y tengo la sensación de que no le importaba. Demonios, quizás de una forma nos ayudó a superar toda la mierda por la que habíamos estado pasando.
El problema es, que la noche en el mirador terminó conmigo intentando levantar la falda de Maggie para que pudiera ver sus cicatrices.
Maggie apartó mi mano. Ella no confiaba en mí. La noche más o menos fue cuesta abajo desde ahí.
En la suite, Erin y Trish están en la zona de la sala de estar. Me asomo a la habitación de las chicas. Hacer que Maggie se enfade conmigo no es mi intención.
Maggie está tumbada en una de las camas. Matt está sentado en la cama al lado de la suya. Están obviamente en una conversación intima, porque están solos y susurrando. Oh, mierda.
Me retiro y me dirijo de vuelta a la habitación de los chicos, contento de que no me atraparan viéndolos. Lenny está sentado en su cama, vistiendo nada más que sus escasos calzoncillos. Está sujetando un mini ventilador hacia su pecho.
—Sabes que las chicas pueden entrar aquí en cualquier momento, ¿no? —la puerta no estaba cerrada o con pestillo. Trish y Erin están sentadas justo fuera de la puerta, y si estiran el cuello probablemente tengan una buena vista de Lenny prácticamente desnudo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 52
—No me importa una mierda, Caleb. Estoy tan malditamente caliente como el infierno Procede a levantar la banda de sus calzoncillos y poner el ventilador contra su pene.
—Mis pobres pelotas están sudando tanto que juro que no seré capaz de tener hijos. Mis chicos están siendo cocinados hasta la muerte ahí adentro.
—Puede que sea algo bueno. No estoy seguro de que te dejen procrear de todos modos —murmuro mientras me giro. Me alegro de que Damon no me haga ir a cenar con el grupo, porque echar un vistazo de Lenny ventilándose sus sudorosos testículos me hizo perder el apetito.
Ver a Maggie y Matt hablando en su cama no ha ayudado a mi apetito o humor, tampoco.
—Sólo uno —dice Lenny, su cara todavía roja de las desagradables quemaduras del sol—. Tengo un montón de condones en mi ropa. Bolsillo delantero.
—¿Para qué?
—Escucha, si no sabes para que son los condones no te lo voy a enseñar yo.
—Sé para qué son, idiota. Sólo dudo mucho que vayas a meter cualquier trasero en este viaje.
—Mírame —dice Lenny—. Mi chico recibe acción todo el tiempo.
—Sí, apuesto a que tu mano derecha está cansada de toda esa atención —murmuro mientras camino al baño.
—¡Soy zurdo! —Lenny grita tras de mí. Intento no contraerme del dolor de pensar en ello.
Me doy una ducha rápida para calmarme, luego me cambio a unos vaqueros y una camiseta. No tengo oportunidad de explicarme o disculparme con Maggie, porque está demasiado ocupada hablando con Matt. La cosa es, que se merecen el uno al otro. Matt es un tío decente. No puedo culparlo por ir por ella. Maggie puede no ser el tipo de chica que destaca en una multitud o que tenga un cuerpo de modelo, pero una vez que llegas a conocerla, me refiero a conocerla de verdad, tan sólo la ves… es un libro abierto y es tan sincera que temes que cada palabra que salga de tu boca puede salir mal. Es alguien de quien no te tienes que preocupar de que te ponga los cuernos, como mi ex Kendra hizo. Maggie es…
Tengo que dejar de pensar en ella. Es como torturarme sin razón excepto para enfadarme.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 53
Después de que todo el mundo se vaya para la cena y cualquier festividad adicional que Damon haya planeado, necesito algo de aire. La suite es demasiado calurosa incluso con la ventana abierta de par en par.
Camino por el campus arbolado de la Universidad Freeman, intentando no pensar en cómo llegué aquí y que voy a hacer después de que este programa termine. No tengo nada por lo que mirar en el futuro.
Paso por un montón de chicos jugando a rugby en el patio. El lanzador no tiene puntería y el balón vuela en mi dirección.
Lo atrapo.
—Bonita captura —dice uno de los chicos—. Podríamos usar otro receptor. ¿Quieres jugar?
—Claro —digo, encogiéndome de hombros.
Me uno a uno de los equipos y juego con ellos hasta que está demasiado oscuro para ver el balón y uno de los chicos le dice a los otros que van tarde para su fiesta de su fraternidad.
—¿Cómo te llamas? —me pregunta el lanzador mientras salimos del improvisado campo.
—Caleb.
—Soy David. Escucha, Caleb. Mis compañeros y yo tenemos una pequeña reunión en nuestra fraternidad. Ven con nosotros.
—Sí. Vamos —uno de los otros chicos dice mientras pasa el balón el aire—. Es lo menos que podemos hacer por ayudarnos a patearle el trasero a Garett hoy en el campo.
—¡Eso fue muy dulce! —está de acuerdo el lanzador, y se chocan entusiastamente los cinco.
Sigo a los chicos dos manzanas hasta que alcanzamos su fraternidad. Es una impresionante casa de tres pisos con 4 columnas en la parte de delante. Parece una puta mansión. Un puñado de chicos y chicas están saliendo al porche delantero. La música suena desde adentro.
Tan pronto como entro con David y los otros chicos, me doy cuenta de que su pequeña fiesta no es una pequeña fiesta. Es una gran fiesta, y está en plena marcha.
Antes de que lo sepa, David me empuja un vaso de plástico rojo en mi mano. —Así que, Caleb, ¿eres de primer año? No te había visto en la UF antes.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 54
—No soy realmente un estudiante —digo, luego tomo un sorbo de lo que sea que hay en el vaso. Cerveza. Cerveza fría. Estoy seguro de que Damon tiene alguna regla sobre beber, pero el alcohol sabe tan bien bajando por mi garganta que no estoy por tirarlo. El hecho de que sé que cuanto más bebo más dejaré de pensar sobre Maggie y Matt sentados en su cama esta tarde enfrascados en una conversación es un bonus—. Me quedo en los dormitorios por un estúpido programa en el que me metieron.
—Odio los estúpidos programas —dice David.
—Hey, Davie —dice una chica rubia con un pantalón ajustado y un top de corte bajo. Termina la cerveza en su vaso de plástico, y tengo la clara sensación de que empezó la fiesta mucho antes que nosotros—. ¿Quién es tu amigo?
David cuelga el brazo en el hombre de la chica. —Caleb, ésta es Brandi. Es una de nuestras vecinas de la fraternidad y nuestra nena de la residencia. Brandi, muéstrale a mi hombre Caleb un buen rato —se excusa con un guiño hacia mí.
La chica me mira de arriba a abajo, luego me muestra una amplia sonrisa con un vistazo de mostrar la lengua.
—¿Quieres bailar? —pregunta.
Termino lo que queda en mi vaso. —Claro.
Toma mi mano y me lleva a una sala llena de gente al lado. Hay un barril y ambos llenamos nuestros vasos. Vaso en mano, empieza a mover su sexy cuerpo al ritmo de la música. Apresuradamente me bebo la cerveza y camino hacia ella. Nuestros cuerpos se oprimen juntos al ritmo de la música, y un pensamiento pasa por mi mente: esta noche necesito a esta chica.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:43 am

Capitulo 10
Caleb está aquí? —le pregunto a Damon mientras vamos de camino a la pizzería a unas cuantas cuadras fuera del campus. Dijo que un grupo de adolescentes de secundaria nos esperaría allí, así sus chicos pueden conversar con nosotros y escuchar nuestras historias.
—Va a quedarse por esta noche —dice Damon—. Creo que necesita tiempo para relajarse y pensar el por qué esta aquí.
Suspiro, sabiendo la verdad después de todo. —Él no quiere ser parte de este grupo.
—Sí, bueno, no obstante necesita estar aquí —dice Damon mientras su teléfono suena.
—Simplemente necesita controlar sus emociones. Mientras Damon atiende la llamada, Matt llega a mi lado. —¿Estás bien? —pregunta.
Asiento. —Estaría mejor si Caleb no viniera con nosotros.
—También yo.
Le lanzo a Matt una mirada especulativa. —¿Por qué?
—Porque pareces molesta cuando él está cerca —se encoje de hombros tímidamente—. No me gusta verte molesta.
Pongo mi brazo alrededor de Matt y le sonrió. —Gracias por ser un buen amigo —le digo, apoyándome en su pecho mientras seguimos a los otros.
El pone sus brazos a mí alrededor. —No hay problema.
—¿C
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 56
Es agradable saber que tengo a Matt aquí, durante la terapia física hablábamos un montón, y nos quejábamos de Robert, nuestro terapeuta físico. Robert adora presionar a sus pacientes al límite sin importar si les gusta o no.
—Caleb no es un chico malo —le digo.
—Lo sé —dice Matt—. Caleb es un buen tipo. Todos tenemos que meter la pata y cagarla para funcionar en algún momento. Caleb solo la cago más que nosotros.
—Tu si pareces estar ocupándote mejor de tus problemas que la mayoría de nosotros en este viaje —le digo.
—Lo aparento. La verdad es que, me alegra estar aquí, pero tengo que admitir que algunos de esos chicos me miraban anoche como si yo fuera un completo retrasado mental —para por un momento, entonces agrega—, y luego lo mismo, yo era un completo retrasado mental, pero es como si volviera a lo de antes de nuevo. Me pregunto si alguna vez me acostumbraré a las miradas y a las especulaciones.
—Yo no he podido —lo admito ante él—. Al principio era muy consciente de que siempre que caminaba en un cuarto... notaba todos los ojos puestos mí. Todavía recibo miradas de lastima, que podría ser peor que tus miradas de retrasado mental.
—Vamos, Maggie. Ambos tenemos un estado de invalides obvia, que es diferente del resto de los que están en este viaje. Y ambos intentamos superar nuestras relaciones pasadas.
Matt se detiene y deja que los otros nos adelanten. —¿Puedes imaginarnos como una pareja? —me pregunta.
No estoy segura de si él está preguntándose cómo reaccionaría la gente al ver a una muchacha cojeando del bazo de un chico y juntos, o si realmente está preguntándose si puedo considerar salir con él.
Nunca he pensado en ello antes.
Matt es dulce.
Es lindo.
Es un buen chico.
Pero...
—Eso era una pregunta retórica, ¿no es así? —pregunto.
Él aparta el cabello de mi cara y lo deja detrás de mi oreja. —Quizás sí. Y, quizás no.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 57
Él se inclina hacia adelante y sé que él va a besarme. Debería hacerlo, sin ninguna otra razón más que darle una oportunidad a Matt y demostrarme a mi misma que estoy abierta para estar con alguien además de Caleb.
Sus labios encuentran los míos y envuelve sus brazos a mí alrededor. No es apasionado y ardiente como los besos de Caleb, pero son buenos y seguros y cálidos y...
Lo aparto. —No puedo.
Matt parece triste. —Quizá no estamos listos para seguir después de todo.
Mi teléfono celular que está en mi bolso empieza a sonar. No sé si Matt tiene o no tiene razón. Me gusta Matt... siempre me ha gustado Matt. Es un gran chico que cualquier muchacha debería estar orgullosa de tener como cita.
¿Así que, por qué no puedo besar a Matt sin dejar de pensar en Caleb?
Mi teléfono suena de nuevo y lo pesco por fuera de mi monedero. Probablemente es mi mamá, ya que deje un mensaje para ella después de que recupere mi teléfono en la suite. Pero cuando miro la identificación de llamada, siento una sacudida de sorpresa.
Es Leah Becker, la hermana de Caleb. Dejamos de ser amigas después del accidente, pero después de que Caleb dejó Paradise, empezamos a hablar de nuevo. Las emociones de Leah transcurren al máximo, y se encuentran justamente en la superficie. Es emocionalmente frágil y la no más entrañable amiga que he conocido en mi vida. Espero que lo supere todo en algún momento.
—Hey, Leah. Gusto en saludarte —miro como Matt se une al resto del grupo, dándome espacio.
—Hey, Maggie —dice Leah lentamente. Todavía tiene muchos problemas con respecto al accidente, y aunque yo la he perdonado, ella en realidad no se ha perdonado a sí misma.
—¿Cómo va el viaje?
—Bien. Hasta ahora solo hemos hablado con un grupo, pero va bien. En este momento nos estamos quedando en los dormitorios de la Universidad Freeman, por la frontera de Wisconsin. ¿Qué has estado haciendo?
Silencio. Leah no habla mucho como solía hacerlo, así que la mayor parte de nuestras conversaciones van por mi cuenta. Y está bien. Sé que es parte de su propio proceso curativo.
—No mucho —dice finalmente—. Me la paso por ahí, pasándola.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 58
Eso es algo bastante normal de hacer en Paradise mientras transcurre el verano. Algunos se toman unas vacaciones, pero la mayoría se queda en Paradise y nunca se va. Solo conozco a dos personas que dejaron Paradise mi padre y Caleb.
Ese pensamiento me congela en el tiempo, y eso que apenas me sostengo de pie en el camino mientras el resto del grupo pasa delante de mí. Los miro fijamente sin verlos en realidad mientras la realidad me golpea: soy la que queda atrás para los hombres en mi vida que se supone que me aman.
Parpadeo, y miro hacia el restaurante que se encuentra en medio de la cuadra. Todos están en frente de la entrada, gesticulando que cuelgue el teléfono. No puedo colgarle a Leah sin decirle: —Caleb está aquí.
—¿Q- Q - Qué quieres decir? —pregunta nerviosamente.
—Está en la excursión.
—¿Contigo?
—Sí.
—¿Por qué? ¿Cómo? ¿Dónde ha estado? ¿Está bien? —pregunta, el pánico colándose en su voz—. De acuerdo, eso es algo raro. Realmente te llamé porque quería hablar sobre Caleb y no sabía a quién llamar además de ti. ¿Cómo terminaste en la misma excursión con mi hermano?
—No sé cómo pasó, exactamente. Creo que ha estado viviendo en Chicago desde que dejó la cuidad. Es diferente, finalmente. No es el mismo —no le digo que mi meta es que Caleb regrese a Paradise para resolver las cosas. Leah lo necesita. Su familia lo necesita. Y creo que yo lo necesitaba, pero ahora somos demasiado diferentes.
No puedo estar involucrada emocionalmente con una persona que anda molesta por el mundo y quiere alejar a todos.
Escucho la vacilación en la voz de Leah cuando dice: —Siempre solía pensar que una conexión extrasensorial entre gemelos era algo que la genta había inventado. Pero no he podido dormir las últimas noches, Maggie. Juro que Caleb está en problemas, o es muy infeliz. Siento su dolor como si fuera el mi propio. Eso es estúpido, ¿no es así?
—No, no es estúpido —le digo. Creo que cualquier cosa es posible. Probablemente es porque soy una persona extra-emocional. Es uno de mis defectos.
—Hazme un favor, ¿quieres?
—¿Qué es? —pregunto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 59
—Cuida de él, Maggie. Prométame que cuidaras de mi hermano —dice casi desesperadamente.
¿Cuidar de él? Caleb es bastante fuerte, y si no lo es emocionalmente pues físicamente si lo bastante, como para cuidar de él por sí mismo.
—No te preocupes, Leah —digo. Trago con dificultad y temporalmente saco a flote mi nueva resolución de dejar a Caleb de una buena vez por todas—. Me aseguraré de que no se meta en problemas.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 60
Capitulo 11
***
Caleb.
Traducido por ANDRE_G
Corregido por V!an*
res un gran bailarín —dice Brandi mientras caminamos afuera después de haber descargado un bong de cerveza en la cocina. A esta chica no le son extraños los bongs de cerveza, eso es todo lo que les diré. Es una maldita pro.
Yo mascullo entre dientes: —Gracias.
Ella se sostiene en mi codo para estabilizarse y levanta la mirada con grandes ojos marrones. —¿Sabes lo que dicen sobre los buenos bailarines, cierto?
Claro que lo sé, pero quiero escuchar la explicación que va a salir de los pequeños labios de Brandi… así que tengo que preguntar. —¿Qué es lo que dicen?
Ella me da una traviesa sonrisa y se ríe tontamente. —Los buenos bailarines son buenos en la cama.
Las palabras de Brandi me hacen sentir como una estrella de rock. Ella definitivamente alimenta a mi malherido ego.
—¿Quieres probar esa teoría? —pregunto. Muy bien, estoy oficialmente borracho.
Ella muerde su labio inferior, evaluándome como a un coche. Me pregunto si ella piensa que soy un Chevy o un Rolls Royce. Se inclina y susurra en mi oído: —Yo también soy una buena bailarina.
Yo acerco a esta sexy chica. Sus brazos envueltos alrededor de mi cuello mientras ella se presiona contra mí. Es una insinuación de lo que está por venir.
Me voy a permitir disfrutar a Brandi. Ella es una solución de éxito asegurado para esta fiesta de autocompasión en la que me he estado arrojando por tanto tiempo. No hay ninguna duda en que ella hará que me olvide de Maggie y de todo lo demás.
—E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 61
No sé cuento alcohol tengo en mi sistema, pero es suficiente para hacer que mi cabeza nade con la corrientes y me haga creer que la única chica en la que estoy interesado es la que está presionando su candente cuerpo contra mí, el cual está bien. Muy bien.
—Vamos a tu casa —le digo. No creo que Maggie o Damon apreciarían mucho si ellos volvieran y me atraparan ligando con una chica. Y de encontrarnos Lenny… demonios, el chico podría estar tan demente como para pedir unirse a la diversión.
Ella me guía hacia abajo por el patio interior del campus, tropezándose un par de veces. Yo la estabilizó y ella me llama su héroe. Sí, claro. Nos tambaleamos pasando el lugar donde jugué futbol más temprano, pero ella se detiene en cuanto llegamos al Dixon Hall.
—¿Vives aquí? —le preguntó mientras lucho contra el pensamiento que me pone sobrio, de que podríamos ser atrapados por los de la pandilla de Re-COMENZAR.
—Sí. Pero no te preocupes. Mi compañera de cuarto ha salido por esta noche.
Me guía subiendo las escaleras hasta el segundo piso. Diablos. Su cuarto solo está bajando por el mismo pasillo que el nuestro. Brandi no tiene una suite como en la que me estoy quedando yo, la suya es solo un dormitorio pequeño con dos camas sencillas.
Observo con ojos perezosos cuando ella se tambalea sobre la cama y se desabotona su camisa. Ella me mira con las cejas levantadas mientras abre el material como si fueran cortinas que estuviera abriendo para dejar entrar la luz del sol, revelando un sujetador de encaje negro que no esconde mucho. Me gustan las chicas fáciles que no esperan que yo sea uno de los tipos buenos. Mejor aún si ellas usan sujetadores de encaje negro. Yo me quito la camisa y camino hacia ella.
—Tu tatuaje es tan sexy —ella ronronea cuando estamos recostados juntos sobre la cama—. Es como fuego negro —yo obtuve mi tatuaje en Chicago como un símbolo de mi rebelión.
Estar aquí con Brandi también es un símbolo de mi rebelión.
Aun no nos hemos besado. No estoy siquiera seguro de querer besarla. Y mientras ese pensamiento debería estar alarmándome, no pienso mucho en ello porque es malditamente difícil pensar con claridad cuando estas borracho, y ella está maniobrando alrededor para montarse sobre mí a horcajadas y mi mente se pone en blanco.
Ella traza con sus dedos el tatuaje en mis bíceps. —¿Quieres ver el mío?
—Claro —se arrodilla sobre mí, se gira, y baja la parte de atrás de sus pantalones. En efecto, ella tiene un tatuaje de un unicornio rojo con alas de arcoíris justo encima de la raja de su trasero.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 62
—Bonito —pero me estoy empezando a sentir ansioso así que añado—, muéstrame que más tienes —mejor que empecemos esta fiesta porque debo volver pronto a mi propio cuarto. Mejor que no esté desaparecido cuando Damon y el resto del grupo regrese.
Brandi lame sus labios en forma de corazón mientras se gira de vuelta y desabotona sus pantalones de talle bajo. —Me gusta un tipo que sabe lo que quiere. ¿Tú sabes lo que quieres, Caleb?
—Voy por todo lo que venga.
—Yo también —dice ella, rastrillando sus uñas por mi pecho y descendiendo. Más abajo. Duele, y creo que me está sacando una o dos capas de piel. Se desliza por mi cuerpo, y yo decido que no me importa.
Yo me recuesto, dándole la bienvenida a lo que sé que está por venir. Mientras sus manos expertas desabrochan y bajan el cierre de mis jeans, luego me liberan del confinamiento, yo observo, con la cabeza dándome vueltas.
Ella no está teniendo problemas en enfocarse, a pesar de estar tan borracha como yo. Todo lo que hace está tan bien orquestado; esta chica es una completa pro en más que solo bongs de cerveza. Yo cierro mis ojos y le digo a mi región baja que disfrute de la atención.
Estoy definitivamente en esto.
Completamente en esto.
Decir que ahora estoy excitado es quedarse corto en grandes proporciones. No estoy seguro si es un problema que detrás de mis parpados me esté imaginando a una chica que cojea y me odia…
Maggie.
—¿Qué acabas de decir? ¿Eh?
—¿Qué? —abro mi ojos y miro a Brandi, preparada sobre mis pantalones desabrochados.
—¿Acabas de llamarme Maggie? —ella pregunta de manera acusadora.
—No —lo haya hecho o no, Brandi definitivamente no es Maggie—. Lo siento —añado sin convicción.
Ella se encoje de hombros. —Está bien.
Sin vacilación, ella busca al interior de su mesa de noche y saca una bolsa plástica pequeña. Escoge una píldora amarilla con una cara sonriente en ella, la deposita en
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 63
su boca, y respira lentamente mientras degusta el sabor. —Ten, toma un Adam —dice, sosteniendo uno en mi dirección.
Yo miro la píldora. —¿Que es un Adam?
—Ya sabes, Éxtasis. Tómalo y ponlo debajo de tu lengua. Te prometo que no pensaras en otra cosa que en pasarte un buen rato conmigo.
Suena genial. Me siento y tomo la píldora de su mano. Si tomar esta pequeña cosa puede hacerme olvidar todo excepto de pasar un buen rato, voy por ello.
Pero en el momento que estoy a punto de ponerlo en mi boca, pienso sobre mi mamá. Mi mamá es una adicta a las drogas por prescripción. Volverme una mierda de borracho es lo suficientemente malo, pero tomar píldoras…
Mierda.
Ingerir píldoras lleva esto a un nivel completamente diferente. Le devuelvo la píldora a ella.
—No puedo hacer esto.
—¿Hacer qué? —ella pregunta insegura.
Yo me muevo desde debajo de ella y me subo los jeans. —No lo sé. Necesito un minuto.
—¿Para qué? —ella pregunta, ahora completamente confundida.
Buena pregunta. Yo miro a Brandi de arriba abajo. Ella está muy buena. Es bonita y tiene un cuerpo ardiente… pero no es Maggie. Y mientras yo no quiera a Maggie, o no pueda tener a Maggie, o la mierda que sea que no puedo poner en un pensamiento coherente porque estoy borracho, esto no va a funcionar a menos que yo logre recomponerme.
—¿Dónde está el baño? —pregunto yo.
—Abajo por el corredor. ¿Estás bien? Si estás pensando en comprar protección en los dispensadores del baño, no tienes que preocuparte por eso. Yo tengo algunos.
Me encamino hacía la puerta y mascullo: —Regreso enseguida.
Me tambaleo hacia el baño de los hombres y me inclino sobre uno de los lavabos. Esto apesta. Debería estar disfrutando mi noche libre. En vez de eso, soy un borracho deprimido. Miro al espejo enfrente de mí, y eso me hace sentir peor. Corro mi mano por el desordenado cabello y me pregunto si debo rasurarlo por completo como lo hacían en la correccional, porque ahora no soy solo un borracho deprimido… soy un borracho deprimido que se ve como una mierda.
Lo peor es que me siento tan mal como me veo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 64
Salpico agua en mi rostro para ayudar a traerme de vuelta de este humor, pero no sirve de nada. Brandi me estaba excitando, pero no era Brandi lo que me estaba poniendo duro. Era pensar en Maggie. Retorcido, lo sé. No hay forma en que pueda pasar por esto con una chica que es solo un reemplazo.
Me dirijo hacia el dormitorio. Ella probablemente este volando ahora y lista para algo de verdadera acción. Espero que no se moleste mucho porque yo me esté saliendo temprano de su fiesta de éxtasis.
En el pasillo, justo cuando tengo mi mano en el pomo de la puerta de Brandi, escucho la voz de Maggie decir detrás de mí: —Caleb, esa no es nuestra Suite.
Me giro hacia la chica que ha estado atormentando mis noches desde que estuve encerrado en la cárcel. La chica que acaba de arruinar mi escapada sexual con Brandi sin siquiera saberlo. Ella tiene ojos color avellana que cambian según su humor, tan diferentes de los de la chica con la que estaba en la cama hace algunos minutos. Y mientras Maggie luce malditamente ardiente para mí, dudo que ella tenga algún tatuaje de unicornio sobre su trasero o use sujetadores de encaje negro. Aunque me gustaría averiguarlo.
—Lo sé —digo yo.
Maggie cojea hacia mí, su entrecejo fruncido por la confusión. —¿Entonces qué estás haciendo sin camisa en el corredor? —ella me mira de arriba abajo.
—¿Y porque están tus, eh, pantalones desabotonados… y con el cierre abajo?
La puerta del dormitorio de Brandi se abre y Brandi aparece. Su cabello despeinado, sus pantalones están abiertos y cuelgan cayéndose de sus caderas, y tiene su camiseta apretada contra el frente de su sujetador. Estoy jodido.
—Oh —Maggie masculla, obviamente obteniendo su respuesta sin yo tener que decir una sola palabra.
—Aquí estas —Brandi dice con una sonrisa, luego mira a Maggie.
—¿Quién eres tú?
—Su novia —Maggie responde con una severa cara de poker.
Brandi aparta la Mirada de Maggie y la dirige hacia mí, luego de vuelta a Maggie. —Estas de broma, ¿Cierto?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 65
Capitulo 12
***
Maggie.
Traducido por: kathesweet
Corregido por: V!an*
a chica con la camiseta apenas agarrada en frente está esperando por una respuesta. Obviamente no cree que una chica que luce como yo, podría estar saliendo con un chico que luce como Caleb. Mis entrañas se aprietan por el disgusto. Caleb no es mi novio y técnicamente nunca lo fue, pero todavía me duele verlo aquí de pie en el pasillo, con su camisa y sus pantalones desabrochados, obviamente dispuesto a seguir adelante con esta chica.
No espero a que él le diga que la última persona en la Tierra a la que llamaría novia sería a mí. Si duele o no, le prometí a Leah que cuidaría de Caleb. Ella siente que está en problemas. Los sentidos de Leah estaban en lo correcto. Me salté la película de esta noche después de la cena de grupo porque estaba cansada y mi pierna empezaba a dolerme. Poco sabía que me iba a encontrar a Caleb aquí, así, con otra chica.
Mirarlos juntos es como una bofetada en la cara. La chica con la que él obviamente ha pasado esta noche es muy bonita. Tiene grandes ojos marrones, cabello rubio perfecto, y una cintura tan pequeña que es una maravilla que todos sus órganos internos puedan caber dentro de su cuerpo. Tal vez todos están metidos justo en sus enormes senos.
—No, no estoy bromeando —le digo, encontrando mi voz de nuevo—. Caleb, vuelve a nuestra suite. Él parece confundido.
—Tu camisa está todavía en mi habitación —dice la chica con una gran sonrisa. Probablemente ella espera que él me eche, y probablemente esté en lo cierto.
Para mi sorpresa, él desliza una mano sobre mi hombro. Huele a cerveza.
L
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 66
—Me tengo que ir con ella —puedo detectar un leve arrastre en su discurso, lo que confirma que no está completamente sobrio. La chica vuelve a entrar en su habitación, pero aparece un segundo después. Azota la camisa contra él.
—Eres un perdedor —dice, y luego me mira—. Puedes quedártelo —cuando cierra la puerta, solo estamos Caleb y yo en el pasillo. Me encojo de hombros fuera de su abrazo. No se ha puesto la camisa de nuevo y la cremallera está aún desajustada.
—¿Vienes? —pregunto con impaciencia. Me sorprendo cuando me sigue de vuelta a nuestra suite. Abro la puerta.
—Necesito ayuda —Caleb medio articula mientras cruza su brazo sobre mis hombros otra vez. Puedo sentir el calor de su piel desnuda a través de mi ropa. En el pasado habría hecho cualquier cosa porque Caleb pusiera su brazo a mí alrededor. Pero no ahora.
—Tienes aliento a cerveza —le digo, empujándolo lejos de mí—. Y si quieres ayuda para cerrar tu bragueta, le has preguntado a la chica equivocada. Entra en la habitación detrás de mí y se desploma en el sofá.
—¿Así que eres la chica equivocada para mí, pero la chica adecuada para Matt? — pregunta.
—Cállate, Caleb. Matt es sólo un amigo.
—No lo creo. Creo que estás emocionada con él.
—Mis relaciones no son de tu incumbencia. Y solo porque hable con un chico no quiere decir que me he emocionado por él.
—Bien. Ya lo sabía —mira a su alrededor, confundido—. Espera, ¿dónde está el resto de nuestro pequeño grupo disfuncional?
—En una película.
—¿Por qué no estás con ellos? —como una señal, un dolor agudo comienza en mi tobillo y se dispara hasta mi pantorrilla. Soltaría un suspiro, pero no quiero que Caleb sienta lástima por mí—. Tengo que descansar mi pierna. Da palmaditas en el colchón junto a él.
—Quítale peso y siéntate a mi lado. El cabello de Caleb sobresale en todas las diferentes direcciones y la maldita cremallera aún está abierta como un recordatorio de lo que estaba haciendo esta noche con esa chica. El problema es que él todavía luce bien. Mi labio superior se frunce, pensando en él y la otra chica.
—No.
—Vamos, solo por un asegundo —sus ojos están a media asta y está tratando de actuar vulnerable e inocente pero sé más que eso.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 67
—Probablemente deberías ir a la cama antes de que Damon te atrape borracho o drogado o lo quesea que ingeriste esta noche —le digo.
—Siéntate conmigo por un minuto, entonces voy a desaparecer en mi habitación y no tendrás que verme por el resto de la noche. Te lo prometo —revolotea sus manos sobre su bragueta y finalmente la cierra y abotona sus pantalones, luego inclina su cabeza contra la parte posterior del sofá.
—Y para que lo sepas, no me drogué. Podría hacerlo, pero no lo hice. No quiero terminar como mi mamá —murmura. Esa es la primera vez que lo he oído hablar de su familia desde que comenzó este viaje. Oigo una tristeza clara en su voz cuando menciona a su mamá, lo que lo hace parecer aún más vulnerable. Estoy justo en frente de él, decidida a ser la racional.
—Estabas bebiendo esta noche. No lo niegues. Sus labios se curvan en una pequeña sonrisa.
—Sí, bebí. Sienta bien no tener que pensar en… todo.
Vacilo. Estar cerca de Caleb no es una buena idea. —Debo informar a Damon.
—Sí, deberías hacerlo.
Suspiro. —Pero no lo haré.
—¿Por qué no, Mags? ¿Podría ser que en el fondo de ese helado corazón que tienes todavía te guste? —extiende la mano y tira de mí hacia él. Al no estar muy estable, me tropiezo hacia adelante, pero él acuna mi cuerpo con su brazo y suavemente me baja hasta el sofá hasta que estoy acostada. Bajo él.
—No respondiste a mi pregunta —dice. Mi cerebro me dice que me aleje y mantenga la distancia, pero mi cuerpo no está escuchando a mi cerebro. Mi cuerpo tiene mente propia. Miro hacia los intensos ojos azules de Caleb. Esas profundidades están totalmente centradas en mis labios, recordándome la primera vez que nos besamos en Paradise. Fue en el parque, justo después de que él me abrazara mientras yo lloraba en sus brazos.
Juro que el aire se ha vuelto más pesado a nuestro alrededor, acercándose como una nube oscura. Todo lo que oigo es el sonido de nuestra respiración. Me olvido de todo lo demás y me permito disfrutar de estar tan cerca de él otra vez. Aleja mi cabello de mi rostro con una dulzura inesperada, las yemas de sus dedos son una suave caricia en mi mejilla. Junto mis manos a mis lados, asustada de que si me muevo volveré a la realidad. Caleb se desplaza y se mueve más cerca.
—Maggie, ¿quieres esto tanto como yo? —pregunta. Su rostro justo encima del mío.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 68
—Yo… no puedo responder eso —se inclina hacia atrás solo un poco, pero sigue siendo lo suficientemente cerca que puedo oler el alcohol que bebió esta noche.
—¿Por qué no? —pregunta. Muevo mi mano a su pecho desnudo para detenerlo antes de que pierda todo sentido común. Tenerlo tan cerca me hace respirar más fuerte y mi pulso corre, algo que me hace sentir más enojada conmigo misma que con él.
—¿Realmente tienes que preguntar? Obviamente estabas con esa chica esta noche, Caleb. No voy a degradarme a ser una segundona.
—No la besé. Lo juro —cuando le doy una mirada de no-te-creo, su expresión se vuelve gravemente seria.
—No voy a decir que no estuvimos tonteando, pero no pude ir más allá con eso porque yo estaba… —aprieta sus ojos cerrándolos. Después de un segundo abre los ojos y mira directo a mí con esa mirada seria de nuevo—. Olvídalo.
—Solo ve a la cama —le digo, tratando de alejarlo de mí—. Es obvio que estás borracho y no estás pensando con claridad.
—Bésame, luego me iré a la cama.
—Estás loco —digo sofocada.
—Sí, lo sé —sus labios se curvan en una media sonrisa—. Pero eso me complace esta vez —su cabeza cae lentamente sobre la mía. Miro y mantengo mi respiración mientras sus hermosos labios carnosos se acercan más y más.
—Oh, Maggie —murmura en voz baja cuando instintivamente enredo mis manos alrededor de su cuello—. Necesito esto.
No debo estar pensando claramente, porque digo contra sus labios: —Yo también.
Sus manos están apoyadas a ambos lados de mi cabeza mientras junta sus labios con los míos. Nos besamos tentativamente, como si ninguno estuviera seguro de que esto está bien. Mi corazón está derritiéndose lentamente. Mi cuerpo se estremece por la emoción y la anticipación mientras una de sus manos agarra mi cintura y me acerca aún más.
Cierro los ojos y finjo que estamos de vuelta en el mirador de la Sra. Reynolds cuando éramos solo los dos. Se sentía tan bien, que no podría haber sido un error. En ese entonces él me abrazó y me hizo creer que por el tiempo que estuviéramos juntos, todo lo demás se mantendría en su lugar. Suspiro en la boca abierta de Caleb, sale un poco como un gemido. Se inclina lejos de mí. Abro los ojos y lo encuentro sonriendo con una enorme sonrisa masculina cien por ciento satisfecha.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 69
Como si mi respuesta es la señal que tiene para ir más lejos, Caleb da un gruñido gutural justo antes de bajar de nuevo su cabeza. Tiene la boca sobre la mía, abierta, su lengua buscando. Creo que mi cerebro está tratando de enviarme señales de alarma, pero mi cuerpo y mi propia lengua están disfrutando demasiado de la atención para escuchar. Los sonidos de nuestras lenguas y labios y gemidos me encienden, y me encuentro pasando mis manos a través de su cabello, acercándolo más.
—Tócame —pide Caleb mientras extiende sus manos y delinea mis labios con la suave punta de su dedo y lo mete en mi boca. Me convenzo a mi misma de pensar en el mirador. Todo el tiempo que mantengo mis ojos cerrados, estamos allí, estamos en el pasado y no en el presente. Él va a decirme lo mucho que se preocupa por mí en cualquier momento. Va a decir que soy la única chica que quiere y necesita.
Traza un camino mojado por mi cuello y mete su dedo en la V de mi camiseta. Su boca sigue con pequeños besos antes de que se mueva y vuelva a besarme. Empiezo a sudar de pasión. Estoy ardiendo.
Todo es lento y erótico, nuestras lenguas llegan y se deslizan y se buscan como si estuviéramos saboreando al otro. El sabor amargo de la cerveza ha sido reemplazado por el dulce aroma que me recuerda exclusivamente a Caleb. Estoy perdida en el presente, pero mi mente y cuerpo están atrapados en el pasado. Se siente bien y oh, tan correcto estar finalmente besándolo así. Y tocándolo.
Él dijo que lo necesita.
No estaba mintiendo cuando admití que también lo necesitaba.
Cuando llega bajo mi camisa y frota su pulgar sobre la parte superior de mi sujetador, el resto de su mano sosteniendo mi pecho, me siento como si el mundo se hubiera detenido y solo existiéramos los dos. Siento una sensación de calor que va desde el pecho hasta las puntas de los dedos de mis pies y viceversa. Mis entrañas se derriten lentamente en pequeños charcos. Hasta que suena mi móvil. Está en mi bolso, sonando alto e interrumpiendo mi fantasía.
—No contestes —dice Caleb en tono áspero—. Ignóralo —me besa otra vez, pero el mirador se ha ido. El momento está perdido. Mi móvil no para de sonar. Vuelvo la cabeza, rompiendo el beso, y parpadeo para alejar una repentina lágrima de frustración mientras llevo mi brazo agitado hasta mi bolso.
—No puedo —mi mano encuentra el bolsillo y agarro el móvil. El número brillando intensamente en el identificador de llamadas me hace aspirar una bocanada.
—Es mi papá —digo lentamente mientras alejo la mano de Caleb de debajo de mi camisa. Dejo que el teléfono suene y suene hasta que la llamada es transferida al
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 70
buzón de voz. Mi papá, el hombre que me llama una vez o dos veces al año. Mi papá, que me dejó apenas sin mirar atrás.
Levanto la vista hacia Caleb, que todavía permanece estático sobre mí. Él es el chico que me dejó y no miró atrás hasta que fuimos forzados a juntarnos en este viaje. Él me traicionó al igual que lo hizo mi papá. Él me mintió igual que lo hizo mi papá. Estaba tonteando con otra chica esta noche, luego pasó a mí como si eso no importara. Diferente cara, diferente cuerpo, el mismo buen tiempo intercambiable. Soy patética y la única culpable soy yo. Yo podría haber dicho no. Podría haber actuado como si no quisiera esto. Podría haber caminado hacia mi habitación y cerrar la puerta.
Pero no lo hice.
En su lugar, me acerqué más a él… casi probándolo para ver si él hacía un movimiento. Efectivamente, mordió el anzuelo. Yo no soy mejor que esa chica que estuvo con él esta noche.
—Caleb, ¿qué estamos haciendo? —le pregunto. Se aleja de mí para sentarse de nuevo y suspira.
—Oh, no, aquí viene. Tu introspectivo, emocional y filosófico yo interior está saliendo.
—¿Por qué no debería ser introspectiva? No tiene sentido.
—Ni el chocolate y la mantequilla de maní, pero de alguna manera funciona —dice—. De alguna manera la mezcla de esas dos cosas es genial.
—Estás borracho. No estoy hablando de comida. Estoy hablando de dos personas con un pasado realmente jodido.
—Deja de pensar tanto —dice, terminando mi oración—. No importa cuánto tiempo ha pasado, eso no parece lo importante —frota mi brazo con suavidad, haciendo cosquillas sobre mi piel sensible.
—No sé por qué estamos luchando tanto con esto. Demonios, no podía hacerlo con Brandi esta noche porque en todo lo que podía pensar era en ti. Incluso la llamé por tu nombre —dice, divagando—. Sí, estoy jodido, estamos jodidos, ¿si no, por qué ocultar el hecho de que aún nos queremos?
Lo aparto.
—Tú, Caleb Becker, eres un gran imbécil.
—No te entiendo —dice, con las manos en el aire y frunciendo sus cejas por la confusión—- Admití que no podía estar con otra chica porque estaba pensando en ti. Te quiero, Maggie. ¿Es eso tan malo?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 71
—Sí.
—¿Qué, admitir que me enciendes? ¿Por qué lo tratas como si fuera un insulto?
—No quiero que nosotros solo nos ―queramos‖ el uno al otro —tomo un respiro profundo.
—Quiero tener una relación real con un chico. Amor. Y tú, ni siquiera sabes qué es el amor. El amor es honestidad. El amor es respeto mutuo por el otro, algo que tú y yo no tenemos.
—¿En serio? —mis palabras obviamente lo molestan, porque se levanta y dispara de nuevo—. ¿Así que estás diciendo que no tienes respeto por mí?
—Sí, eso es lo que estoy diciendo.
—Bien —dice él.
—Bien —le digo.
—Entonces, creo que categoricé todo este asunto que sucede entre nosotros muy mal.
Esta vez el dolor agudo golpea mi corazón, pero permanezco fuerte. —Es todo acerca de honestidad, Caleb.
—Sí, bueno, honestamente estás siendo ridícula.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 72
Capitulo 13
***
Caleb.
Traducido por: cYeLy DiviNNa
Corregido por: V!an*
stoy tumbado en la cama mirando al techo. Lenny y Matt están dormidos. No he hablado o escuchado a Maggie desde que entramos en nuestra sala hace cuatro horas.
Le dije que aún la quiero. Admití que nunca dejé de quererla. Y ella va y empieza a hablar de amor. Jodido amor. Y honestidad.
El amor no es sobre la honestidad. Se trata de proteger a la gente que más amas de las cosas que les harán daño. Eso es amor.
Oh, el infierno. Le dije a Maggie que todavía la quiero y que no puedo estar con alguien más. Estúpido, lo sé. No era mi intención dejarlo escapar en ese mismo momento-o que sucediera. A lo mejor era la cerveza. Sí, claro. Todavía estoy zumbado, pero yo sabía lo que estaba haciendo. No por ello es menos estúpido, sin embargo.
Durante la semana siguiente, Maggie prácticamente me ignora. Viajamos todos los días a algún evento en el que Damon nos introduce y nos exhorta a compartir nuestras historias lacrimógenas. Todos nosotros las compartimos. Mi historia es la más corta. "Yo conducía borracho y golpee a una chica. Fui a la cárcel por ello. Me patearon prácticamente fuera de la casa de mis padres y perdí a mi novia. Suspendieron mi licencia por tres años y estoy más o menos viviendo en la calle ahora. Así que, uhm, no beban y conduzcan‖.
Sí, es mi historia y soy fiel a ella.
No es hasta que estamos en un panel en algún auditorio de una escuela al azar y que estoy sentado detrás de una mesa cuando me hacen una pregunta que no estoy seguro de cómo responder.
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 73
Sale de la boca de un chico de quince años de edad, en la clase de conducción en la escuela de verano. —Esta pregunta es para el tipo de la camiseta azul, al final —dice.
Miro a todos los demás. Desafortunadamente nadie más que yo está usando una camiseta azul. Erin me pasa el micrófono. —¿Cuál es tu pregunta? —digo perezosamente, haciendo eco de mi voz a través del auditorio.
—¿Por qué te echaron tus padres?
Mierda, ¿realmente tengo que responder a eso? Mi hermana se negó a decir la verdad sobre el accidente, mi madre es adicta a las drogas de prescripción, y mi papá está en la negación. —Esa es una buena pregunta —le digo, estancándome. No sé qué decir. La verdad y las mentiras están empezando a fundirse juntas cuando me aclaro la garganta y pienso en cómo responder—. Mis padres se avergonzaban de tener un ex convicto como hijo. Encima de eso, no estaban demasiado interesados en el hecho de que yo estaba saliendo con la chica a la que golpee con mi coche y por la cual fui a la cárcel.
—¿Por qué hiciste eso? —el chico pregunta—. Quiero decir, ¿por qué perder el tiempo con la chica que golpeaste? ¿No era una mala idea?
—Sí. Fue realmente una mala idea. Una de las ideas más estúpidas que he tenido. ¿Siguiente pregunta?
La siguiente pregunta es para Lenny. Quieren saber por qué condujo un auto en el lago.
—Parecía una buena idea en ese tiempo —dice Lenny—. Por supuesto que estaba borracho, pero eso no es excusa. Pagué un precio muy alto y me gustaría poder deshacerlo.
Ese parece ser el tema de nuestras vidas... que pudiéramos regresar el tiempo y hacer elecciones diferentes.
Durante el viaje en la van de regreso a Freeman, Maggie ni siquiera mira en mi dirección. Se sienta junto a Matt y charla con él sobre el tenis. Cuando estamos de vuelta en nuestro dormitorio, se dirige directamente a su habitación. Damon se dirige a su habitación, también. Cuando su puerta se cierra y el resto del grupo está en el salón, me paso a la habitación de Maggie.
—¿Cuál es tu problema? —pregunto en voz baja para que el resto del grupo no pueda oír.
—No quiero hablar de eso —dice ella, y luego empieza a alejarse de mí.
Le agarro la muñeca y tiro suavemente, instándola a mirarme a la cara.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 74
—Aleja la mano de ella —dice Matt detrás de mí.
Me encaro con el tipo que, obviamente, quiere que Maggie sea más que una amiga.
—¿Qué eres, su guardaespaldas?
—Tal vez —Matt da pasos entre Maggie y yo.
—No te pongas en el medio de esto, el hombre —estoy muy tenso porque, bueno, una vez fui el protector de Maggie en contra de este pendejo de Vic Medonia, y ahora Matt me hace sentir como si yo no fuera mejor que Vic.
—Ella, obviamente, no quiere hablar contigo ahora.
Cuando miro a Maggie, está apuntando hacia la puerta para que yo salga.
—Ya he terminado —le digo.
En la mañana, cuando despierto Damon me sacude, le digo que tomare el día libre.
—Caleb, toma tu trasero y ponte de pie. No estás saliendo en las actividades de hoy, así que ni siquiera pienses en ello —dice Damon.
—Estoy enfermo —le digo.
—¿Con qué?
—De molestia. En serio, Damon, el teléfono celular de Lenny sonaba cada dos horas anoche.
—Él está diciendo la verdad —Matt dice mientras saca un tanque por encima de su cabeza—. Nosotros le decíamos a l vez que hiciera la maldita cosa fuera, pero él no lo hacía.
—¡Lo puse en vibrar! —Lenny dice en voz alta desde el salón.
Matt camina hacia la puerta y grita: —Teniéndolo vibrando sobre la mesa es tan malo como que suene, amigo.
Damon se inclina y me quita las sabanas. —Voy a confiscar esta noche el teléfono de Lenny, pero todavía tienes que acompañarnos hoy, Caleb. Tengo una actividad especial prevista. No hay excusas.
Me arrastro fuera de la cama, me ducho y visto. Creo que Maggie tiene a las chicas de su lado, porque todas me ignoran hoy. Incluso durante el desayuno, Trish ofrece a todos un pastelito de arándanos, excepto para mí y Lenny. ¿Cómo llegué a ser agrupado en la misma categoría cuando el jodido Lenny está más allá de mí? Por otra parte, San Matt es tratado como un maldito rey. No sólo recibe un pastelito, Maggie realmente le sirve un vaso de jugo de naranja de la nevera pequeña. Y le sonríe mientras coloca el vaso en frente de él.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 75
Estoy aún más molesto ahora.
Después del desayuno, todos se amontonan en la furgoneta. Estoy atrapado sentado en la parte trasera con Lenny, quien no parece importarle o no que las chicas lo están ignorando. O tal vez el hombre sólo utiliza a la gente haciendo caso omiso de él, o es demasiado estúpido para darse cuenta.
Damon se detiene en una propiedad arbolada, con un gran letrero que dice VICTORIA BOUND, CONTRUIR BASES FUERTES ES LA CLAVE DEL EXITO.
—¿Se trata de un proyecto de Hábitat por la Humanidad? —pregunto. Para ser honesto, no me importaría conseguir un martillo y clavos en mis manos. Solía hacer trabajos de construcción para mi tío durante los veranos. Frustración por un clavo y un martillo suena como una dulce idea ahora mismo.
—No, nada de eso —dice Damon, para mi decepción.
Nos amontonamos en la camioneta y Damon nos dice que estamos teniendo una reunión. —Este es un campo de desarrollo de habilidades. Me he dado cuenta que muchos de ustedes tienen problemas con la gente pidiendo ayuda y confiar en los demás.
—Tal vez nos gusta que sea así —me quejo.
—No es una buena forma de vivir, Caleb. Es la naturaleza humana necesitar gente y vivir en armonía con los demás. Esto es necesario... y no estoy hablando sólo de Caleb —señala a todos los demás en el grupo—. Todos ustedes lo necesitan.
Un hombre sale de la puerta marcada OFICINA. Parece un hombre de la montaña o Pie grande volviendo a la vida, con una larga barba y el cabello rebelde. —Deben ser el grupo Re-Comenzar —él tiende la mano a Damon y la agita—. Soy Dex, el propietario de Victoria Bound.
Lo primero que hace Dex es colocarnos en círculo debajo de unos árboles. Él nos instruye para decir una palabra que nos describa a nosotros mismos.
Matt dice: —Lealtad.
Lenny dice: —Diversión.
Erin dice: —Tristeza.
Trish dice: —Enojo.
Maggie dice: —Confusión.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 76
No me extraña el hecho de que ella está mirando directamente a mí cuando lo dice. ¿Está confundida acerca de nosotros? Eso es nuevo para mí. Maggie más o menos me apaga cada vez que nos acercamos. No parece confundirse en absoluto.
Cuando me toca a mí, digo: —Bastante jodido —ya que prácticamente resume quién y lo que soy.
—Eso no cuenta —dice Lenny—. Dex dijo que dijéramos una palabra que nos describa. ―Bastante Jodido‖ son técnicamente dos palabras.
—Y ―cállate antes de que yo saque la mierda de ti‖ son diez palabras —digo en un tono de advertencia.
Dex / Pie Grande sostiene su mano. —No agredas a tus compañeros de equipo, Caleb. Las normas de Victoria Bound. Dicen que debes pedir disculpas —dice.
¿Pedir disculpas? ¿Este tipo habla en serio? Prefiero comer vidrio roto luego que pedir perdón a Lenny.
Damon el monitor me da una ligera mirada. —Vamos, Caleb. Discúlpate para que podamos seguir adelante.
—Sí —dice Trish, a continuación, resopla—. No seas tan idiota.
Miro a Maggie. —Sólo tienes que hacerlo —su boca sigue en silencio.
—Nop —solía jugar con las reglas, pero no lo he hecho durante tanto tiempo que me he olvidado de cómo hacerlo.
—Canaliza tu energía en acciones positivas —Dex me dice.
Meto mis manos en los bolsillos y veo a Dex a la cara. —¿Qué pasa si no me siento positivo?
—Hacer algo positivo ayudará a transformar tu estado de ánimo en todo. Cuando sonríes, tu cuerpo se relaja. Cada experiencia interactiva por el toque humano y las interacciones, alivian la tensión en el cuerpo.
La última vez que tuve contacto humano positivo fue con Maggie cuando ella me besó y me tocó en el sofá de la suite. Me sentí increíble hasta que ella me rechazó.
—Quiero verlos a los dos darse un abrazo —dice Dex.
—Estás bromeando conmigo, ¿verdad?
—No estoy bromeando. Creo que deberías abrazar a Lenny.
No muevo mis manos de los bolsillos. —Sí, uhm, yo no lo creo —quiero decir ―de ninguna jodida manera lo abrazare maldito pie grande‖.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 77
Lenny abre los brazos a lo ancho y me sonríe. —Ven con papá.
—Vamos, Caleb —insta Damon—. Haz la prueba.
—Prefiero un abrazo de las chicas, Damon. O Matt, por si a caso.
Nadie parece preocuparse por escuchar a la lista de cosas que prefiero hacer que abrazar a Lenny. Todos están esperando por mí.
Lenny da pasos hacia adelante, con los brazos abiertos.
Salgo del círculo, algo extraño obvio. Pie grande no parece contento. —No se trata de un abrazo... se trata de tu carácter. Haciendo algo que no queremos hacer para agradar a alguien es un acto de bondad.
Doy una breve carcajada. —Escucha, Dex, estoy siendo amable, advirtiéndole a Lenny antes de una patada en el trasero. Dame un poco de crédito. Mierda, hombre. Estuve con miembros de pandillas en Chicago que pensaban que amabilidad era preguntar de qué rama quería colgar antes de que me cortaran en pedazos y me dieran de alimento a los perros.
—¿Quieres ser parte de este grupo, o no? —Pie grande pregunta, haciendo caso omiso de mi escenario de las pandillas.
—No.
—Él no tiene otra opción —dice Damon en voz alta—. Él es parte de este grupo le guste o no. ¿Cierto, Caleb?
—Está bien —le digo. A menos que deje todo y vea mis posibilidades. Pero no lo haré, porque si el reformatorio era una mierda, tengo la sensación de que la cárcel grande me pondrá sobre el borde. Me paso atrás en el círculo.
—Podemos abrazarnos más tarde —Lenny me dice.
Sacudo la cabeza. —No cuentes con ello.
Definitivamente estoy en la lista de mierda de Dex, eso es seguro. Me dispara estas miradas probablemente para hacerme sentir mal, pero no lo hace. Después de lo sucedido con Maggie, he terminado con sensación de remordimiento.
Dex nos dice que vamos a esperar para completar un grupo de tareas con Victoria porque nos han enlazado trabajando juntos como un equipo. La primera tarea es un rompecabezas que tienes que completar mientras que tres de nosotros instruimos a tres miembros de nuestro grupo con los ojos vendados sobre cómo organizar las piezas. La tarea siguiente es un laberinto que tenemos que atravesar, mientras estamos unidos entre nosotros con una cuerda. Entonces tenemos que construir un coche de carreras con elementos encontrados en la naturaleza. Maggie no se cruza en mi camino todo el tiempo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 78
Después del almuerzo, Dex lleva a nuestro grupo en el bosque detrás de la oficina principal. Se detiene al llegar a un árbol de roble de espesor con una pequeña plataforma clavada en el tronco un pie fuera de la tierra.
—Este es un ejercicio de confianza —explica Dex—. Los voy a dividir en parejas. Cada uno de ustedes le da la espalda a su pareja mientras está de pie en la plataforma, y luego cae en los brazos de su pareja. Después, van a cambiar quien cae y quien atrapa.
Las parejas son Lenny y Trish, a continuación, Matt y Erin, y yo y Maggie. Yo estoy junto a mi pareja con el ceño fruncido. —No estés tan deprimida —le digo.
—No estoy deprimida. ¿No lo escuchaste decir que es un ejercicio de confianza?
—Sí, ¿y?
Ella niega con la cabeza. —Olvídalo.
Antes de que pueda responder, Trish grita: —¡Lenny me aplastas! Espero que tengas un seguro médico, Dex.
Lenny se ríe. —No eres un peso ligero para ti misma, Trish. Si te caes, ¿se fracturaras cuando tus bubis alcancen el suelo?
Dex levanta su mano, que todos hemos aprendido a esta altura es su señal especial de "cállate". —Todos ustedes pueden hacer esto, te lo aseguro. Se les concede una cuerda elástica asegurada al árbol, lo que disminuirá la carga de peso. Lenny y Trish, ustedes dos van primero.
—De ninguna manera, Dex —dice Trish—. ¿Y si me deja caer?
—No lo hará.
—¿Cómo puedes estar tan seguro?
—Debido a todo el grupo cuenta con él, y él no nos fallará. ¿Cierto, Lenny?
Las cejas de Lenny están surcadas en la confusión. —¿Es un tipo de psicobasura que estás utilizando en mí?
—Sí. Súbete a la plataforma y conecta el bungee alrededor de tu cintura. Muéstrale a Trish lo fácil que es.
Lenny hace como Dex lo instruye. Con el bungee llevando la peor parte del peso, Trish no tiene ningún problema al atraparlo.
Cambian los lugares, y para nuestro alivio Lenny captura a Trish y no prueba su teoría acerca de sus bubis.
—Está bien —dice Dex, siguiendo adelante—. Caleb y Maggie, les toca.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 79
Capitulo 14
***
Maggie.
Traducido por: cYeLy DiviNNa
Corregido por: V!an*
e paso hasta el borde de la plataforma, el gancho de la cuerda de bungee unida al árbol alrededor de mi cintura, y miro hacia abajo. Caleb está allí de pie con los brazos abiertos, listos para atraparme.
De pronto, de alguna manera, este ejercicio va más allá de si yo creo que va a atraparme o no.
Es por eso que he estado tan enojada con él desde la noche de la semana pasada... el pensamiento me lleva a otro. No he estado enojada con él, sólo esa noche. He estado enojada con él durante ocho meses. Desde que me enteré de que mintió. Desde que se fue sin decirme la verdad.
Pienso en todas las cosas que no dijo... todas las cosas que debería haber dicho. Hay tanto engaño entre nosotros. Yo misma doy la espalda contra el árbol y envuelvo mis brazos alrededor de mí misma. —No puedo.
—¿Por qué no? —Caleb pregunta.
Todo el mundo me está mirando, esperando una explicación. Y aunque no quiero hablar de esto delante del grupo, estoy tan cansada de los secretos. Desesperadamente quiero decir lo que siento aquí y ahora porque acabo de perder el descaro de decirlo más tarde.
Yo desengancho la cuerda de bungee y bajo. —Yo sólo no quiero hacerlo.
—No voy a permitir que te caigas —dice Caleb—. Te lo prometo.
Miro en sus penetrantes ojos azules, que se oscurecen cuando está molesto.
—No es acerca de si vas a atraparme o no —le digo—. Se trata del accidente.
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 80
Caleb me mira receloso y confundido, y estoy bastante segura de que su estado de ánimo está a punto de empeorar aún más cuando le digo: —Este ejercicio conjunto es la confianza. La verdad es que yo no confío en ti.
—Esto se está poniendo bueno —Lenny dice, frotándose las manos—. Y todo el tiempo pensé que estaban juntos, mientras que nadie estaba observando.
Caleb le dispara al chico una mirada. —Cierra la boca por una vez, Lenny, o voy a cerrarla por ti —sus manos están en puños cerrados a su lado y el músculo de la mandíbula se crispa. Creo que está listo para tomar a Lenny, pero no se trata de Lenny.
Se trata de nosotros.
Dex levanta una mano, pero no creo que a Caleb le importe.
—Después de todo lo que hemos pasado, creo que debes confiar en mí —me dice Caleb.
Él no lo entiende. ¡Oh, cómo quiero que me diga la verdad sobre el accidente por su cuenta! Es la única manera en que podemos pasar más allá de esto. Tengo que dejar atrás las mentiras y el engaño.
Pensando en el accidente y todo lo que ha sucedido hace temblar mi cuerpo. Nunca seré la misma físicamente.
Siempre voy a ser considerada una inválida. Yo quería creer que Caleb me quería a pesar de mis lesiones, pero tal vez era sólo una táctica para animarme a mantener la boca cerrada.
La única persona que puede llevar la verdad al descubierto está aquí conmigo ahora.
—Enfrentemos los duros y fríos hechos, Caleb. No confías en mí, tampoco —no puedo parar ahora. Las lágrimas ruedan por mi rostro mientras camino hasta Caleb y hundo mi dedo en su pecho—. ¡Me mentiste! ¡Me engañaste! Lo menos que podías hacer después de que empezamos a acercarnos era ser honesto.
Me mira, apretando los ojos confundidos.
—Dime la verdad sobre el accidente, Caleb. Si te atreves.
Veo el momento en que lo entiende y se pone rígido, sorprendido.
Caleb niega con la cabeza ya a pocos pasos de mí. —No hagas esto.
—Dile a todos los presentes lo que realmente sucedió esa noche —abro los brazos y miro hacia el cielo—. ¡Grita en voz alta y liberanos de las mentiras!
Lenny tiene las manos en alto como si estuviera en la iglesia. —¡Aleluya!
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 81
Caleb se precipita sobre Lenny. Y le golpea. Lenny le saca la vuelta. Tengo miedo y estoy gritando por ellos para detener la lucha, sobre todo porque Caleb es un luchador entrenado y Lenny no tiene ninguna posibilidad contra él. En un instante, Damon tira a Caleb fuera de Lenny y empieza a gritarle a Caleb que se calme. Caleb tiene un ataque ahora, y no estoy segura de que él escuche nada con toda esa ira.
—Caleb, consigue controlarte a ti mismo —ordena Damon.
Caleb se libera de los brazos de Damon. Sus manos están en los puños, dispuesto a luchar. —¡No!
—¡No se trata de Lenny! —yo grito, tratando de llamar su atención—. Se trata de ti y de mí.
Caleb me mira. Su respiración es irregular y sus ojos tienen una mirada intensa y feroz. Él no está listo a dar marcha atrás, no por un largo tiempo.
—Yo soy la que fue atropellada por el automóvil, no tú —le digo—. No actúes como si fueras la víctima aquí. Has tomado decisiones que no te pedí que tomaras. No estoy segura de que nadie te haya pedido que las hicieras —estoy gritando las palabras, sin importarme que todo el mundo probablemente pueda oírme—. ¿Crees que me gusta ir cojeando a donde quiera que vaya? No. ¡Yo soy la víctima! ¡Se honesto conmigo! No te importaba lo suficiente como para confiar en mí. Yo te di mi corazón, pero no fue suficiente —empiezo a caminar, las hojas crujen bajo mis duros zapatos.
—Vamos a aclarar una cosa, cariño —dice desde detrás de mí—. Nunca te pedí que fueras mi novia.
Me detengo y volteo hacía él. —No, no me lo pediste. Pero estoy segura que hiciste todo lo que estaba en tu poder para hacernos una pareja. Me besaste en el árbol en el parque en Paradise. Tú eras el que me dijo en la casa de la Señora de Reynolds que querías estar donde estaba yo. Fuiste el que... —mi garganta se siente como si tuviera un nudo del tamaño de una pelota de béisbol en su interior—. Dijiste que lo que teníamos era real, pero todo era una mentira. Admítelo.
—¿Qué quieres que te diga, Maggie?
—¡La verdad! Eso es todo lo que siempre quise.
—No puedo.
—¿No puedes o no quieres?
—¿Qué diferencia hay en este momento?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 82
Yo pase el dorso de mi mano sobre mis ojos, porque las lágrimas hacían mi visión borrosa. No me importa en absoluto nuestra atónita audiencia. —¡No eres más que un cobarde! Cada hombre en mi vida me ha decepcionado. En primer lugar mi papá, ahora tú.
Me mira como si yo fuera el enemigo. —Yo soy como tu papá. No me insultes poniéndonos en la misma oración.
Doy una breve carcajada. —Él me dejó. Me dejaste. Él me traicionó dejándome y nunca volvió para ver si yo estaba bien. Me traicionaste dejándome y nunca volviste para ver si yo estaba bien. Él me mintió. Tú me mentiste. Eres exactamente como él.
—No tienes ni una jodida idea, Maggie.
Sigo cojeando a la distancia, en dirección a la oficina, o camioneta, o... No sé hacia donde voy, excepto que sabía que necesitaba escapar. Tal vez si pongo algo de espacio entre Caleb y yo este dolor opresivo en mi corazón se desplomará.
—Las mentiras son más fáciles de tragar que la verdad, Maggie —grita Caleb. Él no me sigue en este momento.
Me detengo, pero no doy la vuelta. —Estás equivocado.
—La verdad es que yo no quería tener nada que ver contigo cuando salí de la cárcel y volví a Paradise. Te culpo por ser la razón por la que fui a la cárcel. Te culpo de haber arruinado mi vida. E incluso a través de toda la culpa y todo el resentimiento, caí por ti. Tus malditos sollozos, tu maldita inseguridad, tu vulnerabilidad... y cada maldita vez que llorabas en mis brazos y te agarrabas como si yo fuera el pilar de la fuerza, estaba perdido, porque sabía que lo que se estaba gestando entre nosotros era real. Me odié por enamorarme de ti.
—Así que te fuiste.
—¿Qué querías que hiciera? tuvimos que ocultar nuestra relación de tu madre, mi mamá estaba en las drogas, mi papá era un felpudo maldito, y mi hermana... bueno, ya la viste. Parece que hubiera vuelto de más allá de la muerte.
—Si acabas de decir la verdad…
—¡La verdad es una mierda! —Caleb grita, la ira y la frustración que gotean de sus palabras.
—Así que decidiste esconderte detrás de las mentiras, ¿no? —ahora me dirijo a su cara a través de pequeños parches de hierba y tierra con hojas. Espero solo con la mirada. No estoy retrocediendo.
El tiempo se detiene por un segundo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 83
Caleb golpea el puño con fuerza en el tronco del árbol. Sus nudillos están sangrando por la fuerza, pero no parece darse cuenta de cómo me atormenta.
—¡La verdad es que no golpee con el carro! Fui a la cárcel por un año de mierda todo por algo que no hice. ¿Y sabes qué? Apesto. ¡Resentí cada momento del reformatorio porque no se suponía que debía estar ahí en primer lugar!
Sus ojos se amplían, su respiración es rápida y furiosa. Se da la vuelta, y centra su atención en un confuso Damon, a continuación, examina a todos los demás miembros de nuestro grupo, todos ellos están igualmente sorprendidos.
Caleb aprieta los ojos cerrándolos y hace una mueca de dolor, como si quiere recuperar todas las palabras veraces que acaba de decir. Cuando abre los ojos, no hay más emoción en ellos. Los ha disfrazado.
—¿Feliz ahora? —gruñe.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 84
Capítulo 15
***
Caleb.
Traducido por: Sera
Corregido por: V!an*
i mi vida no fuera una completa mierda antes, lo es definitivamente ahora. Acabo de revelar el secreto que prometí llevarme a la tumba. Traicioné a mi hermana melliza, y a mí mismo, porque no podía soportar la forma en la que Maggie me miraba conforme bajaba de la maldita plataforma. Sus ojos eran como el cristal, y el surco decepcionado de sus cejas me hacía querer recogerla y llevarla a un lugar donde nadie pudiera engañarla o herirla. Un lugar donde ni siquiera yo pudiera herirla.
Lo he jodido. Con Maggie, con Leah, con mis padres… con todo.
En este momento no podía ni confiar en mí para no joderlo. ¿De qué sirve intentar estar fuera de la cárcel cuando, quizás, es el mejor lugar para mí? Al menos en la cárcel sé dónde quedarme y no tengo que ver la decepción en las caras de la gente que me importa.
El problema es, que no quiero estar encerrado otra vez. Me sentía como un animal inquieto y enjaulado en el reformatorio, especialmente porque sabía que no me merecía estar ahí en primer lugar. O quizás sí. Quizás me merecía estar encerrado por mentirle al juez y a todo el mundo. Estaba borracho la noche en la que Maggie fue atropellada con el coche, y quizás mi criterio estaba apagado cuando le dije a mi hermana que la encubriría.
Para entonces era demasiado tarde.
Todo lo que quería hacer era proteger a Leah, ya que sabía que ella no sería capaz de manejar el estrés de ser arrestada y atrapada en una celda. Ni siquiera sé lo que estaba bien y mal.
¿Cómo supo Maggie que le había mentido? Hace un segundo, pensaba que la única forma de que pudiera quitarle esa mirada de traicionada de su cara era decirle la verdad. Otro mal movimiento. Ya sabía la verdad.
S
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 85
Quiero escapar, pero estoy atrapado aquí. Puede que no esté en una jaula, pero se siente como si estuviera en una.
—No, no soy feliz —dice Maggie finalmente, su voz baja y triste.
Me quedo mirándola. —Genial, porque eso nos hace dos.
—Tres —dice Lenny, todavía en el suelo—. Creo que voy a tener un moretón en mi sensible trasero por tu culpa.
Lágrimas caen por las mejillas de Maggie. Parpadea un par de veces y las aparta con la yema del dedo. —¿Me odias, Caleb?
Debería. Debería odiarla con toda mi alma, pero no lo hago.
—Sabías desde el principio que no te atropellé, ¿verdad? —digo.
Asiente. —Recordaba pedazos y trozos como su fuera un rompecabezas, pero no se juntaron hasta…
—¿Te diste cuenta de que no fui quien te golpeó antes de que me fuera de Paradise hace ocho meses? —pregunto, teniendo que saber la respuesta incluso aunque temo oírlo.
—Sí —dice suavemente.
Recuerdo las veces que pasamos juntos trabajando en la casa de la Señora Reynolds, cuando perdíamos el tiempo en el mirador y pasé mis manos sobre su lisa y suave piel.
—Sabías que no te herí, pero me dejaste seguir pensando que sí. ¿Cómo pudiste?
—Al momento en que me di cuenta de quien estaba en realidad conduciendo el coche, ya te había perdonado. No importaba.
—¡Una mierda que no importaba!
—Uhm, se acabó el tiempo. Creo que esta actividad se ha acabado —dice Damon—. Nosotros tres tenemos que hablar, ahora mismo.
Ahora. Esa es la palabra favorita de Damon.
Nosotros tres dejamos el resto del grupo en la plataforma con Dex y nos dirigimos a una mesa de picnic por el aparcamiento.
Damon suspira mientras nos mira a Maggie y a mí sentándose enfrente de él.
—Caleb, déjame ver si lo entiendo. ¿Te declaraste culpable por un delito que no cometiste?
Miro al tipo directamente a los ojos. —Me acojo a la quinta enmienda
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 86
—No puedes acogerte a la quinta enmienda, Caleb —dice Damon—. No estás en el juzgado —sí, y no quiero acabar ahí otra vez—. No voy a contestar la pregunta.
Damon se gira a Maggie en busca de la respuesta, ya que obviamente no soy de ayuda en absoluto. —Maggie, ¿Qué sabes de todo esto?



Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:43 am

Maggie se encoge de hombros.
Damon agita su dedo a ambos. —No me están dando otra opción. Si no explicán, tendré que reabrir tu caso e investigar por mi cuenta.
—Fui a la cárcel, Damon —dejo escapar—. Pagué por el delito. Caso cerrado.
—Si en realidad fuiste a la cárcel por un delito que no cometiste, el caso está lejos de estar cerrado. ¿Alguna vez has oído de tomar la responsabilidad de tus actos? ¿Crees que le hiciste a alguien un favor? Adivina otra vez. Si no fuiste quien atropelló a Maggie, ¿quién fue?
Me quedo en silencio mientras Damon mira a Maggie en busca de respuestas. Ella se queda mirando al suelo.
—Se los advertí. Esto no está acabado —nos dice.
Pasamos penosamente el resto de los ejercicios. Estoy tan seguro como el infierno de no decir una palabra, y estoy volviéndome loco preguntándome exactamente cuánto sabe Maggie.
Después de la cena, Damon nos saca a Maggie y a mí a un lado. —Mañana por la mañana el resto del grupo va a otra escuela a por una charla de grupo, y ustedes dos vienen conmigo.
En el dormitorio, escucho a Damon hablando un montón de veces por teléfono, y tengo la clara sensación de que está a punto de arrestarme e interrogarme.
No puedo hacer esto. El resto de la noche es una gran mancha para mí. Todo en lo que puedo pensar es que tengo que escaparme. Tengo que abandonar el grupo y tengo que encabezarme por mi cuenta de nuevo.
En medio de la noche, cuando todo el mundo está dormido, echo todo lo que tengo en mi bolso. Escaparse de Damon y sus lazos al sistema de justicia de Illinois es la única solución. Si no pueden encontrarme, Damon puede que no tenga un caso contra Leah. Miré algunos libros legales en la biblioteca del reformatorio. El plazo de prescripción de un delito son tres años. En un año, Leah no podrá ser acusada del delito.
Salgo de nuestra suite y troto bajando las escaleras. Cuando empiezo a cruzar el oscuro campus, oigo una voz familiar tras de mí.
—Caleb, espera.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 87
—Maggie, ¿qué estás haciendo?
Lleva unos pantalones de seda y una camiseta. Su pelo está hacia atrás en una cola, y parece tan vulnerable ahora. Y sexy, pero ella no lo sabe. Antes de que fuera a la cárcel, nunca le di un segundo vistazo. Era sólo nuestra vecina y la mejor amiga de mi hermana melliza. Sólo estaba interesado en Kendra Greene, con su largo pelo y capas de maquillaje. La belleza de Maggie es más sutil… puede ser eludida si estás ciego por otras chicas, o comparada con ellas.
Se muerde el labio inferior. —Te vas, ¿verdad?
—No puedo quedarme aquí —echo mi bolso al hombro y empiezo a caminar otra vez.
—Voy contigo —grita.
—No, no vienes —miro hacia atrás a ella. Está cojeando detrás de mí con una mochila en los hombros—. Vuelve al dormitorio.
—No.
—No seas estúpida, Maggie. Vuelve al grupo y sigue con tu vida. Olvida que alguna vez existí.
—No puedo hacer eso —dice—. Ojalá el accidente nunca hubiera pasado, y tú nunca hubieras ido a la cárcel, que nunca te hubieras ido de Paradise, que no pensaras que involucrarse conmigo era el mayor error de tu vida.
Mierda. Odio tener esas palabras de vuelta a mí, sobre todo cuando son mentira. Le he hecho daño, incluso aunque juré que nunca lo haría de nuevo. —Estar contigo no fue un error.
Levanta la mirada con esos inocentes y expresivos ojos. —Pero tú dijiste…
—Sí, sé lo que dije. Mentí. Pero aun así no puedes venir conmigo.
—Me pediste que me fuera contigo la última vez que te fuiste de Paradise. ¿Recuerdas?
Asiento lentamente.
—No voy a cometer el mismo error otra vez. Esta vez voy contigo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 88
Capitulo 16
***
Maggie.
Traducido por: paovalera
Corregido por: V!an*
o puedo permitir que Caleb se vaya. No ahora. No hasta que lo pueda convencer de volver y hacer todo bien. Si lo dejo partir, puede que nunca lo vuelva a ver. El desapareció sin dejar rastro hace ocho meses y no permitiré que eso suceda de nuevo. No cuando yo la verdad salió a la luz y no hay mentiras entre nosotros.
—No tienes elección —dije, sin ceder.
Él sacude su cabeza. —No me molestes más de lo que estoy.
Continúa caminando por la acera que sale del campus. Yo lo sigo. Si el empieza a trotar, no hay manera de que pueda seguir a su margen.
—No quería molestarte —le digo, alcanzándolo.
—¿Solo me arruinaste la vida?
—¿Yo? Yo no arruine tu vida, Caleb. Lo has hecho muy bien por ti mismo.
—Hazme un favor. Si estas tan decidida en seguirme, bájale el volumen a tu voz hasta el mínimo.
—Eres tan irritable.
—Maldita sea —él se detiene y voltea hacia mí—. ¿Sabes que me hiciste hoy? Me hiciste decir el secreto que prometí que me llevaría a la tumba. Me siento como la mierda.
—Si te hace sentir mejor, yo también me siento como mierda. No quiero que estés molesto o triste, Caleb.
—Si quieres que este feliz, vete a la habitación.
N
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 89
Creo que él de verdad espera que lo deje de seguir. Pero no lo hago. No puedo.
Por los próximos diez minutos, lo sigo en silencio. Su ritmo es lo suficientemente lento para que yo pueda estar a su alcance.
—¿Cuál es el plan? —le pregunto cuando llegamos al centro del pueblo. Cada tienda está cerrada y las calles están completamente oscuras excepto por las ocasionales luces de la calle—. Espero que tengas uno.
—No lo tengo —él luce vencido.
—Estamos en esto juntos al menos —digo, en un débil intento de animarlo.
—Bueno, entonces déjame cargar tu bolso.
Nuestros paso en la acera hacen un sonido rítmico que hace eco a través de la noche Caminamos a través de un vecindario al final del pueblo. Cada quince minutos o algo así, cuando Caleb ve una roca grande en el camino, me ordena a que me siente y descanse mi pierna.
—Deberíamos detenernos aquí —él dice cuando llegamos a un parque infantil. En el medio del patio de juego hay un gran castillo de madera con mallas gimnásticas, puentes colgantes y columpios a cada lado de la estructura. Yo asiento.
Caleb me guía al castillo. Tenemos que gatear para pasar por la pequeña entrada. Es difícil, pero él me ayuda a maniobrar para entrar a través del pequeño lugar diseñado para niños.
Caleb se sienta en una esquina. Él saca una chaqueta de su bolso y la coloca en el piso a su lado.
—Siéntate a mi lado —dice—. Puedes usar mi pierna como almohada.
Estoy agradecida de que nos detuviésemos. No tengo idea de qué hora es, pero el sol no ha salido y yo estoy exhausta.
Veo un pequeño tubo de plástico azul saliendo de su bolso. —¿Qué es eso? —pregunto señalándolo.
—Él lo abre y presiona un botón. El plástico azul se ilumina. —Es mi salvavidas.
—Recuerdo que solías perseguirnos, a Leah y a mí, por todas partes con esa cosa.
—Esos eran buenos días —Caleb sacude el salvavidas alrededor, iluminando el castillo por dentro.
Lo alcanzo y le quito el salvavidas de su mano. —¿Crees que yo sería una buena guerrera? —pregunto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 90
—No. Tú sigues al enemigo muy de cerca.
—Tú no eres el enemigo —le digo, luego llevo el salvavidas hasta abajo para golpear su pierna.
Él toma el salvavidas antes de que golpee su objetivo. Nuestros ojos se encuentran, y el azul brillante ilumina nuestros rostros. —Yo soy el enemigo, Maggie. Solo que tu no lo has notado todavía.
—Estás equivocado —cuando apaga el salvavidas y lo tira a su bolso, me levanto y me coloco en la posición más cómoda que consigo—. ¿No sería genial que este fuera un castillo de verdad?
—Solo si yo fuera el rey —él mira hacia el cielo—. Pero prefiero un castillo con techo.
—¿Podemos pretender, cierto?
—Sí, podemos pretender.
Pretender es bueno, especialmente cuando te aleja de tus problemas y preocupaciones. —¿Alguna vez has pensado en la Sra. Reynolds?
—Ella era divertida —su boca se frunce, recordando—. Yo amaba la mirada en tu rostro cuando te hacia usar ese vestido para plantar flores.
—Era un Muumuu.
—Era tan feo como un pecado.
—Lo sé. Yo pienso en ella todos los días. Si no hubiese sido por ella...
—Si no hubiese sido por ella, tu probablemente no estarías aquí acostada en un piso de madera con un ex—convicto escapando de la ley. Estuvieras en una cama caliente en la habitación.
—Me gusta más aquí contigo.
Él sacude su cabeza. —Estás loca, ¿sabes eso?
—Sip.
Él coloca su brazo a mí alrededor. —Duérmete. Sé que estas cansada.
—¿Qué hay de ti?
—Mi mente está llena de adrenalina y no podré dormir esta noche, pero tú deberías hacerlo.
Me acomode en su regazo y trate de olvidar cómo y por qué estamos en esta situación. Yo solo sigo diciéndome a mi misma que todo estará bien.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 91
Encontraremos la manera de hacer que funcione: al final, yo me asegurare de que Caleb se reúna con su familia en Paradise. No sé exactamente como hare eso, pero lo hare.
Tengo que hacerlo.
—¿Todavía estas molesto conmigo? —murmuro contra su muslo.
—Definitivamente.
—¿Que puedo hacer para que estés menos molesto?
—Aléjate de mí por todos los infiernos, Maggie.
—¿Eso es realmente lo que quieres? —pregunto.
—No me hagas responder esa pregunta —él dice, cínicamente.
—¿Por qué no?
—Maggie, tengo que decirte algo —me doy cuenta que las líneas de su frente están arrugadas.
—¿Qué?
—Estar contigo nunca fue un error —él ríe entrecortadamente—. Diablos, estar contigo mantuvo mi cordura cuando estaba en casa. Tú y la Sra. Reynolds convirtieron Paradise en algo soportable.
Lo alcanzo con mis dedos en su brazo y lo acaricio. —Gracias, Caleb. Necesitaba escuchar eso. Sé que no soy lo ideal, y nunca seré normal...
—Maggie, nunca vuelvas a decir eso, ¿de acuerdo?
—Pero...
—No hay peros. Estas aquí conmigo, y jodidamente yo no me merezco tu tiempo, menos tu apoyo. Yo te mentí, desconfié en ti, y te deje. El que estés aquí conmigo aun no lo comprendo.
—Sabes porque estoy aquí —le digo—. Yo creo en ti.
—Bueno, solo lo haces tú —sin otra palabra, el envuelve sus brazos a mi alrededor y me abraza fuertemente—. Siento mucho haberte mentido.
—Se que lo haces.
Sintiéndome segura con los brazos de Caleb a mi alrededor, me relajo y me dejo llevar por el sueño.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 92
Él quita el cabello de mi rostro. Lo último que recuerdo es a Caleb haciendo pequeños patrones con sus dedos por mi brazo, pierna y espalda. Se siente tan bien que me duermo.
Él no ha cambiado. Él es el mismo chico del que me enamore en Paradise.
Te amo.
Las palabras rondan la punta de mi lengua, y siento mis labios formulándolas, pero no sale ningún sonido mientras mis parpados caen y Caleb juega con mi cabello una y otra vez.
En la mañana, me despierto para verlo observándome.
—Buenos días —digo, mientras me estiro. Mi pierna tiene calambres por dormir sobre la madera, pero intento ocultar el dolor—. ¿Todavía no tenemos un plan?
—Sí, tengo un plan —dice—. Pero no te va a gustar.

Capitulo 17

aggie, se sienta y muerde su labio inferior. Tiene agujas de madera en su cabello y sus ojos están inyectados de sangre.
―¿No crees que debemos discutir el plan juntos?
―No ―dije estoicamente.
―¿Por qué no?
―Porque no eres racional.
―Perdóname ―ella dijo, agujas de madera caen de su cabello con cada palabra―. Pero de hecho soy la única que pudo dormir anoche. Tú no has dormido. Voto por ser la racional y voto para que discutamos esto juntos.
Me levanto y extiendo una mano hacia ella.
―Nunca has sido racional y antes que te disculpes de nuevo, tú fuiste la que corrió conmigo en el medio de la noche con solo una mochila llena de cosas.
Ella tomó mi mano y me permitió ayudarla a levantarse, no puedo decir que este estable, así que la sostengo por la cintura y la apoyo mientras su cuerpo se ajusta.
Cuando esta estable la dejo ir. Cruza los brazos en su pecho y pone esa recta y aristocrática nariz que tiene en el aire. No hay mucho espacio en el castillo, así que nuestros cuerpos se rozan.
―Eso no fue irracional, irme contigo fue un riesgo calculado.
―¿Calculado? ―preguntó, el escepticismo apoderándose de mi voz.
―Solo, olvídalo ―ella toma su mochila y agarra mi mano para apoyarse, cuando maniobra para salir del castillo. Es temprano pero hay algunas madres con sus hijos
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 94
en el parque. Nos dan sucias miradas pensando que nos han atrapado tonteando dentro de las paredes del castillo.
―Así que ¿Cuál es el plan que tienes que no me va a gustar?
―Te digo después ―digo.
―Solo estas retrasando lo inevitable.
―Lo sé, soy bueno en eso.
Puedo decir que la pierna de Maggie esta rígida, por la manera lenta en que camina y tentativamente se apoya en su pie izquierdo. Hombre, desearía poder tomar el dolor. Apesta saber que va a tener esa cojera para siempre.
La ira por lo que mi hermana le hizo a Maggie me atraviesa. Si no hubiera sido por la irresponsable decisión de manejar un carro cuando había estado bebiendo, tal vez no se habría desviado tanto cuando esa ardilla salto frente a ella y Maggie no habría sido golpeada.
No puedo jugar a ―¿Qué hubiera pasado si‖ por siempre, pero no cambia el hecho que Maggie es la única que siempre tendrá las repercusiones físicas de esa noche, nada de lo que diga o haga cambiara eso.
―¿Necesitas sentarte? ―pregunto pateándome por ponerla en esta situación.
―Estoy bien, caminar usualmente ayuda a disminuir los calambres.
Tomo su mochila y la deslizo en mi hombro. Sacudo mi cabeza como si la viera esforzarse.
Ella se detiene y pone una mano en su cadera.
―No me mires así.
―¿Cómo?
―Como si te culparas, ambos sabemos que…bueno, de hecho todos en Re-COMENZAR saben que tú no eres culpable por lo que has pasado por casi dos años ―sus ojos me ven con un poco de lastima, lo que no me sienta nada bien en este momento.
―Solo llévame al lugar más cercano donde pueda ir al baño y desayunar. Me muero de hambre, tengo casi cien dólares para gastar antes que tengamos que mendigar.
Sus palabras me atraviesan.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 95
―No vas a rogar por dinero, nunca, ¿me entendiste? he conseguido casi veinte dólares, después de eso encontrare algo que hacer ―solo la imagen de ella mendigando por cualquier cosa eriza mi piel.
―Estaba bromeando ―ella dice sorprendiéndome con una mueca―. No soy del tipo que mendiga.
―Lo siento ―dije―. Lo siento por exagerar, lo siento por ponerte en esta situación, lo siento por cada jodida cosa.
Caminamos un par de bloques hasta que llegamos a Pete's Place una pequeña cafetería que probablemente debería estar condenado por la grasa y manchas de moho en el cielo raso, pero tienen un baño gratis y comida barata y eso es lo que necesitamos.
Después que consigo una cabina y Maggie se dirige al baño, me siento y pienso como voy a contarle mi plan. Miro a las otras dos mesas a mí alrededor. Un tipo con una camisa de franela rota tomando una taza de té en el mostrador. Un hombre mayor está en otra cabina comiendo solo, mirando a la ventana mientras toma un pedazo de pan y luego otro. Me pregunto qué es lo que ve o lo que espera…o si lo que ve en la ventana es más interesante que recordar que esta solo comiendo en una cafetería, o tal vez no está mirando la ventana tal vez está soñando despierto con una chica que amo y perdió.
No quiero terminar como uno de esas personas, solo y patético.
Cuando Maggie vuelve, su cola de caballo se ha ido, ya no luce como si hubiera dormido en una cama de agujas de madera.
Se desliza en la cabina frente a mí, me inclino y tomo sus manos en las mías. El hecho que estuviera dispuesta a caminar conmigo en medio de la noche con solo una mochila me hace sentir humilde.
―Maggie… ―se me hace un nudo en la garganta del tamaño de un pomelo, no quiero decirlo pero maldita sea, tiene que ser dicho―. Voy a regresarte ―ella abre los ojos y la boca, seguramente para protestar, pero yo agrego―: ¿Sabes que me hace, ver tus muecas de dolor? ―ella aleja sus manos y las pone en su regazo.
―Estoy bien.
―Deja de pretender, pensé que no íbamos a mentirnos más.
Observo como ella muerde su labio inferior.
―Está bien, estoy mintiendo pero no me interesa si estoy incomoda o con dolor ―ella me mira e inclina su cabeza. Puedo decir que las ruedas están girando y está pensando demasiado, duda pero luego lo deja salir.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 96
―¿Alguna vez le has dicho a una mujer que la amas? No como a tu mamá, sino como...
―Te refieres a Kendra.
―Sí, me refiero a Kendra.
Esa es una pregunta capciosa, Kendra me dijo en nuestra primera cita que estaba enamorada de mí. No paso mucho tiempo antes que fuéramos pareja y estuviéramos besuqueándonos…y no mucho antes que tuviéramos sexo. Cantidades de sexo. Ella dijo la palabra ―Amor‖ como si fuera agua. No creo que dijera u oyera la palabra ―Amor‖ desde que fui arrestado. Sí le dije que la amaba, pero ni si quiera estaba seguro de saber lo que significaba en ese entonces.
―¿Qué quieres oír?
Ella se encoge de hombros.
―Solo que…nunca lo dijiste…
No termina la oración, pero sé que era lo que iba a decir, no quiero llegar ahí, no ahora…pero después de todo lo que ha hecho por mí, no puedo evadir el tema totalmente, ella merece esto.
―Nunca se lo he dicho a nadie, que es por lo que vas a regresar a Re-COMENZAR, no puedo permitir que vengas conmigo, no es seguro y tú no mereces eso. Vas a ir a España como siempre has querido, si digo la palabra con ―A‖ eso lo cambiara todo. Te conozco Maggie, te sentirás obligada a quedarte aquí, y dañar tus planes. Me sentiría como una mierda si cambiaras tu vida por mi…no lo vale ―yo no lo valgo.
La mesera trae los huevos y las tostadas que ordenamos y desaparece tan rápido como apareció. Maggie sonríe tímidamente desde el otro lado de la mesa en cuanto coge su tenedor.
―Entonces ven a España conmigo, estoy registrada para ser estudiante de intercambio de primer año, solo es por nueve meses.
―Sabes que no puedo, ¿qué voy a hacer ahí? ¿Sentarme y verte estudiar? Ni siquiera me he graduado de secundaria, y difícilmente se algo de español.
―Puedes aplicar a un GED.
Sacudo mi cabeza como si esa no fuera una opción en este punto. Soy una causa perdida, con un patético y sombrío futuro y difícilmente un centavo a mi nombre.
―Oh, sí, seguro, y después podemos casarnos y vivir felices para siempre, luego saltaras en mi alfombra voladora y frotare el genio en la lámpara que tengo en mi mochila. Tal vez podamos comprar un castillo español mientras estamos en ello.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 97
Cuando mi papá se caso con mi mamá, él iba a la escuela para ser odontólogo y ella era la presidenta de las chicas. Todo en su vida estaba estratégicamente planeado hasta el día que fui arrestado y fui a la cárcel. Mi madre se volvería loca con esta conversación.
―Iba a decirte esto antes. Pero no sabía cómo, Caleb tu mamá estaba en rehabilitación cuando deje Paradise.
Mi cuerpo entero se tenso.
―No quiero hablar sobre ella, no quiero hablar de mi familia.
La campana de la puerta de la cafetería me hizo girar a ver que otros inadaptados van a favorecer a Pete's Place. Un gran hombre negro camino hacia nosotros. Damon.
Estoy atrapado.
Sacudo mi cabeza en frustración y la miro.
―No lo hiciste.
―Sí lo hice ―ella sostiene su teléfono celular―. Sospeche que ibas a huir y dejarme.
No puedo creer esto.
―Me vendiste. ¿Qué paso con la petición de tomar las decisiones juntas?
―No estás siendo racional, Caleb ―ella trata de decirme con un tono muy tranquilo, como si fuera un niño o un loco.
―Tal vez oíste mal pero dije que la irracional eres tú.
Mientras observo como Damon se acerca a nosotros contemplo como voy a salir de esta.
Damon se desliza en la cabina a mi lado, bloqueando mi escape.
―¿Cómo están mis escapistas de Re-COMENZAR? ―él mira mi plato, medio comido―. Vamos señor Becker, coma algo, necesitara fuerza para el pesado día que nos espera.
No toco mi plato o miro a Damon. Solo miro fijamente a Maggie.
―Ibas a regresarme a los dormitorios y a dejarme de nuevo ―ella luce insegura y preocupada. Bien. Quiero que sufra. Me traiciono―. No podía dejar que huyeras de nuevo ―dice.
―Así que mejor tenerme encerrado ¿verdad?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 98
―Eso no es a lo que me refería. No puedes huir de la gente que se preocupa por ti.
―Si te preocuparas ―digo a través de mis dientes apretados―, mi maldito concejero, no estaría sentado junto a mí ahora.
La mesera llegó a pedir la orden de Damon.
―Quiero una taza de café, y, uh, solo deme otro plato de lo que los chicos ordenaron ―le dice.
Miro por ventana como el otro hombre en la cabina. Ahora sé cómo se siente, queriendo olvidar el aquí y el ahora ¿Por qué Maggie no entiende mi situación? ¿No entiende que perdí el poco honor que me quedaba al soltar que no había sido yo el que la había golpeado?
Mierda.
Necesito huir de la verdad, del pasado. Necesito re comenzar.
Excepto que no hay ningún re comenzar, no cuando la gente de tu pasado, sigue apareciendo constantemente y persiguiéndote, llevando a casa todos tus errores incluso los más grandes. Pensé que había hecho algo bien cuando tome la culpa por Leah.
¿Pero que obtuve realmente? Ninguna bienvenida de héroe cuando regrese a casa. Las mentiras se están empezando a ver borrosas con la verdad y Maggie está atrapada justo en medio de ello.
―Está bien chicos, dejémoslo salir todo aquí y ahora ¿Quién iba conduciendo el carro que golpeo a Maggie?
Damon saca su teléfono y lo deja en la mesa.
―Sí no empiezan a hablar voy a llamar a la oficina del fiscal, podemos hacerlo a mi manera o a la suya ¿entonces cual va a ser?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 99
Capítulo 18
***
Maggie.
Traducido por: cYeLy DiviNNa
Corregido por: Nanis
aleb está realmente enojado conmigo. Él se dio la vuelta y miro por la ventana. Yo sé que él quiere escapar ahora mismo, es por eso que estoy tan agradecida de que Damon está aquí. Físicamente no puedo detener a Caleb, pero Damon si puede.
—Vamos deja que Damon te ayude —le digo.
Caleb se tensa.
—Nadie puede ayudarme, Maggie. Entiéndelo a través de esa cabezota tuya, ¿de acuerdo?
—Ella no es el enemigo —Damon dice con voz lacónica—. Hombre, chico, eres un maestro de la ira desplazada.
—Ten cuidado —dice Caleb—. Es un lobo con piel de oveja. Esta es tu fiesta, Maggie. ¿Por qué no le dices a Damon todo lo que quiere saber?
—No es mi historia la que hay que contar. Es la tuya.
Mientras Damon come, Caleb y yo estamos en silencio.
—Estoy esperando —dice Damon cuando él va por el salero.
—Yo no te puedo decir —dice Caleb.
Damon toma un largo sorbo de café antes de fijar deliberadamente la taza sobre la mesa.
—¿Por qué no? —Caleb me mira, sus ojos sombríos. Damon tamborilea con los dedos sobre la mesa—. He leído el archivo, Caleb. Diste una historia detallada sobre cómo te desviaste para evitar una ardilla, golpeaste a Maggie, y cundió el pánico.
C
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 100
—Soy un buen narrador —Caleb murmura.
Los tambores paran.
—¿Por qué cargar con la culpa de otra persona?
—No sé.
—Eso no es una respuesta.
—Bueno, eso es lo único que vas a obtener de mí —dice Caleb desafiante.
Veo algunos coches patrulla por el comedor, por lo que el corazón me late en la prórroga. ¿Damon llamo a la policía antes de venir? Caleb tenía razón, no hubiera llamado a Damon.
—Por favor, lo han arrestado —le digo a Damon—. Caleb ha sido lo suficientemente, castigado
—Te diré que —dice Damon—, voy a olvidar que escuché acerca de tu pequeño secreto por ahora y terminaremos el programa de Nuevo Comienzo. Si lo haces, y prometes volver a Paradise y enderezar todo lo que fuera, me aseguraré de que te quedas fuera de la cárcel por cargos relacionados con drogas. ¿Suena como un trato?
—¿Por qué haces esto? —Caleb pregunta.
—Digamos que creo que eres un buen chico. Eso no quiere decir que crea que tomas decisiones estelares en la vida. Creo que has hecho algunas malditas estúpidas decisiones, por no mencionar el hecho de que por poco desapareces y sacaste a Maggie la última noche. Pero he hecho algunas elecciones de mierda como un adolescente y yo estoy dispuesto a darte una última oportunidad. ¿Están conmigo?
—Estoy contigo —le digo, tratando de parecer alegre.
—¿Qué tipo de opciones de mierda? —Caleb pregunta, desafiando a Damon—. Te sientas y ves a toda la tripulación contar nuestras historias de mierda, pero nunca dijiste una maldita palabra.
Damon coge el vaso y lo agarra con fuerza.
—Yo era un adicto a la coca, y he perdido todo. Perdí a mi novia, mi hijo, y mi dinero. Un día, yo no pagué a mi proveedor por la coca que use y me golpearon. Por suerte, lo supere, pero no pasa un día que yo no me arrepienta de tratar a mi chica y mi hijo como si fueran basura. Haría cualquier cosa para recuperarlos, pero es demasiado tarde. Ella se mudó a Arizona y me deja ver a mi hijo una vez al año.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:44 am

—¿No puedes traerlos de vuelta? —Caleb pregunta—. Diles que tienes tu vida en el camino y quieres que sean una familia.
—No es tan simple. Hice cosas horribles —he gastado dinero y la propiedad de la familia y amigos. Hay cosas que no pueden ser perdonados, y he llegado a un acuerdo. Ella siguió su camino. Tengo que hacerlo, también. Así que ahora que sabes mi historia, ¿vienes conmigo?
Caleb me da una mirada que me dice que no confiara en mí nunca más, pero está resignado a su destino.
—Creo que estoy con ustedes, también.
De vuelta en el dormitorio, nos encontramos con el resto del grupo en la sala de estar esperando por nosotros.
—¿A dónde se escabulleron los dos? —Lenny le pregunta—. ¿Un encuentro secreto para hacer lo desagradable?
Caleb y yo lo ignoramos. Damon se acerca a Lenny y huele la parte posterior de su cabeza mientras que las chicas me siguen a mi habitación.
—Me alegro de que estés de vuelta —dice Erin.
—Yo también.
Trish se sienta en el borde de mi cama mientras yo desempaco las cosas de mi mochila.
—¿De dónde vienen ustedes?
—Ningún lugar especial. Caleb necesitaba huir, y yo no podía dejarlo ir solo.
La primera vez que camine fuera de la escuela, pensé que era para que nosotros volviéramos a empezar. Pero incluso antes de saber que Caleb me iba a hacer regresar, me di cuenta que no podía huir. Una noche en el castillo del parque ha demostrado que físicamente no podría hacerlo... Me es imposible salir si quiero.
—Caleb te necesita —dice Trish.
Sonrío débilmente.
—Yo no creo que él estaría de acuerdo contigo en este momento. Está molesto porque he llamado a Damon para que fuera por nosotros.
—Él te va a tener sobre él si sabe lo que es bueno para él. Es probable que sólo necesite algún tiempo para darse cuenta de que tiene que depender de otras personas. Los chicos son fanáticos del control y odian cuando la gente sabe lo que es mejor para ellos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 102
Damon nos llama a la sala después de que todos estamos duchados y vestidos. Él tiene un portapapeles bajo el brazo y da una palmada sobre él, un poco... emocionado.
—Vamos al reformatorio —anuncia.
—He estado allí, he hecho eso —Caleb murmura en voz baja.
—Es tiempo de compartir sus historias con adolescentes con problemas que están encerrados —Damon posa los ojos en el portapapeles en sus manos—. Tal vez cuando salgan van a pensar dos veces antes de emborracharse, o usar drogas, o dañar a sus compañeros antes de ponerse al volante de un coche.
Damon se acerca a Caleb y se mete en su espacio personal. Él no le toca, sino que simplemente está ahí.
—Vas a estar bien, Caleb.
Caleb vuelve la cara, pero como si no pudieran ayudar las palabras salen contra su voluntad:
—No quiero volver allí, Damon. Dame un descanso, ¿quieres?
Sé lo difícil que es para Caleb pedir un favor a nadie. Sé lo mucho que le costó pedirlo.
Damon mueve la cabeza lentamente y le da unas palmaditas en la espalda.
—Es importante, Caleb. Y todos vamos a estar allí para ti.
En la furgoneta, a propósito me siento junto a Caleb en la última fila. Los músculos de la mandíbula se contraen y tiene las manos cruzadas sobre el pecho. Él está tenso.
—¿Quieres hablar de ello? —le pregunto en voz baja para que nadie más pueda oír.
—Sin comentarios —él mira por la ventana, cerrándose a mí.
Nos lleva casi dos horas para llegar al centro de detención de menores, Departamento de Correcciones o DOC —como Caleb lo llama. Nuestra camioneta se detiene y somos guiados a través de la alta puerta de alambre de púas. Puedo sentir la tensión y el estrés que irradia fuera de Caleb. Él no quiere estar aquí. No sé todo lo que le pasó aquí, pero hace un tiempo que vislumbre un poco de lo que él pasó.
Estoy dudando que haya sido buena idea llamar a Damon y decirle que estábamos en el restaurante. Tal vez debería haber dejado que las cosas ¡fueran lo que sea que fueran! Por lo menos entonces yo no habría hecho que Caleb se enojara conmigo.
—Lo siento por hacerte volver a Re-COMENZAR —murmuro.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 103
—Como quieras —dice mientras mira por la ventana en la cerca de alambre de púas que rodea el complejo—. Se ha acabado y está hecho.
—¿Qué está acabado y hecho? ¿Volver a Re-COMENZAR, o nosotros como pareja?
Un hombre y una mujer vestidos de negro se encuentran en el estacionamiento, esperando por nosotros. Todos pasan de la camioneta, pero Caleb me detiene cuando todo el mundo está fuera, y solo estamos nosotros.
—Escucha —dice—. Yo no voy a decir que no he pensado acerca de lo que sería como si tú y yo, bueno, ya sabes. Pero creo que debemos enfriarnos por un tiempo. Por lo menos hasta después de esta mierda de Re-COMENZAR.
—Y después de que todo haya terminado, ¿qué?
Damon golpea el lado de la furgoneta, asustándome.
—¡Vamos, pequeña chica lenta , muévete! —Damon grita—. ¡Puedes abrazar a todo mundo arriba!
Salgo en el aire caluroso de verano, y miro a los guardias con armas en sus fundas. Me hacen sentir segura y asustada al mismo tiempo.
El tipo con el traje camina hasta Caleb.
—No hemos vuelto a verte aquí desde que fuiste liberado. Confío en que vamos a quedar fuera de problemas.
Caleb casi se cuadra, con el rostro más grave que he visto. Ladra un:
—Estoy tratando de hacerlo, Señor —lo que hace que el tipo del traje estreche los ojos en Caleb.
—¿Tratando? Estoy seguro que puedes hacerlo mejor que tratar, Becker.
—Sí, Señor.
Después de que Caleb mira fijamente hacia abajo, el hombre da unos pasos delante de todos nosotros.
—Yo soy el Señor Yates y esta es la Sra. Bushnell —dice en voz alta, para que todos puedan escucharlo. Él señala a la mujer que estaba junto a él, con el pelo recogido en un moño—. Las chicas estarán visitando nuestra población femenina con la Sra. Bushnell y los chicos estarán visitando nuestra población masculina conmigo. ¿Están listos?
Todos asienten, excepto Caleb. Observo mientras él tira a un lado y le dice a Damon en voz baja:
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 104
―No puedo hacer esto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 105
Capítulo 19
***
Caleb.
Traducido por: kathesweet
Corregido por: Nanis
o puedo hacer esto —le digo a Damon de nuevo. Mierda, mis rodillas han empezado a agitarse sin parar desde que él empezó a conducir.
Damon me da una palmada en la espalda de nuevo, como si fuera mi amigo y se quedara a mi lado sin importar nada.
—Sí, tú puedes. Confía en mí.
¿Confiar en él? ¿Cuándo fue la última vez que realmente confié en alguien sin joderlo?
—Como sea, amigo.
—Escucha, eres más fuerte de lo que piensas, Caleb. Estos chicos están buscando modelos a seguir.
Aparto el sudor de mi frente.
—Escucha esto, Damon. No soy un modelo a seguir, y no quiero ser uno. Qué voy a decirles a estos chicos, ¿que fui a la cárcel por algo que no hice?
—Es tu elección lo que les digas.
Levanto la vista hacia el edificio de ladrillos en el cual viví durante casi un año. Tuve que levantarme a las seis y media y ducharme en frente de otros, tuve que comer cuando ellos decían que lo hiciera, y cuando tenía que utilizar las instalaciones durante la escuela reformatoria, fui escoltado al baño para que pudiera cagar. Era patético.
Al igual que entonces, no parece como si hubiera otra opción en la materia.
Sigo a Yates y a los otros chicos del Nuevo Comienzo hacia el sector masculino, pero miro atrás y veo a la Sra. Bushnell escoltar a las chicas al otro sector. Maggie
—N
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 106
está cojeando detrás de ella. Muy pronto va a ver la realidad de cómo viví durante un año.
Me gustaría evitar que entrara allí.
Cuando estaba en el DOC, las chicas y los chicos nunca se veían. Tuvimos un par de horas de escuela, íbamos al grupo de terapia, donde nos asignaban tareas, salíamos fuera por una hora, comíamos tres veces, y teníamos el resto del día para relajarnos en nuestras celdas.
Nos alentaban a leer mucho o a estudiar para pasar el tiempo, pero muchos chicos odiaban leer o no podían leer algo que valiera la pena.
En el centro de admisión en la sala de espera, mis manos están temblando un poco, así que las empujo en mis bolsillos mientras me levanto y observo a los guardias de seguridad y las cámaras de seguridad y las puertas bien aseguradas. Miro las celdas de espera, donde eres encerrado antes de que te registren. Los malos recuerdos vienen de golpe.
Después de registrarte como un delincuente aquí, confiscan cada pieza de ropa y objetos personales y los guardan bajo llave hasta que puedas salir. El registro al desnudo es lo siguiente, y déjame decirte, el guardia se asegura de que no estés escondiendo nada de contrabando en ninguna cavidad de tu cuerpo.
Yates sostiene una bandeja de plástico transparente.
—Vacíen todos sus bolsillos. Me refiero a todo, incluso bolígrafos, lápices, dinero, billeteras, y papel.
Todos seguimos las instrucciones y luego somos escoltados a través de un montón de puertas cerradas y corredores. Llegamos a una sala donde los reclusos se reúnen con sus familiares y amigos el día de visitas.
—Hemos decidido que se emparejen —dice Yates―. Se reunirán con nuestros residentes uno-a-uno. De esta forma, podemos tener cambios y ustedes pueden compartir sus historias en un entorno pequeño. No se permite maldecir o hacer comentarios obscenos. No toquen a los residentes.
Damon, Matt y yo miramos a Lenny, que pone su mano en el pecho.
—¿Creen que soy obsceno?
¿Está bromeando? El chico me instó a agarrar su dedo para que él pudiera tirarse un gas, abanica su saco de bolas en frente de nosotros, y no limpia su rebelde pubis del asiento del baño. Si él no es obsceno, que Dios nos ayude a todos. Giro los ojos.
—Sin comentarios —dice Matt y ríe.
Damon le da a Lenny una mirada afilada.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 107
—Sé oportuno, Lenny, o te encontrarás en un cuarto de limpieza por el resto del día.
Lenny se burla de Damon saludándolo.
—Sí, señor.
Damon sacude la cabeza. Es probable que esté contando los días hasta que el programa termine así él puede patearnos al bordillo.
Yates se sienta en el borde de una de las mesas en la sala y me señala.
—Caleb hará constar el hecho de que algunos de nuestros residentes provienen de hogares rotos y/o pandillas y no tienen buen instinto cuando se trata de hacer buenas elecciones. Muchos de estos chicos confiarán en ustedes si también han pasado por momentos difíciles como los que ellos tienen. Piensan que las dificultades son una insignia de honor.
Mis dificultades son como un dolor en el culo, no una insignia de honor. Y no nos equivoquemos al respecto, los chicos encerrados en el DOC están lejos de ser residentes.
Yates lo hace sonar como si estos chicos estuvieran pagando alquiler por vivir en cuartos. Qué broma de mierda. En realidad, son encerrados como animales.
Somos asignados a una mesa. Es inquietantemente tranquilo como la primera ronda de presos se nos une. Caminan por la habitación con sus manos en la espalda como exigen los guardias, sus expresiones en blanco. El familiar mono azul oscuro de poliéster me lleva de vuelta al primer día que estuve aquí. Ese traje era un recordatorio constante de que mi vida ya no era mía…. mientras estuviera encerrado, era propiedad de la Justicia de Menores de Illinois y del Departamento de Correcciones. Sus cabezas cortadas con poco cabello o afeitadas, un requerimiento para todos los nuevos internos.
Cuando la última persona camina a la habitación, es como si un fantasma apareciera justo en frente de mí. Es Julio, mi viejo compañero de celda. Lleva un mono naranja en vez de azul, lo que significa que está bajo severas restricciones por meterse en problemas en el DOC.
No he oído hablar o hablado con Julio desde que salí de este lugar. Era un completo asno cuando fuimos asignados por primera vez como compañeros de celda, pero después se dio cuenta de que no le tenía miedo y me vio pararme pie-a-pie con un miembro de pandilla, Dino Alvarez, en el patio de ejercicios cuando me acorraló, y empezamos a llevarnos muy bien.
Julio, con tatuajes en su cuello que asoman por su traje, se sienta frente a mí.
—Tanto tiempo sin verte, amigo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 108
—¿Cómo has estado? —pregunto.
—Relajándome en el DOC. Seré liberado en dos semanas, si no antes —dice con una sonrisa―. Hurra. Solo tengo que mantenerme lejos de los problemas.
No es fácil para un chico como Julio.
Julio fue el que me contactó con su primo Río, viví con Río hasta que…
—Río fue arrestado.
Julio sacude la cabeza.
—Eso oí. Que jodida vergüenza. Mi primo no saldrá pronto porque es reincidente. Estoy jodido también, porque iba a vivir con él. Mi mamá regresó a México con su novio.
—A mí también me arrestaron — le digo―. Por eso estoy en este programa. O era esto, o estar encerrado de nuevo.
Veo a Julio reclinarse en su silla mientras acepta las noticias.
—¿Qué vas a hacer después de terminar?
Me encojo de hombros.
—No lo sé.
Damon se acerca a nosotros.
—Suena como una reunión, chicos.
—Julio fue mi compañero de celda —explico―. Julio, este es Damon, él fue mi consejero de transición.
Julio hace un gesto hacia Damon y se cierra de inmediato. No hay manera de que Julio sea amigable o hable con cualquier persona que trabaje para el DOC de ninguna manera; Julio es un miembro de una banda con conexiones dentro y fuera de este lugar, y no confía en nadie de afuera de ese círculo. Me sorprende que aún confíe en mí, pero entonces pasamos casi un año como compañeros de celda, dormimos y comimos en cuartos cercanos.
Damon se acerca a la mesa de Matt. Este está hablando con un chico que se parece al típico novato. Tiene miedo como el infierno de estar aquí, pero está poniendo frente a lo duro. Un guardia está parado justo en la puerta de metal solido, una pistola eléctrica en el lado de la cintura y una pistola tira-a-matar en el otro lado.
Me he dado cuenta de que uno de los guardias tiene sus ojos fijos en Julio. Este no es el típico reformatorio. Este lugar tiene grandes delincuentes que resultan ser menores de edad. Yates está al otro lado de la habitación, con sus manos cruzadas
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 109
sobre su pecho mientras estrecha sus ojos sobre nosotros. Nos están viendo como halcones, como hacían cuando yo fui preso aquí.
Julio se inclina y susurra.
—Yates piensa que esta mierda es el Club Med, pero apesta. No puedo esperar a salir de aquí, hombre. Diablos, tal vez voy a ir a visitarte a Paradise. Siempre he querido saber cómo viven los paletos en los lugares lejanos. He escuchado que las chicas en Paradise son fáciles.
—Algunas lo son —digo, pensando en mi ex, Kendra―, y otras no —agrego, pensando en Maggie. Mis pensamientos llegan a Maggie. Probablemente está enloquecida reuniéndose con chicas difíciles que se comen chicas inocentes como ella para el desayuno.
Yates pasa a nuestra mesa y nos da una mirada malvada. ¿Qué espera ese hombre, que deslice a Julio algunas drogas o una pala para que pueda cavar un camino fuera de aquí?
Me aclaro la garganta y me inclino hacia Julio.
—Así que se supone que tengo que compartir el cómo conducir temerariamente ha cambiado mi vida y causó dolor a otros. Es parte del programa.
Julio gira sus ojos y resopla.
—Muy bien, golpéame con eso.
—Conducir temerariamente cambió mi vida y causó dolor a otros —digo, como si estuviera leyendo una tarjeta de referencia.
Julio sonríe. Estoy haciendo una broma de esta visita y Julio lo entiende. Pero la verdad es que, no es una broma. Es la realidad. De repente, me pongo serio.
Respiro hondo y suelto el aire lentamente.
—Creo que yo, uhm, nunca te dije lo que sucedió realmente la noche en que fui arrestado.
—Nunca hablaste mucho al respecto.
—Sí, porque yo no lo hice —me encojo de hombros y miro a mi antiguo compañero de celda―. Me declaré culpable, aunque no era yo el verdadero culpable.
Julio se ríe.
—¿Estás hablando mierda, verdad? —Lo dice muy bajo para que nadie pueda oírlo maldecir.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 110
Yates no toma lo de maldecir a la ligera, no en su cárcel. Por suerte el guardia Miller no está aquí, o Julio probablemente obtendría una especie de castigo por maldecir. El guardián Miller toma sus reglas en serio y espera que los demás también lo hagan. Si no, es mejor estar preparado para las tareas adicionales, acostarse temprano o incluso estar solo.
Sacudo la cabeza.
—No.
—¿Por qué te declaraste culpable? ¿Para proteger a alguien?
—Sí —digo en voz baja―. Algo así.
—Wow. No se puede decir que yo haría lo mismo —Julio mira a los lados—. A menos que fuera mi familiar. Moriría por mi familia.
Asiento con la cabeza lentamente.
—Yo también.
Julio asiente de nuevo en completa comprensión, porque a pesar de que procedemos de entornos totalmente diferentes, somos cortados de la misma tela. El sabe muy bien por mi asentimiento que me sacrifiqué y fui a la cárcel por un familiar.
—¿Lo lamentas? —pregunta.
Me detengo a pensar sobre cómo hubiera sido mi vida si no hubiera sido detenido.
—Sí, lo hago. Lo jodido de este asunto es que no puedo decir que no lo volvería a hacer.
—La lealtad y el honor y toda esa mierda realmente joden tu cabeza, ¿no?
—Sí —hago una mueca de dolor, porque las imágenes de Maggie no están lejos de mis pensamientos. No quiero pensar en ella ahora―. Y las chicas también joden mucho tu cabeza.
Julio levanta una ceja emocionado.
—¿Mi chico Caleb tiene una chica? Bien hecho, amigo. ¿Quién es? Lo último que oí es tú y tu zorra rompieron porque ella se entendía con tu mejor amigo.
—Un minuto más chicos —grita Yates―. ¡No lo echen a perder!
—No tengo una chica —digo, riendo ante la idea―. Además, la única chica que quiero me odia. Nunca digo lo correcto cuando estoy a su alrededor. Infiernos, trato y la alejo para no tener que lidiar con el drama. Y ella me hace enojar la mayor parte del tiempo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 111
—Suena como un encuentro hecho en el Cielo para mí —Julio se inclina sobre la mesa―. Toma un consejo de un chico que no ha visto a una chica de menos de veinte en más de un año, la única mujer con la que he hablado últimamente es la trabajadora de la cafetería y ella es jodidamente fea que ni siquiera estoy seguro de que sea una mujer. Solo se vive una vez, así que tomas ventaja de lo que te dieron cuando lo tengas.
—Tú también.
—Te escucho fuerte y claro. No más arrepentimientos ¿de acuerdo? Vive cada día como si fuera el último, ¿Comprendes?
Yates ordena que los internos se alineen en la puerta.
Yo sonrío. Julio tiene razón. He estado viviendo cada día con pesar, cuando debería ser al revés.
—Sí, lo entiendo.
—Nos vemos afuera, Caleb —levanta dos dedos―. Paz —con esas palabras, arrastra los pies fuera de la habitación.
Estoy listo para vivir mi vida sin arrepentimientos. Solo tengo que encontrar una estrategia para hacer que eso suceda.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 112
Capítulo 20
***
Maggie.
Traducido por: ANDRE_G
Corregido por: Nanis
stoy sentada enfrente de una chica de cabello rubio teñido y raíces oscuras. Ella está usando pantalones de chándal azules y una camiseta azul como las otras chicas en la cárcel. La Srta. Bushnnell la asignó a mi mesa. La chica me está mirando como si ella no quisiera estar aquí.
―Soy Maggie ―le digo a ella.
―Entonces, Maggie, ¿Cuál es tu historia? ―ella pregunta impacientemente, totalmente desinteresada.
Le cuento como fui atropellada por un coche en un accidente de golpea-y-corre y pase un año en el hospital y la rehabilitación. Su mirada se vuelve ausente y llega a un punto en el que pienso que ella puede estarse quedando dormida.
Cuando le explicó que no logre adaptarme al regresar para comenzar el último año de preparatoria, ella pregunta:
―¿Se supone que eso me haga sentir apenada por ti? Escucha, tengo más con que lidiar que una pierna rota. Mi papá es un borracho, y mi mamá nos abandonó hace cinco años. Yo realmente no voy a llorar por tu cojera, así que tú mejor deberías guardar el aliento y el resto de tu historia para alguien que realmente de una mierda por ello.
No logre dormir mucho anoche. Caleb no me dirige la palabra. Estoy malhumorada y mis nervios están de punta. Si esta chica no quiere tener algo de simpatía, bien. Pero eso no significa que yo me voy a quedar aquí sentada mientras ella me trata como si fuera una idiota.
―Escucha tú ―digo yo, luego me inclino sobre la mesa para obtener toda su atención y para asegurarme de que me escuche alto y claro―. Solo porque has tenido una mala vida familiar no significa que tengas derecho de sentarte allí y ser maleducada.
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 113
―Seguro que sí lo hace ―ella golpea de vuelta―. Apuesto que tienes padres con dinero.
―Mi mamá trabaja como mesera en una cafetería.
―Bueno, pues apuesto que tu papá no es un borracho.
―No sabría decirlo ―le digo a ella―. Mi papá abandono a mi mamá. No lo he visto en años. Oh, y se me olvidó mencionar que me enamore del tipo que fue a la cárcel por atropellarme con su coche. En primer lugar no se suponía que yo hablara con él. Entonces vino en este viaje, pero ahora, otra vez no me está dirigiendo la palabra y se supone que yo pretenda que solo somos amigos y tengo miedo de perderlo aunque sé que eso es estúpido porque siento como si ya lo he perdido… y nada de eso habría sucedido si nosotros no hubiéramos estado en un imprudente incidente automovilístico. Así que en cuanto salgas de este lugar, por favor no conduzcas de forma imprudente o podrías terminar con una discapacidad permanente, sin novio y rechazada en la escuela.
En vez de la chica que estaba quedándose dormida o con una mala actitud, ahora me está mirando con los ojos bien abiertos.
―Muy bien. Tienes un punto. Lo capto.
―Gracias ―le digo, y es enserio.
―¿Apesta que la gente se quede mirándote cuando caminas? ―ella pregunta.
En un principio, cuando salí del hospital ni siquiera quería pararme de mi silla de ruedas para caminar, porque sabía que atraería más miradas por mi cojera ridículamente pronunciada que por estar reducida a una silla de ruedas. Odiaba las miradas fijas en mí.
―Odio que se queden mirándome, pero trato de bloquearlo ―le digo a ella―. Admito que me hace sentir como el evento principal en un show de fenómenos. ―Bajo la mirada y digo lo que no me gusta poner en palabras pero que es la verdad―. No pasa un solo día sin que yo desee que el accidente no hubiera ocurrido y que así yo pudiera ser normal. Eso está en mi mente cada día.
―No pasa un solo día en el que no me arrepienta de lo que hice para conseguir que me encerraran aquí ―ella dice.
―No sé sí puedo hacerte preguntas sobre la razón por la que te encuentras aquí.
―Solo digamos que deje a alguien muy malherido ―ella me dice, entonces se concentra en un punto de la pared. Tal vez es que no quiere ver mi reacción.
Miro a la guardia femenina que está bloqueando la puerta y a la Srta. Bushnell en la esquina opuesta de la habitación. Ellas están vigilando a las prisioneras. Me
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 114
pregunto si hay algún momento en el que ellas no estén siendo observadas o evaluadas. Pienso en Caleb, él me dijo que odiaba ser observado por los guardias cada segundo del día. Me pregunto cómo lo estará soportando, volver a estar en este lugar.
―Debe ser horrible estar aquí ―yo digo entre dientes.
La chica se encoje de hombros.
―Realmente no es tan malo. Le gana a estar en casa. Supongo que odio estar aquí porque me recuerda lo que he hecho. Lastime a esta chica. Los recuerdos de esa noche me dan pesadillas casi todas las noches. Estaba pensando en escribirle una carta, pero es bastante probable que ella la tire y nunca la lea.
―Podrías intentarlo. En cualquier caso, lo más probable es que escribir la carta te haga sentir mejor.
―No lo creo.
―Solo piénsalo.
―¡Damas, les queda un minuto! ―la Srta. Bushnell anuncia en voz alta―. Despídanse y alinéense en la puerta.
―Sí, pues, supongo que fue bueno conocerte ―dice la chica―. Las chicas que no tienen visitas son la que consiguen venir a hablar con ustedes. Apesta cuando es día de visita y nadie dice tu nombre porque alguien vino a verte, así que, eh, gracias por estar aquí ―ella se aclara la garganta―. Soy Vanessa. Mis amigos en casa me llaman V, pera para ser honesta yo ya no tengo amigos.
Levanto la mano. La Srta. Bushnell se acerca a nuestra mesa.
―¿Hay algún problema? ―ella pregunta.
―No ―me apresuro a decirle―. Solo quería saber si puedo obtener la dirección de Vanessa… para que podamos ser amigas por correspondencia.
El severo rostro de la Srta. Bushnell se suaviza.
―Eso estaría bien. Te daré la información antes de que dejes el edificio.
―No tenías que hacer eso ―dice Vannesa cuando la Srta. Buchnell se ha alejado.
―Lo sé.
Vanessa sonríe, la primera sonrisa que le he visto desde que ella entro a la habitación.
―Está bien, Maggie. Y si llegas a escribirme, prometo responderte. Solo no esperes palabras elegantes.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 115
―Es un trato.
―Y solo para que lo sepas, no creo que seas un fenómeno. De hecho, eres una de las chicas más geniales que he llegado a conocer.
Yo sonrió
―Soy un bicho raro ―le digo.
―No. No lo eres ―ella me apunta con el dedo―. Maggie tú eres una chica genial. No lo olvides.
¿Una chica genial?
―Nadie me ha dicho antes que soy genial
―Eso es porque no actúas como tal. Si piensas que eres genial y actúas como si fueras la mierda, todo el mundo te empezara a tratar como a una chica ardiente. ¿Entiendes lo que quiero decir?
―Creo que sí.
―No pierdas un solo día pensando que eres un bicho raro, si ese es el caso, mejor podrías estar encerrada aquí como yo.
Vanessa y las otras chicas se forman en una sola fila ante la puerta metálica cerrada, con sus manos sostenidas contra la espalda. Algunas de las chicas se ven realmente jóvenes… como si apenas estuvieran comenzando la preparatoria o incluso más jóvenes que eso. La guardia las guía hacia afuera. Antes de que Vanessa salga, mira hacia atrás y me da un pequeño asentimiento de despedida.
De acuerdo con Vanessa, mi cojera y mis cicatrices no importan. Soy una chica genial. Solo tengo que empezar a creerlo.
Todo nuestro equipo de un Re-COMENZAR esta callado cuando dejamos el DOC.
Yo me dirijo hacia la parte trasera donde Caleb normalmente se sienta, pero cuando él me ve, se desliza dentro del puesto de enfrente al lado de Trish.
Estoy atascada en la parte de atrás con Lenny.
Cuando regresamos a Dixon Hall, Damon nos dice que tenemos dos días libres para descansar y divertirnos. Matt sugiere que vayamos mañana al Independence Grove y pesquemos en el lago.
Caleb parece realmente distante desde que dejamos el centro de detención. Me pregunto qué pasó con él en el lado de los chicos de la cárcel. Aunque no lo
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 116
averiguo, porque Caleb pasa el resto de la velada solo en su habitación. Damon lo llama al área social para la cena.
―Yo solo voy a agarrar algo más tarde del refrigerador ―él dice. Cuando estamos por ver una película en la sala, echó un vistazo y lo veo recostado sobre su cama, mirando fijamente al techo.
―Caleb, vamos a ver una película.
―Véanla sin mí.
―¿Te encuentras bien? ―preguntó algo insegura―. ¿Quieres hablar?
Él se ríe un poco y niega con la cabeza.
―¿Te vas a quedar enojado conmigo para siempre?
Él no responde
A la mañana siguiente, cuando todos nos estamos frotando el protector solar, Caleb es el último en alistarse. Se coloca una gorra de básquetbol, unos pantalones cortos, y una camisilla. El tatuaje de Caleb me parece como llamas negras lamiendo su piel. Lo hace ver duro e intocable, lo cual estoy segura que era lo que él quería conseguir cuando se lo hizo.
En el parque, Damon nos compra lombrices. Renta equipo de pesca y tres botes, y nos dice que estamos por nuestra cuenta y que él regresara con el almuerzo antes del mediodía.
―Hey Trish ―Lenny dice mientras la observa tender una toalla en el frente de la arenosa playa―. ¿Sabes que se puede ver el contorno de tus pezones a través del top de tu bikini?
―Eres un cerdo ―dice Trish, entonces empuja a Lenny lejos de ella.
Lenny alza las manos.
―¿Qué? Te iba a decir que tienes unos bonitos pezones. Cielos, Trish. Contrólate y aprende a aceptar un cumplido.
Todos estamos mirando a Lenny como si hubiera perdido la razón.
Trish cruza sus brazos sobre su pecho y monta toda una escena revisando la región inferior de Lenny.
―¿Sabes que no se puede ver el contorno de tu pene a través de tu traje de baño? ―ella se sacude el cabello y dice―. Solo para que lo sepas, Lenny, ese no era un cumplido.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 117
Sin alguna señal de advertencia, Lenny levanta a Trish y la lleva hacia el lago, pateando y gritando.
―¡Sera mejor que no me tires! ―ella grita, aun pateando, y se agarra del cuello de Lenny como si de ello dependiera su vida.
―Oh, sí, nena, estas siendo arrojada ―dice Lenny, pareciendo ignorar las patadas y los ruegos de la chica con la que ha estado peleando desde que empezó este viaje.
Yo levanto la mirada en dirección de Caleb, quien está mirando a Lenny y a Trish. Él se gira hacia mí y una malvada expresión cruza su rostro. Él asiente, como si Lenny estuviera llevando a cabo el castigo más brillante para una chica que lo ha enojado.
―No estás pensando en tirarme al lago ―le digo.
―Sí ―él dice―. Sí lo hago.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 118
Capítulo 21
***
Caleb.
Traducido por: veroniica y cYeLy DiviNNa
Corregido por: Nanis
sta es la primera vez desde que conozco a Lenny que veo que su cerebro es capaz de tomar una inteligente decisión.
Mi mente hace gimnasia mental para justificar lo que pienso: en la tierra la pierna de Maggie le dificulta el paso, pero en el agua ella es igual al resto de nosotros. Ella realmente lo fastidió todo para mí, llamando a Damon. Tengo que tomar el control de la situación y no lamentarlo. Lo que significa… que Maggie tiene que mojarse. Y, usar el ―Damonismo‖: justo ahora.
―Ven aquí ―le digo. Me quito mi camiseta con un rápido movimiento.
Ella da un paso atrás, sus pies desnudos hundiéndose en la arena.
―Prométeme que no me vas a tirar en el lago ―echa un vistazo rápidamente al agua, luego me mira a mí―. Hay peces nadando por ahí.
―Ellos no te harán daño.
―Yo no sé nadar ―dice ella con rapidez mientras da un paso más lejos de mí.
―Caleb, no una buena idea ―Matt replica desde su lado.
Le doy a Matt una mirada de eres idiota.
―He conocido a Maggie toda mi vida. No dejes que te engañe, ella es una excelente nadadora ―demasiado para ella ser honesta conmigo.
Un gran chapoteo trae nuestra atención de nuevo a Lenny y ahora a una muy húmeda Trish. Aprovecho esta pausa en la concentración de Maggie para agarrarla. La levanto y la llevo a la orilla del agua.
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 119
―Estoy usando pantalones ―grita, moviéndose violentamente―. ¡Déjame bajar! En serio, Caleb. Apesto, ¡para!
Evito la risa, pues nunca pensé que esas palabras saliesen de Maggie.
―Tú apestas, ¿eh? Todo este tiempo pensé que yo era el que apestaba.
Camino más hacia dentro en el agua. Sus manos se envuelven apretando mi cuello, cerrándose detrás de mí como un tornillo.
―Muy bien, la broma se termina Caleb. Déjame bajar.
Su cabeza se acurruca en el hueco de mi cuello, y su pelo salvaje está volando sobre mi cara. Si yo no estuviese tan enfadado con ella podría estar tentado a que me gustase la manera en que estaba aferrada a mí.
―No me tires. Prométemelo.
Yo voy más profundo. La arena en el fondo del lago es suave, lo que hace que mis pies se hundan. El agua me llega hasta las rodillas ahora. Paso a Lenny y Trish, que se están salpicando entre sí. Ambos están empapados.
Maggie y yo estamos a punto de empaparnos también.
―Yo no te voy a lanzar. ―le digo a Maggie mientras giro haciendo una pequeña curva en el lago buscando cierta intimidad. Nadie en la orilla nos puede ver ahora―. Te lo prometo.
Ella afloja su agarre e inclina la cabeza hacia atrás para mirarme a los ojos.
―¿No? ―pregunta, dejando escapar un suspiro de alivio.
―No ―contengo la diversión mientras las siguientes palabras salen de mi boca―. Sin embargo, contén la respiración o tragarás agua del lago.
Antes de que me pueda preguntar por qué, nos mojo a los dos. Ella intenta alejarse de mí tan pronto como salimos completamente empapados un segundo más tarde, pero me aferro con fuerza a ella. Puedo estar enojado con ella, pero no quiero que se ahogue por el shock, o que los pantalones que viste le supongan un lastre.
Maggie viene escupiendo, pero no el agua del lago. La chica está completamente desquiciada.
―¡¿Cómo... pudiste…?!
―En realidad, fue bastante fácil ―le digo, todavía sosteniendo sus manos mientras ella trata de alejarse. Ella salpica mi cara.
―No hagas eso ―le digo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 120
Lo hace de nuevo, así que la dejó ir. Ella maniobra de pie parándose unos metros delante de mí, sus manos ya por debajo del agua. Está definitivamente lista para una guerra de agua. Yo juego sucio, sin embargo, salpicar agua es un juego de niños. Y ya no somos niños.
Maggie está a punto de recibir una dosis de lo que es jugar en las Grandes Ligas.
Yo camino por el agua más cerca de ella. Comienza a salpicarme, pero yo no le correspondo. Estoy empapado, pero ignoro el agua que impacta en mi cara y mis ojos que escuecen. Continúo moviéndome más cerca hasta que estoy lo suficientemente cerca como para llegar y agarrarle las muñecas para que no me pueda salpicar más.
Le pongo sus manos a la espalda y la pongo cómodamente contra mi cuerpo. Está tan cerca que siento sus senos presionados contra mi pecho desnudo. Cuando ella me mira, nuestros labios están a pulgadas. Su pelo está completamente mojado, su rostro tiene gotas de agua brillantes a causa del sol que se refleja en ellas, y sus labios están brillantes y húmedos. No sé cómo alguna vez pude haber pensado que esta chica era del montón.
―¿Qué vas a hacer ahora que estoy indefensa? ―me pregunta.
Me inclino y le susurro al oído:
―Lo entiendes todo mal, Maggie. Soy el desamparado aquí.
―Oh ―dice ella, con los ojos muy abiertos.
Suelto mi agarre en sus muñecas, mientras deslizo mis labios en su mejilla. La sensación de su suave piel contra mis labios, combinada con su cuerpo todavía presionado contra el mío me está volviendo loco. Oh, el infierno. No quiero quererla. Sería mucho más fácil odiar a Maggie y sacarla de mis pensamientos y mi vida. Pero las palabras de Julio hacen eco en mi cabeza: sin arrepentimientos.
Cuando mis labios llegan a la esquina de su boca, suelto uno de sus brazos y muevo las manos hasta su cintura. Al mismo tiempo, se deslizan suavemente en los labios de ella.
Ella suspira y respira más rápido mientras nuestros húmedos labios se mueven muy lentamente hacia atrás y adelante, atrás y adelante.
Es erótico. Dolorosamente erótico.
No voy a profundizar el beso, ése es su movimiento. Voy a hacer que ella quiera esto tan terriblemente malo que preferiría morir que no sentir mi lengua deslizándose contra la suya. Tiene que desearlo aún más que yo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 121
Hay un problema aquí. Mi cuerpo me está traicionando, a lo grande. Me alegro de que estemos bajo el agua por lo que la prueba de mi excitación se oculta a la vista.
Cuando sus manos se extienden hacia arriba furtivamente alrededor de mi cuello, yo sé que tengo las de ganar. Quiere esto. Voy a hacer que ruegue por esto y hacer con ella como si no hubiera mañana. Entonces me iré como si no me importara una mierda.
Crueles, sí. Pero tengo que demostrar de una vez por todas que soy un maldito ex-convicto. Ayer, en el DOC, Julio y los otros presos me recordaban de dónde venía. Quién soy en realidad. No importa si yo no le pegué a Maggie y fui a la cárcel por mi hermana.
Siempre seré un ex convicto. La marca estará sobre mí como un tatuaje invisible. Pero tengo que vivir cada día como si fuera mi último día... sin arrepentimientos.
Me detengo con un gemido cuando Maggie abre sus labios e inclina la cabeza. Inclina sus labios, ligeramente abiertos, contra los míos. Esto es todo. Finalmente. Estoy esperando con impaciencia llegar a serpentear su lengua con la mía. Algo que va a suceder en cualquier momento. Tiene que suceder, porque esto es una tortura de mierda. Sé que no le es extraño el beso francés. Demonios, lo hicimos en el dormitorio, y se sacudió el mundo.
Estoy listo. Maldita sea, estoy más que listo. Mi cuerpo entero está gritando por la preparación. Tiene que estar lista para esto, también.
Ella abre la boca más ancha y gime, un gemido que me hace fantasear acerca de lo que sería dar testimonio que ella tuviera un orgasmo. Estoy tan encendido, que sé voy a pagar por ello más tarde.
Pero eso no importa.
Me trago una sonrisa de triunfo. Aquí viene. Ese gemido suyo es una pista de que se muere por llevar esto al siguiente nivel. Me gustaría que mi cuerpo no estuviera listo para llevar esto a los próximos tres niveles.
Ella gime contra mis labios otra vez, y mi lengua siente contracciones en la boca dispuesta a dar rienda suelta como un puto animal enjaulado. Normalmente soy un besador paciente, pero...
Todavía nada.
Lo que…
Me recuesto.
—¿Qué demonios estás haciendo?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 122
—¿Qué quieres decir? —pregunta ella, inocentemente sus pestañas batiéndose contra el sol radiante sobre nosotros. ¿Está bromeando?
—¿Dónde está tu lengua? —pregunto estúpidamente.
Sus húmedas cejas se fruncen un poco.
—En mi boca. ¿Por qué? ¿Dónde se supone que debe estar?
Me dejo llevar por ella, un paso atrás y me froto las manos por el pelo empapado hasta conseguir agarrarme a la realidad.
—Estás jodiendome ¿verdad?
Se encoge de hombros. El movimiento crea efectos en todo su cuerpo que se mueven a través del agua.
—Tal vez.
Oh. No. Ella. No lo hizo.
Mi lengua se desata ahora, pero es para discutir no para besar.
—Estabas tratando de ponerme todo caliente y mojado para vengarte de mí por haberte abandonado en el agua, ¿no? Admítelo. No eres inocente Maggie, eso es lo que quieres hacer creer que eres. Eres una tomadora de pelo maldita sea, eso es lo que eres.
—¿Y qué estabas haciendo, Caleb? ¿No estabas tratando de sacarme toda caliente y mojada a propósito? Tú eres el embaucador.
—No tienes ni idea —corto de vuelta. Esto de engañar puede ir en ambos sentidos, mi amor.
Maggie empieza a acercarse hacia la orilla.
Yo me quedo aquí, solo. No pensé cómo este escenario se reduciría.
—¿Así que solamente te irás?
—Sí —ella dice en voz alta, de espaldas a mí—. Tú fuiste el que dijo que teníamos que romper con esto hasta que este viaje se acabara. Me limito a cumplir tus reglas.
Me gustaría poder seguirla, pero tengo que quedarme con el agua hasta la cintura por lo menos durante un minuto hasta que mi cuerpo se enfríe.
—Te dije que necesitábamos enfriarlas.
—Estoy fría —dice ella sobre su hombro.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 123
—Yo no lo estoy —estoy muy caliente y mojado. Estar en el lago fresco debe ayudar, pero no lo hace.
Maggie uno - yo cero. Mi ego está roto, a lo grande. Pero me las arreglo para olvidarlo por el momento y salir del agua. Me tumbo en la playa y me pregunto si tengo que intentar una táctica diferente.
Media hora más tarde, todos tienen sus cabezas en pequeñas canoas con nuestro equipo de pesca. Ninguna de las chicas sabe cómo poner una lombriz en un anzuelo, por lo que cada chico tiene que ir con una de las chicas.
—Iré con Matt —Maggie toma la delantera. Matt no cabe de la emoción de tenerla.
Al final, tengo que cargar con Trish, porque dice que tiene miedo de que Lenny vuelque el barco a propósito.
Lenny y la pobre Erin se emparejan, y ella lo mira como si estuviera a punto de vomitar. Se ve de esa manera la mayor parte del tiempo últimamente. Estoy empezando a pensar que tiene un tipo de gripe o un embarazo.
—Entonces, ¿cuál es la verdadera historia contigo y Maggie? —Trish pregunta a medida que la fila llega hasta el centro del lago—. Parece como si fueran una pareja de nuevo.
—No lo somos.
Trish rueda los ojos.
—Oh, sí, como no. Es obvio que entre ustedes está pasando algo caliente y pesado. Sólo suelta la sopa y así el resto de nosotros no tendríamos que especular acerca de lo que pasa.
Me río.
—¿Qué han especulado?
—Que todavía estás enamorado de ella —me entrega el contenedor de gusanos y su caña de pescar—. ¿Quieres saber lo que pienso?
—En realidad no. ¿Por qué no hablamos de ti y Lenny?
—¿Qué hay conmigo y Lenny? —pregunta ella, su cara arrugada, como si estuviera loco.
—Admitir que tienes algo con él.
—Eww. No me hagas vomitar, Caleb —pongo el gusano en el anzuelo y Trish se estremece—. ¿Cómo puedes hacer eso? Es inhumano.
—Piensa en ello cuando alimentes a los peces.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 124
Trish se cruza de brazos sobre el pecho.
—Sí, claro. Alimentarlos, y después les ponemos un anzuelo en la cara como un castigo por querer un poco de alimento.
Le entrego el contenedor de nuevo a ella, todo listo para comenzar.
—¿Quieres pescado, o no? —le pregunto mientras tengo a Matt y Maggie en todo el camino con sus postes en el agua. Están hablando. Me pregunto si ella se queja de mí.
—Ella tiene miedo, ya sabes —dice Trish—. Ella cree que la vas a dejar de nuevo.
—Ella probablemente este en lo correcto.
—Debes dejarla ir, Caleb. Deja de confundirla y darle señales mixtas. Ella se merece un tipo que se quede y este allí cuando lo necesite.
—¿Alguien como Matt? —digo con dureza.
Trish tiene las manos arriba.
—No te pongas todo enojado. Sólo digo lo que pienso.
—Creo que debes mantener tus opiniones para ti misma.
Trish pone su caña de pescar en el agua y dice con certeza:
—Y creo que sabes que tengo razón.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 125
Capítulo 22
***
Maggie.
Traducido por: Sheilita Belikov
Corregido por: Nanis
or el resto del viaje de Re-COMENZAR, Caleb mantiene su distancia. Actúa como si fuéramos meros conocidos. Sólo interactúa conmigo cuando tiene que hacerlo. Cuando hablamos con grupos alrededor de Illinois, Indiana y Wisconsin, Caleb comparte la forma en que fue detenido y cómo haría cualquier cosa para evitar la cárcel en el futuro.
No habla de ir a la cárcel por Leah. Creo que quiere olvidar esa parte de la historia, aunque en mi opinión la realidad de lo que hizo por su hermana se cierne sobre él todos los días. Me gustaría poder hacerlo hablar sobre ello, pero en este momento no confía en mí en absoluto.
No estoy segura de que él confié en nadie.
Es el día antes de que finalice el viaje, y nos quedamos en una gran cabaña alquilada en Lake Geneva, Wisconsin. La cabaña cuenta con nueve habitaciones, por lo que cada uno recibe la suya. Pero no puedo dormir con la idea de perder a Caleb de nuevo oprimiéndome. Me asomo a su habitación a las dos de la mañana, pero la cama está vacía. Mi corazón es presa del pánico, pensando que se marchó antes de tiempo.
El alivio me inunda cuando diviso a Caleb desde mi ventana. Está lanzando piedras en el lago.
Mi cerebro me dice que será mejor sólo dejarlo ir.
Mi corazón... no tanto.
Todavía quiero convencerlo de volver a Paradise. No he hecho un gran trabajo haciendo lo que me propuse hacer. Esta noche es mi última oportunidad. Pensando en lo que Vanessa dijo, me preparo para confrontar a Caleb de una vez por todas.
P
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 126
Me deslizo sigilosamente por la puerta corrediza de vidrio. El sonido melódico de los grillos que chirrían me sigue en mi vigilia mientras camino por el sendero de grava hacia el lago.
―Supongo que esto es un adiós... otra vez.
Él no me mira. En su lugar, lanza otra piedra.
―Supongo que sí. Diviértete en España.
No he pensado sobre mi inminente año en el extranjero por algunas semanas. Este viaje de Nuevo Comienzo ha sido agotador, tanto física como mentalmente. He aprendido mucho sobre mí misma este mes pasado. También he hecho una buena amistad con Trish y Erin, que ahora son como hermanas. Trish cree que es la protectora de Erin, y las tres hemos pasado la mayoría de las noches hablando hasta tempranas horas de la mañana.
Me siento en una roca grande y lo observo.
―¿Adónde vas?
Él se encoge de hombros.
―Arizona, creo.
¿Arizona? Eso está muy lejos. Hay tantos cabos sueltos que él necesita atar antes de que se vaya.
―Regresa a Paradise, Caleb.
―Esta conversación ha terminado.
Me levanto y camino directamente delante de él. Está a punto de lanzar otra piedra, pero le tomo la mano y se abre por lo que la piedra cae al suelo.
―Vuelve a Paradise ―le digo otra vez.
Baja su mirada hacia el suelo, y siento su derrota como si fuera mía.
―No puedo. Cuando volví a casa, toda mi familia quería que pretendiera que los Becker eran la familia de ensueño. En realidad, cada uno de nosotros estaba jodido. No podía fingir antes. Todavía no puedo, así que ni siquiera me lo pidas. Estoy viviendo con muchos arrepentimientos, no puedo añadir otro a la lista.
―Dales el beneficio de la duda. Ellos te necesitan.
Niega con la cabeza.
―No tengo nada por lo que volver. Diablos, incluso la Sra. Reynolds está muerta. La única persona por la que volvería eres tú, y nosotros estábamos condenados
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 127
desde el principio. ―Da un paso lejos de mí y se pasa los dedos por el pelo. Él hace eso cuando se siente frustrado―. Olvida que acabo de decir que volvería por ti. Eso fue estúpido por mí parte.
Estoy esperando que diga que nuestro período de reflexión terminó, que está listo para volver a intentarlo. Pero no lo hace. Tal vez se dio cuenta que lo que tenemos no vale la molestia, sobre todo porque me voy a España y él se va a Arizona.
Pienso en las veces que nos besamos y nos abrazamos. Pensé que no podía sentir nada tan sorprendente como lo que sentí entonces, tan poderoso y explosivo.
―¿Realmente te vas? ―Le pregunto, mi voz saliendo como un susurro.
―Sí. Sin arrepentimientos.
―¿Qué? ¿Sin arrepentimientos? ¿Por qué sigues diciendo eso? ¿Qué significa?
Ahueca mi barbilla tiernamente y me impulsa a mirarlo.
―Significa que no puede irme hasta que haga esto...
Inclina su cabeza. Espero que sus cálidos y carnosos labios se encuentren con los míos mientras mi corazón late como loco en mi pecho. Sus labios flotan sobre los míos, y ambos sonreímos porque esto nos lleva de vuelta al lago donde nos pusimos a prueba y nos tentamos entre sí. Fue travieso y peligroso. Estamos jugando un juego travieso y peligroso en este momento, pero me digo a mí misma que lo disfrute y haga caso omiso de las advertencias en el fondo de mi cabeza.
Al menos eso es lo que sigo tratando de decirme a mí misma cuando cierro los ojos y él presiona sus labios en los míos. Saboreo cada momento de nuestro beso. No es ardiente, duro y hambriento. Es lento, erótico y sensual. Él se apodera de mi cintura y me atrae más cerca.
Oh, Dios, quiero derretirme en sus brazos justo aquí y ahora. Envuelvo mis brazos alrededor de su cuello mientras nos seguimos besando, sosteniendo y tocando. Él me levanta del suelo. No puedo imaginar a nadie más que sea capaz de hacerme sentir invencible, hermosa y digna como Caleb hace. Quiero gritar: ¡Te amo, Caleb! ¿No sientes lo que siento cuando estoy contigo?
Sus labios se alejan lentamente de los míos y él desenvuelve mis brazos alrededor de su cuello.
―No me arrepentiré de esto... nunca. Adiós, Maggie.
―Adiós, Caleb. Voy a… extrañarte.
―Te extrañaré, también.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 128
Tomo una respiración profunda, frenando el torrente de emociones. Lo empujo para abrirme paso y me apresuro a llegar a la cabaña para que no vea las lágrimas rodando por mis mejillas. Rápidamente me meto en la cama y entierro la cabeza en mi almohada para que no pueda escuchar mi dolor mientras lloro.
¿Por qué hago esto? ¿Por qué lo dejó ir sin luchar? Porque soy una cobarde, por eso.
Oigo rechinar la puerta corrediza al abrirse unos minutos más tarde. Caleb debe estar de vuelta en la cabaña. Pienso en Vanessa, que está metida en la cárcel y no puede luchar por lo que quiere.
Yo puedo.
Entiendo cuales fueron los motivos de Caleb para besarme esta noche. Ese beso dulce fue una tentativa de fin.
No fue suficiente, al menos para mí. Quiero más. Necesito más. Pero ¿tengo el valor de mostrarle qué tipo de fin quiero pedir para dejarlo finalmente ir?
Respiro profundo cuando me siento en el borde de mi cama. Puedo hacer esto. Soy cuidadosa dando pasos suaves y rezo para que la madera del piso de la cabaña no cruja mientras hago mi camino hacia el sótano.
A la habitación de Caleb.
Su puerta está abierta. Lenny está profundamente dormido en la habitación de enfrente. Los ronquidos de Lenny hacen eco por las paredes, pero la habitación de Caleb está en silencio. Ni siquiera lo escucho respirar cuando entro.
No hay ventanas, así que está casi completamente oscuro. Un resplandor verde viene de una luz nocturna permanente en el pasillo.
―¿Caleb? ―susurro―. ¿Estás despierto?
―Sí ―oigo a sus sábanas crujir cuando se sienta―. ¿Pasa algo?
―Algo así.
Cierro la puerta, entonces palpo mi camino lentamente por la habitación, esperando no tropezar y caer. Me topo con algo cálido, duro y distintivamente masculino. Caleb. No lleva camisa, porque siento su piel caliente y su musculoso pecho contra las yemas de mis dedos.
Levanto la mirada en la oscuridad.
―Hola.
―Hey ―dice, su familiar voz reconfortándome de alguna manera. Voy a extrañar esa voz―. Supongo que no te perdiste.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 129
―No, yo, eh, no podía dormir. Y pensé... sólo... bueno...
―¿Qué es, Maggie? Simplemente dilo.
Está bien. Yo también puedo llenarme de valor. Es ahora o nunca.
―Pensé que podíamos pasar nuestra última noche juntos. Sé que no podremos vernos de nuevo después de mañana, pero no puedo dejar de querer estar en tus brazos esta noche. Sólo una última vez. ¿Te parece bien?
Caleb toma mi mano en la suya y me lleva de vuelta a su cama.
―Más que bien.
Me deslizo bajo las sábanas y espero a que me acompañe, pero no lo hace.
―¿A dónde vas? ―le pregunto.
―A ponerle seguro a la puerta. No quieres que Lenny se meta de repente entre nosotros, ¿verdad?
Me río nerviosamente.
―No.
Hace frío en el sótano, así que tiro de la manta hasta mi pecho. Caleb se desliza a mi lado, y siento sus piernas desnudas contra las mías.
―Estás temblando ―él dice, su voz un bajo susurro.
―Tengo un poco de frío... y estoy un poco nerviosa.
―No estés nerviosa, Maggie. Sólo soy yo.
Este es el verdadero Caleb, sin la fachada dura. Me alegro de que esté completamente oscuro y no pueda ver mis dedos temblorosos mientras suben a su bello rostro.
―Lo sé.
Él me atrae más cerca. Apoyo la cabeza en el hueco de su brazo y estoy más contenta que nunca.
―¿Maggie?
―¿Sí?
―Gracias.
―¿Por qué?
―Por hacerme sentir vivo otra vez.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 130
Cubro con mi brazo su pecho, el calor de su piel se funde con el mío. Quiero recordar esta noche siempre, porque probablemente nunca tengamos otra oportunidad de sostenernos uno al otro de esta manera. Me dan ganas de hacer algo más que dormir en sus brazos. Lo intento y me relajo, para desacelerar los latidos irregulares de mi propio corazón mientras envuelvo mi pierna derecha, la que no fue severamente dañada en el accidente, alrededor de él. Es una insinuación definitiva de que estoy lista para hacer algo más que estar en sus brazos.
Él gime en respuesta.
―Maggie, estás pisando terreno peligroso. Estoy tratando de ser un hombre bueno y honorable.
―Lo sé. Pero no estoy pidiéndote que seas uno.
―¿Segura que sabes en lo que te estás metiendo?
―No. No tengo ni idea. ―Empiezo a besar y palpar mi camino a través de su amplio pecho.
―Me estás matando ―dice, sus manos lentamente alcanzándome e impulsándome hacia arriba de modo que estamos frente a frente―. No podemos hacer esto. No me malinterpretes, estoy listo y dispuesto. Pero mañana nos vamos en direcciones completamente diferentes. Tú y yo sabemos que fajar o tener relaciones sexuales lo complicará todo.
―Tengo una gran idea ―digo con total naturalidad―. Vamos a besuquearnos toda la noche hasta que estemos agotados. Eso está bien, ¿no?
―Besuquearnos, ¿eh? ―me tira encima de él―. Definitivamente podemos hacer eso ―murmura contra mis labios.
Más tarde, cuando los dos estamos bajando de una temperatura máxima que nunca he sentido antes, pongo mi cabeza sobre su pecho mientras él envuelve sus brazos alrededor de mí.
―Fue una gran sesión de besuqueo.
―Mmm ―él está de acuerdo soñolientamente―. La mejor.
Unos minutos más tarde, siento al cuerpo de Caleb relajarse. Su lenta y acompasada respiración me arrulla.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 131
Capítulo 23
***
Caleb.
Traducido por: Dani
Corregido por: Nanis
ormí como un muerto anoche. El suave y cálido cuerpo de Maggie acurrucado contra mí era justo el somnífero que necesitaba después de nuestro pequeño ―bueno, no tan pequeño― festín de besuqueos. Supe el momento en que ella se escabulló de mi cuarto esta mañana, porque me desperté inmediatamente cuando el frío aire de la mañana alcanzó mi piel.
Fingí que no estaba despierto, incluso cuando ella me besó suavemente en los labios.
El desayuno fue prácticamente una tortura, porque Maggie y yo estábamos tratando de evitar el contacto visual. Damon nos llamó al área principal de la cabaña, donde nos dio un discurso entero de media hora sobre cuánto nos respetaba a todos nosotros por terminar todo el programa, incluso aunque él sabía cuan duro era compartir nuestras historias.
Durante el viaje de regreso al centro comunitario Redwood, donde todo el viaje comenzó, estábamos todos bastante callados. Incluso Lenny. Su actitud solemne es desconcertante porque está tan fuera de su personalidad. En este punto estoy tentado a preguntar si puedo tirar su dedo.
En el centro comunitario, Damon me empuja a un lado.
―Vas a volver a casa, ¿cierto? ―pregunta―. Lo prometiste.
―Sip ―mentí―. Voy a llegar limpio a mis padres. Gracias, Damon. Por todo. Sé que es tu trabajo intentar y reformar a chicos como yo, pero…
―Para que lo sepas ―interrumpió―. No es solo un trabajo para mí. Recuerda eso. Llámame si necesitas algo. En serio.
―Estoy fuera ―dice Lenny una vez que reúne sus cosas de la van―. Mi autobús estará aquí pronto.
D
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 132
―Si necesitas un aventón… ―empieza Damon.
―Estoy bien. ―Lenny se despide de todos con la mano mientras se dirige a la parada del autobús para esperar.
―¿Eso es todo? ―le grita Trish a él―. ¿Pasaste cuatro semanas con nosotros y todo lo que nos puedes dar es una despedida con la mano de espaldas?
Lenny, todavía caminando, le levanta el dedo.
―Siéntate en esto y gira, Trish ―le grita de regreso.
Trish está gritando algo irritante de vuelta a Lenny mientras Damon está tratando de calmar la situación para que así no se intensificara en una enorme competencia de gritos y palabrotas en frente del centro comunitario. Mientras todos estamos despidiéndonos, Damon recibe una llamada de emergencia de uno de los chicos del programa juvenil de libertad condicional. Se va después de hacernos prometerle que todos nos aseguraremos de llamarlo si alguna vez lo necesitamos.
La mamá de Maggie para en el estacionamiento de al lado y se dirige hacia nosotros. La mirada en su cara cuando se da cuenta de que he estado en el viaje de Nuevo Comienzo con Maggie me hace hacer una mueca de dolor. Si hubiera tenido alguna duda acerca de si Maggie y yo podríamos vernos otra vez, aún casualmente, la expresión horrorizada de su mamá lo dijo todo. Yo no era bienvenido para estar cerca de su hija. Nunca.
―Mamá, quiero despedirme de todos. Iré en un minuto ―escucho decir a Maggie.
Su mamá me da una mirada de advertencia. Maggie abraza a todos en el grupo. Las lágrimas vienen a sus ojos cuando todas las chicas prometen llamarla y verse antes de que Maggie se vaya a su año en el extranjero. Luego abraza a Matt.
―Cuídate ―dice―. Y no te rindas con Becca.
―¿Quién es Becca? ―les pregunto.
―Mi ex ―Matt se encoge de hombros―. Rompimos antes del viaje, pero como que, bueno, tú sabes…. Maggie me ha estado dando consejos.
¿Entonces a él no le gustaba Maggie? Desearía haberlo descubierto antes.
Maggie me da un beso en la mejilla.
―Bueno, supongo que esta es una despedida…otra vez.
Asiento.
―No olvides enseñarles a esos españoles que Maggie Armstrong es una fuerza para ser tenida en cuenta.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 133
―Tienes razón ―dice, divertida. Cuando da un paso hacia atrás, empujo mis manos dentro de mis bolsillos por miedo de extenderlas para acercarla. Por nuestras miradas, nunca sabrías que dormimos en la misma cama la noche pasada y nos besuqueamos como si el mundo se fuera a terminar si nos deteníamos.
―Para que lo sepas ―dice―. Estoy bien esta vez con despedirme de ti. De verdad, siento como que ambos hemos terminado. Creo que deberías volver a Paradise, pero no puedo forzarte a ir a casa si no quieres hacerlo.
Su mamá toca la bocina, recordándonos que la realidad siempre está a la vuelta de la esquina lista para abofetearnos en la cara.
Le señalo el coche de su mamá y le doy una pequeña sonrisa.
―Mejor te vas.
Se alejó otro paso, pero no me dio la espalda.
―Mantente fuera de problemas, Caleb. En serio.
No quito mis ojos de ella mientras entra en el coche de su mamá y se alejan. El arrepentimiento tiraba contra mí. Hay algunas cosas que no podemos cambiar aunque lo queramos.
Trish es recogida por sus padres, su hermana y su hermano. Después de escuchar la historia de Erin, la mamá de Trish tuvo que sacar un pañuelo de su bolso para que su propio maquillaje no se corriera. Después de eso, toda la familia metió a Erin en su van. Creo que acaban de adoptar a la silenciosa chica tatuada. Matt se fue justo después de ellos, cuando su hermano mayor vino para llevarlo en coche.
Re-COMENZAR está oficialmente acabado. Supongo que es momento de que piense que voy a hacer ahora. Una cosa es segura ―tengo que irme lejos. Esta vez Chicago es demasiado cerca. No estaba bromeando cuando le dije a Maggie que iba a ir a Arizona. El problema es, tengo exactamente veinte dólares y sesenta y tres centavos con mi nombre. Puedo hacer algunos trabajos, habituales trabajos de construcción si los puedo encontrar, hasta que pueda ahorrar el dinero suficiente para irme de Illinois.
Tiro mi bolso de lona sobre mi hombro, agradecido detener al menos algunos dólares con mí nombre. Sé de un camping barato a unas millas de aquí donde puedo quedarme un par de noches mientras averiguo si hay algún trabajo temporal que pueda tomar para hacer un poco de dinero en efectivo rápido. Necesitaré al menos unos cientos para conseguirme un billete de autobús en una sola dirección a Arizona.
―Hey, Caleb, ¡Espera!
Me doy la vuelta para encontrar a Lenny corriendo para alcanzarme.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 134
―¿Perdiste tu autobús? ―pregunto.
―Nah ―se encoge de hombros―. Realmente no tenía un autobús que tomar. Estaba pensando en, tu sabes… irme contigo ―dice, como si fuera algo que ya hemos discutidos y quedado de acuerdo. Uhm… no lo creo.
―No, no lo harás. Ve a averiguar donde vive Trish y síguela a su casa.
―¿Estás bromeando? La chica me odia.
―Tal vez es porque no limpiaste tus vellos púbicos del retrete.
Sigo caminando. Lenny no entiende la indirecta, y estoy comenzando a pensar que hablaba en serio sobre venir conmigo porque continúa siguiéndome.
―Vamos, Caleb. Ten corazón. Piensa en nosotros como Fred y Barney, Ben y Jerry, Thelma y Louise. Sabes que quieres.
Me detengo y miro directamente a Lenny.
―Thelma y Louise murieron al final de esa peli para chicas.
―Murieron tomados de la mano. ¿No te hizo llorar?
―No.
―Todavía me debes un abrazo, ¿recuerdas?
―No, no lo hago.
―¿Así que me vas a dejar desamparado aquí? ¿Qué, tienes miedo de que vaya a arruinar tu estilo?
―No tengo estilo, Lenny. Ve a casa. ¿Tienes casa, no es así? ―él no responde―. Le dijiste a Damon que ibas a ir a casa.
―Mentí.
Mierda.
―Si no te has dado cuenta todavía, tampoco tengo una casa a donde ir. Voy a acampar, así al menos puedo tener un lugar para hacer las cuatro necesidades: cagar, ducharme, afeitarme y dormir.
―Genial.
―No hay nada genial en eso ―puedo decir que Lenny no me va a dar tregua.
Él es como un maldito perro perdido que me está siguiendo. Le echo un vistazo. Normalmente tiene una expresión de arrogante hijo de perra, pero no ahora. Ahora parece preocupado, como si tuviera miedo de que lo vaya a abandonar e irme solo.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:45 am

Sigo caminando, sintiendo un deja vu. Maggie me siguió fuera del campus y mira donde me llevó eso.
Lenny camina a mi lado. No le digo que se vaya, porque creo que el tipo está asustado de ser dejado solo.
―Gracias, Caleb ―dice después de un momento.
―Solo… no me hagas enojar ―le digo.
―No lo haré. Lo prometo.
Nos lleva casi una hora caminar al Camping del Campista Feliz. Me registro y pago a la señorita en la oficina por nuestro sitio de camping que me cuesta siete dólares por día. Me costaría veintidós si requería un chorro de agua, pero puedo ir al baño comunitario para eso.
Sin importar cuán barato es el lugar, tengo que ir a conseguir algo de dinero en efectivo rápido. Una vez que el verano en Illinois se acaba, el invierno se arrastra a toda velocidad. Me congelaré el trasero y moriré si no me dirijo a Arizona para entonces.
Cuando está oscuro y hemos comprado un par de hot dogs en la pequeña tienda local, la familia en el sitio al lado de nosotros nos da algunos pedazos de su madera y enciende fuegos. Tengo que amar la generosidad de los campistas.
Después de que me lavé en el área del baño/ducha comunitaria del Camping del Campista Feliz, saco una manta ligera que compré cuando estaba viviendo en la casa de Rio.
―Aquí ―digo, entregándosela a Lenny―. Podemos turnarnos los días que la usamos.
―Estoy bien ―responde.
Miro como Lenny enrolla una de sus camisetas para hacer una almohada, luego saca un par de chándales de su bolso de lona y los pone sobre su cabeza, haciendo un círculo en medio de donde está su boca.
―¿Por qué demonios estás usando pantalones en tu cabeza? ―pregunto―. Te ves ridículo.
―No voy a arriesgarme a quemarme con el sol o a que un mosquito me pique en la cara otra vez. Tengo un par extra de bóxer si quieres cubrir tu cara. No están lavados, pero…
―No gracias ―solo pensarlo me hace querer vomitar.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 136
Gracias a Dios que estamos asignados a un camping cubierto de hierba. Extiendo la manta sobre el piso. Un saco de dormir sería genial, pero estoy feliz de tener mi pequeño sitio de tierra por la noche sin tener que preocuparme de ser arrestado por los polis o ser molestado por otras personas sin hogar.
―De verdad, Lenny, ¿por qué estás aquí? ―pregunto―. Quiero decir seriamente, hombre, ¿cuál es tu historia?
―No tengo una historia ―dice Lenny, levantándose los pantalones de su cara―. Me escuchaste las cuatro semanas pasadas contar todos los detalles sórdidos. Me emborraché, robé un coche, y lo conduje dentro del lago. Fin de la historia.
Gira su espalda hacia mí y encara la dirección contraria.
Miro fijamente hacia el cielo, las estrellas y la luna iluminando el universo sin fin.
Donde sea que esté Maggie, esté en Paradise o en España, estará mirando a la misma luna y las mismas estrellas. ¿Siquiera pensará en mí? ¿Recordará la noche que pasamos en el castillo o la noche pasada cuando dormimos en los brazos el uno del otro? O ¿solo recordará las veces que discutimos y tratamos de alejarnos, porque era más fácil que admitir o aceptar lo que realmente estaba pasando entre nosotros? Maldición. Mejor consigo controlarme y olvido a Maggie Armstrong. Esta es mi vida aquí en este pequeño pedazo de tierra rentado de siete dólares… miro hacia Lenny… y no parece como que la suerte en mi vida va a mejorar en algún tiempo pronto.
La mayor tortura ahora mismo es saber que no dormiré mucho. Cuando todo está tranquilo y solo estoy acostado en la noche, es cuando mi mente se pregunta cosas que no tengo derecho a pensar.
―Fue el coche del novio de mi mamá ―dice Lenny, su voz cortando a través del silencio. Había estado tan tranquilo la hora pasada que pensé que estaba durmiendo. Supongo que debería saberlo mejor, ya que no estaba roncando.
―Él hizo las maletas y nos dejo hace cinco años y pensé que se había ido para bien. No puedo creer que lo haya aceptado de regreso. ¿Quieres saber lo que hacía?
―No tienes que decirme. ―No soy de los que curiosean en los asuntos de otras personas, porque no quiero que ellos curioseen en los míos.
Miro a Lenny, que tiene sus palmas presionando sus ojos. Nunca lo había visto tan serio.
―Cuando mi mamá no estaba en casa solía tocarme.
―Joder, Lenny. Eso es algo grave de mierda.
―Cuéntame sobre eso ―el silencio llenó el aire, y no dijo nada más por un rato―. Al principio realmente no entendía lo que estaba pasando, como si mi cerebro no
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 137
pudiera envolverse alrededor de la realidad de lo que estaba pasando. Solo tenía doce cuando eso comenzó. Para el momento en que el cabrón se separó, solo quería borrarlo de mi mente y olvidar que nunca ocurrió. No le dije a nadie. Pero cuando apareció en Marzo y mi mamá dijo que lo invitó a vivir con nosotros, me volví loco.
―¿Le dijiste a tu mamá lo que te hizo?
―Sí, pero se enojó bastante y me llamó un mentiroso. La primera noche en que el tipo se mudó de regreso, me emborraché, robé su coche, y lo conduje al lago. Mi mamá ni siquiera fue a la corte. Oí que se casó con el bastardo. Damon dijo que podía unirme al programa de Nuevo Comienzo en vez de cumplir un tiempo de libertad condicional. Le prometí que volvería a casa y arreglaría las cosas con mi mamá, pero eso no va a pasar nunca. Ella eligió confiar en su novio por sobre su hijo.
―Ni siquiera sé qué decir. ―De algún modo la historia de Lenny me hizo sentir como si todas las cosas por las que he pasado no fueran nada.
―No tienes que decir nada. No te dije que me tengas compasión.
―¿Damon sabe lo que ese tipo te hizo?
―Nah.
―Deberías habérselo dicho.
―Sí, bueno deberías haberle dicho a tus padres la verdad sobre la noche en que tú no golpeaste a Maggie con tu coche, pero no tuviste las agallas.
Un destello de arrepentimiento me hizo tensarme.
―Tienes razón ―admití―. Pero prometí que me callaría.
―Sí, bueno, yo le prometí a ese cabronazo que nunca le diría a mi mamá lo que me hizo, pero no mantuve esa promesa. Ya no tengo opciones, Caleb. No puedo volver a casa. Será diferente para ti.
―¿Qué estás diciendo?
Lenny se sienta.
―Estoy diciendo que tienes posibilidades que yo no tengo. Demonios, solo porque tu mamá tenga alguna adicción a las drogas pre-escritas y quiera actuar como que todo es perfecto y tu viejo sea un coño, no quiere decir que tengas que darte por vencido con ellos ―Lenny me da la espalda otra vez―. Si fuera tú…
―Sí, bueno no eres yo ―lo corté duramente.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 138
Me levantó y camino alrededor del camping, enojado conmigo mismo, con Lenny, con Leah y con todo el mundo en general. Estoy feliz de que la mayoría de las personas esté durmiendo y el lugar esta tranquilo excepto por el crujir del fuego y los bajos susurros de algunos campistas todavía despiertos.
Recorro en círculos el camping cinco veces, todo el tiempo pensando sobre lo que Lenny dijo. La indecisión reemplazó mi rabia. Cuando comencé a caminar más y más rápido, locos pensamiento corrieron por mi cabeza. Pronto empecé a correr. Mientras más rápido corría, mi mente corría más carreras con pensamientos de lo que fue y lo que pudo haber sido. No, no puedo, me dije. Pero ¿y qué si lo hago?
Regresé a mi pequeña pieza de tierra rentada y veo que Lenny está acostado ahí, durmiendo sobre la tierra. Es como mirarme a mí mismo de muy lejos, y es patético ―soy patético. Tengo toneladas de arrepentimientos, provenientes de mi temor a ser rechazado por las personas que me importan. No quiero estar solo. No quiero que mi familia crea que me di por vencido con ellos. Tampoco quiero que Maggie crea que me di por vencido con nosotros. Mi boca se seca y mi corazón está corriendo como si comprendiera a donde voy a ir.
Voy a volver a Paradise.
Voy a regresar a casa.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 139
Capítulo 24
***
Maggie.
Traducido por: flochi
Corregido por: Nanis
amá, no es para tanto.
—¿Cómo puedes decir eso, Maggie? Claro que es para tanto.
He estado sentada en la mesa de nuestra cocina por los últimos veinte minutos sin ser capaz de comer algo de la comida puesta delante de nosotros porque estoy demasiado ocupada siendo sermoneada por mi madre sobre los peligros de estar en el viaje de Nuevo Comienzo con Caleb. Anoche ella apenas habló conmigo. Ahora está dándome un sermón.
—Estoy consternada de que el coordinador del programa permitiera que esto pasara.
―Mamá…
—Pudo haberte lastimado.
―Mamá…
—Si piensas que el Caleb Becker que viste en ese viaje es el mismo chico que vivió junto a nosotras cuando estabas creciendo, piénsalo de nuevo.
―Mamá…
—¿Cómo puedo confiar en que tomarás la decisión correcta cuando estés a cuatro mil millas de distancia en España, Maggie? Si crees que está bien viajar por todo el Medio Oeste con ese chico, ¿qué otras decisiones irresponsables vas a tomar? —Agarra el tenedor y pincha la pechuga de pollo—. Para ser honesta, esperaba que cuando se fuera, sería para nunca más volver.
—M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 140
—Se fue para no volver, mamá —le dije—. Ni siquiera pensó que sería recibido de vuelta en Paradise, y le dije que estaba equivocado. Le dije que las personas le darían otra oportunidad y no lo juzgarían —tomé la servilleta de mi regazo y la puse sobre la mesa —. Supongo que estaba equivocada.
—¿Por qué te has vuelto tan rebelde repentinamente? —pregunta ella cuando me levanto y agarró mi bolso.
Suspiro.
—No lo estoy, mamá. Sólo estoy frustrada. Te quiero, pero en algunas ocasiones tienes que confiar en mí.
—No puedo. No cuando se trata de Caleb. Su familia sigue luchando para recuperarse del dolor y sufrimientos que él nos causó a todos nosotros. Fuiste físicamente lastimada por su estupidez temeraria. ¿Cómo puedes protegerlo? ¿Porque es un chico guapo? Afuera está lleno de chicos así, cariño. Confía en mí.
Ya no puedo seguir escuchando.
—Volveré más tarde —digo mientras salgo caminando de la cocina. Me doy la vuelta antes de salir y digo―. Te quiero, mamá. Lo sabes, ¿verdad?
—Lo sé. Te quiero, también.
—Entonces confía en mí. No defiendo a Caleb porque sea guapo. Lo defiendo porque no se merece todas las cosas malas que le han pasado —levanto mi mano cuando creo que ella va a interrumpirme—. Cometió un error. Mamá, todos cometemos errores. ¿No merecemos todos una segunda oportunidad?
Me dirijo a la casa de la Sra. Reynolds en el Cadillac que me dio en su testamento. La extraño tanto. Ella fue la persona que me instó a perdonar a Caleb, y tenía razón. Al principio yo no quería. El simple hecho de mirar a Caleb cuando regresó de la cárcel hacía a mi pulso acelerarse y a mi cuerpo temblar de ansiedad.
Pero entonces hablamos. Mucho. Antes de que me enterara de que él no era quien me golpeó, lo perdoné. Y me enamoré de él.
Me detuve en la casa, esperando que estuviera desocupada. Lou, el hijo de la Sra. Reynolds y el novio de mi mamá, está parado regando el césped. Hay un cartel de Se Vende en el frente.
Cuando ve detenerme, sonríe.
—Hola, Maggie —dice—. ¿Qué te trae a este lado de la ciudad?
—Quería revisar los narcisos de la parte de atrás —le digo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 141
—Algunos están floreciendo. He estado intentando vender esta casa por meses, sin que nadie pique. El Mercado está muerto por acá, así que probablemente no voy a poder venderla pronto —suspira. Sé que creció en esta casa y que tiene un valor sentimental para él. Su mamá, la Sra. Reynolds, se fue, pero su espíritu aún permanece aquí—. ¿Dónde está tu mamá? —pregunta.
—En casa —supongo que debo contarle sobre el drama al volver a casa—. Se volvió loca porque no le conté que Caleb se había unido al viaje de Nuevo Comienzo.
—Me llamó por eso hace unas cuantas horas —me dice—. ¿Quieres hablar de eso?
—Supongo —caminamos al patio trasero, lado a lado. Mi papá nunca caminó conmigo en ningún lugar. Estaba demasiado ocupado saliendo de la ciudad por trabajo o mirando la televisión. Nunca se interesó por mí, o mamá. Solía rezar para que volviera. La última vez que hablamos fue hace meses. Dijo que vendría a verme graduar de la escuela secundaria, pero nunca lo hizo.
Ni siquiera llamó para felicitarme el día de la graduación.
Dejo de pensar en mi papá cuando los jardines del patio trasero atrapan mi vista. Me sorprendo de ver que los narcisos todavía están floreciendo, el brillante arcoíris de colores eleva mi espíritu inmediatamente. Es impresionante.
Si la Sra. Reynolds estuviera viva, le encantaría. Ella me dio instrucciones meticulosas de cómo plantar cada bulbo, aunque sabía que se estaba muriendo y que nunca las vería salir mostrándose en todo su esplendor y, curiosamente, orgullo. Cada variedad parecía tener una actitud propia.
Deseo que Caleb estuviera aquí para verlas. Él hizo el gazebo mientras yo plantaba los bulbos de los narcisos, ambos trabajando como esclavos para complacer a la Sra. Reynolds.
—Mi mamá está loca porque no me bajé del viaje cuando descubrí que Caleb estaba en él —le digo a Lou.
—Tienes que admitir que ella tiene rezones para desconfiar de él.
—Lo entiendo, pero… —no sé cuanto contarle. Si descubre que Caleb no me golpeó con el auto, tendrá que decirle a mamá. Si ella lo sabe, intentará averiguar quién me golpeó en realidad. Y el círculo vicioso se repetiría.
No quiero que pase. Ya que Caleb no quiere volver a Paradise, no vale la pena el caos que causaría.
—No es como si fuera volver a Paradise. Él no lo hará.
Lou se sienta en una de las sillas mecedoras en las que su madre solía sentarse.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 142
—¿Cómo te sientes con respecto a eso?
—No lo sé —miro a Lou, meciéndose a lo lejos. Me recuerda a su madre―. Nos acercamos en el viaje. Fue agradable.
—¿Debería preguntar cuan cerca?
—Probablemente no.
Me siento en la silla mecedora al lado de la suya. Nos mecimos por un rato, ninguno hablando. El aire fresco del verano es cálido aunque el sol desciende cada vez más en el cielo.
Lou sonríe.
—Sabes, mi madre estaría opinando ahora mismo. Nos llamaría holgazanes, entonces nos daría tareas domésticas y no estaría satisfecha hasta que estuviéramos trabajando y sudando como burros.
—La quería —le digo. Trato de no pensar demasiado en su pérdida, o me quebraré y lloraré. La Sra. Reynolds fue una dama fuerte y no querría que llorara por ella―. Aunque me hizo trabajar como esclava, la apreciaba. Fue la primera persona después que llegué a casa tras el accidente que no me trató como si tuviera una discapacidad.
—Ella te quería, también. Y supongo que le gustaba Caleb —dice él, señalando al mirador que sabía que Caleb había construido por sí solo. Él había sido asignado a trabajar aquí para terminar su servicio obligatorio a la comunidad—. Mi mamá siempre decía que yo no guardara rencores. Decía que habían arruinado su vida.
—Me gustaría que mi mamá pensara del mismo modo.
—¿Quieres que hable con ella de eso? —me pregunta—. Tal vez pueda suavizar las aguas un poco.
Miro al hombre que no solo ha sido el jefe de mi mamá y el propietario del restaurante Tía Mae, sino el único hombre que ha hecho sonreír a mamá nuevamente.
—Eso sería estupendo.
—Tu mamá es una mujer dulce. Ella sólo quiere protegerte.
—Lo sé —aparto una pequeña pelusa invisible cuando bajo la vista a mis jeans. Solía odiar que Lou estuviera saliendo con mi mamá. Pero ahora no puedo estar más que agradecida de que él esté en su vida. Y en la mía—. No sé si alguna vez te lo he dicho, pero mamá es una persona nueva desde que empezó a salir contigo.
Ella te necesita.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 143
Eso lo hace sonreír. Aclara su garganta y dice:
—He tenido la intención de preguntar esto hace un tiempo, pero no tuve el valor suficiente antes de que dejaras el programa de Nuevo Comenzar y ahora que estás aquí…
Aclara su garganta nuevamente.
—Me gustaría pedirle a tu madre que se casara conmigo. ¿Estaría bien para ti, Maggie?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 144
Capitulo 25
***
Caleb.
Traducido por: nathyab
Corregido por: ynexiz
amino hacia mi casa, la más grande de toda la cuadra. La casa de Maggie, al lado, es prácticamente eclipsada por la nuestra.
Sigo la acera de ladrillo que mi papá y yo colocamos tres años atrás hasta la puerta principal. Mi casa luce familiar y sin embargo… de alguna manera totalmente extraña para mí. Noto la pintura desprendiéndose de las molduras de madera. Uno de los canales se está cayendo, y no se han plantado flores en el frente. Mamá solía plantarlas cada verano. Ella decía que hacía parecer nuestra casa, un hogar.
Tenía razón.
Tomo un profundo respiro y me concentro en la puerta principal.
¿Cómo vuelves a casa luego de haber huido? Si abro la puerta y solo entro como solía hacerlo, ellos pensarán que soy un intruso. Un extraño.
¿Me tratarán como uno una vez que me hayan dado un vistazo?
Miro atrás hacia la calle, preguntándome si debería retirarme y olvidar volver a casa. Puedo volver sobre mis pasos y desaparecer de nuevo. Nadie lo sabría, y sería más fácil que lidiar con el drama apunto de desarrollarse. Pero desaparecer sería la manera cobarde de salir.
No soy un cobarde.
Ya no más, al menos.
Pongo mi mochila abajo y toco el timbre. Mi pulso se acelera un billón de veces por segundo, como si acabara de haber corrido una maratón. Diferentes escenarios de cómo mis padres y mi hermana reaccionarían, están volando por mi cabeza.
C
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 145
Escucho pasos. ¿Es mi mamá, mi papá o Leah? No tengo tiempo de pensarlo mucho porque la puerta se abre y mi hermana está parada enfrente de mí.
Mi hermana gemela.
Por la que fui a la cárcel. Todavía tiene su cabello teñido de negro, de color marrón claro en las raíces, pero su ropa no es tan extraña como cuando me fui. En lugar de cadenas goteando de sus pantalones, ella está usando jeans normales. Su camisa es de color negro para coincidir con su cabello.
La última vez que la vi lucía como la muerte. Su cabello era negro, sus uñas eran negras y su estado de ánimo hacía juego con su ropa negra. Me asustó al principio, pero luego me molestó. Yo era el que fui a la cárcel así que ella vivía una vida fácil en casa. ¿Cómo se atrevía a convertirse en un recluso, y cambiar su apariencia y su actitud, y vivir como los muertos? No tenía derecho...
Por lo menos sus uñas no son negras, y no está usando delineador ni labial negro. Es un gran progreso.
Mi garganta se seca al mismo tiempo que las lágrimas inundan sus ojos.
—Caleb —ella lloriquea—. Volviste.
—Por un rato, al menos —me las arreglo para decir.
Cuando volví a casa de la cárcel, Leah se había catapultado en mis brazos y me había abrazado con fuerza. No esta vez. Ella está definitivamente manteniendo su distancia. ¿Acaso piensa que soy un fantasma y que voy a desaparecer si se acerca?
—Maggie dijo que te iba a instar a volver a casa, pero no le creí —sus manos están rígidas a sus costados—. No puedo creer que estés aquí.
—Bueno, créelo —estiro mi cabeza para ver si hay alguien más en casa–. Sí, entonces, eh… ¿puedo entrar?
Ella abre más la puerta y retrocede.
—Sí —dice lentamente—, uhm, papá no está en casa.
—¿Dónde está? —le pregunto mientras entro en el vestíbulo.
Leah comienza a morder una de sus uñas con nerviosismo.
—Fue a visitar a mamá.
—¿Visitar a mamá? ¿Está en rehabilitación ahora? —oh, demonios. Tal vez sea peor de lo que pensaba.
—Ha estado ahí por un tiempo. No es su primera vez.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 146
Dejo escapar un lento suspiro.
—De acuerdo —puedo lidiar con esto, pero—, ¿algo más que necesite saber?
—¿Cómo qué?
—No lo sé, Leah. —estoy en el borde y quiero respuestas. ¿Me las daría?—. ¿Papá está enfrentando bien las cosas? ¿Cuál es tu historia en estos días? —hombre, ¿Por qué dije eso? No quiero confrontarla cuando no he estado de regreso ni por cinco minutos—. Olvida que pregunté lo último.
Leah abre su boca para decir algo, luego la cierra.
—Invité a un amigo a quedarse —digo.
— ¿Quién?
—Su nombre es Lenny. Es un tipo que necesita un corte de pelo y viste una camiseta que dice ―Soy Tu Papi toca el timbre‖, asumiendo que él lo es —no podía dejar a Lenny fuera en la calle. Cuando no está haciendo su mejor esfuerzo en ser un completo idiota, no es tan repulsivo. Incluso insistió en darme un par de horas para reencontrarme con mi familia antes de que él viniera.
Tomo mi mochila y me dirijo a arriba por las escaleras.
— ¿A dónde vas? —Leah pregunta, su voz claramente en estado de pánico.
—A mi habitación.
—¡Espera! —Leah grita, pero es muy tarde.
Abro la puerta de mi habitación. O lo que solía ser mi habitación. Ha sido convertido en una oficina. No hay cama, no hay cortinas, no hay armario lleno de ropa. Wow, hasta se deshicieron de mis trofeos. Ninguna señal de mí por ninguna parte.
En ocho meses toda evidencia de mi vida ha sido borrada.
Tengo la sensación de que volver aquí fue el mayor error de mi vida.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 147
Capitulo 26
***
Maggie.
Traducido por: veroniica
Corregido por: ynexiz
i madre se va a casar. Bueno, ella se casará después de que Lou le proponga matrimonio en algún momento de este fin de semana. Saco algunos artículos del escritorio sobre el parque de Paradise. Quiero escribir una carta a Vanessa. No quiero que ella piense que me olvidé de la promesa de escribirle.
Me siento apoyándome en el gran árbol en el parque donde Caleb y yo nos besamos por primera vez. Me siento en paz aquí, y me pregunto si Caleb lo está haciendo bien en Arizona o dondequiera que esté.
Escribo sobre el viaje de Re-COMENZAR, y le digo a Vanessa sobre cómo Lou me pidió permiso para casarse con mi mamá. Pensé en escribirle una pequeña nota, pero al final me dejo llevar. Le hablo de Caleb y Trish y Lenny... para entonces he llenado el anverso y reverso de tres páginas.
Cuando llego a casa, Matt me llama. Él está muy nervioso acerca de ver a su novia de nuevo.
—Te necesito como un parachoques —dice Matt—. Becca aceptó salir conmigo mañana por la noche. Te necesito allí.
—No voy a ser el tercero en discordia, Matt —eso es lo último que quiero.
—Las cosas con Becca han estado tensas desde el accidente. Sé que ustedes dos se llevaran bien... sólo... vamos, Maggie. Es necesario que me ayudes a romper el hielo. Porfaaaa. Ya sé que no te vas a ir a España, hasta dentro de un par de semanas. ¿Qué otra cosa estás haciendo aparte de estar de mal humor por Caleb?
—No estoy enfadada.
Se ríe.
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 148
—Muy bien, ¿qué has hecho desde que llegaste de Re-COMENZAR?
—Desempaqué las maletas.
—¿Y...? Llevas en casa más de una semana.
—Y fui a ver los narcisos de la Señora Reynolds.
—Suena como algo rápido hasta ahora. ¿Y?
—Escribí una carta.
Matt se vuelve a reír.
—Sí, veo que tienes la vida más emocionante. Me sorprende que tengas tiempo para hablar conmigo por teléfono.
Está bien, quizás Matt tiene razón. Debo salir con él y Becca mañana, y demostrarme a mí misma que no estoy viviendo en el pasado.
—Está bien, está bien —le digo a Matt—. Pero, ¿a quién encontraré para salir conmigo?
—Tengo una idea.
—Oh, no. Siento un dolor de cabeza aproximándose.
—Sé aventurera —dice Matt, totalmente emocionado—. Te voy a encontrar una cita. Dame tu dirección y estate lista para salir mañana a la noche a las seis.
Después de colgar, me voy a mi habitación. Hay una nota en mi cama. Es de mi mamá, que me decía que mi papá llamó y quiere hablar conmigo. Hago una bola con la hoja de papel, la tiro a la basura, y me siento en mi cama mirando el bote de basura. ¿Qué es tan importante que quiere hablar conmigo ahora?
Yo solía llamar y prácticamente rogarle por cinco minutos de su tiempo. Le rogué que volviera a casa, pero él dijo que había seguido su camino. ¿Por qué debería darle algo de mi tiempo ahora? Él no se lo merecía.
Si él planeaba decirme que su nueva esposa estaba embarazada, ¿qué es lo que espera? ¿Que salte de felicidad? ¿Soy una mala persona por molestarme por su nueva esposa y su nueva vida sin mí? Nunca me invitó ni una vez a Texas para visitarlo. Nos dejó a mí y a mi madre al mismo tiempo.
Pero ¿y si está enfermo? ¿Y si no es que va a tener un hijo, sino que tiene cáncer o alguna otra cosa incurable? Odio a mi papá, pero aún lo quiero. Sé que no tiene sentido, pero de nuevo, no hay nada en mi vida que tenga sentido últimamente.
Me siento como una hipócrita diciéndole a mi mamá sobre darle otra oportunidad a Caleb cuando no estoy dispuesta a darle a mi padre otra oportunidad. Cojo el
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 149
teléfono y marco el número de mi padre. Aguanto la respiración cada vez que el teléfono suena.
—Cariño, ¿eres tú?
Me siento adormecida cuando escucho su voz. No excitada, ni enojada, ni con ansiedad. Sólo adormecida.
—Sí, soy yo. Mamá dijo que te llamara.
Espero por la gran noticia que tiene que decirme.
—He estado tratando de ponerme en contacto contigo las últimas semanas. Tengo noticias —dice, luego hace una pausa.
Me preparo para ello. Ahí viene…
—Me estoy divorciando —deja escapar.
Caramba, no esperaba oír eso.
—Lo siento.
—No te preocupes. A veces estas cosas funcionan, y a veces no lo hacen. ¿Quieres saber lo mejor?
Estoy sorprendida por su actitud indiferente.
—¿La mejor parte? —hago eco de su pregunta.
—Me mudaré de nuevo contigo y tu mamá.
¿Qué?
No.
Es un error.
Debo haber oído mal.
—¿Vas a volver? ¿A nuestra casa?
—Sabía que estarías emocionada.
—¿Lo sabe mamá?
Él da una risa nerviosa.
—Por supuesto que ella sabe, tonta. ¿Maggie no son grandes noticias? Vamos a ser una familia otra vez.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 150
—Sí —digo sin emoción. Estoy aturdida, y siento que todo mi mundo se acaba de inclinar sobre su eje—. Eso es, uhm… genial.
—Volaré el jueves, y los de la mudanza llegarán el viernes para llevar mis cosas de vuelta. Tengo que hacer las maletas y envolver aquí las cosas, así que te veré la próxima semana. Adiós, cariño.
Como es habitual, cuelga antes de que yo pueda regresarle el adiós. Espero con impaciencia hasta que mi mamá llega a casa a las seis. Antes de que pueda quitarse el uniforme de camarera. La acorralo en el pasillo.
—¿Por qué dejas que papá venga a vivir aquí?
—Lo llamaste —dice ella, señalando lo obvio. Poco a poco se quita el delantal y las cosas de su brazo.
—Porque se está divorciando y quiere volver a intentarlo.
—¿Así que vas a dejarlo? Nos dejó, mamá. Nos dejó y no miró hacia atrás.
—Él está mirando hacia atrás ahora.
Quiero darle a mi papá una segunda oportunidad, pero luego me doy cuenta que él tuvo muchas oportunidades de volver y que no lo hizo. Tengo la sensación de que sólo se quedará aquí hasta que venga algo mejor.
—¿Qué pasa con Lou?
Empieza a subir las escaleras.
—Lou es genial, pero él no es tu papá. Siempre dijiste que querías que fuéramos una familia otra vez, Maggie. Tu papá es el hombre con el que me casé.
—Él es el hombre que se divorció de ti. Y te sustituyó.
Se da la vuelta y me señala con un dedo.
—No me faltes al respeto. Tu padre ha cometido un error. Él quiere hacer las cosas bien.
Tengo lágrimas en los ojos.
—Lou ha hecho más de padre que mi propio padre. Él te hace feliz. Él nos hace felices. No lo entiendo, mamá. Simplemente no tiene sentido.
Se detiene cuando llega a la parte superior de la escalera.
—Rompí con Lou esta noche. Le dije que tu padre regresaba. Terminamos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 151
Esto no puede estar pasando. Justo cuando las cosas iban a estar bien, todo va mal. Presiono las manos en mis ojos, tratando de dejar fuera al mundo. Pero no se trata de mí. Se trata de mi mamá.
Voy cojeando tan rápido como puedo hasta el final de las escaleras y la envuelvo en un gran abrazo. Me pongo a llorar.
—Sólo quiero que seas feliz, mamá.
Ella me abraza y me aprieta fuerte. Está llorando también.
—Yo también quiero ser feliz.
Estamos aquí, llorando y abrazándonos lo que parece ser para siempre. Somos dos mujeres que se las han arreglado por sí mismas mucho tiempo. Cuando suena el timbre, nos asustamos.
Mi mamá se seca los ojos con la falda de su uniforme y se dirige hacia abajo para abrir la puerta.
—¡Lou! —dice, sorprendida.
Lou sostiene un enorme ramo de rosas rojas en una mano y una caja de anillo en la otra. Se arrodilla en el porche, y noto que sus ojos están enrojecidos e hinchados como si hubiera estado llorando.
—Cásate conmigo, Linda —abre la caja del anillo y toma la mano de mi mamá con suavidad con la suya—. Por favor, dime que no llego demasiado tarde.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 152
Capitulo 27
***
Caleb.
Traducido por: Sheilita Belikov
Corregido por: ynexiz
eah, Lenny, y yo estamos sentados en la sala de estar de mis padres, esperando que mi papá vuelva a casa. Leah tiene los dedos pulcramente doblados en su regazo y Lenny está mirándola con una ceja levantada. Lo instruí sin cesar antes de llegar aquí, asegurándome de tener su palabra de que no hablaría sobre el accidente o el hecho de que sabe que no fui yo realmente quien golpeó a Maggie.
—Así que, Leah —Lenny dice mientras mira a través de la sala a Leah con una ceja levantada—. ¿Tienes novio?
Golpeo a Lenny en el pecho con el dorso de mi mano.
—¿Qué estás haciendo?
Me mira como si yo fuera el loco.
—Haciendo conversación, Caleb. Alguien por aquí tiene que llenar el aire muerto. Ninguno de ustedes está haciendo un trabajo maravilloso para eso.
—No tienes que llenar el aire de mierda —le digo.
Lenny pone los ojos en blanco.
—Muy bien, Sr. Pantalones Malhumorados.
—¿Nadie te ha dicho que hables sólo si tienes algo que…?
—No —interrumpe Leah, su voz casi un susurro.
Lenny y yo miramos a mi hermana.
Ella baja la mirada a la alfombra.
L
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 153
—Quiero decir que no, yo, eh, no tengo novio.
Lenny se inclina hacia adelante.
—¿Por qué no?
Ella se encoge de hombros.
—Tal vez ayudaría si sonríes.
¿Qué es esto, el Show de Autoayuda de Lenny?
—En serio, hombre, cállate la maldita boca. ¿Qué sabes sobre chicas, de todos modos? Estás enamorado de Trish y todo lo que puedes hacer es molestarla y arrojarla a un lago. No sabes una mierda de chicas.
—¿Y tú? —Lenny se ríe. Su estúpido pelo largo le cae en los ojos y lo lanza hacia atrás—. Tengo una palabra para ti, Sr. Pantalones Malhumorados… Maggie.
Ante la mención de Maggie, los ojos de mi hermana encuentran los míos. Apuesto a que los dos estamos pensando en nuestro pequeño engaño que arruinó nuestras vidas.
—Voy por un poco de agua —Leah murmura, y luego se escabulle rápidamente.
Tan pronto como desaparece, la puerta se abre. Me pongo de pie, rígido en posición de firmes, mientras mi papá entra por la puerta delantera. Está usando un traje, sostiene el maletín que ha tenido durante los últimos diez años, y luce el mismo bigote que ha tenido durante los últimos veinte años.
Cuando me ve, su expresión va de blanco a conmocionada. Se congela en su camino.
—Hey, papá —me las arreglo para decir.
—Caleb.
Camino hacia él, sin saber si debo abrazarlo o darle la mano o una palmadita en la espalda o... no hacer nada. Es triste cuando tu propio padre se ha convertido en un extraño.
Me detengo frente a él. Él sigue sosteniendo su maletín y mirándome fijamente. ¿Qué le digo ahora?
Digo de repente:
—Sé que probablemente debería haber llamado y decirte que iba a venir, pero…
—No hemos oído hablar de ti en meses, Caleb.
—Lo sé. Ya no podía quedarme aquí, papá. No como estaban las cosas.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 154
—Tu madre está enferma —me dice—. Ha estado en el hospital esporádicamente desde hace meses.
Lo dice como si ella tuviera una enfermedad terminal. Apuesto que llamarla ―enferma‖ es la excusa estándar que él ha decidido utilizar en lugar de decir ―está en rehabilitación‖ o ―es una adicta a las drogas‖.
—Lo sé.
Doy un paso hacia atrás, dándome cuenta de que este no va a ser un maravilloso reencuentro donde mi padre me recibe con los brazos abiertos. Debería haber tenido una idea de la forma en que esto iba a ser cuando vi que mi habitación se había convertido en una oficina y que todas las señales de que alguna vez había existido habían desaparecido.
Él sostiene el maletín delante de él, casi como una barrera entre nosotros.
—No sabíamos si estabas vivo o muerto. Tu madre tuvo que inventar una historia.
No debería sorprenderme. Mi mamá es la reina de inventar historias para que nuestra familia luzca bien.
—¿Qué dijo?
—Dijo que te enviamos a un internado exclusivo en Connecticut.
Una carcajada resoplada viene del sofá. O, para ser exacto, viene de Lenny que está sentado en el sofá.
—¿Quién es ese? — pregunta mi papá.
—Lenny.
Lenny salta del sofá y envuelve a mi papá en un enorme abrazo de oso. Mi papá da un paso hacia atrás, totalmente desprevenido, pero mantiene el equilibrio. Apuesto a que silenciosamente está dando las gracias a su entrenador de fútbol americano por los ejercicios de equilibrio en la secundaria.
—Encantado de conocerte, papá —dice Lenny—. ¿O debería llamarte Dr. Becker? ¿O Dr. B., o simplemente Doc?
Aparto a Lenny de mi papá.
—Lenny es en cierto modo un amigo mío —le digo a mi papá—. Más bien un compañero.
Me imagino que eso es mejor que explicar que Lenny es un delincuente que cree que es gracioso y que no tiene un filtro cuando se trata de su boca.
Mi papá pone su maletín en el armario del pasillo y le dice a Lenny:
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 155
—Puedes llamarme Dennis.
—Genial. Dame un golpe con el puño, Dennis —Lenny extiende su puño en el aire y espera a que mi papá haga lo mismo.
Mi papá no lo hace. No estoy seguro de que alguna vez le haya dado a nadie un golpe con el puño. No es que mi papá sea estúpido o pasado de moda. Él es solamente... correcto. No se aparta de la norma, porque le gusta su vida prolija y ordenada.
Que yo esté en casa está perturbando su ordenada vida.
Estoy seguro de que lo está matando que mi mamá esté en rehabilitación. Es probable que no sepa qué hacer al respecto, y no hay ningún libro de reglas o plan de juego cuando se trata de la sombría realidad de nuestras vidas.
—¿Están, eh, en la ciudad por un tiempo? —papá me pregunta—. ¿O están de paso?
Esa es una pregunta que le harías a un conocido, no a tu hijo.
Leah está apoyada en la escalera, esperando atentamente mi respuesta.
Estoy tentado a decir que estoy de paso. Sería más fácil que decir la verdad, que la historia de Lenny me hizo darme cuenta que necesito volver y hacer las paces con mi familia.
—Estaba pensando en quedarme por unas semanas —murmuro.
—En un hotel, o... —la voz de papá se desvanece.
—Estaba esperando quedarme aquí, papá.
Lenny pone su barbilla en mi hombro.
—Yo también, Dennis.
Mi papá se rasca la cabeza.
—Uhm... supongo que, uhm... en realidad no tenemos camas de sobra. Convertimos tu habitación en una oficina.
—Voy a dormir en el sofá —le digo, sintiéndome como si estuviera mendingando un lugar para quedarme en mi propia casa. Eso no sienta bien en mi estómago.
—Voy a dormir en el suelo —Lenny se mete en la conversación, al parecer no tiene problema en mendigar—. A menos que quieras que duerma en la cama con Leah. —Lenny levanta las manos cuando todos levantamos nuestras cabezas rápidamente ante su último comentario—. Sólo estoy bromeando.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 156
Mi hermana da un paso al frente y dice:
—Voy a buscar algunas sábanas y cobijas en el armario del pasillo.
—De acuerdo —dice mi papá—. Pero ustedes muchachos mejor que mantengan la casa limpia. Mi esposa odia una casa desordenada.
—Lo tengo —le digo, preguntándome si tengo que recordarle que ―su esposa‖ es mi mamá. Y que ella está en rehabilitación, no aquí.
El fuerte sonido de Lenny aplaudiendo nos hace a todos dirigirnos a él.
—Ahora que eso está arreglado, ¿qué hay para cenar?
—Tal vez deberíamos pedir un poco de pizza —papá dice mientras sube las escaleras. Él siempre se pone pantalones vaqueros y una camiseta después del trabajo. Es su ritual.
Cuando mi hermana y mi papá están fuera del rango de audición, dejo salir un lento suspiro.
Estoy en casa.
Sin embargo, no se siente como en casa. Me pregunto si hubiera recibido una mejor recepción si me hubiera presentado en casa de Maggie. ¿A quién estoy engañando? Su mamá me echaría o llamaría a la policía para que me devuelvan a la cárcel.
—Tu papá es un tipo raro —dice Lenny—. Pero me gusta.
En la cena, cuando Lenny se excusa para ir al baño, pregunto:
—Entonces, ¿puedo ir a ver a mamá?
Mi papá deja su pizza.
—No lo creo, Caleb.
—¿Por qué no?
—Porque ella está delicada. No estoy seguro de que pueda manejarlo ahora.
—Soy su hijo —digo con los dientes apretados.
—Después de que te fuiste, dijo que estabas muerto para ella.
Busco a mi hermana para su confirmación, pero ella está mirando su plato. La ira empieza a quemar en mis venas.
—¡Leah!
Ella levanta la mirada.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 157
—¿Qué?
¿Qué? ¿Lo único que puede decir es qué?
Me pongo de pie, haciendo chirriar la silla en el piso.
—Muchas gracias, Leah —digo rechinando los dientes—. Muchas gracias por nada.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 158
Capitulo 28
***
Maggie.
Traducido por: Vanille
Corregido por: ynexiz
e asomo en la habitación de mamá mientras me estoy preparando para la doble cita. Ella está sentada en su cama, mirando la caja abierta con el anillo que Lou le dio aún dentro. Ella no le dijo que sí cuando él vino aquí anoche y se lo propuso, pero tampoco dijo que no.
Dijo que tenía que pensarlo.
Y definitivamente lo está pensando.
—¿Le dijiste a papá sobre Lou? —le pregunto.
—Lo llamé hoy —dice ella, su voz es triste y nostálgica.
—¿Y?
—Y... no lo sé —dice, y luego se encoje de hombros—. Estoy confundida. Pensé que sabía lo que quería, pero cuando Lou vino anoche, me dejó pensando, y ahora… ahora sólo estoy confundida.
Me siento en la cama junto a ella y sonrío. Ella se retira el cabello del rostro y suspira.
—Pensé durante tanto tiempo que si tu papá volvía, restablecería nuestras vidas de nuevo.
—Lo sé. Yo lo pensé también. Hasta que Lou llegó.
—Pero él no es tu papá. Me enamoré primero de tu papá, y no sé si puedo darle a Lou tanto de mí misma como se lo di a tu padre.
—Él te ama, mamá.
—Lo sé. Pero ¿es suficiente?
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 159
—Eso está en ti decidirlo. Yo te apoyaré, sin importar lo que elijas.
—Sólo pensé… bueno, olvídalo. No pienses en nada excepto en divertirte. Me alegro que vayas a salir.
—Yo también —no había estado ansiosa por ello anoche, pero cuando me di una ducha y comencé a alistarme, me emocioné.
Bueno, no me emocioné por mi cita misteriosa, sino me emocioné por estar haciendo lo que dije que iba a hacer: seguir adelante con mi vida.
Algunas veces seguir adelante requiere esfuerzo.
Algunas veces seguir adelante es más difícil de lo que parece.
Salir es el primer paso para que Maggie Armstrong siga adelante con su vida. Podría tener cojera, pero eso no significa que la vida social o mi vida teniendo citas deban morir.
Doy un profundo respiro y me digo a mí misma, es lo que es. No puedo regresar el tiempo en el reloj y enmendar el accidente. Sucedió.
Esta es quien soy ahora, tómalo o déjalo.
Pero cuando miro mi reloj y me doy cuenta de que son las 5:45, tengo segundos pensamientos. No sé si estoy lista para seguir.
No puedo imaginarme a mí misma besando a alguien además de Caleb. Sé que es ridículo, pero justo ahora es cierto.
A las seis con cinco, mientras estoy lista para morder mis uñas hasta la cutícula con anticipación y ansiedad, el timbre de la puerta suena.
Pongo una sonrisa en mi rostro y abro la puerta. De pie delante de mí están Matt, una chica con cabello rubio corto y puntiagudo, y…
—¡De ninguna manera! —digo con una sonrisa.
Mi fisioterapeuta, Robert, abre ampliamente sus brazos.
—No pensaste que te dejaría irte a España sin un último adiós, ¿o sí?
Entrecierro mis ojos hacia Matt.
—¿Tenías todo esto planeado? —le pregunto mientras Robert me abraza como un hermano.
—Sí. Así que dispárame porque queríamos sorprenderte. Becca, esta es Maggie. Maggie, Becca.
Mientras saludo a la novia de Matt, Matt codea a Robert.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 160
—Maggie incluso se maquilló para ti. Nunca la había visto con maquillaje puesto.
Mi mamá llega al vestíbulo, fingiendo que estaba sólo pasando en su camino hacia las escaleras en lugar de tenerlo todo planeado para así poder conocer a mi ―cita‖.
—¿Robert? —dice ella, confundida.
Robert, usando una chaqueta de deportes color café a la moda que hace juego con sus gafas a la moda, dice:
—No podría dejar que Maggie se fuera por un año entero sin una celebración de despedida. Ella es mi cita esta noche.
Mi mamá ha conocido a Robert por casi dos años, desde que él vino al hospital después de mi cirugía y fue asignado a ser mi instructor de torturas personal… quiero decir, mi fisioterapeuta. Yo solía fantasear con arrancar de su cabeza su perfectamente puntiagudo cabello cuando él no se daba por vencido conmigo y yo quería desesperadamente que lo hiciera.
Muchas veces, lloré delante de él. Odiaba cuando Robert esperaba que yo me llevara a mí misma al límite. Cuando pensé que no podría doblar mis piernas de nuevo, Robert me hacía ir un paso más allá.
No lo apreciaba en aquel entonces, eso es seguro. Nos llevó un tiempo convertirnos en amigos. Yo estaba en realidad entretenida por todas sus historias de citas con chicas. Robert es un autoproclamado soltero y dice que él jamás sentará cabeza porque se aburre fácilmente cuando se trata de chicas. Dice sólo que como no puede comer comida china todos los días, no puede salir con la misma chica sin que le den ganas de encontrar a alguien diferente.
Una vez le dije que moriría como un hombre muy solitario, y su buen aspecto un día se desvanecería, pero no pareció preocuparse. El chico tiene demasiada confianza, pero yo no lo cambiaría por nada.
Después de que mi mamá abraza a Robert y conoce a Matt y a Becca, dice:
—Quédense fuera tanto como quieran. Sólo diviértanse.
Decidimos ir a Dusty’s Sports Bar & Grill. Ahí sirven comida en el restaurant, de manera que mientras no bebas, puedes estar allí si tienes menos de 21. Robert tiene ya 24, y él ordena una cerveza mientras el resto de nosotros pedimos sodas.
Es lindo que mi primera cita real sea una no-cita, así no tengo que obsesionarme con el hecho de si mi discapacidad va a ser o no un tema.
—Maggie, ¿has estado haciendo los ejercicios de estiramiento que habíamos discutido antes de que te fueras a tu viaje este verano? —pregunta Robert.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 161
Tomo una papa frita de la cesta que habíamos ordenado y la sumerjo en algo de salsa cátsup.
—¿Puedo mentir?
Matt, Becca y yo reímos mientras Robert sacude la cabeza. Se siente bien salir y alejar mi mente de Caleb. Se siente como si mi mente no estuviera a cada minuto ocupada, vagando hacia pensamientos sobre él. Como ahora. Mientras estamos pasándolo bien, mejor de lo que esperé, me pregunto si Caleb tendría su brazo a mí alrededor como Matt tiene el suyo alrededor de Becca, si estuviéramos en una cita. Y la manera en que ella levanta la mirada hacia él me recuerda a…
—Apuesto a que has estado entumecida —dice Robert.
Correcto. De vuelta al aquí y al ahora. Deja de pensar en Caleb.
Pongo los ojos en blanco.
—Estás fuera de servicio. Recuerda, se supone que debes ser mi cita esta noche, no mi terapista —mis dedos hacen unas comillas en el aire cuando digo la palabra ―cita‖.
—Sí se quejó de estar entumida en el viaje —suena Matt. Levanta una mano cuando digo entre dientes ―traidor‖—. Sólo estoy diciendo.
Robert hace su silla hacia atrás y dice.
—Dame tu pierna, Maggie.
Suelto un frustrado respiro y descanso mi pierna en su rodilla.
—Está bien. Estoy bien.
—Flexiónala para mí.
Miro hacia Matt y Becca a través de la mesa mientras la flexiono.
—Mejor tú que yo —dice Matt riéndose.
—¿Les das un examen físico a todas tus citas? —le pregunto a Robert mientras él acuna mi pantorrilla cubierta con los jeans en su mano y observa qué tanto la flexiono.
—No —él guiña hacia mí—. Es la primera vez para mí.
Si fuera algún otro chico, ese guiño habría sido cursi, pero apuesto a que Robert lo practica delante del espejo hasta que se vea genial.
Levanto una ceja y digo:
—Yo no caigo ante tus encantos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 162
—¿De verdad? Espera, déjame intentarlo de nuevo —guiña una segunda vez.
—No, no funciona conmigo. Además, es muy inapropiado —le digo, bromeando totalmente y él lo sabe. Él me había hecho pasar semejantes momentos difíciles en el pasado. Siento que es sólo justo que yo le devuelva el favor—. Soy tu paciente.
—Ya no, no lo eres. Dejaste la terapia física. Contigo todo se vale.
—Ugh, eres demasiado viejo.
—Tengo 24. ¿Cómo puede eso ser demasiado viejo?
—Creo que tienes un poco de cabello gris, Robert.
La boca de Robert se amplía y ahueca sus manos en su perfecto cabello.
—No lo tengo.
—Uhm, Maggie —dice Matt, entonces tose un par de veces—. Creo que el chico que realmente quieres acaba de entrar a través de la puerta.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 163
Capitulo 29
***
Caleb.
Traducido por ηịịị ღ
Corregido por ynexiz
stoy intentando actuar como si ver a Maggie con otro tipo no fuera gran cosa. He querido llamarla desde que regresé. Debí haberla llamado. No lo hice, y ahora ella está fuera con otro tipo. Tiene su pierna descansando sobre la rodilla de él, como una cría acunada en sus pegajosas manos.
¿Qué mierda?
¿Sabía el tipo que hace una semana atrás ella estaba acostada en una cama conmigo?
Cuando Maggie mira hacia mí, arranca su pierna del regazo del tipo.
—¡Maggie! ¡Matt! —grita Lenny prácticamente a través de todo el bar. Él está parado junto a mí, batiendo sus brazos como si estuviera sólo en una isla desierta intentando llamar la atención de un barco pasajero. Nadie se ha perdido su presencia, eso es endemoniadamente seguro.
Matt nos invita a acercarnos.
Me da un apretón de manos cuando alcanzamos su mesa.
—Caleb y Lenny, esta es mi novia Becca y ese es Robert, nuestro terapeuta físico.
Robert sostiene sus manos hacia nosotros y da un apretón a la mía, y luego a la de Lenny. Le doy un fuerte, duro apretón para que sepa que yo no soy un pez muerto. El tipo está bebiendo cerveza, y se ve como si hubiera salido de una maldita portada de la revista GQ. ¿Ésta es la clase de tipos que ella está buscando, uno mayor que use vestimentas caras?
—¿Qué están haciendo aquí? —pregunta Maggie, completamente confundida.
—Regresé.
—¿Has visto ya a Leah y a tú papá?
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 164
—Me estoy quedando con ellos —me detengo—. Por ahora. Lenny tuvo algunos problemas con su mamá, así que se está quedando en mi casa también.
Estoy intentando leerla, pero no puedo. El tipo con el que está parece sorprendido de que yo esté aquí. ¿Le habrá hablado ella de mí? Siquiera le importa una mierda que yo haya regresado, ¿o toda esa charla de que regresara a Paradise era solamente por el bienestar de mis padres y mi hermana?
—¿Por qué no se unen a nosotros chicos? —pregunta Robert.
Linda forma de restregarlo por mi cara amigo. Él no tiene idea de que si intenta meter su lengua en la garganta de Maggie en mi presencia, estaré sobre él como un pit bull.
—No, gracias.
Lenny ve un puesto vacío en el camino y se dirige hacia él.
—Bueno hablaremos luego —le digo a Maggie. Sigo a Lenny y me deslizo junto a él en la mesa.
Como si la noche no pudiera ponerse peor, mis viejos amigos de secundaria caminan a través de la puerta. Observo a mi antiguo mejor amigo Brian Newcomb en ese mismo instante, el tipo que estaba viéndose con Kendra mientras yo estaba saliendo con ella. Ella estaba durmiendo con los dos y yo no tenía idea. Brian lo sabía, pero él era una mierda demasiado gallina para contármelo.
Él está con Tristan y Drew. Nosotros cuatro estábamos en el equipo de lucha juntos. Nos habíamos juntado desde el primer año en primaria. Luego de que fui liberado de la cárcel, Drew era un idiota engreído y la mamá de Tristan me ordenó mantenerme alejado de él. Tristan no se opuso.
Intento no hacer contacto visual con los chicos, y en su lugar intento concentrarme en cualquier cosa sin sentido que esté saliendo de la boca de Lenny. Creo que él está recordando algo sobre lanzar a Trish en el lago, pero difícilmente estoy escuchando, porque desde la esquina de mi ojo veo a Brian dirigiéndose hacia nosotros.
—Santa mierda, realmente eres tú —dice Brian, inclinándose sobre nuestro puesto y golpeándome en la espalda—. ¿Dónde has estado, hombre?
Intento pelear contra el sentimiento de camarería con Brian, pero no puedo. Fuimos mejores amigos por tiempo malditamente largo como para que pueda darle la espalda y pretender que no existe.
—Estuve en Chicago por un tiempo —le digo. Brian asiente como si entendiera. Yo señalo hacia Lenny—. Este es Lenny. Lenny estos son mis viejos amigos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 165
—Genial —Lenny asiente a cada uno de ellos.
—Hola, Caleb —dice Tristan, sacudiendo mi mano—. ¿Estás de vuelta, uh?
—Sólo por un tiempo — le digo.
Drew tiene una sonrisa socarrona en su rostro mientras se sienta en el banco junto al mío.
—Brian, dale a Caleb las buenas noticias.
Si Brian me dice que consiguió una beca escolar de lucha en Notre Dame, no estaría sorprendido. Él siempre quiso ser uno de los Peleadores Irlandeses, inclusive a pesar de ser alemán. Era uno de nuestros chistes típicos. Brian es un tipo inteligente, y trabajó duro para obtener las notas para poder ingresar.
Brian mete sus manos en sus bolsillos.
—Sí, uhm, me voy a casar.
—Con Kendra —interviene Drew, como si no pudiera mantener la lascivia dentro de su boca. Drew odia a Kendra, pero adora los chismes que está seguro encenderán chispas entre Brian y yo.
Él no va a obtener esas chispas, al menos no de mí.
Avanzo pasando a Drew y sostengo mi mano hacia Brian.
—Felicitaciones, hombre —le digo. Y es así. Pensé que él iría por la ruta de la Universidad primero, pero si esto es lo que él quiere, lo apoyo.
Brian sacude mi mano.
—Gracias Caleb. Eso es realmente genial de tu parte.
Asiento, y estoy feliz de que se haya acabado. El hielo se rompió. Tristan se desliza junto a Lenny, y Brian acerca una silla para sentarse al final.
Este es un pequeño grupo acogedor.
Hablando de pequeños grupos acogedores… deslizo mi mirada a Maggie. Ella está teniendo toda clase de diversión con Matt, el tipo ese Robert, y Becca. Bueno, no exactamente diversión. Ellos sólo están hablando. No debería importarme una mierda. No me importa una mierda.
¿Qué tan viejo es ese tipo, de cualquier forma? Tiene una chaqueta deportiva como si estuviera a punto de emitir las noticias de las cinco, y está bebiendo su cerveza de un vaso en vez de la botella. El tipo es una diva.
—Así que ¿cuándo es la boda? —le pregunta Lenny a Brian.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 166
—En dos semanas —murmura Brian mientras se acerca la mesera. Después de que ordenamos, Brian saca su teléfono celular y comienza a enviar mensajes de texto. Para un tipo que se va a casar en dos semanas, no se ve demasiado feliz. De hecho, se ve como si estuviera profundamente deprimido. No dudaría que Kendra lo estuviera manipulando para que se casara con ella, excepto por el hecho de que desde que tengo memoria, Kendra ha estado obsesionada con dejar Paradise y mudarse a California. Ella siempre quiso ser una actriz o una modelo y solía burlarse de las personas que se graduaban de la secundaria de Paradise y se quedaban ahí todas sus vidas. Les llamaba basura perdedora. Tristan intenta agarrar el teléfono de Brian, pero él lo mantiene fuera de su alcance. —Detente —ordena él. Nuestras comidas llegan, y tengo que decir gracias a Dios por Lenny. No me siento con muchas ganas de hablar, y Lenny puede llevar una conversación sobre cualquier cosa. Cuando Lenny descubre que a Drew le gustan los autos deportivos, saca todo su conocimiento sobre las carreras de velocidad de los coches de carrera fuera de su trasero. Lo divertido es, que suena como si de verdad supiera de lo que está hablando.
Cuando Tristan menciona el nuevo campo de Frisbee que hicieron al sur al final del Parque Paradise, Lenny dice que él ―ama frolfing1‖ y que ―técnicamente es llamado Disco golf porque Frisbee es un nombre de marca, blah, blah.‖ ¿Quién hubiera sabido que Lenny era una enciclopedia de información inútil? Sólo estoy contento de no tener que llevar la conversación, especialmente porque sigo mirando hacia donde Maggie. Oh, mierda. La sorprendí mirándome de vuelta. Nuestras miradas se trabaron entre los dos. —Me tengo que ir —dice Brian. —Siéntate, Bri —dice Drew—. Yo conduje hasta aquí, ¿recuerdas? No iré a ningún lado hasta que termine mi comida. Brian alcanza su billetera y arroja un billete de diez dólares sobre la mesa. —No tienes que interrumpir tu comida, Drew. Kendra me recogerá.
1Frolfing: En estados Unidos se utiliza la expresión Disc Golf para referirle al Frisbee, un equivalente al golf, por lo que la expresión se referiría a un hoyo en Uno con un disco.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 167
Brian continúa mirando hacia la puerta y manteniendo su celular en su mano, como si estuviera a punto de ser convocado por un texto en cualquier minuto. Algo no está bien.
Aparentemente Kendra decide venir en lugar de sólo enviarle un mensaje, porque camina a través de las puertas y se dirige hacia nosotros. Sus grandes ojos azules enfocados en mí y su larga cabellera rubia perfectamente con estilo. Su maquillaje la hace ver más dura, no como la linda chica con la que comencé a salir cuando éramos más jóvenes. Ella fue mi primera novia seria, y con la que perdí mi virginidad también. Yo solía pensar que ella era la cosa más sexy que viviera.
—Pensé que me ibas a enviar un mensaje cuando llegaras aquí —dice Brian.
Kendra no rompe el contacto visual conmigo.
—Tenía que ver si era verdad —ella humedece su labio superior y me lanza una de sus demasiado-familiares-miradas sexies—. Así que… Caleb Becker está de regreso. Otra vez.
—Hola, Kend —le digo—. Oí que tenía que dar mis felicitaciones.
Ella mira hacia abajo al anillo en su dedo y el pequeño diamante.
—Gracias.
—¿Estás lista? —pregunta Brian, tomando su mano.
Kendra separa su mano del agarre de Brian.
—¿Puedo hablar con CB por un minuto?
No he escuchado ese sobrenombre en un largo tiempo. CB, mis iníciales. Ella siempre me llamaba así.
Brian me mira, y luego la mira a ella.
—Sí, supongo que sí. Pero pensé que habías dicho que estábamos retrasados para la prueba del pastel.
—Está bien —es su respuesta—. Necesito hablar con Caleb primero.
Drew hace girar sus ojos, pero se desliza de mi lado para permitirme salir.
—Estaremos de regreso en un momento —le dice Kendra a Brian—. Espera aquí.
Ella se dirige a la salida, y no se detiene hasta que estamos junto a la acera del aparcamiento.
—No puedo creer que hayas regresado —dice ella.
Le digo la verdad.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 168
—Necesitaba atar algunos cabos sueltos.
— ¿Soy yo un cabo suelto, CB? Porque juro, que todo lo que he hecho desde que te fuiste ha sido pensar en ti y en mí. ¿Pensaste tú en mí?
Estoy confundido. ¿Por qué está sacando ella el tema de nosotros cuando fue ella quién me engañó?
—¿Por qué te vas a casar con Brian? Porque ninguno de ustedes dos parece muy feliz con eso. Sé de hecho que después de la graduación te morías por dejar este lugar e irte a California, y Brian estaba listo para irse a Notre Dame.
Kendra cruza sus brazos alrededor de su estómago.
—Estoy embarazada, Caleb.
Mierda. ¿Embarazada? No vi eso venir, a pesar de que supongo que la evidencia está justa frente a mi cara. Kendra no está usando una de las camisetas apretadas que se apegan a su cuerpo que son parte de su firma. Ella está usando una camiseta suelta con una chaqueta ligera.
Las lágrimas comienzan a anegar sus ojos, haciendo que sus pestañas brillen. Cuando ella parpadea y la máscara negra cae a través de su mejilla junto con una lágrima, no sé qué decir.
—Lo siento —digo suavemente.
—Brian ni siquiera quiere postular a la Universidad, Caleb. Él quiere hacerse cargo de la carnicería de su papá. ¿Puedes imaginarme quedándome en Paradise como la esposa de un carnicero?
Ella envuelve sus brazos alrededor de mi cintura. Mantengo mis manos lejos de ella, porque demonios, no quiero que Brian salga aquí y piense que estamos a punto de comenzar algo. Y no quiero que Maggie me vea aquí con Kendra tampoco.
Fue una mala idea salir aquí con ella. Tomo sus muñecas y desenvuelvo sus brazos de mi cintura.
—Kend… mierda, ¿por qué no sólo usaron un condón o algo? Nosotros siempre fuimos cuidadosos.
—Sí, bueno la próxima vez que un tipo dice que promete sacarlo antes de terminar recordaré que eso no es efectivo como control de natalidad.
Ella envuelve sus brazos a mí alrededor otra vez. Nosotros salimos por alrededor de dos años, pero no tiene nada que me ate a ella ahora.
También sé que Kendra puede pasar del acto de damisela-en-desgracia a diva-con-una-agenda en cuestión de segundos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 169
Ella entierra su cabeza en mi pecho.
—Llévame contigo —creo que la oigo decir.
—¿Qué?
Ella mira hacia arriba con sus ojos azules muy abiertos y pestañea con sus largas pestañas.
—Tómame de regreso, CB —dice ella—. Nunca he dejado de amarte.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 170
Capitulo 30
***
Maggie.
Traducido por: Caty
Corregido por: ynexiz
i a Kendra y a Caleb irse juntos del restaurante, pero no esperaba encontrármelos abrazados íntimamente en el estacionamiento. Mientras caminábamos afuera de Dusty’s no pude evitar quedarme mirándolos.
Kendra está mirando a Caleb. Caleb la está mirando a ella.
De repente, no me siento bien.
Si él acerca su cabeza un poco más, ellos van a besarse. Miro hacia el suelo de gravilla. Si él la besa, yo podría terminar lanzándoles una roca.
Para ya, Maggie.
Está bien, necesito controlarme. Caleb y yo nos alejamos amigablemente. Por encima de todo, somos amigos. Y me siento aliviada de que finalmente haya regresado a Paradise porque su familia lo necesita.
Regresamos a mi casa y conversamos durante un rato, hasta que Robert comienza a bostezar y Matt los lleva a él y a Becca a casa. Mientras me estoy despidiendo de ellos, Kendra llega en su pequeño auto deportivo y se estaciona justo en frente de la casa de Caleb. Ella sacude su cabello rubio hacia su espalda con un delicado movimiento de muñeca. Las hebras caen en perfectas ondas a los lados de su rostro y terminan en perfectos rulos en las puntas.
Ella ni siquiera mira en mi dirección cuando camina hacia la puerta de Caleb y toca su timbre en medio de toda su sexy gloria.
Trato de no prestarle atención mientras él abre la puerta y la deja entrar, pero no puedo evitarlo. Los viejos hábitos son difíciles de dejar atrás.
V
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 171
Después de que Matt se aleja con Robert y Becca, tengo la urgencia de tocar el timbre de la puerta de Caleb y luchar por él como Lou está haciéndolo por mi madre.
En su lugar, me siento en los escalones de la entrada a mi casa y pienso. Y espero.
Y espero.
¿Qué es lo que estas esperando, Maggie? Me pregunto a mí misma.
Me paro y me dirijo hacia adentro sintiéndome rebelde. Me alisto para irme a la cama, entonces miro hacia afuera. El auto de Kendra sigue parqueado afuera.
Maldición.
Hablo con mi madre sobre lo que hice esta noche y miro hacia afuera de nuevo.
Por supuesto, el auto deportivo sigue allí.
Doy vueltas toda la noche, resistiendo las ganas de mirar fuera de mi ventana, y confirmar si Kendra ha pasado la noche con él.
Justo ahora, desearía que Caleb y yo no viviéramos al lado del otro.
En la mañana el auto se ha ido. Caleb está sentado en su porche cuando yo salgo, camino al súper mercado.
—Hola —digo secamente cuando él me ve.
—Hola —responde él.
Me dirijo hacia mi auto.
—¿Pasaste una buena noche?
—Sip. ¿Tú?
—La mejor. Robert es increíble.
—¿Estás tratando de ponerme celoso?
—¿Por qué? ¿Te sientes celoso?
—No me gustó ver sus manos sobre ti.
—El es mi terapeuta físico —digo yo—. Simplemente estaba tocando mi pierna.
Caleb salta de su porche y se dirige hacia mí.
—No importa, sigue sin gustarme.
No puedo evitar preguntarle.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 172
—¿Qué fue lo que realmente te hizo volver a Paradise? ¿Fue por Kendra?
—No, fue por Lenny, mis padres, mi hermana —él se encoje de hombros—. Por ti.
—¿Podemos caminar un poco? —pregunto, guardando mis llaves en mi bolso. Sin hablar, avanzamos uno al lado del otro. Instintivamente, nos dirigimos hacia el Parque Paradise.
—Yo estaba lista para dejarte ir. Había decidido seguir adelante.
—Lo sé.
—Y entonces te vi abrazando a Kendra anoche. Cuando la vi entrando a tu casa… nunca me había sentido más posesiva en toda mi vida.
—No tienes por qué —dice él—. Ella va a casarse con Brian en dos semanas. Están comprometidos.
—Creo que ella aún quiere estar contigo.
—Bueno, eso no va a pasar. Anoche no pasó nada. Hablamos. Eso fue todo.
Nos detenemos cuando llegamos al gran roble. Caleb y yo nos besamos aquí por primera vez. Nunca olvidaré cuan sola y perdida me sentía hasta ese beso. Ese beso me cambió.
Él me cambió.
—Este es nuestro árbol. Lo sabes.
—Tú solías escalarlo hasta que te partiste el brazo cuando te caíste. Yo estaba mirándote desde lejos cuando pasó —me rio de repente—. Yo siempre te estaba mirando. Tú me gustaste durante tanto tiempo.
—¿Por qué?
—Porque tú eras popular, inteligente y guapo y no te daba miedo nada ni nadie. Cuando Leah y yo te obligábamos a ver nuestros shows de baile, tú pretendías estar interesado. Nunca fuiste egoísta. Cuando te echaste la culpa por la estatua del búho de tu madre que yo rompí, te convertiste en mi héroe. Adoraba observarte, incluso cuando en ese entonces tú no me notabas.
—¿Y ahora?
Me siento en el suelo con mi espalda apoyada contra el árbol.
—Sigo sin poder quitar mis ojos de ti. Dios, si mi madre supiera que estoy aquí contigo admitiendo lo que acabo de admitir, tendría un ataque.
—¿Quieres saber que descubrí anoche?
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:46 am

—¿Qué extrañas tener a Kendra en tu vida?
—No —él se arrodilla en el suelo. Frente a mí—. Extraño tenerte a ti en mi vida. Tú eres mi mejor amiga, Maggie. Llámame loco, pero quiero que seas mi novia…
Oh, Dios, cuantas veces soñé con este día. Pero ahora es demasiado tarde, ¿verdad? Me acerco, y tomo su hermoso rostro entre mis manos.
—Caleb, me voy en dos semanas. Voy a estar lejos durante casi un año.
—Lo sé. Pero ahora mismo estamos aquí. ¿Verdad?
Él se ve determinado, como si estuviera seguro de que podemos hacer esto.
—¿Por qué no probamos ser una pareja durante las próximas dos semanas? No pensemos en lo que va a pasar después de eso. ¿Qué dices, Maggie?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 174
Capitulo 31 *** Caleb. Traducido por: Dani Corregido por: ynexiz
espués de que le pedí a Maggie que fuera mi novia, ella lucía nerviosa.
—¿Qué hay sobre tus padres, mi mamá… y Leah? —sus cejas se fruncen con preocupación. Maggie y yo no somos nada como Kendra y Brian. Creo que mi antiguo mejor amigo y mi ex novia se hacen más débiles el uno al otro. Maggie y yo juntos somos un equipo fuerte. —Les diremos sobre nosotros. Sus ojos se amplían. —¿Recuerdas cuan molestos estaban la última vez? No puedo. —Tal vez tú no puedas, pero juntos podemos —me inclino y la beso en los labios—. No tengas miedo.
Cuando me alejo, nuestros ojos se encuentran. Esta es la chica de la que extraigo fuerza. Ha conseguido más poder de lo que piensa, y me enseñó la definición de resiliencia2 Una pequeña sonrisa cruza sus labios. —¿De verdad crees que podemos hacerlo? —Sí, lo creo —Por ahora, lo hago.
2 Es la capacidad de una persona para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles o de traumas a veces graves.
D
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 175
En la tarde, decidimos encontrarnos en el parque después del anochecer. Maggie todavía está nerviosa sobre contarles a las personas sobre nosotros. La luz de la luna brilla sobre su hermoso rostro mientras se acerca a mí. Pongo mi brazo a su alrededor y caminamos en silencio. —¿Qué va a pasar después de que me vaya a España? —finalmente pregunta.
Su viaje es como tirar una llave inglesa al plan de novia3. Pero ¿no puedo simplemente vivir el presente y no preocuparme sobre el futuro? —No lo sé, supongo que lo averiguaremos por el camino. Maggie junta de golpe sus labios y mantiene su barbilla alta. Parece lista para un desafío. Por primera vez desde siempre, siento como que soy capaz de estar en Paradise. Acaricio su hombro y lentamente arrastro mis dedos por su brazo hasta que nuestros dedos se tocan. Adoro cuando la toco y escucho su respiración más fuerte y más rápida. Es totalmente excitante. Me hace querer ver cuánto puedo complacerla. —Desearía que regresáramos a la cabaña en este momento. —Yo también —susurra—. Te besaría toda la noche. Me rió entre dientes. —Tengo que ser honesto contigo, Mags. Trataría de hacer mucho más que besarnos. Me gusta simplemente estar con Maggie, hablar con Maggie, hacer cosas con Maggie… pero también me gusta perder el tiempo con Maggie. Me vuelve loco que no se dé cuenta de cuánta atracción sexual tiene. Eso trae una tímida sonrisa a su cara. —Me gustó lo que hicimos en la cabaña. Fue difícil dejarte en la mañana. —Dime lo que te gustó. Tú sabes, así lo sabré para la próxima vez. —Soy demasiado vergonzosa —miro cuando se mordisquea el labio, entonces levanta su cabeza hacia un lado, pensando. Ella se da la vuelta para encararme—. Uhm… ¿qué pasa si te lo muestro? Esta chica nunca deja de asombrarme. Mientras más cómoda está con nuestra relación, más sale su espíritu lleno de vida. —Muéstrame.
Sin dudar, se inclina hacia adelante y lleva su cara directamente en frente de la mía. Esperando que nadie pueda vernos, agarro su trasero y la levanto contra el árbol.
3 En inglés original, throw a monkey wrench into, significa “la causa de que algo falle”.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 176
—¿Estás bien? —murmuro.
—Mmm —sus piernas instintivamente van a mí alrededor, y me presiono contra ella mientras gime contra mis labios.
Maldición, sus besos son calientes y sexys. Siento su energía y su ansiedad como si fueran mías. Definitivamente no tengo que esperar mucho esta vez para que su lengua salga y juegue con la mía. Cuando sus suaves manos alcanzan bajo mi camisa y juegan con la pretina de mis vaqueros, se siente tan diferente a lo que ha sido con cualquier otra chica. Seguro, deseo a Maggie. Pero me pone nervioso, porque también la amo. La amo por todo lo que es y quiere ser. Me desafía a perdonar a otros. Es mi mejor amiga. Ese pensamiento es humillante.
—Consíganse un cuarto —escucho decir a una voz detrás de mí.
Maldición. Un día Maggie y yo vamos a conseguir algún tiempo a solas, incluso si tengo que ahorrar dinero para llevarla al Lago Geneva o a Rockford por un fin de semana como solían hacer mis padres.
Doy un gruñido frustrado cuando miro al engendro de Satanás, que solo puede ser llamado Lenny. A quien no estaba esperando era a mi viejo compañero de celda Julio que estaba de pie detrás de él.
Gentilmente suelto a Maggie y permanezco en frente de ella. En un penoso intento de protegerla de las burlas de Lenny, pero fuimos pillados en una clase de posición comprometedora.
—Hey, ¿qué estás haciendo aquí? —le pregunto a Julio.
—Pensé en devolverte una pequeña visita.
Asumí que volvería a Chicago cuando fuera soltado, para ver a su familia y salir con viejos amigos. Realmente nunca creí que vendría a verme.
Oh, hombre, ¿qué va a pensar Maggie de Julio? Estoy un poco agradecido de que esté oscuro, así no ve todos sus tatuajes. Su cabeza afeitada lo hace ver como un tipo rudo, pero sus locos tatuajes son aún más intimidantes.
—Maggie, este es Julio. Compartimos una celda cuando estaba en el DOC.
—Gusto en conocerte —dice Maggie, extendiendo su mano y sonriendo.
Julio le da un golpe con la mano y la sacude como si fuera de sus chicas del barrio. Estoy divertido de que ella ni siquiera parezca perturbada. Julio asiente a nuestra obvia apariencia despeinada. El cabello de Maggie es un lio por pasar mis dedos por él, y creo que de algún modo se las arregló para conseguir bajarle la cremallera a mis pantalones sin ni siquiera darme cuenta.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 177
—Disculpa por interrumpir lo que sea que ustedes dos estaban haciendo… o por hacer. Siempre que tenga un grupo de séquitos, bien puedo imponer una línea. —La próxima vez, si cualquiera de ustedes me ve besándome con mi novia, simplemente finjan que no existimos y se van. —¿Novia? —pregunta Lenny—. ¿Desde cuándo se convirtió en oficial? —Desde ahora —dice Maggie. —No puedo creer que hayas venido aquí solo por una visita —le digo a Julio. Julio, como siempre luce y actúa genial. En su vecindario, los chicos tienen miedo de echarlo a perder alrededor de tipos que tienen una forma de andar arrogante. Juegas el juego y no interfieres con él. —Sabes que no me gusta tomar nada de nadie, pero necesito un lugar para quedarme. Si solo estuviera sobre mí, no hay problema. Julio no es tan loco como parece, y estar aquí es un signo de que está rompiendo los lazos con su pandilla. —Tengo que preguntarle a mi papá. Encontraremos una solución. Caminamos hacia mi casa. Todo el tiempo estoy pensando sobre cómo voy a darle la noticia a mi papá de que hay otro amigo mío que necesita un techo sobre su cabeza. Demonios, justo estaba consiguiendo prepararme para darle la noticia de que Maggie y yo somos pareja. Ahora tengo que lidiar con Julio necesitando un lugar para quedarse. Me siento como un intruso o un invitado en mi propia casa, como sea. Llevar a un segundo chico al azar para quedarse puede causar que mi papá se vuelva loco. Maggie aprieta mi mano. En un mensaje silencioso de que todo estará bien. De algún modo le creo. Al final todo estará bien. Pero la valla tiene que ser saltada primero. Cuando llegamos a mi casa encontramos a mi hermana viendo la televisión en la sala de estar. Parece sorprendida cuando los cuatro entramos. —Hola —dice mientras apaga la televisión. Su atención inmediatamente va hacia Julio.
—¿Sup?4 —dice, asintiendo hacia ella.
4 Es un forma de saludo, similar a “¿Qué tal?” O “¿Cómo estás?”
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 178
—Leah, este es Julio. Julio, Leah.
—Hola —dice ella.
—¿Dónde está papá? —le pregunto.
—Mirando la televisión en su cuarto o durmiendo.
Debería haberlo sabido.
—Volveré enseguida —les dije a todos, luego subí los escalones de dos a la vez y toqué la puerta de la habitación de mis padres.
—Pasa.
Abrí la puerta y encontré a mi papá acostado sobre su gran cama tamaño familiar viendo televisión. La apaga cuando me ve entrar en su cuarto.
—Hey, papá.
—¿Te divertiste esta noche? —pregunta.
Pienso en Maggie y en mí. No sé lo que nos espera en el futuro, pero me siento bien con eso. Me siento mejor de lo que nunca me he sentido sobre nosotros, de hecho.
—Sí. Me divertí, gracias. Escucha, tengo que pedirte un favor. Este chico con el que me alojé en el reformatorio está de pasada —aclaro mi garganta, porque ya no sé como continuar para pedirle otro favor a mi papá—. Necesita un lugar para pasar la noche.
—¿Por cuánto tiempo? —pregunta Papá. No puedo leer su reacción, así que voy con cuidado. Estoy a su misericordia aquí. Es su casa. Apenas antes de que dejara Paradise había dicho que o seguía sus reglas o me iba. Me fui, porque no podía fingir ser el hijo perfecto cuando claramente no lo era.
—No lo sé. Algunos días, tal vez.
—Tenemos objetos de valor. A tu madre no le gustaría, Caleb.
—Mamá no está aquí —le digo.
—¿Qué hay sobre Leah? —dice papá—. Ella es casi tan frágil como tu madre.
El piso cruje, alertándonos que alguien más está en la habitación. Es Leah.
—Deja que se quede, Papá.
—¿Por qué?
—Porque es lo correcto. Necesita un techo sobre su cabeza, y nosotros tenemos uno —ella me mira y me da una pequeña sonrisa, como si estuviéramos juntos en esto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 179
—Bien. Puede quedarse —me dice—. Caleb, te hago responsable si algo es robado. Y solo puede quedarse unas noches y eso es todo. Aunque su madre no esté aquí ahora, esta es nuestra casa y tenemos que respetar la forma en que ella querría que fuera.
—Gracias, papá —estoy a punto de bajar por las escaleras, pero tengo que sacar algo de mi pecho primero. Miro a Leah, luego a mi papá—. Solo quiero que ambos sepan que Maggie y yo vamos a estar pasando un montón de tiempo juntos las próximas dos semanas.
—No creo que eso sea una buena idea —interviene mi padre—. Ella es la razón por la que fuiste a la cárcel, Caleb.
Miro directamente a mi hermana y digo.
—Maggie no es la razón por la que fui a la cárcel, Papá. ¿Cierto, Leah?
—No sé de lo que estás hablando —masculla Leah. Se retira rápidamente y desaparece por el pasillo.
—¿Qué estás pensando, Caleb? —pregunta mi papá—. Estás poniéndote a ti mismo en problemas por jugar con Maggie. Estás arruinando tu vida.
—Estás equivocado, Papá. Estoy tratando de arreglarla.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 180
Capitulo 32
***
Maggie.
Traducido por: veroniica y Sheilita Belikov
Corregido por: ynexiz
stoy haciendo la colada en la mañana cuando suena el timbre. Cuando abro la puerta, Caleb está de pie en mi porche con una taza humeante en las manos.
—Hice café —dice, tendiéndomela—. Me olvidé de cómo te gustaba, así que le puse un poco de leche y azúcar. Si tuviese el dinero, habría salido a comprarte algunas cosas para acompañar.
—No las necesito. Ya lo sabes —siento que todo está yendo perfectamente a su lugar, y me da miedo. Agarro la taza y lo invito a pasar—. Tú no necesitas hacerme el café en absoluto.
—Yo quería. Además, me imagino que podemos hablar con tu madre y, ya sabes, darle las noticias acerca de lo nuestro.
—Ella ya está en el trabajo —le digo mientras él lleva la cesta de la ropa a la sala de estar—. Los domingos por la mañana tienden a estar más ocupados en el restaurante.
Todavía no estoy segura de cómo va a reaccionar mi mamá cuando ella no sólo se dé cuenta de que Caleb está de vuelta en Paradise, sino que también somos pareja.
Una pareja.
Todavía estoy tratando de acostumbrarme al hecho de que hemos decidido hacer las cosas oficiales. Es raro que él esté aquí, en mi casa, y que me traiga café porque pensó que querría.
—¿Todo fue bien ayer por la noche después de que me fui? —le pregunto mientras saco una camiseta y la doblo.
E
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 181
Él se apoya en el borde del sofá, observándome. —Le dije a mi papá y a Leah sobre nosotros. Dejo de doblar y me agarro a mí misma. —¿Qué dijeron? Se encoge de hombros. —No importa. Sí que importa. Pero sé que lidiar con su familia es un tema difícil, así que no lo presiono más. La última cosa que quiero es causarle más estrés. Él está tratando lo suficiente con lo de su vuelta a Paradise. —¿Cuáles son tus planes hoy? —tomo la taza y bebo el café caliente y suave. Tiene un toque de vainilla. Miro a Caleb por encima del borde, desearía que el tiempo no corriese cuando estamos juntos… Cuanto más juntos estamos, más quiero estar con él. —Me preguntaba si quieres ir a pasar el rato —dice. —Claro. ¿Qué quieres hacer? Sé que Lenny y Julio se están quedando contigo, así que estoy segura de que no puedes abandonarlos todo el día.
—Vamos a jugar al frolfing. Ya sabes, golf con disco5. —¿Frolfing? —nunca he jugado al frolfing antes. Ni siquiera estoy segura de poder jugar debido a mi cojera—. ¿Por qué no van tú y los chicos a jugar a eso, y nos encontramos nosotros después? Caleb niega con la cabeza. —Mags, tú vas. Es algo parecido a una cita. Jugaremos en parejas. —¿Algo como una cita? —Sí. Prepárate, porque nos encontraremos en el campo a las once. —Nunca antes he jugado. Vamos a perder. —Ya me parecía. Instintivamente le tiro lo que estoy doblando. Ups. Un par de bragas, las captura con una mano y las sostiene. Son de un color neutral, sin ningún tipo de diseño. —Por favor, di que estas son de tu mamá.
5 http://thefangedkanga.files.wordpress.com/2010/03/discgolf2_eliza1.jpg
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 182
—Son mías.
Una de sus cejas se levanta.
—Maggie, se supone que las bragas son sexys. Estas no. Espero que tengas una de cada color para llevar a España.
Se las arrebato y las tiro a la parte inferior de la cesta.
—¿Qué pasa con mi ropa interior?
—No es sexy.
—Es cómoda.
Eso hace reír a Caleb.
—Sólo estate lista a las once. Disfruta el resto del café antes de que se enfríe.
Una hora más tarde, está de vuelta para recogerme. Él tiene un montón de discos en una mochila. Me trago mi inseguridad de jugar porque Caleb se ve ansioso de unirse a ellos.
Para mi sorpresa, Trish y Leah vienen con nosotros, así como Lenny y Julio. Es genial ver a Trish, pero... ¿ella y Lenny son pareja? Están discutiendo sobre algo, y Leah y Julio están caminando por delante de nosotros, obviamente, teniendo una conversación privada y seria.
Supongo que todos somos un montón de parejas que no concuerdan realmente.
—¿Dónde está Erin? —pregunto a Trish.
—Mi madre la llevó al médico hoy para una ecografía —explica Trish—. Esperamos que tenga una niña. Los chicos son brutos. —ella gesticula hacia Lenny—. Mi caso es un buen ejemplo.
—Tú no me has visto ser bruto, niña —dice Lenny.
—Tampoco quiero.
—Explícame como se juega —le digo a Lenny, desviando la discusión. Lenny parece ser el experto jugando al frolfing en nuestro grupo.
—Es simple. Es como jugar al golf, pero con discos en lugar de pelotas de golf. En vez de dieciocho hoyos de golf, hay dieciocho cestas de metal. El objetivo es hacer la menor cantidad de intentos para cada canasta. ¿Lo entiendes?
—Eso creo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 183
Caleb toma mi mano con la suya mientras caminamos al parque. Ni una sola vez me siento como si estuviera frustrado porque no puede moverme más rápido. De hecho, todo el mundo desacelera su ritmo para que coincida con el mío.
Sólo Leah parece incómoda. Cada vez que mira hacia mí mientras camino, rápidamente mira hacia otro lado. Ella sabe que yo sé que ella fue quien me golpeó, pero no hablamos sobre ello. Sé que hablar de ello sacaría las heridas abiertas de ambas, así que evito el tema.
¿Estoy furiosa porque Leah me atropelló? Sí, pero no puedo cambiarlo, y sé que ella no lo hizo a propósito. Me tomó mucho tiempo aprender a aceptar lo que me pasó. Eso solía comerme todos los días. Estaba furiosa y alterada y sentía tanta lástima de mí misma que casi dejé de recordar de qué se trataba la vida.
Entonces Caleb salió de la cárcel, y aprendí que valía la pena vivir. Él me hizo darme cuenta que debía dejar de vivir en el pasado y disfrutar del presente, no importa qué. Por ejemplo, todavía puedo jugar al tenis, el deporte que siempre he amado con pasión, sólo tengo que jugar de manera diferente ahora. No puedo correr, pero todavía puedo golpear la pelota con la raqueta.
Aprendí a aceptar el accidente y el resultado del mismo. El mayor problema es que Leah sigue luchando con su papel en lo que pasó esa noche.
Me gustaría que ella confesara y dijera al mundo que ella fue quien me golpeó, pero hacer eso tiene consecuencias importantes. No estoy segura de que ella esté lista para esas consecuencias. Podría nunca estarlo.
En el campo de frolf, Caleb me entrega tres discos.
—Uno es para largo alcance, uno es para alcance medio, y este es un palo para golpear los discos, sólo úsalo cuando estés cerca de la cesta.
—Lo tengo.
—Para que lo sepas, Lenny, esta no es una cita —Trish dice.
—Entonces, ¿qué es?
—Soy yo sintiendo lástima por ti, porque eres un perdedor.
Lenny lanza su disco en el aire y lo atrapa.
—Está bien, Trish, por tanto si soy un perdedor no te importará hacer una apuesta conmigo. Si gano, reconocerás que esta es una cita y tienes que prometer gritar desde tus pulmones que soy un maldito semental y que tuviste un flechazo conmigo desde que me conociste.
—¿Y qué si yo gano? —Trish pregunta, frotándose las manos. Hay fuego en sus ojos.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 184
—Ponle nombre a tu precio.
Hago una mueca de dolor. Tengo miedo de que Lenny y Trish se desafíen entre sí, porque siempre que están involucrados es seguro que haya drama y locura.
—Si gano —Trish dice—, tienes que venir a mi casa y limpiar mi cuarto... y todos nuestros baños. Durante una semana —cruza los brazos sobre su pecho, luciendo muy satisfecha de sí misma.
—Muy bien —dice Lenny.
—Bien —dice Trish—. Vamos a estrecharnos las manos.
—Oh, no. Vamos a besarnos.
Él pone su brazo alrededor de su cintura y la atrae hacia adelante. Pensé con certeza que Trish le daría una cachetada o un rodillazo en la ingle, pero no lo hace. Ella le devuelve el beso. Me volteo, porque es baboso y ellos hacen ruidos que sólo deben hacerse en privado.
—Puaj, acabo de perder el apetito —Julio se mete en la conversación mientras observa a Trish y Lenny besuquearse—. Sepárense antes de que Leah y yo los abandonemos y nos vayamos a otra parte.
Cuando él dice eso, Kendra aparece caminando en el campo de frolf.
—Hey —dice ella—. Siento llegar tarde.
Me aparto de Caleb.
—¿Tú la invitaste?
—Sí —él dice—. Lo hice.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 185
Capítulo 33
***
Caleb.
Traducido por: Vanille
Corregido por: ginabm
os hombros de Maggie están caídos. Ella deja de sonreír tan pronto como Kendra aparece. Sé que las cosas están tensas entre Kendra y Maggie en este momento, pero siempre y cuando yo estuviera en Paradise, no puedo ignorar a Brian. Y donde Brian está, Kendra también está.
Simplemente no esperaba que Kendra viniera sola.
—¿Dónde está Brian? —le pregunté.
—Rompimos anoche. La boda se ha cancelado.
—El infierno que lo está —dice Brian, apareciendo en la distancia. Está caminando en una línea torcida, como si estuviera en algo.
—Vete —le dice Kendra.
—No —Brian dice arrastrando las palabras. La alcanza—. Tú eres mi pareja.
Kendra se aleja del alcance de los brazos de Brian.
—Ya no.
—¿Podríamos comenzar ya el juego y dejar de pelear? —dice Julio.
Cuando Julio habla, la gente escucha. Incluso Kendra y Brian, quienes se ignoran mutuamente aunque son pareja en el juego.
Comenzamos a lanzar nuestros discos hacia las cestas. Al principio Maggie es terrible. Su disco vuela cerca de diez pies delante de ella, y ella ni siquiera está usando el lanzador de disco.
—Gira tu muñeca —le digo.
Ella lo intenta pero el disco vuela hacia atrás y casi golpea a Kendra en la cabeza.
L
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 186
La mano de Maggie vuela hacia su boca mientras el disco pasa zumbando cerca de Kendra.
—Ups, lo siento.
—Apuesto que sí —murmura Kendra.
Brian le dice a Kendra que sea amable. Ella le dedica una mueca de desprecio y yo pienso: Oh, amigo, vas a pagar por ese comentario más tarde.
Moverse de un camino a otro no es fácil para Maggie, quien tiene que pisar ligeramente el suelo desigual. En algún punto cuando ella tropieza y cae, casi me ofrezco a llevarla a casa.
—Sujétate de mi espalda —le digo en su lugar, mientras nos dirigimos al siguiente camino.
Ella me mira como si estuviera loco.
—Vamos, Mags. Será divertido.
—No, no lo será —dice ella. Cuando tomo su disco y me doblo hacia abajo de manera que pueda maniobrar fácilmente en mi espalda, ella pregunta: —¿Estás seguro de esto?
Sí, estoy seguro.
—Sólo sujétate —ella agarra mis hombros y la llevo al siguiente hoyo—. Eres un asco en este juego. El último fue un par tres, y ¿cómo te las arreglaste para obtener un ocho? Es vergonzoso. Creo que necesito darte clases privadas, para que así la próxima vez podamos patear un poco el trasero del disco.
—Las lecciones privadas suenan bien —dice ella, luego besa mi nuca.
—Ustedes son unos idiotas —dice Kendra cuando finalmente llegamos al siguiente hoyo. Me arrodillo para que Maggie pueda deslizarse fuera de mi espalda sin demasiado estrés en su pierna.
—No llames a mi mejor amigo idiota, Kendra —dice Brian.
Kendra se pone la mano en la cadera y mueve de un tirón su cabello hacia atrás. Oh, no. Eso no es una buena señal.
—No lo defiendas. Y no es sólo tu amigo, Brian. Él es mi ex.
—Era mi mejor amigo antes de que cualquiera de nosotros saliera contigo.
—Dormimos juntos a sus espaldas —Kendra responde con veneno—. Buenos mejores amigos resultaron ser.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 187
Con esas palabras, Brian saca algo de la cintura de sus jeans. Es un frasco.
—Hombre, ¿qué estás haciendo? —pregunto.
—No es asunto tuyo.
Oh, mierda. Esto no está sucediendo. No delante de Lenny y Julio y mi hermana. Y no delante de Maggie, que odia el drama de Kendra más que nada. Quiero que se olvide de mi pasado, no que lo recuerde.
Kendra lanza uno de los discos, apuntando directamente a las bolas de Brian. Brian apenas esquiva el disco, toma otro trago de lo que tiene en el frasco, y mira a su prometida directo a los ojos.
—Hagamos un concurso.
Los ojos de Lenny se iluminan. Al tipo le encantan los desafíos más que nada.
Julio se inclina hacia mí y me dice de manera que nadie más pueda oír:
—¿Estos son tus amigos? Todos están jodidamente locos.
Y esto viene de un tipo que ha estado en la cárcel por robo y lavado de dinero.
—Te diré algo —dice Brian, poniéndose muy enojado con Kendra ahora. Puedo notarlo porque su cara está poniéndose toda roja y manchada. Eso sólo ocurre justo después de que se ejercita o cuando está realmente enojado—. Si gano el siguiente hoyo, la boda estará de nuevo en marcha. Si tú ganas, eres libre de cancelarla y estar con Caleb.
Uhm, no está sucediendo.
—Brian, no seas un idiota —le digo, pero él no escucha. No sé si está en el máximo nivel de borracho. Él definitivamente no está siendo él mismo.
—De acuerdo —dice Kendra, ignorándome—. Pero no es una pelea justa.
—Bien. Tú eliges a quien tira por mí, y elijo quien tira por ti.
Maggie intenta ocultarse detrás de mí.
—Elijo a Maggie. Ella tirará por ti —dice Kendra con los dientes apretados.
—Entonces elijo a Leah —dice Brian.
—¿Puedo optar por quedarme fuera? —Maggie les pregunta.
Un Brian con cara roja y una furiosa Kendra dicen "no" al mismo tiempo.
—Chicos, sólo bésense y reconcíliense ya —les digo—. Estás embarazada, Kendra. Y no va a suceder nada entre nosotros, así que supéralo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 188
—Cállate, Caleb —dice Kendra, con el veneno en su voz.
—Ya lo tengo —dice Maggie, con una mirada feroz y decidida en su rostro.
Lo entiendo.
Maggie está luchando por mí. Ella me quiere ganar, sin rodeos. ¿No se da cuenta que ya me tiene, y no tiene que pelear?
Veo con asombro cómo mi chica toma un disco en la mano y va a la "T"*.
—Maggie... —digo—. Uhm… Agarraste un lanzador. Eso no va a ir demasiado lejos.
Sostengo otro disco para ella, que toma murmurando un ―gracias‖.
Maggie toma una respiración profunda, entonces se permite arrancarlo con un gruñido impresionante. Ella se estremece cuando se vira a la derecha y casi aterriza en unos arbustos.
Su mano vuela a su boca con horror.
—Buen tiro, nena —bromeo.
—No es divertido —dice ella, tomándose esta competencia demasiado en serio.
Mi hermana es la siguiente. Julio trata de darle algunos consejos, pero no estoy seguro de que mi hermana gemela quiera que Kendra gane. Mi hermana azota el disco, pero también gira y aterriza en los arbustos.
Oh, hombre, esto es una tortura.
Al final, están a la par. Mi hermana sostiene su lanzador mientras que Maggie sostiene el suyo.
—Espera —dice Maggie antes de que Leah apunte a la cesta de metal.
Leah se queda quieta.
Maggie sostiene su disco a su costado.
—No puedo hacer esto.
—Yo tampoco —añade Leah.
Maggie cojea hasta Kendra.
—Yo no juego con la vida de las personas como tú.
¡Muy bien, chica!
Maggie deja caer el disco a los pies de Kendra.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 189
—Si lo dejas ir y no regresa por ti, no era la persona con la que debes estar. Es una lección que aprendí en primer grado.
Hombre, mi chica es una chica dura, cuando ella quiere serlo. Me pregunto si tiene algo que ver con las grandes y cómodas pantaletas de abuela que ella trae puestas.
Maggie se aleja cojeando, con mi hermana a su lado. Me recuerda a cuando éramos niños y que eran inseparables. Me gusta que ellas estén resolviendo cómo ser amigas de nuevo.
Observo hasta que Maggie y Leah están fuera de vista.
—Me voy de aquí —dice Kendra, apresurándose hacia su coche.
—Yo también —dice Brian, girándose a prisa hacia el suyo.
Yo me planto delante de él.
—No puedo dejar que hagas eso.
—¿Por qué no?
—Porque estás borracho. No puedo dejar que conduzcas mientras estás jodido.
—Fuera de mi camino, Caleb, y no seas un idiota.
—Soy un idiota también —dice Lenny—. Porque no te dejaré conducir tampoco.
—Dale a Caleb tus llaves —Trish le ordena a Brian—. ¡Ahora!
Damon el consejero estaría orgulloso de nosotros los inadaptados reiniciándonos. Lástima que no esté aquí para vernos a todos en acción.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 190
Capítulo 34
***
Maggie.
Traducido por: AndreaN
Corregido por: ginabm
e dirijo hacia casa con Leah.
—Gracias por eso —dice Leah—. Yo iba a fallar a propósito. Nunca me gusto Kendra.
Me detuve y me gire hacia ella —¿Qué piensas acerca de Caleb y yo como pareja?
Ella no responde. Su no-respuesta es mi respuesta.
—Me voy a España en menos de dos semanas, así que no tendrás que vernos juntos por mucho más tiempo —mis palabras salieron rápidas y sé que sabe que estoy molesta—. Leah, alguien tiene que ceder.
Cojeé lejos de ella ahora, pero escuche a Caleb llamándome detrás de mí.
—¿Dónde están todos? —pregunté.
—Lenny termino llevando a Brian a casa, él estaba bastante borracho y Julio y Trish fueron con ellos —dice Caleb—. Escucha Maggie. Acerca del juego… lo siento —él se mueve para estar enfrente de mí—. No debería haber forzado esa situación para ti. Solo pensé que podíamos ser una pareja normal y…
—Nunca seremos una pareja normal, Caleb. Tenemos tantos problemas con los que lidiar que es ridículo —levanto una mano cuando veo que él esta apunto de protestar—. Estoy viviendo la realidad. La realidad es que Kendra todavía te quiere en su vida y tu hermana me quiere fuera de tu vida, es más fácil para ella de esa manera.
Solo pensar en Kendra y Leah es abrumador en este momento.
—Necesito salir de aquí —le digo.
—¿A dónde vas?
M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 191
Agarro las llaves de mi auto—. A donde siempre voy a pensar.
—Si te sirve de consuelo —dice él—, no doy una mierda acerca de lo que alguien más piense acerca de nosotros estando juntos.
—Lo sé. Desearía que no me importara, pero sí lo hace.
Cuando llego a mi auto, inmediatamente me dirijo hacia la casa de la Sra. Reynolds. Lou no está ahí, y tampoco está el letrero de ―Se Vende‖. Un sentimiento de hundimiento se forma en mi estomago cuando pienso en alguien más viviendo en esta casa.
Mientras toco la madera pintada de blanco del mirador, pienso en lo que le dije a Caleb. Sé que él todavía está luchando con estar en casa donde no se siente como si perteneciera. Vi dónde ha estado durmiendo. En el sofá de su sala.
Lenny no se puede quedar en la casa de los Becker para siempre. No sé porque él no tiene un hogar o una familia donde regresar después de nuestro viaje de Re-COMENZAR, pero obviamente él está durmiendo con los Becker porque no tiene ningún otro lugar a donde ir.
Y Julio prácticamente estaba rogando por un lugar en donde quedarse.
Incluso aunque no quiero, necesito prepararme para lo inevitable. Caleb está en mi vida de forma temporal. Cuando me vaya a España, nuestros caminos se separarán. ¿Debería sacar el máximo provecho de lo que tenemos ahora? Porque la realidad es, que Caleb pronto estará fuera de mi vida para siempre.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 192
Capítulo 35
***
Caleb.
Traducido por: Sheilita Belikov
Corregido por: ginabm
os días después del juego de frolfing estoy de pie delante de la puerta del dormitorio de mi hermana. Lenny y Julio salieron, y mi papá está en el trabajo. Es el momento perfecto para aclarar las cosas con Leah.
Llamo a la puerta y espero. Ella la abre un poco, pero no me deja entrar.
—¿Necesitas algo?
—Sí —digo—, tenemos que hablar.
Abre la puerta extensamente y se sienta en el borde de su cama. Su habitación solía tener posters de chicos de bandas juveniles, pero ahora tiene imágenes de calaveras y tibias cruzadas y posters que me recuerdan a la muerte.
Esta demasiado jodido para ponerlo en palabras.
—Tienes que confesarles todo a mamá y papá —ya está, lo dije—. Ya he terminado de asumir la culpa. No fue sólo decirle a los policías que yo era el que estaba conduciendo. No fue sólo declararme culpable y ser encerrado en la cárcel durante casi un año. Nuestra mentira es como un jodido cáncer que se extiende a cada área de nuestras vidas —señalo los posters en la pared—. Date cuenta que este es tu grito de ayuda. Es una mierda enfermiza, Leah.
Cuanto más veo esas imágenes de calaveras mirándome fijamente con sus agujeros de ojos vacíos, más quiero rebelarme contra ellas.
Yo no estoy muerto. No quiero estar muerto. No quiero que mi hermana este muerta. Y seguro como el infierno que no quiero ser atormentado por el pasado nunca más.
—Lo prometiste —ella dice con una voz extrañamente tranquila—. Cuando te conté sobre el accidente, dijiste que te encargarías de eso.
D
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 193
—Estaba borracho, Leah. Apenas sabía lo que estaba haciendo, y para cuando me di cuenta que no debería haberle mentido a la policía, ya era demasiado tarde.
—Estaba asustada.
—¿Y yo no lo estaba? —contesto bruscamente. Pero tal vez ella no sabía cómo me sentía, porque enmascaré todas las emociones que tuve después de que fui arrestado. Respiro hondo y vuelvo a intentarlo—. Es hora de decirle a mamá y papá.
Levanto la mirada y veo la imagen de un esqueleto con sus dientes hundidos en un corazón y no puedo soportarlo más... barro mis dedos a través de la pared y las rompo todas.
—Ya he terminado contigo luciendo como si la muerte te abrigara. Odio lo que le hiciste a Maggie. Lo odio, y te odio por hacerme prometer que me llevaría nuestro secreto a la tumba y luego darme la espalda por ser un recluso de mierda.
—Caleb, déjala en paz.
Me vuelvo para ver a Julio de pie en la puerta.
—Mantente fuera de esto, Julio —digo gruñendo.
En lugar de escucharme, Julio entra en la habitación y se para junto a mi hermana.
—Dije que la dejes en paz.
¿Está bromeando? —Esto no tiene nada que ver contigo.
—Sí, lo hace—, Leah murmura. Ella me mira con los ojos llenos de lágrimas—. Porque anoche Julio y yo nos quedamos despiertos toda la noche y hablamos. Él me convenció de que me entregara.
¿Eh?
No me esperaba eso. Me esperaba un montón de cosas saliendo de la boca de mi hermana, pero no eso.
El alivio inunda todos mis sentidos, seguido por preocupación y miedo. ¿Qué pasará cuando ella se entregue? ¿Tendrá que cumplir una condena? Dichas cuestiones habían estado pasando por mi cabeza cada vez que pensaba en lo qué pasaría si Leah confesaba.
¿Cómo fue que Julio la convenció para confesar todo?
—Leah es más fuerte de lo que ella piensa —Julio dice mientras pasa el brazo alrededor de sus hombros—. Ella puede hacer esto —aprieta sus hombros y la mira a los ojos—. Puedes hacer esto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 194
—Has conocido a mi hermana por menos de tres días, Julio.
—Sí, y apuesto a que la conozco mejor que tú.
Justo cuando estoy a punto de reírme de tan ridículo comentario, Leah, dice: —Julio tiene razón. Durante mucho tiempo quise decirte cómo me sentía, pero no pude. Tú estabas triste o enojado o molesto... y yo tenía miedo de lastimarte otra vez.
Mi hermana contiene las lágrimas y corre a mis brazos.
—Siento mucho lo que te hice. Julio me contó cómo fue estar en la cárcel para los dos, y estoy tan... lo siento mucho —se seca los ojos y dice—: Creo que tenemos que llamar a papá para que se reúna con nosotros en el centro de rehabilitación. Si mamá se da cuenta o no, ella necesita a su hijo de vuelta.
Una hora más tarde estoy sentado en la sala de espera del Centro de Recuperación Nuevos Horizontes. Mi papá realmente no quiere que tengamos esta reunión porque cree que el estado emocional de mi mamá es demasiado frágil, pero cuando Leah y yo le dijimos que íbamos a venir a verla con o sin él, accedió a reunirse con nosotros.
Una mujer con el nombre de Rachel en su gafete nos saluda, y luego nos dirige a una sala que es llamada sala de terapia grupal para esperar a mi mamá. Eso me hace sentir incómodo y rígido, porque teníamos sesiones de terapia grupal obligatoria cuando estaba en la cárcel. Tengo que recordarme a mí mismo que esta no es la cárcel. Mi mamá quiere estar aquí. Ella puede salir por su cuenta, pero ha decidido quedarse porque no confía en sí misma para no utilizar medicamentos de prescripción como apoyo cuando las cosas se ponen difíciles.
—Puedes tomar asiento, Caleb —Rachel dice en voz baja, probablemente pretendiendo calmarme.
Trato de no caminar de un lado a otro en la sala como un animal enjaulado, pero no me puedo sentar porque tengo un montón de energía nerviosa acumulada. —No, gracias.
Las sillas están situadas en un círculo. Mi padre está sentado en una silla con su traje de tres piezas y corbata. Mi hermana, sorprendentemente, no está hundida en su silla. Ella está sentada derecha y tiene una mirada determinada en su rostro. Si Julio fue quien la convenció de enfrentar toda esta mierda de frente, él es un jodido genio.
Mi hermana no lo sabe todavía, pero no estoy abandonándola. Ella no es la única que cometió errores la noche del accidente.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 195
Tan pronto como mi mamá entra a la sala en un suéter gris con el logotipo de Nuevos Horizontes en el frente, me doy cuenta de que ella está distinta. Su rostro está agotado y su espíritu parece de alguna manera... perdido.
Mi primer instinto es acercarme y abrazarla pero me queda claro, por la forma que tiene las manos cruzadas sobre el pecho, que ella no quiere nada de afectuosidad ni de mí ni de nadie en la sala.
Mamá se detiene en seco cuando me ve dar un paso hacia ella. —¿Por qué estás tú aquí?
Mis venas están bombeando duro y estoy tan malditamente tenso que mis brazos están rígidos a mis costados. Esto es ya un billón de veces más difícil de lo que imaginaba.
—Volví. Maggie me dijo que ustedes me necesitaban. Al principio no quería creerle...
—Me dejaste. Un buen hijo no deja a su madre.
Sus palabras cortan profundo. Oh, hombre, nunca debí haberme ido. Pensé que sería lo mejor, que todo estaría bien si el ―Factor Caleb‖ estaba fuera de la ecuación. Me equivoqué. Me las he arreglado para arruinar tanto en tan poco tiempo.
—Lo siento, mamá.
Desalentado, me siento en la silla al lado de Leah.
—Lo siento, también — Leah dice—.Tengo que pedirles perdón a todos en esta familia.
Mi hermana me mira y pone su mano en mi rodilla. Yo pongo mi mano encima de la suya.
Siento su vacilación y miedo como si fueran míos. Pero también siento su determinación para corregir los errores del pasado.
—Mamá, papá —Leah dice después de que asiento hacia ella, dándole apoyo silencioso—. Fui yo quien golpeó a Maggie la noche del accidente.
Observar el cambio de expresión en los rostros de mis padres es una verdadera tortura. Al principio ladean la cabeza al lado como si hubieran escuchado las palabras erróneas. Cuando Leah no dice otra cosa, la realidad de lo que ella dijo comienza a ser asimilada.
—No —mi mamá susurra, sacudiendo la cabeza—. No. No.
—¿Qué estás diciendo, Leah? —mi papá le pregunta, con la voz a punto de quebrarse—. ¿Qué. Estás. Diciendo?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 196
Un torrente de lágrimas comienzan a fluir por el rostro de Leah.
—Yo estaba en la fiesta. Había tomado quizás dos cervezas. Cuando me dirigía a casa, me desvié bruscamente para no golpear a una ardilla. No era mi intención golpear a Maggie —ahora se ahoga en sus lágrimas, y miro hacia el techo en un intento de mantenerme a raya.
No está funcionando.
Maldita sea.
Las lágrimas comienzan a formarse en mis ojos. Trato de contenerlas, pero es inútil. Ver a mi hermana tan alterada, y ver a mi papá y mamá paralizados en estado de shock, y saber que una fatídica noche destruyó a mi familia y dañó permanentemente la pierna de Maggie es demasiado para mí.
Froto suavemente mis propias lágrimas e intento dar una explicación.
—Cuando Leah volvió a la fiesta totalmente enloquecida, le dije que me encargaría de eso —les digo—. Estaba tan borracho aquella noche, que no estaba pensando con claridad. Cuando la policía preguntó quién estaba conduciendo, les dije que era yo.
—Oh, Dios, Caleb, lo siento mucho —Leah grita—. No sé cómo pudiste perdonarme. No merezco perdón por el infierno que te hice pasar.
Ella hunde la cabeza entre sus manos.
—No puedo creer que esto esté ocurriendo —mi papá dice—. Esto no puede estar sucediendo.
—No —mi mamá dice de nuevo.
Miro a Rachel. Creo que ella estaba esperando una sesión de terapia familiar regular, y por su mirada de venado encandilado creo que la hemos conmocionado hasta el silencio.
Asiento con la cabeza. —Es verdad —hombre, siento un tipo de libertad que no he sentido en mucho tiempo. Quiero compartir esto con Maggie. Supongo que ahora es tan buen momento como cualquier otro para decir la otra noticia que he estado guardando.
—Sé que esto es otra bomba que estoy dejando caer, pero Maggie Armstrong y yo estamos saliendo. No era mi intención que esto sucediera. Lo negué durante mucho tiempo, luego lo oculte por un corto tiempo... y ya no voy hacer eso.
—¿Ella sabe...? —mi papá dice, con su voz desvaneciéndose poco a poco. Sé que está a punto de romper a llorar. Puedo verlo en sus labios y manos temblorosas.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 197
—Sí, lo sabe —miro a Leah—. Maggie sabe todo.
Mi mamá me mira. Es la primera vez que me mira sin desprecio o desdén desde que fui detenido. Ella sigue moviendo la cabeza, como si estuviera tratando de envolver su cerebro alrededor de esta nueva y totalmente inesperada información.
—Leah, ¿Cómo pudiste? —mamá pregunta, sus palabras saliendo lentamente—. ¿Cómo pudiste mantenerte al margen y dejar que tu hermano fuera a la cárcel por algo que tú hiciste?
—No sé, mamá. No sé. Pero voy a hacer lo correcto —sus ojos hinchados e inyectados en sangre se encuentran con los míos.
—Me voy a entregar mañana.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 198
Capítulo 36
***
Maggie.
Traducido por: Dani
Corregido por: ginabm
aggie, ¿puedo ir? —era la voz de Caleb por el teléfono. No sonaba feliz.
—Seguro. ¿Qué está mal?
—Te lo diré cuando llegue allí.
Mi mamá y Lou estaban justamente abajo. No le había dicho lo de Caleb. Quería hacerlo. Para ser honesta. He estado reteniéndome porque lo último que quiero es molestarla cuando todavía está tratando de resolver las cosas con mi papá y Lou. Es hora de confesarle a mi mamá la verdad sobre mí y Caleb.
Lou y mi mamá están en la cocina. Los dos están cortando verduras para la mezcla de algún tipo de sopa que están haciendo. Ella todavía no está usando su anillo, pero él viene todos los días y realmente está peleando por el derecho a estar con ella para siempre. Ella hizo a mi padre posponer su mudanza aquí… indefinidamente.
—Mamá, ¿puedo hablar contigo?
Mi mamá, con harina en su cabello y una zanahoria en la mano, levanta la vista de la tabla de cortar. —¿Hay algo mal?
—No. Es solo que… si no fuera por Caleb, podría haber renunciado a la vida.
Mi mamá para de cortar. —¿Qué?
—Después del accidente, fue Caleb quien me hizo comprender que la vida valía vivirla.
—Maggie, eso es un puñado de tonterías.
—No, mamá, no lo es. ¿Quieres saber por qué?
—M
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 199
—Estoy segura de que me lo vas a decir sin importar lo que diga.
No sé cómo va a reaccionar. No está exactamente feliz, pero al menos está escuchando.
—Porque él me sacó de mi depresión. Ni siquiera lo viste porque estabas tan feliz de que estuviera en casa y no viviendo en hospitales. Pero no era feliz. Era miserable hasta que Caleb regresó de la cárcel y me ayudó a entender que yo valía algo aunque tuviera una discapacidad.
—¿Por qué me estás diciendo esto ahora? —pregunta mi mamá.
—Porque viene para acá, y quiero que estés preparada… —sonó el timbre—. Ese es él, mamá. Solo, se agradable y no lo juzgues hasta que yo te cuente todo.
Me apresuro para abrir la puerta. Los ojos inyectados en sangre de Caleb me saludan. No dice nada; solo me acerca y me abraza con fuerza justo en las escaleras de la parte de delante de mi casa.
—Hoy vi a mi mamá —murmura en mi cabello—. Oh, Dios, Maggie, fue tan horrible. Leah les dijo a nuestros padres que fue ella quien te golpeó.
Sé que eso probablemente fue la cosa más difícil que Leah haya hecho nunca.
—¿Cómo está ella?
—Estaba llorando. Un montón —se aleja, pero sostiene mis manos—. Está decidida a entregarse. No sé qué va a pasar. Acabo de llamar a Damon. Va a venir mañana para aconsejarnos que hacer.
Toqué la frente de Caleb con la mía. Puedo ver en su cara cuánto lo está despedazando esto. —Lo siento. Iré contigo. Lo que sea que pueda hacer para ayudar, lo haré.
—¿Qué está pasando? —pregunta mi mamá, confundida—. No sé porque estás aquí —le dice a Caleb—, y por Dios, ¿porqué están tomados de la mano?
Tomo una inhalación profunda y aprieto la mano de Caleb. Vamos a hacer esto juntos. Lo guío dentro de mi casa y me paro frente a mi mamá y Lou.
—Caleb y yo tenemos algo que decirles —miro a Caleb a través de mis ojos llorosos—. Sé que esto va a ser una sorpresa, pero traten de entender…
Este tiene que ser uno de los días más duros en la vida de Caleb. Mientras se está liberando de la culpa, la realidad incrimina a su hermana a la misma vez. —No fui yo quien golpeó a Maggie —dice.
Se aclara su garganta.
—Uhm… —sostiene mi mano con fuerza—. Fue Leah.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 200
—Estás mintiendo.
—No lo hace, mamá —le digo.
—¿Por qué? —pregunta mi mamá, lágrimas están cayendo por su cara. Estoy llorando, también.
Caleb se encoge de hombros. —Pensé que podría manejarlo mejor que Leah. Pensé que le estaba evitando pasar algo que la arruinaría. Yo podría manejar ir a la cárcel, pero mi hermana no. Todo esto se volvió como un espiral fuera de control, y me di cuenta de que estaba equivocado, pero ya era demasiado tarde —él me mira—, y Maggie quedo atrapada en medio de toda esta situación.
Lou sale de la habitación por un minuto, luego reaparece con una caja de pañuelos de papel. Le pasa algunos a mi mamá. Ella toca ligeramente sus ojos con el pañuelo. —Esto es mucho para asimilarlo Maggie, ¿sabías sobre esto?
Asentí.
—¿Cómo pudiste no decirme nada? Soy tu madre.
—No lo averigüé hasta justo antes de que Caleb se fuera. No dije nada porque quería que Caleb fuera el que lo revelara. De algún modo sentía que ese era su secreto y que él tenía que contarlo. Además, estaba desesperada por parar de revivir el accidente. Quería que se acabara. Tenía que seguir adelante por mi propia cordura —miré al chico que llenó el vacio en mi vida—. Caleb me ayudó a entender que no podía dejar de vivir por mi discapacidad.
Mi mamá sacude su cabeza. —Necesito tiempo para digerir esto. Es solo que es… demasiado para mí. Necesito estar sola ahora mismo.
Se apresuró hacia las escaleras. Un minuto más tarde, escuché la puerta cerrándose, y doy un respingo. Nunca quise lastimarla o hacerla sentir traicionada por cualquiera de nosotros. El programa de Re-COMENZAR realmente trajo a casa el hecho de que los accidentes afectan a muchas personas… son como las avalanchas, afectando a todos y todo a su paso.
Miro hacia Lou. —Lo siento. No quise molestarla.
—Lo sé. Creo que le tomará un tiempo asimilarlo. Dale un poco de tiempo y se recuperará —Lou se gira hacia Caleb—. fuiste muy valiente al volver aquí.
—No me siento valiente ahora mismo. Mi vida familiar es un desastre, y tengo a dos tipos quedándose en la casa de mis padres conmigo porque están lidiando con la misma clase de secuelas con las que estoy lidiando yo.
Lou se detiene por un momento, entonces sonríe.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 201
—Tengo una proposición para ti —le dice a Caleb—. La casa de mi madre está vacía. Si tú y tus amigos quieren quedarse ahí por un tiempo, y pagan suficiente alquiler para cubrir las utilidades y los impuestos de la propiedad, es tuya.
—¿Habla enserio, señor? —pregunta Caleb, completamente sorprendido.
Lou asiente. —Sé que mi madre pensaba que eras un buen chico y quería ayudarte. Creo que es el destino; es de la forma en que mi madre lo hubiera querido. ¿Qué dices?
Caleb sacude la mano de Lou enérgicamente.
—Diría que ha hecho un trato.
Cuando estoy caminando con Caleb de regreso a su casa así podríamos pasar tiempo con Leah y darle las buenas noticias a Lenny y Julio, Caleb dice: —Lou es un buen tipo.
—Lo sé. Espero que mi mamá supere el miedo a amar a otro hombre que no sea mi papá.
—¿Cuáles son tus miedos? —pregunta—, sobre nosotros, quiero decir.
—Después de hoy no tengo ninguno, porque… —le doy la respuesta honesta, la que he guardado durante mucho tiempo—, porque te amo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 202
Capítulo 37
***
Caleb.
Traducido por: nathyab
Corregido por: ginabm
e sintió increíble oír a Maggie decirme ayer que me amaba. Pero ahora me siento tan impotente como el día en el que el juez Farkus dictó mi sentencia. Estoy sentado en la estación de policía en una remota sala de espera con mi hermana, mi papá, mi mamá, Maggie, Julio, e incluso Lenny, quien dijo que quería venir porque ya se siente parte de la familia. (Claro eso fue antes de que conociera a mi mamá, quien le dijo que se sentara derecho y se cortara el cabello si quería ser invitado a la cena de acción de gracias, para la que faltan tres meses.)
Mi primo Heath es abogado, y está aquí también. Él estará en la habitación con Leah cuando ella confiese haber golpeado a Maggie.
—¿Estás lista, Leah? —Damon pregunta mientras se arrodilla en frente de mi hermana. Él vino a nuestra casa esta mañana y muy calmadamente explico que la manera más sencilla seria haciendo una declaración jurada en la estación de policía. Luego Leah será procesada en el sistema. Damon hizo hincapié en que todo depende del fiscal del estado para decidir si se debe o no seguir y acusar formalmente a Leah, ya que el accidente sigue dentro de los tres años del estatuto de limitaciones. Mi historial será limpiado, a pesar de todo.
Mi rodilla esta temblando.
Miro a Maggie, quien luce de nerviosa. Ella no tenía que venir, pero lo hizo. Demonios, si yo fuera ella estaría demandando que Leah sea encerrada por lo menos el mismo tiempo que yo, si no más.
Pero Maggie no es como yo. Ella tiene un gran espíritu del perdón. Sólo estar a su alrededor me hace esforzarme para ser una mejor persona.
Damon nos dijo a mis padres y a mí que escribiéramos cartas de apoyo para Leah, que den fe de su comportamiento. Él dijo que las adjuntaría con su confesión de
S
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 203
modo que el fiscal del estado o el juez asignado al caso lo tomen en consideración cuando decida su sentencia.
—Estoy lista —dice Leah con una débil sonrisa. Esto no puede ser fácil para ella, eso es seguro. Pero ella es más fuerte de lo que yo alguna vez le di crédito. Esta mañana cuando bajó por las escaleras, no vestía nada negro. Ella está usando pantalones blancos y una camiseta amarilla. Lucía tan diferente, tan… brillante.
—Buenos días, sol —mi papá le había dicho luego de darle un vistazo.
Pensé que todos estaríamos sombríos y llorando, pero nos hemos mantenido juntos hasta ahora. Cuando mamá llamó anoche y dijo que quería dejar la rehabilitación y venir con nosotros a la estación de policía, sentí como si los Becker estuvieran comenzando a sanar.
Solo tenemos que sobrepasar este último obstáculo.
Heath y Damon le hacen gestos a mi hermana para que los siga.
—Espera —dice Damon, deteniéndose—. ¿Tienen esas cartas para adjuntarlas con su declaración?
Después de que se las entregáramos, Maggie saca una pieza de papel de su cartera y se la entrega. —Leah, sé que no estás haciendo esto por mí, pero… gracias.
Es un festival de abrazos ahora, todos nosotros esperando transmitir nuestra fuerza a Leah antes de su confesión. Incluso Lenny se levanta y abraza a mi hermana, luego se voltea y me abraza.
—Te debo una —me dice—, te debo más de una, en realidad. Me diste una familia, algo que no había tenido en un largo tiempo.
Asiento. Lo crean o no, Lenny ha crecido en mí.
Leah sigue abrazando a Maggie. —Nunca fue mi intención lastimarte, sabes eso ¿verdad?
—Te has disculpado como un millón de veces —dice Maggie, con lágrimas en sus ojos—. No tienes que decirlo nunca más ¿de acuerdo? Te perdono. Ya pasó, fue un error.
Se abrazan de nuevo, y luego mi hermana se dirige por la pesada puerta de metal. En el otro lado de esa puerta ella se confesará. Entonces será fichada, con sus huellas dactilares y una foto.
—Oye, Leah —Julio grita.
Leah voltea
—Recuerda lo que te dije —él dice, luego le guiña un ojo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 204
Ella sostiene su cabeza en alto y le sonríe. Entonces asiente con la cabeza a Heath y a Damon. —Vamos a hacer esto.
Cuando se ha ido, es extrañamente tranquilo. Hasta que Lenny se voltea hacia mi papá y dice: —Jala mi dedo.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 205
Capitulo 38
*** Maggie. Traducido por: nathyab Corregido por: ginabm
inco exhaustivas horas después estamos de vuelta en casa. Ellos soltaron a Leah con una fianza de cinco mil dólares, así que estamos todos juntos. Estaba tan preocupada por Leah hoy, pero ella parecía estar bien con todo. Ella dijo que en realidad haber dicho la verdad finalmente la hizo sentir libre, lo que es raro porque ella quizá tenga que pasar algún tiempo en la cárcel. Damon dijo que iba a hablar con el fiscal, y tratar de convencerlo de no acusar a Leah. La mamá de Caleb decidió volver a casa, así que todos están felices pero definitivamente en el borde.
Caleb, Lenny y Julio se mudaron a la casa de la Señora Reynolds al final de la semana. Caleb y los chicos van a trabajar para el tío de él, quien posee una compañía constructora. Él dice que conseguirá su GED6 y pondrá su vida de nuevo en marcha. La noche antes de que me vaya a España, Caleb y yo caminamos por el parque y nos paramos debajo del gran roble. Nuestro tiempo juntos está disminuyendo a cada minuto, y estoy nerviosa. —Desearía que pudieras venir conmigo. Él da una corta risa. —Yo también.
—Antes de que te vayas, tengo que sacar algo de mi pecho —él retrocede, se pasa una mano a través de su cabello—. Escucha, en realidad estoy jodidamente
6General Educational Development (Desarrollo de Educación General) Examen ofrecido a personas que por diferentes razones no se han graduado de la secundaria y que necesitan el certificado equivalente al certificado de educación secundaria tradicional.
C
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 206
asustado porque tú te vas. Lo siento por maldecir, pero es verdad. Aunque sé que puedo seguir sin ti, maldita sea, no quiero. Me he acostumbrado a tenerte en mi vida, y no será lo mismo sin ti.
Mi corazón esta latiendo rápido, me estiro para sostener su mano. —Qué estás diciendo?
—Estoy diciendo que te amo, Maggie —me mira a través de sus claros ojos de cristal—, me estaba frenando y no quería decirlo, porque no quiero que pienses que lo digo como un truco para hacer que no salgas con otros chicos mientras estas en España.
—No quiero salir con otros chicos.
—Eso es lo que todas dicen, hasta que algún apuesto chico español se te acerca y te susurra alguna mierda romántica española en tu oído y te invita a salir.
Me rio. —No veo que eso ocurra.
—¿Y que si sí ocurre? ¿Qué tal si conoces a algún chico español y decides quedarte en España para siempre?
—Puedo decir lo mismo, Caleb. No sobre el asunto de quedarme en España, pero ¿Qué tal si tú conoces a otra chica mientras no estoy?
—No va a ocurrir —dice, repitiendo mis palabras.
Sé que no quiere forzarme a hacer un compromiso con él. La verdad es, que quiero ser libre este próximo año. Si podemos superar esto, sé que seremos lo suficientemente fuertes para durar para siempre si queremos. —Propongo esto —digo—, prometemos no buscar a alguien más, pero si pasa, pasa, y tenemos que ser honestos el uno con el otro sobre eso.
—Trato hecho. Ahora dejemos de hablar de eso antes de que decida convencerte de quedarte en Paradise.
—¿Qué es lo que quieres hacer? —pregunto—. ¿Besarme?
—Oh, sí. Quiero besarte.
Me jala hacia él y siento su cálido cuerpo contra el mío. Caleb me hace sentir feliz, protegida y amada, todo al mismo tiempo. Me besa, sus suaves labios haciendo temblar a mi cuerpo completo de emoción. No puedo imaginarme nada sintiéndose así de bien.
—Esto es perfecto —le digo.
Él pasa dulcemente sus labios sobre los míos. —Está bastante cerca.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 207
Nueve meses después.
Traducido por: cYeLy DiviNNa
Corregido por: ginabm
ienvenidos al Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago. Por favor, esperen hasta que el avión haya parado por completo antes de descender del avión.
Mi corazón late con tanta furia en el pecho que me sorprende que los otros pasajeros no pueden oírlo. Recojo mi mochila cuando se detiene el avión y rápidamente cojeo hacia el reclamo de equipaje, ignorando el dolor en mi rígida pierna.
Caleb no está aquí. Mi mamá si lo está, sin embargo. Ella corre hacia mí y me abraza firmemente. Lou está con ella, así que espero que sea una buena señal. Ella no lleva su anillo, pero la última vez que hablé con ella me preguntó qué pensaba de las bodas en invierno. Mi papá me visitó en España para Año Nuevo, e hizo un montón de preguntas. Creo que estamos en vías de recuperación, y aunque él nunca será un padre cariñoso, me alegro de que hayamos empezado a resolver las cosas.
—¿Tuviste un buen vuelo? —Lou pregunta—. Apuesto a que tienes hambre de una buena comida americana.
—Definitivamente estoy hambrienta de uno de los pasteles que prepara Irina en el comedor —le digo, y recibe una sonrisa como respuesta. Todo el mundo ama los pasteles de Irina, y he sido su degustadora desde que mi madre empezó a trabajar allí.
Cuando tenemos el equipaje y nos conducimos de camino a Paradise, mi mamá me pregunta si quiero levantar mi pierna. Yo le respondo, pero todo el tiempo en lo único en lo que puedo pensar es, ¿en dónde está Caleb?
El último correo electrónico que recibí de él, decía que se reuniría conmigo cuando volviera a casa. Eso fue hace casi tres semanas, sin embargo.
Es mucho lo que puede haber cambiado en tres semanas.
Me digo que estoy sobre pensando en las cosas. Uf, no puedo soportar el suspenso.
—¿Has oído hablar de Caleb? —pregunto, tratando de no sonar como que estoy desesperada por escuchar la respuesta.
Volver arriba Ir abajo
sofia1



Mensajes: 3521
Fecha de inscripción: 09/07/2010

MensajeTema: Re: 2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)   Lun Ago 08, 2011 2:47 am

—Él vino por la tarde y te dejó una nota en tu habitación —mi mamá dice.
Una nota. Las notas son malas. Las notas no pueden ser buenas.
—¿Te dijo algo cuando dejo la nota?
Mi madre niega con la cabeza. —No, sólo me preguntó si podía dejar una nota y me dijo que estaba bien. Estuvo en la casa menos de dos minutos.
Deseo que el viaje a casa no durara más de una hora. En el viaje de avión pensé en cientos de diferentes escenarios para nuestra reunión. Ninguno de ellos incluye una nota.
En mi casa, salgo del coche y entro en la casa después de que Lou insiste en llevar el equipaje arriba.
Arriba, mi habitación es la misma que dejé. Mi cama está hecha y en la parte superior de mi enorme edredón hay un sobre. En el frente, una palabra está escrita con el puño y letra de Caleb: Maggie.
Tomo el sobre con dedos temblorosos y lo abro rasgando el sello. Yo despliego la nota lentamente. Cierro los ojos y respiro profundamente, y luego vuelvo a abrirlos y leo lo que dice:
¿Recuerdas el viejo roble? Ve allí, y espérame.
¿Eh? ¿El viejo roble en el parque de Paradise?
Le digo a mi mamá que volveré más tarde. Ella no discute, probablemente porque estoy prácticamente fuera de la puerta antes de que yo termine mi oración.
Es de noche ahora, pero el parque no está muy lejos. Me dirijo al roble. Nadie está aquí, a excepción de una ardilla corriendo por la hierba.
Espero diez minutos, mirando el árbol y me pregunto por qué quería que esperara aquí y cuánto tiempo quiere que yo espere. Justo cuando estoy empezando a sentirme insegura, veo una silueta que corre hacia mí.
Reconocería a Caleb en cualquier lugar. Mi corazón se dispara.
—¡Maggie!
Se pone de pie frente a mí, dedo del pie-a-dedo del pie, totalmente fuera de la respiración. Lleva pantalones vaqueros rasgados y una camiseta blanca manchada. Parece que no se ha afeitado en una semana, y su pelo está desaliñado.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 209
—Lo siento mucho pero se me hizo tarde —él extiende la mano y pone los dedos en mi cabello, que es largo ahora yo no lo he cortado en casi un año.
—Te ves genial, Maggie. Diferente.
—Gracias —le digo—. Tú, también.
Volteo hacía arriba y pongo mis brazos alrededor de su cuello, sin importar que no me abrace. No quiero retenerlo. —Te extrañé —le digo.
Sus manos van alrededor de mi cintura y me aprieta junto a él. —Tengo tantas preguntas que hacerte. Pero primero...
Creo que vamos a besarnos, pero en cambio se saca algo del bolsillo y lo alza. Es un pañuelo.
—¿Qué es eso? —pregunto.
—Date la vuelta.
Frunzo una ceja.
—Confía en mí, Maggie.
Hago lo que dice. —Yo iba a darte un beso —le digo.
Suavemente posiciona el pañuelo sobre mis ojos y lo ata por atrás. —Lo harás. Te lo prometo... sólo espera.
No soy paciente.
Mientras estaba en España, mis sentimientos por Caleb crecieron infinitamente haciéndose más fuertes. Yo tenía amigos mi compañera de habitación y yo salíamos con ellos, pero ninguno de ellos me hizo temblar de emoción. Me emociono sólo de pensar en estar en brazos de Caleb nuevo.
—No puedo ver nada —le digo mientras atravesamos el parque y entro en un coche.
—Eso es más o menos el punto, corazón.
Avanzamos a través de calles sinuosas hasta llegar a una parada. Él abre la puerta y me lleva fuera del coche. Él se ríe entre dientes mientras pone sus manos en mi cintura y me empuja hacia adelante a quién sabe dónde.
—¿Dónde estamos? —pregunto, preguntándome cuánto tiempo pasará antes de que el suspenso se acabe.
—Lo sabrás muy pronto. Bueno, basta.
—¿Puedo quitarme la venda de los ojos?
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 210
—No. Todavía no —en un rápido movimiento, Caleb me recoge y me acuna en sus brazos.
Envuelvo mis brazos alrededor de su cuello por ayuda. —La última vez que me tenías así me sumergiste en el agua.
Camina hacia adelante. —Confía en mí, Maggie.
—Sí. Pero tengo que ser honesta y decir que hueles a un hombre sudoroso después de estar en el gimnasio.
—He estado trabajando. Te prometo tomar una ducha después de mostrarte algo.
Camina un poco más, y de pronto se detiene. —Muy bien, quita la venda de tus ojos.
Cuando lo hago, me doy cuenta inmediatamente de dónde estamos. En el mirador de la Sra. Reynolds. Todo el piso está cubierto de cojines y lucecitas parpadeantes contornean el perímetro. En la parte superior de los cojines hay miles de pequeños pétalos de rosa blancos y rojos.
—Es perfecta —le digo sin aliento mientras deslizo mis pies fuera de mis sandalias y camino sobre los cojines—. ¿Dónde están Lenny y Julio? —pregunto. Sé que Lou sacó la casa del mercado y casi lo considera un refugio para Caleb y sus amigos. Siempre y cuando sean útiles y no se metan en problemas, tienen un techo sobre su cabeza.
—Los mande a dormir fuera. Esta noche yo quería estar a solas contigo.
Trago, con fuerza. —¿Solos? —tengo pensamientos subidos de tono, que una chica no debería tener. Sonrío—. ¿En serio?
—Sí. Ha pasado tanto maldito tiempo que me temía que ibas a volver a Paradise y me dirías que no querías volver a verme.
—Tenía miedo de lo mismo de ti —lo reconozco.
Los dos nos reímos, y por alguna razón me hace sentir mejor que los dos seamos cautos y estemos nerviosos.
—¿Has visto a Kendra, Brian y su nuevo bebé recientemente? —le pregunto. Me dijo que ha estado saliendo con Brian y sus compañeros de secundaria en ocasiones.
—Sí. Es adorable, aunque yo tengo un sentimiento de que Kendra va a criarla como una pequeña diva.
—¿Cómo es su relación? —le pregunto.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 211
—Inestable, pero están intentándolo. La última vez que vi a Kendra, casi no me hablaba. Sospecho que se dio cuenta de que no la miro como la diosa que quiere que todos piensen que es.
—Bien.
—Maggie, quiero decirte algo —dice en tono serio, mientras se acomoda en los cojines de felpa.
Sacudo la cabeza. —No. Quiero decir lo que tengo que decir en primer lugar —esto no va a ser fácil. Puedo tomar una respiración profunda, recogiendo el valor de poner todo en la línea. Hay cosas que he frenado porque tenía miedo, pero aprendí algo en España este año. Uno de mis profesores decía que si te metes de puntillas en agua fría, estás perdiendo en la carrera de sumergirte de cabeza.
Me voy a hundir, sin preocuparme de las consecuencias. Miro a Caleb, a las luces brillantes, y los hermosos pétalos que nos rodean.
—He estado retrasándolo porque he tenido miedo. Puedes aplastar mi corazón como mi padre hizo con mi mamá. Tienes poder sobre mí —una lágrima se escapa de mi ojo—. Todavía te amo, Caleb. Caí enamorada de ti aquí en este patio trasero, y nunca deje de estarlo Además lo que siento no ha cambiado en nada en este año.
Caleb mira a su alrededor, como si estuviera pensando en algo que decir, pero no sabe cómo ponerlo en palabras. —Desde que nos quedamos encerrados en el ático de la Señora Reynolds, yo sabía que había estado perdiéndome de una chica que realmente se preocupaba por mí y no estaba absorta en sí misma. Yo estuve tan ciego durante tanto tiempo.
—¿Qué pasara cuando me vaya para la universidad en el otoño?
—Iré a visitarte cada vez que pueda. La U de I no está lejos —se toca la nariz—. Quiero besarte, pero tengo que tomar una ducha rápida primero —salta para arriba de los cojines, Caleb empieza a caminar hacia la casa—. Sólo espera aquí... y no te muevas hasta que yo vuelva. Tengo una sorpresa para ti —dice con un toque nervioso a su voz.
Estoy confundida, pero prometo no moverme hasta que él regrese. Me recuesto sobre los cojines. Estoy de vuelta en Paradise con Caleb nuevo. Sé que está trabajando en la construcción y tratando de ahorrar para la universidad. Él puede hacerlo. Estoy segura de ello.
Él viene de nuevo diez minutos más tarde, completamente limpio. Su camisa expone sus músculos de los brazos, que son más grandes desde la última vez que lo vi. Estoy segura de que es por trabajar en la construcción todo el día.
Me mira con una expresión intensa. En el pasado, cada vez que lo sorprendía mirándome de esa manera, quería pellizcarme. Pensé que la única manera de que
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 212
Caleb Becker me mirara así, fuera porque estuviera soñando o se hubiera alterado el día.
No sé cuando ocurrió el cambio. Creo que fue después de que Kendra se quedara hasta tarde en su casa, hablando. Después, él me dijo que confiara en él y me pidió que fuera su novia.
Ese fue el momento.
La esquina de su boca se movió hacia arriba cuando me preguntó—. ¿En qué estás pensando?
—En ti.
—Espero que sea algo bueno.
Sonrío. —Lo es —doy una palmadita en los cojines. Todavía no nos hemos besado, y yo no estoy interesada en ser paciente ahora. De hecho, en este momento yo no tengo ningún problema en besar a un sudoroso, robusto y maloliente Caleb—. Ven y siéntate conmigo.
En vez de sentarse conmigo, él tiende la mano. —Tengo una sorpresa para ti.
Él me ayuda y me da lo que parece un control remoto.
—No me vas a volver a vendar los ojos, ¿verdad? —pregunto.
—No —él me lleva detrás del garaje. Apenas puedo ver la silueta de algún tipo de estructura grande. No puedo entender lo que es. De pie detrás de mí, me abraza, Caleb susurra: —Presiona el botón.
Cuando lo hago, las luces de toda la estructura parpadean... es el esquema de... —¿Un castillo?
Un castillo. Una versión más grande de aquel castillo en el parque.
—Yo estaba terminando los toques de última hora cuando tu avión aterrizó y perdí la noción del tiempo —dice Caleb.
No puedo creer que no lo había notado antes. No sé qué decir... —Es un castillo. No puedo creer que me hayas hecho un castillo.
Toma mi mano y me lleva dentro de la estructura. Hay más pétalos esparcidos por todo el piso de madera, que rodean un montón de almohadas y mantas en el centro.
—Esto es como el cielo —me quejo cuando miro hacia el cielo abierto por encima de nosotros. Es como cuando estábamos en el parque, pero esto es mejor. Esta vez no estamos huyendo de algo o alguien.
RETURN TO PARADISE PARADISE SIMONE ELKELES
FORO PURPLE ROSE 213
Caleb se sienta en las almohadas. —El cielo, ¿eh?
—Definitivamente —estoy en shock cuando me hundo junto a él—. Esto es increíble, Caleb. ¿Lo has construido tu mismo?
—Lenny y Julio ayudaron, pero yo lo diseñe.
Miro al chico convertido en el hombre que es el amor de mi vida. Yo tomo una pequeña caja de mi bolso y se la doy. —Aquí. Es un regalo que traje para ti.
Cuando él quita la parte superior y saca el contenido del interior, agrego, —Yo tomé una clase de joyería —saca la cadena de cuero y el colgante adjunto—. Es una espada —le digo.
Se ríe. —Puedo decir lo que es. Es realmente genial. Me gusta —él se la cuelga alrededor del cuello. Me gusta que él esté usando algo que hice para él.
—Simboliza la fuerza —le digo—. Me recuerda a ti.
En una decisión sorpresiva, Caleb se arrodilla delante de mí. Mi corazón casi salta de mi pecho.
Se aclara la garganta.
Toma una respiración profunda y endereza los hombros. —Muy bien, aquí está el trato. Fue un infierno apartarme de ti el año pasado. Todos los días había algo que me hacía acordarme de ti.
Tengo la cara entre las manos. Cuando de mis labios sale un susurro hacía él, le pregunto: —¿Crees que lo lograremos, Caleb? ¿Crees que va a durar?
—Hemos estado en el infierno y hemos vuelto. Lo vamos a hacer. Te quiero, Maggie Armstrong, y siempre será así.
—¿Me lo prometes?
Nos tumbamos sobre las almohadas, y él da pequeños besos suaves y lentos a través de mi cuello. —Confía en mí —susurra contra mis labios—. Maggie, tú eres mi paraíso.
FIN
Volver arriba Ir abajo
 

2- Return to Paradise (Regreso al paraíso)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Paradise Lost - Gothic [DVD5] (2008) [Doom/Death Metal]
» Enslaved – Return To Yggdrasill [DVD5] (2005) [Black/Viking Metal]
» Tercera División 2005/06
» Incluyen el Viking Metal entre los géneros más Ridículos.
» Wolfheim folk-viking metal de barcelona

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JOE JONAS ::  :: -